Nov 18, 2016

Un aniversario, una despedida.

“Nunca creí que un poco de sombra pudiera darme tanta felicidad. Que unas cuantas herramientas, un balde, un cuchillo, un lápiz, se convirtieran en mis mayores tesoros. Aunque, saber que Richard Parker estaba ahí, me daba paz” –

“En momentos como éstos, caigo en la cuenta de que él tiene tan poca experiencia en el mundo real como yo. Los dos nos criamos en un zoo con el mismo maestro. Ahora huérfanos, esperamos juntos a nuestro maestro supremo.”

“Sin Richard Parker, a estas alturas, yo estaría muerto. Mi temor hacia él me mantiene alerta. La obligación de atenderle da sentido a mi vida.”

Reflexionaba en su balsa de pesca el joven Pi.

Sin duda alguna estos pensamientos, estos sentimientos, son los que salvaron la vida de Pi en aquella penosa travesía por su supervivencia. El barco en el que viajaba junto a sus padres y su hermano en busca de una nueva vida había naufragado. Lo había perdido todo y poco era lo que le mantenía ocupado. Pero a pesar de la compañía de aquel tigre de bengala estaba en la más absoluta soledad y …

… necesitaba tomar una nueva dirección para su vida.

despedida

– “¿Sabes? Mi padre tenía razón. Richard Parker no me consideró su amigo.” –

– “Después de todo lo vivido, ni siquiera me miró.” – Prosiguió con tristeza.

– “Pero cuando me miraba, quiero creer que en sus ojos había algo más que mi propio reflejo.” –

– “Sé que es así. Lo notaba. Aunque no pueda demostrarlo.” –

A pesar del consejo de su padre, el joven Pi siempre creyó que cuidando y alimentando al tigre, este le apreciaría y le valoraría. Pero se equivocaba. Durante su odisea, a pesar de sus esfuerzos para ganarse su “amistad”, tuvo que mantenerse fuera de la barca de salvamento para poder conservar su vida ante un posible ataque del animal. A pesar de cuidarle, darle de comer y de salvarle, no le concedió un mínimo gesto de agradecimiento y cuando llegaron a una orilla segura…

…se marchó sin darle la más mínima despedida.

Situación que puede ser muy común en nuestra vida, si lo comparamos con algo cercano, que día a día alimentamos con ilusión, pero que a la vez, con el tiempo, nos puede dañar. Como un proyecto, un trabajo, la familia o tu pareja. Quizá hemos luchado y agotado nuestros esfuerzos en algo que nos ha mantenido ocupados y nos ha dado algunas satisfacciones. Quizá nos hemos equivocado o simplemente hemos trazado un rumbo erróneo que nos ha llevado por una ruta o un camino no deseado.

Como puede suceder con este blog.

Aún recuerdo la ilusión con la que escribí la primera entrada. Atrás quedó aquel sencillo post inicial mas cargado de buenas intenciones y sensaciones que de contenidos de utilidad. ¿Qué queda de aquello que escribí entonces? ¿Hasta dónde nos han llevado las nuevas tecnologías? ¿De verdad ha cambiado el mundo? ¿Dónde quedó la “Primavera Árabe”? ¿Cómo han evolucionado las redes sociales, el marketing y la publicidad?

En estos cuatro años ha cambiado todo.

Nuestra vida ya no es la que era. Nuestro trabajo o nuestra empresa ya no es el que era. Nuestros proyectos ya no son los mismos que eran. Nuestra familia, pareja o amigos ya no son los que eran. Todos han evolucionado, se han adaptado, se han renovado e incluso muchos, se han reinventado, como bien dijimos aquel 20 de Noviembre de 2.012 y mantuvimos en años posteriores. Al igual que dentro de unos años, lo que tenemos ahora, tampoco será igual.

En referencia a nuestra profesión, al marketing, todo ha sido una revolución. Hemos saltado del mundo offline al mundo online y nos hallamos inmersos dentro de él, mientras damos pasos agigantados hacia el marketing cognitivo y la inteligencia artificial. Hemos pasado de hacer marketing en un mundo tradicional a hacer marketing en un mundo digital. Sencillamente, en estos últimos años hemos pasado de…

… quién se ha llevado mi queso a la transformación digital.

aniversario-despedida

– “He dejado atrás muchas cosas: a mi familia, el zoo, la India, a Anandí ” –

– “Supongo que, la vida, al final, se convierte en un acto de renuncia…” – Dijo Pi.

– “Pero lo que causa el mayor dolor es no tener un momento para la despedida.” –

Aunque es un motivo de alegría celebrar nuestro cuarto aniversario del blog, a la vez es triste porque nos toca renunciar a él. Después de cuatro años ininterrumpidos publicando semanalmente, salvo el descanso estival, ciento ochenta y dos entradas después, hemos llegado hasta aquí, mucho más de lo que podíamos haber imaginado. Lo más curioso es que aún nos quedan muchas cosas por vivir, muchas cosas por experimentar y muchas cosas que contar.

Pero no seguiremos utilizando esta vía de comunicación y de interactuación con todos vosotros. Las circunstancias personales y profesionales mandan. Hemos llegado a la meta, no como hubiéramos querido, pero ha llegado nuestro momento de renunciar a escribir el blog de manera indefinida. Pero no queríamos irnos sin deciros adiós o sin tener el detalle de escribiros esta triste despedida.

Muchas gracias por estar ahí estos cuatro años.

aniversario-blog-hgm-marketing

– “De pronto vi cómo acabaría mi vida si me quedaba allí: solo y olvidado” –

– “Tenía que volver al mundo, aunque… me costara la vida.” – Siguió narrando el adulto Pi.

A pesar de haber llegado a aquella isla en medio del Pacífico donde tenían comida, agua, tranquilidad y seguridad, el joven Pi, se dio cuenta de que todo aquello era efímero y podía ser más peligroso que volver a reanudar su viaje a tierra firme. Tenía que continuar con su vida. Se merecía algo más.

No queremos decir que todo este tiempo os hayamos estado contando la historia del salvamento de un naufragio. Si no que, simplemente, hemos llegado a la orilla de un viaje que comenzamos hace cuatro años y que a partir de ahora no se verá reflejada aquí como lo hemos venido haciendo y como nos habría gustado seguir haciendo. Hemos sido testigos todo este tiempo de este proceso de transformación y a partir de ahora serán otros los que nos lo cuenten. Para nosotros…

… es hora de empezar con otras aventuras.

¿Nos echarás de menos?

¡Muchas gracias por estar ahí!

Jorge Jiménez Suárez

Nov 11, 2016

Experimentar con tus errores, con tus aciertos.

– “¿Dr. Frankenstein?” – Le preguntó Igor, apareciendo tras la niebla.

– “Fronkostin” – Contestó Frederick.

– “¿Me toma el pelo?” – Insistió.

– “No. Se pronuncia Fronkostin” – Aseguró.

– “¿Dice usted también: Frodorick?” – Preguntó Igor.

– “No. Frederick” – Respondió de nuevo el Doctor.

– “¿Y por qué no es Frodorick Fronkostin?” – Interpeló con guasa.

– “Porque no. Es Frederick Fronkostin.” – Aseveró el científico.

– “Muy bien” – Rindiéndose Igor.

– “¿Usted debe ser Igor?” – Preguntó Frederick.

– “No. Se pronuncia Aigor” – Rápidamente respondió el jorobado.

Entre rayos y tinieblas, es como el Dr. Frankenstein conoció a su nuevo sirviente. Acababa de heredar una propiedad en Transilvania y tenía que decidir qué hacer. Si aceptar la herencia y continuar con los experimentos de su abuelo o volver a Estados Unidos.

Decidió experimentar.

Inspirados por los diarios de su abuelo, Frankenstein intentará revivir el cuerpo de un criminal ejecutado. Pero algo ha salido mal. Por lo que el Doctor, decide transferir algo de su intelecto al “monstruo”. Debido a esto, se vuelve capaz de razonar. ¿Adquiriría alguna cualidad más?

aciertos-errores

El Dr. Frankenstein, como buen investigador necesitaba conocer el misterio de la vida. Y nada mejor para lograr su objetivo que iniciarla en un cuerpo que la hubiera perdido y que contuviera parte de sus conocimientos, de su vida, de su experiencia. Y también de sus peculiaridades y sus manías…

Debía transmitirle su esencia.

Como todo lo que hacemos en nuestra vida personal y profesional, lo que hacemos, siempre lleva nuestro toque personal, nuestro estilo, nuestro sello, nuestra huella. Nuestra experiencia es un cúmulo de aciertos, errores, cualidades y multitud de pruebas superadas con el tiempo. Todo ello debe ofrecerse a los demás y a nuestros clientes como un valor añadido de lo que somos, de lo que hacemos.

Debemos transmitir nuestra experiencia.

Como ya comentamos en entradas anteriores, el pasado mes de Octubre asistimos al evento: Manager Business Fórum. En él como en anteriores ocasiones tuvimos la oportunidad de escuchar y aprender de todas las ponencias y mesas redondas que se organizaron. El tema central no era otro que el de la transformación digital que estamos viviendo y que debemos aplicar a nuestra vida y a nuestra actividad profesional.

Al igual que este evento, el conjunto de todas sus partes, dan forma a una completa agenda. Todas sus componentes,  fueron transmitiendo las mejores pinceladas de lo que deben hacer las empresas para aplicar y verse beneficiado por una correcta transformación digital. Básicamente nos quedamos con éstas:

  • “El marketing debe liderar la transformación digital” (Fernando Rivero)
  • “La presencia digital no es transformación digital” (Tristán Elósegui)
  • “Para hacer marketing son necesarios los datos” (Ignacio Ayerbe)
  • “El usuario tiene el control, la calzada no hace camino” (Juan Gasca)
  • “Hay que vender en el lugar adecuado” (Víctor Prim)

Como dijo Fernando Rivero, todos ellos hicieron hincapié en la importancia de que sea el departamento de marketing o los profesionales de marketing, los que, junto al departamento comercial, lideren ese cambio, esa transformación necesaria. Y otra máxima que debían cumplir era la de conocer a tu cliente, escucharlos y estar presente allí donde ellos estén e interactúen.

En definitiva, todos ellos, nos aconsejaron que tenemos que medir la temperatura de nuestros clientes y de todos aquellos que nos acompañan. Aunque antes debamos experimentar con ellos para saber realmente lo que les satisface. Como dijo aquel día Luis Asenjo:

“Debemos analizar, para tocar”.

experimentaSacando el féretro de la tumba, el Doctor Frankenstein exclamó:

– “¡Que trabajo tan asqueroso!” – 

– “Podría ser peor.” – Dijo Igor.

– “¿Cómo?” – Preguntó Frederick.

– “Podría llover.” – Contestó Igor, mientras se desataba la tormenta…

….

Frederick Frankenstein, junto con Igor y su ayudante de laboratorio , repitió el experimento que hizo famoso a su abuelo. Logró darle vida a una persona formado por partes de cuerpos diferentes. E intentó darle parte de su esencia para dotarle de mayor capacidad. Con ello, pudo compartir el misterio de la vida, lo que le proporcionaría un éxito inesperado.

Nunca dejaremos de intentar, de probar, de experimentar todo lo que creamos que puede funcionar, sin miedo a equivocarnos. Nuestros errores, a buen seguro, se convertirán en futuros aciertos. Sólo debemos ser perseverantes hasta que consigamos, que lo que probemos, sea verdaderamente de utilidad para nuestros clientes. Y por supuesto, nunca dejaremos de estar en contacto con todas aquellas personas que nos rodean. Nunca dejaremos de hacer lo necesario para conocer a nuestros clientes y saber lo que realmente necesitan.

Como dice Woody Allen: “Si no te equivocas de vez en cuando, es que no lo intentas.”

¿Lo intentamos?

¡Vamos a experimentar!

Jorge Jiménez Suárez

Nov 4, 2016

En busca de alternativas, en busca de la felicidad.

Apoyados en la valla de la cancha de baloncesto animó a su hijo:

“¡Eh! Nunca dejes que nadie diga que no puedes hacer algo, ni si quiera yo. ¿Vale?” –

– “Vale.” – Contestó extrañado Christopher.

– “Si tienes un sueño, tienes que protegerlo.” – Insistió Chris.

– “Las personas que no son capaces de hacer algo, te dirán que tú tampoco puedes.” –

– “Si quieres algo, ve por ello. Y punto” – Finalizó.

Recogieron sus cosas y prosiguieron su camino.

Estaban solos. Cris lo había perdido casi todo, su mujer, su casa, su negocio. La vida se le había complicado y su suerte parecía que no iba a cambiar. Cada vez que lograba sobreponerse recibía otro golpe. A pesar de ello, decidió seguir luchando por salir adelante.

Un día conoció a una persona que, saliendo de su trabajo, irradiaba felicidad. Quiso ser como él. A partir de ese momento hizo lo imposible por buscar lo mismo para él y para su hijo. Haría lo posible por cumplir su nuevo sueño: ser corredor de bolsa. Sólo tendrían que dársele bien los números y las personas. Pero el camino no sería fácil, sería aún más duro de lo que pensaba, pero…

…merecía la pena intentarlo.

felicidad

Chris se tuvo que enfrentar a muchas dificultades: no tener casa, no tener dinero, no tener ayuda y cuidar de su hijo, a la vez que estudiaba por las noches, todo lo aprendido en sus nuevas prácticas en la empresa que esperaba que fuera su seguro de vida.

No había perdido nunca la esperanza ni la confianza en sí mismo. Había logrado sobreponerse a aquel negocio que él pensó que sería lo mejor de su vida y que acabó arruinándole. Había visto que tenía que plantearse un nuevo rumbo, abrir un nuevo camino y cambiar de vida. Tenía que reinventarse.

Tenía que transformarse.

Al igual que nos sucede a todas las personas y a todos los profesionales que vivimos estos trepidantes años de cambio y evolución constante. Nuestra vida es una constante adaptación a los acontecimientos y al paso de las diferentes etapas. Nuestro trabajo es una continua sincronización con las tendencias, con los gustos de los consumidores y las necesidades del mercado.

En el aspecto empresarial tenemos que estar más cerca que nunca de nuestros clientes, usuarios y seguidores. Esto no quiere decir que simplemente abramos canales de comunicación para atenderles. Debemos compartir los momentos y compartirlos de igual a igual, empleando las mismas herramientas que demandan. Por lo que, si es necesario, debemos apartar aquellas actividades que han quedado sin uso o han quedado obsoletas, para potenciar y dirigir nuestro esfuerzo allí dónde realmente se garantizará el fruto de nuestro esfuerzo. Debemos realizar una nueva transformación…

…una transformación digital.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de asistir, una vez más, a Manager Business Fórum donde Rafa Muñiz nos recordó que: “No estamos viviendo una etapa de cambios, si no un cambio de etapa”. Es cierto, lo que teníamos hace cinco años ya no vale y lo que tenemos ahora, tampoco valdrá en otros cinco.

También dijo que: “la naturaleza es sabia, tenemos dos orejas y una boca. Por lo que debemos escuchar más y hablar lo necesario”. Y es por eso, por lo que debemos siempre mantener o intuir, prever o tener en mente, la visión de aquello que nos pueda garantizar la felicidad en un futuro.

Como hemos dicho muchas otras veces:

Debemos estar mas cerca de la visión que de la misión.

alternativas

Chris Gardner, finalmente, logra su objetivo: un puesto de trabajo que le garantizará su futuro. Por muy difícil que pudiera ser al principio, Chris nunca se rindió, trabajó duro para alcanzar su sueño y lo consiguió. Busco una alternativa y encontró la felicidad.

En esta pequeña agencia somos conscientes de lo difícil que es cambiar el modo de actuar, de trabajar o de vivir tal como lo hemos estado haciendo hasta ahora. Pero también somos conscientes de que el impulso digital, la transformación digital, es un cambio, una evolución, una adaptación necesaria para nuestra vida cotidiana, y, por supuesto, para la realización de nuestras actividades profesionales. Todos debemos buscar nuestro camino para ser más competitivos, más eficientes, más digitales.

Como dijo Chris Gardner: “Yo soy una persona que si preguntan algo y no sé la respuesta, contesto que no la sé. Pero por lo mismo, si sé cómo encontrar la respuesta, ten por sentado que encuentro la respuesta“.

¿Buscas respuestas?

¡Las encontraremos!

Jorge Jiménez Suárez

Oct 28, 2016

Lo que somos, lo que queremos.

– “¿De qué sirve una idea si sólo está aquí?” – Preguntó señalando a su cabeza.

– “Se puede ser un artista sin pintar nunca” – Respondió Bart.

– “Esa es mi definición de un cobarde” – Afirmó Liz.

Las palabras quedaron en el aire por un instante.

Art era el dueño de una galería de poca monta. Tenía muchas deudas y tenía que recurrir a pequeñas estafas para poder salir adelante esperando a tener un golpe de suerte. Un día conoce a Betty una mujer guapa y rica, que, rápidamente, se enamora de él y le convence para que se casen.

Su golpe de suerte ha llegado. Gracias a ella ya no tendrá que preocuparse por el dinero. Pero, al mismo tiempo conoce a Liz, la atractiva hermana de Betty, de la que se enamorará irremediablemente. Para poder estar con ambas creará un engaño más, creará a su hermano gemelo Bart. Art está con Betty y Bart con Liz.

La situación es ideal para él, pero…

…dos, eran demasiado.

somos-y-quereremos

Poco a poco Art se dará cuenta. Mantener dos personalidades da mucho trabajo y es muy peligroso. También descubre que cada vez se aleja de más de Betty y se acerca mas a Liz. Descubre que con Liz se siente diferente, descubre que se siente mejor, y descubre que ella es capaz de sacar todo lo mejor que él lleva dentro. Gracias a sus sentimientos por Liz ha descubierto que…

…sabe realmente quién es y lo que quiere hacer.

No es difícil, que cualquiera de nosotros, tenga un momento de duda en su vida por saber cómo somos. Y más aún, a pesar de tener unos cuantos años, lo que queremos ser o hacer. Cuando eres joven todo el mundo te pregunta lo que quieres ser de mayor. Muchos lo tienen claro, pero muy pocos consiguen ser lo que anhelaban.

Lo mismo nos sucede cuando trabajamos en una empresa y nos preguntan hasta dónde queremos llegar. O, si tienes tu propia empresa, te cuestionas cuáles son los objetivos o hasta dónde te va a llevar tu actividad. ¿Realmente lo sabemos o nos dejamos llevar por una idea general de hacerlo todo bien y llegar lo más alto posible? ¿Nos mantenemos realizando nuestro trabajo a la espera de un golpe de suerte que mejore nuestra situación?

Debemos enfrentarnos a la realidad.

No podemos trabajar con nuestros clientes si no saben realmente quiénes somos, ni en qué les podemos ayudar. Aunque cada cliente nos demande por determinado producto o servicio, debemos seguir fieles a nuestro trabajo y a todas las facetas que cultivamos. Como ya dijimos en una ocasión anterior, si se muestra, hay que contarlo.

Eso no quiere decir que tengamos varias caras o varias personalidades o varios roles. No, porque nuestro estilo de trabajo siempre es el mismo dependiendo de la disciplina o el sector de actividad que cubramos. Nos gusta lo que hacemos y podemos abarcar muchos campos al mismo nivel de calidad.

Y queremos compartirlo contigo.

queremos-ser-como-somos

-“¿Te estás volviendo loco, verdad?” – Le preguntó Liz.

– “Desde el momento en que te ví.” – Contestó Art.

– “Eso mismo me dijo Art… ¿O fue Bart?” – Dándole la espalda.

– “Sólo dime: ¿quién quieres que sea?” – Preguntó de nuevo Art.

Tras el rechazo de Betty en el altar, pasado un tiempo, Art y Liz tuvieron su oportunidad. Art enmendó su error, se disculpó y fue sincero consigo mismo, con Liz y con los demás. Ya sabía lo que él sería a partir de ahora y a quien querría tener a su lado.

Como hemos dicho en ocasiones anteriores, lo auténtico convence, lo auténtico vende. Por lo que debemos enfrentarnos a nuestra vida y a nuestra profesión sin máscaras, sin engaños, sin mentiras, sin dobleces. Porque si sabemos lo que somos, si mostramos nuestra identidad, será más fácil luchar y obtener lo que queremos.

Y lo que queremos, es seguir disfrutando de lo que hacemos.

Como dijo Eleanor Roosevelt: “De una manera u otra aprendemos quienes somos realmente, y luego vivimos con esa decisión.” 

¿Quiénes somos?

¡Lo que queremos!

Jorge Jiménez Suárez

Oct 21, 2016

Atiende a tu cliente, evalúa a tu equipo.

Pensaba que era mejor actor.

No era un cliente tan misterioso como yo pensaba.

Y al final siempre me acababan pillando.

Fueron varias las ocasiones que tuve que realizar este tipo de técnica de marketing. En todas ellas me tocaba ser un cliente diferente: unas veces era simpático, otras borde, unas muy pesado, algunas… simplón, muchas de preguntón, menos de dubitativo y siempre de ignorante. Sinceramente, pienso que en poco tiempo el dependiente se daba cuenta de que no iba a comprar y dejaba de prestarme atención. Por lo que rápidamente cambiaba mi rol y conseguía mantener su atención para lograr mi objetivo.

Era una buena técnica de investigación comercial.

No he vuelto a tener una experiencia como, “cliente misterioso”, como trabajo de campo desde que abandoné aquella agencia en la que trabajé hace diez años. Supongo que este tipo de acciones seguirá empleándose en bastantes negocios cuya actividad principal esté centrada en la atención al público permanentemente en el punto de venta.

Para la elaboración de este tipo de campañas internas, había que tener mucho tacto y cuidar en exceso los detalles, los lugares o centros a estudiar, las hora de visita, los incentivos a los empleados, la ropa, el rol…

…sobre todo si se iba a analizar a la competencia…

cliente-misterioso

Actualmente, estas labores de investigación comercial se pueden realizar también a través de los canales de comunicación e interactuación de los que ponen las empresas a disposición de sus clientes. Las redes sociales son un claro ejemplo.

Es cierto que si se utilizan correctamente pueden ser muy beneficiosas para el cliente y la empresa. Pero tristemente, nuestra experiencia nos demuestra, que las redes sociales e internet se han convertido más en un canal de quejas que un medio de comunicación de doble vía. Que es lo que debía ser. Las redes sociales….

…nos deben ayudar a conocer a nuestros clientes.

A diario nos encontramos con todo tipo de reacciones como consecuencia de los sucesos que se publican en los medios de comunicación, en sus webs y en sus perfiles en redes sociales. Podemos encontrar a personas con signos evidentes de enfado, con malas contestaciones, con insultos e incluso nos encontramos con clientes que abusan de las redes sociales para intentar menospreciar o ningunear a las empresas o a los empleados de las mismas, siempre aduciendo a una mala atención recibida o a una mala experiencia se compra o servicio.

Valga de ejemplo el bochornoso incidente del ex-cantante de El último de la Fila el pasado verano con un camarero de Balearia. La reacción de la empresa fue correcta, pero ambigua. Esperemos que este tipo de situaciones no se vuelvan a repetir.

La investigación comercial a través de estas técnicas deben servir para unir al cliente y a la empresa firmemente. Cuando otras empresas ven ese lazo de unión entre cliente y empresa, sienten la necesidad de mantener ese tipo de relación con quien le atiende bien. Sin importar su tamaño o su envergadura. Pensemos que:

“No hay cliente pequeño, ni trabajo menor.”

cliente-y-empresa

El cliente es el principal activo de la empresa y los empleados de las mismas son los encargados de gestionar su atención. Al igual que son la imagen de la empresa, deben procurar que los clientes tengan a su alcance todo aquello que les pueda proporcionar una buena experiencia con la marca. Cuidar, formar y vigilar a tu equipo o tu personal, será garantía de buena atención al cliente.

Si por algo nos hemos distinguido siempre en esta pequeña agencia, ha sido por atender a todos los clientes por igual. Siempre hemos estado en contra de la mala atención o el mal trato al cliente. Jamás haremos un mal trabajo conscientemente a un cliente. Siempre que hemos cometido errores los hemos subsanado, costara lo que costara. Y por supuesto, lo que nunca haremos es engañar a un cliente, o mucho peor, mal aconsejarlo para que realice una mala acción. Eso sería muy poco profesional.

Como se suele decir: “La calidad de tu servicio, depende de la calidad de tu personal”.

¿Necesitas una buena atención?

¡Confía en nosotros!

Jorge Jiménez Suárez

Oct 16, 2016

Tu avance, tu descubrimiento, tu diferenciación.

– “Mira.” – Le dijo a su hijo.

– “Ahora ya ha desaparecido la mitad del casco” – Contestó el niño.

– ” Bien. ¿Y ahora?” – Volvió a preguntar Cristóbal.

– “Ahora sólo veo el mástil” – Afirmó el niño.

– “Cierra los ojos y no hagas trampa, te vigilo.” –

– “Ábrelos cuando yo te diga. Ya” – Le indicó de nuevo.

-“¡No está! ¡Ha desaparecido!”- Exclamó el niño asombrado.

-“¿Y eso qué te dice?” – Le preguntó su padre.

El niño lo miró pensativo. Pero no dijo nada.

-“Es redonda, como esto.” – Señalando una naranja.

-“Una esfera” – Riéndose Colón.

Cristóbal Colón sostenía que había un tercer camino para llegar a los territorios asiáticos ricos en especias y oro. El primero consistía en bordear el continente africano y se tardaba, al menos, un año. El segundo consistía en atravesar el Imperio Otomano, algo imposible para los cristianos de la época. Y el tercero era navegar hacia Occidente, hacia el Oeste, atravesando el océano ya que sabía, presentía, deseaba, que la tierra no fuera plana, sino redonda.

Así que, lo único que tenía que hacer, era dar una “pequeña vuelta“. Gracias al apoyo de muchos eruditos, monjes y por supuesto, de los Reyes Católicos, pudo aventurarse en encontrar “las indias” cruzando por donde nadie jamás lo había hecho: atravesando el océano Atlántico. Y con tres carabelas, junto a muchos valientes…

…marchó en busca de lo desconocido, el nuevo mundo.

avance

Cristóbal Colón tenía una ilusión, tenía un  proyecto y en contra de todo pronóstico lo llevó a cabo. Él nos enseñó que si vemos las cosas de manera diferente, podemos ser capaces de entender muchas más cosas, o al menos, cosas que antes no entendíamos. Él nos enseño a que se puede producir un gran avance diferenciándonos de los demás utilizando otras vías u otros caminos.

Debemos buscar nuestro nuevo espacio.

La semana pasada con la festividad de la Fiesta Nacional, entramos de lleno en el otoño. Como buen día de El Pilar, llovió y se produjo la vuelta al frío. Ya nos hemos metido de lleno en la rutina anual: trabajo, colegio, universidad o instituto, que nos llevará a un ritmo trepidante hasta la Navidad y el final de año.

Como todos los años, las empresas del sector se han preparado a conciencia para mostrarnos todo lo que nos pueden ofrecer en esta temporada. Sabedores de ello, tuvimos la oportunidad de asistir al Road Show de las empresas del regalo publicitario y promocional el pasado mes de Septiembre. Así como al cPrint, feria de las artes gráficas el pasado 6 de Octubre.

En ambas, a pesar de moverse en el ámbito offline, tuvimos la oportunidad de apreciar multitud de cambios e innovaciones derivadas de la aplicación de técnicas digitales. Empresas de servicios offline que han realizado un gran avance, un gran descubrimiento, su transformación digital.

Vimos como muchas empresas han sabido reinventarse y contar de otra manera a qué se dedican. Mostrándonos su calidad como nunca antes la habíamos visto o como nunca la hubiéramos imaginado si no nos la muestran. Ellos han abierto su mente, nosotros debemos hacerlo también. La era digital ha generado en todos nosotros un gran avance.

Es hora de contar las cosas con otro estilo, es hora de mostrar lo que llevamos dentro que hasta ahora no hemos podido demostrar. Nos metemos de lleno en los próximos eventos de Octubre y Noviembre.

Objetivo: diferenciarse y generar un avance.

descubrimiento

La expedición de Cristóbal Colón llegó al nuevo mundo, aunque no fue fácil. Tuvo que realizar varios viajes y no obtuvo el reconocimiento que cabría esperar. Aún así no dejaría de intentarlo todos los años de su vida, no se contentó con lo que ya se conocía hasta entonces. Quería saber más, necesitaba conocer más y deseaba compartirlo. Su reconocimiento, como con muchos grandes hombres de la historia, llegaría más tarde, en siglos posteriores.

Muchas veces buscamos nuevas soluciones a problemas o necesidades que simplemente requieren un trato diferente. Una nueva perspectiva. Algo que transmita confianza y sea de utilidad. Esperamos que cuando aportemos una visión diferente a nuestros clientes no seamos como los demás y que de verdad lo aprecien. Esperamos que para ellos sea un nuevo descubrimiento, un nuevo avance, su diferenciación.

Como dijo Séneca: “Ningún descubrimiento se haría ya, si nos contentáramos con lo que sabemos.”

¿Quieres diferenciarte?

¡Sigamos con nuestro avance!

Jorge Jiménez Suárez

Oct 11, 2016

Tu fracaso, tu futuro éxito.

– “¿Cómo? ¿Qué piensan qué?” –  le preguntó con sorpresa.

– “Bueno, la opinión general es que no encajas con el nuevo programa, que eres…” – Dijo George.

– “¿Qué intentas decirme?” – Preguntó de nuevo Graham.

– “No te lo han dado Graham. No serás tú.” – Le confirmó George.

– “¿Me estás tomando el pelo?” – Graham con enfado.

– “Lo siento Graham.” – Le dijo George agachando la cabeza.

Graham Marshall era un alto ejecutivo de una poderosa agencia de publicidad de la Avenida Madison de New York. Siempre había anhelado suceder a George en el puesto de director cuando este se jubilara. Pero, para su sorpresa le dan el puesto a Robert, otro directivo más joven, con menos experiencia, pero que está más familiarizado con el proceso de informatización de la empresa.

Ese mismo día, volviendo a su casa tendrá un desagradable encuentro con un desenlace inesperado. Gracias a ello descubrirá la manera de eliminar todos los obstáculos que le impiden ascender y mejorar en su vida. Rápidamente descubrirá que su método da resultados. Había cambiado de rumbo.

Era más feliz, había tomado las riendas de su destino.

– “Graham, te perdono por tu fracaso” – Le dijo Lesli a modo de despedida.

Una risa interior le colmaba su decepción. Acabaría con ella.

Sí, Graham había fracasado. Pero había descubierto lo que podía garantizarle el éxito futuro. Estaba lanzado, había aprendido a esconder su verdadero interior. A partir de entonces todo sería cuestión de chasquear los dedos y… ¡Abracadabra! El camino estaría despejado. Triunfaría en su empresa y en su vida. A los demás no les quedaría más remedio que reconocerlo y darle todo aquello que el pensaba se merecía. Si no…

¿Es este el camino correcto?

Hace dos semanas tenía la oportunidad de leer un artículo en el que vaticinaban una tormenta perfecta en el futuro laboral de España y que nos afectará a todos nosotros en pocos años. Afirmaban que unos 7 millones de puestos de trabajo se destruirían en algo más de cuatro años. Me quedé preocupado, la verdad. Si es cierto, ¿sabremos afrontarlo? ¿Tendremos capacidad de respuesta?

Si nos fijamos en lo que sucede a nuestro al rededor desde el comienzo de la crisis económica, en todo lo que hemos pasado desde entonces y en todo lo que nos queda aún, podríamos ver el futuro con más esperanza de lo que nos cuentan. Todos, sin excepción, hemos pasado por un proceso de reinvención, de renacimiento, de transformación.

Pero a pesar de estos esfuerzos, en muchas empresas, como es lógico, lo que más se valora es el coste de personal. Todos los días conocemos noticias de prejubilaciones, despidos o expedientes de regulación de empleo, los famosos ERE´s. En su mayoría, esas personas que son privadas o incentivadas por finalizar su relación laboral superan los cincuenta años. Muchas personas pueden pensar que hacerlo con personas de esa edad reducirá mucho su coste empresarial. Es más, en muchos casos simplemente será el resultado de unos cálculos de costes introducidos en un programa contable.

A pesar de dar las cifras exactas, se equivocan.

Salvo en contados casos, que todos los integrantes de las empresas o administraciones conocen, las personas de esa edad cuentan con una visión, una experiencia y unos conocimientos que sumados a la responsabilidad que tienen como personas hacen que sean mucho más difíciles y costosos de reemplazar de lo que en un principio se pudiera calcular. La mayoría son personas que con el tiempo han sabido adaptarse, mejorar, reinventarse y ser capaces de dar lo mejor de si mismos para su empresa. Han luchado en mil batallas y saben lo que hay que hacer sin que nadie se lo diga.

Aunque también es cierto que habrá puestos de trabajo que sean obsoletos y se conviertan en innecesarios, también habrá que aceptar como un fracaso que no se hayan integrado o se hayan formado para estar en la línea de lo que demandan los clientes y evolucionar como lo hacen miles de corporaciones actualmente. Para que esto no ocurra, debemos animar a nuestros equipos a que se regeneren, se renueven, se reinventen. Hay que decirles que, aunque cueste…

…es el momento de escalar de nuevo.

exito

Graham, finalmente, limpió su camino de obstáculos y logro alcanzar su objetivo. Desde luego, eliminar a tus contrincantes y deshacerte de todo aquello que te molesta, no es el mejor camino o la mejor solución. Y aunque pueda ponerse como ejemplo de desahogo no fue lo más correcto. Aunque a él le sirviera.

Deshaciéndonos de los veteranos de nuestros equipos, de nuestras empresas o administraciones, quizá podamos conseguir una reducción de costes de nuestra cuenta de resultados. Pero perderemos mucha efectividad en nuestras acciones, perderemos la visión real de lo que necesitamos, perderemos parte de nuestra esencia, perderemos nuestra identidad. No podemos dejar que toda esa experiencia y todo ese talento se eche a perder. Si lo hacemos, será un verdadero fracaso.

Como dijo Henry Ford: “El único verdadero fracaso es aquel del que no aprendemos nada”.

¿Lo intentamos de nuevo?

¡Aprendamos ello!

Jorge Jiménez Suárez

Sep 30, 2016

Tu código, tu conducta.

– “¿Qué ha querido decir? ¿Harold? ¿Qué ha querido decir?” – Preguntó Louden.

– “No lo comprendo, el Coronel Jessep dijo que ordenó un código rojo” – Insistió.

– “Lo sé, pero…” – Intentó contestar Jo Anne

– “El Coronel Jessep dijo que ordenó el código rojo. ¿Hemos hecho algo malo?” – Continuó Louden.

-“No es tan sencillo.” – Le contestó Jo Anne de nuevo.

– “¿Hemos hecho algo malo? ¡No hemos hecho nada malo!” – Gritó Louden.

– “Sí, lo hemos hecho.” – Contestó Harold, con calma.

– “Nuestro deber era luchar por la gente que no podía luchar por sí misma.” – Explicó.

– “Nuestro deber era luchar por Willy.” – Bajando la mirada.

El teniente Daniel Kaffee, abogado de la Marina con un historial muy prometedor, es el encargado de defender a los dos marines de la base de Guantánamo. Pero nunca había llegado a un juicio. Todos sus litigios los había resuelto mediante acuerdo previos.

El coronel Jessep es el Comandante en Jefe de la base. Presume de hacer todo lo que está en su mano para defender el muro que separa a su país de Cuba. Sus hombres de confianza, el capitán Markinson y el sargento Kendrick  apoyan a su coronel. Acatan sus órdenes, porque si no es así, “la gente muere”.

Mientras, los marines Harold Dawson y Lauden Downey, son acusados de asesinar a su compañero Willy por ser un mal ejemplo para el resto de sus compañeros y por el bien de la defensa de la nación norteamericana.

Para todos ellos era muy importante el código, el honor, la lealtad…

…pero ninguno lo había respetado.

codigo

Daniel y sus ayudantes, JoAnne y Sam, tendrán que empaparse de todo lo sucedido allí para poder defender a sus clientes frente al fiscal de la Marina Norteamericana y salvarles de pasar muchos años en una prisión militar. Tendrán que derribar muchos muros para saber la verdad. Tendrán que enfrentarse a ellos mismos. Para tener éxito en su cometido…

…tendrán que hacer las cosas bien.

¿Cuántas veces pensamos que lo que hacemos o pensamos es lo mejor para nosotros, nuestra familia, nuestro trabajo o nuestros clientes? ¿Realmente es cierto? ¿De verdad lo pensamos? ¿Creemos en serio que es lo mas conveniente para todos ellos? Puede ser que, simplemente, todo se haya hecho de buena voluntad o que la intención fuera buena pero los resultados no fueran los correctos.

Si pensamos en los casos en los que se han hecho mal las cosas que eran necesarias hacer, descubriremos, que la mayoría de las veces, se utilizaron atajos o se emplearon pocos medios o los menos ortodoxos. Todo por reducir el coste y agilizar el proceso de mala manera, pero siempre por el bien de determinada institución o empresa. Esto es un gran error.

Debemos hacer las cosas bien aunque nos cuesten un poco más.

Vivimos un momento de continuo cambio y de vertiginosa evolución. Las empresas para ponerse al día con la realidad que les rodea, deben seguir trabajando en su adecuación, adaptación o transformación digital. Como hemos dicho en innumerables ocasiones, esto no consiste en hacer una web y crear unos perfiles en redes sociales y esperar a ver que pasa.

El proceso de transformación digital debe ser algo genérico, algo que abarque todos los sectores y ámbitos de la empresa. Sin olvidar la actividad diaria, el cara a cara, el contacto, la visita, la llamada telefónica, debemos abrir las nuevas vías de comunicación y de procedimiento con nuestros clientes. Como una más pero como un nuevo código de conducta. Más sencillo, más accesible, más transparente.

En poco tiempo, el contacto digital seguirá desbancando a lo que seguimos denominando analógico u offline. Pero este proceso no debe acabar con él, aunque pensemos que es lo mejor para la empresa o para nuestras relaciones personales. Podemos caer en el error de deshumanizarnos.

Seamos justos y busquemos el equilibrio.

conducta

– “¡Harold!” – Le llamó Daniel, cuando ya se marchaban de la sala.

– “Señor…” Se volvió Harold.

– “El honor no es sólo una pegatina en el brazo…”

Los dos marines, a pesar de ser inocentes de asesinato, habían sido finalmente expulsados del ejército por obedecer órdenes de sus mandos superiores. Esas instrucciones dadas, según el código y el honor, nunca debieron ser ejecutadas. Era una conducta impropia de un marine de los EEUU.

Las cosas, para hacerlas bien, simplemente hay que estar en disposición de hacerlas. Sin atajos, sin recortes, sin trucos, sin engaños. La transformación digital debe hacerse. Es necesaria. Pero debemos cuidar, conservar y tener muy presente que somos personas que interactúan mejor con el contacto. Si sabemos combinar los esfuerzos en hacer las cosas con sentido, los buenos resultados llegarán. Es sólo cuestión de tiempo. Y seguramente, atraeremos más clientes, tendremos más trabajo y obtendremos mejores resultados.

Como se suele decir: “La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.”

¿Necesitas ayuda para tu transformación digital?

¡Hagámoslo bien!

Jorge Jiménez Suárez

Sep 22, 2016

Ahora o nunca, cumple tus propósitos.

– “¿No te quejabas de no haber tenido una oportunidad?” – Le preguntó Edward.

– “Aquí la tienes” – Insistió.

– “¿Oportunidad de qué? ¿De hacer el ridículo?” – Replicó Carter.

– “Nunca es tarde” – Contestó Edward de nuevo.

….

Ambos eran enfermos terminales. Les quedaban meses, o como mucho, un año de vida. Al final de su tratamiento en el hospital, habían redactado una lista de propósitos, de anhelos, de deseos incumplidos durante sus vidas. Y decidieron salir al mundo a intentar cumplirlos todos. Antes de irse.

Carter y Edward, a pesar de su estado se lanzan a la aventura de su vida. Quieren hacer, ver y experimentar todo aquello que creen que les falta para completar su vida. Una vida en la que eligieron un camino en la que no siempre pudieron disfrutar de todo lo que soñaban hacer. Era el mejor momento para hacerlo.

¿Y si no, cuándo?

ahora-o-nunca-lista-de-deseos

Edward era un empresario multimillonario y Carter un mecánico. No tenían nada en común, sus vidas eran completamente diferentes, pero tenían el mismo objetivo. Encontrar la felicidad en sus vidas por poco que les faltara. Quizá sus metas pudieran ser inalcanzables, pero como se suele decir:

Si se puede soñar, se puede lograr.

En una de sus frases míticas, Steve Jobs, dijo: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta es no, demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”. No es la primera vez que acudimos a esta acertada frase. Y después de este periodo estival hemos decidido continuar y meternos más aún en el barro. Pero iremos cambiando e innovando, nuestro blog, nuestras webs y nuestros perfiles de redes sociales.

Vamos a hacerlo mucho mejor.

Bienvenidos a una nueva temporada de este blog, en la que si es posible, cumpliremos cuatro años ininterrumpidos de publicaciones semanales. Salvo en verano, claro. Una nueva temporada que a buen seguro nos traerá más alegrías que decepciones. Y seguramente muchas novedades y avances en el mundo del marketing digital.

Volvemos con la idea de cumplir nuevos propósitos y otros muchos que no hemos podido realizar a lo largo de estos años. Por un lado, seguiremos asistiendo a todos los eventos y ferias más interesantes de nuestro sector. Seguiremos en contacto con nuestro entorno, tanto digital como analógico. Aún tenemos mucha actividad en el mundo offline.

Como novedad, este año intentaremos compartir nuestras experiencias e impresiones con los mejores profesionales de marketing digital y de las mejores campañas de marketing y publicidad. Además de ir contactando con otro tipo de clientes y buscando nuevas líneas de trabajo.

Pero no vamos a olvidarnos de todos los avances en la necesaria transformación digital que todas las empresas deben acometer o deben estar llevando a cabo. Cambios y evolución que deben presentarse en internet a través de la web o de la interactuación en perfiles sociales. Nosotros seguiremos allí.

Síguenos en las redes sociales.

Y por supuesto, no nos olvidamos de la formación. Siempre necesaria. Iremos informando en nuestros perfiles de redes sociales de todas las novedades, encuentros y cursos más interesantes del sector. No dejéis de visitarlos. Seguiremos publicando a diario, salvo los fines de semana. Ya lo sabéis.

Para finalizar, de nuevo agradeceros, una ve más, la atención que nos prestáis y el cariño que nos dais cada semana. Esperamos seguir estando a la altura de vuestras expectativas. Una vez más, y de corazón, bienvenidos a vuestro blog.

Bienvenidos al blog de los técnicos de marketing.

 

propositos-cumplidos

Finalmente, Edward y Carter, a pesar del corto espacio de tiempo que les quedaba, cumplieron con todos sus propósitos. Habían  redactado aquella lista que les parecía inalcanzable y la habían completado. Y lo que es mejor, habían disfrutado con ello.

Hemos vuelto.

Y aunque no sabemos lo que puede durar esta nueva etapa, seguiremos trabajando y compartiendo con vosotros nuestro trabajo, nuestras ideas, nuestras experiencias. Como siempre, la intención es disfrutar de lo que hacemos y de que vosotros disfrutéis con ello. Nos quedan aún muchas aventuras por correr.

Como dijo Edward: A mi manera de ver, podemos quedarnos aquí esperando un milagro basado en un experimento de mierda o podemos divertirnos.”

¿Tienes ganas de divertirte?

¡Estamos de vuelta!

Jorge Jiménez Suárez

Jul 28, 2016

Tu capacidad, tu versatilidad, tu profesionalidad.

– “Mark Twain, considerado como uno de los padres de la literatura americana. Escritor polifacético. Reportero, viajero, aventurero, minero y hasta piloto naviero, fueron algunas de sus ocupaciones. Sus obras más reconocidas fueron: Tom Sawyer, Príncipe y mendigo, Las aventuras de Huckleberry Finn o Un yanqui en la corte del Rey Arturo…” –

Quizá eran las clases más entretenidas de Lengua y Literatura de aquellos años de colegio. Nuestro profesor, persona muy pasional en su modo se sentir la profesión, narraba con emoción y admiración la vida de aquellos escritores o literatos relevantes de la asignatura. La compartía con nosotros de una manera especial, de una manera difícil de olvidar.

Nos transmitía su pasión.

A mí, al igual que a otros de mis compañeros, en cuanto decían la palabra mágica, polifacético, se me abrían los ojos de par en par y pocos eran los que se me olvidaban. Me parecían auténticos héroes. Saber hacer actividades de todo tipo, y bien, era algo que siempre ha estado al alcance de muy pocos. Y Mark Twain fue uno de los que recuerdo con gran cariño y admiración.

capacidad_versatilidad_profesionalidad

Tom Sawyer o Huckleberryfinn son lecturas y personajes típicos del verano. Más de uno de nosotros hemos tenido la oportunidad de leer sus aventuras e incluso verlas en el cine o la televisión. Personajes que gracias a su audacia y a su perseverancia conseguían siempre salir adelante en todo aquello que se proponían. Con muy pocos medios y con mucho entusiasmo, eran capaces de contagiarnos su pragmatismo, su alegría, su pasión…

… su versatilidad.

Sí, quizá en los tiempos que vivimos se habla más de versatilidad que del término polifacético. Y habitualmente lo vemos en personas que se ocupan de multitud de funciones dentro de su negocio, empresa o profesión. Funciones que en una gran organización o corporación se pueden delegar en equipos cualificados, pero que en empresas de tamaño más ajustado las deben realizar los mismos propietarios.

Desde aquí mi aplauso y mi reconocimiento a estas personas que cada día dan lo mejor de sí mismos para sacar adelante tantas pequeñas empresas. Sin duda son:

Incansables profesionales, con una gran capacidad.

Si echamos la vista atrás nos damos cuenta de la cantidad de cosas hemos hecho hasta ahora y hasta donde hemos llegado siendo una pequeña agencia. Todo se ha hecho desde aquí, eso sí, contando con nuestro mejor equipo, con tantos y tantos colaboradores y proveedores con los que llevamos, en algunos casos, más de 15 años de relación profesional.

Gracias al apoyo de todos ellos y todos vosotros, esta aventura llamada hgm Marketing se ha sostenido durante todos estos años. Quizá, como dijimos la semana pasada, realizaremos un cambio o un cierre definitivo. Son muchos años de esfuerzo y poca recompensa. Al final, aunque nos apasione lo que hacemos, debemos ser prácticos, debemos asegurar que podemos vivir de nuestra capacidad, de nuestra profesionalidad o de nuestra versatilidad. Y a día de hoy, son muchas los factores internos y externos que nos empujan a meditar este verano nuestro futuro.

Os mantendremos informados.

Como todos los cursos, hemos seguido aprendiendo, formándonos, para estar al día. Hemos asistido a los mejores eventos del año y os hemos transmitido nuestra experiencia a todos los que nos leéis, a todos los que nos seguís, a todos los que siempre estáis ahí.

Han vuelto a pasar 46 semanas con sus correspondientes entradas en este blog de los técnicos de marketing. Este año hemos mantenido la “hora Coca – cola light“, es decir las 11:30h, de todos los jueves del curso para poder compartir con vosotros nuestras ideas, impresiones y vivencias. Aquellos “trozos de vida” que adoptamos de nuestro admirado Stanley Bendelac, que nos dejó hace un año ya por estas fechas. Esperamos que hayáis pasado tan buen rato como el que hemos dedicado a escribir todo este tiempo.

Un año más, mil gracias a todos por estar ahí.

versatilidad

Desde que comencé mi carrera profesional, he realizado multitud de trabajos. He sido, repartidor de propaganda, repartidor de cestas de Navidad, profesor particular, encuestador, camarero, cocinero, barman, dependiente, mensajero, administrativo de banca, comercial, jefe de tráfico, responsable de distribución, relaciones públicas, ejecutivo de cuentas, responsable de marketing, empresario… Y multitud de actividades más que a diario vas necesitando para hacer que tu empresa o tu negocio salga adelante.

Todos los días me acuerdo de todos aquellos autores, personajes o profesionales que dedican su esfuerzo en diversos campos. Siempre serán un ejemplo para mí y para todos los que nos sentimos identificados, aunque no tengamos el mismo éxito que ellos. Siempre serán motivo de admiración…

…por su capacidad, su profesionalidad y su versatilidad.

Como dijo Mark Twain:

“Actúa siempre con acierto. Esto tranquilizará a algunas personas y asombrará al resto.”

¿Acertaremos la próxima vez?

¡Feliz verano!

Jorge Jiménez Suárez

Páginas:1234567...19»