Browsing articles from "marzo, 2013"
Mar 30, 2013

Branding, pasión por la marca.

– «Super disco fashion«

Hasta pasado un tiempo, no supe si la última palabra con la que nos sorprendía Rocco en aquella habitación con ropas setenteras era fashion o pasión, aunque cariñosamente siempre digo «pasion», con la entonación cambiada.

Este divertido spot realizado por la agencia Remo para Mitsubishi es uno de los anuncios más divertidos que recuerdo. Aún sonrío con la siguiente escena, en la que la niña ilusionada por ir a la playa en el coche nuevo con su flotador de patito se queda resignada en tierra:

– «¡Andiamo, andiamo!»

Y la contundente respuesta de Rocco:

– «Corellina… la mia macchina é troppo piccola. Piccola, piccola…»

Todo esto aderezado con un fantástico jingle de la Fundación Tony Manero: Super Sexy Girl, la hicieron una de las campañas más conocidas y simpáticas de finales de los años 90. Con algo tan sencillo, tan bien trabajado y tan bien ambientado, consiguieron que el gigante asiático fuera visto de otra manera, con otra imagen de marca. Hasta entonces, estábamos acostumbrados a la sobriedad y seriedad que transmitían las campañas sobre los productos orientales. Este fue un cambio de rumbo que acercó la marca al consumidor final, haciéndolo más afable, más humano, más accesible.

Muchas veces durante el proceso de creación de una marca se llegan a plantear muchas incógnitas a las que nuestro público objetivo o target querrá obtener respuesta. Tendremos que realizar un preciso estudio previo para poder realizar nuestras acciones de Branding.

Pero, ¿qué es el Branding?

Es el proceso de realizar, crear, construir una marca mediante la planificación, ejecución y control estratégico de todo aquello que conforma la empresa, producto o servicio y toda la cadena de valor a ella asociada bajo un mismo nombre o logotipo. Dando forma a la imagen de empresa o imagen de marca que más conviene o es más favorable.

Para la elaboración de la estrategia se debe partir siempre del conocimiento de varias respuestas a estas preguntas:

– ¿Quiénes somos?

– ¿Qué hacemos?

– ¿A quién queremos llegar?

– ¿Cuál es nuestro objetivo?

– ¿Cuántos medios vamos a utilizar para lograrlo?

Aunque, a veces, dependiendo del mercado, de la zona geográfica o la estación del año que se trate, nuestro concepto de marca puede cambiar. Los ejemplos de este tipo de comportamientos son innumerables aunque en el mercado global en el que vivimos su impacto es cada vez menor.

Nuestra campaña de marca o branding, debe estar apoyada por un buen estudio de posicionamiento previo, una correcta elección de la imagen corporativa, nombre y logotipo, y una fluida difusión a través de los canales de comunicación, internet y social media.

Mitsubishi Space Star fue un ejemplo claro de saber estudiar el mercado a donde iba a dirigirse y saber dar un cambio en la estrategia de branding en el momento oportuno, con la planificación adecuada, confiando en los profesionales adecuados. Consiguieron hacer que «algo suyo» fuera identificado como «algo nuestro».

Ese algo nuestro es la pasión. Este concepto nos ha hecho ganarnos muchas simpatías allá por donde vamos y no sólo por nuestra selección de fútbol. Las emociones, los sentimientos, el pundonor son conceptos que forman parte de nuestra idiosincrasia. A lo largo de la historia, siempre hemos sabido trasladarlo a todas las facetas de nuestra vida y aplicarlo en los momentos justos para dar algo más, un valor añadido a nuestras acciones, a nuestros servicios, a nuestros productos, a nuestras empresas. Siempre que llevamos a cabo un acción con empeño, con constancia, con pasión, solemos obtener los mejores resultados y lograr el éxito propuesto.

Estudiemos, aprendamos, llevémoslo a cabo.

Aprendamos de Mitsubishi y la agencia Remo.

Eso sí, con mucha pasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Mar 22, 2013

Tus primeros pasos, social media.

“Tu primer viaje, 

tus primeros aplausos,

tu primer trabajo… qué duro es,

tu primera amiga,

tu primera canción,

tu primera colonia Chispas,

tu primera colonia, Chispas

¿Cuántas veces hemos cantado este jingle en tono cariñoso cuando hemos hecho algo por primera vez? ¿Cuántas veces se lo hemos cantado a alguien con ironía cuando hace algo que desconoce? ¿Cuántas veces suena en nuestra mente esta melodía? Siempre la asociaremos a cualquier cosa que hagamos y que sea nuestra primera vez. Chispas. Aunque nunca la hayamos comprado o usado, el sólo hecho de oír su marca nos evoca al inicio, al principio, al comienzo.

Cuando echamos la vista atrás, nos acordamos de nuestros inicios en la vida, en los estudios, en la pareja, en el trabajo. Al principio, todo es relativamente fácil, ya que partimos con mucha ilusión, con mucho empuje, con muchas ganas. Con un objetivo y unas metas muy claras. A medida que avanzamos en el camino podemos ser persistentes y mantener la línea marcada en un principio o desviarnos de la ruta marcada perdiendo parte de nuestra identidad.

En el inicio de una marca o de una empresa se debe delimitar, crear, conformar una estrategia de comunicación para lograr nuestros primeros avances, cómo y dónde conseguirlos. Una empresa, si quiere darse a conocer debe estar presente en las redes y espacios sociales. No sólo por el simple hecho de estar, si no porque es una buena herramienta para darse a conocer, para ser accesibles, para que nos puedan encontrar.

Una empresa, al elaborar una estrategia de comunicación, debe tener muy presente el social media si quiere tener éxito con la aplicación del marketing relacional y el marketing de contenidos. Utilizar las relaciones en las redes sociales, la interactuación, el poder compartir contenidos y realizar recomendaciones, podríamos denominarlo social media marketing. Un buen comienzo, dependiendo del tipo de marca o empresa, sería abrir su espacio en cualquier plataforma social, como Facebook, Twitter, YouTube, etcétera y poder relacionarse con los usuarios de la marca o potenciales clientes interesados en ella.

Antes de empezar, debemos tener muy claro, qué, cómo, dónde y cuándo queremos comunicar a «nuestra audiencia». Para continuar marcando unos objetivos que sean sencillos o relativamente fáciles de conseguir, es decir, realizables. Pequeñas metas que nos lleven a conseguir un objetivo completo. No olvidándonos nunca de interactuar, relacionarnos y conversar con todos ellos. A veces, simplemente con un poco de atención, lograremos mucho más que con un mensaje constante de las bondades de nuestra marca.

Grandes empresas ya utilizan las redes sociales como vía de comunicación y cuentan con profesionales cualificados, los llamados community manager, que son los encargados, entre otras muchas cosas, de conectar con el público, generar tráfico en la página de empresa, mantener relaciones estables en el día a día (fidelizar) y generar valor a la marca. Logrando, así, la implicación personal de todos y cada uno de ellos.

Chispas fue la primera colonia de la niñez de muchas personas en los años 80. Su primer rasgo de personalidad, sus primeros pasos, su identidad.

Tus primeros pasos en social media son determinantes para la identidad de tu marca.

¿Echamos a andar?

Jorge Jiménez Suárez

 

Mar 15, 2013

Redes sociales, para gente encantadora.

 

«Suegra»

Este fue el primer spot de una larga serie de anuncios que conformaron la campaña de Citroën, «Gente encantadora» (Nice people) en los años 70. En esta campaña, por primera vez, para hablar de un coche, se habla de las personas, de sus historias, de su vida. La magia de cómo una conversación cotidiana, puede hacernos ver cosas que antes no apreciábamos, de entender algo que no comprendíamos y de predisponernos a actuar. Algo llamativo, rompedor, casi transgresor, como al menos, así lo calificó su creador, Stanley Bendelac.

Delvico, bajo el mando de Stanley, fue la agencia que realizó esta campaña. Una agencia que recibió, muchos halagos, reconocimientos y premios por esta larga serie de spots.

¿Por qué?

Porque su concepción era natural, sin malicia, amena, simpática, extrovertida, original. En definitiva, dirigida a gente encantadora.

Si antes el público podía o quería sentirse identificado con este tipo de personajes en los anuncios televisivos, hoy en día, tienen la oportunidad de hacerlo en las redes sociales. Todos quieren hablar, opinar, debatir, escuchar, aprender, ver, sentir, participar. Los usuarios por primera vez llevan la voz cantante, son receptores de contenidos y creadores de contenidos. Pueden compartir fotos, vídeos, mensajes y recibir consejo de los usuarios a los que otorgan su confianza.

Las empresas llevan tiempo intentando enfrentarse con esta nueva situación. Muchas están cerca de sus consumidores a través de las redes sociales más populares. Las grandes marcas han logrado que sus seguidores, usuarios y clientes interactúen en la red con ellos, logrando un retorno de información (feedback) muy valioso para seguir mejorando, para seguir reteniéndoles, para seguir fidelizándolos y lo que es mejor, un cliente satisfecho es el mejor vendedor de una marca. Comparte su experiencia y es escuchado por otros como él.

Otras empresas, sin embargo, aún no han dado el paso a poder interactuar con sus clientes, a escucharlos, a atenderlos como personas. Muchas incluso se preguntan el sentido de  las redes sociales y la conveniencia o no de su presencia en internet. No entienden los beneficios que su presencia les puede aportar, no comprenden lo necesaria que es tener una adecuada estrategia de comunicación en la red. Aún no han aplicado las nuevas herramientas de comunicación que las nuevas tecnologías nos brindan, aún a riesgo de quedarse obsoletos.

Si mejoramos nuestros procesos productivos, si mejoramos nuestros procesos de compras, si mejoramos nuestros procesos de venta, si mejoramos todos los procesos de la cadena de valor de nuestra empresa ¿por qué no mejoramos nuestros procesos de comunicación? Si sabemos que día a día los canales de comunicación están en continua mejora e innovación, ¿por qué no desarrollamos una estrategia de comunicación on line?

Para poder llevar a acabo una estrategia de comunicación on – line, hay que tener claro que internet es una gran conversación entre personas. Personas que demandan y comparten información, para aprender, para mejorar, para solucionar un problema. Personas que se acercan a las marcas para conversar y ser atendidos, para intercambiar vivencias, impresiones y contenidos. Personas que tienen una necesidad. Una necesidad que las marcas pueden satisfacer.

¿Cómo?

Teniendo presencia en internet.

¿Cómo?

Siendo encantadores.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Mar 8, 2013

Monitoriza: lo que hacemos, ¿lo hacemos bien?

A pesar de los años, aún se me ponen los pelos de punta cada vez que escucho el comienzo de la sintonía de Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues). Mike Post puso la música a una de las series de TV más famosas de los años 80. Serie en la que se proyectaba la vida cotidiana de una serie de personajes dentro de una comisaría típica norteamericana. En ella, se relataban situaciones vividas a diario por un grupo de policías al desempeñar su labor, mostrando su cara más humana, sus miedos, sus flaquezas y sus relaciones personales. En cada episodio acompañábamos a todos ellos desde primera hora de la mañana hasta la noche, en su vida íntima y profesional. Quizá, a partir de entonces, muchas personas aprendimos que los policías eran personas como nosotros.

Preguntas tan naturales como, qué es lo correcto o qué he hecho, fueron la base central de todos y cada uno de los episodios de tan fantástica serie. Preguntas que normalmente todos nos hacemos a diario en nuestro trabajo o en nuestra vida privada.

Normalmente, todas las acciones que se realizan dentro de una empresa, vienen precedidas de una planificación o de unos planes de acción en los que se marcan las pautas para llevar a cabo nuestra labor diaria y cumplir con nuestros objetivos a corto plazo. Son aquellas que podemos denominar de ejecutivo o agenda: reuniones, visitas, informes, compras, ventas, llamadas, mensajes, etc. Al final de tanta actividad debemos recoger los frutos de nuestro trabajo y analizar los resultados. Así responderemos a otra de las preguntas que nos solemos hacer:

– «Y… lo que hago, ¿lo hago bien?».

Hoy en día disponemos de bastantes herramientas para observar y analizar los resultados de nuestro trabajo en la red, para monitorizar. Si nos centramos en el social media, herramientas como Radian 6, Twittersearch, Socialmention, Google Search o TrednsMap pueden servirnos para realizar esta labor. Con ellas debemos saber apreciar si se habla de nuestra marca o la de nuestros clientes, de los productos o los servicios que damos. Con ellas «escuchamos» las conversaciones de internet y sabemos cuál es la valoración que los usuarios hacen de todo ello. Habrá casos en los que analizando las gráficas tengamos picos de actividad en los que se hable mucho y tendremos que discernir si es bueno o malo lo que dicen de nosotros, ya que podemos ser muy nombrados, pero no por algo bueno.

Esta misma mañana he tenido el inmenso placer de asistir a un «desayuno 2.0» en la que he podido asistir a una exposición bastante interesante sobre monitorización impartido por Zinia en la sede de la CEOE. En ella nos aconsejan, cuidar, acertadamente, los picos de incidencia que nuestra empresa, nuestro producto o nuestra marca, o la de los clientes a los que llevamos sus cuentas, pueden sufrir en las redes sociales. Y así poder identificar y atajar una posible crisis de reputación o crisis de marca on line. Y para que no nos pillen por sorpresa, seguimiento, seguimiento y más seguimiento.

En definitiva, con el buen hacer de nuetro trabajo, debemos cuidar la imagen que proyectamos fuera y gestionar las posibles incidencias. En internet es muy importante el día a día, la cotidianeidad. Los usuarios nos acompañan desde primera hora de la mañana hasta la última de la noche, como los espectadores acompañaban a los policías de Canción triste de Hill Street. Por lo que, a partir de ahora, como diría el sargento Esterhaus:

-«Tengan cuidado ahí fuera»-

Y, teniendo las herramientas adecuadas, monitoricemos.

Hagamos bien nuestro trabajo.

Jorge Jiménez Suárez

Mar 1, 2013

Define tu estrategia, planifica tu éxito.

«Buscáis la fama, pero la fama cuesta, y aquí es dónde vais a empezar a pagar, con sudor.»

Esta era la famosa frase, que la profesora de baile, de aquella maravillosa serie de telévisión de los años 80, dedicó a sus alumnos al comienzo del curso. En ella, daban vida a una serie de personajes de los que muchos jóvenes de la época se sentían muy identificados. Muchos de ellos, con el apoyo que le brindaban sus formadores y el apoyo de sus compañeros, con su propio esfuerzo y dedicación, conseguían hacerse un hueco en el «estrellato» y lograban acceder a la fama.

Además de esfuerzo, la planificación es clave para cualquier proyecto que se quiera realizar en la vida: una actividad lúdica, un plan de estudios, un proyecto empresarial, etc. Todo tiene sus pasos, sus plazos, sus procesos. Todo obedece a un objetivo final: lograr el éxito en lo que nos proponemos. Y todo ello, guiado, marcado y pautado por una idea, un camino, una estrategia.

Todo esto no es ajeno al mundo del marketing y la comunicación. A la hora de elaborar la planificación de marketing de una empresa debemos conocer muy bien al cliente, el mercado al que se dirige y el objetivo que se quiere lograr. Para saber todo esto, debemos realizar una detallada investigación comercial, una prospección de mercado, un pormenorizado estudio previo.

¿Para qué?

Para elaborar una estrategia.

Cada proyecto, cada trabajo, cada producto, cada servicio, tendrá su estrategia adecuada a la consecución de objetivos marcados y dirigidos hacia un mismo camino. Para cada objetivo debemos utilizar unas determinadas herramientas que nos permitan acceder a él, que nos permitan lograrlo, que nos permitan conseguir una meta, que nos garanticen el éxito.

Dependiendo del estudio previo, una empresa podrá determinar con claridad, cual es su público objetivo, dónde actuar, cómo actuar, qué tipo de campañas realizar, qué inversión acometer. Es posible que con una adecuada investigación inicial encuentre nuevos nichos de mercado que no hubiera tenido en cuenta en un principio y que sean más rentables de lo que una primera idea le podía hacer ver. Es posible que con un estudio previo las palabras o conceptos clave de su campaña en internet puedan cambiar por completo debido al escaso resultado de búsquedas que los usuarios hacen de ellos en los buscadores de internet. Es posible que las herramientas que en un principio podían parecer imprescindibles para la consecución de los objetivos marcados ya no lo sean.

Las nuevas formas de comunicación a través del mundo on line, la web 2.0, permiten llegar a muchos mas lugares que con los métodos de comunicación tradicionales y de off line. Sin abandonarlos, debemos hacer evolucionar a nuestros clientes a las nuevas formas de comunicación y estrategias de marketing en internet, al e-marketing. Acciones como el posicionamiento en buscadores de internet, el marketing de contenidos y las redes sociales, la gestión de publicidad en medios, plataformas y afiliación en internet, las campañas de e – mailing, la suscripción a newsletter o boletines informativos, ya son fundamentales en cualquier estrategia de comunicación de un producto, de un servicio, de una empresa. Debemos aconsejar su uso, debemos ofrecerlos.

Fama, fue una serie de televisión, una serie de cine. Logró hacer que una generación, fuera capaz de creer y luchar por hacer realidad sus sueños, a base de mucha costancia, no exenta de estrategia y de mucha pasión.

Una buena estrategia es garantía de éxito.

¿Lo planificamos?

Jorge Jiménez Suárez