Browsing articles from "mayo, 2013"
May 24, 2013

Analiza, mejora tu comunicación y encandila a tus clientes.

¿Qué había pasado?

Si tenía todo bajo control: dinero, fama, posición, mujeres…

Todo lo que deseaba le era concedido, todo lo que quería lo obtenía, todo lo que se proponía lo conseguía. ¿Cómo le habían podido dar el puesto, «su puesto«, a otra persona? El director de la agencia se excusó diciendo que necesitaban, «otro enfoque, otro punto de vista«. A partir de ahora, haría lo imposible por lograr que despidieran a «la intrusa» y le dieran el puesto que le correspondía.

¿Qué haría a partir de ese momento? ¿Cuál era el plan? ¿Cuál sería la estrategia?

Trazaría puentes de relación con ella, trabajarían mano a mano, intercambiarían conocimientos e ideas, se introduciría en su vida y la conocería al máximo de sus posibilidades, para, llegado el momento oportuno, saber como actuar y volver a poner las cosas «en su sitio«.

Muchas veces, después de una o varias campañas de comunicación en internet, puede ocurrirnos que los resultados que se obtienen no son como nos gustaría que fueran o como habíamos planificado que fueran. Por ello, es necesario que las agencias en la fase de control de campaña, paren, marquen un «stand by» y analicen los resultados.

Nos haremos preguntas como: ¿por qué ha sucedido así y no de otra manera? ¿Qué ha hecho que nos desviemos de nuestros objetivos? O, sorprendentemente, ¿qué es lo que ha hecho que los superemos? O, ¿por qué nos ha costado tanto esfuerzo si al principio no lo parecía?

En internet y dentro de las redes sociales, asociadas a ellas, hay multitud de herramientas para poder analizar los resultados de una campaña de comunicación. La grandeza que tiene internet es que es un mundo en el que todo es medible y todo queda registrado.

Antiguamente, había que ir a una empresa que nos creara un programa a medida y conseguir analizar unas pocas variables a un precio al que muy pocos podían acceder. Las grandes compañías podían llegar a conocer alguna de las tendencias, las modas y los gustos de sus clientes gracias a una analítica «de talonario».

Ahora eso ha cambiado, ahora hay multitud de herramientas gratuitas o semi gratuitas para poder llevarlo a cabo dentro de las propias plataformas sociales o aplicaciones «adosadas a ellas» con las que podremos acceder a todo tipo de datos y variables. Y ante todo, poder probar, experimentar y saborear una campaña en todos sus detalles. Actualmente, es sin duda Google Analytics, la herramienta gratuita por excelencia de la analítica en internet. Con ella, con esta herramienta, muchas pequeñas empresas, al fin,  tienen la oportunidad de igualarse a las grandes empresas y poder luchar en igualdad de condiciones.

En definitiva, no hay que olvidar, que para empezar a realizar un análisis, primero, debemos marcarnos una serie de objetivos y saber qué es lo que queremos conseguir, para, segundo, poder analizarlas una a una y mejorar nuestra estrategia, nuestra planificación, nuestra comunicación.

Como hizo nuestro protagonista.

Aunque… Nick Marshall, tuvo la suerte de que se le concediera un don por el que pudo conocer, de primera mano, lo que piensan las mujeres. Y consiguió reconducir la situación, aunque… no tuvo en cuenta una variable: el amor.

A nosotros no nos queda «otra» que analizarlo.

¿Será la analítica nuestro «pequeño don«?

Analiza, corrige y vuelve a enamorar.

Jorge Jiménez Suárez

May 17, 2013

Sí se puede, sólo hay que creer en ello.

Sólo había escrito una declaración de objetivos.

Sólo había descrito lo que creía que debía hacerse.

Sólo había trasladado a un papel lo que sentía.

Sólamente, se acababa de condenar…

En tan sólo unos días, tras recibir palmadas en la espalda, caras de aprobación, elogios de admiración y muchas felicitaciones, estaba despedido. La empresa en la que él se había volcado y a la que tantos años había dedicado su esfuerzo, ahora, le daba la espalda cuando pedía que su trabajo se centrara más en cuidar a sus clientes y centrarse menos en el dinero, es decir, que volviera a ser «más humano».

Muy pocas personas creyeron en él, todos sus amigos le dieron de lado, todos sus compañeros de trabajo le ignoraron, sus clientes le dejaron. Hasta la mujer de su vida, su prometida, le denominaba «perdedor». Sólo uno de sus antigüos clientes anteriores había decidido seguir trabajando con él, sólo una secretaria tenía la integridad de seguirle y compartir con él su nueva aventura.

Jerry, prácticamente, se había quedado sólo.

Hace veinticinco semanas ya. El 20 de Noviembre de 2.012, comencé a escribir este blog. Si algo fue mi pistoletazo de salida fue aquel maravilloso encuentro de profesionales de Homenaje a Pyme, del día anterior. A parte de mi familia, si alguien me empujó a seguir adelante en mi aventura profesional, fueron todos y cada uno de aquellos excelentes ponentes de aquel día y sus espléndidos consejos, aunque me sigo quedando con la frase demoledora de Bere Casillas:

– «Nada volverá a ser como antes» –

Y es cierto, casi nada es igual desde entonces.

Durante este tiempo y las veinticuatro entradas anteriores, he procurado ir describiendo situaciones de cambio entre lo que fue y lo que ahora es, entre lo que valía y ahora vale y entre lo que permanece a pesar de los cambios. Siempre buscando un ejemplo sencillo o gráfico, como una vivencia, una serie de televisión o una película con el que poder identificar la situación. Siempre he pensado que es la mejor manera de que las personas puedan entenderse, comprenderse y transmitir lo que saben.

Si de algo peca este blog, es que va en consonancia con quien lo escribe, es decir, va dirigido a una generación de inmigrantes digitales, aquellos que hemos ido creciendo y probando la tecnología, hemos sido pioneros y la hemos ido incorporando a nuestras vidas. Mi intención es que muchas personas que aún no se han decidido a dar el paso a seguir evolucionando, se animen y procuren continuar. No hay que tener miedo a las nuevas situaciones que se producen en nuestras vidas, hay que enfrentarse a ellas e incorporarlas a nuestro amplio bagaje.

Por supuesto no nos olvidamos que éste, es un blog de marketing y que cada una de nuestras entradas tienen un mensaje, un concepto, una enseñanza para todos aquellos que les gusta esta profesión, sea la suya o no. Hoy, al igual que ocurrió con el protagonista de nuestro ejemplo, tratamos de resaltar lo importante que es creer en uno mismo, tener fe, aplicar nuestros valores, y, poniendo mucho sentimiento, mucha pasión, luchar por conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

Eso sí, descubriendo lo importante que es ser persona y disfrutar con lo que se hace.

Y, como diría Jerry Maguire:

– «Ayúdame a ayudarte» –

Sí se puede, créeme.

Jorge Jiménez Suárez

May 10, 2013

Transmite, ilusiona y deja huella.

¿Quién no sintió dolor con su papel en «Los santos inocentes«?

¿Cuántos nos enamoramos de Ninette?

¿Quién no sonrió con «Atraco a las tres«?

¿Quién no se angustió en «El verdugo«?

¿Quién no ha sido duro y frío como el hielo como «El Crack«?

O, ¿tierno como un niño con «Cateto a babor«?

¿Cuántos quisimos estar al lado de nuestras familias y amigos en «Vente a Alemania, Pepe«?

Por más que me esfuerzo, no recuerdo una película suya que me dejara indiferente. Con su estilo y su manera de ser, nos tenía completamente encandilados. De expresividad magistral, con un simple movimiento de su cara o de su cuerpo,  lograba comunicar todo tipo de sentimientos, sensaciones y emociones. Tenía el don de transmitir rabia, dolor, felicidad… con poco esfuerzo, con pocas palabras, con sencillos gestos.

Hoy rendimos homenaje a D. Alfredo Landa.

Hoy rendimos homenaje a alguien que se ha ganado nuestra consideración, nuestro cariño y nuestro respeto. Rendimos homenaje a alguien que nos ha dejado marcados, a alguien que ha dejado huella en nosotros.

Hoy rendimos homenaje a un gran actor, un gran profesional, una gran persona, que sabía hacer algo que muy pocos saben hacer: llevar por dentro y mostrar por fuera, la vibración, la pasión, el sentimiento, la ilusión, la esperanza.

Y, hoy, precisamente, estamos en un momento, en el que más que nunca, necesitamos esperanza e ilusión.

Entonces, ¿cómo comunicarlo? ¿Cómo transmitirlo?

En este maravilloso mundo de la comunicación, los profesionales de marketing, descubrimos y exploramos cada día multitud de canales de información, multitud de herramientas para poder lanzar un mensaje, multitud de plataformas donde interactuar y compartir conocimientos necesarios y de interés para las personas. Realizamos gran cantidad de acciones, siempre enfocadas a satisfacer las necesidades de nuestros clientes y gracias a las nuevas tecnologías, internet, la web 2.0 y las redes sociales, el modo de llegar a ellos es más rápido y eficaz.

Pero para llegar a interesar a un cliente, llamar su atención y que demande lo que le ofrecemos, no sólo nos basta con tener un buen mensaje con contenidos de calidad, sino saber transmitirlo, ponerle sentimiento y llegarle a lo que llamamos: «tocar la fibra sensible«.  Y dejarle huella, que no nos olvide, que nos recuerde, que siga con nosotros, se fidelice, nos recomiende y sea nuestra mayor garantía.

Debemos trasladar emociones y situaciones en las que pueda vibrar y sentir lo que se cuenta, lo que se muestra. Que el contacto, el trato, la interactuación con una marca, con un servicio o con una empresa sea una experiencia difícil de olvidar en su lado más positivo.

¿Cuál es el mejor camino?

Siempre hemos creído que siendo auténticos, siendo nosotros mismos, no escondiendo los sentimientos que nos producen las cosas que vemos y hacemos, mostrándonos con transparencia, compartiendo nuestro tiempo con las personas que nos necesitan, llegaremos a profundizar y a conocer a todos aquellos que nos rodean y quieren interactuar con nosotros. Creando así, una relación de confianza y sinceridad. Creando así, una relación duradera.

Como la que tenía D. Alfredo Landa con su público.

Y nosotros, ¿dejaremos huella?

Da esperanza, transmite ilusión.

Jorge Jiménez Suárez