Browsing articles from "diciembre, 2014"
Dic 31, 2014

Nuestra identidad, nuestra profesión.

¡Espartanos! – tronó Leónidas.

¿Cuál es vuestro oficio? – interpeló a los suyos.

¡Ahú, ahú, ahú! – le respondieron.

¿Lo ves amigo? He traido más soldados que tú. – sentenció.

Era cierto, eran menor en número, pero todos eran guerreros. Llevaban toda la vida preparándose para la batalla, preparándose para la guerra, preparándose para luchar. Ese era su oficio, esa era su profesión, esa era su identidad.

Esta fue la historia de un sacrificio justificado.

Esta fue la historia en la que los espartanos, muy inferiores en número, lograron aguantar la posición de forma heroica, provocando multitud de bajas en las filas enemigas.

Esta es la historia de Leónidas, rey de Esparta, que con 300 soldados se enfrentó a Jerjes en el paso de las Termópilas. Durante varias jornadas lucharon contra los Inmortales, el cuerpo de élite de los persas, a los que acompañaban toda clase de criaturas, gigantes, rinocerontes, engendros humanoides o elefantes de guerra.

Esta es la historia de un estilo de vida, que perduró en el tiempo, gracias a la transmisión de generación en generación, de una fuerte identidad.

Identidad 1

Desde bien pequeños, los espartanos eran educados, formados, criados en la lucha. No importaba el momento, el lugar, el contrincante, siempre debían estar preparados y alerta. A fuerza de preparación no temían a nada, salvo a flaquear en su empeño.

Ese era su carácter, su forma de ser, su identidad.

Las personas, desde la infancia, hemos sido educados en las diferentes etapas de nuestra vida. La preparación a la vida profesional ha ido siempre de la mano de una formación personal y familiar. No podemos entender una sin la otra. Esta combinación creó en nosotros unos hábitos, unas constumbres, un carácter personal.

Nuestra propia identidad.

Pero en nuestra vida profesional, a pesar de aportar este bagaje personal, son pocos los que llegan a dejar huella en los demás. Se dice que los más fuertes siempre arrastran al resto y logran los mejores resulados. Y es cierto, pero siempre hay excepciones en las que pequeñas organizaciones con buenos equipos bajo el liderazgo adecuado funcionan como uno sólo, logrando ser mucho más efectivos.

¿De qué nos sirve tener identidad profesional?

Al forjar una identidad, tenemos conciencia de lo que somos y de lo que hacemos. Esto nos debe conceder la suficiente seguridad para poder llevar a cabo nuestras acciones y cumplir con nuestros objetivos. Gracias a ello podemos crear y generar confianza en los que nos rodean.

Todo esto hace que nuestro público objetivo crea en nosotros, y por otra parte, podamos creer en nosotros mismos aún más. Para que nos reconozcan por lo que somos y por lo que hacemos. Por nuestro trabajo, por nuestra labor, por nuestra identidad, por nuestra profesión.

Hay que saber transmitirla para que no se pueda desperdiciar ni perder.

Tenemos muchos medios y muchas maneras de poder dejar nuestro legado a todos aquellos con los que trabajamos e interactuamos a través de los canales de comunicación. Las nuevas tecnologías nos ayudan cada vez más a ello. Esta labor de transmisión será más efectiva si la hacen nuetros propios clientes y seguidores.

Pero no olvidemos que, las relaciones personales, «el cuerpo a cuerpo», serán definitivas a la hora de marcar un estilo de trabajo y dejar huella. No todo lo podemos dejar a interactuar en internet o en las redes sociales.

Identidad digital

Finalmente, Leónidas, después de dura batalla y previendo el final, encomienda a Dilios la misión de salvarse y contar su heróica batalla para que nunca se olvide su gesta. Dilios relatará la historia a todos los soldados griegos que se preparan para combatir juntos en la decisiva Batalla de Platea, en la que participará, y al encender el recuerdo del sacrificio de Leónidas y sus 300, los griegos vencerán definitivamente al ejército persa.

Muchos momentos personales y profesionales, durante el año se convierten en pesadas losas difíciles de superar. Pero gracias a nuestra experiencia y a nuestra formación, al igual que los espartanos, lo único que no debemos hacer es cesar en nuestro empeño y seguir trabajando. Y como hizo Leónidas y sus 300 valientes, debemos saltar al campo de batalla y «batirnos el cobre» cada día más.

Porque ésta es nuestra misión, ésta es nuestra profesión.

¿Nos sigues?

¡Feliz año nuevo!

Jorge Jiménez Suárez

Dic 24, 2014

Nuestra visión, nuestra misión, nuestros valores.

Salió al balcón y exclamó:

¡Buenos días vecinos!

¡Eh! ¡Que te jodan! – le respondieron.

¡Sí! ¡Sí! ¡Que te jodan a ti también! – contestó al anónimo vecino.

Akeem había sido educado para ser rey y unirse a la mujer que había sido educada para casarse con él. Pero la rechaza. El tiene una visión y en su «rebeldía» decide salir de su país para buscar a una mujer que le quiera de verdad y a la que él ame. Una mujer que le quiera no por lo que tiene, si no por cómo es, por su forma de ser, por sus valores.

Su elección al azar le llevará, junto con su sirviente, al barrio de Queens en la ciudad de New York. Necesitaba ver vida, necesitaba ver mundo, necesitaba más. Allí conocerá a la persona que reune los requisitos que él busca.

Pero su empresa no será fácil, el era el futuro rey de Zamunda, pero allí es un perfecto desconocido con una misión.

Vision, mision, valores 2

La respuesta de Akeem a tan desconsiderado vecino, respondía a la manera más fácil de adaptarse al «nuevo mundo» y cumplir con el dicho: «allá dónde fueres, haz lo que vieres». Una respuesta inocente, una forma de integrarse, una forma de ser considerado uno más.

En nuestro día a día, son más de seis años de trabajo ininterrupido, también hemos escogido ese camino. Es duro, lento, arduo y difícil, pero a largo plazo muy satisafactorio. Si escogimos ese camino cuando sólo se trabajaba el marketing off line o tradicional, decidimos mantener el rumbo también en el nuevo mundo, el mundo on line, el mundo digital.

Podíamos haber aprovechado nuestra experiencia para mantener el caché, pero decidimos ir poco a poco, aprender y compartir. Nos introdujimos en la nueva tendencia, nos incorporamos a una nueva visión del marketing que ya ha explotado.

Nuestra visión, se convirtió en una oportunidad.

Con ello aceptamos una nueva misión, adoptando todas las herramientas necesarias  para llevarlo a cabo. Decidimos apostar por las nuevas tecnologías y aprovecharlo al máximo.

Nuestra misión, se convirtió en acción.

Pero sin nuestra formación y nuestra experiencia, el camino habría sido imposible recorrerlo. Al igual que nuestra manera de ser y trabajar, nuestro estilo.

Nuestros valores, se apoyan en el sentido común.

Ambos casos, nuestro ejemplo de hoy y nuestra agencia, han marcado un estilo, una manera de hacer las cosas muy especial. Ambos casos tienen en común una inquietud, una visión, un objetivo, una misión y unos fundamentos en los que aporyarse, unos valores.

No te dejes ninguno.

 

Misión, vision, valores

Akeem, en poco tiempo, descubre lo que está buscando. Él sabe lo que quiere, va a por ello y lo consigue. Aunque no tendrá nada fácil enfrentarse a un mundo, a una realidad tan opuesta a la que el destino le había dirigido para actuar y llevar a cabo su misión.

Es muy fácil dejarse llevar y no salirse de lo establecido. Quizá lo más difícil es ser uno mismo y ser valorado por lo que se es y no por lo que se tiene. Si no se mantiene el nivel dia a día («si se cree y se trabaja, se puede»), corremos el riesgo de perder todo lo logrado hasta ahora.

Nosotros, hace más de dos años,  tuvimos una visión, aceptamos la misión y seguiremos utilizando para ello nuestros mejores valores. Para que nos aceptes por lo que somos, por lo que te ofrecemos.

Como decía Jack Welch Jr. :“La visión sin acción es un sueño. Acción sin visión es simplemente pasar el tiempo. Acción con visión es hacer una diferencia positiva.”

Porque todas nuestras acciones vienen precedidas de una idea, un objetivo que cumplir y unos valores que aplicar.

¿Tienes una visión?

¡Actúa!

¡Feliz Navidad!

Jorge Jiménez Suárez

Dic 18, 2014

Posiciona y analiza, optimiza tus acciones.

¡Dale ahora Wally, está a las doce en punto! – le indicó Dave.

Y le asestó el primer puñetazo en el rostro.

¡Once en punto! – seguía Dave.

Y así, más golpes certeros ante la sorpresa de su oponente.

Se habían metido en una pelea sin buscarla, pero ya dentro, debían solventar la situación lo mejor posible para salvar «su pellejo». Dave sostenía a Wally y le indicaba dónde y cuándo dar un golpe a su grosero contrincante. Juntos se defendían mejor que por separado.

Wally era ciego y Dave sordo. El destino o la necesidad hizo que ambos compartieran un trabajo en un kiosko de prensa de Nueva York. Cuando asesinan a un hombre en su puesto de trabajo son detenidos y llevados a comisaría. Allí, recae en ellos todas las sospechas. No «les quedará otra» que escaparse e intentar probar su inocencia.

Optimiza tus campañas

Ambos, en una carrera desenfrenada por escapar de la Policía y de los verdaderos culpables, comenzarán a analizar todo lo relacionado con lo sucedido ese día. Para poder lograrlo deberán emplear sus propios recursos, aprovecharlos al máximo y complementarse. Uno debía ser los ojos y otro los oídos. Debían ser uno sólo. A medida que se acercaban a la verdad descubrieron que juntos formaban un buen equipo.

La unión de los valores de las personas y el trabajo en equipo son garantía de eficacia.

A la hora de planificar acciones de marketing digital, debemos tener muy claro el target y cómo identificarlo. Una vez localizado debemos utilizar nuestras técnicas de SEO para atraerlo a nuestra web y conversar con él, ya sea en la propia web o a través de las redes sociales, para poder ofrecerles lo que para ellos es una necesidad.

Pero, por mucho que nos esforcemos en SEO, por mucho que nos esforcemos en desarrollar una correcta campaña de marketing de contenidos, por mucho que «gritemos» en las redes sociales, no nos van a «oír», y, por mucho que nos movamos, no nos van a ver. Si no utilizamos las herramientas de analítica, no sabremos con exactitud que es lo que hacemos bien y que es lo que hacemos mal.

Cada llamada a la acción debe ir coordinada con su correspondiente análisis de resultados.

Es primordial realizar una seria valoración de resultados de todas nuestras acciones en el ámbito digital. Si no lo hacemos, es muy probable que no lleguemos a dónde queremos llegar, ni saber realmente quién «nos ve y nos oye». No podremos optimizar nuestras acciones, puliendo los aspectos negativos, potenciando los positivos y abriendo nuevos espacios que desconocíamos.

Necesitamos avanzar, mejorar, prosperar, y la mejor manera de hacerlo es optimizando todas y cada una de las acciones que realizamos. No podemos permitirnos errar continuamente sin ni siquiera darnos cuenta de por qué nos sucede. No podemos realizar un esfuerzo tan grande en atender a nuestro público objetivo, si luego no recogemos datos y realizamos un estudio de retorno. No podemos permitirnos dejar de explotar nuevos nichos de mercado por desconocimiento de su existencia.

La optimización nos abre nuevas vías de negocio.

Gracias a la utilización de herramientas de analítica, como Google Analytics o las propias de las redes sociales como Twitter Analitycs o las mismas estadísticas de Facebook, nos permiten en gran medida cubrir esta posible carencia. Optimiza tus campañas apoyándote en ellas y reposicionando tu marca o tu mensaje.

Opotimiza el SEO con la analitica

Dave y Wally tenían una vida por separado en la que más o menos podían avanzar. Pero rápidamente descubrieron que juntos formaban un gran equipo. Se completaban el uno al otro. Habían afianzado su relación y habían sabido sacar el máximo provecho a la situación. Gracias a ello, cogieron a los culpables y probaron su inocencia.

Cuando tenemos los objetivos claros, pero los resultados no son los requeridos, debemos analizarlos, dejar a un lado lo inadecuado, potenciar lo que es correcto y experimentar con lo nuevo por descubrir. Debemos filtrar lo útil y separarlo de lo inservible. Y así, tantas veces sea necesario hacerlo. Optimiza y vuelve a optimizar.

Como dijo Spencer Johnson: «Las cosas sólo pueden mejorar cuando uno deja de hacer lo que no sirve

¿Intentamos mejorar?

¡Optimiza!

Jorge Jiménez Suárez

Dic 11, 2014

Conversar, una buena terapia.

-«Tú, túuuu, tú eres bueno.»-

-«No, el bueno eres tú.» –

-«No, no, doctor. Tú eres bueno.» –

Quién lo iba a decir. Un gánster en su consulta. Sentado frente a él. Contándole sus problemas y llorándole sus penas.

Se jugaba mucho. Nadie podía saber que Paul Viti no podía dormir y que estaba distante de «sus negocios» y de su amante. Nadie podía saber que había empezado a preocuparse por su esposa e hijos. Nadie podía saber que padecía ataques de pánico y que se le veía llorando con facilidad.

Estaba en juego su reputación.

La de ambos.

El destino había querido que sus caminos se cruzaran en un desafortunado accidente de coche con uno de los sicarios de Paul. El cual, al saber que Ben es un prestigioso psiquiatra, ve la oportunidad de poder curar el mal que padece su jefe.

Comenzaba, así, una especial relación entre médico y paciente, una terapia peligrosa.

Eres bueno para conversar

En un primer momento, la apariencia de Ben, no era entendida por Paul como la más adecuada para solucionar sus problemas. Pero a medida que le atendía, a medida que le escuchaba, a medida que compartía con él todo lo que llevaba dentro, más fácil le resultaba mantener una conversación. Se iban conociendo y eso le reconfortaba, le transmitía seguridad. le animaba.

Alguna de las cualidades en las que puede destacar un psiquiatra es la paciencia, la calma, saber escuchar, tener capacidad de análisis y mantener una conversación coherente y fluida.

La conversación, un intercambio de pareceres, opiniones y gustos.

Un acto necesario. Una auténtica terapia para muchas personas. Las personas como seres sociale que somos, siempre buscamos espacios y lugares donde poder encontrarnos, donde poder reunirnos, donde poder conversar.

Cada día que pasa ese espacio de intercambio nos lleva a internet, «la gran conversación«. Millones de usuarios mantienen infinitas conversaciones a la vez en un espacio virtual, en un lugar de intercambio, en un lugar para compartir, en un lugar para debatir, en un lugar para conversar. Todos ellos buscan algo, tienen una necesidad, tienen un problema, tienen una inquietud y acceden a la red para poder satisfacerlo o ayudar a otros.

Un lugar que debe ser aprovechado por todos para mejorar, para progresar, para prosperar. Una espacio para explorar y aprovechar al máximo las herramientas y las aplicaciones que nos brinda la acción altruista de muchos usuarios. En nuestro caso, no sólo las redes sociales pueden ser nuestros espacios preferidos de conversación, si no, también, nuestra web.

Una conversación para encontrar, localizar y definir a nuestro target.

Si bien es cierto que de nuestra rutina diaria podemos aprovechar las herramientas habituales para poder conversar y utilizarlas en el espacio on line. Mostrar interés, estar informado, centrarnos en las personas con las que estamos conversando, intentar ser amenos y ser coherentes, no deben ser herramientas exclusivas de una conversación tradicional. Deben formar parte también de nuestras conversaciones en la red.

Al conversar debemos ser solución para los demás.

Conversar

Paul gracias a la paciencia y la profesionalidad de Ben, pudo volver a ser el malo malísimo que era antes. Aunque algo más suave y más cabal. Su experiencia con la terapia se había convertido en una relación muy beneficiosa de la que nunca se arrepentiría y nunca dejaría de estar agradecido.

Las nuevas herramientas de conversación on line, como la mensajería instantánea independientes como Whatsapp o de video-conferencia como Skype, o las adosadas a redes sociales como Hangouts de Google o Facebook Messenger, combinadas con las herramientas de conversación tradicionales pueden crear unos canales de comunicación y conversación idóneos para atender a nuestros clientes.

Todo profesional del marketing digital debe ser capaz de controlar y manejar la mayor parte de estas «nuevas» herramientas. Porque cualquier canal o medio de conversación debe acercarnos de manera eficaz a nuestro target.

Como decía André Maurois : «Las palabras acercan y los silencios destruyen.»

Este es nuestro espacio de terapia.

¿Conversamos?

Jorge Jiménez Suárez

Dic 4, 2014

Conoce a tu target, dedícale tu tiempo.

¿Cómo ha podido tener tiempo de…? – le preguntó su nuevo socio.

Uno por uno, casa por casa – dijo ella.

Y ante su cara de sorpresa añadió:

– ¡Uf! Seiscientas mamadas en un fin de semana… estoy agotada.-

Esta era su manera de zanjar el asunto

Después de todo el esfuerzo realizado por hacerse digna de la confianza de todas aquellas personas, habían intentado apartarla del caso. En su lugar habían puesto a una persona «mas acorde»con el trabajo del bufete.

Se habían equivocado.

Erin Brockovich era una persona poco ortodoxa y con bastante carácter. Quizá las circunstancias de la vida le habían empujado a ser así. Soltera y con hijos, se había convertido en una luchadora y en una superviviente nata. No tenía mucho que ofrecer, sólo su tiempo y su tenacidad. Su abogado, le había dado la oportunidad de trabajar en su despacho profesional y decidió aprovecharla al máximo.

Un montón de expedientes sobre las enfermedades de una serie de clientes llama su atención. Su empuje y su persistencia la harán descubrir qué relación guarda todo esto con las prácticas de una empresa de energía que opera en la zona de todos los afectados.

El nivel de compromiso de Erin con los damnificados y su empeño en conocer la verdad, les convencerá a todos ellos a ponerse en sus manos, para que les defienda y les represente.

Conoce a tu target hgm Marketing 1

A simple vista la forma de ser o la apariencia de Erin no era la más idónea para este trabajo. Pero, finalmente, su naturalidad y autenticidad, encajó a la perfección con todas aquellas personas necesitadas de representación. Su estilo directo la hizo no pasar desapercibida. La pasión por su trabajo y el empeño puesto en él, hicieron el resto.

Salió al encuentro de sus «posibles clientes». Hablaron de sus enfermedades, de sus vidas, de sus inquietudes. Les dedicó todo el tiempo necesario para acabar de conocer todas sus preocupaciones, todas sus preferencias, todas sus aspiraciones. Para sintonizar con ellos.

Se descubrieron mutumente.

Al igual que una marca o producto, todos somos genuinos, todos tenemos nuestra forma de ser o de trabajar, todos somos auténticos. Y por supuesto, nuestro público objetivo también lo es. Si debemos hacer lo posible por que nos encuentren, una vez identificados, también debemos estar en contacto con ellos y dedicarles el tiempo necesario para conocerles y atenderles lo mejor posible.

No vamos a negar que con las herramientas y las aplicaciones que nos brinda internet este trabajo se ha simplificado y ha producido una mejora cualitativa de los resultados. De la constante interactuación en redes sociales podemos obtener muchos de los datos necesarios para tenerlos identificados: su edad, su situación económica, sus gustos, sus horarios, sus necesidades…

Una vez identificados no sólo nos dedicaremos a ofrecerles productos o servicios. Si queremos mantenerlos, tendremos que seguir estando en contacto, detectando las nuevas tendencias para ser previsores, poder anticiparnos y ser eficientes.

La diferencia y el acierto estará en saber aplicar nuestros conocimientos y al tiempo que le dediquemos a conocer a nuestro target.

Y por supuesto, no podemos dejarle escapar.

Conoce a tu target hgm Marketing 2

Erin consiguió todo lo que se propuso. Su dedicación por sus clientes le llevó al éxito profesional. Consiguió la mayor indemnización de la historia en Estados Unidos. Lo que le procuró también una mejora en su vida familiar. La falta de tiempo, paradójicamente, hizo que no siguiera adelante su relación amorosa.

Como profesionales de marketing además de detectar las tendencias y localizar a nuestro target, tenemos la obligación de saber todo sobre nuestros clientes. Para ello no debemos escatimar el tiempo y dedicarnos a descubrir y conocer a todos y cada uno de ellos.

Como dijo John Randolph«El tiempo es a la vez el más valioso y el más perecedero de nuestros recursos.”

¿Tienes un minuto?

Tenemos todo el tiempo que necesites.

Jorge Jiménez Suárez