Browsing articles from "julio, 2015"
Jul 30, 2015

Nuestra resistencia, vuestra fidelidad.

– “Si eres martillo, pega; pero si eres yunque, aguanta.” –

– “Nunca intentes ser martillo cuando eres yunque.” –

Stanley Bendelac (“Nunca tires la toalla“)

 …

Tenemos a muchos clientes que “nos pegan“, cariñosamente hablando, y nos exigen, durante todo el año, lo mejor de nosotros mismos para sacar adelante sus proyectos. Aguantamos todo lo que “nos echen” a pesar de las dificultades que esto nos suponga. Lo reconocemos, “nos va la marcha” y haremos siempre lo posible por que todo salga bien.

Sin duda alguna, esta temporada ha sido muy dura y muy completa. No sólo por nuestros clientes, sino también por todos aquellos que nos rodean y forman la pequeña familia de hgm Marketing. Han sido unos meses repletos de retos y aventuras, eventos y aprendizaje. Muchos momentos malos de tristeza y decepción, pero también grandes momentos de alegría y satisfacción.

Desgraciadamente, este año nos ha tocado romper con algunas cosas, personas y profesionales que nos han golpeado en exceso. Han tensado mucho la cuerda y ésta se ha roto para siempre. El tiempo nos dirá si tomamos el camino adecuado al tomar tan duras decisiones.

Aún así, una vez más, han sido meses de superación personal y profesional. Todo lo vivido, todo lo aprendido, todo lo adquirido, ha servido para poner a prueba nuestra resistencia. ¿Qué hemos ganado a cambio? Seguir contando con todos vosotros. Y en el futuro seguir mereciendo vuestra confianza.

Y por supuesto, vuestra fidelidad.

resistencia yunque martillo

Nadie sabe cual es el límite de su resistencia hasta que llega el momento. Y este año hemos estado viviendo y trabajando al límite. Por eso, es el momento de nuestro merecido descanso. Han sido diez meses y medio publicando entradas todos los jueves en nuestro blog corporativo sin parar. O lo que es lo mismo, cuarenta y seis entradas de otras tantas semanas. A pesar de todo lo que sucedía a nuestro alrededor.

Al igual que en las temporadas anteriores hemos querido mantener nuestra peculiar línea de comunicación. Y, una vez más, os agradecemos de todo corazón vuestro seguimiento y vuestros comentarios al respecto. Gracias a todos los seguidores, amigos, compañeros de profesión y a los que compartís nuestro día a dia.

Gracias por estar ahí.

Como ya sabéis, seguimos pensando que la mejor manera de compartir nuestra experiencia y nuestro conocimiento  es escribiros siempre con un ejemplo en forma de película de cine, un hecho puntual o una experiencia personal. No vamos a dejar de ocultar que siempre nos hemos inspirado en la manera que tenía de contar las cosas nuestro admirado Stanley Bendelac.

Como ya expusimos en una de las primeras entradas de este blog, allá por Noviembre de 2.012, el estilo sencillo, directo siempre será el concepto ganador. Cuando retornamos en Septiembre del año pasado, volvimos a apostar por la formación y por la adaptación. También hemos apostado por nuestro trabajo y por nuestra profesión. Para nosotros clave.

Tampoco hemos  faltado a nuestro compromiso de asistir, al menos, a un evento mensual para transmitiros las nuevas tendencias, nuevos conocimientos y todo tipo de novedades. Atrás quedaron encuentros como: Salón Mi Empresa, Expo Cloud, HEMESIC, Ome Expo, Open Expo y otros más.

Todos estos conocimientos adquiridos y toda la experiencia acumulada a lo largo de esta temporada nos ha hecho más fuertes, más seguros, más resistentes. Algo que nos hace mirar el futuro con optimismo y sentirmos mucho más capaces de afrontar los nuevos retos que, a buen seguro, llegarán a la vuelta del verano.

Con vuestro apoyo, los superaremos.

resistencia

En nuestro día a día nos seguiremos enfrentando a situaciones que pondrán a prueba nuestra resistencia. El periodo de duro trabajo del año, da paso al descanso estival. Ha llegado el momento de pensar en otro tipo de actividades que nos despejen las ideas y la mente. Ha llegado el momento de olvidarse de los problemas y las obligaciones. Ha llegado el momento de dejarlos a un lado. Al menos, por un tiempo.

Los asuntos personales y profesionales que copan nuestro interés y nuestra dedicación, como todos los años por esta época, tendrán que esperar un poco a la vuelta de nuestro paréntesis de verano. Es posible que en este tiempo las cosas que hasta hoy podemos ver difíciles las podamos ver mucho más sencillas más adelante. Claro que sí.

Insistimos, es necesario descansar y afilar el hacha. Así volveremos con la mente más clara, con más ganas de hacer cosas nuevas y con más ilusión.

¿Lo pones en duda?

¡Te esperamos a la vuelta!

Resistiremos.

Jorge Jiménez Suárez

Jul 23, 2015

Al final todo sale bien, es un misterio.

William miraba el panorama aterrado…

– “Será un desastre” – afirmó.

– “No. Todo saldrá bien” – le contestó Mr. Henslowe.

– “¿Cómo?” – le preguntó de nuevo con ansiedad.

– “No lo sé, es un misterio” – trató de calmarle…

Había sido contratado para escribir una obra en el teatro de Philip Henslowe, pero, después de enterarse de que su amada lo estaba engañando, William, quema su nueva comedia y la comienza de nuevo titulándola: “La tragedia de Romeo y Julieta“.

Pero, sufre el clásico bloqueo de escritor y es incapaz de completar la obra.

Se realizan las primeras pruebas para la selección de los papeles principales y un joven llamado Thomas Kent será el elegido para el papel de Julieta. Kent, es en realidad Viola de Lesseps, la hija de un rico comerciante que anhela actuar. Pero las mujeres tienen prohibido subirse a un escenario, por lo que decide disfrazarse de chico y quedarse con el papel.

William descubre la verdadera identidad de su protagonista. Viola y él, comenzarán un romance secreto apasionado. Inspirado por ella, Shakespeare vuelve a escribir. Ambos saben que su aventura no les llevará muy lejos, los padres de Viola han arreglado su compromiso con Lord Wessex, un aristócrata necesitado de dinero.

La obra, su amor, su gente, todo se iba complicando poco a poco. Una apuesta, otros intereses, una denuncia, un tartamudo, mas sorpresas, muchas peleas, enredos, lucha, dinero, amor… Todo se mezclará dentro y fuera de la obra de William.

¿Logrará tener éxito?

misterio

William se enfrentaba a tantos retos: escribir su obra, tener un teatro donde representar su obra, tener los actores idóneos, hacer que todo funcionara, ganar las 50 libras de su apuesta con Lord Wessex, agradar a la Reina…

Pero, ¿conseguirá William, con su obra, reflejar el verdadero amor?

Se esforzaría por conseguirlo.

¿Cuántas veces la ejecución de una acción trae consigo múltiples objetivos?

No será ni la primera vez en nuestra trayectoria profesional o personal en la que tengamos que depender de circunstancias ajenas a nuestro trabajo. Por mucho que nos esforcemos, trabajemos, planifiquemos y organicemos todo en torno a una clara estrategia, siempre surgirán problemas o incidencias que nos hagan salirnos del guión y nos haga recurrir a la improvisación o a planes alternativos.

¿Cuántas veces nos enfrentamos a momentos similares?

Lo ideal es que las cosas salgan según lo previsto y se haga un trabajo “redondo”. Pero para ello, lo importante es cuidar los detalles de principio a fin. Sobre todo en todo lo que concierne al equipo que nos acompaña. Muchas veces, nuestro trabajo dependerá de sus acciones o de sus resultados, y, a pesar de las posibles tensiones de trabajo, debemos apoyarles, darles seguridad y confiar en ellos.

Debemos saber delegar.

Ya tendremos tiempo de retomar el centro de la acción si es necesario, como nuestro protagonista de hoy, que protagonizó su propia obra. Pero debemos asignar y delimitar las funciones y responsabilidades de todos y cada uno de ellos para que todo salga bien.

Y ante todo, si llegan las dificultades, no parar, continuar, mantener la calma, y, sobre todo, no darse nunca por vencido. Debemos comportarnos como si todo fuera realmente bien.

Porque en el fondo lo estamos haciendo bien.

Ahora bien, ¿cuántas veces ante la felicitación de un cliente hemos tenido este pensamiento?

– “Si tú supieras lo que realmente nos ha costado hacerlo realidad…” –

Esta frase quedará y deberá quedar siempre dentro de nosotros, oculta entre una parte más del trabajo, formando parte de nuestra labor, de nuestro conocimiento, de nuestra profesionalidad. Como si fuera un misterio.

todo sale bien

Finalmente, aquel estreno de Romeo y Julieta salió a la perfección. Además de ganarse el apoyo Real, William adquirió más experiencia y más conocimientos. A partir de entonces tuvo una nueva motivación, una nueva razón de ser, una nueva musa, una nueva inspiración.

– “Porque ella será mi heroína de todos los tiempos y su nombre será … Viola”. –

Por nuestra parte, sólo nos queda apuntar que, a pesar de las dificultades que se nos presentan a diario debemos seguir luchando, peleando y sufriendo. El esfuerzo merecerá la pena. Nuestros clientes nos lo exigen y apuestan por nuestro trabajo. Somos su esperanza, somos su solución. No lo olvidemos.

Como decía Albert Schweitzer: “Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas”.

Al final, sabremos aplicar nuestros conocimientos en su justa medida.

Al final, usaremos nuestra experiencia para controlar la situación.

Al final, todo saldrá bien.

¿Te gusta el misterio?

¡A nosotros sí!

Jorge Jiménez Suárez

Jul 16, 2015

Concepto directo y sencillo, concepto ganador.

Madrid – Sala de Convenciones Moda Shopping.

Mayo de 1.995 – 13:00h.

Estaba a todo a oscuras y en silencio. Desde la mesa de ponencias se dibujó una silueta característica. Era una persona, que, a pesar del calor que hacía, llevaba puesta la chaqueta. Sentado frente al micrófono, en ese momento, comenzaba a dirigirse a todos los presentes a aquella jornada de Merchandising, Packaging y Escaparatismo organizada por el CENP de Madrid.

– “Hola soy de la agencia Vierka” – se presentó.

– “Antes de comenzar a explicarles por qué he venido aquí, quería mostrarles algo…” –

Seguidamente su sombra se movió. Cogiendo un objeto, lo levantó y lo enseñó a todos los presentes.

De nuevo una nueva silueta. Esta vez, el objeto, sí que nos era familiar.

– “¿Sería alguien tan amable de decirme qué es este objeto? ” – preguntó a la sala.

– “Es una botella de Coca – cola”- la respuesta sonó al unísono.

– “No señores, no. Esto es un envase.” – sentenció.

Es cierto, no era más que un envase.

Esa era la magia del momento, la clave del concepto.

Poder dar una fácil y sencilla explicación de cuál era el motivo por el que estábamos allí. Cuál era la razón por la que esa “sombra” se identificaba con un producto o una marca en particular. O cuál era el motivo del ponente desconocido a la hora de presentarse así.

Logró con mucha claridad, en un simple golpe visual, explicarnos lo que era el packaging.

botella

Fue corta, pero fue una ponencia exitosa, con muy pocos medios, pero con un mensaje corto y sencillo, no nos dejó ninguna duda. Desde el principio tuvo encandilada a toda la sala, y si el inicio sorprendió, el resto de la exposición no nos dejó indiferentes por lo ameno y directo que fue. Fue una presentación rodada de principio a fin.

La dificultad de poder explicar lo que hacemos o a lo que nos dedicamos, a veces, supone un esfuerzo que muy pocas personas son capaces de realizar. Muy pocas personas saben transmitir la esencia de nuestro trabajo o nuestro concepto empresarial. Lo mismo ocurre a la hora de compartir ciertos conocimientos, métodos o tácticas.

Tenemos que tener en cuenta que los medios y las herramientas han cambiado. Como hemos mencionado en anteriores ocasiones, las nuevas tecnologías han facilitado mucho la interrelación de las personas. Todas las formas que tenemos de comunicar hoy en día eran casi impensables en el año 1.995. Pero si hay algo en común entre el antes y el después es que:

Para sorprender se deben cuidar los detalles.

Es cierto, si ahora cuidamos mucho la imagen, la apariencia, la identidad de la marca y la marca personal a través de nuestras redes sociales, nuestra website o nuestras presentaciones, antes, los pocos encuentros a través de conferencias o eventos, debían cuidar mucho el detalle, y en muy poco tiempo debían impresionar, debían encandilar, debían enamorar. Y todo ello para hacerse un hueco en la mente del cliente o el consumidor con un único…

…objetivo: ser recordado.

No sólo debemos explotar las técnicas y las aplicaciones de internet, ante nosotros puede haber multitud de técnicas de presentación o de transmisión o de comunicación que pueden ser más eficaces, que pueden ser más adecuadas, que pueden ser más acertadas. Todo ello para convencer de que tenemos entre manos un proyecto, una campaña, o un producto ganador.

Por ejemplo, hace algunas horas he tenido una reunión con uno de mis colaboradores y hemos tratado en cierto punto de nuestra reunión el conocido tema del “elevator pitch“. Una técnica de presentación de empresas para emprendedores rápida, directa y sencilla, que debe estar muy bien preparada y muy bien dirigida a nuestro target.

Dadas las innumerables oportunidades que podemos buscar o tener, ¿no pensáis que así podríamos generar la ilusión necesaria para apostar a un proyecto ganador?

Sólo debemos hablar sobre ello.

concepto

Otro concepto muy importante que nos dejó el ponente desconocido, esta vez con palabras, fue la anécdota que narró a cerca del escepticismo que mostraba su abuela sobre el hecho de que su nieto, es decir, nuestro ponente desconocido, pudiera ganarse la vida con esta profesión. Su abuela también tenía razón. Es un concepto, que muchas veces, a los profesionales de marketing, nos resulta muy difícil demostrar.

Tristemente no recuerdo el nombre de aquel ponente desconocido del que guardo tan buen recuerdo. Es más, el nombre de su agencia, Vierka, no he logrado encontrarlo por ninguna parte. Aún así, le estaré siempre agradecido. Me enseñó mucho con muy poco.

Gracias, donde quiera que estés.

Como decía Henri Bergson: “Los conceptos están incluidos en las palabras”.

¿Quieres ganar?

¡Hablemos!

Jorge Jiménez Suárez

Jul 9, 2015

Tu decisión, tu obligación, tu responsabilidad.

El peligro aún no había terminado…

En la pantalla del sónar podían apreciar como el tiburón seguía dando vueltas en círculo alrededor de ellos, acechándoles, acosándoles,  como si estuviera esperando su nueva presa.

Ya no había ningún náufrago en el agua, pero…

– “¡Capitán, capitán! ¡Mire ésto!” – le dijo su ayudante.

– “¡De los veintidós pasajeros de la lista de embarque hemos contado diecinueve, incluídos los dos pasajeros que han sido devorados por el tiburón asesino!” –

– “Nos faltan tres…” – dijo el Capitan Lawson.

¿Dónde podrían estar?

Mediante un barrido térmico descubrieron que en el barco hundido, aún se encontraban atrapados los tres pasajeros que faltaban. Debían estar en un espacio en el que una burbuja de aire les permitiera poder seguir respirando.

No les debía faltar mucho tiempo para quedarse sin él. Mientras, sin que lo vieran ni fueran conscientes de su presencia, el tiburón “submarino” les aguardaba.

¿Qué podían hacer?

Sam Lawson, no lo pensó dos veces, había tomado su decisión, debía ir a salvarlos a pesar de poder perder su propia vida en el intento. Para poder lograrlo tendría que echar mano de su experiencia y de su ingenio. La empresa era casi imposible, pero no era lo que importaba en ese momento.

Era su obligación, era su responsabilidad, era lo que tenía que hacer.

decision

Hout Bay, Sudáfrica. Año 2012.

El barco de recreo Joy Ride Boat, con veintidós pasajeros a bordo, sufrió un accidente frente a la costa. Pese a la levedad del mismo, todos los pasajeros cayeron al agua en un lugar lleno de tiburones. Rápidamente saltaron todas las alarmas, dada la situación. En poco tiempo los tiburones que había cerca de los náufrgos desaparecieron para dar paso al triburón asesino, que rápidamente, devoró a dos de los pasajeros.

Los equipos de rescate hicieron todo lo posible por sacarlos a todos de allí y ponerlos a salvo.

Tenían que cumplir su misión.

¿Cuántas veces nos hemos enfrentado a situaciones difíciles y muy complicadas?

¿Con cuántos clientes, personas o compañeros compartimos situaciones de riesgo?

¿Sabemos afrontarlo? ¿Tenemos dudas a la hora de tomar la mejor decisión?

La mayoría de las veces logramos hacer lo mejor para todos sabiendo que tenemos todas las de perder. Pero no importa, la recompensa radica en que los demás consigan salir adelante. Algo muy visto a diario en los continuos sacrificios familiares o profesionales.

Para que alguien disfrute, debe haber otro que trabaje para ello.

No nos sorprenderá que muchos de los que estén a nuestro alrededor, frente a situaciones duras o de riesgo,  no sean capaces de hacer nada y se hagan los despistados hasta que alguien les pida su ayuda o su opinión. Pero ya será tarde, si esa gente no se ha movido y no ha actuado automáticamente se habrá perdido un tiempo precioso.

Ante este tipo de situaciones, que podríamos considerar “marrones“, es donde aparecen los verdaderos trabajadores, los que cumplen con su obligación, los que se responsabilizan, los que se involucran y lideran la acción. Son personas que no necesitan indicaciones para ejecutar y controlar sus acciones. Serán capaces de enlazar y coordinar los trabajos tomando las mejores decisiones. Sabiendo explotar al máximo lo que tienen por poco que sea.

Son personas proactivas.

No tienen tiempo que perder, son valientes, responsables. Generan, dan y mantienen la confianza de los que hay a su alrededor. Y por supuesto, no abandonan a nadie a su suerte, aunque esto suponga “jugársela”.

Son personas de éxito.

Son personas que irán uniendo todos y cada uno de los eslabones que conforman la cadena del trabajo, para que ajuste perfectamente y no se rompa. Para que sea una unidad, para que sea un gran equipo.

 

obligacion

Nunca olvidaré la valentía y el arrojo del capitán Sam Lawson. No sé si fue el sentido de la responsabilidad y el deber lo que le empujó a salvar a aquellas personas con la seguridad y la tranquilidad que mostró en todo momento. Lo que sí dejó claro, es que no tenía otro camino. Era su obligación hacerlo y lo hizo.

Quizá el tener que enfrentarse a situaciones límite, te hace plantearte pocas alternativas. Sobre todo ante situaciones algo más complicadas a la hora de atender las necesidades de un cliente, gestionar un proyecto o liderar un equipo profesional.

Controlar y ejecutar una acción conlleva un alto grado de responsabilidad. Pero ante todo, debemos ser valientes, creer en lo que hacemos y llevarlo a cabo luchando hasta el final. Sin poner en duda, en ningún momento, nuestra oportunidad de tener éxito. Sin poner en duda nuestra experiencia y nuestra capacidad. Sin poner en duda nuestra decisón.

Como decía Steve Jobs“Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida.”

El tiempo cuenta, no lo pierdas.

¿Tienes tomada una decisión?

¡Lánzate!

Jorge Jiménez Suárez

Jul 2, 2015

Nuevos retos, nuevas oportunidades, nuestros consejos.

– “Charlie, ¿no sería increíble abrir una chocolatina y encontrar un billete dorado?” – dijo el abuelo Joe.

– “Pero yo sólo tengo una chocolatina al año” – le respondió Charlie.

– “Daría todo lo que tengo por entrar en esa asombrosa fábrica.” – pensaba el abuelo Joe.

….

Charlie Bucket era un buen niño de origen humilde. Vivía con sus padres y sus cuatro abuelos. Al final de la calle donde vivía se encontraba la fábrica de chocolates Wonka, donde trabajó en el pasado su abuelo Joe. Hace años, la fábrica cerró y todos sus empleados fueron despedidos. Pasados algunos años, la fábrica volvió a abrir, pero los trabajadores no recuperaron sus empleos. Nadie había vuelto a ver al Sr. Wonka, el dueño de la fábrica de chocolates más famosa del mundo.

¿Qué había pasado?

Un buen día, el Sr. Wonka reapareció para anunciar que los cinco niños que encontrasen los cinco billetes dorados ocultos en tabletas de chocolate Wonka, podrían visitar la fábrica, junto con un adulto como acompañante.

Sólo uno de ellos, ganaría un gran premio. Sólo uno de ellos estaba predestinado. Sólo uno de ellos superaría el reto.

Los cuatro primeros billetes ya habían sido localizados. Charlie necesitaba encontrar el billete que faltaba, pero sólo puede permitirse una tableta al año por su cumpleaños. La tableta que compra Charlie no contiene el billete, ni tampoco otra que compra con dinero que le da el abuelo Joe.

Mas tarde, desanimado y abatido, encuentra dinero en la calle y decide comprar otra tableta para probar suerte…y al abrirlo…

¡Ahí estaba!

retos 1

Charlie la había buscado y ya la tenía. Tenía su oportunidad. Había recibido varios consejos de sus mayores y estaba preparado para afrontar el reto de entrar en lo desconocido, la Fábrica de Chocolate Wonka.

¿Qué misterios descubriría?

¿Qué nuevas aventuras correría?

¿Sería todo fantástico como parecía?

¿Cuál era el premio final?

El pasado mes de Abril, tuve la oportunidad de asistir a HEMESIC 2015. En una de las partes centrales de tan fantástico encuentro de marketing, se abordó lo que fue el objetivo principal de mi asistencia a aquella jornada, “Los retos de la economía digital“.

En una gran introducción, llevada a cabo por Joost Van Nispen de ESIC nos hizo reflexionar sobre el futuro digital del marketing a través de tres grandes puntos: retos, oportunidades y consejos.

Retos: vivir un cambio de época, no una época de cambios.

Debemos asumir que vivimos en un tiempo en el que la innovación es muy veloz. Rápidamente debemos adaptarnos a los cambios y anticiparnos al futuro. Interpretar las tendencias y marcar claros objetivos.

Oportunidades: first mover advantage.

Debemos ser los primeros en hacer algo nuevo que nos permita tomar ventaja del resto y que nos diferencie de la competencia a través de las tres “ces”: colaborar, compartir, cocrear.

Consejo: conecta con el cliente.

Tener claro que el poder, ahora, es del cliente. Por lo que para saber que es lo que necesita en cada momento, debemos “hacer, testar y medir“. Eso sí, manteniendo siempre el espíritu de start up, cuidar a los futuros líderes y apostar por la formación continua.

A lo largo de una hora trepidante, otros cuatro ponentes se sumaron a tan amena exposición. Uno a uno fueron compartiendo su experiencia, indicándonos el camino ante futuro previsible y las tendencias. Al igual que Joost Van Nispen, cada uno de ellos, nos expuso tres retos, tres oportunidades y tres consejos.

retos 2

Efectivamente, fue un recorrido fantástico a través de la fábrica. Allí, los Oompa-Loompas harán las delicias, no sólo de los niños, sino también del Sr. Wonka. Y uno a uno, los otros niños, por no aceptar los consejos del Sr. Wonka y por su mal comportamiento, tendrán que abandonar la visita antes de tiempo. Por lo que Charlie es el ganador y Willy Wonka le revela cual es su premio: heredar la fábrica.

De todos aquellos retos que afrontamos en aquella fantástica jornada de marketing, para nosotros, el reto, “puertas afuera” es lograr mejorar la experiencia global del cliente y “puertas adentro”, crecer o morir.

En cuanto a las oportunidades, vemos claro que laas nuevas tecnologías hacen posible otros modelos de negocio que debemos explotar. La tecnología también supondrá una oportunidad para mejorar los procesos internos de las organizaciones, así como la colaboración, la cocreación y la conexión.

Y los mejores consejos: adaptarse, promover el talento y por supuesto, intentarlo.

Como dijo aquel día Carmen García de IBM: “El riesgo está, en no hacer nada“.

¿Aceptas el reto?

Te espera un gran premio.

Jorge Jiménez Suárez