Browsing articles from "diciembre, 2015"
Dic 31, 2015

Nuevo año, nuevas soluciones, nuevas ilusiones.

– “Houston, Houston, tenemos un problema.” –

Jim, Jack y Fred acababan de sobrevivir una explosión en la nave espacial principal que debía llevarles a la luna. Como medida de emergencia se habían desplazado al módulo lunar. Pero tenían otro problema, el módulo estaba diseñado sólo para mantener con oxígeno a dos personas durante 36 horas y no a los tres astronautas durante 96 horas. El aire se estaba saturando peligrosamente, sus vidas estaban en peligro y les quedaba poco tiempo.

Tenían que buscar otras soluciones.

Mientras tanto en Houston los técnicos detallaban las dificultades a las que se enfrentaban. Necesitaban traspasar aire de una nave a la otra, pero…

-“El módulo de mando tiene filtros de aire redondos” –

– “El módulo lunar tiene filtros de aire cuadrados.” –

– “Busquen la manera de encajar un círculo en un cuadrado. Rápido” –

En poco tiempo, los ingenieros de tierra de la unidad de sistemas de la misión Apolo 13, tuvieron que improvisar un adaptador utilizando únicamente los elementos que los astronautas tenían a mano de ambos módulos. Con los medios que tenían: ¿Serían capaces de aportar una buena solución?

No podían fracasar.

ilusiones

El equipo de ingenieros se puso manos a la obra para poder crear el aparato o el medio capaz de hacer lo que necesitaban para salvar la vida de sus compañeros y asegurar el éxito de la misión. Además, debían, posteriormente, transmitir a los astronautas las instrucciones correctas para poder montar el nuevo filtro en tiempo récord y comprobar que funcionara adecuadamente.

¿Quiénes eran aquellos ingenieros de la NASA?

Eran profesionales, provistos de formación, cargados de amor por su trabajo y grandes dosis de ilusión. Era el equipo perfecto para poder improvisar, para poder llevar a cabo una acción tan compleja. Tenían ideas y sabían dar soluciones.

Como en tantas ocasiones, el éxito de una misión o de una determinada planificación, se basa en una correcta sincronización de trabajo en equipo, de una buena sintonía entre personas con los mismos intereses y de una generosa aportación y transmisión de conocimientos. Es verdad, muchas veces los proyectos se tuercen y a pesar de tener una buena planificación, puede haber detalles que se nos escapen por cualquier motivo y terminen perjudicando su correcta ejecución.

Debemos contar con ello.

Pero no queremos decir que siempre haya que improvisar, si no que es una alternativa que debemos tener en cuenta para salir airosos de todas las acciones a las que nos enfrentemos. En nuestro día a día profesional, las empresas, los clientes, prefieren agencias que no les den sorpresas, que cumplan con su trabajo y no les genere contratiempos. ¿De verdad existe alguna así? Lo que sucede es que hay muchas que no son del todo transparentes, nada más.

Por nuestra experiencia, siempre hay algún factor que hace que el resultado pueda variar. Lo que hay que hacer, es: saber cómo controlarlo y saber cómo poder afrontarlo si éste cambia. Siempre se debe ser transparente con los clientes a la hora de realizar determinados trabajos: detallarle lo que puede ocurrir, lo que puede fallar, dónde podemos acertar más y obtener mejores resultados. Debemos basarnos siempre en nuestro conocimiento y en nuestra experiencia.

En la mayoria de los casos, poder aportar ideas y generar soluciones hará posible que nos ganemos la confianza del cliente. Además, gracias a ello, será posible que podamos generar nuevas ilusiones.

soluciones

Se mascaba la tensión del momento y Jim anunció:

– “Houston, el nivel de dióxido de carbono ha bajado a nivel 9 y sigue bajando…” –

Gracias al trabajo en equipo lo habían conseguido. Gracias a su improvisación lo habían logrado. Gracias a poder superar este primer problema, ahora podrían enfrentarse a los nuevos retos que se avecinaban. El acierto les daba mayor seguridad, les generaba mayor ilusión.

No debemos olvidarlo, ante situaciones difíciles y complicadas siempre se puede contar con un equipo de apoyo que sepa reconducir la situación por escasos que los medios puedan parecer. Como cada día, en el nuevo año, esta pequeña agencia seguirá dando nuevas soluciones a todos sus clientes y compañeros de viaje. Seguiremos dando la oportunidad de generar nuevas ilusiones.

Y como dijo el jefe de mando de Houston:”El fracaso no es una opción“.

¿Tienes equipo?

¡Feliz año nuevo!

Jorge Jiménez Suárez

Dic 24, 2015

Navidad, un mensaje de esperanza.

– “Viva la vida, viva la fiesta, viva el amor.” –

– “Cordón Negro, celebra la vida, Cordón Negro celebra la fiesta.” –

Es posible que pudiera recordar otros muchos anuncios mucho más típicos de la Navidad que el de hoy. Pero cada Navidad viene a mi memoria la melodía tan pegadiza de aquel spot del cava navideño inspirado en la novela, varias veces adaptada al cine, como lo fue: “La pimpinela escarlata“.

Novela en la que se narraba la historia de Sir Percy Blakeney,  personaje conocido por sus gustos refinados dentro de la aristocracia británica. Pero que, sin embargo, llevaba una doble vida como salvador de aristócratas e inocentes durante los peores momentos del Terror, posteriores a la Revolución francesa.

La Pimpinela Escarlata, fue la obra pionera de una serie novelas sobre héroes caracterizados por su doble identidad, como Scaramouche, el Zorro, el Tulipán Negro, Dick Turpin, Batman, Superman… etc. Personajes o super héroes que se jugaban la vida desinteresadamente por los demás.

Eran la última esperanza para muchas personas.

esperanza

Todos estos personajes valientes y altruístas, podemos denominarlos héroes anónimos, cuya vida y su aspecto habitual no da pistas sobre su verdadera identidad. Héroes que ponen todo su empeño, su esfuerzo y su valor, en luchar contra el mal, amparar a los más desfavorecidos y acabar con la injusticia.

No sabemos todo lo que hacen por nosotros.

A diario convivimos y trabajamos con personas o profesionales que realizan una labor invisible pero tremendamente efectiva. Bajo su aspecto normal, desempeñando una actividad rutinaria podemos descubrir a auténticos héroes que hacen que la vida de los demás sea mucho mejor o que las expectativas de los que en ellos confían sean cumplidas y superadas con creces.

No es la primera vez que afirmamos que: “para que muchos disfruten, debe haber alguien que lo haga posible“. Y éso sería imposible sin el trabajo y el sacrificio, en muchos casos, de personas que velan por el bienestar de los demás. Aunque muchas veces, llevarlo a cabo, pueda ser un riesgo para ellos.

Un trabajo que deja poso, que marca estilo.

En el mundo digital ya hablamos alguna vez de la importancia de la esencia, del interior, del contenido, de lo que no se ve, pero que deja huella. A través de estrategias y acciones de inbound marketing o de branded content, muchas empresas digitales realizan esta labor a diario. Podemos afirmar que son…

…héroes desconocidos que nadie ve pero que todo el mundo reconoce.

Una dura batalla se libra a diario en las redes sociales y en los buscadores de internet por ganar el espacio adecuado para las marcas. No dejemos de tenerlo en cuenta, no dejemos de valorarlo, no dejemos de trabajarlo.

Aún recuerdo aquel héroe anónimo del que hablamos en la segunda Navidad de este blog. No olvidemos su ejemplo. Al final, todo cuenta, todo vale para algo, por pequeño que parezca. Un pequeño esfuerzo, una mínima acción puede hacer un mundo mejor. No lo dudes, si tú no puedes, siempre habrá alguien dispuesto a hacerlo. Recuerda que al final, todo sale bien.

Nunca pierdas la esperanza.

mensaje de Navidad

La pimpinela escarlata“, por sí mismo, era un mensaje de optimismo para todos aquellos que podían morir en el cadalso perdiendo su cabeza. La recreación que hizo Freixenet con aquellos episodios de Cordón Negro nos transmitieron un mensaje típico de la Navidad, un mensaje de ilusión, un mensaje de esperanza.

Aunque nos gustaría que nos vieran como esos héroes anónimos de los que hemos hablado, las agencias, como muchas empresas, a pesar de la vorágine diaria, debemos transmitir una imagen firme, honesta y transparente para que nuestros clientes mantengan la esperanza de que las cosas se pueden hacer mejor. De que hay personas y equipos que son capaces de hacerlo mejor.

Insistimos, nuestros clientes deben sentir, que depositando su confianza en nuestro trabajo podrán cumplir sus sueños, podrán mantener la ilusión. Podrán creer que la suma de su esfuerzo, nuestro trabajo y nuestra experiencia les producirá óptimos resultados en el futuro que les haga revivir, sentir, volar.

Un sentimiento perfecto para la Navidad.

Como dijo Emily Dickinson: “La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma y canta sin parar.”

¿Cantamos?

¡Feliz Navidad!

Jorge Jiménez Suárez

Dic 17, 2015

Comunicar, convencer, respaldar.

– “…a no ser que encontremos algo nuevo. Alguien que tenga firmes convicciones.” –  le dijo Marvin.

– “Es muy difícil.” – contestó Bill.

– “Alguien capaz de pasarse un año diciendo a la gente lo que considera importante.” – insistió Marvin.

– “Eso no se lo cree nadie. Y menos en una campaña política” – ironizó Bill.

– “A mí me parece que sí” – concluyó Marvin.

Bill McKay, era un joven abogado especialista en derecho civil, en la asistencia legal y en defender causas ecológicas. Un día, Marvin Lucas, le ofrece participar en las elecciones para ocupar un puesto en el Senado de los Estados Unidos por el Partido Demócrata.

Bill era hijo del líder del partido en California que una vez llegó a ser el gobernador del Estado. Pero Bill nunca había vivido la política desde dentro.  La carrera de su padre nunca le importó mucho.  Hasta ese momento había vivido sin conocer de verdad lo que suponía ser político.

Pronto descubrirá que lo único que cuenta en el mundo de la política es alcanzar el poder.

Pero allí estaba, había aceptado la oferta de Marvin y era el candidato. Él era una persona idealista por lo que, a partir de ese instante,  diría todo lo que pensaba para comunicar su propuesta, para convencer a la gente, para que le pudieran respaldar con sus votos.

Esa era su gran ventaja. Además, sabía que no tenía ninguna posibilidad de ser elegido…

respaldar

– “¿ O sea, puedo decir lo que quiera, hacer lo que quiera e ir a donde me parezca?” – preguntó Bill.

– “Exacto. Esta es la garantía” – dijo Marvin, dándole una caja de fósforos donde se podía leer:

Perderás

– “¿Perderé?” – preguntó con sorpresa Bill.

– “Sí, señor. Con que… ¿Por qué te preocupas? Eres libre McKay, no puedes ganar, así que dí lo que se te antoje. La cosa quedará entre tú y el público. La cuestión es si te interesa hacer el papel.” – argumentó Marvin.

– “La cuestión es si merece la pena.” – dijo Bill tras pensarlo detenidamente.

Ya estaba en marcha, tener la libertad de hacer y decir lo que quisiera le habia servido para trabajar con ilusión. A partir de ahora haría lo posible por transmitir sus ideas acerca de lo pensaba de todo lo que le rodeaba. Aunque en el fondo…

…realmente, no sabía lo que quería.

Estamos en periodo electoral y todos los políticos recorren el país para extender su mensaje y sus ideas.  En estos días ocupan con su campaña los diferentes medios de información. Necesitan comunicar con sus votantes, convencer a los indecisos, solicitar su apoyo, su respaldo y su voto.

A pesar de lo que podría suponer internet y las redes sociales para todos los candidatos, una vez más, los medios generalistas como la televisión, la radio o la prensa escrita, son los que mayor repercusión están teniendo. Si nos fijamos mejor, podemos ver que los partidos tradicionales son los que más se mueven por estas medios. Y los nuevos partidos, los llamados “emergentes” tienen su hueco a través de internet y las redes sociales. Es más, han tenido gran aceptación entre los usuarios.

¿Quién está utilizando el canal adecuado?

El otro día me enviaron un artículo de Maxim Huerta en el que exponía como la gran mayoría de los votantes de España no suelen acceder a internet ni tienen cuentas o perfiles en las redes sociales. Estas personas, buscan informarse a través de los medios tradicionales y generalistas. Y ahí es donde encuentran mayoritariamente a los partidos tradicionales.

Me pareció un artículo bastante acertado, pero no del todo válido.

Las redes sociales han dado la oportunidad a que los usuarios se acerquen más a la política, opinen y expresen lo que realmente les importa. Se buscan respuestas, claridad, transparencia y concreción. Conceptos que no se pueden dar de forma instantánea en otros medios.

Es indudable además, que las redes son la vía de comunicación que más utiliza el publico joven, que en el futuro serán adultos y por supuesto, votantes experimentados. Así como los nuevos jóvenes se irán incorporando, los medios generalistas deberán seguir buscando la manera de seguir interactuactuando con el público. y las redes, mayoritariamente el Twitter, a día de hoy,  ya están complementándolos.

Por otro lado, la asistencia a ciertos programas de los candidatos en los medios generalistas han suscitado todo tipo de opiniones y controversias. Tanto por su asistencia como por su no participación. Hay programas de gran audiencia que no han sabido aprovechar los candidatos o no han sabido sacerle el provecho necesario.

Quizá los votantes busquen otro tipo de contacto, otro tipo de experiencia con aquellas personas que aspiran a gobernar un país. Por lo que nunca se debe rechazar ninguna vía de comunicación para poder darse conocer y que les puedan respaldar en un futuro.

Es el momento de buscar otros caminos, es el momento de cambiar.

convencer

– “Marvin, ¿qué vamos a hacer ahora? – preguntó McKay

– “¿Qué?” – contestó Marvin.

– “Ya soy senador. ¿Y ahora qué?” – le preguntó de nuevo.

– “¿Qué? – dijo Marvin, incrédulo.

Efectivamente, Bill McKay se había dedicado a hacer y decir todo aquello que quiso, pero no tenía un plan, ni un equipo. El futuro así era incierto, acababa de descubrir que tendría que seguir improvisando. No sabía lo que tenía que hacer. Las dudas le asaltaban. ¿Era ésto lo que quería? ¿Era lo mejor para los votantes que le habían dado su confianza? ¿Saldría airoso de esta situación?

Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de votar, de depositar la confianza en una serie de personas y equipos de personas que esperamos que puedan llevar a cabo planes o programas que han repetido en sus discursos y en sus mítines a lo largo de la campaña. Al igual que a nuestro nivel personal y empresarial, debemos seguir buscando la unión de todos para poder comunicar, convencer y respaldar las ideas que creemos que deben ser las adecuadas para crecer, para mejorar, para prosperar.

Esperemos, en este caso, que sepan lo que deben hacer.

Como dijo J. Donoso Cortés: “Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos”.

¿Tienes ganas de unirte?

Hagamos que merezca la pena.

Jorge Jiménez Suárez

Dic 10, 2015

Gestiona tus datos, mejora tus resultados.

Berlín.

4 de Agosto de 1.936.

Long, le había estado observando en sus dos saltos anteriores y se aproximó a él.

-“No arriesgues tanto. Las condiciones de la pista son favorables para un buen salto” – le dijo.

-“¿Cómo dices?” –  Contestó Owens.

-“Sí, mira. Inicia el salto veinte centímetros antes y asegura la marca mínima para clasificarte.”-

Jesse siguió el consejo de Luz y logró clasificarse en su último salto para la final.

Jesse Owens y Luz Long se disputaron la medalla de oro en la final. Owens, con un gran salto de 8 metros y 6 centímetros obtuvo el triunfo. La reciente amistad de ambos no gustó mucho a los compatriotas del alemán y produjo, igualmente, poco efecto en los compatriotas del norteamericano. Luz Long unos años después sería enviado a la guerra, en primera línea. Jesse Owens, a pesar de batir todos los records y ganar cuatro oros olímpicos, no fue ni siquiera recibido por el presidente de su país.

En la última carta enviada por Luz Long a Jesse Owens, dice:

“Mi corazón me dice que quizás esta sea la última carta que escriba en mi vida. Si así fuera, te ruego que hagas algo por mí. Cuando la guerra acabe, por favor, viaja a Alemania, encuentra a mi hijo y explícale realmente quién fue su padre. Háblale de los tiempos en los que la guerra no logró separarnos y dile que las cosas pueden ser diferentes entre los hombres de este mundo. Tu hermano, Luz”.

resultados

Aquella inesperada ayuda en la competición fue el comienzo de una nueva relación de confianza entre dos grandes figuras del atletismo del momento. Jesse Owens y Luz Long, a pesar de las circunstancias que les tocó vivir y de pertenecer a dos mundos tan diferentes, mantuvieron su amistad, no sólo hasta el final de aquellos juegos olímpicos, sino hasta el final de sus vidas.

En aquel estadio olímpico, Luz Long había estudiado a su contrincante, y a pesar de competir con él, supo identificar qué es lo que debía hacer para que sus resultados fueran óptimos y lograra sus objetivos. No tuvo ningún reparo en compartirlo con él y ganarse su confianza y su respeto. Aún sabiendo que podría perder.

Le había observado, le había analizado y había sacado lo mejor de él.

El pasado mes de Octubre, durante mi asistencia al Manager Bussines Forum, en otra de las grandes ponencias a las que tuve la oportunidad de asistir, tuvo lugar una tertulia muy interesante en la que tuve la oportunidad de conocer a una profesional del mundo de la analítica: Gema Muñoz de El Arte de Medir.

Además de otros contertulios con los que compartía sus experiencias y puntos de vista, nos destacó la relevancia de de conocer siempre al cliente en profundidad. Saber distinguir sus puntos débiles y sus puntos fuertes. ¿Por qué?

Porque debemos introducirnos en la cultura de datos.

Conociendo todos los datos de un cliente: lo que hace, cómo lo hace, por qué, dónde acierta, dónde falla, qué le sobra, dónde suele ir, qué suele hacer, qué es lo que más le gusta, etc, tendremos mayor probabilidad de éxito a la hora de ganarnos su confianza. Debemos empatizar con él para poder aconsejarle, ofrecerle o aportarle una solución a su carencia, problema o necesitad. Y no sólo debemos recopilar toda esta información, si no saber aplicarla o darle utilidad para que nos beneficie y para que sea provechosa para todos.

Porque los datos deben servir para cambiar las cosas.

Los datos, su análisis y su gestión nos deben ayudar a algo muy importante, a tomar decisiones. Es decir, a la toma de decisiones correctas y con garantía de éxito.

gestion de datos

Muchos años después, en 1964, Luz Long, se convertiría en el primer deportista en recibir a título póstumo la Medalla Pierre de Coubertin otorgada a aquellos que hayan mostrado su espíritu olímpico y deportivo durante la celebración de unos Juegos. También Jesse Owens tuvo su reconocimiento, en 1.955 fue nombrado Embajador de los Deportes en su país. Se lo habían merecido.

Las agencias,  al igual que las personas, debemos mantener siempre la inquietud de observar y analizar las cosas que suceden a nuestro alrededor. Debemos estar alerta y descubrir, en la medida de lo posible, qué pasa y por qué. Es la forma que tenemos de saber cómo mejorar las cosas con las que a diario convivimos o trabajamos. Para nosotros, este proceso debe basarse en un esquema muy sencillo:

Gestión de datos ⇒ Decisiones acertadas ⇒ Mejores resultados

Como dice Gema Muñoz:”Desde que se cronometran las carreras, se corre más rápido

¿Necesitas gestionar tus datos?

Mide, decide y mejora tus resultados.

Jorge Jiménez Suárez

Dic 3, 2015

Branding, haz que tu producto hable.

Ante la atenta mirada de Mikey, James le preguntó:

– “¿Te gusta el mundo exterior? Es raro, ¿verdad?” –

– “Te pasas nueve meses intentando salir y el resto de la vida queriendo volver ahí dentro.” –

Y qué iba a decir él, si sólo era un bebé…

Mollie había cometido…¿un error? Se había quedado embarazada de un cliente suyo, Albert, al que le llevaba la contabilidad. Al nacer Mikey, es reconocido por su padre biológico. Gracias a ello, Mollie tendrá una ayuda económica para criarlo, pero el niño no tendría a su lado la necesaria figura de un padre.

A partir de ahora, Mollie, tendría que multiplicar sus funciones o buscar una ayuda que se le resiste. Pero, durante el embarazo, había conocido a James que trabajaba como taxista para pagarse sus clases de vuelo para ser piloto. Además, James, necesitaba un domicilio fijo para que su abuelo no fuera expulsado de la residencia en la que vivía.

¿Serían capaces de entenderse?

Mikey necesitaba un papá. Debía hacerse entender.

Molly necesitaba una ayuda con Mickey. Debía buscar una pareja estable.

James, necesitaba un hogar. Debía madurar para ser lo que ellos necesitaban.

Todos tenían algo en común, tenían que hablar.

Algo tan habitual en nuestro día a día personal y profesional. Aunque a veces no es fácil conseguir.

La semana pasada tuve la oportunidad de repetir visita al evento Impulsando Pymes. El año pasado no pude asistir y me quedé con muchas ganas de hacerlo ya que el año anterior, en 2.013, sí lo hice y me llevé muy buena impresión. Y de nuevo, me aportó mucho más de lo que podía esperar.

Fueron dos trepidantes horas completas de presentaciones de las que me quedé con tres ponencias de tres empresas colaboradoras: JDecaux, Mercedes y ESIC, siempre ESIC.

En la exposición sobre nuestro conocimiento acerca del cliente por parte de JDecaux, apostaban por que los empresarios pusiéramos siempre los cinco sentidos en nuestros clientes y saber aprovechar las oportunidades que esta acción nos podía brindar, para transmitir la confianza necesaria a nuestros clientes. Nos mostraron como ejemplo, el cartel que pusieron de una empresa funeraria, “ultimoviaje.es“, junto al hospital de Murcia.

Entonces, Mercedes, hizo su aparición aceleró y puso “la directa” al hablar de la importancia que tiene la innovación, la movilidad y el servicio para la imagen de una empresa. Porque “una imagen vale más que mil palabras“. Y estos tres conceptos son básicos en la mayoría de los negocios.

Por último, Jean Marc Colanesi de ESIC, nos puso de nuevo los pies en la tierra. Nos habló primero de la importancia que tienen las marcas. Primero, porque hay que enseñar a los consumidores a comprar. Es decir, si tenemos un producto, por sí solo, no nos dice nada, pero si le ponemos una marca, el producto puede transmitir lo que es y para qué sirve. La marca no es simplemente una etiqueta que se pega al producto, la marca hace de intermediario entre el producto y el consumidor.

El producto es mudo y la marca, habla.

Y lo segundo que nos argumentó Jean Marc, fue, que hace algunos años, para las empresas y las marcas bastaba con tener notoriedad. Pero ahora es más importante la reputación de la marca, el branding o todas las acciones que hacen posible que la marca, por sí sola, explique qué es el producto, para qué sirve y a quién le conviene adquirirlo o usarlo.

La marca debe generar confianza.

Sí, los medios tradicionales ya no transmiten el mensaje que la marca quiere dar. Los consumidores utilizan otras vías para compartir su experiencia. Ya no se creen las “bondades” que desde las marcas se les da. Sólo atienden a lo que les dice su comunidad, su par, su referencia de confianza. Como dice Jean Marc las personas se informan a través de las opiniones y las experiencias que relatan las personas a través de las redes sociales, los blogs o los foros de opinión. Tengámoslo en cuenta.

Branding, el producto no posiciona, la marca sí.

Mikey, al final, consiguió el padre que anhelaba tener. Gracias a James había podido “hablar”. Mollie la pareja estable que necesitaba a su lado. James maduró lo suficiente para ayudar y querer a ambos. Todos formarían parte de algo más grande e importante: una nueva familia. A partir de ahora sería una etiqueta que hablara por sí sola.

A través de las herramientas de branding debemos cultivar la marca. Debemos asignar el valor necesario a la marca como algo imprescindible en nuestra comunicación, deben ser los intermediarios entre cliente y consumidor. Pero las agencias deben ser también intermediarios para crear y generar cultura de marca. No olvidemos que el sentirse identificado con una marca, bien gestionada, generará beneficios a todos los que trabajen con ella y a todos los que se sientan identificados con ella como parte de su comunidad.

Como dice Andrés Pérez Ortega:  “Tu marca tiene sentido si aportas a los demás

¿Quieres que tu marca hable?

Aportemos algo más.

Jorge Jiménez Suárez