Browsing articles from "noviembre, 2016"
Nov 18, 2016

Un aniversario, una despedida.

“Nunca creí que un poco de sombra pudiera darme tanta felicidad. Que unas cuantas herramientas, un balde, un cuchillo, un lápiz, se convirtieran en mis mayores tesoros. Aunque, saber que Richard Parker estaba ahí, me daba paz” –

“En momentos como éstos, caigo en la cuenta de que él tiene tan poca experiencia en el mundo real como yo. Los dos nos criamos en un zoo con el mismo maestro. Ahora huérfanos, esperamos juntos a nuestro maestro supremo.”

“Sin Richard Parker, a estas alturas, yo estaría muerto. Mi temor hacia él me mantiene alerta. La obligación de atenderle da sentido a mi vida.”

Reflexionaba en su balsa de pesca el joven Pi.

Sin duda alguna estos pensamientos, estos sentimientos, son los que salvaron la vida de Pi en aquella penosa travesía por su supervivencia. El barco en el que viajaba junto a sus padres y su hermano en busca de una nueva vida había naufragado. Lo había perdido todo y poco era lo que le mantenía ocupado. Pero a pesar de la compañía de aquel tigre de bengala estaba en la más absoluta soledad y …

… necesitaba tomar una nueva dirección para su vida.

despedida

– “¿Sabes? Mi padre tenía razón. Richard Parker no me consideró su amigo.” –

– “Después de todo lo vivido, ni siquiera me miró.” – Prosiguió con tristeza.

– “Pero cuando me miraba, quiero creer que en sus ojos había algo más que mi propio reflejo.” –

– “Sé que es así. Lo notaba. Aunque no pueda demostrarlo.” –

A pesar del consejo de su padre, el joven Pi siempre creyó que cuidando y alimentando al tigre, este le apreciaría y le valoraría. Pero se equivocaba. Durante su odisea, a pesar de sus esfuerzos para ganarse su “amistad”, tuvo que mantenerse fuera de la barca de salvamento para poder conservar su vida ante un posible ataque del animal. A pesar de cuidarle, darle de comer y de salvarle, no le concedió un mínimo gesto de agradecimiento y cuando llegaron a una orilla segura…

…se marchó sin darle la más mínima despedida.

Situación que puede ser muy común en nuestra vida, si lo comparamos con algo cercano, que día a día alimentamos con ilusión, pero que a la vez, con el tiempo, nos puede dañar. Como un proyecto, un trabajo, la familia o tu pareja. Quizá hemos luchado y agotado nuestros esfuerzos en algo que nos ha mantenido ocupados y nos ha dado algunas satisfacciones. Quizá nos hemos equivocado o simplemente hemos trazado un rumbo erróneo que nos ha llevado por una ruta o un camino no deseado.

Como puede suceder con este blog.

Aún recuerdo la ilusión con la que escribí la primera entrada. Atrás quedó aquel sencillo post inicial mas cargado de buenas intenciones y sensaciones que de contenidos de utilidad. ¿Qué queda de aquello que escribí entonces? ¿Hasta dónde nos han llevado las nuevas tecnologías? ¿De verdad ha cambiado el mundo? ¿Dónde quedó la “Primavera Árabe”? ¿Cómo han evolucionado las redes sociales, el marketing y la publicidad?

En estos cuatro años ha cambiado todo.

Nuestra vida ya no es la que era. Nuestro trabajo o nuestra empresa ya no es el que era. Nuestros proyectos ya no son los mismos que eran. Nuestra familia, pareja o amigos ya no son los que eran. Todos han evolucionado, se han adaptado, se han renovado e incluso muchos, se han reinventado, como bien dijimos aquel 20 de Noviembre de 2.012 y mantuvimos en años posteriores. Al igual que dentro de unos años, lo que tenemos ahora, tampoco será igual.

En referencia a nuestra profesión, al marketing, todo ha sido una revolución. Hemos saltado del mundo offline al mundo online y nos hallamos inmersos dentro de él, mientras damos pasos agigantados hacia el marketing cognitivo y la inteligencia artificial. Hemos pasado de hacer marketing en un mundo tradicional a hacer marketing en un mundo digital. Sencillamente, en estos últimos años hemos pasado de…

… quién se ha llevado mi queso a la transformación digital.

aniversario-despedida

– “He dejado atrás muchas cosas: a mi familia, el zoo, la India, a Anandí ” –

– “Supongo que, la vida, al final, se convierte en un acto de renuncia…” – Dijo Pi.

– “Pero lo que causa el mayor dolor es no tener un momento para la despedida.” –

Aunque es un motivo de alegría celebrar nuestro cuarto aniversario del blog, a la vez es triste porque nos toca renunciar a él. Después de cuatro años ininterrumpidos publicando semanalmente, salvo el descanso estival, ciento ochenta y dos entradas después, hemos llegado hasta aquí, mucho más de lo que podíamos haber imaginado. Lo más curioso es que aún nos quedan muchas cosas por vivir, muchas cosas por experimentar y muchas cosas que contar.

Pero no seguiremos utilizando esta vía de comunicación y de interactuación con todos vosotros. Las circunstancias personales y profesionales mandan. Hemos llegado a la meta, no como hubiéramos querido, pero ha llegado nuestro momento de renunciar a escribir el blog de manera indefinida. Pero no queríamos irnos sin deciros adiós o sin tener el detalle de escribiros esta triste despedida.

Muchas gracias por estar ahí estos cuatro años.

aniversario-blog-hgm-marketing

– “De pronto vi cómo acabaría mi vida si me quedaba allí: solo y olvidado” –

– “Tenía que volver al mundo, aunque… me costara la vida.” – Siguió narrando el adulto Pi.

A pesar de haber llegado a aquella isla en medio del Pacífico donde tenían comida, agua, tranquilidad y seguridad, el joven Pi, se dio cuenta de que todo aquello era efímero y podía ser más peligroso que volver a reanudar su viaje a tierra firme. Tenía que continuar con su vida. Se merecía algo más.

No queremos decir que todo este tiempo os hayamos estado contando la historia del salvamento de un naufragio. Si no que, simplemente, hemos llegado a la orilla de un viaje que comenzamos hace cuatro años y que a partir de ahora no se verá reflejada aquí como lo hemos venido haciendo y como nos habría gustado seguir haciendo. Hemos sido testigos todo este tiempo de este proceso de transformación y a partir de ahora serán otros los que nos lo cuenten. Para nosotros…

… es hora de empezar con otras aventuras.

¿Nos echarás de menos?

¡Muchas gracias por estar ahí!

Jorge Jiménez Suárez

Nov 11, 2016

Experimentar con tus errores, con tus aciertos.

– “¿Dr. Frankenstein?” – Le preguntó Igor, apareciendo tras la niebla.

– “Fronkostin” – Contestó Frederick.

– “¿Me toma el pelo?” – Insistió.

– “No. Se pronuncia Fronkostin” – Aseguró.

– “¿Dice usted también: Frodorick?” – Preguntó Igor.

– “No. Frederick” – Respondió de nuevo el Doctor.

– “¿Y por qué no es Frodorick Fronkostin?” – Interpeló con guasa.

– “Porque no. Es Frederick Fronkostin.” – Aseveró el científico.

– “Muy bien” – Rindiéndose Igor.

– “¿Usted debe ser Igor?” – Preguntó Frederick.

– “No. Se pronuncia Aigor” – Rápidamente respondió el jorobado.

Entre rayos y tinieblas, es como el Dr. Frankenstein conoció a su nuevo sirviente. Acababa de heredar una propiedad en Transilvania y tenía que decidir qué hacer. Si aceptar la herencia y continuar con los experimentos de su abuelo o volver a Estados Unidos.

Decidió experimentar.

Inspirados por los diarios de su abuelo, Frankenstein intentará revivir el cuerpo de un criminal ejecutado. Pero algo ha salido mal. Por lo que el Doctor, decide transferir algo de su intelecto al “monstruo”. Debido a esto, se vuelve capaz de razonar. ¿Adquiriría alguna cualidad más?

aciertos-errores

El Dr. Frankenstein, como buen investigador necesitaba conocer el misterio de la vida. Y nada mejor para lograr su objetivo que iniciarla en un cuerpo que la hubiera perdido y que contuviera parte de sus conocimientos, de su vida, de su experiencia. Y también de sus peculiaridades y sus manías…

Debía transmitirle su esencia.

Como todo lo que hacemos en nuestra vida personal y profesional, lo que hacemos, siempre lleva nuestro toque personal, nuestro estilo, nuestro sello, nuestra huella. Nuestra experiencia es un cúmulo de aciertos, errores, cualidades y multitud de pruebas superadas con el tiempo. Todo ello debe ofrecerse a los demás y a nuestros clientes como un valor añadido de lo que somos, de lo que hacemos.

Debemos transmitir nuestra experiencia.

Como ya comentamos en entradas anteriores, el pasado mes de Octubre asistimos al evento: Manager Business Fórum. En él como en anteriores ocasiones tuvimos la oportunidad de escuchar y aprender de todas las ponencias y mesas redondas que se organizaron. El tema central no era otro que el de la transformación digital que estamos viviendo y que debemos aplicar a nuestra vida y a nuestra actividad profesional.

Al igual que este evento, el conjunto de todas sus partes, dan forma a una completa agenda. Todas sus componentes,  fueron transmitiendo las mejores pinceladas de lo que deben hacer las empresas para aplicar y verse beneficiado por una correcta transformación digital. Básicamente nos quedamos con éstas:

  • “El marketing debe liderar la transformación digital” (Fernando Rivero)
  • “La presencia digital no es transformación digital” (Tristán Elósegui)
  • “Para hacer marketing son necesarios los datos” (Ignacio Ayerbe)
  • “El usuario tiene el control, la calzada no hace camino” (Juan Gasca)
  • “Hay que vender en el lugar adecuado” (Víctor Prim)

Como dijo Fernando Rivero, todos ellos hicieron hincapié en la importancia de que sea el departamento de marketing o los profesionales de marketing, los que, junto al departamento comercial, lideren ese cambio, esa transformación necesaria. Y otra máxima que debían cumplir era la de conocer a tu cliente, escucharlos y estar presente allí donde ellos estén e interactúen.

En definitiva, todos ellos, nos aconsejaron que tenemos que medir la temperatura de nuestros clientes y de todos aquellos que nos acompañan. Aunque antes debamos experimentar con ellos para saber realmente lo que les satisface. Como dijo aquel día Luis Asenjo:

“Debemos analizar, para tocar”.

experimentaSacando el féretro de la tumba, el Doctor Frankenstein exclamó:

– “¡Que trabajo tan asqueroso!” – 

– “Podría ser peor.” – Dijo Igor.

– “¿Cómo?” – Preguntó Frederick.

– “Podría llover.” – Contestó Igor, mientras se desataba la tormenta…

….

Frederick Frankenstein, junto con Igor y su ayudante de laboratorio , repitió el experimento que hizo famoso a su abuelo. Logró darle vida a una persona formado por partes de cuerpos diferentes. E intentó darle parte de su esencia para dotarle de mayor capacidad. Con ello, pudo compartir el misterio de la vida, lo que le proporcionaría un éxito inesperado.

Nunca dejaremos de intentar, de probar, de experimentar todo lo que creamos que puede funcionar, sin miedo a equivocarnos. Nuestros errores, a buen seguro, se convertirán en futuros aciertos. Sólo debemos ser perseverantes hasta que consigamos, que lo que probemos, sea verdaderamente de utilidad para nuestros clientes. Y por supuesto, nunca dejaremos de estar en contacto con todas aquellas personas que nos rodean. Nunca dejaremos de hacer lo necesario para conocer a nuestros clientes y saber lo que realmente necesitan.

Como dice Woody Allen: “Si no te equivocas de vez en cuando, es que no lo intentas.”

¿Lo intentamos?

¡Vamos a experimentar!

Jorge Jiménez Suárez

Nov 4, 2016

En busca de alternativas, en busca de la felicidad.

Apoyados en la valla de la cancha de baloncesto animó a su hijo:

“¡Eh! Nunca dejes que nadie diga que no puedes hacer algo, ni si quiera yo. ¿Vale?” –

– “Vale.” – Contestó extrañado Christopher.

– “Si tienes un sueño, tienes que protegerlo.” – Insistió Chris.

– “Las personas que no son capaces de hacer algo, te dirán que tú tampoco puedes.” –

– “Si quieres algo, ve por ello. Y punto” – Finalizó.

Recogieron sus cosas y prosiguieron su camino.

Estaban solos. Cris lo había perdido casi todo, su mujer, su casa, su negocio. La vida se le había complicado y su suerte parecía que no iba a cambiar. Cada vez que lograba sobreponerse recibía otro golpe. A pesar de ello, decidió seguir luchando por salir adelante.

Un día conoció a una persona que, saliendo de su trabajo, irradiaba felicidad. Quiso ser como él. A partir de ese momento hizo lo imposible por buscar lo mismo para él y para su hijo. Haría lo posible por cumplir su nuevo sueño: ser corredor de bolsa. Sólo tendrían que dársele bien los números y las personas. Pero el camino no sería fácil, sería aún más duro de lo que pensaba, pero…

…merecía la pena intentarlo.

felicidad

Chris se tuvo que enfrentar a muchas dificultades: no tener casa, no tener dinero, no tener ayuda y cuidar de su hijo, a la vez que estudiaba por las noches, todo lo aprendido en sus nuevas prácticas en la empresa que esperaba que fuera su seguro de vida.

No había perdido nunca la esperanza ni la confianza en sí mismo. Había logrado sobreponerse a aquel negocio que él pensó que sería lo mejor de su vida y que acabó arruinándole. Había visto que tenía que plantearse un nuevo rumbo, abrir un nuevo camino y cambiar de vida. Tenía que reinventarse.

Tenía que transformarse.

Al igual que nos sucede a todas las personas y a todos los profesionales que vivimos estos trepidantes años de cambio y evolución constante. Nuestra vida es una constante adaptación a los acontecimientos y al paso de las diferentes etapas. Nuestro trabajo es una continua sincronización con las tendencias, con los gustos de los consumidores y las necesidades del mercado.

En el aspecto empresarial tenemos que estar más cerca que nunca de nuestros clientes, usuarios y seguidores. Esto no quiere decir que simplemente abramos canales de comunicación para atenderles. Debemos compartir los momentos y compartirlos de igual a igual, empleando las mismas herramientas que demandan. Por lo que, si es necesario, debemos apartar aquellas actividades que han quedado sin uso o han quedado obsoletas, para potenciar y dirigir nuestro esfuerzo allí dónde realmente se garantizará el fruto de nuestro esfuerzo. Debemos realizar una nueva transformación…

…una transformación digital.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de asistir, una vez más, a Manager Business Fórum donde Rafa Muñiz nos recordó que: “No estamos viviendo una etapa de cambios, si no un cambio de etapa”. Es cierto, lo que teníamos hace cinco años ya no vale y lo que tenemos ahora, tampoco valdrá en otros cinco.

También dijo que: “la naturaleza es sabia, tenemos dos orejas y una boca. Por lo que debemos escuchar más y hablar lo necesario”. Y es por eso, por lo que debemos siempre mantener o intuir, prever o tener en mente, la visión de aquello que nos pueda garantizar la felicidad en un futuro.

Como hemos dicho muchas otras veces:

Debemos estar mas cerca de la visión que de la misión.

alternativas

Chris Gardner, finalmente, logra su objetivo: un puesto de trabajo que le garantizará su futuro. Por muy difícil que pudiera ser al principio, Chris nunca se rindió, trabajó duro para alcanzar su sueño y lo consiguió. Busco una alternativa y encontró la felicidad.

En esta pequeña agencia somos conscientes de lo difícil que es cambiar el modo de actuar, de trabajar o de vivir tal como lo hemos estado haciendo hasta ahora. Pero también somos conscientes de que el impulso digital, la transformación digital, es un cambio, una evolución, una adaptación necesaria para nuestra vida cotidiana, y, por supuesto, para la realización de nuestras actividades profesionales. Todos debemos buscar nuestro camino para ser más competitivos, más eficientes, más digitales.

Como dijo Chris Gardner: “Yo soy una persona que si preguntan algo y no sé la respuesta, contesto que no la sé. Pero por lo mismo, si sé cómo encontrar la respuesta, ten por sentado que encuentro la respuesta“.

¿Buscas respuestas?

¡Las encontraremos!

Jorge Jiménez Suárez