12 May, 2016

Analizar, ceder, dar ejemplo.

– «Pero si tu estuvieras en mi lugar habrías dicho algo.» – dijo Jerry.

– «Que no se te olvide nunca. No seas imbécil» – le dijo Rocky.

A partir de ese momento sus destinos serían diferentes.

Rocky y Jerry eran un par de pillos en su juventud. Después de ser perseguidos por robar unas estilográficas en un vagón de tren, Jerry consigue huir pero Rocky es detenido. Sus destinos a partir de entonces serían opuestos. Gracias a la decisión de Rocky, Jerry no se vería implicado en el robo. En el futuro abrazaría la religión católica y se convertiría en el padre Connolly. Pero Rocky se pasaría años entrando y saliendo de la cárcel convirtiéndose en un famoso gánster.

A partir de entonces, la misión del padre Connolly es salvar de la delincuencia a los jóvenes del barrio. Pero lo tiene muy difícil, Rocky es el ídolo de todos ellos. Jerry hará todo lo posible por que los chicos no pasaran por lo que él había sufrido en su infancia y se convirtieran en alguien como su viejo amigo.

En el fondo eran como ellos, eran…

… Ángeles con caras sucias.

ejemplo hgm marketing

Rocky es detenido de nuevo por asesinato, pero esta vez es condenado a muerte en la silla eléctrica. Está empeñado en seguir siendo el duro gánster que es y mantener su reputación hasta el final. El padre Connolly hará lo posible para que ceda y no de mal ejemplo a sus chicos. Le pide que analice, si el desarrollo de su vida, es el que quiere que sea en el futuro el modo de vida de los chicos del barrio.

Rocky tenía que dar ejemplo, ¿pero cuál?

A veces, ganarse la confianza de otras personas es sólo cuestión de mantener firme tus ideas, otras, de simpatía, y otras, de apertura, de sinceridad. Como en nuestro ejemplo de hoy, podemos llegar a tener seguidores o fans de nuestras acciones. Podemos encontrarnos con personas que aprueban lo que decimos y lo que hacemos. O al contrario.

Siempre hemos dicho que «lo auténtico vende» y cuando una persona lo es, se muestra y actúa como es, es más probable que triunfe y que tenga un reconocimiento mayor que aquellos que no lo son. Lo mismo que un profesional que no oculta los pros y los contras de una determinada acción o de un determinado trabajo.

Ambos casos generan confianza.

Por otro lado, todos tenemos o hemos tenido modelos equivocados o acertados a nuestro alrededor. Están cerca de nosotros, en el día a día, en nuestro trabajo, en nuestra casa, en los medios o en las redes. Son estereotipos creados por el momento y a los que es difícil oponerse. Son modas, tendencias que se han traído consigo a gurús, influencers o nuevos líderes de opinión.

Muchos empresas o clientes nos solicitarán hacer las cosas como los nuevos entendidos dicen o hacen, con sus fórmulas mágicas  que dan unos fantásticos resultados. Nosotros tenemos que saber distinguir las cosas realmente efectivas y susceptibles de ser realizadas. Y debemos dar una visión más completa para tomar la mejor decisión ante la insistencia de nuestros clientes.

¿Cuál será camino correcto?

Lo correcto es seguir tus propias sensaciones, mostrar a tus clientes que los profesionales del momento, están para el momento, pero que un verdadero profesional estará siempre en su puesto haciendo lo mejor para él, aunque tenga que ceder. Y por supuesto, ser firmes, apoyarnos en nuestra experiencia y en nuestra profesionalidad. Mostrar todo lo que hacemos, como lo hacemos y por qué.

ejemplo

Finalmente, en un gesto de nobleza, a petición de su viejo amigo, Rocky cede, implora perdón y finge miedo y cobardía frente a la silla eléctrica. El objetivo se había cumplido, pasó de ser un héroe a ser olvidado por los jóvenes y no servir como modelo, ni como mal ejemplo. Jerry lo había conseguido.

No hay día en el que una agencia como la nuestra se enfrente a grandes dificultades o a grandes clientes que le ponen a prueba con cualquier solicitud. Para poder ganar una campaña o llevarnos un trabajo, debemos ser capaces de convencerles de que somos capaces de hacerlo bien y  mejor que los demás. Debemos hacerles ceder.

Para convencer no sólo hay que hablar, hay que servir de ejemplo.

Porque si no lo hacemos, ¿qué estamos contando? ¿A quién queremos dar confianza?¿Qué queremos conseguir? No tenemos duda de que con nuestro esfuerzo, dando ejemplo, lo seguiremos logrando.

Como dijo Albert Einstein: «Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.»

¿Lo analizamos?

¡Vamos a dar ejemplo!

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario