3 Dic, 2015

Branding, haz que tu producto hable.

Ante la atenta mirada de Mikey, James le preguntó:

– «¿Te gusta el mundo exterior? Es raro, ¿verdad?» –

– «Te pasas nueve meses intentando salir y el resto de la vida queriendo volver ahí dentro.» –

Y qué iba a decir él, si sólo era un bebé…

Mollie había cometido…¿un error? Se había quedado embarazada de un cliente suyo, Albert, al que le llevaba la contabilidad. Al nacer Mikey, es reconocido por su padre biológico. Gracias a ello, Mollie tendrá una ayuda económica para criarlo, pero el niño no tendría a su lado la necesaria figura de un padre.

A partir de ahora, Mollie, tendría que multiplicar sus funciones o buscar una ayuda que se le resiste. Pero, durante el embarazo, había conocido a James que trabajaba como taxista para pagarse sus clases de vuelo para ser piloto. Además, James, necesitaba un domicilio fijo para que su abuelo no fuera expulsado de la residencia en la que vivía.

¿Serían capaces de entenderse?

Mikey necesitaba un papá. Debía hacerse entender.

Molly necesitaba una ayuda con Mickey. Debía buscar una pareja estable.

James, necesitaba un hogar. Debía madurar para ser lo que ellos necesitaban.

Todos tenían algo en común, tenían que hablar.

Algo tan habitual en nuestro día a día personal y profesional. Aunque a veces no es fácil conseguir.

La semana pasada tuve la oportunidad de repetir visita al evento Impulsando Pymes. El año pasado no pude asistir y me quedé con muchas ganas de hacerlo ya que el año anterior, en 2.013, sí lo hice y me llevé muy buena impresión. Y de nuevo, me aportó mucho más de lo que podía esperar.

Fueron dos trepidantes horas completas de presentaciones de las que me quedé con tres ponencias de tres empresas colaboradoras: JDecaux, Mercedes y ESIC, siempre ESIC.

En la exposición sobre nuestro conocimiento acerca del cliente por parte de JDecaux, apostaban por que los empresarios pusiéramos siempre los cinco sentidos en nuestros clientes y saber aprovechar las oportunidades que esta acción nos podía brindar, para transmitir la confianza necesaria a nuestros clientes. Nos mostraron como ejemplo, el cartel que pusieron de una empresa funeraria, «ultimoviaje.es«, junto al hospital de Murcia.

Entonces, Mercedes, hizo su aparición aceleró y puso «la directa» al hablar de la importancia que tiene la innovación, la movilidad y el servicio para la imagen de una empresa. Porque «una imagen vale más que mil palabras«. Y estos tres conceptos son básicos en la mayoría de los negocios.

Por último, Jean Marc Colanesi de ESIC, nos puso de nuevo los pies en la tierra. Nos habló primero de la importancia que tienen las marcas. Primero, porque hay que enseñar a los consumidores a comprar. Es decir, si tenemos un producto, por sí solo, no nos dice nada, pero si le ponemos una marca, el producto puede transmitir lo que es y para qué sirve. La marca no es simplemente una etiqueta que se pega al producto, la marca hace de intermediario entre el producto y el consumidor.

El producto es mudo y la marca, habla.

Y lo segundo que nos argumentó Jean Marc, fue, que hace algunos años, para las empresas y las marcas bastaba con tener notoriedad. Pero ahora es más importante la reputación de la marca, el branding o todas las acciones que hacen posible que la marca, por sí sola, explique qué es el producto, para qué sirve y a quién le conviene adquirirlo o usarlo.

La marca debe generar confianza.

Sí, los medios tradicionales ya no transmiten el mensaje que la marca quiere dar. Los consumidores utilizan otras vías para compartir su experiencia. Ya no se creen las «bondades» que desde las marcas se les da. Sólo atienden a lo que les dice su comunidad, su par, su referencia de confianza. Como dice Jean Marc las personas se informan a través de las opiniones y las experiencias que relatan las personas a través de las redes sociales, los blogs o los foros de opinión. Tengámoslo en cuenta.

Branding, el producto no posiciona, la marca sí.

Mikey, al final, consiguió el padre que anhelaba tener. Gracias a James había podido «hablar». Mollie la pareja estable que necesitaba a su lado. James maduró lo suficiente para ayudar y querer a ambos. Todos formarían parte de algo más grande e importante: una nueva familia. A partir de ahora sería una etiqueta que hablara por sí sola.

A través de las herramientas de branding debemos cultivar la marca. Debemos asignar el valor necesario a la marca como algo imprescindible en nuestra comunicación, deben ser los intermediarios entre cliente y consumidor. Pero las agencias deben ser también intermediarios para crear y generar cultura de marca. No olvidemos que el sentirse identificado con una marca, bien gestionada, generará beneficios a todos los que trabajen con ella y a todos los que se sientan identificados con ella como parte de su comunidad.

Como dice Andrés Pérez Ortega:  «Tu marca tiene sentido si aportas a los demás»

¿Quieres que tu marca hable?

Aportemos algo más.

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario