Browsing articles in "hgm Marketing – Publicidad"
Nov 27, 2014

No sólo debemos estar, nos deben encontrar.

Después de 23 años, dejé de fumar.

Me lo habían puesto relativamente fácil. Sólo pensar en tener que salir de casa, ir al cajero para sacar algo de dinero, encontrar un bar, aguantar la mala cara del camarero al que le pedías el cambio del billete de 20€ y el mando a distancia para que la máquina expendedora funcionara…

Me daba tal pereza… que ni se me ocurrió intentarlo. Y es que, si no comprabas durante el día en un estanco, debías hacerlo en un bar por la noche. No había más puntos de venta.

La verdad es que ya tenía ganas de hacerlo, quería mejorar mi estado físico, mi salud y reducir drásticamente un gasto que se había convertido en un derroche de dinero innecesario. En aquella época subieron tanto el precio del tabaco que la gente tuvo que empezar a buscar sustitutivos u otro tipo de alternativas.

Para mi, una parte muy importante de la consecución del objetivo de dejar de fumar era no tener tabaco «a mano». Como acertadamente dice mi cuñada: «quien evita la ocasión, evita el peligro».

Además de la buena voluntad que puse, tuve la suerte de contar con el apoyo de en un libro muy conocido y muy recomendable que me orientó y me «amuebló la cabeza» para los momentos difíciles: «Es fácil dejar de fumar, si sabes como», de Allen Carr. Al que le estaré eternamente agradecido.

voluntad

Cuando había multitud de puntos de distribución, era facil y accesible tener un paquete de cigarrillos a mano. La restricción de puntos de venta, la subida desmesurada del precio y la limitación de los lugares donde poder fumar, hicieron que muchas personas tuvieran que cambiar su manera de mantener su «particular habito». Los que se lo pudieron permitir, siguieron igual. Otros buscaron sustitutivos más económicos. Y otros, como yo, sencillamente, lo abandonaron y comenzaron a «coger aire».

A nivel profesional, hace relativamente poco, al igual que la mayoría de las empresas, hemos tenido que cambiar en nuestros hábitos de comunicación. La explosión de internet como medio de difusión, inmediato y gratuito, hizo que muchas de las empresas quisieran, acertadamente, montar su escaparate virtual en la red, su web site.

Al principio cualquier cosa podía valer, pero a medida que iban sumándose competidores, debían afinar mucho más en su diseño, su accesiblidad y su usabilidad. A medida que iba pasando el tiempo se iban incorporando nuevos escenarios, nuevas herramientas y nuevas aplicaciones.

Ya no había posibilidad de retorno, la decisión estaba tomada, simplemente pensar en volver atrás, a lo anterior, daba también mucha pereza. Las nuevas tecnologías han simplificado y acelerado tanto los procesos, que no poder contar con alguno de ellos, podría suponer un retroceso en nuestra labor bastante significativa.

A pesar de los buenos propósitos y la buena voluntad, la creciente entrada de la competencia en la red digital, hizo que los esfuerzos encaminados únicamente al diseño empezaran a servir de poco. Las empresas se dieron cuenta de que debían encaminarse a una estrategia de «mantenimiento» que no les hiciera perder su cuota de mercado y que sus clientes y seguidores les siguieran encontrando.

Ya no vale sólamente estar presentes en internet.

Ahora es necesario mantener un claro posicionamiento.

Es tiempo de planificar y ejecutar una exquisita estrategia de SEO.

Y para ello era necesario «amueblar» muy a conciencia y desde el principio sus webs. Muchas tuvieron que adaptarlas a las nuevas herramientas de búsqueda y agregadores de internet. Otra, simplemente, las tuvieron que tirar y volver a hacer. Y los que tenían previsto emprender, ya tenían equipos o agencias de apoyo que les mantenían muy bien aleccionados para que no fallaran.

Las técnicas de posicionamiento en buscadores de internet, bien trabajadas y actualizadas, se han convertido en el arma más poderosa de una empresa o de una agencia que lo sepa explotar. Se han convertido en ese «algo más» que hace que el consumidor prefiera una marca u otra. Se ha convertido en la luz que marca el camino para todos aquellos que nos deben encontrar.

No debemos olvidar que todos nuestros esfuerzos deben atraer a los usuarios y al público a nuestra web.  Y que su paso por nuestro escaparate virtual tiene dos objetivos: tener más ventas o a incrementar nuestros contactos y con ello a aumentar nuestras relaciones que se convertirán en futuras ventas.

 

encontrar hgm Marketing

Las ganas, las circunstancias y los buenos apoyos fueron esenciales para poder dejar el vicio de fumar. De esto hace casi cuatro años ya. No he vuelto a probar una calada, ni a tener un cigarrillo en la mano. Tengo muy claro, que el día que lo haga, volveré irremediablemente a fumar como hasta entonces. Mientras tanto, la vida «me mata» de otra manera, disfrutando de «otros aires».

Como comentábamos la semana pasada en nuestro segundo aniversario de este blog, hace dos años, dimos un giro a nuestra manera de entender y llevar a cabo nuestra profesión. Sabíamos que lo que hasta entonces ofrecíamos ya no llegaba a completar a nuestros clientes. Debíamos dar un cambio. Nos introducimos de lleno en el Marketing Digital y supimos que debíamos estar presentes en internet.

Pero ya no es suficiente estar, ahora nos deben encontrar.

Como decía mi madre «querer es poder, pero si es difícil logralo, más difícil es mantenerlo«.

¿Vamos allá?

Coge aire.

Jorge Jiménez Suárez

Nov 20, 2014

Técnicos de marketing, te sorprenderán.

“Me llamo Lester Burnham. Este es mi barrio. Esta es mi calle. Esta es mi vida. Tengo 42 años. En menos de un año habré muerto. Claro que eso no lo sé aún. Y en cierto modo, ya estoy muerto. Aquí me tienen…”

Así es como Lester, padre de familia, ejecutivo de publicidad de Chicago, nos describe las circunstancias que le rodean a él y a su familia en lo que será su último año de vida. En una visión introspectiva, desgrana todos y cada uno de los momentos que vive con todas las personas que le rodean.

Ser considerado como persona prescindible en su empresa, por lo que es despedido y admitido en un trabajo menor.  La falta de sintonía con su mujer, a la que sólo le importa su éxito profesional, que le considera un fracasado y además le engaña. Su hija, en plena efervescencia adolescente, que ya no le entiende, ni le admira como antaño. La amiga de su hija, que parece muy madura y comprensiva, se le insinúa. El vecino, Coronel de los marines, bastante maniático y con un hijo no mucho menos raro, pero que anda tras su hija.

Todo este entorno crea en él bastante apatía, mucha desgana y una completa desilusión por seguir adelante. Está completamente «quemado».

Tecnicos de Marketing

Con este panorama, ¿quien no se sentiría igual? Si después de tanto esfuerzo, de sueños, de ilusiones, este es lo que tienes, es que algo ha salido bastante mal o algo se ha hecho bastante mal desde el principio.

Lester decía: “Todo lo que está determinado a pasar, pasa… tarde o temprano.”

¿O no?

Quizá todo obedezca a la manera que tenemos de ver las cosas.

Mi padre decía que cuando viera mal las cosas, tratara de mirarlas «de otra manera». Y tenía razón, era un experto en darle «la vuelta a la tortilla» en cualquier situación, por complicado que pareciera.

Hoy, hace dos años ya, comenzamos a escribir este blog. Aquel pistoletazo de salida produjo un cambio total en nuestra manera de pensar, de sentir y disfrutar de esta dura profesión. Como dijo nuestro admirado Bere Casillas, «nada volverá a ser como antes». Y era verdad, de lo que hacíamos hace dos años, nos quedan muy pocas cosas.

En aquel momento se produjo una ruptura, había que seguir descubriendo y experimentando. Rompimos con el inmovilismo y con el miedo a lo desconocido. Nos lanzamos de lleno al marketing digital. Pero nunca hemos dejado de ser técnicos de marketing, aunque ahora ya, «algo más expertos». Y por supuesto no hemos dejado de ser personas, algo más importante aún.

La finalidad de este blog, como lo fue desde el primer momento, es el de compartir nuestros conocimientos y experiencias personales y profesionales a través de paralelismos con ficciones cinematográficas o vivencias personales (pieces of life) al estilo Stanley Bendelac. Y nuestra idea es seguir haciéndolo. Aún tenemos mucho que contar y compartir.

Por eso, os damos la gracias de todo corazón a todos los que cada semana nos leéis y nos seguís. Gracias a vuestro apoyo hemos llegado a este 2º aniversario y a las 91 entradas actuales. Gracias a vuestro apoyo hemos podido crecer y ser mejores. Gracias a vuestro apoyo seguiremos sorprendiéndoos. Nos comprometemos a ello.

Segundo aniversario blog hgm Marketing

Lester, finalmente, comprende que la vida tiene que seguir su curso, que las cosas deben evolucionar, que no todo puede salir como queremos que salga. Sobre todo con las personas que nos rodean y forman parte de nuestra vida o nuestro entorno profesional. Todo se puede encauzar, pero debe seguir su curso». Al final, descubre cómo es él y cómo son realmente los demás. Descubre que son felices con lo que son, con lo que tienen y con su forma de vivir. Descubre que viéndolos progresar a «su manera» son felices. Entonces se da cuenta de que él es feliz.

En nuestro entorno profesional podemos poner todos los medios posibles para conseguir que las cosas sean como queremos, es decir, lograr los objetivos marcados. Pero a veces, hay que saber pararse a mirar, a observar y a contemplar hasta donde nos lleva todo lo que hacemos. Y lo que es más importante, a dónde les lleva a todos los que nos acompañan.

Nos podrá ocurrir que lo que veamos no nos gusta y nos preguntamos cómo hemos podido llegar a esa situación. Sólo nos queda extraer lo positivo, aprender de la experiencia y enfocarlo en una nueva dirección. Comenzaremos así un nuevo proyecto, una nueva meta, una nueva ilusión que nos haga sentirnos necesarios, nos haga sentirnos fuertes, nos haga sentirnos vivos.

Como decía Lester: “Es genial comprobar que todavía tienes la capacidad de sorprenderte a ti mismo.”

No te quemes.

¿Seguimos avanzando?

Gracias por seguir ahí.

Jorge Jiménez Suárez

Nov 12, 2014

Un fracaso, una nueva oportunidad.

– «¡Vamos chicos, ya he conseguido el disco de Barry White!» –

Y bajaba por las escaleras al son de la música hasta la sala de reuniones.

-«Ponedme un café, por favor» – volvía a decir.

Así era mi antigua jefa, una persona con mucha iniciativa y muy alegre. Era capaz de arrastrar a todo el mundo con sus buenas ideas. Muchas mañanas comenzábamos nuestras jornada con música en aquella oficina y, de verdad, lograba levantarnos el ánimo.

Un pensamiento venía de nuevo a mi cabeza:

«La música, ese ritual que nos pone en situación cada mañana.»

Me recordaba en cierta manera a cómo comenzábamos nuestra jornada en otras empresas en las que tuve la oportunidad de trabajar con anterioridad. Atrás quedaron, pero seguían presentes en mi memoria.

En aquella pequeña agencia, en general, reinaba el buen ambiente. A pesar de su pequeño tamaño y sus ajustados recursos, era capaz de sacar adelante grandes campañas para grandes empresas. Todo esto se debía al empuje de su dueña y a la ilusión que nos contagiaba a los que allí trabajábamos.

Agencia de marketing

El punto fuerte de aquella agencia era la capacidad de ponerse en marcha para llevar a cabo cualquier acción. Toda campaña, por pequeña o grande que fuera, se ponía inmediatamente en marcha y toda la empresa se involucraba a «pleno pulmón». También había campañas continuas en las que todos formábamos parte y nos mantenían continuamente en contacto.

Por aquella época la agencia tenía cierto éxito con las campañas periódicas de mailing postal de uno de nuestro clientes. Todos en la oficina, mientras hacíamos nuestras labores habituales, teníamos nuestras montañas de cartas y sobres para manipular y enviar. Cuando se juntaban con campañas de envío de materiales promocionales y campañas de PLV, aquello podía llegar a la saturación. Y en Navidades, era una auténtica locura.

Eso sí, nuestra jefa siempre conseguía sacarnos una sonrisa. Trabajar así, con tan buenos clientes, con tan buen ambiente, era un gran aliciente y una dosis de motivación extra.

Con la revolución de internet y la mensajería electrónica, las campañas de mailing masivos fueron reduciéndose paulatinamente hasta su desaparición. Las campañas de envío de material promocional, como las demo o las preview, dejaron de enviarse por los canales convencionales. Y las campañas de decoración en punto de venta dejaron de ser tan vistosas.

La realidad empezaba a presentarse a los consumidores con mayor rapidez, con inmediatez, a golpe de click. Atrás empezaba a quedar el esquema tradicional del marketing y comenzábamos a adentrarnos en la era digital y en los albores del mundo 2.0. En nuestra oficina empezó a parpadear la voz de alarma con el simple hecho de ver reducida la actividad que hasta ese momento llevábamos. También porque la dueña de la agencia no hacía nada por que nos fuéramos adaptando a las nuevas tecnologías y a las nuevas campañas.

Nadie hizo nada. Sólo ver como aquello se hundía lentamente cada día. Por mas que insistiéramos, no conseguimos cambiar la dirección que llevaba aquella situación. Me marché un año antes de que desaparecieran. La agencia, a pesar tener grandes años, al final, había perdido su oportunidad y había fracasado.

Me marché con el tiempo de planificar y disfrutar de esta nueva aventura.

Marketing mix

Aquella pequeña agencia tuvo sus años de éxito, pero no supo adaptarse a los cambios, a las nuevas necesidades, a las nuevas tendencias y acabó desapareciendo. Con el tiempo, la falta de empuje del líder de aquel proyecto y la escasa motivación final de sus miembros, forzaron su agónico fin. Sus grandes clientes siguieron con otras agencias que les entendieran y pudieran atender a sus nuevas necesidades. Todo cambió a gran velocidad, y no supieron hacerle frente.

Los líderes de un proyecto son necesarios y muy importantes. Su falta de empuje y visión producen la desmotivación y la pérdida de competitividad del equipo. Cuando se tiene un proyecto se debe cuidar al máximo y tener bajo control todas las variantes. Deben estar muy atentos a los cambios y a las mejoras. Y si algo falla, siempre hay tiempo de volver atrás y comenzar de nuevo. Debemos seguir intentándolo, no hay que tener miedo a cometer errores, a fallar, a equivocarnos. Al fracaso.

Como dijo Henry Ford: «el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia».

Busca tu oportunidad.

¿Un poco de música?

Jorge Jiménez Suárez

Nov 7, 2014

Tu mente, tu herramienta.

– «Básicamente nos dedicamos a putear mentes ajenas«-

Quizá fue esa la frase que más le llamó la atención a Paul. Aún tenía muy reciente su encuentro con Elisabeth Campbell y la estimulante conversación mantenida en su despacho. Aún no podía creer como alguien la podía haber asesinado de esa manera. Aún no entendía como alguien se había atrevido a matar a la hija del general.

Paul Brenner junto a Sara Sunhill, son los encargados de llevar a cabo la investigación del suceso. Y a medida que profundizan más en el caso, más se enreda, más sospechosos aparecen, más motivos afloran, más se complica. Había muchas preguntas sin respuesta y muchas cuestiones por resolver.

¿Cómo había llegado hasta allí?

¿Quién pudo preparar algo así?

¿Qué motivos podía tener?

El general de la base algunos oficiales y el ambiente del lugar, Fort MacCullam, tampoco ayudan al esclarecimiento del homicidio.

Tu mente, tu herramienta

(Imagen Paramount Pictures)

Paul y Sara son grandes investigadores, usan sus técnicas, usan sus trucos, usan sus herramientas. Generalmente, «tiran de manual», pero hay casos en los que deben probar nuevos métodos para llegar a esclarecer la verdad. Y, éste, era uno de ellos.

El apoyo, la camaradería y la sincronización, en este caso, no eran suficientes. Era necesario lograr una suma de conocimientos, la aplicación de acciones en base a los análisis realizados y la aportación de nuevos instrumentos de investigación. Objetivo: desvelar cuanto antes la verdad.

El tiempo es importante, cada día más. Es cierto, tenemos menos tiempo para realizar nuestras acciones. Si algo prima, es la inmediatez. Nos regimos por «el aquí y ahora».

De nada nos sirve ser muy buenos si no somos eficientes. Nuestros clientes necesitan nuestra atención ya, ahora, inmediatamente. Para todo ello hay procesos que se han convertido en imprescindibles. Son necesarias nuevas herramientas de trabajo que nos ahorren los métodos tradicionales y se adapten a las nuevas necesidades.

La especialización es la tendencia y las nuevas herramientas de trabajo nos concederán valor añadido a nuestra labor.

La pasada semana tuve la oportidad de asistir a un excelente curso de «Herramientas 2.0 para gestionar empresas» de la mano de Ana Nieto. En él, repasábamos los diferentes escenarios más habituales de nuestro trabajo de marketing digital, como son: los contenidos, el posicionamiento, las redes sociales, la comunicación, la gestión de proyectos y la gestión de imágenes, videos y presentaciones.

Para todos estos campos, profundizamos en las herramientas que ya podíamos conocer y en todas aquellas mas novedosas y que realmente podían agilizar procesos y ser de mucha utilidad.

Anima bastante ver, como hay personas, que tienen las mismas o similares preocupaciones o necesidades que tenemos nosotros, que conciben altruistamente cierto tipo de programas y aplicaciones, y, los comparten para facilitarnos nuestra labor profesional.

Podríamos enumerar montones de ellas, cada una sirve para su pequeño espacio de trabajo. Aunque sin formar parte de un orden o estrategia establecida, no nos servirán de nada. Aunque si no utilizamos la coherencia y el sentido común, de nada servirán.

Herramientas como: Feedly, Pocket, SurveyMonkey, Google Analytics, Pingdom, Hootsuite, WooRank, Social Mention, Tweetbeep, Jing, MailChimp, Doodle, Trello, Canva o Slideshare, se han ido incorporando a nuestra experiencia y anuestro día a dia. Y aunque sólo sea por esas personas tan generosas, debemos probarlas: son bastante prácticas.

Se han convertido en una de las llaves clave para alcanzar nuestros objetivos.

Tu herramienta

A pesar de lo complicado de la investigación, Paul y Sara logran descubrir la verdad y dar con los asesinos. No sólo tuvieron que utilizar sus conocimientos, su pericia y su experiencia. Si no que los nuevos escenarios a los que se enfrentaron, les obligó a dejar de lado «el manual» y experimentar con nuevas técnicas, nuevos trucos y nuevas herramientas de trabajo. Gracias a la combinación de lo propio y lo nuevo, pudieron cumplir con éxito su misión, detener a los culpables y honrar el nombre de la hija del general.

La rápida evolución de los procesos de trabajo hacen que, ante nuevos retos, debamos experimentar nuevos caminos, nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas herramientas. Debemos intentar adaptar esas nuevas tecnologías a nuestro proceso de trabajo cuando sea necesario, hay que adaptarse y no tener miedo. Debemos utilizarlas con seguridad, con valentía, con sentido común, con cabeza.

Como dice Juan Merodio: «al mes, pruebo diez herramientas nuevas y, normalmente, dos me sirven.»

¿Las probamos?

No olvides usar tu mente.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 31, 2014

Escucha activa, segunda oportunidad.

Le acababa de confesar «su secreto«.

– «No se ven los unos a los otros, sólo ven lo que ellos quieren ver.»- le confesó.

Aún así, Malcom, no lo llegaba a entender. Seguía reticente a creer las palabras del pequeño Cole.

Aún tenía muy reciente su fracaso con Vincent, el paciente al que no pudo ayudar cuando era niño. No quería volver a equivocarse con su nuevo paciente, no quería perderle, no quería defraudarle, no quería fallarle. Tenía muchas dudas, desconfiaba de si mismo, de su habilidad.

Además, su situación personal no le ayudaba mucho. El alejamiento de Anna, su mujer, debido a su dedicación al trabajo, no le dejaba evaluar la situación con claridad. Para ella, todas las demás cosas en la vida de Malcom, estaban en un segundo plano.

V0025006-4C

Cole tenía una curiosa manera de detectar a aquellas personas atormentadas que se presentaban ante él. Sentía frío cuando estaban enfadados o se le erizaban los pelos de la nuca cuando notaba su presencia.

En nuestra profesión, debemos prestar mucha atención a todos aquellos clientes que nos buscan para que les ayudemos. Muchas veces no les atendemos convenientemente, hacemos como que les escuchamos para rápidamente sacar a relucir nuestra experiencia y catalogar a nuestro cliente dentro de una determinada categoría, para actuar en base a esa etiqueta que le hemos creado.

Error.

Debemos exprimir mas el tiempo. Tenemos que atender, escuchar y comprender a nuestros interlocutores.

¿Para qué? Para saber identificar el problema y darle la solución más acertada.

O para poder detectar la necesidad y saber satisfacerla.

Para ello debemos aprender a utilizar la escucha activa. Es decir, no sólo nos bastará con oír lo que nos dicen, sino sintonizar los sentimientos, las sensaciones o los pensamientos que afloran en las personas que vienen a nosotros. Por supuesto, también es necesario tener empatía para poder estar de acuerdo con ellos.

Observar los gestos e interpretar los silencios, las miradas o el tono, será de especial relevancia a la hora de realizar un esquema, un resumen, una síntesis, que nos ayudará a evaluar la situación con claridad y exponer una correcta argumentación cuando nos la pidan.

Actualmente, entre otros canales de comunicación, tenemos las redes sociales en internet (la gran conversación) para poder escuchar a nuestros clientes o a nuestro público objetivo. Saber posicionarnos en la mente de los usuarios como una referencia de confianza podrá abrirnos muchos caminos hasta ahora desconocidos.

En este entorno tienen mucho que decir los especialistas de la comunicación y la escucha activa: los community manager. El community manager es aún una figura poco valorada y poco reconocida por las empresas. Aunque, también es cierto que no todas las personas están preparadas o son las idóneas para realizar esta difícil tarea, cada día su función será mas necesaria no sólo para atender al cliente, sino para abrir nuevas vías de entendimiento, obtener beneficio de la relación para todas las partes y buscar nuevos escenarios y nuevas oportunidades para las marcas.

Como decía Jeremiah Owyang : «Un buen community manager debe tener unas grandes orejas y ojos, y una boca pequeña.»

La escucha activa, te permitirá responder con solvencia, informar con conocimiento y conectar con el público adecuado.

Escucha activa

Malcom, finalmente, pudo ayudar a Cole. Supo superar sus dudas para poder explicarle cómo debía afrontar su miedo. Estuvo en todo momento junto a él. Ganándose su confianza intentando entenderle, intentando conocerle. Había aprendido, en experiencias anteriores, que ese era el camino correcto. Para poder ayudarle tenía que escucharle y evaluar su situación. Malcom tuvo una segunda oportunidad y la aprovechó.

Nuestro clientes ya no quieren tener miedo, necesitan nuestra ayuda. Necesitan que alguien entienda su situación, empatice con ellos y les dé soluciones reales. Necesitan caminos nuevos para afrontar retos nuevos. Necesitan sentirse protegidos, amparados, acompañados.

Necesitan sentirse bien atendidos, necesitan que les escuchemos.

¿Hablamos?

Pierde el miedo.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 23, 2014

Conectar, camino de la creatividad.

– «Soy solamente un hombre vulgar, pero os aseguro que mi música no lo es”. –

Esa fue su tarjeta de presentación ante el Emperador José II de Habsburgo.

Wolfgang Amadeus, al mismo tiempo que alcanzaba la fama, iba provocando escándalos y despertando la indignación a su paso. Se crea enemigos por doquier y se burla de ello sin preocuparse lo más mínimo. Y él era uno de ellos.

Salieri, cuando conoce a Mozart, descubre, horrorizado que no es un gran hombre bendecido por Dios, sino un hombrecillo infantil, burdo, sin modales, distraído y soñador que, paradójicamente, será uno de los compositores mas grandes de la historia de la música. Salieri llegó a afirmar en su confesión final que: «Mozart era la encarnación misma de Dios«.

Y fue él, su competidor, de las pocas personas que supo apreciar la música de Mozart. Con grandes dosis de envidia y admiración comprobó que era capaz de «componer su música, sin corregir ni una de sus notas.»

Salieri y su música con el tiempo, cayeron poco a poco en el olvido. Sin embargo, la música de Mozart será aprendida, enseñada, reconocida y venerada a lo largo del tiempo por millones de personas.

Conectar

Efectivamente, Mozart,  cuando se subía al estrado del director, era otro: vivía, sentía, sufría, se dejaba llevar por la música. Nadie quedaba al margen. Todos aquellos que estuvieran presentes se imbuían en la música, conectaban con el ambiente, conectaban con la melodía, conectaban con la orquesta, conectaban con él.

Todos estaban conectados por un halo invisible, por la creatividad del compositor, por la música.

Es cierto que todos, en cierta medida, nos sentimos enganchados a algo: el trabajo, nuestra vida, nuestra familia, nuestras aficiones. Por otro lado, tenemos la necesidad de sentirnos parte de algo, de formar parte de un grupo. Algo que nos complete, algo que nos una, algo que nos llene. En definitivas, algo que nos satisfaga, que nos haga sentir bien.

También es cierto que queremos y necesitamos ser reconocidos por alguna faceta que sabemos que cultivamos bien. En el aspecto profesional, una organización, con una buena planificación y una eficaz gestión, será suficiente para merecer ese reconocimiento. En otros casos, con una buena imagen y un buen servicio al cliente, lo importante será no perder el rumbo, saber mantenerse y no desviarse del camino.

Pero, para ello, vuelve a ser imprescindible contar con los mejores equipos. Y, en nuestra profesión, lo que diferencia a unos equipos de otros es la parte creativa. Quizá no sea necesaria en gran medida, quizá sólo haya que saber dar las dosis justas de creatividad. Y esa parte no la gestiona el creativo, sino alguna persona del equipo que sabe medir hasta donde se puede llegar para alcanzar el objetivo propuesto.

La creatividad no se puede, ni se debe aportar por exceso y mucho menos por defecto.

Hay que lograr que fluya de manera armoniosa.

Hay que darle salida a lo que llevamos dentro.

Hay que dejar volar la imaginación.

Con propuestas, claras, arriesgadas, innovadoras e imaginativas se suele conectar con mayor facilidad con el público objetivo, y, seguramente, con otro tipo de publico latente al que no esperábamos llegar. Apostemos por ella.

Creativity Word Cloud Concept Red Black

Amadeus fue una recreación ficticia de lo que podría haber sido la historia de uno de los más grandes compositores de la historia. La ficción nos muestra a dos personas conectadas por la música. Lo demás, el éxito, la envidia, el triunfo , el olvido, la fama, se reparten por igual a lo largo del tiempo. Su profesión, su pasión hizo que dieran lo mejor de sí en un sentido u otro.

Fueron compositores, fueron innovadores, fueron creativos con su estilo.

La parte más difícil de nuestro trabajo es llegar al publico objetivo y conectar con él.

Los equipos, al involucrarse, al generar una relación de confianza, al producirse el compromiso, logran que la comunicación será más fluida. Con ello, se producirá el proceso creativo necesario para llamar la atención, generar interés, producir deseo y conducir a la acción (AIDA). La clave estará en hacerlo mucho mejor que nuestra competencia.

Como dijo Steve Jobs: «La creatividad, simplemente, consiste en conectar cosas.»

Dejemos lo vulgar. Que fluya la creatividad.

¿Conectamos?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 15, 2014

Tu profesión, tu dignidad.

A Gaz se le escapó una sonrisa al verles.

Uno detrás de otro, esperando su turno para ser atendidos en la ventanilla del paro, iban repitiendo inconscientemente los pasos al son de la música. Concentrados, absortos en sus pensamientos, pero dejándose llevar.

Sentían que la sangre volvía a fluir por sus venas y las cosas volvían a tener sentido.

Estaban en el camino de hacer algo que les devolviera la ilusión. Quizá era una temeridad, una osadía, una locura. Y aunque no fueran a recuperar su trabajo, si que iban a conservar su autoestima, su amor propio, su dignidad.

Nunca habrían podido pensar que «el fuera de juego del Arsenal» les fuera a dar tanto juego…

Trabajo digno

Se habían convertido en strippers.

¿Cómo habían llegado a esta situación?

Habían perdido su trabajo y estaban desesperados por encontrar una salida. Gaz, debía hacer algo para poder estar con su hijo Nathan. Está separado y debe pasar la manutención a su madre. Dave, su intimo amigo está en paro desde hace seis meses y su esposa no lo sabe.

Un día descubren que multitud de mujeres acuden a un espectáculo donde los hombres se desnudan al son de la música.

¿Y por qué no?

Ese es el plan: van a convertirse en «boys».

Así que recluta amigos, ex – compañeros e incluso a uno de sus ex – jefes. Finalmente crea un equipo que surge con la fuerza de la necesidad.

¿No estamos viviendo en nuestro entorno situaciones similares?

Muchos profesionales, desde hace algunos años, hemos tenido que buscar una salida a nuestra situación. Algunos porque se quedaban sin trabajo y sin clientes, otros porque debían formarse en las nuevas tecnologías y adaptarse a las tendencias. En su mayoría, de una manera u otra, se han reinventado.

Por otro lado, muchos son los clientes que han visto mermado su negocio y han buscado en nosotros una salida, un apoyo, una solución. Lo primero que hicimos atenderlos, escucharlos y detectar sus necesidades reales. Después nos mostramos como somos, nos desnudarnos ante nuestros clientes, empatizamos con ellos e hicimos equipo, buscamos nuestra oportunidad y trazamos una estrategia. Y poco a poco, fuimos sorteando las dificultades del camino hasta lograr nuestros objetivos.

La innovación, la audacia y la imaginación, dieron paso a un sentimiento de satisfacción, de autoestima. Poco a poco, la calidad de servicio al cliente y la correcta preparación, hizo que volviéramos a ganarnos un hueco, a merecer un respetado. Habíamos comenzado a dar resultados, habíamos comenzado a recuperar nuestra dignidad y la de nuestros clientes.

Hay otras maneras de hacerlo, por ejemplo, tenemos la suerte de conocer a unos compañeros de profesión, que prácticamente han diversificado su actividad en otro sector profesional con bastante éxito. Simplemente, supieron realizar una buena investigación comercial, encontraron el hueco y lo aprovecharon al máximo.

Supieron convertir un problema en una oportunidad.

Nosotros, al igual que los protagonistas de nuestro ejemplo de hoy, tenemos algo en común:

Nos gusta nuestro trabajo y hacemos lo imposible por hacerlo bien.

Esa es la fuente de la dignidad profesional.

dignity

Full Monty fue uno de los grandes ejemplos de cómo la escasez agudiza el ingenio, de cómo convertir una dificultad en una oportunidad. De cómo una grupo de personas, con sus circunstancias personales, busca una salida profesional en común, haciendo equipo, reinventándose. De cómo, una apuesta arriesgada y muy atrevida, puede sacarles de una situación difícil y salir airosos sin perder la dignidad.

Para nosotros, en nuestra profesión, lo importante es saber cómo afrontar la situación, cómo volver a generar atención, cómo volver a despertar interés, cómo proyectar autenticidad y cómo tomar decisiones acertadas dando imagen de responsabilidad con nuestro propio ejemplo.

Como siempre hemos dicho: «lo importante es saber lo que hacemos, eso sí, con mucha pasión».

Nuestra profesión nos dignifica.

¿Y a ti?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 9, 2014

Internet, paraíso escondido.

– «Esto es un recinto de paz, donde gobiernan los mejores, no los más fuertes.» –

Dijo el padre Perrault.

– «Nuestra existencia se justifica por ser los depositarios del saber humano ante una futura catástrofe.» –

Hugh Conway, casi no podía creer lo que estaba escuchando.

¿Estaban atrapados?

Shangri-La, aislado e ignorado por el resto del mundo, sobrevivirá conservando las delicadas fragancias de una edad que muere y persiguiendo la sabiduría que necesitarán los hombres cuando agoten sus pasiones. Cuando llegue el momento, sus moradores facilitarán a las personas los conocimientos necesarios para el renacimiento. Aquella tierra era un lugar de felicidad permanente, aislada del mundo exterior. Las personas que viven en Shangri-La son casi inmortales, por lo que fueron muchos los aventureros y exploradores que intentaron hallar ese paraíso perdido.

La atracción de Hugh por este mundo y el amor por Sondra, hizo que no deseara marcharse de allí, al igual que sus compañeros de viaje.

Shangri-La

Su estancia en Shangri-La producirá una serie de cambios en todos ellos. Allí encuentran la solución a sus problemas y sucede algo extraordinario, la transformación de sus egos personales en un deseo de compartir y ser útiles a los demás.

¿Podemos conocer un lugar así?

Quizá no sea un espacio físico, quizá sólo sea un espacio virtual, una burbuja, un mundo paralelo. Para muchas personas es su razón de ser. Parte de su vida personal y profesional está intimamente ligada a él.

Es internet.

¿Estamos ante una nueva forma de vida real?

¿Estamos frente a un nuevo espacio laboral?

Sí, reforzada por la rápida evolución de las redes sociales, internet ha hecho que todo cambie vertiginosamente. La relaciones personales, las relaciones profesionales, la comunicación, la publicidad…

Ya nada es igual.

Habiendo superado periodos de aprendizaje, formación contínua y adaptación, vemos que el mundo laboral se rige por otras normas, está formado con nuevos estilos, se identifica con nuevas tendencias. Cada día más.

Toda la actividad, la información y las herramientas que nos brinda internet y sus usuarios, debemos aprovecharlas para mantener nuestro rumbo y avanzar en nuestro camino.

Objetivo: ser lo mas productivos posible, hacer sostenible y rentable nuestro negocio.

Internet

Recientemente tuve la oportunidad de leer una interesante estrevista a Sixto Arias (CEO de Made In Mobile), como anticipo a lo que podrá ser su intervención en el próximo encuentro de Homenaje a Pyme. En esta entrevista habla de su libro: «La sabiduría de masas» y de algunas consideraciones acerca de internet y la nueva comunicación.

Entre las mas destacadas, afirma que:

– “Internet aniquila la improductividad

– «El colectivo de consumidores es más inteligente que cualquier empresario y su equipo

Arias, centrándose en los emprendedores y las pymes, afirma que:

– «Para que un negocio funcione en internet se debe identificar el negocio principal y orientarse hacía el

Y para que una empresa, pueda tener éxito:

 «Debe escuchar activamente a sus clientes.»

«Debe aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías

«Debe ser sea muy ágil y muy flexible en su adaptación a nuevos mercados.»

«Tiene que superar las expectativas de sus consumidores.»

«Debe facilitar la creación de comunidades que ya existen.»

Y para finalizar, en el caso de haber cometido un error muy grande y sonado, lo mejor es que:

«se ahorre el dinero en publicidad y lo invierta en rectificar los motivos de las quejas de tus ex-clientes

 Internet paraiso escondido

Hugh Conway mostró el camino de salida a aquellos que no querían quedarse en Shangri – La, pero él decidió quedarse. Había descubierto otro mundo, otra razón de existir, un nuevo camino por recorrer, nuevas metas por conseguir. Había descubierto algo que tenía escondido dentro de él y quería dejarlo salir, compartirlo y mostrarlo para que los demás pudieran beneficiarse de ello en el futuro.

No podemos poner ninguna objeción a lo que debemos hacer para aplicar a nuestra vida profesional y a nuestra relación con los clientes de todo lo enumerado por Sixto Arias. No queremos que el mundo se acabe encerrando en un nuevo mundo virtual, sino que sepa aplicar las ventajas que éste le ofrece para lanzarse y alcanzar metas mucho más lejanas de lo que se pudiera planificar.

Seguimos creando un mundo nuevo en el que habrá que conservar lo aprendido, seguir aprendiendo y saber compartirlo.

Como dice Sixto Arias: «La mejor forma de conocer es experimentar, empezad a utilizar las redes sociales, aplicaciones y nuevos dispositivos como las gafas de Google o el reloj de Apple en cuanto estén disponibles.»

Hagamos que internet deje de ser un mundo escondido.

¿Os lo mostramos?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 3, 2014

Tecnología, lo bueno por conocer.

Rick, luchaba desesperadamente por aferrarse a aquella viga, por aferrarse a la vida.

«¿Es toda una experiencia vivir con miedo, verdad? Eso es lo que significa ser esclavo.»

Roy, cogiéndole de la mano para evitar su caída al vacío le dejó en el suelo de la mojada azotea.

Sentándose frente a él, sin guarecerse de la incesante lluvia, le miró y le dijo:

«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión…»

«He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.»

Y tras una breve pausa:

– «Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.» –

«Es hora de morir.»

La paloma elevó el vuelo de entre sus manos, al igual que un alma abandona su cuerpo.

Tecnología humana

En un supuesto mundo futuro, los humanos artificiales o «replicantes» son creados genéticamente. Empleados en los trabajos mas peligrosos en las colonias exteriores de la Tierra, son considerados más humanos que los humanos. Roy, modelo Nexus-6  es uno de ellos. Es físicamente igual a los humanos, aunque tiene una mayor agilidad y fuerza física. En su defecto, se supone, que carece de la misma respuesta emocional y de empatía. ¿O no?

Su misión era hacer la vida más fácil a los hombres.

Los replicantes fueron declarados ilegales en la Tierra tras una rebelión en el planeta Marte, donde trabajaban como esclavos y Rick Deckard, es uno de los integrantes de las brigadas especiales de policía, los Blade Runners, que se encargan de identificar, rastrear y matar a los replicantes fugitivos que se encuentran en la Tierra.

 Su misión era «retirarlos» de la circulación.

Blade Runner

Comparando la situación actual, con los avances tecnológicos, podemos pensar que esta ficción puede estar mas próxima de lo que pensamos. Si bien es cierto, la tecnología nos hace la vida más fácil, agilizando y mejorando los procesos, aunque también conlleva algunos peligros. Gracias a la tecnología somos mucho más productivos, somos mucho más eficientes. Es decir, somos más eficaces en el menor tiempo posible.

Pero, manteniendo el paralelismo de nuestro ejemplo de hoy, nos preguntamos:

¿Estamos creando un mundo deshumanizado donde resaltan los elementos humanos?

Estamos inmersos en una rápida evolución de nuevos procesos, adaptándonos a las nuevas realidades y a las nuevas herramientas. La tecnología avanza  tan deprisa que debemos deshacernos de muchos equipos y aplicaciones que hasta hace muy poco eran «imprescindibles» para el desarrollo de nuestra actividad.

Todas ellas fueron creadas o descubiertas para el buen uso, para complementarnos como personas o como profesionales, pero muchas quedan en el camino presas de la obsolescencia, presas del cambio de tendencia, presas del capricho humano.

Ante esto, nos podemos hacer preguntas de todo tipo:

¿Debemos destruir sin piedad nuestras mejores herramientas?

¿Es beneficiosa la obsolescencia planificada?

¿Nos estamos enfrentando a auténticos cazadores de oportunidades?

Tecnología

Acercándonos un poco más al mundo del marketing digital, recientemente, venimos apreciando la evolución de algunas de las redes sociales mas conocidas y usadas. Lo que en un principio se creó como un mundo de personas y para las personas, un mundo de conversaciones, de aportaciones e interactuaciones beneficiosas para los usuarios se está convirtiendo en un gran conflicto de intereses comerciales y personales.

No nos damos cuenta pero proyectamos todo lo bueno y todo lo malo en todas y cada una de estas plataformas de comunicación.

Por ejemplo, Facebook, cada día tiene menos alcance, impactos o seguimiento de las personas o fans que quieren mantener contacto con las personas o las marcas. Twitter se ha convertido el la reina de la transmisión de noticias, pero también el foco de escarmiento público de personas y empresas ante cualquier situación.

Parece que otras redes menos masificadas aún mantienen la esencia del sentido para el que se crearon, pero parece que siempre hay intereses «ocultos».

¿Quién no tiene un perfil en Google + aunque sea sólo por el posicionamiento que nos brinda Google?

¿Tendremos que empezar a pensar en retirarlas de nuestros usos habituales?

Conexión tecnológica

A pesar de no ser muy entendida en su momento, Blade Runner, en poco tiempo se convirtió en una película admirada, en una ficción de culto. Quizá el ver tan crudamente el afán de supervivencia y el amor a la vida por parte de unos robots, de unos humanoides de inteligencia artificial, nos dio muchos argumentos para pensar y muchas facetas en las que mejorar. Nos hizo comprender que todavía nos queda mucho por ver, mucho por conocer, mucho por descubrir.

La existencia de redes, aplicaciones y herramientas tecnológicas que se crearon con buen fin, con el tiempo, acaban siendo retiradas. Dado el vertiginoso avance de la investigación, se quedan rápidamente anticuadas y son sustituidas rápidamente por otras. Algunas, con la defensa de muchos usuarios, posiblemente sobrevivan y logren permanecer. Pero el tiempo dictará su ley, por lo que debemos avanzar, debemos progresar, debemos prosperar.

Y cada tecnología tiene su momento. Hagamos que no se pierda en el tiempo.

Como decía Henry Ford: «El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.»

Nos queda mucho por conocer, nos queda mucho por descubrir, nos queda mucho por saber.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Sep 26, 2014

Adaptarse, paso firme.

– «¡Quitaos las camisetas!»-

Y una nueva queja no se hizo esperar:

– «Pero Sargento, hoy sí que son iguales»- dijo un soldado.

– «¿Iguales que la mía?» – le contestó.

– «¿Cómo podíamos saber qué camiseta…?» –

– «¡Tienes que improvisar, que vencer, que adaptarte…!» –

Era uno de los primeros días con aquellos chicos. El sargento Tom Highway, veterano de guerra en Vietnam y Corea, había sido el designado para llevar a cabo la difícil misión de instruir a un grupo de novatos desmotivados e indisciplinados.

El objetivo: convertirlos en auténticos marines.

Aunque la tarea no iba a ser fácil…

Recurriendo a su firmeza, su experiencia y sus mensajes de aliento, no tenía duda que su esfuerzo, daría sus frutos. Con su fama de duro y bajo su mando, la sección de reconocimiento llegaría ser una de las mejores del ejército de los EE.UU.

Improvisar, vencer, adaptarse

La presencia y el estilo de Tom en un principio supuso para estos chicos de la marina norteamericana un rechazo frontal a sus obligaciones. Incluso se convirtió en una tortura para algunos. Realmente, hasta ese momento, nadie les había informado correctamente de lo que suponía estar allí, en un campo de instrucción, en un futuro campo de batalla, en un próximo escenario bélico.

Quizá los modos y los métodos del Sargento Highway no fueran los más adecuados.

Pero sí los más efectivos.

¿Sería mas efectivo si alguien nos mostrara la realidad de aquello a lo que nos enfrentamos?

¿Cuántas veces acometemos un trabajo desmotivados por desconocimiento de y no saber cómo hacerlo?

¿Podemos realmente se eficaces ante los nuevos retos, las nuevas herramientas y las nuevas ideas?

Es cierto, cada día descubrimos nuevos caminos, nuevas formas de actuar, nuevas ideas, nuevas herramientas. Acciones que deben ampliar nuestras miras, crean nuevas fronteras y fijar un nuevo horizonte.

Por ello, para seguir dando un buen servicio al cliente, no debemos olvidar identificar las tendencias, saber anticiparnos y dar una respuesta eficiente. Saber aplicar nuestra continua formación y apoyarnos en nuestro equipo será, una vez más, la apuesta acertada.

Debemos tener una gran capacidad de adaptación.

La adaptación es una cualidad necesaria, no sólo para nuestro ámbito profesional, sino para toda nuestra vida. Saber sacar y explotar lo mejor de cada situación a la que nos enfrentemos nos hará ser merecedores de un alto grado de confianza.

Desde otro punto de vista, tampoco debemos olvidar lo importante que son aquellas personas que nos muestran el camino o aquellas que lideran un proyecto. Quizá tendremos una diferente para cada ocasión y deberemos hacer un gran esfuerzo para sacarlo a delante.

Quizá la versatilidad de nuestro trabajo haga que cada uno de ellos sea enfocado y gestionado de manera completamente diferente a lo que hacemos con otro trabajo o con otro procedimiento. En nosotros estará el saber manejar la corriente y entrar en simbiosis con cada situación.

Adaptarse

Finalmente, gracias a la transmisión de su experiencia y sus valores básicos, el sargento de Hierro, se hizo con el pelotón, «hizo piña» y logró que fueran reconocidos por su trabajo y su valor en el campo de batalla. Logró que con sus ideas, su código y su tradición, los nuevos marines pudieran incorporarse al equipo y aunar esfuerzos manteniendo una línea «adaptada» a todos. A su nueva realidad.

Una de las cualidades que los profesionales de marketing deben tener, es sin duda alguna, la capacidad de adaptación al cliente, a la campaña y a las personas que lideran el proyecto. De la agilidad con que este proceso de adaptación se produzca, dependerá en gran medida la consecución de objetivos y el éxito de la campaña.

Y como dice Shalman Rushdie: «Todas las ideas, incluso las sagradas, deben adaptarse a las nuevas realidades».

Estamos inmersos en una nueva realidad.

¿Nos adaptamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Páginas:«1...78910111213...19»