30 Jul, 2013

Desconecta, descansa y disfruta. Te esperamos.

Él, era contable e iba allí una vez al año a llevar las cuentas de un amigo.

Ella, aguardaba allí a su marido cuando iba a visitar a su madre, la cual no la podía ni ver.

Se conocieron y desde aquel encuentro habían decidido verse «El próximo año a la misma hora«.

Tenían sus vidas, sus parejas, sus trabajos, sus familias, pero el destino les había unido y sus citas, eran una manera de poder «escaparse», ver las cosas de otra manera y conocer otros puntos de vista. Como cada año, eran fieles a su cita y se reencontraban. A medida que pasaban los años y se sucedían los acontecimientos, se apreciaba su evolución en su forma de ser, en su forma de pensar, en su forma de vivir.

Ningún año era igual.

Todos los años, por estas fechas, llegan las ansiadas vacaciones de verano. Algo muy necesario para cualquier persona. Necesitamos desconectar, oxigenar nuestra mente, «afilar el hacha«. El curso ha sido muy duro y el que viene promete ser igual o parecido. Dedicaremos nuestro tiempo a ver otras cosas, viajar y disfrutar, sin obligaciones de por medio, de nuestros seres queridos. Dedicaremos tiempo a nuestras aficiones, a nuestros hobbies, a descansar mentalmente, cultivando otras actividades. Dedicaremos un ratito, aunque sea pequeño, a las nuevas estrategias y futuras aventuras por correr junto a nuestros clientes. Y, seguramente, tal como está organizado el trabajo, tendremos que echar un ojillo a nuestras cosas y estaremos presentes en alma, pero no en cuerpo.

También aprovecharemos para ver las campañas promocionales y de comunicación que funcionan fuera de nuestro entrono habitual, en otros pueblos, otras ciudades, otros países, la montaña o la playa. Veremos si la planificación y el trabajo ha dado resultado y por qué. Veremos si ha conseguido calar, gustar y fidelizar.

Aún recuerdo con cariño un verano en la playa en la que un grupo de animadores iba recorriendo los lugares de marcha de la zona levantina promocionando una bebida de la que nunca fui «consumidor» pero de la que sí tengo gran recuerdo. De hecho aún guardo esa fantástica toalla de playa y el bañador amarillo estilo «Los Vigilantes de la Playa«. Una buena campaña de animación y promoción en el punto de venta, casi una performance.

O, el verano pasado, cuando en un supermercado de una población, fui atendido magníficamente, mejor que en la mayoría de los de aquí y, además, del magnifico trato, muy cordial, muy afable y muy cercano, sabían manejar muy bien las promociones. Desde el año pasado no me separo de una fantástica gorra azul marino bordada con hilo blanco de Nivea. Bravo. Magnífico regalo.

Es tiempo de descanso, pero también, una magnífica temporada para dedicarse a observar y aprender. Este año veremos más campañas que interactúan con los clientes y que tendrán un incentivo en internet y redes sociales. La web 2.0 está muy instaurada en muchas profesiones y zonas de España, pero es posible que aún esté por llegar a otras muchas. Estaremos atentos.

Para nuestros protagonistas, pasado ese día, ese encuentro, volvían a sus obligaciones, volvían a su vida, volvían a su rutina. Con ilusiones renovadas y una sonrisa en la cara.

Para todos nosotros pasará la «nube de verano» y enseguida estaremos aquí con las pilas recargadas, nuevos proyectos y nuevas ideas.

En este tiempo, haznos un favor, desconecta, descansa y disfruta.

Nosotros, seguiremos siendo fieles a nuestra cita.

¡Te esperamos!

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario