11 Jun, 2015

Eres miembro de un equipo fantástico.

Tierra, aire, agua y fuego… no faltaba ninguno.

-«¡Ahí están! ¡Son Los 4 Fantásticos!» – gritaba la gente.

Habían vencido al Doctor Muerte.

Por el momento…

Reed Richards había solicitado ayuda a su viejo compañero de la universidad, el doctor Victor Von Doom para poder costear una misión en el espacio con el objetivo de encontrar la forma de alargar la vida y  curar varias enfermedades terrestres.

El Dr. Von Doom, a pesar de no llevarse muy bien con él, accederá a acompañar al Dr. Richards. Junto a él, Sue Storm, la ex novia de Richards, Johnny Storm, el hermano de Sue y Ben Grimm, el mejor amigo de Reed, se unirán a la aventura.

En el espacio, una nube de radiación cósmica afectará a todos y cada uno de ellos. Desde ese momento, los cinco, comenzarán a desarrollar mutaciones en su ADN. Cuatro de ellos obtendrán unos poderes especiales que utilizarán para defender al mundo.

Pero a partir de ahora, el Doctor Von Doom es el Doctor Muerte y su objetivo es acabar con todo.

Los 4 Fantásticos, si quieren vencer al Doctor Muerte, tendrán que trabajar como uno sólo, explotando sus mejores cualidades en beneficio del grupo.

equipo fantastico

Su líder, Reed, se siente culpable por provocar las mutaciones de sus amigos y decide mantener al equipo visible y popular. La identidad de Los 4 Fantásticos no es secreta, es más, están en contacto permanente con el público, siendo tratados como celebridades, aunque…

…la clave de su éxito es ser un equipo y sentirse parte de él.

Es cierto, ser miembro de un grupo te completa y te complementa. La personalidad de uno se convierte en la fortaleza del grupo. Todos suman, todos ganan.

En la pasada edición de de HEMESIC 2.015, en una de las ponencias a las que pude asistir, Juan Ortí de Amex, en su exposición «Membership Effect» dijo una frase clave:

«Soy porque somos»

Un concepto muy actual, muy de moda. El sentimiento de pertenencia y de identificación con una empresa, una marca o una institución es algo que las personas valoran cada día más. Aunque, realmente, esto es un concepto muy claro desde el principio de los tiempos y lo seguirá siendo.

En varios momentos de su explicación, nos habló, por ejemplo, de aquellos clientes que siempre «alardean» con el comentario: «soy miembro desde…», «soy socio desde hace…» y frases por el estilo. Algo que deja claro que no es un cliente cualquiera, que es un cliente especial y que merece un buen trato.

Tiene razón, se siente parte de la empresa.

Y nos puso tres buenos ejemplos, nos habló de campañas como «Soy de la Mutua«, «Membership de American Express» o «Pago menos porque somos más», de Movistar. Compartió con nosotros un nueva tendencia, una nueva manera de ver y entender lo que sucede a nuestro alrededor. Dejó claro que…

…ahora el cliente está al mando.

Los sentimientos de pertenencia hacen que el cliente se convierta en garante de la marca o del producto y generen la confianza suficiente en otros miembros de que obtendrán beneficio de su relación con la empresa, con la marca o con el producro o servicio. Su experiencia será única y serán satisfechas plenamente sus necesidades.

Según Juan Ortí, así se consige cerrar el círculo, el closed loop, es decir, si centramos nuestros esfuerzos en interactuar con nuestros clientes sobre un producto o servicio, trataremos de construir relaciones a partir de datos obtenidos a través de las interacciones con ellos en los diversos canales de comunicación, como las redes sociales, logrando así perfeccionar continuamente las relaciones con ellos.

En definitiva, con este «efecto», el objetivo es que:

«No sólo hay que cubrir las expectativas, hay que superarlas.

trabajo en equipo

Los 4 Fantásticos, versión cómic, versión  serie de TV o película de cine, aboga, como tantas otras historias de superhéroes, por la importancia que tiene la unión y la pertenencia a un grupo sólido. Algo que todos conocen como grupo y no como individualidades. Algo, que con el esfuerzo y el apoyo de todos, se convertirá en algo imparable, algo insuperable.

Tanto en nuestra profesión, como en nuestras familias, el sentido de pertenencia a un grupo, potencia nuestras cualidades en beneficio de todos. Es más, es nuestra reputación. Es lo que esperan los otros miembros de nosotros. Y al pertenecer a ese equipo, debemos aportarlo. Debemos darles la confianza plena de que tendrán lo que esperan de nosotros.

Debemos encontrar nexos comunes que faciliten el encuentro.

Como dijo Henry Ford: “Juntarse es el comienzo. Mantenerse juntos es un progreso. Trabajar juntos es el éxito.”

¿Nos juntamos?

Seremos fantásticos.

Jorge Jiménez Suárez

4 Comentarios

Deja un comentario