10 Dic, 2015

Gestiona tus datos, mejora tus resultados.

Berlín.

4 de Agosto de 1.936.

Long, le había estado observando en sus dos saltos anteriores y se aproximó a él.

-«No arriesgues tanto. Las condiciones de la pista son favorables para un buen salto» – le dijo.

-«¿Cómo dices?» –  Contestó Owens.

-«Sí, mira. Inicia el salto veinte centímetros antes y asegura la marca mínima para clasificarte.»-

Jesse siguió el consejo de Luz y logró clasificarse en su último salto para la final.

Jesse Owens y Luz Long se disputaron la medalla de oro en la final. Owens, con un gran salto de 8 metros y 6 centímetros obtuvo el triunfo. La reciente amistad de ambos no gustó mucho a los compatriotas del alemán y produjo, igualmente, poco efecto en los compatriotas del norteamericano. Luz Long unos años después sería enviado a la guerra, en primera línea. Jesse Owens, a pesar de batir todos los records y ganar cuatro oros olímpicos, no fue ni siquiera recibido por el presidente de su país.

En la última carta enviada por Luz Long a Jesse Owens, dice:

«Mi corazón me dice que quizás esta sea la última carta que escriba en mi vida. Si así fuera, te ruego que hagas algo por mí. Cuando la guerra acabe, por favor, viaja a Alemania, encuentra a mi hijo y explícale realmente quién fue su padre. Háblale de los tiempos en los que la guerra no logró separarnos y dile que las cosas pueden ser diferentes entre los hombres de este mundo. Tu hermano, Luz».

resultados

Aquella inesperada ayuda en la competición fue el comienzo de una nueva relación de confianza entre dos grandes figuras del atletismo del momento. Jesse Owens y Luz Long, a pesar de las circunstancias que les tocó vivir y de pertenecer a dos mundos tan diferentes, mantuvieron su amistad, no sólo hasta el final de aquellos juegos olímpicos, sino hasta el final de sus vidas.

En aquel estadio olímpico, Luz Long había estudiado a su contrincante, y a pesar de competir con él, supo identificar qué es lo que debía hacer para que sus resultados fueran óptimos y lograra sus objetivos. No tuvo ningún reparo en compartirlo con él y ganarse su confianza y su respeto. Aún sabiendo que podría perder.

Le había observado, le había analizado y había sacado lo mejor de él.

El pasado mes de Octubre, durante mi asistencia al Manager Bussines Forum, en otra de las grandes ponencias a las que tuve la oportunidad de asistir, tuvo lugar una tertulia muy interesante en la que tuve la oportunidad de conocer a una profesional del mundo de la analítica: Gema Muñoz de El Arte de Medir.

Además de otros contertulios con los que compartía sus experiencias y puntos de vista, nos destacó la relevancia de de conocer siempre al cliente en profundidad. Saber distinguir sus puntos débiles y sus puntos fuertes. ¿Por qué?

Porque debemos introducirnos en la cultura de datos.

Conociendo todos los datos de un cliente: lo que hace, cómo lo hace, por qué, dónde acierta, dónde falla, qué le sobra, dónde suele ir, qué suele hacer, qué es lo que más le gusta, etc, tendremos mayor probabilidad de éxito a la hora de ganarnos su confianza. Debemos empatizar con él para poder aconsejarle, ofrecerle o aportarle una solución a su carencia, problema o necesitad. Y no sólo debemos recopilar toda esta información, si no saber aplicarla o darle utilidad para que nos beneficie y para que sea provechosa para todos.

Porque los datos deben servir para cambiar las cosas.

Los datos, su análisis y su gestión nos deben ayudar a algo muy importante, a tomar decisiones. Es decir, a la toma de decisiones correctas y con garantía de éxito.

gestion de datos

Muchos años después, en 1964, Luz Long, se convertiría en el primer deportista en recibir a título póstumo la Medalla Pierre de Coubertin otorgada a aquellos que hayan mostrado su espíritu olímpico y deportivo durante la celebración de unos Juegos. También Jesse Owens tuvo su reconocimiento, en 1.955 fue nombrado Embajador de los Deportes en su país. Se lo habían merecido.

Las agencias,  al igual que las personas, debemos mantener siempre la inquietud de observar y analizar las cosas que suceden a nuestro alrededor. Debemos estar alerta y descubrir, en la medida de lo posible, qué pasa y por qué. Es la forma que tenemos de saber cómo mejorar las cosas con las que a diario convivimos o trabajamos. Para nosotros, este proceso debe basarse en un esquema muy sencillo:

Gestión de datos ⇒ Decisiones acertadas ⇒ Mejores resultados

Como dice Gema MuñozDesde que se cronometran las carreras, se corre más rápido»

¿Necesitas gestionar tus datos?

Mide, decide y mejora tus resultados.

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario