18 Ene, 2013

Hashtag: “animal de compañía”.

“Mi voz igual que un niño, te pide con cariño, ven a mí abrázame, porque te quiero, te quiero, te quiero. Te quiero, te quiero, te quiero. Y hasta el fin, te querré.”

Nino Bravo, sí.

Aquellas rebajas de Enero en El Corte Inglés eran amenizadas cada mañana por la Jefa del Departamento de cristalería con esta canción. La verdad es que era una buena manera de empezar el día con un poco de orden: todos cantando, todos reponiendo, todos colocando, todos etiquetando, todos en armonía. Todos a una.

Si nos fijamos en las diferentes facetas de la vida, todas las personas solemos tener un orden, una línea de actuación, una rutina para realizar nuestras tareas cotidianas. Bajo un mismo objetivo, elaboramos mentalmente una agenda diaria con nuestra ocupaciones, obligaciones y necesidades.  Todas estas actividades van encaminadas, como diría Loren Moreno, a lograr pequeñas metas. Para que todas ellas se cumplan, deben estar sintonizadas, en armonía, bajo un mismo lema, bajo una misma temática, bajo un mismo objetivo. ¿Bajo un hashtag?

Hashtag, ese término que se puso muy de moda en la Primavera Árabe, un hecho que cambió el mundo. En dicha  “revolución”, uno de los hashtags mas utilizados sobre los acontecimientos acaecidos en la Plaza de Tahrir, fue sin duda #Egypt. Que era la manera de poder estar todos sintonizados con todo lo que ocurría sobre ese único tema en cada segundo desde cualquier parte del mundo.

El time line de Twitter está lleno de temas o etiquetas, gracias a ellas, los usuarios interactúan unos con otros, saben lo que quieren leer y lo que buscan, lo tienen ordenado, lo tienen clasificado. Incluso el usuario puede crear una serie de listas para poder estar informado de lo que publica una serie de personas o empresas sobre un determinado asunto, para clasificarse unos a otros.

Para una empresa no aprovechar esta herramienta de comunicación es un auténtico despropósito. Twitter nos permite seleccionar a todos nuestros seguidores, a las personas que nos importan, a las empresas que nos interesan, a los medios a los que otorgamos credibilidad. Podemos saber de primera mano, qué hacen, qué dicen, qué les gusta. ¿Podemos desaprovechar esta oportunidad de conocer a nuestros clientes? ¿Podemos perder la oportunidad de sintonizar con todos ellos? ¿Podemos echar a perder tal oportunidad?

Tenemos ante nosotros una poderosa herramienta de investigación de mercado, de segmentación, de comunicación y de atención y servicio al cliente. Para las pymes, twitter, además de otras redes sociales, nos brinda la oportunidad de competir en igualdad de condiciones con las grandes compañías. Y es gratis, ¿qué más se puede pedir?

En definitiva, nos gusta Twitter, nos gustan los twitteros, nos gustan los hashtags.

Es mío y me lo llevo“.

¡Feliz viernes!

#FollowFriday  #FF

Jorge Jiménez Suárez

 

1 Comentario

Deja un comentario