28 Oct, 2016

Lo que somos, lo que queremos.

– “¿De qué sirve una idea si sólo está aquí?” – Preguntó señalando a su cabeza.

– “Se puede ser un artista sin pintar nunca” – Respondió Bart.

– “Esa es mi definición de un cobarde” – Afirmó Liz.

Las palabras quedaron en el aire por un instante.

Art era el dueño de una galería de poca monta. Tenía muchas deudas y tenía que recurrir a pequeñas estafas para poder salir adelante esperando a tener un golpe de suerte. Un día conoce a Betty una mujer guapa y rica, que, rápidamente, se enamora de él y le convence para que se casen.

Su golpe de suerte ha llegado. Gracias a ella ya no tendrá que preocuparse por el dinero. Pero, al mismo tiempo conoce a Liz, la atractiva hermana de Betty, de la que se enamorará irremediablemente. Para poder estar con ambas creará un engaño más, creará a su hermano gemelo Bart. Art está con Betty y Bart con Liz.

La situación es ideal para él, pero…

…dos, eran demasiado.

somos-y-quereremos

Poco a poco Art se dará cuenta. Mantener dos personalidades da mucho trabajo y es muy peligroso. También descubre que cada vez se aleja de más de Betty y se acerca mas a Liz. Descubre que con Liz se siente diferente, descubre que se siente mejor, y descubre que ella es capaz de sacar todo lo mejor que él lleva dentro. Gracias a sus sentimientos por Liz ha descubierto que…

…sabe realmente quién es y lo que quiere hacer.

No es difícil, que cualquiera de nosotros, tenga un momento de duda en su vida por saber cómo somos. Y más aún, a pesar de tener unos cuantos años, lo que queremos ser o hacer. Cuando eres joven todo el mundo te pregunta lo que quieres ser de mayor. Muchos lo tienen claro, pero muy pocos consiguen ser lo que anhelaban.

Lo mismo nos sucede cuando trabajamos en una empresa y nos preguntan hasta dónde queremos llegar. O, si tienes tu propia empresa, te cuestionas cuáles son los objetivos o hasta dónde te va a llevar tu actividad. ¿Realmente lo sabemos o nos dejamos llevar por una idea general de hacerlo todo bien y llegar lo más alto posible? ¿Nos mantenemos realizando nuestro trabajo a la espera de un golpe de suerte que mejore nuestra situación?

Debemos enfrentarnos a la realidad.

No podemos trabajar con nuestros clientes si no saben realmente quiénes somos, ni en qué les podemos ayudar. Aunque cada cliente nos demande por determinado producto o servicio, debemos seguir fieles a nuestro trabajo y a todas las facetas que cultivamos. Como ya dijimos en una ocasión anterior, si se muestra, hay que contarlo.

Eso no quiere decir que tengamos varias caras o varias personalidades o varios roles. No, porque nuestro estilo de trabajo siempre es el mismo dependiendo de la disciplina o el sector de actividad que cubramos. Nos gusta lo que hacemos y podemos abarcar muchos campos al mismo nivel de calidad.

Y queremos compartirlo contigo.

queremos-ser-como-somos

-“¿Te estás volviendo loco, verdad?” – Le preguntó Liz.

– “Desde el momento en que te ví.” – Contestó Art.

– “Eso mismo me dijo Art… ¿O fue Bart?” – Dándole la espalda.

– “Sólo dime: ¿quién quieres que sea?” – Preguntó de nuevo Art.

Tras el rechazo de Betty en el altar, pasado un tiempo, Art y Liz tuvieron su oportunidad. Art enmendó su error, se disculpó y fue sincero consigo mismo, con Liz y con los demás. Ya sabía lo que él sería a partir de ahora y a quien querría tener a su lado.

Como hemos dicho en ocasiones anteriores, lo auténtico convence, lo auténtico vende. Por lo que debemos enfrentarnos a nuestra vida y a nuestra profesión sin máscaras, sin engaños, sin mentiras, sin dobleces. Porque si sabemos lo que somos, si mostramos nuestra identidad, será más fácil luchar y obtener lo que queremos.

Y lo que queremos, es seguir disfrutando de lo que hacemos.

Como dijo Eleanor Roosevelt: “De una manera u otra aprendemos quienes somos realmente, y luego vivimos con esa decisión.” 

¿Quiénes somos?

¡Lo que queremos!

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario