14 May, 2015

Marketing colaborativo, punto de encuentro.

Dylan, después del terrible accidente, estaba dispuesto a descubrir el camino por si solo. Desobedeciendo las órdenes del oficial al mando, intentaba salir del salón de baile y buscar la salvación por su cuenta, cuando es descubierto por Conor, un niño de ocho años, que le pedirá que les saque a él y a su madre, Maggie, de allí.

A ellos se les sumará rápidamente aquellos que no se conforman con esperar a que los rescaten y quieren salir por sus propios medios. Robert, que se ha unido al grupo, busca a su hija Jennifer y a su prometido Christian, que deben estar heridos o desaparecidos después del accidente muy cerca de ellos. Entre aquellos que eligen acompañar a Dylan, además, se les unirá una tímida polizona y un curioso suicida.

Todos forman un grupo muy especial, todos tienen el mismo objetivo. Todos tendrán que ayudarse, apoyarse y colaborar para encontrar un camino juntos a través del desastre mientras el barco continua hundiéndose.

Rápidamente se crearán lazos de amistad muy fuertes entre todos ellos. Bajo tales circunstancias será imprescindible confiar los unos en los otros si quieren salir con vida de esa situación.

marketing colaborativo 2

En un primer momento, Dylan, se muestra contrario a conducir al pequeño grupo de supervivientes a través del barco, pero cuenta con la ayuda de un joven escritor que conoce el diseño del barco y les guiará a través de él.

La primera evaluación de la situación era clara, estaban atrapados en aquel salón y el barco estaba “al revés”, una ola gigante se había tragado el barco y lo había volcado hasta darle la vuelta por completo. La opción de esperar a ser salvados no parecía la más atractiva.

Había que buscar otras alternativas.

Muchas veces, las situaciones a las que nos enfrentamos, debemos abordarlas de manera diferente a lo establecido o a lo que habitualmente se hace o a lo que nos recomiendan hacer. Quizá, las circunstancias, así nos lo impongan.

Después de realizar una buena evaluación de la situación debemos sumar otros puntos de vista a nuestro análisis que puedan cubrir detalles que se nos escapen y puedan aportar mayor valor a nuestras acciones.

Si en nuestras acciones profesionales los procesos se salen de lo habitual, debemos encontrar nuevas vías de realización y consecución de objetivos. Estos nuevos caminos o soluciones, pueden estar dentro o fuera de nuestro entorno.

No debemos conformarnos, debemos buscar más.

Otra nueva manera de aventurarnos en su búsqueda es conseguir el apoyo, el soporte y la colaboración de otras empresas, compañeros o clientes que nos ayuden a avanzar y lograr nuestras metas.

Hace un par de semanas, en #HEMESIC 2015, Fran López, nos hablaba de la importancia que tenía el estar rodeado de talento y la importancia que estaba tomando en la gestión empresarial el marketing colaborativo. Concepto basado en una nueva manera de abordar nuestras campañas, una nueva manera en la que se debe dar al cliente la relevancia que realmente tiene.

El cliente es lo más importante.

Fran López nos explicó como: “los consumidores no se conforman con sólo comprar, sino que están dispuestos a colaborar con las marcas y ayudarlas en su comunicación y sus procesos de marketing. Por lo que la finalidad del marketing colaborativo es crear una relación de cooperación entre consumidores y marcas”.

“Es más, los consumidores, se sienten valorados por las marcas a la vez que se divierten probando y opinando sobre sus productos. Así, las marcas dialogan con sus propios seguidores, valedores y defensores, que les facilitan opiniones y experiencias directas y sinceras”.

Resultado: el marketing colaborativo genera la creación de estrategias de marketing mucho más potentes y efectivas que las tradicionales.

Para ilustrarnos toda su exposición nos detalló en profundidad la actual y polémica campaña del “Talento español“, creada y elaborada por ESIC, junto a otras agencias como Clear Channel, J. Walter Thompson, o Arena Media.

Para acabar cerrando con una buena frase:

Hoy en día no basta con alcanzar al consumidor, hay que ir más allá.

marketing colabotrativo

Los pasajeros supervivientes del Poseidón, descubrieron que la ayuda y la colaboración era el camino que debian seguir para poder encontrar la salvación. Cada uno de ellos supo aportar sus mejores cualidades en beneficio del grupo. Era su punto de partida, era su punto de encuentro.

Por lo tanto, cuando hay objetivos comunes y un buen equipo, lo más probable es que se haya creado el ambiente idóneo para que las marcas interactúen con sus clientes para que éstos actúen, aporten y colaboren en la realización y en la consecución de los objetivos comunes. Al favorecer la colaboración, al favorecer a la acción, atraeremos el talento.

Como decía Francisco Umbral: “El talento, en buena medida, es una cuestión de insistencia

Seguiremos insistiendo.

¿Colaboramos?

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario