8 Oct, 2015

Marketing digital, libertad de acción.

– “A cambio de tu ayuda, te ofrezco algo inestimable” – le dijo el Abate Faría.

– “¿Mi libertad?” – preguntó Edmundo.

– “Nos pueden quitar la libertad, como tú ya sabes” – le respondió.

– “Te ofrezco el conocimiento. Todo lo que he aprendido” – le animó.

Edmundo Dantés, había sido engañando, traicionado e injustamente encarcelado. Después de varios años en prisión, había comenzado a desesperarse, el dolor, la pena y el odio le consumían por dentro. Y cuando estaba a punto de morir, recuperó la ilusión por vivir.

Caprichos del destino, el abate Faría, en su intento por fugarse de la prisión de If, fue en la dirección equivocada, llegando a la celda de Edmundo. A partir de ahí forjarán una gran amistad. El abate se convertirá en su educador, su formador, su profesor.

Juntos pasarán algunos años en soledad cavando un nuevo túnel que les saque de allí. Mientras tanto Edmundo aprenderá todo lo que a diario, su amigo y mentor, le enseña. Finalmente, Faría sufre un accidente en la excavación y malherido, antes de morir, le confía a Dantés el escondite de un gran tesoro en la isla de Montecristo.

Gracias a su muerte, Edmundo sería libre. Gracias a la potenciación de su ingenio, gracias a su formación y gracias a su preparación no sólo se salvaría, le harían ser mejor, le convertirían en un hombre libre de verdad.

Era el momento de darse a conocer.

marketing digital libertad 2

Edmundo, en sus años de cautiverio había tenido tiempo para analizar su situación, tiempo para prepararse y tiempo para planificar su estrategia. Gracias a la ayuda del abate había logrado obtener una considerable mejora intelectual. Aunque no sólo tuvo tiempo a cultivar el conocimiento, aprendió otras materias de la vida de la época, como la defensa personal, el protocolo, el refinamiento. Aspectos que completaron su personalidad.

El tenía sus medios, pero el abate le hizo ver mucho más allá.

A muchas empresas, pymes y profesionales les está costando salir de esta época de vacas flacas y a pesar de toda la experiencia que acumulan en el mercado, no son capaces de recuperar el espacio que tenían antes o la cuota de mercado que abarcaban.

Como ya hemos hablado en ocasiones anteriores, y no somos los únicos en hacerlo, es necesario que todos empecemos a migrar al mundo digital. Todos aquellos que apostaron desde hace pocos años por la digitalización de su negocio empiezan a ver resultados. Su presencia en internet, a través de redes sociales y los medios digitales junto con la explosión y la difusión de información a través del smartphone y las tablets, está cada día más valorada y es cada día más necesaria.

Recordemos que el marketing digital es simplemente la aplicación de las estrategias de comercialización la través de los medios digitales. Es decir, trasladamos las técnicas del marketing off-line o  marketing tradicional al mundo online. Y cada día aparecen nuevas herramientas que potencian nuestra actividad. Y lo que es más importante con la posibilidad de hacer mediciones reales y obtener resultados inmediatos.

Debemos aprovecharlo para recuperar nuestro espacio.

Además, gracias a la posibilidad de poder compartir información en las redes sociales se produce un intercambio casi instantáneo de contenidos y conocimientos que antes era impensable. Hemos logrado salir, escapar y ver mucho más allá de nuestro entorno y podemos mantener relaciones constantemente con miles de usuarios de los que obtenemos feedback en cualquier parte del mundo.

Los usuarios ahora tienen el poder de la opinión.

Y ésto es un aspecto muy importante al alcance de cualquier empresa por pequeña que sea. No sólo empresas, también profesionales y emprendedores a los que el día a día su actividad muchas veces impide parar a analizar la situación y profundizar en los beneficios del marketing digital.

Aún así, como decía Edmundo: “Hay personas para quienes el trabajo es el remedio de todos los dolores.”

Pero el trabajo por sí mismo no sirve de mucho si no se tienen claros los objetivos.

¿Cuál es nuestro objetivo?

Tener la libertad de salir y darnos a conocer con garantías.

Para ello es necesario tener un buen plan de marketing digital.

marketing digital

Según Edmundo, “todo mal tiene dos remedios; el tiempo y el silencio”. Dada su situación, tenía todo el tiempo del mundo para preparar su venganza en el silencio de su prisión. Con la inestimable ayuda del abate Faría lograría salir con vida de su cautiverio, adquiriría la sabiduría suficiente para saber afrontar sus nuevos retos y alcanzar sus objetivos. Sin él, sin Faría, nunca habría sido posible.

Hoy en día, a la hora de ejecutar acciones de marketing se carece del tiempo suficiente para llevarlas a cabo debido a la necesidad de inmediatez y al acortamiento de los plazos. A pesar de vivir sumergidos en la vorágine diaria, es necesario tener un pequeño espacio y un poco de tiempo para poder analizar todo lo que nos rodea y buscar la ayuda o la formación necesaria para afrontar los retos del futuro. Las herramientas que nos brinda el marketing digital permiten acortar los tiempos e incrementar nuestra calidad de trabajo. No dejaremos de apostar por ello.

La formación y la adaptación al marketing digital es muy necesaria.

Es necesaria para avanzar, para mejorar, para prosperar, para cambiar nuestro camino.

Como decían nuestros protagonistas en El Conde de Montecristo:

“¿Seguirás tu camino tal, como te lo depara la suerte sin tratar siquiera de combatirla?”

¡Cambiemos nuestra suerte!

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario