31 Dic, 2015

Nuevo año, nuevas soluciones, nuevas ilusiones.

– «Houston, Houston, tenemos un problema.» –

Jim, Jack y Fred acababan de sobrevivir una explosión en la nave espacial principal que debía llevarles a la luna. Como medida de emergencia se habían desplazado al módulo lunar. Pero tenían otro problema, el módulo estaba diseñado sólo para mantener con oxígeno a dos personas durante 36 horas y no a los tres astronautas durante 96 horas. El aire se estaba saturando peligrosamente, sus vidas estaban en peligro y les quedaba poco tiempo.

Tenían que buscar otras soluciones.

Mientras tanto en Houston los técnicos detallaban las dificultades a las que se enfrentaban. Necesitaban traspasar aire de una nave a la otra, pero…

-«El módulo de mando tiene filtros de aire redondos» –

– «El módulo lunar tiene filtros de aire cuadrados.» –

– «Busquen la manera de encajar un círculo en un cuadrado. Rápido» –

En poco tiempo, los ingenieros de tierra de la unidad de sistemas de la misión Apolo 13, tuvieron que improvisar un adaptador utilizando únicamente los elementos que los astronautas tenían a mano de ambos módulos. Con los medios que tenían: ¿Serían capaces de aportar una buena solución?

No podían fracasar.

ilusiones

El equipo de ingenieros se puso manos a la obra para poder crear el aparato o el medio capaz de hacer lo que necesitaban para salvar la vida de sus compañeros y asegurar el éxito de la misión. Además, debían, posteriormente, transmitir a los astronautas las instrucciones correctas para poder montar el nuevo filtro en tiempo récord y comprobar que funcionara adecuadamente.

¿Quiénes eran aquellos ingenieros de la NASA?

Eran profesionales, provistos de formación, cargados de amor por su trabajo y grandes dosis de ilusión. Era el equipo perfecto para poder improvisar, para poder llevar a cabo una acción tan compleja. Tenían ideas y sabían dar soluciones.

Como en tantas ocasiones, el éxito de una misión o de una determinada planificación, se basa en una correcta sincronización de trabajo en equipo, de una buena sintonía entre personas con los mismos intereses y de una generosa aportación y transmisión de conocimientos. Es verdad, muchas veces los proyectos se tuercen y a pesar de tener una buena planificación, puede haber detalles que se nos escapen por cualquier motivo y terminen perjudicando su correcta ejecución.

Debemos contar con ello.

Pero no queremos decir que siempre haya que improvisar, si no que es una alternativa que debemos tener en cuenta para salir airosos de todas las acciones a las que nos enfrentemos. En nuestro día a día profesional, las empresas, los clientes, prefieren agencias que no les den sorpresas, que cumplan con su trabajo y no les genere contratiempos. ¿De verdad existe alguna así? Lo que sucede es que hay muchas que no son del todo transparentes, nada más.

Por nuestra experiencia, siempre hay algún factor que hace que el resultado pueda variar. Lo que hay que hacer, es: saber cómo controlarlo y saber cómo poder afrontarlo si éste cambia. Siempre se debe ser transparente con los clientes a la hora de realizar determinados trabajos: detallarle lo que puede ocurrir, lo que puede fallar, dónde podemos acertar más y obtener mejores resultados. Debemos basarnos siempre en nuestro conocimiento y en nuestra experiencia.

En la mayoria de los casos, poder aportar ideas y generar soluciones hará posible que nos ganemos la confianza del cliente. Además, gracias a ello, será posible que podamos generar nuevas ilusiones.

soluciones

Se mascaba la tensión del momento y Jim anunció:

– «Houston, el nivel de dióxido de carbono ha bajado a nivel 9 y sigue bajando…» –

Gracias al trabajo en equipo lo habían conseguido. Gracias a su improvisación lo habían logrado. Gracias a poder superar este primer problema, ahora podrían enfrentarse a los nuevos retos que se avecinaban. El acierto les daba mayor seguridad, les generaba mayor ilusión.

No debemos olvidarlo, ante situaciones difíciles y complicadas siempre se puede contar con un equipo de apoyo que sepa reconducir la situación por escasos que los medios puedan parecer. Como cada día, en el nuevo año, esta pequeña agencia seguirá dando nuevas soluciones a todos sus clientes y compañeros de viaje. Seguiremos dando la oportunidad de generar nuevas ilusiones.

Y como dijo el jefe de mando de HoustonEl fracaso no es una opción«.

¿Tienes equipo?

¡Feliz año nuevo!

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario