8 Ene, 2015

Nuevos horizontes, marketing global.

– ¡Oye! –

– Llevamos unos días en Nueva York y ya estoy harto. Ayer cenamos en un tailandés, hoy hemos comido en un árabe y ahora pretendes que vayamos a un turco… –

– ¿Es que aquí no se puede comer nada normal? ¡Hombre! –

– No sabes que ganas tengo de llegar a casa y comerme un bocadillo de… –

No pudo acabar la frase.

En ese momento, por aquella avenida de Nueva York, acababa de pasar una furgoneta de reparto de Campofrío cargado de productos.

Reconozco que era uno de mis anuncios favoritos. Era capaz de identificar a muchísimas personas que viajan por motivos de trabajo o hacen turismo fuera de nuestras fronteras. Era capaz de ponerte los pies en la tierra y que quisiéramos más “lo nuestro“. Era capaz de identificar de manera eficaz una marca con un país, con nuestro país, con España.

Y ese toque final con la melodía del tema principal de “Cowboy de Medianoche” hicieron de él, a mi modesto entender, uno de los mejores y más efectivos anuncios de televisión del momento.

Marketing global 1

Campofrío, como muchas otras empresas, llegó un momento en el que se extendió internacionalmente. Sus productos llegaron a millones de personas en el mundo. Y logró transmitir con alegría que nos gusta lo nuestro donde quiera que vamos, nos sentimos identificados con ello y nos hace sentirnos como en casa.

La búsqueda de algo mejor, otros horizontes, ampliación del mercado es una de las fases que todo negocio puede optar hoy en día gracias al marketing global. Algunas de las razones por las que las compañías se vuelven globales pueden ser la obteción de más utilidades de su producto, conseguir mayores ventajas competitivas respecto a la competencia o, sencillamente, porque el mercado nacional puede estar saturado.

Para que los mercados se globalicen se debe utilizar la mejor tecnología, una clara comunicación, un buen equipo de recursos humanos y financieros, sin olvidar un plan de marketing o una hoja de ruta adecuada. Ni tampoco olvidemos que hay que tener muy en cuenta la cultura y las circunstancias de cada país.

Hoy en día podemos realizar todo este trabajo a través de internet. Y para ello, hay que realizar previamente un seria y exhaustiva investigación comercial on line. Para luego poder elaborar una buena planificación de marketing global digital.

El marketing global digital es una estrategia de comercialización cuyo objetivo es generar ventas y productividad comercial aprovechando el potencial y las bondades que ofrece internet a la hora de establecer relaciones comerciales internacionales, previo desarrollo de infraestructuras web específicamente concebidas para la atención a distancia de los potenciales clientes.

La flexibilidad, para constituir proyectos empresariales, entre la productividad y el uso comercial de la website es, sin lugar a dudas, una de las principales ventajas del marketing global a la hora de ampliar la oferta de los productos de nuestra empresa o clientes on line.

A día de hoy todas las empresas tienen la posibilidad, independientemente de su tamaño, localización o facturación, de abrirse a nuevos mercados físicos o virtuales, gracias a las nuevas tecnologías y las herramientas que nos proporciona internet.

Tenemos varios ejemplos de ello, como Aceros de Hispania, de los que debemos aprender. Simplemente, tenían una idea, la estudiaron y la llevaron a cabo.

Marketing global

Ese sentimiento que nos llega a tocar “la fibra sensible” es lo que consiguió en su día Campofrío al mostrarnos su marca y sus productos como una marca representativa internacionalmente. Gracias al marketing global lograron adaptar un producto y una marca a nuevos mercados en el mundo.

Para todos nosotros es una oportunidad abrir nuestro mercado al mundo, con pocas acciones podemos tener a un cliente satisfecho en cualquier parte del mundo. Nuestras website o nuestra tienda online deben ser accesibles independientemente de dónde estemos. Lo mismo que entrar en una tienda de Zara en París, Londres o Moscú.

Como dice Ricardo Lop: “Empleamos a nueve personas, vendemos a 100 países y tenemos 40.000 clientes. No conocemos a ninguno, no tenemos cartel en la puerta. Estamos en las afueras del pueblo y como Dios“.

¿Empezamos a darle forma?

Jorge Jiménez Suárez

1 Comentario

Deja un comentario