19 Mar, 2014

Originalidad, camino de la especialización.

¡Buenos días!

Como cada mañana, Emmet  se levantaba y cumplía fielmente los procedimientos establecidos: instrucciones para encajar, instrucciones para caer bien a todo el mundo e instrucciones para estar siempre contento. Seguía los pasos uno por uno para cumplir con sus obligaciones diarias y disfrutar en el trabajo.

En las calles de su ciudad, al ritmo del pegadizo: «Todo es fabuloso«, se encontraba con otros ciudadanos que hacían las mismas cosas que él, iban todos en fila, todos ordenados, sabiendo cada uno lo que tiene que hacer para desempeñar eficazmente su trabajo.

Encajaba.

Claro.

Era como los demás, era una «persona normal».

Hasta que saltó la chispa, hasta que conoció a Super Cool.

la-lego-pelicula-2014-imagen-004

Steve Jobs, dijo una vez:

«Cada día, me miro en el espejo y me pregunto:

– Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? –

Si la respuesta es no, durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo».

Seguramente, por las mañanas, antes de ir al trabajo, nos lo hemos preguntado en alguna ocasión, en el coche conduciendo, en la parada del autobús, en el Metro o simplemente, al vernos reflejados en el escaparate de alguna tienda por la calle. Y efectivamente, caer en la rutina es el gran enemigo de nuestro trabajo, de nuestras actividades y de nuestra vida en general.

También Emilio Duró en una de sus charlas magistrales nos decía aquello de:

«Si haces todos los días lo mismo, ¿qué esperarás que te ocurra? Pues lo mismo de siempre».

Quizá todos necesitemos una chispa que encienda la llama del cambio o quizá la llevemos dentro y no la veamos. Quizá aún no nos hemos atrevido a poner en marcha esas ideas que nos vienen a la cabeza y que soñamos realizar. Quizá es posible que alguien nos pueda ayudar u orientar de cierta manera para poder sacar lo que llevamos dentro.

Nosotros pensamos que la mejor manera de diferenciarnos es buscar la originalidad. Ser uno mismo, con nuestro propio estilo, es la mejor manera de hacerlo. En el fondo, todos somos diferentes y todos tenemos habilidades innatas por descubrir.

Sólo hay que dejarlas salir y proyectarlas.

Un ejemplo muy claro es el efecto creador – transmisor que tienen las redes sociales. Dentro de ellas, con el apoyo de las nuevas tecnologías, han podido despuntar personas y negocios que antes nadie habría tenido la oportunidad de darse a conocer. Negocios que han sabido diferenciarse e incluso especializarse y poder explotar un nicho de mercado antes inalcanzable y lograr un notable éxito profesional.

Empresas o proyectos de marca, de social media, de diseño digital, de proyectos empresariales, de asesorías, de productos de consumo, y así una gran variedad. Todos ellos han apostado por la concreción, por la definición, por la especialización, para conseguir que su clientes puedan sentirse únicos, puedan sentirse originales, en definitiva, que puedan sentirse especiales.

Pero no son suficientes, nuestra sociedad necesita más como ellos.

bepersonalbrading

Volviendo al mundo de LEGO…

¿Nos gustaría vivir en un mundo así, tan ideal, donde todo es armonía, donde todo es equilibrio, donde todo está organizado y nada se sale de lo habitual? ¿Nos gustaría vivir donde todo el mundo se conforma con lo que tiene y le valen las mismas cosas?

Emmet no lo sabía, pero no le gustaba. Era diferente, era el especial.

Desde aquí, nos ofrecemos a ayudar, a apoyar y asesorar a todos aquellos que tienen un sueño. Lo único que podemos añadir, es que si queremos que las cosas sean mejores, debemos animarnos a cambiar, debemos diferenciarnos, debemos lanzarnos a llevar a cabo nuestros proyectos, debemos apostar fuerte por ello, ser constantes y ante todo no ceder, ser perseverantes y por supuesto, nunca tirar la toalla.

Y como decía Steve Jobs: «Mi trabajo no es caer bien a la gente, mi trabajo es hacerles mejores«.

¿Te sientes especial?

Sé tú mismo, sé original.

Jorge Jiménez Suárez

1 Comentario

Deja un comentario