19 Feb, 2014

Plan de acción, camino de la eficiencia.

Habían sustraído el alma de su cuerpo antes de certificar su muerte.

Había llegado al cielo por error y al reenviarlo a la tierra su cuerpo estaba incinerado.

Ya no podía volver a ser el mismo, pero necesitaba volver.

Joe Pendleton era un famoso quaterback del equipo de Los Angeles Rams. Su máxima ilusión era ganar su partido de la Superbowl. Dias antes de la final, dando un paseo en bicicleta, sufre un accidente y es atropellado por un camión. Su ángel de la guarda acompaña su alma al cielo pensando que su muerte es segura. Se descubre el error, pero su cuerpo ha sido incinerado, por lo que su espíritu tendrá que ocupar, temporalmente, el cuerpo de un millonario recién asesinado hasta encontrar el cuerpo idóneo para que todo vuelva a tener sentido para Joe.

heaven03

(Imagen Paramount Pictures)

En cuestiones de atención al cliente durante una campaña determinada se pueden cometer varios tipos de errores: el fracaso de un proyecto, el desastre de una campaña, el «fiasco» de una determinada promoción. Suele ser el error más común, el que más ruido hace, del que todo el mundo habla y lo peor de todo, por el que seremos siempre recordados.

Aunque también hay otro tipo de fallos que provocan errores de cálculo en la consecución de nuestras acciones y que han supuesto un aumento de coste innecesario en la ejecución de una campaña. Este tipo de problemas suelen estar ligados a la calidad de las personas a las que se les confía el proyecto: su preparación, su formación, su actitud, su personalidad, etc. Mas discretos, pero igual de peligrosos.

Actualmente, la competitividad y el exceso de celo por atender a un cliente, generan un acortamiento de los plazos en la realización de los trabajos y una reducción de presupuesto considerable para la ejecución del mismo. Aún a sabiendas de este hecho, solemos aceptar la misión encomendada. Como consecuencia de ello, es muy probable, que las prisas puedan hacer que nos precipitemos y acabemos cometiendo errores si no estamos acostumbrados a trabajar bajo presión y no sabemos manejar los tiempos.

¿Cómo podemos evitar esta situación?

Guiándonos por nuestra experiencia y ejecutando un plan, de la manera más efectiva y lo más rápidamente posible. Es decir, con eficiencia.

¿Cómo se elabora un plan de acción eficiente?

1. Identificando el problema o la necesidad con claridad. Para ello es necesario tener una reunión pormenorizada con nuestros compañeros, colaboradores y clientes para conocer todo al más mínimo detalle para definir bien el proyecto.

2. Establecer una estrategia o línea de comunicación, es decir, por ejemplo, si se va a realizar a través de diferenciación, especialización o «súper especialización, en off line, en on line o en ambas…

3. Definir objetivos. ¿Qué queremos conseguir al elaborar un plan de acción? Por ejemplo los objetivos más comunes suelen ser: darse a conocer, lanzar un producto, vender más, dar a conocer un servicio, crear una línea corporativa o una marca atractiva…

4. Definir acciones concretas para que se conviertan en soluciones a problemas concretos. ¿Cómo lo vamos a hacer? Por ejemplo, estudios de mercado on line, crear contenidos en redes sociales, emailing, presentaciones, generar tráfico web, campañas de SEO, imprenta corporativa, eventos, merchandising

5. Marcar plazos. ¿Cuánto tiempo es necesario? Cada acción debe tener su plazo claramente definido. Por ejemplo, un presupuesto, dependiendo de la envergadura del mismo, puede ser de días o una semana, una planificación completa puede ser realizada en un par de semanas, un estudio de mercado entre dos y tres semanas, y así todas y cada una de las fases definidas.

6. Ejecución, control y obtención de datos para la verificación de los resultados de la acción durante su ejecución y una vez finalizada. Analítica web en su caso.

Para la realización con éxito, ante todo, hay que procurar no saltarse ningún paso. Y dar el margen suficiente para poder presentar una planificación efectiva, una planificación eficiente, que logre encajar todas las piezas del puzzle con armonía.3864547_orig

Joe tenía un plan: jugar y ganar como fuera aquella superbowl aunque fuera en otro cuerpo.

Lo consiguió.

Nosotros tenemos el nuestro: servir cada día eficientemente a nuestros clientes. Porque tenemos claro, que, quizá, el cielo pueda esperar, pero nuestros clientes no.

¿Hacemos un plan?

Jorge Jiménez Suárez

Deja un comentario