28 May, 2015

Redes sociales, mucho que aprender.

Como muchas veces tuve que despertar a mi madre que se había quedado dormida en el sofá.

– «Mamá. Despierta. Nos vamos a la cama» – la dije.

– «¿Qué ha pasado al final con Eurovisión?» – me preguntó.

– «España no ha ganado y no sé por qué. La canción era mas bonita que la que ha ganado.» – afirmé.

– «Eso es porque no la has entendido…» – me dijo mientras se iba a dormir.

El lunes, en el colegio, conversando con mis compañeros sobre el mismo tema insistí:

– «No sé por qué gano Inglaterra con lo bonita que era la canción de España» – dije.

– «Eso es porque no entiendes las otras canciones» – me dijo María.

– «Jolín, otra como mi madre, vaya tela…» – pensé yo.

Pero tenían razón, había que entenderlas.

Efectivamente, pasados los años no sólo aprendí a disfrutar de la melodía, también del mensaje, la puesta en escena, la coreografía, el intérprete y todo tipo de detalles para poder valorar las actuaciones de todos y cada uno de los países que participaban en el Festival de Eurovisión.

Como todos los años, procuro no perderme una sola edición de un acontecimiento tan entrañable y tan entretenido. Aunque, la verdad, es que de unos años a esta parte, me quedo con la sensación de que cada año sé menos.

Redes Sociales Eurovision

Al principio y durante muchos años, la valoración de las actuaciones y participaciones, eran realizada por críticos o personas a las que se le presuponía ciertos conocimientos musicales o cierta sensibilidad artística. Los mismos que decidían quienes serían los intérpretes o representantes de cada país.

A medida que pasó el tiempo se fueron incorporando más países, sobre todo en los años noventa, tras la caída del Muro de Berlín. Dando paso a la inclusión de numerosos participantes e incluso llegándose a invitar a otros no Europeos como ha sido el caso de Australia en esta edición de 2.015.

Vistos los resultados de las últimas ediciones de Eurovisión, parece que en España no entendemos lo que viene ocurriendo en el Festival de Eurovisión desde hace algunos años.

Se ha convertido en un acontecimiento social.

Y como todo acto o evento social, es participativo, es multicultural, es popular. Está con las personas, es para las personas y es de las personas. La elección de lo que allí ocurra será porque lo decide una amplia mayoría. La decisión de lo que allí se haga o se premie será por que lo quieren todos los participantes. Su participación podrá ser presencial o no. Podrán estar en el recinto, en la sala, en el espacio o en conexión virtual a través de las redes sociales.

Todo el mundo tiene acceso a todo, si no, no es social.

En las redes sociales, todo cuenta, todo vale, todo es susceptible de uso y de cambio. Todo es compartido, es un entorno participativo, es un entorno colaborativo. Las redes sociales dieron un vuelco a la manera de pensar en las personas. Internet era un espacio reservado a aquellos considerados expertos que controlaban, administraban e intercambiaban la información de manera parcial. Ahora, con las redes sociales todos podemos ser un poco expertos, ya que lo poco que podamos aportar será bien recibido y difundido siempre que sea útil y práctico a los demás.

Este es el reto al que se enfrentan las marcas, las empresas o las organizaciones, saber comprender lo que allí sucede. Para poder lograrlo tienen que estar en constante escucha. Tienen que mirar, ver observar, escuchar, leer, aprender, compartir, participar, apoyar…

Lo que allí sucede no es más que una conversación.

Por eso, además de mantener una posición de escucha activa, se debe saber medir el impacto que producen sus acciones y las repercusiones que tienen volviendo a escuchar en internet, volviendo a escuchar en las redes sociales, volviendo a escuchar a las personas.

Veremos, como nos pasa en multitud de situaciones cotidianas, que habrá una manera de ver y sentir las cosas por todas y cada una de las personas que participan. Por lo que la clave del éxito para poder satisfacer a todos estará en saber homogeneizar y clasificar las diferentes respuestas que obtenemos de todos ellos.

En las redes sociales, debemos «atender y entender para aprender.»

Redes Sociales (2)

El Festival de la Canción de Eurovisión, es un claro exponente de lo que, en mayor o menor medida, viene ocurriendo en nuestra sociedad desde siempre. Todo evoluciona y se adecúa al momento. Todo cambia y se adapta a las circunstancias. Lo que el año pasado valía, ahora no tiene importancia. Como la vida, la ideas, los gustos, los conceptos, cambian en un momento. Debemos estar atentos.

Como en tantas ocasiones, nuestro trabajo consistirá en saber identificar el concepto, la esencia, que nos dé la pista correcta para entender a nuestro target concentrado en las redes sociales. Y así poder acertar en la toma de nuestras decisiones y poder alcanzarlos con nuestras propuestas.

No nos servirá de nada estar preparados y cultivados en muchas materias si no somos capaces de entender y comprender lo que de verdad demandan nuestros clientes. Debemos seguir escuchándolos y aprendiendo de ellos.

Como decía Albert Einstein: «Cada día sabemos más y entendemos menos.»

¿Seguimos aprendiendo?

Jorge Jiménez Suárez

1 Comentario

Deja un comentario