2 Jul, 2015

Nuevos retos, nuevas oportunidades, nuestros consejos.

– «Charlie, ¿no sería increíble abrir una chocolatina y encontrar un billete dorado?» – dijo el abuelo Joe.

– «Pero yo sólo tengo una chocolatina al año» – le respondió Charlie.

– «Daría todo lo que tengo por entrar en esa asombrosa fábrica.» – pensaba el abuelo Joe.

….

Charlie Bucket era un buen niño de origen humilde. Vivía con sus padres y sus cuatro abuelos. Al final de la calle donde vivía se encontraba la fábrica de chocolates Wonka, donde trabajó en el pasado su abuelo Joe. Hace años, la fábrica cerró y todos sus empleados fueron despedidos. Pasados algunos años, la fábrica volvió a abrir, pero los trabajadores no recuperaron sus empleos. Nadie había vuelto a ver al Sr. Wonka, el dueño de la fábrica de chocolates más famosa del mundo.

¿Qué había pasado?

Un buen día, el Sr. Wonka reapareció para anunciar que los cinco niños que encontrasen los cinco billetes dorados ocultos en tabletas de chocolate Wonka, podrían visitar la fábrica, junto con un adulto como acompañante.

Sólo uno de ellos, ganaría un gran premio. Sólo uno de ellos estaba predestinado. Sólo uno de ellos superaría el reto.

Los cuatro primeros billetes ya habían sido localizados. Charlie necesitaba encontrar el billete que faltaba, pero sólo puede permitirse una tableta al año por su cumpleaños. La tableta que compra Charlie no contiene el billete, ni tampoco otra que compra con dinero que le da el abuelo Joe.

Mas tarde, desanimado y abatido, encuentra dinero en la calle y decide comprar otra tableta para probar suerte…y al abrirlo…

¡Ahí estaba!

retos 1

Charlie la había buscado y ya la tenía. Tenía su oportunidad. Había recibido varios consejos de sus mayores y estaba preparado para afrontar el reto de entrar en lo desconocido, la Fábrica de Chocolate Wonka.

¿Qué misterios descubriría?

¿Qué nuevas aventuras correría?

¿Sería todo fantástico como parecía?

¿Cuál era el premio final?

El pasado mes de Abril, tuve la oportunidad de asistir a HEMESIC 2015. En una de las partes centrales de tan fantástico encuentro de marketing, se abordó lo que fue el objetivo principal de mi asistencia a aquella jornada, «Los retos de la economía digital«.

En una gran introducción, llevada a cabo por Joost Van Nispen de ESIC nos hizo reflexionar sobre el futuro digital del marketing a través de tres grandes puntos: retos, oportunidades y consejos.

Retos: vivir un cambio de época, no una época de cambios.

Debemos asumir que vivimos en un tiempo en el que la innovación es muy veloz. Rápidamente debemos adaptarnos a los cambios y anticiparnos al futuro. Interpretar las tendencias y marcar claros objetivos.

Oportunidades: first mover advantage.

Debemos ser los primeros en hacer algo nuevo que nos permita tomar ventaja del resto y que nos diferencie de la competencia a través de las tres «ces»: colaborar, compartir, cocrear.

Consejo: conecta con el cliente.

Tener claro que el poder, ahora, es del cliente. Por lo que para saber que es lo que necesita en cada momento, debemos «hacer, testar y medir«. Eso sí, manteniendo siempre el espíritu de start up, cuidar a los futuros líderes y apostar por la formación continua.

A lo largo de una hora trepidante, otros cuatro ponentes se sumaron a tan amena exposición. Uno a uno fueron compartiendo su experiencia, indicándonos el camino ante futuro previsible y las tendencias. Al igual que Joost Van Nispen, cada uno de ellos, nos expuso tres retos, tres oportunidades y tres consejos.

retos 2

Efectivamente, fue un recorrido fantástico a través de la fábrica. Allí, los Oompa-Loompas harán las delicias, no sólo de los niños, sino también del Sr. Wonka. Y uno a uno, los otros niños, por no aceptar los consejos del Sr. Wonka y por su mal comportamiento, tendrán que abandonar la visita antes de tiempo. Por lo que Charlie es el ganador y Willy Wonka le revela cual es su premio: heredar la fábrica.

De todos aquellos retos que afrontamos en aquella fantástica jornada de marketing, para nosotros, el reto, «puertas afuera» es lograr mejorar la experiencia global del cliente y «puertas adentro», crecer o morir.

En cuanto a las oportunidades, vemos claro que laas nuevas tecnologías hacen posible otros modelos de negocio que debemos explotar. La tecnología también supondrá una oportunidad para mejorar los procesos internos de las organizaciones, así como la colaboración, la cocreación y la conexión.

Y los mejores consejos: adaptarse, promover el talento y por supuesto, intentarlo.

Como dijo aquel día Carmen García de IBM: «El riesgo está, en no hacer nada«.

¿Aceptas el reto?

Te espera un gran premio.

Jorge Jiménez Suárez

 

Deja un comentario