Browsing articles tagged with "blog Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Nov 18, 2016

Un aniversario, una despedida.

«Nunca creí que un poco de sombra pudiera darme tanta felicidad. Que unas cuantas herramientas, un balde, un cuchillo, un lápiz, se convirtieran en mis mayores tesoros. Aunque, saber que Richard Parker estaba ahí, me daba paz» –

«En momentos como éstos, caigo en la cuenta de que él tiene tan poca experiencia en el mundo real como yo. Los dos nos criamos en un zoo con el mismo maestro. Ahora huérfanos, esperamos juntos a nuestro maestro supremo.»

«Sin Richard Parker, a estas alturas, yo estaría muerto. Mi temor hacia él me mantiene alerta. La obligación de atenderle da sentido a mi vida.»

Reflexionaba en su balsa de pesca el joven Pi.

Sin duda alguna estos pensamientos, estos sentimientos, son los que salvaron la vida de Pi en aquella penosa travesía por su supervivencia. El barco en el que viajaba junto a sus padres y su hermano en busca de una nueva vida había naufragado. Lo había perdido todo y poco era lo que le mantenía ocupado. Pero a pesar de la compañía de aquel tigre de bengala estaba en la más absoluta soledad y …

… necesitaba tomar una nueva dirección para su vida.

despedida

– «¿Sabes? Mi padre tenía razón. Richard Parker no me consideró su amigo.» –

– «Después de todo lo vivido, ni siquiera me miró.» – Prosiguió con tristeza.

– «Pero cuando me miraba, quiero creer que en sus ojos había algo más que mi propio reflejo.» –

– «Sé que es así. Lo notaba. Aunque no pueda demostrarlo.» –

A pesar del consejo de su padre, el joven Pi siempre creyó que cuidando y alimentando al tigre, este le apreciaría y le valoraría. Pero se equivocaba. Durante su odisea, a pesar de sus esfuerzos para ganarse su «amistad», tuvo que mantenerse fuera de la barca de salvamento para poder conservar su vida ante un posible ataque del animal. A pesar de cuidarle, darle de comer y de salvarle, no le concedió un mínimo gesto de agradecimiento y cuando llegaron a una orilla segura…

…se marchó sin darle la más mínima despedida.

Situación que puede ser muy común en nuestra vida, si lo comparamos con algo cercano, que día a día alimentamos con ilusión, pero que a la vez, con el tiempo, nos puede dañar. Como un proyecto, un trabajo, la familia o tu pareja. Quizá hemos luchado y agotado nuestros esfuerzos en algo que nos ha mantenido ocupados y nos ha dado algunas satisfacciones. Quizá nos hemos equivocado o simplemente hemos trazado un rumbo erróneo que nos ha llevado por una ruta o un camino no deseado.

Como puede suceder con este blog.

Aún recuerdo la ilusión con la que escribí la primera entrada. Atrás quedó aquel sencillo post inicial mas cargado de buenas intenciones y sensaciones que de contenidos de utilidad. ¿Qué queda de aquello que escribí entonces? ¿Hasta dónde nos han llevado las nuevas tecnologías? ¿De verdad ha cambiado el mundo? ¿Dónde quedó la «Primavera Árabe»? ¿Cómo han evolucionado las redes sociales, el marketing y la publicidad?

En estos cuatro años ha cambiado todo.

Nuestra vida ya no es la que era. Nuestro trabajo o nuestra empresa ya no es el que era. Nuestros proyectos ya no son los mismos que eran. Nuestra familia, pareja o amigos ya no son los que eran. Todos han evolucionado, se han adaptado, se han renovado e incluso muchos, se han reinventado, como bien dijimos aquel 20 de Noviembre de 2.012 y mantuvimos en años posteriores. Al igual que dentro de unos años, lo que tenemos ahora, tampoco será igual.

En referencia a nuestra profesión, al marketing, todo ha sido una revolución. Hemos saltado del mundo offline al mundo online y nos hallamos inmersos dentro de él, mientras damos pasos agigantados hacia el marketing cognitivo y la inteligencia artificial. Hemos pasado de hacer marketing en un mundo tradicional a hacer marketing en un mundo digital. Sencillamente, en estos últimos años hemos pasado de…

… quién se ha llevado mi queso a la transformación digital.

aniversario-despedida

– «He dejado atrás muchas cosas: a mi familia, el zoo, la India, a Anandí » –

– «Supongo que, la vida, al final, se convierte en un acto de renuncia…» – Dijo Pi.

– «Pero lo que causa el mayor dolor es no tener un momento para la despedida.» –

Aunque es un motivo de alegría celebrar nuestro cuarto aniversario del blog, a la vez es triste porque nos toca renunciar a él. Después de cuatro años ininterrumpidos publicando semanalmente, salvo el descanso estival, ciento ochenta y dos entradas después, hemos llegado hasta aquí, mucho más de lo que podíamos haber imaginado. Lo más curioso es que aún nos quedan muchas cosas por vivir, muchas cosas por experimentar y muchas cosas que contar.

Pero no seguiremos utilizando esta vía de comunicación y de interactuación con todos vosotros. Las circunstancias personales y profesionales mandan. Hemos llegado a la meta, no como hubiéramos querido, pero ha llegado nuestro momento de renunciar a escribir el blog de manera indefinida. Pero no queríamos irnos sin deciros adiós o sin tener el detalle de escribiros esta triste despedida.

Muchas gracias por estar ahí estos cuatro años.

aniversario-blog-hgm-marketing

– «De pronto vi cómo acabaría mi vida si me quedaba allí: solo y olvidado» –

– «Tenía que volver al mundo, aunque… me costara la vida.» – Siguió narrando el adulto Pi.

A pesar de haber llegado a aquella isla en medio del Pacífico donde tenían comida, agua, tranquilidad y seguridad, el joven Pi, se dio cuenta de que todo aquello era efímero y podía ser más peligroso que volver a reanudar su viaje a tierra firme. Tenía que continuar con su vida. Se merecía algo más.

No queremos decir que todo este tiempo os hayamos estado contando la historia del salvamento de un naufragio. Si no que, simplemente, hemos llegado a la orilla de un viaje que comenzamos hace cuatro años y que a partir de ahora no se verá reflejada aquí como lo hemos venido haciendo y como nos habría gustado seguir haciendo. Hemos sido testigos todo este tiempo de este proceso de transformación y a partir de ahora serán otros los que nos lo cuenten. Para nosotros…

… es hora de empezar con otras aventuras.

¿Nos echarás de menos?

¡Muchas gracias por estar ahí!

Jorge Jiménez Suárez

Sep 22, 2016

Ahora o nunca, cumple tus propósitos.

– «¿No te quejabas de no haber tenido una oportunidad?» – Le preguntó Edward.

– «Aquí la tienes» – Insistió.

– «¿Oportunidad de qué? ¿De hacer el ridículo?» – Replicó Carter.

– «Nunca es tarde» – Contestó Edward de nuevo.

….

Ambos eran enfermos terminales. Les quedaban meses, o como mucho, un año de vida. Al final de su tratamiento en el hospital, habían redactado una lista de propósitos, de anhelos, de deseos incumplidos durante sus vidas. Y decidieron salir al mundo a intentar cumplirlos todos. Antes de irse.

Carter y Edward, a pesar de su estado se lanzan a la aventura de su vida. Quieren hacer, ver y experimentar todo aquello que creen que les falta para completar su vida. Una vida en la que eligieron un camino en la que no siempre pudieron disfrutar de todo lo que soñaban hacer. Era el mejor momento para hacerlo.

¿Y si no, cuándo?

ahora-o-nunca-lista-de-deseos

Edward era un empresario multimillonario y Carter un mecánico. No tenían nada en común, sus vidas eran completamente diferentes, pero tenían el mismo objetivo. Encontrar la felicidad en sus vidas por poco que les faltara. Quizá sus metas pudieran ser inalcanzables, pero como se suele decir:

Si se puede soñar, se puede lograr.

En una de sus frases míticas, Steve Jobs, dijo: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta es no, demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo». No es la primera vez que acudimos a esta acertada frase. Y después de este periodo estival hemos decidido continuar y meternos más aún en el barro. Pero iremos cambiando e innovando, nuestro blog, nuestras webs y nuestros perfiles de redes sociales.

Vamos a hacerlo mucho mejor.

Bienvenidos a una nueva temporada de este blog, en la que si es posible, cumpliremos cuatro años ininterrumpidos de publicaciones semanales. Salvo en verano, claro. Una nueva temporada que a buen seguro nos traerá más alegrías que decepciones. Y seguramente muchas novedades y avances en el mundo del marketing digital.

Volvemos con la idea de cumplir nuevos propósitos y otros muchos que no hemos podido realizar a lo largo de estos años. Por un lado, seguiremos asistiendo a todos los eventos y ferias más interesantes de nuestro sector. Seguiremos en contacto con nuestro entorno, tanto digital como analógico. Aún tenemos mucha actividad en el mundo offline.

Como novedad, este año intentaremos compartir nuestras experiencias e impresiones con los mejores profesionales de marketing digital y de las mejores campañas de marketing y publicidad. Además de ir contactando con otro tipo de clientes y buscando nuevas líneas de trabajo.

Pero no vamos a olvidarnos de todos los avances en la necesaria transformación digital que todas las empresas deben acometer o deben estar llevando a cabo. Cambios y evolución que deben presentarse en internet a través de la web o de la interactuación en perfiles sociales. Nosotros seguiremos allí.

Síguenos en las redes sociales.

Y por supuesto, no nos olvidamos de la formación. Siempre necesaria. Iremos informando en nuestros perfiles de redes sociales de todas las novedades, encuentros y cursos más interesantes del sector. No dejéis de visitarlos. Seguiremos publicando a diario, salvo los fines de semana. Ya lo sabéis.

Para finalizar, de nuevo agradeceros, una ve más, la atención que nos prestáis y el cariño que nos dais cada semana. Esperamos seguir estando a la altura de vuestras expectativas. Una vez más, y de corazón, bienvenidos a vuestro blog.

Bienvenidos al blog de los técnicos de marketing.

 

propositos-cumplidos

Finalmente, Edward y Carter, a pesar del corto espacio de tiempo que les quedaba, cumplieron con todos sus propósitos. Habían  redactado aquella lista que les parecía inalcanzable y la habían completado. Y lo que es mejor, habían disfrutado con ello.

Hemos vuelto.

Y aunque no sabemos lo que puede durar esta nueva etapa, seguiremos trabajando y compartiendo con vosotros nuestro trabajo, nuestras ideas, nuestras experiencias. Como siempre, la intención es disfrutar de lo que hacemos y de que vosotros disfrutéis con ello. Nos quedan aún muchas aventuras por correr.

Como dijo Edward: A mi manera de ver, podemos quedarnos aquí esperando un milagro basado en un experimento de mierda o podemos divertirnos.”

¿Tienes ganas de divertirte?

¡Estamos de vuelta!

Jorge Jiménez Suárez

Nov 20, 2014

Técnicos de marketing, te sorprenderán.

“Me llamo Lester Burnham. Este es mi barrio. Esta es mi calle. Esta es mi vida. Tengo 42 años. En menos de un año habré muerto. Claro que eso no lo sé aún. Y en cierto modo, ya estoy muerto. Aquí me tienen…”

Así es como Lester, padre de familia, ejecutivo de publicidad de Chicago, nos describe las circunstancias que le rodean a él y a su familia en lo que será su último año de vida. En una visión introspectiva, desgrana todos y cada uno de los momentos que vive con todas las personas que le rodean.

Ser considerado como persona prescindible en su empresa, por lo que es despedido y admitido en un trabajo menor.  La falta de sintonía con su mujer, a la que sólo le importa su éxito profesional, que le considera un fracasado y además le engaña. Su hija, en plena efervescencia adolescente, que ya no le entiende, ni le admira como antaño. La amiga de su hija, que parece muy madura y comprensiva, se le insinúa. El vecino, Coronel de los marines, bastante maniático y con un hijo no mucho menos raro, pero que anda tras su hija.

Todo este entorno crea en él bastante apatía, mucha desgana y una completa desilusión por seguir adelante. Está completamente «quemado».

Tecnicos de Marketing

Con este panorama, ¿quien no se sentiría igual? Si después de tanto esfuerzo, de sueños, de ilusiones, este es lo que tienes, es que algo ha salido bastante mal o algo se ha hecho bastante mal desde el principio.

Lester decía: “Todo lo que está determinado a pasar, pasa… tarde o temprano.”

¿O no?

Quizá todo obedezca a la manera que tenemos de ver las cosas.

Mi padre decía que cuando viera mal las cosas, tratara de mirarlas «de otra manera». Y tenía razón, era un experto en darle «la vuelta a la tortilla» en cualquier situación, por complicado que pareciera.

Hoy, hace dos años ya, comenzamos a escribir este blog. Aquel pistoletazo de salida produjo un cambio total en nuestra manera de pensar, de sentir y disfrutar de esta dura profesión. Como dijo nuestro admirado Bere Casillas, «nada volverá a ser como antes». Y era verdad, de lo que hacíamos hace dos años, nos quedan muy pocas cosas.

En aquel momento se produjo una ruptura, había que seguir descubriendo y experimentando. Rompimos con el inmovilismo y con el miedo a lo desconocido. Nos lanzamos de lleno al marketing digital. Pero nunca hemos dejado de ser técnicos de marketing, aunque ahora ya, «algo más expertos». Y por supuesto no hemos dejado de ser personas, algo más importante aún.

La finalidad de este blog, como lo fue desde el primer momento, es el de compartir nuestros conocimientos y experiencias personales y profesionales a través de paralelismos con ficciones cinematográficas o vivencias personales (pieces of life) al estilo Stanley Bendelac. Y nuestra idea es seguir haciéndolo. Aún tenemos mucho que contar y compartir.

Por eso, os damos la gracias de todo corazón a todos los que cada semana nos leéis y nos seguís. Gracias a vuestro apoyo hemos llegado a este 2º aniversario y a las 91 entradas actuales. Gracias a vuestro apoyo hemos podido crecer y ser mejores. Gracias a vuestro apoyo seguiremos sorprendiéndoos. Nos comprometemos a ello.

Segundo aniversario blog hgm Marketing

Lester, finalmente, comprende que la vida tiene que seguir su curso, que las cosas deben evolucionar, que no todo puede salir como queremos que salga. Sobre todo con las personas que nos rodean y forman parte de nuestra vida o nuestro entorno profesional. Todo se puede encauzar, pero debe seguir su curso». Al final, descubre cómo es él y cómo son realmente los demás. Descubre que son felices con lo que son, con lo que tienen y con su forma de vivir. Descubre que viéndolos progresar a «su manera» son felices. Entonces se da cuenta de que él es feliz.

En nuestro entorno profesional podemos poner todos los medios posibles para conseguir que las cosas sean como queremos, es decir, lograr los objetivos marcados. Pero a veces, hay que saber pararse a mirar, a observar y a contemplar hasta donde nos lleva todo lo que hacemos. Y lo que es más importante, a dónde les lleva a todos los que nos acompañan.

Nos podrá ocurrir que lo que veamos no nos gusta y nos preguntamos cómo hemos podido llegar a esa situación. Sólo nos queda extraer lo positivo, aprender de la experiencia y enfocarlo en una nueva dirección. Comenzaremos así un nuevo proyecto, una nueva meta, una nueva ilusión que nos haga sentirnos necesarios, nos haga sentirnos fuertes, nos haga sentirnos vivos.

Como decía Lester: “Es genial comprobar que todavía tienes la capacidad de sorprenderte a ti mismo.”

No te quemes.

¿Seguimos avanzando?

Gracias por seguir ahí.

Jorge Jiménez Suárez

Sep 15, 2013

Retorno al trabajo, regreso al futuro.

Y el condensador de fluzo… ¡Fluzeando!

Acelerando al máximo, el DeLorean DMC-12 se desplazaba a la máxima velocidad con rumbo a su destino: regresar al futuro.

Marty McFly, al viajar accidentalmente en el tiempo, había alterado, sin querer, los acontecimientos del pasado y debía arreglar lo que había cambiado para que las consecuencias futuras fueran lo menos impactante posibles. Estaba en juego su propia existencia. Paso a paso, momento a momento, logra reconstruir todas las fases del pasado tal como ocurrieron para no errar y cumplir con éxito su objetivo. Gracias a la ayuda de su amigo Doc, conseguirá, incluso, retocar lo suficiente el pasado como para mejorar sustancialmente el futuro de su familia.

Retorno al trabajo, regreso al futuro 1

(Imagen: «Regreso al futuro» – Universal Pictures)

No mentiríamos, si afirmáramos, que pertenecemos al grupo de personas que siempre ha deseado poder realizar viajes a través del tiempo.

Dejándonos llevar un momento por la imaginación, si pudiéramos viajar al futuro, ¿qué nos gustaría ver? Por el contrario, si pudiésemos viajar al pasado, ¿qué cambiaríamos?

Nuestro paréntesis de mes y medio en este blog ahora parece un instante, pero podría ser el equivalente a un viaje al futuro.

¿Ha cambiado algo en este tiempo? ¿Lo llegamos a percibir? Lo único que sabemos es que todo aquello que realizamos en el pasado lo podemos analizar, corregir y mejorar. Nos referimos, lógicamente, al mundo digital y tenemos suficientes herramientas para poder hacerlo. Intenet y las nuevas tecnologías nos proveen.

Comienza un nuevo curso y desde nuestra perspectiva, esperamos una temporada de continua mejora, de muchos avances y de increíbles novedades que nos harán mucho más fácil nuestra labor, y, por lo tanto, un incremento de calidad de nuestro trabajo, que repercutirá en una mejor atención y servicio a nuestros clientes.

Este año, nuestro caballo de batalla, será la estrategia on line, fuertemente apoyada por las técnicas de SEO, fuertemente reforzada por campañas permanentes de marketing relacional y fuertemente respaldada por una constante y exhaustiva labor de analítica.

¿Por qué?

Porque el mundo cambia, los gustos cambian, los mercados evolucionan y se adaptan rápidamente a las nuevas tendencias. No podemos quedarnos al margen. La competencia es más dura cada día y lo que parece un negocio sólido, en poco tiempo puede quedar obsoleto. Por lo que debemos, planificar, actuar, analizar y mejorar en plazos cada vez más cortos.

Retorno al trabajo, regreso al futuro 2

Por supuesto, no dejamos de lado la ilusión renovada y las ganas por afrontar nuevos retos y aventuras profesionales. Al igual que no dejamos de lado la pasión por lo que nos gusta hacer, el trabajo bien hecho y la satisfacción de nuestros clientes. Tampoco nos olvidamos de ninguno de todos vosotros que nos seguís desde que comenzamos esta maravillosa aventura llamada hgm Marketing -Publicidad. No nos olvidamos de vosotros: familia, amigos, fans, compañeros, colaboradores, proveedores y, por supuesto, nuestros clientes, sin cuya confianza esto no sería posible.

Sed todos bienvenidos a nuestro blog, vuestro blog, si así lo preferís.

Y, como decía Peter Drucker:

– «La mejor manera de predecir el futuro, es crearlo» –

Tenemos ganas de regresar al futuro.

¡Ven con nosotros!

Jorge Jiménez Suárez

Jun 16, 2013

Redes sociales, el fin, ¿justifica los medios?

Operación Overlord, Dia D.

Objetivo: liberar a Europa.

Todos los que desembarcaron en Normandía hace sesenta y nueve años tenían el mismo objetivo, pero sólo ocho hombres, tenían una misión. El Capitán Miller y siete soldados más, debían localizar a James Francis Ryan tras las líneas enemigas.

Ryan, era el pequeño de cuatro hermanos y todos habían muerto en combate defendiendo su país. EE.UU. no podía ponerle un precio tan alto a una familia americana que mandaba a todos sus hijos al frente. Arriesgarse a dejar a una madre sin todos sus hijos a costa de servir a la patria era pedir demasiado. Por una vez alguien fue sensato y el fin no era lo primordial, el fin no justificaba los medios.

Pero, para lograr salvar al soldado Ryan si se hizo lo imposible y, en este caso, el fin sí justificó los medios. Aquel grupo de soldados lograron finalizar con éxito la misión y a la vez abrir otros caminos a sus compañeros para la consecución del objetivo final.

A la hora de trazar una estrategia para una campaña determinada en redes sociales, las empresas, las agencias o las personas, debemos tener en cuenta los «pro» y los «contra» que nos podemos encontrar por el camino. No siempre el fin justifica los medios. Es más, encontraremos líneas paralelas de actuación que deberemos solventar si queremos lograr nuestro objetivo, nuestra meta, nuestro fin. Entonces tendremos que diseñar otras líneas de actuación, sin olvidarnos de nuestra meta final, en las que nos veremos obligados a utilizar parte de nuestros recursos, de nuestro tiempo, de nuestro equipo, para que el trabajo global no se resienta. Aunque, como bien sabemos, lo primordial es saber desde el principio que es lo que realmente queremos conseguir y, para ello, debemos marcar un objetivo principal, y, seguidamente, unos objetivos paralelos o secundarios.

¿Qué sucede en una estrategia de social media?

Si queremos, por ejemplo, que todo el mundo nos vea, nos conozca y tenga una buena imagen de nuestro producto o servicio o de nuestra persona, como apoyo a la futura venta de un producto, un servicio o unas relaciones comerciales, tendremos que hacer una campaña de visibilidad, de marca o branding. Y en este caso, lo que más nos interesará, será estar en el mayor número de espacios donde se encuentre nuestro público objetivo e intentar ser muy visibles, con una imagen de marca o personal muy clara en todos y cada uno de las redes de interactuación.

¿Para qué?

Para generar interés y hacer que el posible cliente se dirija a nuestra web, fan page o blog, y, así, compre, interactúe y opine sobre nuestro producto o servicio. Y lo mas importante, que repita su compra, se fidelice y lo recomiende.

¿Qué necesitaríamos adicionalmente para que esto ocurra?

Desde el inicio, saber utilizar las herramientas que internet nos brinda para poder posicionarnos adecuadamente. No podemos esperar que una buena campaña en redes sociales arregle unas carencias anteriores en nuestra estrategia. Por ejemplo, no podemos achacarle a la gestión de redes sociales la falta de visitas a una web que no se actualiza o que no utiliza las herramientas o el software adecuado para que la puedan localizar los motores de búsqueda. Aquellos que nuestro público objetivo utiliza para encontrarnos.

Tampoco podemos dejar de informar a nuestros clientes de nuestras novedades por otros canales de información que no sean las redes sociales, como las campañas de emailig, networking o las labores comerciales mas tradicionales: telemarketing, visitas y entrevistas personales. No podemos dejar todo el peso de información y la labor comercial a la dinamización en las redes sociales. Salvo en casos de empresas cuyo producto o servicio se realice exclusivamente on line, por internet.

Si queremos lograr que nuestra empresa, cliente o agencia consiga sus objetivos finales, tendremos primero que esforzarnos en solventar aquellas piedras del camino que nos impiden avanzar con soltura. Invirtamos, entonces, recursos en esas pequeñas metas, en esos pequeños fines, en esos pequeños escalones, que nos impiden continuar avanzando en la consecución de la estrategia trazada.

En definitiva, para lograr nuestro objetivo y poder hacer bien las cosas debemos invertir en la medida de lo posible en todos y cada uno de los medios, por insignificantes que parezcan.

Para poder liberar Europa tendremos que salvar al soldado Ryan primero.

Y, como dijo el Capitán Miller:

«Hágase usted digno de esto… merézcalo».

¿Ponemos los medios?

Claro que sí.

Jorge Jiménez Suárez

May 17, 2013

Sí se puede, sólo hay que creer en ello.

Sólo había escrito una declaración de objetivos.

Sólo había descrito lo que creía que debía hacerse.

Sólo había trasladado a un papel lo que sentía.

Sólamente, se acababa de condenar…

En tan sólo unos días, tras recibir palmadas en la espalda, caras de aprobación, elogios de admiración y muchas felicitaciones, estaba despedido. La empresa en la que él se había volcado y a la que tantos años había dedicado su esfuerzo, ahora, le daba la espalda cuando pedía que su trabajo se centrara más en cuidar a sus clientes y centrarse menos en el dinero, es decir, que volviera a ser «más humano».

Muy pocas personas creyeron en él, todos sus amigos le dieron de lado, todos sus compañeros de trabajo le ignoraron, sus clientes le dejaron. Hasta la mujer de su vida, su prometida, le denominaba «perdedor». Sólo uno de sus antigüos clientes anteriores había decidido seguir trabajando con él, sólo una secretaria tenía la integridad de seguirle y compartir con él su nueva aventura.

Jerry, prácticamente, se había quedado sólo.

Hace veinticinco semanas ya. El 20 de Noviembre de 2.012, comencé a escribir este blog. Si algo fue mi pistoletazo de salida fue aquel maravilloso encuentro de profesionales de Homenaje a Pyme, del día anterior. A parte de mi familia, si alguien me empujó a seguir adelante en mi aventura profesional, fueron todos y cada uno de aquellos excelentes ponentes de aquel día y sus espléndidos consejos, aunque me sigo quedando con la frase demoledora de Bere Casillas:

– «Nada volverá a ser como antes» –

Y es cierto, casi nada es igual desde entonces.

Durante este tiempo y las veinticuatro entradas anteriores, he procurado ir describiendo situaciones de cambio entre lo que fue y lo que ahora es, entre lo que valía y ahora vale y entre lo que permanece a pesar de los cambios. Siempre buscando un ejemplo sencillo o gráfico, como una vivencia, una serie de televisión o una película con el que poder identificar la situación. Siempre he pensado que es la mejor manera de que las personas puedan entenderse, comprenderse y transmitir lo que saben.

Si de algo peca este blog, es que va en consonancia con quien lo escribe, es decir, va dirigido a una generación de inmigrantes digitales, aquellos que hemos ido creciendo y probando la tecnología, hemos sido pioneros y la hemos ido incorporando a nuestras vidas. Mi intención es que muchas personas que aún no se han decidido a dar el paso a seguir evolucionando, se animen y procuren continuar. No hay que tener miedo a las nuevas situaciones que se producen en nuestras vidas, hay que enfrentarse a ellas e incorporarlas a nuestro amplio bagaje.

Por supuesto no nos olvidamos que éste, es un blog de marketing y que cada una de nuestras entradas tienen un mensaje, un concepto, una enseñanza para todos aquellos que les gusta esta profesión, sea la suya o no. Hoy, al igual que ocurrió con el protagonista de nuestro ejemplo, tratamos de resaltar lo importante que es creer en uno mismo, tener fe, aplicar nuestros valores, y, poniendo mucho sentimiento, mucha pasión, luchar por conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

Eso sí, descubriendo lo importante que es ser persona y disfrutar con lo que se hace.

Y, como diría Jerry Maguire:

– «Ayúdame a ayudarte» –

Sí se puede, créeme.

Jorge Jiménez Suárez