Browsing articles tagged with "clientes Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Nov 26, 2015

Presentarse, mostrarse, complementarse.

Ambos coincidieron en el tren.

Ambos sacaron sus almuerzos.

Sentados frente a frente, uno comía salchichas, el otro, queso.

Se miraron y decidieron compartir la mitad de lo que tenían.

La mezcla les gustó.

Se miraron, sonrieron y gritaron al unísono:

– «¡Harremos salchichas con queso!» – (*)

(*) Con acento alemán.

Es curioso como un sencillo anuncio de salchichas de una conocida marca podía transmitir tanto. La imagen de los tiroleses alemanes tomando su «aburrida» comida en aquel vagón de tren. Su manera de compartir y descubrir que, de su nueva relación, podían obtener tanto beneficio inmediato, nos entusiasmó.

Además nos transmitió varios conceptos con suma facilidad: producto típico alemán, garantía de confianza, algo nuevo, algo divertido, algo sabroso. En definitiva, una nueva relación creada para hacer algo bueno y sorprendente. Algo diferente.

Se presentaron, encajaron y rápidamente se complementaron.complementarse

¿Qué más nos querían comunicar con ese spot? ¿Qué imagen nos querían transmitir? La marca, en este caso, presentaba algo nuevo pero sin perder su esencia. Había buscado nuevas ideas, nuevas alternativas, nuevas tendencias que se adaptaran a su producto, que lo mejoraran, que lo innovaran.

¿Para qué?

Para complementarse con sus clientes

Muchas veces para alcanzar a un público al que no llegamos o para mostrar una cara diferente a nuestros clientes, buscamos novedades, que nos ayuden a crecer, a ser mejores. Para ello debemos recopilar la información que comparten con nosotros en los diferentes canales de interactuación, en puntos de venta y en las redes sociales.

Recordemos: “Ayúdame a ayudarte”

Pero, además,  para que esto ocurra debemos complementarnos nuevamente.

¿Con quién?

Con nuestros proveedores, colaboradores o compañeros de trabajo.

Gracias a la formación continua de todos ellos y nuestra búsqueda de innovaciones, de nuevas ideas, de tendencias, de novedades, podremos presentarnos, conocernos, compartir nuestros conocimientos y generar un proyecto conjunto, una nueva ilusión, un nuevo reto.

“Lo auténtico vende”

Desde nuestra vuelta del paréntesis estival, son muchos los eventos a los que hemos podido asistir. Tres de ellos, han sido de proveedores y colaboradores con los que trabajamos con mayor asiduidad.

El showroom de merchandising y regalo publicitario organizado por FYVAR el pasado mes de Septiembre. El evento de las artes gráficas de CPrint en Octubre y el reciente evento de Packaging en este mes de Noviembre han cubierto, en cierta medida, el trabajo que aún mantenemos con fuerza en el mundo off line.

A muchos de ellos ya les conocemos, les saludamos y les pedimos que nos muestren sus novedades. Con los nuevos nos presentamos y hacemos una primera toma de contacto por si tuviéramos la oportunidad de colaborar en un futuro.

Y es aquí donde se puede encontrar el motivo, el detalle, el resorte que provoque la aparición de la diferencia. Nunca se sabe cuando puede saltar la chispa del ingenio, empezar a hacer rodar una nueva idea y comenzar a poner en marcha una nueva aventura profesional.

Siempre debemos estar abiertos a realizar más actividades a tener más intereses. En definitiva, a dar mejor servicio a nuestros clientes. Por eso, en este tipo de encuentros:

Nos mostramos, nos presentamos y, si surge la chispa, nos complementamos.

presentarse

A pesar de los años que han pasado siempre guardo muy buen recuerdo de ese anuncio publicitario de Oscar Mayer. Y desde entonces, no dejo de decir esa frase con su correcta «entonación» cada vez que se me ocurre una idea. Es una forma divertida y diferente de presentar un nuevo camino que se ha abierto y que puede ser muy bueno en el futuro.

Aunque los que me oyen, rara vez me entienden…

Pase el tiempo que pase nuestras relaciones de confianza se mantienen en el tiempo. El buen trabajo es lo que tiene. Y formar parte de un gran equipo, también.  Al final, la generación de lealtades y de buenas relaciones profesionales serán perfectas para complementarse y llevar a cabo acciones de éxito.

Sirva también esta entrada de hoy como homenaje a todos aquellos colaboradores y proveedores que a diario nos acompañan y que gracias a su esfuerzo y dedicación podemos dar un gran servicio a nuestros clientes. Gracias por estar siempre a nuestro lado.

Sois un gran complemento.

Como dijo Halford Edward Luccock:  “Ninguna persona puede silbar una sinfonía. Hace falta una orquesta para poder interpretarla”.

¿Necesitas presentarte?

Seguro que nos complementamos.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 29, 2015

Tu sueño, tu contenido de marca.

La primera vez que vi esta serie me sorprendió gratamente. Acababa de descubrir que había mas personas, que como yo, relacionaban escenas de películas o series de televisión en su mente, a diario, con lo que les ocurre en sus vidas. Recordándolo ahora, pasados los años, me doy cuenta de que sigue muy presente en mí. Sin ir más lejos, es una de las bases de este blog corporativo. Por lo que, en cierta medida…

…me siento muy identificado.

Las aventuras de Martin Tupper, padre divorciado, con una vida sentimental y laboral peculiar, eran el hilo conductor de aquella serie de TV: «Sigue soñando». Dentro de la cabeza de Martin  se combinaban sus vivencias personales con los recuerdos de las películas que vio a lo largo de su vida.

Toda su vida, su trabajo, su familia, se agitaban en un torbellino de ideas, recuerdos del pasado y escenas de película. Todo lo que tenía en su cabeza se mezclaba con lo que vivía en ese momento. Todo lo que tenía, todo lo que llevaba dentro, estaba ahí, esperando a salir en cualquier instante.

Era lo que le diferenciaba del resto, lo que hacía de él su forma de ser. Era su estilo personal, era su interior, su esencia, su contenido.

Sus sueños, eran el contenido de marca, su marca personal.

tu marca tu contenido

Martin Tupper podría ser el estereotipo con el que pueden identificarse muchos solteros, separados y divorciados de ambos sexos que viven solos y que, tristemente, representan un porcentaje cada vez más alto de la población. Martin no es un superhéroe o un líder carismático, es una persona normal, con una vida normal, un empleo. Una persona a la que no le faltan alicientes en la vida, ni mucho menos aventuras. Una persona con mucha imaginación.

Una persona a la que le gusta soñar.

Como todas las personas soñamos, las empresas, los clientes y nuestros colaboradores también sueñan. Eso sí, profesionalmente podemos llamarlo objetivos. Y uno de los mayores objetivos que éstos tienen es que su público objetivo o target les tengan siempre en mente. Hoy en día, algo difícil de mantener.

A día de hoy, las marcas no sólo deben atraer y fidelizar a su target sólo a través del producto que venden o el servicio que dan. Tienen que dar un valor añadido más. Deben hacer que sus clientes o consumidores relacionen conceptos e identifiquen su marca. Para ello se deben poner en marcha acciones de marketing de contenidos a través de las redes sociales y la generación de contenidos en web. Recordemos que «el contenido es el rey«.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir al encuentro: Manager Forum gracias a la invitación de Interban Network. En él, además de las numerosas intervenciones disfruté de una muy particular y que hoy nos sirve de ejemplo. Fue la ponencia de Conrado Martínez de Informa D&B.

En ella nos trasladaba con gran maestría sus conocimientos en Branded Content y la aplicación tan beneficiosa que le produjo su uso en el caso del cambio de marca de eInforma.

Branded Journalist

¿Qué es el Branded Content?

«Es la creación de contenido de alto valor capaz de generar una vinculación emocional y cultural de forma directa y no invasiva entre las marcas y su comunidad.» Para poder crear esta nueva relación a través de la generación de contenidos, según Conrado, hay que adaptarse a un nuevo enfoque: Marca – Contenido – Comunidad.

Es decir, las empresas o marcas, generan contenidos de calidad, de utilidad y crean comunidades de seguidores fieles a la marca a través de las diferentes redes sociales. Para él es importante, también, distinguir la creación de un nuevo «embudo de ventas» canalizado a través del marketing de contenidos y que cambió el embudo tradicional (Mercado, target, prospectos, clientes, fans) por éste: Mercado general – Visitantes – Fans – Prospectos – Clientes. Es decir, al revés que el tradicional.

Primero enamora y después vende.

Así, la aportación de un sited branded content o página de contenidos de marca genera un flujo circular constante entre varios elementos: Tráfico de calidad, publicidad autosegmentada, engagement y fans. Lo que produce un cambio de enfoque de los blogs corporativos, ya que, a partir de ahora, se creará un verdadero referente informativo y de recursos para el mercado.

Consecuencias del uso de Branded Content

  • Incrementar su valor.
  • Redención para la marca.
  • Atractivo para el usuario.
  • SEO.

Y en su caso en particular, en su empresa, tuvieron que hacer un «sacrificio de la marca» con el caso Informa. En el que crearon un Branded Journalism (diario de marca) que es un claro referente y caso de éxito. A partir de entonces su target les tiene en mente habitualmente, son referencia para cualquier tema dentro de su sector.

branded-content

«Dream on» fue una serie muy divertida, fue realmente brillante con momentos realmente trabajados. En cualquier momento podía surgir la chispa, el ingenio, en la manera de enlazar una situación con un contenido en particular. Los sueños y recuerdos de Martin Tupper nos acompañaron e inspiraron muchos años.

Al igual que el Branded Journalist de Informa y Conrado Martínez, el contenido de este blog que escribo cada semana es parte de mí, es mi estilo, es mi trabajo, es mi marca personal. Como cada semana dejo volar mi imaginación y sueño con situaciones nuevas y viejas, relaciono el pasado con el presente, rememoro películas y series de TV para poder afrontar y superar con mayor ilusión todo lo que nos traerá el futuro.

Como decía Albert Einstein: “Tu imaginación anticipa lo bueno que te sucederá en la vida”.

¿Seguimos soñando?

Jorge Jiménez Suárez

May 21, 2015

Transfórmate, logra tus metas.

– «Sr. Carlisle, soy actriz, soy una actriz de carácter y puedo interpretar este papel tal y como usted lo desee»- dijo la recién llegada Dorothy Michaels.

– «Encanto, estoy seguro de que eres una excelente actriz, pero resultas demasiado amable y sensible. No eres demasiado amenazadora» – le contestó el director.

– «¿No soy lo bastante amenazadora? Quíteme las manos de encima o le voy a sacar los huevos por la boca. ¿Resulta bastante amenazadora?» – le espetó de nuevo.

-«No está mal» – respondió él con una sonrisa.

Michael tenía un problema. Debido a su carácter, nadie le había dado un papel en todo New York. Todos los directores buscaban algo diferente a lo que él les ofrecía. Pero él sabía lo que realmente necesitaban. Y había llevado a cabo su plan, se había transformado.

Con la ayuda de su amigo Jeff se había disfrazado de mujer y había obtenido un papel en una exitosa serie de TV ambientada en el hospital Southwest General. Lo había logrado, a partir de ahora, Dorothy, era la estrella.

Pero ahora, ¿qué pasaba con Michael?

transformate

Michael, bajo el «papel» de Dorothy se siente atraído por Julie, una de las protagonistas de la serie que mantiene una relación con el Sr. Carlisle, el director. Desde su nueva perspectiva tiene la oportunidad de conocer mejor a Julie, a si mismo y a otras muchas personas que antes le era imposible poder hacerlo.

Meternos en la «piel» de otra persona puede ayudarnos a comprender a otros.

Muchas empresas y profesionales intentan entender a su mercado y a sus clientes. Y muchas veces saben perfectamente que es lo que necesitan, pero le tienen «etiquetado» y no pueden ver otras muchas facetas y cualidades que serían bastante beneficiosas para sus intereses.

Buscan a otros aunque tengan delante la mejor solución.

La empresas a partir de ahí pueden buscar su nuevo cruce de caminos a través de estrategias como la diversificación o la integración para poder diferenciarse y volver a resultar fiables y atractivos a los ojos de su target. Es decir, que para ser competitivos necesitan transformarse, cambiar, reinventarse, renovarse.

Aunque por dentro sigan siendo los mismos.

Es cierto, a la hora de buscar una salida, debemos convertir la necesidad en una virtud. Y a pesar de nuestro nuevo aspecto exterior, si se es un buen profesional, quedará la esencia para dar la calidad suficiente a la hora de afrontar nuevos proyectos con garantías de éxito.

Integrarse es, sencillamente, la incorporación de actividades que antes no cubría la empresa en sus procesos previos de actividad. Es decir, si en nuestra agencia hacemos diseño web, ahora proporcionamos, el registro de dominio y la gestión de espacio o hosting como parte de nuestro abanico de servicios y que guardan una cierta relación lógica.

Diversificarse, por ejemplo, es la ampliación de la cartera de servicios que proporciona una agencia como la nuestra y que complementan su actividad. Es decir, si creamos y diseñamos imagen corporativa, ahora la gestionamos en internet a través de labores de community management en redes sociales. O la elaboración de contenidos a través de blogs como éste o la futura incorporación de la producción de videonline.

Las nuevas incorporaciones o actividades que nos proporcionan la integración o la diversificación nos harán más novedosos, atractivos y competitivos. Y será una manera más de diferenciarnos de la competencia. Sin olvidar que:

si no eres competitivo por dentro tampoco lo serás por fuera.

metas

Michael logró lo que quería en un momento de necesidad. Había conseguido lo que quería, sabiendo lo que otros necesitaban, pero, utilizando otras propuestas, otras alternativas. Sufrió una transformación manteniendo su esencia.

A veces los caminos elegidos en nuestra vida o en nuestra profesión no son los mejores, ni los más fáciles. En muchos casos, habrá que buscar una manera distinta para lograr las metas que nos hemos marcado. Propuestas innovadoras, propuestas revolucionarias o propuestas novedosas para poder llevarlo a cabo.

Es necesaria una transformación.

Aunque no pretendemos, que con ésto, empecemos a transformar todo a partir de ahora. Podría ser una locura. Pero sí ir aproximándonos más a la consecución de un cambio o la realización de un hecho diferencial que modifique nuestra posición, nuestra manera de pensar o nuestra manera de ver las cosas a partir de ahora.

Así, podremos sintonizar de nuevo con nuestros clientes.

Como dijo Fernando Valdés : «si no tienes algo nuevo que decir, dilo de manera diferente».

¿Tienes una meta?

¿Lo probamos?

Jorge Jiménez Suárez

Ene 22, 2014

Renuévate, actúa y fascina a tus clientes.

Louis lo había perdido todo, lo que más quería, su mujer, su hijo…

En su desesperación desea ser «liberado» de la vida y se pone a disposición de la muerte. Es atacado por un vampiro, Lestat, que le promete todo, una vida diferente, una vida eterna, una vida sin sufrimiento.

Una nueva vida.

Después de ver el sol por última vez se convierte en vampiro, pero, para sobrevivir tiene que matar, es el precio que debe pagar.

Es el precio de la vida eterna.

Entrevista_con_el_vampiro

(Imagen de «Entrevista con el vampiro», Warner Bros.)

Frecuentemente, cometemos el «error» de aceptar clientes que nos pueden asegurar un volumen de trabajo para poder «estar tranquilos» durante bastante tiempo, clientes que efectivamente nos dan mucho trabajo y que prácticamente requieren una dedicación exclusiva y una disponibilidad a tiempo completo. Este tipo de clientes absorben nuestra actividad y nuestra atención, no dejando tiempo, prácticamente, para atender a otros clientes. Pero lo asumimos, sobre todo en los tiempos que vivimos.

¿Es el precio de la seguridad? No, a la larga, es el precio de la «comodidad«.

Debemos tener claro que mas tarde o más temprano las empresas cierran, se reinventan o se renuevan, los clientes no son para siempre y pueden cambiar de empresas en las que confían. Por lo que no debemos quedarnos atrás, «renovarse o morir», porque llegará el momento en el que tendremos que dejar que la creatividad fluya por nuestra actividad de nuevo. Es muy posible que nos hayamos quedado estancados al hacer siempre el mismo tipo de trabajo, con los mismos clientes, en el mismo sector de actividad.

Es muy posible que hayamos perdido empuje, ideas y creatividad.

Aprovechemos lo que ya hemos hecho para volver a actividades creativas. Recordemos que la formación, el tiempo y la experiencia generan la chispa, generan creatividad, producen ideas. El conocimiento es una fuente de creatividad muy valiosa y muy necesaria para mostrar lo mejor de nosotros mismos. Algo que debemos sacar fuera, para que nos reconozcan, para que nos identifiquen. Hay que volver a «venderse» y hacerlo mejor que antes, ya que la competencia, cada vez es más dura.

Debemos actuar.

plan-de-negocios-2-2

Comienza el año y con él hay que realizar una planificación comercial que abarque gran parte del año y luego mantener las relaciones con los clientes a través de los canales de comunicación. Recordemos que para algunos sectores de actividad la estacionalidad está muy definida y habrá numerosos candidatos a llevarse el trabajo, por lo que, de nuevo, la creatividad será lo que nos diferencie de la competencia, deberá ser la punta de lanza de nuestro plan comercial.

No podemos huir del problema y la ansiedad, que en muchas empresas, produce la ejecución de un plan comercial. Tenemos multitud de herramientas nuevas, gracias a las nuevas tecnologías, para poder tener una toma de contacto con clientes potenciales y lograr que nos conozcan mejor y más rápidamente. Al igual que podemos identificar qué sectores y nichos de mercado son más idóneos de afrontar. Tampoco debemos perder la oportunidad de saber usarlas para estar al día, nuestros clientes así lo exigen y serán muy necesarias para complementar sus acciones de marketing.

Usemos las nuevas tecnologías.

Pero, no debemos cometer el error de pensar que con las simple aplicación de las nueva tecnologías nuestro problema y nuestra labor comercial ya están solucionadas. Tenemos tener claro que las necesidades de comunicación no deben ser un objeto en si mismo. No podemos únicamente interactuar en las redes y potenciar nuestro posicionamiento en internet. Al final, nos «vampiriza» todo el tiempo. Utilizar las redes sociales como única salida es un planteamiento erróneo.

También hay que salir a contarlo.

marketingcloud1

 

Louis siguió huyendo y vagando solo por el resto de la eternidad y Lestat siguió disfrutando de todo aquello a lo que él no se enfrentaba o no era capaz de abarcar.

Hemos comenzado una nuevo año, hemos puesto en orden nuestras cosas, hemos puesto al día nuestra organización, y ahora, debemos enfrentarnos a uno de nuestros grandes retos, generar ventas, generar trabajo, generar actividad. Es el momento de buscar nuevos clientes, nuevos retos profesionales. No podemos estancarnos en hacer lo mismo para los mismos clientes. No podemos ponernos «en fuga» cada vez que oímos algo sobre la realización de labores comerciales. No podemos dejar que la competencia, como Lestat, se quede con todo.

Es la hora de salir, de atender, de compartir y buscar nuevos retos a través del marketing.

Como decía Jay Conrad Levinson: «el marketing es la verdad convertida en algo fascinante«.

¿Lo hacemos contigo?

Jorge Jiménez Suárez

 

Nov 26, 2013

Descubre las redes, sorprende a tus clientes.

Charles Babbitt era un vendedor de coches con mucha ambición al que sólo le preocupaba salirse siempre con la suya, fuera como fuera. Un día recibe la noticia de la muerte de su padre con el que hacía muchos años que no tenía contacto. Tras la lectura del testamento, descubre que tiene un hermano olvidado, Raymond, que va a heredar casi toda la fortuna de su progenitor.

Raymond es autista y vive en una institución para personas especiales. En un principio, Charles lo odia y planea un viaje con su hermano con el fin de poder heredar la parte que le corresponde de la herencia. Al contrario de lo que piensa en un principio, Raymond, no es un retrasado. Y a lo largo del viaje comienza a descubrir que está dotado de una serie de capacidades especiales que incluso podrían ayudarle a ganar más dinero que lo que podría recibir del legado familiar.

Rain man

Ya son varios los casos de clientes habituales que hablando con ellos me preguntan qué pueden hacer sus empresas en internet y en las redes sociales. A pesar de hablarles de la conveniencia de estar presente de una manera activa en internet, la mayoría de ellos lo suelen rechazar de plano. Quizá porque tienen una mala idea preconcebida de lo que son las redes sociales, quizá por desconocimiento o quizá por miedo.

Nosotros pensamos que internet es una oportunidad para todos. La presencia en internet es necesaria y no sólo con tener una web corporativa muy atractiva, en la que cuando «alguien» vaya a reunirse con nosotros, tengan una referencia para conocernos mejor como si fuera un folleto o una tarjeta de visita más. No sólo nos quedamos en «estar» en internet, es necesario ser activo.

¿Cómo podemos ser activos?

Recordemos que internet es una gran conversación donde todos los usuarios buscan, comparten y recomiendan, es decir, interactúan. Las empresas no pueden perder la oportunidad de saber de primera mano lo que sus clientes demandan, no pueden dejar escapar la oportunidad de saber cómo quisieran realmente ser atendidos sus clientes.

Hay que introducirse en las redes sociales, y, si no se sabe cómo, deben buscar un profesional, un experto, que sepa conducir el flujo de información que emana de los clientes y usuarios, que detecte los problemas, que aconseje como solucionarlos y ser uno más de ellos, de igual a igual. No podemos pretender únicamente lanzar nuestro mensaje y que lo asimilen sin más.

Es curioso como muchas empresas, como las denominadas B2B, suelen ser las más reacias a las redes sociales, cuando suelen ser las más beneficiadas por este mundo de relaciones y conversaciones digitales. Mas de una vez nos preguntan qué pueden hacer ellos. Fácil. Volvemos a incidir en que internet es un mundo de intercambio de información, sólo hay que saber a qué mercado nos dirigimos para introducirnos en la red social adecuada en base a una estrategia claramente definida.

Pensemos que internet es la herramienta más usada para la búsqueda de servicios profesionales en todos los ámbitos.

Social-Media-Marketing

Por ejemplo, aquellas personas que busca relaciones profesionales interesantes, se introducirán en Linkedin. Aquellas empresas que quieren ser encontradas por otras y quieren trasladar una mejor imagen de su actividad, harán videos para subir a YouTube o Vimeo. Aquellos profesionales que tengan un producto de venta on line, podrán tener su propio escaparate visual en Pinterest. Aquellos que tengan un reconocimiento en un sector determindado de la actividad podrán incrementar su imagen de marca o branding a través de Twitter. Y así, sucesivamente en la infinidad de redes existentes.

Se nos ocurren otras razones por las que este tipo de empresas deben estar e interactuar en las redes sociales:

1. Mayor impacto, el contenido que se comparte influirá en la posible selección de proveedores a la que quiera optar.

2. Accesibilidad, será más fácil que compartan tu información a terceros, también interesados en su actividad, que antes no le conocían.

3. Branding y reputación on line, valoración positiva de su imagen de marca frente a la competencia «en un click».

En definitiva, al igual que para las personas, para cada una de las empresas hay una red social idónea. Pero sin cometer el error de pensar que esto es fácil de llevar a cabo y en muy poco tiempo. Para trabajar bien en social media hay que pensar, planificar, organizar, ejecutar, controlar, analizar y corregir. No podemos pretender ser los mejores sin haber tenido la oportunidad de experimentar con ello primero.

rain-man

Finalmente, Charles se acaba comportando como un buen hermano y devuelve a Raymond a su ambiente. Allí será tratado y cuidado por las personas que realmente saben lo que necesita. El descubrió a su hermano, descubrió lo que realmente valía y descubrió quien lo iba a saber tratar mejor. Descubrió que debía dejarlo en manos de profesionales, en manos de especialistas cualificados.

¿Estáis en buenas manos? ¿Queréis descubrir las redes?

Ven con nosotros.

Jorge Jiménez Suárez

 

Nov 5, 2013

Practica la autocrítica, evalúa tu imagen.

No creo que para nadie sea divertido estar tumbado en una camilla de la sala de endoscopia de un hospital con el culo al aire un lunes a las diez de la mañana.

No creo que para nadie sea divertido tener un tubo metido en el recto y verlo en directo por una pantalla, mientras todo se te mueve en el interior y tratas de sonreir para que no se note.

No creo que para nadie sea divertido que, además del médico, su ayudante y la ATS, te observen como objeto de análisis un par estudiantes de medicina en prácticas.

Y no fue divertido, sólo fue una incómoda experiencia más.

¿Cuántas veces nos sometemos a un profundo análisis en cualquier faceta de nuestra vida o profesión? ¿Qué idea tenemos de nuestra empresa o negocio? ¿Qué creemos que piensan nuestros clientes o proveedores de nosotros? Y nuestros empleados o compañeros, ¿qué queremos que piensen?

Y lo realmente importante: ¿qué es lo que verdaderamente piensan?

El ego es uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos a diario. Tenemos la mala costumbre de mirar a todo lo demás sin vernos a nosotros mismos. Pensamos que lo que hacemos, lo que decimos, lo que proponemos, es lo mejor y solemos imponer nuestro criterio al de nuestros clientes, compañeros de trabajo o amigos.

Tristemente, sólo comprobamos nuestros errores cuando las cosas fallan y no salen como queríamos. Está claro, no hemos escuchado lo suficiente a nuestros clientes y a las personas que nos acompañan a diario. No hemos sabido sintonizar ni empatizar lo suficiente. No hemos sabido priorizar lo principal de lo secundario. No hemos dado una rápida respuesta a las verdaderas necesidades de nuestros clientes. No hemos sido eficientes. Y lo peor de todo es comprobar que todos nuestros esfuerzos por tener la oportunidad de trabajar para determinado proyecto o cliente se han ido al traste, algo ha salido mal y es muy seguro que no vuelvan a repetir.

¿Cuál podría ser la solución?

Hay muchas, pero lo mejor es reconocer el error, pedir disculpas y dar automáticamente una alternativa para poder terminar el trabajo correctamente y sentar los cimientos para una estable colaboración futura. Todo ello basado en la confianza, es decir, ser sincero, proyectar tu empresa y tu trabajo con objetividad y conseguir ser vistos por el cliente y los futuros clientes como una empresa fidedigna, como una empresa solvente, como una empresa de garantía.

¿Qué recomendamos?

Escuchar más a nuestros clientes y a nuestro entorno allí donde se hable de todo lo que nos interesa y le interesa a nuestros compañeros de viaje. Realizar continuas preguntas y sobre todo practicar la autocrítica. En redes sociales e internet será necesario contar con una buena herramienta de analítica que nos cuantifique todo aquello que nos interesa medir. Y por supuesto, ser constante.

Para predicar con el ejemplo y como había cogido carrerilla, la semana pasada tuve la oportunidad de someter a análisis este blog por personas de gran valía en un grupo de Facebook. Sólo con el primero de ellos se me vino todo abajo. Con un simple comentario: «me aburro», me dejó planchado. No entendí que fuera por lo que aquí se escribe sino por el aspecto visual del blog y la imagen que da la agencia a las demás personas.

Conclusión, nuestra imagen es excesivamente seria.

Por lo que prometemos ir mejorándolo en su aspecto general, para hacerlo más atractivo, más visual y más cercano.

De mi experiencia médica de aquel día, finalmente, el médico se quitó los guantes, retiró la pantalla y mirándome me dijo:

-«Muy bien Jorge, ya hemos acabado, ¿tienes alguna pregunta?»-

Y le dije:

-«Como diría Mel Brooks en «La loca historia de las galaxias«: ¿Por qué nadie me ha dicho que tengo el culo tan feo?»-

Pero no conseguí producir el efecto deseado, debía ser demasiado temprano para arrancar una sonrisa a los presentes un lunes a primera hora de la mañana, aunque creo que sólo yo asocié la película a la situación vivida. Al menos, me lo tomé con deportividad y al salir de la sala, una de las estudiantes me sonrió arrugando su nariz, moviendo los dedos de la mano y vocalizando un «adiós» sin que se llegara a escuchar…

¡Vaya! Al final, no tenía el culo tan feo como pensaba… o, ¿era por el chiste?

¿Lo mejoramos?

¡Claro que sí!

Jorge Jiménez Suárez

Oct 1, 2013

Conoce a tus clientes, predice el futuro.

Él, había visto cumplido su deseo, ser mayor.

MacMillan, el dueño de la juguetería, quería seguir siendo niño dentro de un cuerpo adulto.

Sin saberlo, el destino les había unido. Por fin un empleado suyo, aunque fuera de la sección de informática, le decía lo que realmente pensaba sobre todos y cada uno de los juguetes del centro comercial. Dando un paseo, fueron describiendo y hablando de todos ellos. El flujo de información y de opinión de primera mano dada por «su empleado» no dejaba de sorprenderle. Él también veía cumplido un sueño. Y además, estaba seguro de que esta información iba a ser muy valiosa para el futuro del negocio.

¿Qué haríamos por tener una información tan certera del gusto de nuestros clientes? ¿Cómo podríamos tener a nuestro alcance todo tipo de datos sobre nuestro público objetivo? ¿Qué daríamos a cambio de obtener los mejores datos a cerca sus preferencias de compra? ¿Cómo podríamos beneficiarnos de ellos y utilizarlos para mejorar nuestras ventas?

A través de técnicas de CRM.

Y, ¿qué es el CRM?

Ni más ni menos que Customer Relationship Management. Ese término o palabra que mucha gente dice con mucha soltura, pero que muy pocos saben a qué se refieren.

A nivel general, podemos definirlo como la implantación de una política o forma de actuar de una empresa u organización en base al conocimiento de los gustos del cliente y todos los datos relevantes que tenemos de ellos y que influyen en la venta de un producto o servicio, como por ejemplo: zona demográfica, nivel de renta, propiedades, unidad familiar, etc.

Pero, ¿cómo conocemos o tenemos acceso a esos datos?

Antiguamente, se invertían grandes cantidades de dinero para hacer encuestas de población o se compraban bases de datos elaboradas por organismos oficiales como el INI, el Censo, Cámara de Comercio o bases de datos privadas como las de Páginas Amarillas o QDQ. Ahora es el propio negocio el que interactúa con los clientes y a la mínima oportunidad que tiene, obtiene de ellos y con su consentimiento, la mayor cantidad de datos posibles.

¿Dónde los obtenemos?

En el propio establecimiento, en las relaciones de los empleados y los clientes o desde hace algún tiempo, a través de las redes sociales. Aunque también se pueden adquirir en empresas privadas y organismos oficiales, siempre que se cumpla con la LOPD.

Toda esta recopilación de datos las incluirá en unas tablas, cuadros o programas informáticos para poder segmentar con mayor acierto su mercado y facilitar la venta. Los clientes saben lo que quieren y lo transmiten a la empresa, que simplemente, debe ponérselo al alcance de su mano.

Esta es otra acepción también válida del concepto de CRM, algo muy importante para el Busines Intelligence (BI) que se encargará de analizarlos y utilizarlos en beneficio del cliente y de la empresa.  Su derivación en redes sociales se conoce como SBI: Social Business Intelligence, cada día más usado en el entorno de interactuación y donde todo es medible.

La semana pasada tuvimos la oportunidad de asistir al encuentro #MKPrecision de la mano de MarketingDirecto.com y el patrocinio de Axesor. En él tuvimos la suerte de conocer de primera mano todas las últimas tendencias del CRM, el geo-marketing y el geo-posicionamiento.

En dicho encuentro, Manuel del Pino nos dejó una idea bastante clara: “El business intelligence no sirve sólo para analizar, sino también para predecir”.

Mr. McMillan y Josh Baskin acaban bailando sobre un piano, han encontrado la melodía, han sintonizado, caminan juntos.

Todos ganan.

¿Bailamos?

Jorge Jiménez Suárez

May 17, 2013

Sí se puede, sólo hay que creer en ello.

Sólo había escrito una declaración de objetivos.

Sólo había descrito lo que creía que debía hacerse.

Sólo había trasladado a un papel lo que sentía.

Sólamente, se acababa de condenar…

En tan sólo unos días, tras recibir palmadas en la espalda, caras de aprobación, elogios de admiración y muchas felicitaciones, estaba despedido. La empresa en la que él se había volcado y a la que tantos años había dedicado su esfuerzo, ahora, le daba la espalda cuando pedía que su trabajo se centrara más en cuidar a sus clientes y centrarse menos en el dinero, es decir, que volviera a ser «más humano».

Muy pocas personas creyeron en él, todos sus amigos le dieron de lado, todos sus compañeros de trabajo le ignoraron, sus clientes le dejaron. Hasta la mujer de su vida, su prometida, le denominaba «perdedor». Sólo uno de sus antigüos clientes anteriores había decidido seguir trabajando con él, sólo una secretaria tenía la integridad de seguirle y compartir con él su nueva aventura.

Jerry, prácticamente, se había quedado sólo.

Hace veinticinco semanas ya. El 20 de Noviembre de 2.012, comencé a escribir este blog. Si algo fue mi pistoletazo de salida fue aquel maravilloso encuentro de profesionales de Homenaje a Pyme, del día anterior. A parte de mi familia, si alguien me empujó a seguir adelante en mi aventura profesional, fueron todos y cada uno de aquellos excelentes ponentes de aquel día y sus espléndidos consejos, aunque me sigo quedando con la frase demoledora de Bere Casillas:

– «Nada volverá a ser como antes» –

Y es cierto, casi nada es igual desde entonces.

Durante este tiempo y las veinticuatro entradas anteriores, he procurado ir describiendo situaciones de cambio entre lo que fue y lo que ahora es, entre lo que valía y ahora vale y entre lo que permanece a pesar de los cambios. Siempre buscando un ejemplo sencillo o gráfico, como una vivencia, una serie de televisión o una película con el que poder identificar la situación. Siempre he pensado que es la mejor manera de que las personas puedan entenderse, comprenderse y transmitir lo que saben.

Si de algo peca este blog, es que va en consonancia con quien lo escribe, es decir, va dirigido a una generación de inmigrantes digitales, aquellos que hemos ido creciendo y probando la tecnología, hemos sido pioneros y la hemos ido incorporando a nuestras vidas. Mi intención es que muchas personas que aún no se han decidido a dar el paso a seguir evolucionando, se animen y procuren continuar. No hay que tener miedo a las nuevas situaciones que se producen en nuestras vidas, hay que enfrentarse a ellas e incorporarlas a nuestro amplio bagaje.

Por supuesto no nos olvidamos que éste, es un blog de marketing y que cada una de nuestras entradas tienen un mensaje, un concepto, una enseñanza para todos aquellos que les gusta esta profesión, sea la suya o no. Hoy, al igual que ocurrió con el protagonista de nuestro ejemplo, tratamos de resaltar lo importante que es creer en uno mismo, tener fe, aplicar nuestros valores, y, poniendo mucho sentimiento, mucha pasión, luchar por conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

Eso sí, descubriendo lo importante que es ser persona y disfrutar con lo que se hace.

Y, como diría Jerry Maguire:

– «Ayúdame a ayudarte» –

Sí se puede, créeme.

Jorge Jiménez Suárez