Browsing articles tagged with "comunicación Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Feb 28, 2014

Pasión analógica, pasión digital.

Según los médicos no había ninguna esperanza de que volviera a caminar.

Prácticamente había conseguido su sueño, había llegado a ser futbolista profesional, había conseguido ser el portero del Real Madrid. Sus compañeros eran los mejores futbolistas de la época. Estaba a punto de terminar la licenciatura de Derecho, pero un desgraciado accidente acabó con su pasión: el fútbol.

Durante los dos años de convalecencia tuvo la suerte de que la persona que le atendía en el hospital le regalara una guitarra para ejercitar los dedos. A partir de ahí, su creatividad a la hora de componer poemas, su constancia y el apoyo incondicional de su familia, hicieron el resto para que pudiera dedicarse a su nueva pasión: la música.

Lvsi

 (Imagen film: «La vida sigue igual» de Columbia Pictures)

Para ser un cambio demasiado traumático podría parecernos que fue una evolución rápida. Nada de eso. El estar postrado casi dos años en una cama y las secuelas posteriores no tuvieron que ser un trago fácil de llevar. Además de algunos años más de esfuerzo para consagrarse como estrella de la música.

En los últimos años, en el mundo de la comunicación, nos ha sucedido algo parecido. Si bien es cierto que bastante menos traumático, sí se ha producido una evolución, una transición, un cambio en nuestra forma de comunicarnos. Nos hemos ido incorporando poco a poco al mundo digital.

Internet ha abierto la puerta a las nuevas tecnología, a otras forma de entendernos y de comunicarnos. También ha provocado que se creara una brecha generacional con respecto al uso que hacemos de las nuevas tecnologías, entre nativos digitales e inmigrantes digitales. Aunque, desde nuestra modesta opinión, la mayoría, aún somos «pioneros digitales«.

La evolución de los mensajes comerciales, publicitarios y de marketing se han ido separando paulatinamente en el mundo off line, tradicional o analógico y el mundo on line, tecnológico o digital.  Todas las personas, empresas y agencias han sido testigos y participan de este cambio que afecta a nuestras vidas cada día más. En el mundo de la comunicación los canales on line le comienzan a ganar la partida al mundo off line.

shutterstock_101783026

(Imagen Shutterstock)

Ante la duda por cual de ellas apostar, sólo diremos que las dos grandes ventajas que catapultan al mundo digital sobre el analógico son:

1. Es asequible.

Lo que hasta ahora era accesible a uno pocos a base de presupuesto, se ha convertido en un mundo abierto a todas las personas. Se ha popularizado, es más humano.

2. Es completamente medible.

Gracias a todas las herramientas de analítica se pueden controlar todos los impactos de nuestra comunicación en todos los sentidos, lo cual produce cierta sensación de rentabilidad o de retorno de la inversión con facilidad.

La semana pasada tuvimos la maravillosa oportunidad de asistir a un curso impartido por Juan Merodio, una persona que apostó por el mundo on line desde hace más de 15 años. Lo que para él fue una elección importante en su día, ahora es una alternativa más para los demás compañeros de profesión. Gracias a su continua búsqueda de soluciones, personas como él, van allanándonos el camino para integrarnos en el mundo digital. Como él dice: «hay que buscar un continuo ensayo y error, es más, de cada diez cosas que pruebo, ocho no me valen y dos las aplico y las incorporo a mi actividad habitual«.

Nosotros, seguimos aprendiendo y trasladando nuestra experiencia. Pero no debemos dejar de lado el mundo off line, aún tiene mucho que decir. Es más, a día de hoy, la combinación de ambas, off line y on line, siguen siendo la mejor garantía del éxito de una buena campaña de comunicación.

online-offline-marketing-strategy

Julio Iglesias, luchó, peleó, se esforzó y dejó el mundo del balón con una canción. Apostó por otro futuro y triunfó, aunque nunca olvidó, ni dejó de evocar, su otra pasión.

Gracias Julio nos encanta lo que haces.

Aunque los cambios suelen ser progresivos y no traumáticos, no debemos encogernos de hombros y quedarnos mirando, debemos continuar nuestro camino. Pero hay que probar, hay que experimentar, hay que avanzar, hay que prosperar. Eso sí, sin olvidarnos de nuestra verdadera pasión, hacer bien nuestro trabajo, ni de lo que supone el mundo que hasta ahora hemos conocido.

Sigamos adelante e incorporemos todo lo nuevo y lo que nos queda por conocer.

Y como dice Juan Merodio: «el marketing en internet es como ligar«…

¿Ligamos?

Jorge Jiménez Suárez

Dic 24, 2013

Empatiza con tus clientes, hazles tilín.

– ¿Quién es George Bailey? – pregunto Clarence.

– Un hombre que abandona sus sueños para poder ayudar a otros. – respondió San José.

«Ahora mismo, está tan desesperado que está a punto de cometer una locura. Ha decidido suicidarse pensando que vale más muerto que vivo. Cree que su seguro de vida es la única solución a todos sus problemas.»

– Deberás ir a la tierra y ayudarle si quieres ganarte tus alas – le ordenó San José.

hqdefault

George, cuando ya tenia decidido arrojarse por un puente, se da cuenta de que una persona cae delante de él. Ve como se hunde, poco a poco, en las gélidas aguas del río. Olvidando su intención de suicidarse, se lanza al agua y lo salva. Clarence, que así se llama el rescatado, se presenta como su ángel de la guarda. George piensa, que, al ser una persona mayor, está algo senil y no le toma en serio. Mientras charlan y se secan las ropas mojadas, entablan una larga conversación en la que George le confiesa que desearía no haber nacido.

Clarence, su ángel de la guarda, después de meditarlo, se lo concede.

George, cuando regresa al pueblo, prácticamente no reconoce nada, todo ha cambiado.

Ya nada era como él lo conocía.

Entonces, ¿qué había pasado?

Su ángel de la guarda había atendido su petición. Le mostró lo que habría sucedido si no hubiera existido. A George le parecía una locura ver, que, todo por lo que había luchado, había desaparecido, todos los que le habían querido no le reconocían y todo lo que había creado o ayudado a crear, simplemente, nunca había existido.

¿Qué necesitó Clarence para ayudar a George?

Escuchar, entender y dedicarle tiempo. Conocerle bien.

¿Para qué necesitaba conocerlo bien?

Para saber lo que realmente sentía, para saber lo que necesitaba, para ponerse en su lugar, para empatizar con él.

¿Cuál era su objetivo?

Que todo cuenta, para mostrarle el camino, para hacerle ver que siempre hay opciones, que hay solución, que hay esperanza.

empathy-9550064_l

Es posible que conozcamos personas o clientes que, hoy, puedan estar pasando por una situación incierta. Ya sea por una situación excepcional de su vida, como por las malas perspectivas de su negocio o porque no haya sabido adaptarse a los rápidos y continuos cambios que se van produciendo a diario.

Es posible que no hayamos reparado en que para poder ayudarlos es necesario conocerles bien, su trayectoria, sus logros, sus aciertos, sus errores. Como también es necesario saber qué siente, qué pasa por su mente, cuáles son sus inquietudes, cuáles son sus preocupaciones.

Es muy posible que al sentirse apoyado, al sentirse comprendido, al sentirse respaldado, sabiendo que no está sólo, sabiendo que alguien más le acompaña, logre salir adelante.

Es posible que al recordarle las cosas que ha hecho en el pasado y lo que significan, puedan darse cuenta de que todo lo que ha formado parte de su camino hasta ahora, cuenta, es importante y lo seguirá siendo más adelante. Si lo ha hecho bien en el pasado, ¿por qué no habría de hacerlo bien en el futuro?

Es posible que le recordemos que las ganas, el sacrificio y la pasión empleadas en el pasado, siguen siendo garantía de éxito futuro.

Es posible que si le ayudamos a conocer las nuevas herramientas de trabajo y de comunicación se ilusione de nuevo.

Es posible que vea otra realidad y que nunca tire la toalla.

¡Hagamos que esto ocurra!

qbev05

Al final, George se da cuenta de que estaba equivocado, no había apreciado todo lo que había hecho por sus semejantes y por su ciudad. Descubrió que en realidad  era el «hombre más rico de la ciudad«. La vida le devolvía su generosidad.

Del árbol de navidad suena el tintineo de unas campanillas. Anuncian que Clarence ha ganado sus alas.

George, sonríe, guiña un ojo y da las gracias a Clarence.

Para nosotros, la empatía es el camino más corto al entendimiento, a la comprensión y al conocimiento.

El conocimiento es el camino de lo auténtico, de lo genuino, de la generosidad.

La generosidad es el sacrificio y la pasión por lograr hacer el trabajo bien hecho.

El trabajo bien hecho es el camino de la satisfacción, de la felicidad, del éxito.

Por eso queremos ser tu ángel de la guarda. ¿Nos ayudas a conseguir nuestras alas?

¡Tilín, Tilín!

¡Feliz Navidad!

Jorge Jiménez Suárez

 

Oct 31, 2013

Tu empresa, un proyecto de miedo.

– Pero… ¡Remátalo! –

Se oyó en todo el cine la voz angustiosa del señor de la fila de atrás…

Burt había conseguido dejar inconsciente a Malachai pero seguía entero para seguir haciendo el mal.

Él y su novia Vicky iban de paso por Nebraska camino de Seattle hasta que el destino les llevó a Gatlin y se habían encontrado un panorama inimaginable: todos los adultos que habitaban allí o pasaban por la zona eran sacrificados de la forma más cruel. “El que camina detrás de los surcos” insta a todos los niños para que asesinen a todos los mayores y así asegurar el éxito de la cosecha de maíz, la principal fuente de trabajo y de ingresos de aquella pequeña población. A todos los niños.

Pero no todos son partícipes de ello…

halloween_hgmMarketing_empresa

Alguna vez, nuestro proyecto, nuestra empresa, «nuestro niño», se nos ha torcido, se ha desmadrado o se ha convertido en un «monstruo» incontrolable.

Y nos hemos preguntado:

¿Cómo ha podido pasar ésto?

¿Cómo hemos sido capaces de llegar hasta aquí?

¿Cómo hemos podido «alimentar» esta situación?

Y lo que es más grave, a pesar de convivir con ello a diario:

¿Cómo hemos podido permitir que ésto siguiera sucediendo?

Esta dura situación es aplicable a nuestro negocio, nuestro trabajo e incluso a nuestra familia. Se me ocurren muchas respuestas.

Es posible que la actividad vertiginosa del día a día nos obligue a llevar a cabo una «huida hacia adelante», sin mirar atrás, pensando que los problemas se arreglarán solos. Como también es posible que ante determinadas situaciones personales y profesionales exista el miedo a enfrentarse a ello, ya que es muy probable que puedan salir a relucir muchas carencias propias, ajenas o de la organización a las que nadie hace caso hasta que «estallan».

La mayoría de las veces la falta de comunicación entre compañeros de una misma organización, la carencia de motivaciones o incentivos empresariales llevan a los integrantes de un proyecto al hastío y la dejadez. Por otro lado, la falta de comunicación y de capacidad de escuchar a lo que realmente necesitan nuestros clientes han podido llevar también a esta situación.

Aunque en la mayoría de los casos, la falta de previsión y planificación, así como la ausencia de tesón en el control del trabajo y de los equipos por parte de las personas responsables de los proyectos, acaban desembocando en fracaso. Convirtiendo lo que era un sueño en una pesadilla.

¿Cuál podría ser la solución?

Trabajar todos los días al mismo ritmo, con las mismas ganas, sin dejarnos nada «de lado», colaborando al máximo con todas las personas, ya sean nuestros compañeros, clientes o proveedores. Además, pedir u ofrecer ayuda si se necesita, no esconder las carencias que podemos reforzar con una simple colaboración profesional o personal.

Y ante todo, si se tienen dudas, hay que saber decir no a ciertos proyectos, clientes o «compañeros de viaje». O hay que saber decir basta y saber retirarse a tiempo cuando la situación es insostenible antes de provocar daños mayores que alcancen a otras personas o empresas.

Finalmente, Malachai acabaría muriendo a manos de Isaac el creador e instigador del mal. Burt y Vicky, junto a los niños que salvan, prosiguen su camino hacia un proyecto de vida mucho mejor, un futuro esperanzador.

Siempre he tenido muy presente que, en la vida, se puede ser un buen profesional, un mal profesional e incluso un penoso profesional. Pero lo que nunca se debe ser es mala persona.

Junto con buenas personas y buenos profesionales sabremos enfrentarnos a la realidad, superar las dificultades, trazar correctamente nuestro camino y garantizar el éxito de nuestra empresa, de nuestro proyecto, de nuestra visión.

Por ello, no hay que tener miedo.

O, ¿sí?

¡Feliz Halloween!

Jorge Jiménez Suárez

 

Jul 30, 2013

Desconecta, descansa y disfruta. Te esperamos.

Él, era contable e iba allí una vez al año a llevar las cuentas de un amigo.

Ella, aguardaba allí a su marido cuando iba a visitar a su madre, la cual no la podía ni ver.

Se conocieron y desde aquel encuentro habían decidido verse «El próximo año a la misma hora«.

Tenían sus vidas, sus parejas, sus trabajos, sus familias, pero el destino les había unido y sus citas, eran una manera de poder «escaparse», ver las cosas de otra manera y conocer otros puntos de vista. Como cada año, eran fieles a su cita y se reencontraban. A medida que pasaban los años y se sucedían los acontecimientos, se apreciaba su evolución en su forma de ser, en su forma de pensar, en su forma de vivir.

Ningún año era igual.

Todos los años, por estas fechas, llegan las ansiadas vacaciones de verano. Algo muy necesario para cualquier persona. Necesitamos desconectar, oxigenar nuestra mente, «afilar el hacha«. El curso ha sido muy duro y el que viene promete ser igual o parecido. Dedicaremos nuestro tiempo a ver otras cosas, viajar y disfrutar, sin obligaciones de por medio, de nuestros seres queridos. Dedicaremos tiempo a nuestras aficiones, a nuestros hobbies, a descansar mentalmente, cultivando otras actividades. Dedicaremos un ratito, aunque sea pequeño, a las nuevas estrategias y futuras aventuras por correr junto a nuestros clientes. Y, seguramente, tal como está organizado el trabajo, tendremos que echar un ojillo a nuestras cosas y estaremos presentes en alma, pero no en cuerpo.

También aprovecharemos para ver las campañas promocionales y de comunicación que funcionan fuera de nuestro entrono habitual, en otros pueblos, otras ciudades, otros países, la montaña o la playa. Veremos si la planificación y el trabajo ha dado resultado y por qué. Veremos si ha conseguido calar, gustar y fidelizar.

Aún recuerdo con cariño un verano en la playa en la que un grupo de animadores iba recorriendo los lugares de marcha de la zona levantina promocionando una bebida de la que nunca fui «consumidor» pero de la que sí tengo gran recuerdo. De hecho aún guardo esa fantástica toalla de playa y el bañador amarillo estilo «Los Vigilantes de la Playa«. Una buena campaña de animación y promoción en el punto de venta, casi una performance.

O, el verano pasado, cuando en un supermercado de una población, fui atendido magníficamente, mejor que en la mayoría de los de aquí y, además, del magnifico trato, muy cordial, muy afable y muy cercano, sabían manejar muy bien las promociones. Desde el año pasado no me separo de una fantástica gorra azul marino bordada con hilo blanco de Nivea. Bravo. Magnífico regalo.

Es tiempo de descanso, pero también, una magnífica temporada para dedicarse a observar y aprender. Este año veremos más campañas que interactúan con los clientes y que tendrán un incentivo en internet y redes sociales. La web 2.0 está muy instaurada en muchas profesiones y zonas de España, pero es posible que aún esté por llegar a otras muchas. Estaremos atentos.

Para nuestros protagonistas, pasado ese día, ese encuentro, volvían a sus obligaciones, volvían a su vida, volvían a su rutina. Con ilusiones renovadas y una sonrisa en la cara.

Para todos nosotros pasará la «nube de verano» y enseguida estaremos aquí con las pilas recargadas, nuevos proyectos y nuevas ideas.

En este tiempo, haznos un favor, desconecta, descansa y disfruta.

Nosotros, seguiremos siendo fieles a nuestra cita.

¡Te esperamos!

Jorge Jiménez Suárez

Jul 16, 2013

Adáptate, vamos mucho más allá.

Y recuerde:

-«¡Piense en ruso!»-

Este último consejo tronó en su mente mientras se recuperaba del letargo en el que había caído.

En ese momento, Mitchell Gant, rememoró como asentía silenciosamente mientras asimilaba las claves de su misión. La constancia en su formación, la disciplina y el orden le habían devuelto la cordura necesaria para reponerse, «hacerse con el aparato» y abatir al enemigo antes de que acabara con él.

Ahora había que valorar lo logrado, curar las heridas y cubrir las bajas que habían quedado por el camino.

¿Cuántos habían depositado su confianza en él?

¿Cuántos se habían sacrificado por el bien de la misión?

Ni el mismo lo sabía.

Aún recuerdo estar tumbado en el suelo con la cabeza apoyada en el asiento de la fila 1 del Cine Rialto de la Gran Vía de Madrid viendo esta espectacular película de la época. La expectación mereció la pena. En esos años, era toda una novedad tanta tecnología y usabilidad para un avión de combate, algo impensable en aquel momento y que, ahora, es una realidad superada. De esto hace mas de 30 años.

Yendo más allá, hace 40 años, se produjo la primera comunicación telefónica móvil, exactamente el 3 de Abril de 1.973, algo en lo que se estaba trabajando desde la 2ª Guerra Mundial y que en ese momento aún era impensable. Martin Cooper, de Motorola, tuvo el honor de ser el pionero. Cooper se inspiró en el comunicador del capitán Kirk de la serie de TV Star Trek. Y lo mejor de todo, la llamada la hizo a su competidor para que supiera que lo había conseguido antes que él.

De entonces, hasta hoy mismo, ha sido una carrera vertiginosa de evolución y de mejora continua. La competencia en la telefonía móvil es brutal y se pueden dar casos de apropiación de ideas, como la conocida disputa legal entre Apple con el iPhone y Samsung con el Galaxy. Si nos fijamos, gran parte de las personas que nos rodean, cada día, destina más tiempo al uso del teléfono móvil, y, desde la revolución de los smartphone, aún más. Es muy cómodo tener todo a nuestro alcance y en la palma de nuestra mano.

¿Cuántas cosas se hacen hoy con un teléfono móvil?

Aunque, sería más acertado preguntarse:

¿Qué cosas no podemos hacer con él?

Ante tal disyuntiva, nos preguntamos:

¿Qué debemos hacer los profesionales del marketing con una herramienta tan poderosa?

Actualmente muy pocos son los que se han lanzado al barro y se han decidido a hacer cosas nuevas. La mayoría de las campañas se han limitado a adaptar los conocimientos adquiridos en los medios digitales y convencionales. Pero, puede no ser suficiente. Las empresas no sólo deben limitarse a tener una web para ser visibles en el mundo digital. Las necesidades han cambiado y hay que adaptarse rápidamente para no perder el control, ser superado y caer abatido por la competencia.

Un primer paso, mas importante de lo que parece, sería adaptar la web de la empresa u organización al formato móvil o smartphone y al formato tableta, incluso con las herramientas adecuadas para que la visibilidad sea total.

Un segundo paso sería trazar, al igual que en otros medios y soportes, una estrategia muy clara de lo que necesitamos, lo que queremos conseguir y cómo hacerlo.

¿Cómo hacerlo?

A través de campañas de marketing móvil, como por ejemplo:

Publicidad display en formatos adaptados al tamaño, tipo mensaje MMS, con imágenes banner o videos.

– Mensajes SMS con códigos, cupones o descuentos.

– Creación de APP´s (aplicaciones móviles) sencillas y fáciles de usar, que sean prácticas y de uso continuo, como Google Maps.

– Campañas de geolocalización, algo aún mínimamente explotado.

Estas son las más usuales, aunque en el futuro es deseable crear más alternativas y sacarle mayor rendimiento a este medio.

Mitchell Gant tuvo que dar salida en el momento oportuno lo más profundo de su experiencia, de su conocimiento, de su formación.

Los profesionales del marketing digital en el caso del marketing móvil, debemos sacar lo mejor que llevamos dentro e ir más allá, ganarnos la confianza que las empresas depositan en nuestra experiencia y sacrificarnos al máximo para logar los mejores resultados.

¿Te animas?

No pierdas la oportunidad.

Jorge Jiménez Suárez

Jul 2, 2013

Sé referencia, genera lealtad.

– «¡Marta, estás muy guapa!» –

Dijo Carlos desde la otra punta de la mesa.

Ella, con una amplia sonrisa, devolvía el inesperado cumplido.

Todos asentíamos y sonreíamos. Carlos tenía razón.

Era cierto, estaba mucho mas guapa de lo que recordábamos.

No quiero ni imaginar los sufrimientos, padecimientos y dolores que tuvo que soportar en su infancia, anclada a un aparato que la mantuviera recta la espalda para el resto de su vida. Era centro de burlas y comentarios a su paso. Supongo que pasó muchas noches sin dormir, llorando a escondidas, con angustia, con pena, con tristeza. Sólo espero que sepa que nunca  perderá el cariño, el respeto y la admiración de sus compañeros de clase.

Y allí estábamos, 20 años después, sentados en la misma mesa como si el tiempo no hubiera pasado. Hablamos, contamos, narramos, reímos. Eran tantas las cosas por decir, tantas por saber, tanto por conocer. Todos habíamos logrado salir adelante a pesar de las dificultades de la vida. Era innegable que algo muy fuerte nos unía entonces y algo muy fuerte mantenía nuestra amistad aún. Quizá, porque pasamos juntos unos de los mejores años de nuestra vida.

Esta situación, como cualquier otra, se produce cada día gracias al fenómeno de las redes sociales, donde antiguos compañeros del colegio pueden reencontrarse y retomar su amistad. Hay que reconocer que las nuevas tecnologías han ayudado muchísimo a encontrar viejos amigos de la infancia. No es raro que ahora les tengamos como grupo de conversación en aplicaciones de mensajería instantánea y podamos compartir juntos noticias, vivencias, ocurrencias, aficiones, chistes o videos.

Se han retomado viejos vínculos, viejas uniones, viejas filiaciones, algo que pensábamos que teníamos olvidado, y no, están aún más latentes que nunca. El tiempo pasa rápidamente y estas sensaciones nos dan «mucha vida». Si algo me llama la atención es la fidelidad creada y mantenida a pesar de los años. Sabes que en cuanto hables con uno de ellos te va a escuchar, te va a entender y te va a ayudar en lo que necesites.

Quizá, mantener una misma línea de comunicación con otra persona hace que seas un punto de referencia para él o ella. Va a saber siempre qué te puede pedir o que vas a necesitar. Esto es lo que en las empresas y agencias de comunicación debemos lograr. Crear el clima necesario de confianza para que una persona sienta fidelidad a una marca, un producto o un servicio, se sienta uno más, se involucre y arrastre a los demás. Esta es sin duda, la mejor base para lograr el «engagement«.

Personas, usuarios o clientes al estar «criados» en los mismos valores, al recibir la misma «educación», habitualmente, serán más fáciles de conjuntar y de formar equipo. Y a pesar de sus posibles diferencias en la vida, como reza el dicho: «será mas fuerte lo que los una, que lo que les pueda separar».

Como decía Stanley Bendelac en referencia a la agencia bonaerense Lautrec:

«Cuando se crean lealtades, siempre estarán ahí. Y siempre estarán a tu favor. Aunque pase el tiempo».

Nuestros amigos de la infancia y compañeros del colegio siempre estarán ahí y Marta con el paso de los años se ha convertido en un ejemplo para todos sus antiguos compañeros, y sin embargo, amigos.

Al igual que a Marta, nuestros clientes deben vernos como una referencia de constancia y superación.

¿Te unes a nosotros?

Crea lealtades.

Jorge Jiménez Suárez

Jun 8, 2013

Descubre, aprende y comparte tu conocimiento.

-«¡Reencarnación, reencarnación!»-

Cada uno de ellos alzaba su mano izquierda mostrando la luz intermitente en la palma de su mano, se despojaban de sus túnicas y comenzaban a ascender.

-«¡Sube, sube!»-

-«¡Reencarnación!»-

Era el espectáculo más esperado, todos vibraban con él. Disfrutaban viendo, enfervorizados, como cada uno de ellos flotaban hacia la luz y desaparecían, se desintegraban, se desvanecían, a su contacto.

Como cada noche, asistían al «carrusel» para presenciar como todos aquellos habitantes a los que les había llegado «su momento», se sacrificaban por el resto de los mortales. En este  futuro «idílico», no les estaba permitido vivir mas allá de los 30 años de edad si no querían romper el equilibrio en un mundo creado e ideado por «El Pensador«, un ordenador central o «supercomputadora» que dirige al mundo tras una supuesta guerra nuclear.

Pero, por caprichos del destino, uno de sus guardianes, Logan 5, se enamora de Jessica 6, hermana de un integrante de los que se niegan a morir a los 30 años, la resistencia. Son un pequeño grupo, que piensa, que va más allá, que quiere algo más. No quieren quedarse en esta parte del camino, quieren llegar a ser viejos, mayores, traspasar los límites impuestos y salir de la burbuja en la que viven. A partir de ahora, deben comenzar una huida si quieren sobrevivir, deben escapar si quieren aprender, deben buscar el «Santuario» si quieren envejecer.

En todos los momentos de la vida aprendemos a través de múltiples experiencias vividas y de las personas a las que tenemos la suerte de conocer. A medida que avanzamos vamos aprendiendo más, se suele decir, que se aprende andando o que «se hace camino al andar«.

¿Cuál es ahora nuestro camino?

Sin duda alguna, la búsqueda diaria de «algo más«, donde nuestra motivación gira en torno a la búsqueda de una mejora continua en todas las facetas de nuestra vida personal y profesional. La curiosidad, no exenta de entusiasmo, deben ser nuestro motor de búsqueda para satisfacer nuestras necesidades, cubrir nuestras carencias y encontrar soluciones a nuestros problemas diarios. Todo esto, consolida una gran experiencia, un cierto nivel de conocimiento, un alto grado de saber que estamos obligados a transmitir a nuestros hijos y generaciones venideras. Un legado que debemos buscar en nuestro interior, ya que es ahí donde se van a acumular todas esa experiencias y sensaciones vividas, todas las habilidades adquiridas y todos esos conocimiento aprendidos.

Apostando por el acceso a múltiples herramientas que nos brindan las nuevas tecnologías, todos y cada uno de nosotros dejaremos nuestro legado, dejaremos huella y transmitiremos los conocimientos asimilados utilizando la plataforma de información más adecuada a nuestra forma de ser, a nuestros intereses o nuestros objetivos empresariales.

Para muchas de las personas, empresas y agencias de comunicación, internet y las redes sociales pueden ser el espacio donde dejar su legado, su esencia, su mensaje, sin entender este paso como una huida hacia adelante, si no como una evolución, una mejora y una aplicación de los conocimientos adquiridos en años de experiencia profesional a un nuevo e inmenso «terreno de juego» donde poder dar u ofrecer «algo más«.

Logan 5 y Jessica 6 salieron de su mundo para crear uno nuevo pero descubrieron que lo tenían más cerca de lo que podían imaginar. Sólo debían cambiar su mentalidad, tomar las riendas y aventurarse a ser ellos mismos hasta el fin de sus días.

Estamos siguiendo un nuevo camino.

¿Serán las redes sociales el nuevo «santuario»?

Mira en tu interior.

Jorge Jiménez Suárez

Jun 2, 2013

Identifica tu espacio, canaliza tu comunicación.

– «Por favor caballeros, ríanse, ahora les explico por qué» –

Había sido invitado al continente asiático a dar una conferencia, la expectación generada con su ponencia era muy grande, y él, era consciente de ello. Quiso empezar con la clásica apertura de exposición contando un chiste o una anécdota divertida, rompiendo el hielo y ganándose a los oyentes desde el principio.

Pero, no contó con que el traductor de turno no «lo cogiera» y le pidiera al público asistente que se riera:

– «Parece que el Sr. conferenciante ha contado un chiste que no me veo capaz de traducir. No lo he entendido. Lo siento.»-

Dado que la filosofía de algunas partes del mundo asiático es la de agradar a sus visitantes, todos ellos rieron pero nunca supieron por qué. El ponente, con el ego muy elevado, dio lo mejor de sí mismo, y aún teniendo que depender del traductor, la conferencia fue todo un éxito.

La cortesía impuso su ley.

Esta era una de las anécdotas con las que, Máximo, nuestro profesor de Investigación Comercial en el CENP, hacía bastante amena una de sus clases. Ese día, si mal no recuerdo, nos hablaba de lo importante que era conocer el entorno al que nos enfrentábamos al salir al mercado internacional y cómo buscar los canales de comunicación más adecuados para darnos a conocer en otros mercados. Algo muy actual, en un mundo tan global como el que vivimos.

Hoy, bastante a menudo, nos preguntamos si el espacio elegido para comunicarnos, un auditorio, un aula, una plataforma, un foro de opinión o una red social es el correcto, es el idóneo. Normalmente acertamos, pero, aunque sepamos que es el mejor canal para transmitir nuestro mensaje, tendremos que ir adaptándonos al medio, «empaparnos» y sintonizar con todos aquellos usuarios que también lo frecuentan.

Podemos introducirnos en redes sociales como Facebook, donde se impone el día a día, las vivencias, las imágenes, las recomendaciones; Twitter, dónde la información mundial y la generación de contenidos se expone a una velocidad de vértigo; YouTube, donde cualquiera con una cámara puede hacernos partícipe de su manera de ver la realidad; Pinterest, donde se exponen imágenes y fotos, en su mayoría, con gran sentido y sensibilidad. Y así multitud de plataformas y redes de comunicación.

Si hay algo muy popular en todos estos lugares, son las normas de cortesía. Algo que debemos conocer lo más rápidamente para compartir sin problemas nuestros conocimientos y nuestra información con los demás. Allá donde queramos dirigirnos habrá unas normas, unas costumbres, unos hábitos, que, en un principio, tendremos que asimilar si queremos ser aceptados y tenidos en consideración.

Generalmente, lo que todos buscamos de la forma más rápida es la de conocer, saber e identificar aquellos temas que nos interesan para resolver un problema o satisfacer una necesidad. Siempre iremos a aquellos que rápidamente tengan el tema que nos preocupa muy identificado, muy definido. En la mayoría de los casos buscaremos la afinidad de temas y usuarios. Para la mayoría de las plataformas digitales lo más fácil es identificar el tema por hashtags y será una regla de cortesía no invadirlo con otros temas que no tengan nada que ver.

Para las agencias de comunicación y las empresas en general, será clave no abusar de la red y respetar las normas. Será mucho más fácil lograr nuestro objetivo de comunicación: ser escuchado, ser valorado y ser recomendado, si no rompemos las pautas marcadas en cada espacio de «encuentro digital«. Favoreciendo la accesibilidad de todos, creamos un clima de entendimiento, creamos un ambiente de generosidad, haciendo que todos ganemos, haciendo que todos nos enriquezcamos, haciendo que todos seamos mejores.

Máximo consiguió con su estilo de trabajo, convencer, incentivar la participación e involucrar a sus alumnos.

Y, como le pasó al conferenciante, con la colaboración y el respeto de todos, el éxito debe estar asegurado.

Ayudemos a todos aquellos que quieran participar, puedan aportar algo más a la comunicación.

¿Colaboras?

Se cortés.

Jorge Jiménez Suárez

May 24, 2013

Analiza, mejora tu comunicación y encandila a tus clientes.

¿Qué había pasado?

Si tenía todo bajo control: dinero, fama, posición, mujeres…

Todo lo que deseaba le era concedido, todo lo que quería lo obtenía, todo lo que se proponía lo conseguía. ¿Cómo le habían podido dar el puesto, «su puesto«, a otra persona? El director de la agencia se excusó diciendo que necesitaban, «otro enfoque, otro punto de vista«. A partir de ahora, haría lo imposible por lograr que despidieran a «la intrusa» y le dieran el puesto que le correspondía.

¿Qué haría a partir de ese momento? ¿Cuál era el plan? ¿Cuál sería la estrategia?

Trazaría puentes de relación con ella, trabajarían mano a mano, intercambiarían conocimientos e ideas, se introduciría en su vida y la conocería al máximo de sus posibilidades, para, llegado el momento oportuno, saber como actuar y volver a poner las cosas «en su sitio«.

Muchas veces, después de una o varias campañas de comunicación en internet, puede ocurrirnos que los resultados que se obtienen no son como nos gustaría que fueran o como habíamos planificado que fueran. Por ello, es necesario que las agencias en la fase de control de campaña, paren, marquen un «stand by» y analicen los resultados.

Nos haremos preguntas como: ¿por qué ha sucedido así y no de otra manera? ¿Qué ha hecho que nos desviemos de nuestros objetivos? O, sorprendentemente, ¿qué es lo que ha hecho que los superemos? O, ¿por qué nos ha costado tanto esfuerzo si al principio no lo parecía?

En internet y dentro de las redes sociales, asociadas a ellas, hay multitud de herramientas para poder analizar los resultados de una campaña de comunicación. La grandeza que tiene internet es que es un mundo en el que todo es medible y todo queda registrado.

Antiguamente, había que ir a una empresa que nos creara un programa a medida y conseguir analizar unas pocas variables a un precio al que muy pocos podían acceder. Las grandes compañías podían llegar a conocer alguna de las tendencias, las modas y los gustos de sus clientes gracias a una analítica «de talonario».

Ahora eso ha cambiado, ahora hay multitud de herramientas gratuitas o semi gratuitas para poder llevarlo a cabo dentro de las propias plataformas sociales o aplicaciones «adosadas a ellas» con las que podremos acceder a todo tipo de datos y variables. Y ante todo, poder probar, experimentar y saborear una campaña en todos sus detalles. Actualmente, es sin duda Google Analytics, la herramienta gratuita por excelencia de la analítica en internet. Con ella, con esta herramienta, muchas pequeñas empresas, al fin,  tienen la oportunidad de igualarse a las grandes empresas y poder luchar en igualdad de condiciones.

En definitiva, no hay que olvidar, que para empezar a realizar un análisis, primero, debemos marcarnos una serie de objetivos y saber qué es lo que queremos conseguir, para, segundo, poder analizarlas una a una y mejorar nuestra estrategia, nuestra planificación, nuestra comunicación.

Como hizo nuestro protagonista.

Aunque… Nick Marshall, tuvo la suerte de que se le concediera un don por el que pudo conocer, de primera mano, lo que piensan las mujeres. Y consiguió reconducir la situación, aunque… no tuvo en cuenta una variable: el amor.

A nosotros no nos queda «otra» que analizarlo.

¿Será la analítica nuestro «pequeño don«?

Analiza, corrige y vuelve a enamorar.

Jorge Jiménez Suárez

Abr 27, 2013

Tu equipo y tu agencia, tu mejor tripulación.

Y allí estaba, bajo la atenta mirada del público que llenaba la sala de fiestas del Pacific Princess. Ataviado con un bañador, un flotador de patito y unas gafas de buzo sobre su cabeza, descorrió las cortinas de la improvisada bañera, agarrando el micrófono y cantando a pleno pulmón.

Julie McCoy, la encantadora responsable de Relaciones Públicas del crucero, muy azorada, no podía parar de reir.

Así fue, como a falta de solista en la banda musical del crucero, el Sobrecargo Burl «Gopher» Smith, decide salvar la situación cantando en público en una ducha improvisada. Así era Gopher, le gustaba cantar bajo la ducha pero fuera de ella no lo sabía hacer.

Vacaciones en el mar (Love boat) fue una fantástica serie televisiva que tuvo mucho éxito y aceptación durante el final de los años 70 y mediados de los 80. Dentro del «barco del amor», bajo el mando del Capitán Merrill Stubing, se daban todo tipo de situaciones y aventuras románticas, que en su mayoría, solían tener buen fin.

Lo más llamativo de esta serie es que a pesar de su largo periodo de emisión, los muchos directores que dirigieron los diferentes capítulos y las innumerables aportaciones de estrellas invitadas, siempre tuvo casi la misma tripulación y la misma calidad de atención a sus viajeros.

En una agencia de comunicación y marketing suele haber una gran rotación de personal, colaboradores, proveedores y clientes, pero siempre queda la base, el núcleo, la esencia, que es lo que hace que mantenga la identidad y la política de actuación, pase el tiempo que pase. Si algo podemos destacar también de las agencias es la capacidad de adaptación a los tiempos, a las situaciones y a las diferentes necesidades de sus clientes.

Las actividades dentro de una agencia están en continua evolución, transformación y adaptación. Hoy, las principales razones para solicitar los servicios de una agencia son las vinculadas al marketing digital como:

– Consultoría, estrategia y planificación.

– Investigación o estudios de mercado on line.

– Creación y diseño web.

– Servicios de posicionamiento (SEO, SEM)

– Campañas de publicidad display (publicidad en medios digitales).

– Creación de contenidos y relaciones en redes sociales (Social Media Management).

– Analítica en internet.

– Campañas de emailing y mobile marketing.

– Creación de tiendas on line (ecomerce)

Por supuesto hay más, muchas más, tantas como acciones se desarrollen y las que a muy seguro vendrán de la mano de las nuevas tecnologías y la innovación. Todo esto sin olvidar las acciones de offline o marketing tradicional, como las acciones en el punto de venta, el marketing experiencial, las performance, el PLV, el merchandising y un largo etcétera.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir al 10º aniversario de «Hoy es Marketing» (#HEMESIC). Rodeado de grandes profesionales, disfruté del cambio y la evolución a la que hemos asistido en estos diez últimos años en el mundo de la comunicación. Ví, como grandes empresas, gracias a un excelente trabajo de sus equipos de marketing o a las agencias con las que trabajan se habían adaptado a los tiempos y seguían estando en primera línea. Como bien dijo José Manuel Velasco, «las agencias y los profesionales del marketing debemos estar más cerca de la visión que de la misión».

Vacaciones en el mar fue un claro ejemplo de cómo ante determinadas situaciones con un gran equipo, su tripulación, con gran intuición y anticipación, conseguía llevar a sus clientes a «buen puerto».

Las agencias con visión serán las que te lleven al éxito.

¿Te subes a nuestro barco?

Jorge Jiménez Suárez

 

Páginas:12»