Browsing articles tagged with "comunicación Archives - Página 2 de 2 - hgm Marketing - Publicidad"
Abr 6, 2013

Carpe diem, crea, comunica y rompe esquemas.

-«¡Oh, capitán, mi capitán!»-

Y un alumno tras otro de la academia Welton para chicos, ante el estupor del director, se subía encima de su pupitre para despedirse de Mr. Keating, quien, desde la puerta de la clase, muy emocionado, sólo era capaz de articular un simple:

-«Gracias chicos, gracias»-

Ésta era la escena final de la película «El club de los poetas muertos«. Ésta era la manera de homenajear a la persona, al profesor, al motor de cambio de sus vidas. Era el homenaje a una persona que había entrado en sus vidas y había roto sus esquemas y sus valores de referencia. Por primera vez en su vida se sentían libres, animados, fuertes, seguros de sí mismos, capaces de afrontar cualquier reto. Involucrados, motivados, sacando lo mejor de sí mismos. Libres e independientes.

Carpe diem

Hasta ese momento estos estudiantes eran meros receptores pasivos. Recibían información y la asimilaban, no sabían si les iba a servir, pero la guardaban. Sus profesores, unos «desconocidos», les marcaban las pautas, entre ellos y sus tutores les tenían la vida organizada, planificada de antemano, no eran dueños de su destino ni del camino que tomarían en sus vidas.

¿Qué milagro obró Mr. Keating en aquellos chicos?

Simplemente, habían descubierto a un líder. No un líder autoritario, sino un líder carismático que sin ejercer el mando por la fuerza, podía manejar una situación con pocas palabras, con pocos gestos, transmitiendo conocimiento, dando ejemplo.

En el mundo de internet y las nuevas tecnologías, la web 2.0 , lleva instalada entre nosotros desde hace relativamente poco tiempo. Su cualidad principal es la de transmitir conocimiento, es la de hacer que la información sea accesible a los internautas para cubrir una carencia, solucionar un problema, aprender, descubrir, cultivar actividades, desarrollar la creatividad, todo de manera independiente y libre.

Las empresas hasta ahora eran aquellos desconocidos que nos dirigían sus mensajes, nos gustaran o no. Esto generaba una falta de confianza en las marcas, que si no eran suficientemente prácticos y atractivos, quedaban relegadas a ser «una más». Con la aparición de internet el cambio ha sido significativo. En poco tiempo nuestra manera de entender la comunicación, ha cambiado completamente. Ahora la necesitamos para ser libres, independientes, saber lo que realmente nos conviene y tomar nuestras propias decisiones.

Las personas, son los nuevos líderes de la comunicación. Las empresas, a través de los community managers y las agencias, deben también convertirse en líderes de comunicación. Deben conseguir que sus mensajes sean válidos, buenos, útiles, que generen confianza, que generen viralidad, que hagan que los clientes se involucren, que adquieran el compromiso de la marca, que les representen en la red.

La posición del líder y sus directrices serán necesarias para la generación de campañas de Marketing Viral. Sus clientes, sus nuevos seguidores, sus fans, se sentirán queridos, apreciados y respetados. Siendo capaces de representar mejor que la empresa los valores de la marca.

Carpe diem 2

Las empresas y las agencias debemos aprovechar la oportunidad, la ocasión, el momento…

¡Carpe diem!

No es sólo una frase.

Para hacer uso de ella, debemos usar la razón y tener la capacidad de anticiparnos a las consecuencias de nuestras acciones. Debemos aprovechar las oportunidades y el tiempo.

Recordemos que las palabras y las ideas pueden cambiar nuestro entorno.

Y, como decía Mr. Keating:

Sólo crea y piensa en algo, dale el énfasis que necesitas y rompe esquemas

Carpe diem.

Jorge Jiménez Suárez

Mar 30, 2013

Branding, pasión por la marca.

– «Super disco fashion«

Hasta pasado un tiempo, no supe si la última palabra con la que nos sorprendía Rocco en aquella habitación con ropas setenteras era fashion o pasión, aunque cariñosamente siempre digo «pasion», con la entonación cambiada.

Este divertido spot realizado por la agencia Remo para Mitsubishi es uno de los anuncios más divertidos que recuerdo. Aún sonrío con la siguiente escena, en la que la niña ilusionada por ir a la playa en el coche nuevo con su flotador de patito se queda resignada en tierra:

– «¡Andiamo, andiamo!»

Y la contundente respuesta de Rocco:

– «Corellina… la mia macchina é troppo piccola. Piccola, piccola…»

Todo esto aderezado con un fantástico jingle de la Fundación Tony Manero: Super Sexy Girl, la hicieron una de las campañas más conocidas y simpáticas de finales de los años 90. Con algo tan sencillo, tan bien trabajado y tan bien ambientado, consiguieron que el gigante asiático fuera visto de otra manera, con otra imagen de marca. Hasta entonces, estábamos acostumbrados a la sobriedad y seriedad que transmitían las campañas sobre los productos orientales. Este fue un cambio de rumbo que acercó la marca al consumidor final, haciéndolo más afable, más humano, más accesible.

Muchas veces durante el proceso de creación de una marca se llegan a plantear muchas incógnitas a las que nuestro público objetivo o target querrá obtener respuesta. Tendremos que realizar un preciso estudio previo para poder realizar nuestras acciones de Branding.

Pero, ¿qué es el Branding?

Es el proceso de realizar, crear, construir una marca mediante la planificación, ejecución y control estratégico de todo aquello que conforma la empresa, producto o servicio y toda la cadena de valor a ella asociada bajo un mismo nombre o logotipo. Dando forma a la imagen de empresa o imagen de marca que más conviene o es más favorable.

Para la elaboración de la estrategia se debe partir siempre del conocimiento de varias respuestas a estas preguntas:

– ¿Quiénes somos?

– ¿Qué hacemos?

– ¿A quién queremos llegar?

– ¿Cuál es nuestro objetivo?

– ¿Cuántos medios vamos a utilizar para lograrlo?

Aunque, a veces, dependiendo del mercado, de la zona geográfica o la estación del año que se trate, nuestro concepto de marca puede cambiar. Los ejemplos de este tipo de comportamientos son innumerables aunque en el mercado global en el que vivimos su impacto es cada vez menor.

Nuestra campaña de marca o branding, debe estar apoyada por un buen estudio de posicionamiento previo, una correcta elección de la imagen corporativa, nombre y logotipo, y una fluida difusión a través de los canales de comunicación, internet y social media.

Mitsubishi Space Star fue un ejemplo claro de saber estudiar el mercado a donde iba a dirigirse y saber dar un cambio en la estrategia de branding en el momento oportuno, con la planificación adecuada, confiando en los profesionales adecuados. Consiguieron hacer que «algo suyo» fuera identificado como «algo nuestro».

Ese algo nuestro es la pasión. Este concepto nos ha hecho ganarnos muchas simpatías allá por donde vamos y no sólo por nuestra selección de fútbol. Las emociones, los sentimientos, el pundonor son conceptos que forman parte de nuestra idiosincrasia. A lo largo de la historia, siempre hemos sabido trasladarlo a todas las facetas de nuestra vida y aplicarlo en los momentos justos para dar algo más, un valor añadido a nuestras acciones, a nuestros servicios, a nuestros productos, a nuestras empresas. Siempre que llevamos a cabo un acción con empeño, con constancia, con pasión, solemos obtener los mejores resultados y lograr el éxito propuesto.

Estudiemos, aprendamos, llevémoslo a cabo.

Aprendamos de Mitsubishi y la agencia Remo.

Eso sí, con mucha pasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Feb 8, 2013

Genera confianza, haz atractivos tus contenidos.

Con sus caras totalmente descompuestas y abanicándose sin parar, miraban el marcador en el que cada segundo se les hacía interminable mientras el casillero de los concursantes aumentaba con cada respuesta correcta.

Hasta que el tiempo llegaba a su fin y…

¡Tilín, tilín, tilín! ¡Campaaaana y se acabó!

Las «supertacañonas», al fin, respiraban aliviadas.

Como cada viernes por la noche, fieles a nuestra cita, allí estábamos, toda la familia reunida frente al televisor, viendo una nueva edición de nuestro programa favorito: Un, dos, tres… responda otra vez. El programa – concurso más famoso de la televisión en España, que se mantuvo en lo más alto de la audiencia durante décadas.

El secreto de su éxito era, que además de lo que se veía a simple vista, regalos, premios, azafatas, presentadores, grandes actuaciones y buenos humoristas, detrás, había un gran equipo de trabajo que tenía muy bien estructurado el desarrollo del programa, que tenía unos contenidos muy trabajados, muy elaborados, muy atractivos.

Durante mucho tiempo, el objetivo de muchas marcas era anunciarse durante el programa o en los intermedios del mismo. No hacerlo podía considerarse una pérdida de categoría. Por aquella época era muy común escuchar la frase: «producto anunciado en el Un, dos, tres…» con lo que las marcas se ganaban la confianza de los espectadores. Eso sí, a base de recurrir a grandes presupuestos publicitarios.

Hoy, debido a la evolución tecnológica, los grandes presupuestos pueden no ser suficientes para las marcas a la hora de atraer y fidelizar a los consumidores. Muchos nuevos caminos se han creado y muchos otros se irán creando. Las nuevas herramientas de comunicación hacen que internet y las redes sociales sean el nuevo vehículo de comunicación de las personas. Porque no hay que olvidar que internet es una gran autopista de información en la que se produce una gran conversación «peer to peer» de persona a persona.

Por ello las empresas en su labor de escucha activa, para interactuar, compartir y poder recomendar a sus clientes, emplean una nueva la técnica de fidelización de clientes basada en lo que cuentan, en lo que enseñan, en lo que muestran de sí mismas, es decir, marketing de contenidos. Con el nivel de información que hay circulando en la red, las personas entran en internet para buscar soluciones a una necesidad en particular, no se conforman con el mensaje unidireccional que las marcas han venido dando hasta ahora. Para mantener su atención tendrán que valerse de su reputación, es decir, de ser una referencia de garantía, tendrán que contar más cosas sobre ellos, cosas más interesantes, accesibles y comprensibles.

El esquema es sencillo: atraer, convencer, generar confianza y fidelizar.

¿Cómo?

Con herramientas como: newsletters, descargas (videos o documentación), blogs, etc.

¿Cuál es el objetivo?

Retener a los clientes potenciales, a los usuarios, a los consumidores, a las personas, cerca de nosotros, todo el tiempo que podamos, para que confíen en nosotros, en las empresas, en las marcas, en las personas que trabajamos detrás de lo que se ve a «simple vista», para que nos dediquen su tiempo. Eso sí, sin ser excesivamente extensos ni repetitivos.

Si la repetición es un arma muy efectiva, que normalmente, genera notoriedad, en el caso del programa «Un, dos, tres… responda otra vez», a lo largo de su prolongado y exitoso tiempo de emisión, acabó cansando a su audiencia y provocó la desaparición del mismo.

Estamos «escribiendo» un nuevo camino de comunicación, ¿te atrae?

Quédate con nosotros.

Procuraremos vestir los contenidos para la ocasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

 

Ene 18, 2013

Hashtag: «animal de compañía».

«Mi voz igual que un niño, te pide con cariño, ven a mí abrázame, porque te quiero, te quiero, te quiero. Te quiero, te quiero, te quiero. Y hasta el fin, te querré.»

Nino Bravo, sí.

Aquellas rebajas de Enero en El Corte Inglés eran amenizadas cada mañana por la Jefa del Departamento de cristalería con esta canción. La verdad es que era una buena manera de empezar el día con un poco de orden: todos cantando, todos reponiendo, todos colocando, todos etiquetando, todos en armonía. Todos a una.

Si nos fijamos en las diferentes facetas de la vida, todas las personas solemos tener un orden, una línea de actuación, una rutina para realizar nuestras tareas cotidianas. Bajo un mismo objetivo, elaboramos mentalmente una agenda diaria con nuestra ocupaciones, obligaciones y necesidades.  Todas estas actividades van encaminadas, como diría Loren Moreno, a lograr pequeñas metas. Para que todas ellas se cumplan, deben estar sintonizadas, en armonía, bajo un mismo lema, bajo una misma temática, bajo un mismo objetivo. ¿Bajo un hashtag?

Hashtag, ese término que se puso muy de moda en la Primavera Árabe, un hecho que cambió el mundo. En dicha  «revolución», uno de los hashtags mas utilizados sobre los acontecimientos acaecidos en la Plaza de Tahrir, fue sin duda #Egypt. Que era la manera de poder estar todos sintonizados con todo lo que ocurría sobre ese único tema en cada segundo desde cualquier parte del mundo.

El time line de Twitter está lleno de temas o etiquetas, gracias a ellas, los usuarios interactúan unos con otros, saben lo que quieren leer y lo que buscan, lo tienen ordenado, lo tienen clasificado. Incluso el usuario puede crear una serie de listas para poder estar informado de lo que publica una serie de personas o empresas sobre un determinado asunto, para clasificarse unos a otros.

Para una empresa no aprovechar esta herramienta de comunicación es un auténtico despropósito. Twitter nos permite seleccionar a todos nuestros seguidores, a las personas que nos importan, a las empresas que nos interesan, a los medios a los que otorgamos credibilidad. Podemos saber de primera mano, qué hacen, qué dicen, qué les gusta. ¿Podemos desaprovechar esta oportunidad de conocer a nuestros clientes? ¿Podemos perder la oportunidad de sintonizar con todos ellos? ¿Podemos echar a perder tal oportunidad?

Tenemos ante nosotros una poderosa herramienta de investigación de mercado, de segmentación, de comunicación y de atención y servicio al cliente. Para las pymes, twitter, además de otras redes sociales, nos brinda la oportunidad de competir en igualdad de condiciones con las grandes compañías. Y es gratis, ¿qué más se puede pedir?

En definitiva, nos gusta Twitter, nos gustan los twitteros, nos gustan los hashtags.

«Es mío y me lo llevo«.

¡Feliz viernes!

#FollowFriday  #FF

Jorge Jiménez Suárez

 

Ene 11, 2013

De formación hacker, aprendiendo a compartir.

 

– «¡Profe, profe, que nos están copiando!»-

No sabíamos lo que teníamos entre manos, teníamos que acabar la práctica antes de que sonara la campana del final de clase de informatica. Nos habíamos enredado con la idea de que si estábamos en un aula de informática con 14 ordenadores conectados podríamos mandar un mensaje a alguno de nuestros compañeros. Y lo conseguimos. Y nos expulsaron de clase. No por enfadar al profesor por haber conseguido mandar mensajes entre ordenadores, sino por copiar el ejercicio al equipo de al lado y «pasarlo» al alguno de nuestros compañeros. Habíamos logrado, sin saberlo, enviar nuestro primer email y nuestro primer tweet, y, así,  convertirnos en «proscritos» de los compañeros mas listos de la clase. ¿Fuimos hackers?

Al contrario de lo que piensa mucha gente, hoy en días, si algo debemos a los hackers del software libre es que todo lo que hay en internet, funcione. Gracias a ellos surgieron corrientes de opinión que defendían el libre acceso a la inmensa autopista que es internet contra todo aquel que quisiera apropiarse de ella y privatizarla. Conceptos como el «copyleft«, «open source» y el «software libre» no serían posible sin su aportación.

El resultado de su desarrollo es que podemos distribuir información, podemos aportar ideas, es decir, compartir. No es de extrañar que muchas veces nos sorprendamos a nosotros mismos «compartiendo» una noticia, un chiste, una foto de un «amigo» de alguna red social. O, «reenviando» una información o un video de un grupo de personas a las que «sigues«. O, «repineando» un tablero de imágenes de recetas culinarias.

En esta nueva forma de comunicación, se mantiene la primacía de la exclusiva, pero ahora se añaden conceptos importantes como la inmediatez y la reputacíón. Es importante la noticia, pero también lo es quien la comparte y en qué plazo. Para muchos usuarios, otros internautas serán prescriptores, personas con alto grado de reputación on line que hacen o dicen lo que les gusta y crean modas, crean nuevos hábitos, crean costumbres. Personas que hacen que surja una necesidad. No sólo por el hecho de hacerlo, sino por transmitirlo. No hace falta ser el creador de la información, con redistribuir contenido interesante, veraz y de calidad es suficiente.

Este nuevo comportamiento ha traido consigo nuevas plataformas de información como los blogs o los diarios digitales. Muy especializado y muy bien dirigido a un público más definido, más entendido, más formado. Muy apreciado por las agencias para las campañas de marketing de contenidos.

Como dicen muchos nativos digitales, muchas empresas «no comparten», siguen anclados en el pasado (web 1.0), donde monopolizan la información que quieren dar. No acaban de apreciar que el paso a la web 2.0, en un futuro, les reportará mayores satisfaciones y beneficios. Muchos seguidores, fans o admiradores, pueden ser el mejor aliado de una marca, por el simple hecho de compartir su información.

No podemos seguir tapando la pantalla del ordenador para que no sepan «qué hacemos», «cómo lo hacemos» y «por qué lo hacemos». Fomentemos la accesibilidad y la descentralización de la información. Seamos hackers.

¿Lo compartes?

Jorge Jiménez Suárez

 

 

 

Páginas:«12