Browsing articles tagged with "confianza Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Jul 14, 2016

Tu confianza, tu fidelidad.

– «¿Crees que dos personas pueden vivir juntos toda una vida?» – Preguntó Lisa.

– «Nosotros llevamos mas de media vida juntos. ¿Tenemos algún problema?» – Contestó Peter.

– «No, no tenemos ningún problema». – Respondió ella.

Peter, empresario, padre y marido fiel, acababa de perder a su esposa Lisa después de una larga lucha contra el cáncer. Ella era una reconocida diseñadora de zapatos para una importante firma, lo cual le permitía viajar constantemente frecuentando las mejores pasarelas de moda del mundo.

Al revisar las pertenencias de Lisa, su hija, Abigail, le entrega un par de zapatos con una nota dentro muy especial. Este era el último encargo que le había dado Lisa a su hija para Peter. En ese momento, al inspeccionar su portátil y su teléfono móvil, Peter descubre que su amada esposa recibía e-mails y mensajes de un hombre que hasta ese momento era desconocido.

Al acceder a una de las carpetas de archivos de su portátil, después de innumerables intentos, encontrará todo tipo de documentos, fotografías y mensajes de la «otra vida» que llevaba su mujer. A partir de ese momento se lanzará a la búsqueda de Ralph, la persona que ha estado formando parte de la vida de su mujer sin que el lo supiera. Desde entonces su confianza en la memoria de su mujer se había quebrado y…

…no dejaría de sentir el dolor de haber sido engañado.

precio

– «¿Desearías tener la oportunidad de acostarte con otra mujer?» – Preguntó Lisa.

– «Es una elección, no una promesa» – Siguió.

– «Conoces a una persona, te enamoras, tienes la oportunidad…» – Continuó.

– «…Y luego, eliges.» – Finalizó.

Se habían enfrascado en esta profunda conversación al comienzo de aquella cena en Londres. Peter estaba algo descolocado, sorprendido. Pero hasta pasado el tiempo no entendería a qué venía todo aquello. Confiaba en la fidelidad de su esposa y…

…hasta ese momento no tenía motivos para sospechar.

A todos nos pasa que, en algún momento de nuestra vida, hemos pensado que las personas, los amigos, los clientes o nuestros seguidores, van a mantener siempre su fidelidad hacia nosotros. O al igual que nos pasa a nosotros cuando buscamos nuevos horizontes, nuevos intereses o nuevos proveedores para llevar a cabo nuestro trabajo o nuestros proyectos. O incluso, en una cosa tan habitual como es llenar nuestra cesta de la compra.

Quizá lo que tenemos es muy bueno, pero eso no impide que busquemos otras soluciones u otros caminos. Siempre debemos buscar lo mejor para nosotros y para nuestros intereses. Y lo mismo les puede pasar a nuestros clientes, compañeros o personas queridas, que pueden buscar o necesitar algo diferente a lo que nosotros les podemos dar u ofrecer. Aunque podamos llegar a pensar que somos lo mejor que tienen.

Gran error, siempre hay más.

Quizá, la diferencia esté en ser elegante o ecuánime. Esté en saber dar la oportunidad o dar un toque de aviso a los que tanto tiempo nos han acompañado, nos han apoyado o han confiado en nosotros. Hay que darles la oportunidad de que se adapten, de que puedan mejorar o de que intenten buscar otras alternativas. Con sinceridad.

No podemos permitirnos cortar la confianza, aunque sea por una buena causa, con todos los que nos rodean, nos siguen o creen en nosotros. No podemos dar la sensación de que cuando menos se lo esperan puedes fallar e incluso llegarles a engañar.

Si se rompe la confianza, algo se rompe para siempre.

Si siempre nos hemos mostrado como somos, si siempre nos hemos ganado la fidelidad de los que nos siguen, de los que trabajan con nosotros, de los que conviven con nosotros, ganándonos su confianza por ser claros, directos y honestos, no debemos tener la necesidad de confundir a nadie con lo que no somos o con lo que no hacemos. Volveremos a equivocarnos.

Y por supuesto, mucho menos tendremos que perseguir a aquellos que han podido seducir a nuestros clientes, a nuestra competencia, para saber cómo lo han hecho. Ya es tarde. Lo debíamos haber previsto con antelación. Sólo podremos aceptar la situación, adaptarnos y volver a posicionarnos.

Volver a nuestra esencia.

confianza

– «¿Te quiero, sabes? ¿Ya lo sabes, verdad?» – Preguntó de nuevo Lisa.

– «Si no te quisiera me iría…» –  Afirmó ella.

– «¿Te irías?» – Preguntó sorprendido Peter.

– «Sí, me iría, desnuda, sin nada, y empezar de cero» – Terminó Lisa.

Peter, pasado el tiempo, aunque dolido, acepta que Lisa necesitaba mas cosas en su vida, necesitaba algo diferente, necesitaba el amor de Ralph. Descubre que en aquella conversación, en aquel restaurante, en aquella cena, Lisa comenzaba a darle pistas de lo que realmente estaba pasando en su vida pero él no fue capaz de ver las cosas a tiempo. Él nunca tuvo razones visibles para perder su confianza en ella.

Vivía en la falsa felicidad que te concede la ignorancia.

A pesar de mantener unas excelentes relaciones profesionales con nuestros clientes, a pesar de habernos ganado sobradamente su confianza y su fidelidad, nunca debemos bajar la guardia. Debemos estar muy atentos a los cambios y adaptarnos rápidamente a las tendencias y al entorno cambiante. No podemos cometer el error de no mantenernos cerca de ellos y perder el más mínimo contacto. Y por supuesto no podemos vivir ajenos a ello, no podemos perder la perspectiva ni la visión. Si esto sucediera, podríamos perder mucho más de lo que pensamos.

Como dice Harlan Coben: «La confianza es así. La puedes romper por un buen motivo, pero permanece rota.»

¿Empezar de cero?

¡Confía en nosotros!

Jorge Jiménez Suárez

May 12, 2016

Analizar, ceder, dar ejemplo.

– «Pero si tu estuvieras en mi lugar habrías dicho algo.» – dijo Jerry.

– «Que no se te olvide nunca. No seas imbécil» – le dijo Rocky.

A partir de ese momento sus destinos serían diferentes.

Rocky y Jerry eran un par de pillos en su juventud. Después de ser perseguidos por robar unas estilográficas en un vagón de tren, Jerry consigue huir pero Rocky es detenido. Sus destinos a partir de entonces serían opuestos. Gracias a la decisión de Rocky, Jerry no se vería implicado en el robo. En el futuro abrazaría la religión católica y se convertiría en el padre Connolly. Pero Rocky se pasaría años entrando y saliendo de la cárcel convirtiéndose en un famoso gánster.

A partir de entonces, la misión del padre Connolly es salvar de la delincuencia a los jóvenes del barrio. Pero lo tiene muy difícil, Rocky es el ídolo de todos ellos. Jerry hará todo lo posible por que los chicos no pasaran por lo que él había sufrido en su infancia y se convirtieran en alguien como su viejo amigo.

En el fondo eran como ellos, eran…

… Ángeles con caras sucias.

ejemplo hgm marketing

Rocky es detenido de nuevo por asesinato, pero esta vez es condenado a muerte en la silla eléctrica. Está empeñado en seguir siendo el duro gánster que es y mantener su reputación hasta el final. El padre Connolly hará lo posible para que ceda y no de mal ejemplo a sus chicos. Le pide que analice, si el desarrollo de su vida, es el que quiere que sea en el futuro el modo de vida de los chicos del barrio.

Rocky tenía que dar ejemplo, ¿pero cuál?

A veces, ganarse la confianza de otras personas es sólo cuestión de mantener firme tus ideas, otras, de simpatía, y otras, de apertura, de sinceridad. Como en nuestro ejemplo de hoy, podemos llegar a tener seguidores o fans de nuestras acciones. Podemos encontrarnos con personas que aprueban lo que decimos y lo que hacemos. O al contrario.

Siempre hemos dicho que «lo auténtico vende» y cuando una persona lo es, se muestra y actúa como es, es más probable que triunfe y que tenga un reconocimiento mayor que aquellos que no lo son. Lo mismo que un profesional que no oculta los pros y los contras de una determinada acción o de un determinado trabajo.

Ambos casos generan confianza.

Por otro lado, todos tenemos o hemos tenido modelos equivocados o acertados a nuestro alrededor. Están cerca de nosotros, en el día a día, en nuestro trabajo, en nuestra casa, en los medios o en las redes. Son estereotipos creados por el momento y a los que es difícil oponerse. Son modas, tendencias que se han traído consigo a gurús, influencers o nuevos líderes de opinión.

Muchos empresas o clientes nos solicitarán hacer las cosas como los nuevos entendidos dicen o hacen, con sus fórmulas mágicas  que dan unos fantásticos resultados. Nosotros tenemos que saber distinguir las cosas realmente efectivas y susceptibles de ser realizadas. Y debemos dar una visión más completa para tomar la mejor decisión ante la insistencia de nuestros clientes.

¿Cuál será camino correcto?

Lo correcto es seguir tus propias sensaciones, mostrar a tus clientes que los profesionales del momento, están para el momento, pero que un verdadero profesional estará siempre en su puesto haciendo lo mejor para él, aunque tenga que ceder. Y por supuesto, ser firmes, apoyarnos en nuestra experiencia y en nuestra profesionalidad. Mostrar todo lo que hacemos, como lo hacemos y por qué.

ejemplo

Finalmente, en un gesto de nobleza, a petición de su viejo amigo, Rocky cede, implora perdón y finge miedo y cobardía frente a la silla eléctrica. El objetivo se había cumplido, pasó de ser un héroe a ser olvidado por los jóvenes y no servir como modelo, ni como mal ejemplo. Jerry lo había conseguido.

No hay día en el que una agencia como la nuestra se enfrente a grandes dificultades o a grandes clientes que le ponen a prueba con cualquier solicitud. Para poder ganar una campaña o llevarnos un trabajo, debemos ser capaces de convencerles de que somos capaces de hacerlo bien y  mejor que los demás. Debemos hacerles ceder.

Para convencer no sólo hay que hablar, hay que servir de ejemplo.

Porque si no lo hacemos, ¿qué estamos contando? ¿A quién queremos dar confianza?¿Qué queremos conseguir? No tenemos duda de que con nuestro esfuerzo, dando ejemplo, lo seguiremos logrando.

Como dijo Albert Einstein: «Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.»

¿Lo analizamos?

¡Vamos a dar ejemplo!

Jorge Jiménez Suárez

Dic 17, 2015

Comunicar, convencer, respaldar.

– «…a no ser que encontremos algo nuevo. Alguien que tenga firmes convicciones.» –  le dijo Marvin.

– «Es muy difícil.» – contestó Bill.

– «Alguien capaz de pasarse un año diciendo a la gente lo que considera importante.» – insistió Marvin.

– «Eso no se lo cree nadie. Y menos en una campaña política» – ironizó Bill.

– «A mí me parece que sí» – concluyó Marvin.

Bill McKay, era un joven abogado especialista en derecho civil, en la asistencia legal y en defender causas ecológicas. Un día, Marvin Lucas, le ofrece participar en las elecciones para ocupar un puesto en el Senado de los Estados Unidos por el Partido Demócrata.

Bill era hijo del líder del partido en California que una vez llegó a ser el gobernador del Estado. Pero Bill nunca había vivido la política desde dentro.  La carrera de su padre nunca le importó mucho.  Hasta ese momento había vivido sin conocer de verdad lo que suponía ser político.

Pronto descubrirá que lo único que cuenta en el mundo de la política es alcanzar el poder.

Pero allí estaba, había aceptado la oferta de Marvin y era el candidato. Él era una persona idealista por lo que, a partir de ese instante,  diría todo lo que pensaba para comunicar su propuesta, para convencer a la gente, para que le pudieran respaldar con sus votos.

Esa era su gran ventaja. Además, sabía que no tenía ninguna posibilidad de ser elegido…

respaldar

– “¿ O sea, puedo decir lo que quiera, hacer lo que quiera e ir a donde me parezca?” – preguntó Bill.

– “Exacto. Esta es la garantía» – dijo Marvin, dándole una caja de fósforos donde se podía leer:

Perderás

– “¿Perderé?” – preguntó con sorpresa Bill.

– “Sí, señor. Con que… ¿Por qué te preocupas? Eres libre McKay, no puedes ganar, así que dí lo que se te antoje. La cosa quedará entre tú y el público. La cuestión es si te interesa hacer el papel.” – argumentó Marvin.

– “La cuestión es si merece la pena.” – dijo Bill tras pensarlo detenidamente.

Ya estaba en marcha, tener la libertad de hacer y decir lo que quisiera le habia servido para trabajar con ilusión. A partir de ahora haría lo posible por transmitir sus ideas acerca de lo pensaba de todo lo que le rodeaba. Aunque en el fondo…

…realmente, no sabía lo que quería.

Estamos en periodo electoral y todos los políticos recorren el país para extender su mensaje y sus ideas.  En estos días ocupan con su campaña los diferentes medios de información. Necesitan comunicar con sus votantes, convencer a los indecisos, solicitar su apoyo, su respaldo y su voto.

A pesar de lo que podría suponer internet y las redes sociales para todos los candidatos, una vez más, los medios generalistas como la televisión, la radio o la prensa escrita, son los que mayor repercusión están teniendo. Si nos fijamos mejor, podemos ver que los partidos tradicionales son los que más se mueven por estas medios. Y los nuevos partidos, los llamados «emergentes» tienen su hueco a través de internet y las redes sociales. Es más, han tenido gran aceptación entre los usuarios.

¿Quién está utilizando el canal adecuado?

El otro día me enviaron un artículo de Maxim Huerta en el que exponía como la gran mayoría de los votantes de España no suelen acceder a internet ni tienen cuentas o perfiles en las redes sociales. Estas personas, buscan informarse a través de los medios tradicionales y generalistas. Y ahí es donde encuentran mayoritariamente a los partidos tradicionales.

Me pareció un artículo bastante acertado, pero no del todo válido.

Las redes sociales han dado la oportunidad a que los usuarios se acerquen más a la política, opinen y expresen lo que realmente les importa. Se buscan respuestas, claridad, transparencia y concreción. Conceptos que no se pueden dar de forma instantánea en otros medios.

Es indudable además, que las redes son la vía de comunicación que más utiliza el publico joven, que en el futuro serán adultos y por supuesto, votantes experimentados. Así como los nuevos jóvenes se irán incorporando, los medios generalistas deberán seguir buscando la manera de seguir interactuactuando con el público. y las redes, mayoritariamente el Twitter, a día de hoy,  ya están complementándolos.

Por otro lado, la asistencia a ciertos programas de los candidatos en los medios generalistas han suscitado todo tipo de opiniones y controversias. Tanto por su asistencia como por su no participación. Hay programas de gran audiencia que no han sabido aprovechar los candidatos o no han sabido sacerle el provecho necesario.

Quizá los votantes busquen otro tipo de contacto, otro tipo de experiencia con aquellas personas que aspiran a gobernar un país. Por lo que nunca se debe rechazar ninguna vía de comunicación para poder darse conocer y que les puedan respaldar en un futuro.

Es el momento de buscar otros caminos, es el momento de cambiar.

convencer

– «Marvin, ¿qué vamos a hacer ahora? – preguntó McKay

– «¿Qué?» – contestó Marvin.

– «Ya soy senador. ¿Y ahora qué?» – le preguntó de nuevo.

– «¿Qué? – dijo Marvin, incrédulo.

Efectivamente, Bill McKay se había dedicado a hacer y decir todo aquello que quiso, pero no tenía un plan, ni un equipo. El futuro así era incierto, acababa de descubrir que tendría que seguir improvisando. No sabía lo que tenía que hacer. Las dudas le asaltaban. ¿Era ésto lo que quería? ¿Era lo mejor para los votantes que le habían dado su confianza? ¿Saldría airoso de esta situación?

Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de votar, de depositar la confianza en una serie de personas y equipos de personas que esperamos que puedan llevar a cabo planes o programas que han repetido en sus discursos y en sus mítines a lo largo de la campaña. Al igual que a nuestro nivel personal y empresarial, debemos seguir buscando la unión de todos para poder comunicar, convencer y respaldar las ideas que creemos que deben ser las adecuadas para crecer, para mejorar, para prosperar.

Esperemos, en este caso, que sepan lo que deben hacer.

Como dijo J. Donoso Cortés: “Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos”.

¿Tienes ganas de unirte?

Hagamos que merezca la pena.

Jorge Jiménez Suárez

Dic 10, 2015

Gestiona tus datos, mejora tus resultados.

Berlín.

4 de Agosto de 1.936.

Long, le había estado observando en sus dos saltos anteriores y se aproximó a él.

-«No arriesgues tanto. Las condiciones de la pista son favorables para un buen salto» – le dijo.

-«¿Cómo dices?» –  Contestó Owens.

-«Sí, mira. Inicia el salto veinte centímetros antes y asegura la marca mínima para clasificarte.»-

Jesse siguió el consejo de Luz y logró clasificarse en su último salto para la final.

Jesse Owens y Luz Long se disputaron la medalla de oro en la final. Owens, con un gran salto de 8 metros y 6 centímetros obtuvo el triunfo. La reciente amistad de ambos no gustó mucho a los compatriotas del alemán y produjo, igualmente, poco efecto en los compatriotas del norteamericano. Luz Long unos años después sería enviado a la guerra, en primera línea. Jesse Owens, a pesar de batir todos los records y ganar cuatro oros olímpicos, no fue ni siquiera recibido por el presidente de su país.

En la última carta enviada por Luz Long a Jesse Owens, dice:

«Mi corazón me dice que quizás esta sea la última carta que escriba en mi vida. Si así fuera, te ruego que hagas algo por mí. Cuando la guerra acabe, por favor, viaja a Alemania, encuentra a mi hijo y explícale realmente quién fue su padre. Háblale de los tiempos en los que la guerra no logró separarnos y dile que las cosas pueden ser diferentes entre los hombres de este mundo. Tu hermano, Luz».

resultados

Aquella inesperada ayuda en la competición fue el comienzo de una nueva relación de confianza entre dos grandes figuras del atletismo del momento. Jesse Owens y Luz Long, a pesar de las circunstancias que les tocó vivir y de pertenecer a dos mundos tan diferentes, mantuvieron su amistad, no sólo hasta el final de aquellos juegos olímpicos, sino hasta el final de sus vidas.

En aquel estadio olímpico, Luz Long había estudiado a su contrincante, y a pesar de competir con él, supo identificar qué es lo que debía hacer para que sus resultados fueran óptimos y lograra sus objetivos. No tuvo ningún reparo en compartirlo con él y ganarse su confianza y su respeto. Aún sabiendo que podría perder.

Le había observado, le había analizado y había sacado lo mejor de él.

El pasado mes de Octubre, durante mi asistencia al Manager Bussines Forum, en otra de las grandes ponencias a las que tuve la oportunidad de asistir, tuvo lugar una tertulia muy interesante en la que tuve la oportunidad de conocer a una profesional del mundo de la analítica: Gema Muñoz de El Arte de Medir.

Además de otros contertulios con los que compartía sus experiencias y puntos de vista, nos destacó la relevancia de de conocer siempre al cliente en profundidad. Saber distinguir sus puntos débiles y sus puntos fuertes. ¿Por qué?

Porque debemos introducirnos en la cultura de datos.

Conociendo todos los datos de un cliente: lo que hace, cómo lo hace, por qué, dónde acierta, dónde falla, qué le sobra, dónde suele ir, qué suele hacer, qué es lo que más le gusta, etc, tendremos mayor probabilidad de éxito a la hora de ganarnos su confianza. Debemos empatizar con él para poder aconsejarle, ofrecerle o aportarle una solución a su carencia, problema o necesitad. Y no sólo debemos recopilar toda esta información, si no saber aplicarla o darle utilidad para que nos beneficie y para que sea provechosa para todos.

Porque los datos deben servir para cambiar las cosas.

Los datos, su análisis y su gestión nos deben ayudar a algo muy importante, a tomar decisiones. Es decir, a la toma de decisiones correctas y con garantía de éxito.

gestion de datos

Muchos años después, en 1964, Luz Long, se convertiría en el primer deportista en recibir a título póstumo la Medalla Pierre de Coubertin otorgada a aquellos que hayan mostrado su espíritu olímpico y deportivo durante la celebración de unos Juegos. También Jesse Owens tuvo su reconocimiento, en 1.955 fue nombrado Embajador de los Deportes en su país. Se lo habían merecido.

Las agencias,  al igual que las personas, debemos mantener siempre la inquietud de observar y analizar las cosas que suceden a nuestro alrededor. Debemos estar alerta y descubrir, en la medida de lo posible, qué pasa y por qué. Es la forma que tenemos de saber cómo mejorar las cosas con las que a diario convivimos o trabajamos. Para nosotros, este proceso debe basarse en un esquema muy sencillo:

Gestión de datos ⇒ Decisiones acertadas ⇒ Mejores resultados

Como dice Gema MuñozDesde que se cronometran las carreras, se corre más rápido»

¿Necesitas gestionar tus datos?

Mide, decide y mejora tus resultados.

Jorge Jiménez Suárez

Nov 5, 2015

Servicio al cliente, atención a la medida.

– «Todo lo que quieras ver, pretendas comprar o desees comer, pídemelo y te lo traeré.» – dijo Doug.

– «Cualquier cosa excepto lo que tú quieres.» – le respondió Andy.

– «No, eso también lo tendré.» – afirmó de nuevo.

Doug Ireland trabajaba en uno de los mejores hoteles de Nueva York, el Hotel Bradbury. Desde su puesto de conserje era capaz de proporcionar cualquier cosa que sus clientes desearan. Además de cumplir eficientemente con su trabajo, guardaba todo el dinero que ganaba para poder hacer realidad su sueño: llegar a tener un día su propio hotel.

Para ello, Doug necesitaba un socio que le ayudara con la financiación y decidió aliarse con Christian Hanover, pero tenía una aventura con la mujer de la que él se había enamorado: Andy Hart. En un principio antepuso su interés por su proyecto a todo lo demás. Pero finalmente, tuvo que decidir entre el amor o el dinero.

Pero, ¿sería capaz de conseguir las dos cosas?

En su camino se cruzarían diferentes personas: amigos y compañeros en los que apoyarse, empleados y proveedores a los que tendría que organizar, y por supuesto, todo tipo de clientes a los que tendría que atender.

cliente

Doug lo tenía todo, luchaba por todo, podía con todo. La clave de su éxito estaba en su actitud, en su confianza, en su polivalencia. En su persona había varios Doug: un estratega, un planificador, un comprador, un gestor, un analizador, un vendedor. Y lo más importante…

…su clara vocación de atención y servicio al cliente.

No importaba si el cliente era alto o bajo, vestía mejor o peor, tenía mejor o peor coche. Daba un trato cordial, distinguido y diligente a todos ellos aunque no consiguiera una propina mayor por todos sus esfuerzos.

Hacía lo imposible por satisfacerlos a todos.

Como explicábamos hace más de un año, servicio al cliente, es el conjunto de todas aquellas actividades dirigidas a que el cliente obtenga el producto o servicio en el momento y lugar adecuado, de forma correcta. Con el único objetivo de satisfacer plenamente una necesidad. 

Por lo que una buena gestión de atención al cliente favorecerá las relaciones presentes y futuras entre la marca y sus consumidores o usuarios. No podemos permitirnos el lujo de no atender a cada uno de los requerimientos que nos hacen nuestros clientes. Por lo que necesariamente…

…debemos estar presentes allí donde estén y atenderles convenientemente.

Un buen ejemplo es la utilización de las nuevas tecnologías. La respuesta inmediata y concreta a través de consultas en redes sociales o preguntas directas a través de mensajería instantánea como Whatsapp o SMS, están revolucionando la atención personalizada cada día más.

Recordemos que vivimos la época del «aquí y ahora«. Nuestro clientes y usuarios no quieren esperar, no quieren perder el tiempo, vienen a nosotros y necesitan una solución. La necesitan resolver ahora. Y si es necesario, debemos desdoblarnos, potenciarnos o multiplicarnos en nuestras funciones y mirar únicamente que es un cliente que tiene una necesidad y que necesita nuestra atención independientemente de su clase o condición.

Y, finalmente, nos preguntamos:

¿Con qué se quedará el público?

¿A quién o a qué marca será fiel en un futuro?

¿Con quién repetirán su experiencia?

Sencillamente, con aquellos que den una buena atención, con simpatía, sin peros, sin problemas, sin objeciones. Con aquellos que realicen la gestión que necesitamos ágilmente, de forma rápida y eficaz, sin rodeos. Con aquellos que consigan convertir su necesidad en una solución. Con aquellos que les hagan recordar que tuvieron una grata experiencia.

Con aquellos que estén en el momento y el lugar donde los necesiten.

atencion al cliente

Doug Ireland era un ejemplo de persona atenta y trabajadora. Se desvivía por satisfacer a sus clientes y éstos eran agradecidos. Estaba siempre cuándo y dónde le necesitaban. Doug, tenía un sueño que cumplir y lo logró. Tenía que conseguir que su amor fuera correspondido y lo alcanzó. Y, al final,  el cliente que menos lo esperaba fue el más agradecido. No fue el que más propina le dió, fue el que le ayudó a realizar su proyecto.

En definitiva, la atención al cliente es primordial, independientemente de quien sea y de su previsible capacidad de compra. Recordemos que para una marca, un cliente debe ser el verdadero impulsor de todas las actividades de la empresa. Una buena atención será recordada como una gran experiencia y producirá un efecto recomendación, y algo más importante, se logrará que el cliente repita.

Como siempre digo:

«No hay cliente pequeño, ni trabajo menor»

¿Repetimos?

Pídemelo y te lo traeré.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 1, 2015

Se persuasivo, pon a prueba tu capacidad.

Pasé prácticamente un mes en aquella cama del Hospital de la Paz de Madrid.

Tenía las dos piernas colgadas, al igual que el brazo izquierdo. Decían que era la mejor forma de que la ingle izquierda, que tenía rota, soldara bien y no tuviera un lado de la cadera mas alta que otra cuando saliera de allí. Menos mal que no se les ocurrió hacer lo mismo con los brazos…

No podía moverme ni hacer nada por mi mismo. Pero con la única mano que tenía libre podía jugar con los juguetes que me trajeron mis padres y comer algunas veces. Pero, como la mayoría de las veces necesitaba ayuda, tenía que solicitarla a las enfermeras, camilleros y demás niños que venían a jugar conmigo.

Al principio me costó mucho pedirla. Estaba asustado, angustiado y me sentía muy solo. Pero no me quedaba mas remedio, tenía que relacionarme, necesitaba pedir las cosas. Recuerdo que el dolor y la incomodidad me hacían llorar con frecuencia, por lo que casi siempre pedía las cosas con desesperación. Y a pesar de mi situación, al final, la gente se cansa de verte así. Incoscientemente debí entender que tenía que cambiar para que me ayudaran, para que me facilitaran lo que pedía, para que atendieran mis necesidades.

Con el tiempo aprendí a ser más persuasivo.

capacidad

La verdad es que con sólo verme en aquella cama, las personas eran bastante más receptivas y estaban dispuestas a echarme una mano. Yo les contaba quien era y lo que me había pasado. No podía jugar con los demás niños y añoraba la compañía de cualquiera que pasara por mi zona.

Aún me despierto en mi cama muchas veces con la sensación de estar atado de pies y manos. Pero es sólo una jugada de mi imaginación, de mi inconsciente, un mal recuerdo. Aquel accidente y el proceso de recuperación marcaron una huella imborrable en mi vida.

La vida, en sus diversas etapas, nos va poniendo a prueba. Todo lo aprendido y superado se añade a nuestra experiencia. Como en este caso, las personas con el tiempo, adquieren el suficiente «tacto» para saber como pedir las cosas o como pedir ayuda a los demás.

A nivel profesional, cuando han llegado los malos momentos hemos tenido que pedir ayuda, apoyarnos más en otras personas, en otros profesionales o en otras empresas. Hemos tenido que buscar la manera de volver a enganchar con nuestros clientes, con nuestro público a través de otras vías. Hemos tenido que buscar la manera de volver a ser atractivos, resolutivos y de confianza.

Si en algo hemos podido ofrecer ha sido nuestra capacidad de adaptación a los tiempos y a las nuevas tecnologías. Aplicarlas a nuestro trabajo diario como un valor necesario, como algo imprescindible, como un nuevo valor añadido. Algo que ha incrementado nuestra capacidad de persuasión.

Esta oportunidad, en mayor parte, es debido a la evolución y a la necesaria incorporación del marketing digital a nuestra actividad profesional. Gracias a ello, nuestros clientes, encontrarán en nosotros el equipo idóneo para llevar a cabo sus acciones, el conjunto de personas que cumplirán con sus objetivos, el grupo de confianza que tendrá la…

capacidad para saber encajar las piezas y que todo funcione correctamente.

experiencia y capacidad

A pesar de lo mal que lo pasé con aquella experiencia, siempre la recuerdo con mucho cariño. En mi caso, el ejercitar mi capacidad de persuasión fue algo que hasta ese momento no había necesitado aprender, ni utilizar. Me ayudó mucho a superar mis carencias de movilidad. Y aunque fuera a muy pequeña escala…

…de todo se aprende y de todo se debe extraer algo positivo.

La capacidad que desarrollamos las personas cuando carecemos de algunos medios es asombrosa. Desde aquel momento aprendí a valorar todo aquello que había perdido en un momento y lo importante que era cuidar todo lo que había obtenido con tanto esfuerzo en el pasado o lo que otros habían logrado por mí.

En nuestra agencia como en muchas empresas durante estos últimos años hemos sufrido muchos altibajos. Como hemos comentado en muchas ocasiones, quizá el secreto de poder mantener el rumbo ha sido el poder transmitir y aplicar nuestra experiencia, el saber persuadir como sabemos, con lo que somos y con lo que realmente hacemos. No importa lo dura que sea la situación, si somos auténticos seremos persuasivos.

Como decía Ana Diosdado:

«La única manera de persuadir, es decir la verdad«.

¿Hablamos?

Jorge Jiménez Suárez

May 7, 2015

Avala tu reputación, genera confianza.

Llegó hasta su puerta y se presentó:

– «Me llamo Dutch Van Den Broek» –

– «¿De qué se trata?» – preguntó la señora Chandler.

– «Mi esposa iba en el vuelo en el que se estrelló su marido»- se explicó.

– «¿Y ha venido a pedirme algo?» – preguntó ella dejándolo pasar.

– «Ellos viajaban juntos… 3 A, 3 B… su marido, mi mujer… ¿Lo sabía?» –

….

Dutch era policía de asuntos internos, felizmente casado. Kay Chandler era una congresista republicana, casada y madre de una adolescente. Caprichos del destino, debido al accidente de avión en el que murieron sus respectivas parejas, ambos descubrirán cuál era la verdadera situación de sus respectivos matrimonios.

Una pareja, un vuelo, un billete, un destino, una llave… ¿Por qué?

Aún descubrirían algo más.

Confianza

Dolor, rabia, impotencia… son sentimientos que se agolpan en la mente de Dutch. Se pregunta en que falló a su esposa para que quisiera a otro. Se pregunta cuándo empezó todo. Vive atormentado. Ella, Kay, adopta una postura más fría, debe continuar al lado de su hija y afianzar su carrera política. Mantiene una imagen serena, pero la procesión va por dentro.

Es duro, pasado el tiempo, ver con otros ojos a la persona, que hasta hace bien poco, era una de las más importantes de tu vida. Una persona que hasta entonces le precede una excelente reputación personal y profesional. Pero un día, caprichos del destino, se destapan evidencias que cambian por completo esa imagen, y por supuesto, la confianza depositada en ella.

Tristemente, lo mismo que nos puede suceder en el ámbito personal suele ser algo más habitual con algunas marcas, servicios o clientes con los que trabajamos o interactuamos. Un día nos damos cuenta que no son lo que realmente pensábamos que eran. Teníamos una buena imagen, gozaban de una buena reputación frente a nosotros, generaban confianza.

Les creíamos.

Pero un simple hecho, una acción, una omisión, una duda, dan un vuelco a nuestra forma de pensar acerca de ellos. Algo muy común en las muy extendidas redes sociales con las que trabajamos e interactuamos a diario. Las famosas crisis de reputación de muchas marcas, que en su mayoría obedecen a «faltas de atención», pero que bien gestionadas, pueden reforzar la imagen de marca de una empresa, producto o servicio.

reputación

Como ya comentamos la semana pasada, tuvimos la oportunidad de asistir, un año más a #HEMESIC 2015. En otra de sus grandes ponencias, Jordi Ballera, al introducirnos el los índices de estudio de la valoración de confianza en España, nos diferenció conceptos como reputación y confianza.

Para él, «la reputación es la idea que tienen otras personas de otra persona, de un producto o de una empresa.»

«La confianza es lo que esperan de ti.»

Nos ilustró con el caso del violinista, que avalado por su buena reputación, tuvo el contratiempo en un concierto que estaba dando, que, de las cuatro cuerdas del violín que estaba tocando, una se le rompiera. Él siguió tocando con tres cuerdas hasta el final del mismo. Y cuando acabó el concierto, le preguntaron que por qué no había cambiado el violín. Su respuesta fue clara: «tenía que tocar con lo que tenía, era lo que se esperaba de mi».

También nos expuso que si en este momento, algún sector de nuestra economía podía presumir de generar confianza, eran todos aquellos que son más tecnológicos. Y que todas las empresas debíamos incorporar las nuevas tecnologías a nuestra actividad, para generar confianza y reescribir el relato competitivo de la empresa.

Todo esto encaminado a descubrir dos cosas:

1. La innovación es un paso más allá, a pesar de los recursos que tengamos.

2. La suma de la colaboración y la transparencia, generan confianza, generan beneficio.

  confianza 2

Kay y Dutch, finalmente, descubrirán la verdad. Sabedores de la reputación de sus respectivas parejas, no llegaron a cuestionar la confianza que depositaban en ellos. La decepción, el dolor y la rabia generó una nueva relación de confianza entre ellos. Fueron capaces de adaptarse a su nueva situación, creando una nueva relación beneficiosa para los dos.

Es importante gozar de una buena reputación. Pero no sólo debemos quedarnos ahí, debemos fructificarla en la generación de la confianza necesaria para que las personas, empresas, clientes o profesionales con los que trabajamos, convivimos y atendemos puedan mantener con nosotros una relación sincera y duradera.

Si sólo nos preocupamos por «el que dirán de nosotros», por nuestra reputación, perderemos la oportunidad de hacer que crean en nosotros, que confíen en nosotros. Está en juego, no solo nuestra imagen sino también nuestro trabajo, nuestra continuidad, nuestro futuro.

Como dijo Napoleón:

«El que sólo practica la virtud para conquistar una gran reputación está muy cerca de caer en el vicio»

Avala tu reputación, genera confianza.

Jorge Jiménez Suárez

Feb 19, 2015

Tu apoyo, garantia de confianza.

Will Stacks  era un empresario multimillonario, que había creado un imperio en el mundo de la telefonía móvil a base de mucho trabajo y esfuerzo. Caprichos del destino, un día cruza su camino con Annie, una niña huérfana que vive bajo la tutela de «la bruja«, en un hogar de acogida junto a otras niñas.

Sus asesores, Grace y Guy no desaprovecharán la oportunidad de hacer lo posible para tener a Annie junto a ellos y alcanzar su objetivo: que Will Stack llegue a ser el Alcalde de Nueva York. Gracias a la naturalidad de Annie, gracias a su simpatía, gracias a su desparpajo, las estimaciones en las encuestas son cada día más favorables para la candidatura de Will.

Pero uno de sus asesores no contaba con una variable que no se puede permitir. Ha visto como Will se ha dado cuenta de que le falta algo más, que debe abrir su corazón y que necesita ampliar su círculo de confianza. Ha descubierto que Annie ha calado hondo en él, que es parte de su vida y que no la quiere perder.

Apoyo y confianza

Will necesitaba bastante apoyo y creia contar con un equipo de confianza. Lo que no sabía, era que, los motivos que mueven a uno no eran los mismos que motivaban al otro. Sus asesores a pesar de estar en el mismo bando no llegaban a sintonizar.

Uno de ellos era cortoplazista y oportunista. Sus logros sólo alcanzaban resultados bluff, es decir, subir mucho en un momento, dada la novedad, pero en muy poco tiempo caer en picado y volver al nivel original o incluso por debajo.

Ella, su otra asesora, tenía una idea, sabía realmente trabajar duro, mantener el rumbo firmemente y ser de verdad un apoyo. Logrando afianzar los resultados, ganándose un merecido reconocimiento y matener la confianza depositada en ella.

¿Con cuál se quedaría Will? ¿Con cuál nos quedaríamos nosotros?

Sin duda alguna con Grace, su segundo asesor.

Apoyo 2

Esta semana hemos tenido la oportunidad de asistir al Salón Miempresa 2015, gracias a una nueva invitación de Páginas Amarillas. Allí tuvimos la oportunidad de ver muchas empresas que están acostumbradas a trabajar duro por sus objetivos, por sus clientes, por las personas que les conceden su confianza. La verdad es que nos pusieron muy difícil no poder atender a sus argumentos.

En uno de los escenarios de ponencias tuvimos la suerte de asistir a una presentación.  José Luis Briones y Liliana Rey nos introdujeron en el «Liderazgo transgresor«. Nos hablaron de dos tipos o dos maneras de dirigir un proyecto o una empresa. Por una parte aquellos que «si tienen que pisar a los demás, lo hacen» y otros que se pronuncian a favor de compartir, de crear, de convivir, del apoyo.

Al igual que nosotros, eran partidarios de la segunda opción. Y además, para tener éxito debíamos buscar la innovación. Esta innovación podía producirse a la hora de llevar a cabo o liderar un proyecto. Primero ser, luego hacer y por último tener. Porque, actualmente, «eres o desapareces».

Y para que todo esto tenga sentido, debemos tener claro si nuestro sueño, nuestro proyecto o nuestra empresa, queremos que sea la mejor empresa del mundo o la mejor empresa para el mundo. Por lo que las personas y los equipos que nos acompañen deben ser un verdadero apoyo.

Apoyo

Si en un principio Will se apoya en Guy por obtener resultados inmediatos, al final será Grace su persona de confianza. Demostrando así, que el camino firme con buena base, al final, da los resultados mas fiables y sólidos. Gracias al esfuerzo y al trabajo de Will, su producto, su empresa de telefonía móvil, servirá de gran apoyo para ellos mismos y para el resto del mundo. Gracias a ello podrán utilizar las redes sociales para localizar lo que más querían…

El cortoplacismo y la búsqueda de resultados inmediatos es, la mayor parte de las veces, más perjudicial que beneficioso para las empresas. Todo tiene su tiempo, su momento y su razón de ser. Si decidimos depositar nuestra confianza en un equipo profesional que nos brinda su apoyo y su experiencia, debemos tener la suficiente paciencia para apreciar el trabajo realizado y valorar los resultados obtenidos.

Por ejemplo, las redes sociales no son un fin en si mismo, sino un apoyo más a la ejecución de un proyecto. Con trabajo, con esfuerzo y con dedicación conducirá a unos resultados más que razonables.

Recordemos el esquema: primero ser y luego hacer. Y, por supuesto, tener. ¿Por qué no?

Como dice José Luis Briones: «Hagamos que las cosas tengan sentido«.

¿Necesitas apoyo?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 23, 2014

Conectar, camino de la creatividad.

– «Soy solamente un hombre vulgar, pero os aseguro que mi música no lo es”. –

Esa fue su tarjeta de presentación ante el Emperador José II de Habsburgo.

Wolfgang Amadeus, al mismo tiempo que alcanzaba la fama, iba provocando escándalos y despertando la indignación a su paso. Se crea enemigos por doquier y se burla de ello sin preocuparse lo más mínimo. Y él era uno de ellos.

Salieri, cuando conoce a Mozart, descubre, horrorizado que no es un gran hombre bendecido por Dios, sino un hombrecillo infantil, burdo, sin modales, distraído y soñador que, paradójicamente, será uno de los compositores mas grandes de la historia de la música. Salieri llegó a afirmar en su confesión final que: «Mozart era la encarnación misma de Dios«.

Y fue él, su competidor, de las pocas personas que supo apreciar la música de Mozart. Con grandes dosis de envidia y admiración comprobó que era capaz de «componer su música, sin corregir ni una de sus notas.»

Salieri y su música con el tiempo, cayeron poco a poco en el olvido. Sin embargo, la música de Mozart será aprendida, enseñada, reconocida y venerada a lo largo del tiempo por millones de personas.

Conectar

Efectivamente, Mozart,  cuando se subía al estrado del director, era otro: vivía, sentía, sufría, se dejaba llevar por la música. Nadie quedaba al margen. Todos aquellos que estuvieran presentes se imbuían en la música, conectaban con el ambiente, conectaban con la melodía, conectaban con la orquesta, conectaban con él.

Todos estaban conectados por un halo invisible, por la creatividad del compositor, por la música.

Es cierto que todos, en cierta medida, nos sentimos enganchados a algo: el trabajo, nuestra vida, nuestra familia, nuestras aficiones. Por otro lado, tenemos la necesidad de sentirnos parte de algo, de formar parte de un grupo. Algo que nos complete, algo que nos una, algo que nos llene. En definitivas, algo que nos satisfaga, que nos haga sentir bien.

También es cierto que queremos y necesitamos ser reconocidos por alguna faceta que sabemos que cultivamos bien. En el aspecto profesional, una organización, con una buena planificación y una eficaz gestión, será suficiente para merecer ese reconocimiento. En otros casos, con una buena imagen y un buen servicio al cliente, lo importante será no perder el rumbo, saber mantenerse y no desviarse del camino.

Pero, para ello, vuelve a ser imprescindible contar con los mejores equipos. Y, en nuestra profesión, lo que diferencia a unos equipos de otros es la parte creativa. Quizá no sea necesaria en gran medida, quizá sólo haya que saber dar las dosis justas de creatividad. Y esa parte no la gestiona el creativo, sino alguna persona del equipo que sabe medir hasta donde se puede llegar para alcanzar el objetivo propuesto.

La creatividad no se puede, ni se debe aportar por exceso y mucho menos por defecto.

Hay que lograr que fluya de manera armoniosa.

Hay que darle salida a lo que llevamos dentro.

Hay que dejar volar la imaginación.

Con propuestas, claras, arriesgadas, innovadoras e imaginativas se suele conectar con mayor facilidad con el público objetivo, y, seguramente, con otro tipo de publico latente al que no esperábamos llegar. Apostemos por ella.

Creativity Word Cloud Concept Red Black

Amadeus fue una recreación ficticia de lo que podría haber sido la historia de uno de los más grandes compositores de la historia. La ficción nos muestra a dos personas conectadas por la música. Lo demás, el éxito, la envidia, el triunfo , el olvido, la fama, se reparten por igual a lo largo del tiempo. Su profesión, su pasión hizo que dieran lo mejor de sí en un sentido u otro.

Fueron compositores, fueron innovadores, fueron creativos con su estilo.

La parte más difícil de nuestro trabajo es llegar al publico objetivo y conectar con él.

Los equipos, al involucrarse, al generar una relación de confianza, al producirse el compromiso, logran que la comunicación será más fluida. Con ello, se producirá el proceso creativo necesario para llamar la atención, generar interés, producir deseo y conducir a la acción (AIDA). La clave estará en hacerlo mucho mejor que nuestra competencia.

Como dijo Steve Jobs: «La creatividad, simplemente, consiste en conectar cosas.»

Dejemos lo vulgar. Que fluya la creatividad.

¿Conectamos?

Jorge Jiménez Suárez

May 21, 2014

Analiza la competencia, diferénciate.

– «Obi-Wan no te dijo lo que le pasó a tu padre» – dijo Darth Vader.

– «¡Me dijo lo suficiente! ¡Dijo que tú le mataste!» – gritó Luke.

– «No. Yo soy tu padre«. – Le dijo de nuevo conciliador.

– «¡No, no  es verdad! ¡Es imposible!» – Luke estaba desconcertado.

– «Analiza tu interior, sabes que es cierto…» – Sentenció Vader.

Después de utilizar todo tipo de trucos y artimañas para intentar atrapar a Luke, el caballero negro logró enfrentarse a él atrayéndole a la Ciudad de las Nubes. En el duelo de espadas láser, Luke pierde su mano derecha y Vader le revela la dura realidad y le ofrece unirse a él para derrotar al Emperador, y juntos, gobernar la galaxia.

La sorpresa y la impotencia eran palpables en él.

¿Cómo era posible? ¿Nadie le pudo contar la verdad completa?

Finalmente, Luke Skywalker, no lo puede admitir y escapa saltando al vacío para buscar una nueva oportunidad.

Analiza la competencia 2

El imperio contraataca – 20th Century Fox

Como nos gustaría poder escapar y que alguien nos rescatara después de meter la pata en el trabajo. Son tantas veces las que cometemos errores por falta de información y de conocimiento. Esta escena, una de las más famosas de la historia del cine, se viene repitiendo a menudo en muchos decorados profesionales. Un ejemplo de que los acontecimientos superan al protagonista de la historia por no tener toda la información necesaria para lograr sus objetivos.

¿Qué debemos hacer para evitar esta situación?

Un análisis pormenorizado de la competencia y del mercado en el que trabajamos o trabaja nuestro cliente. Debemos conocer la situación, el mercado al que nos vamos enfrentar, y sobre todo, a la competencia.

¿Cómo debemos hacerlo?

Para realizar un buen estudio de la competencia, lo primero que se debe intentar es estar bien informado, con fuentes fiables y con la utilización de las herramientas correctas de investigación comercial.

¿Qué pretendemos lograr?

Primero y muy importante, saber dónde y con quién competimos o compiten las empresas que depositan su confianza en nosotros. Debemos conocer con quien «nos jugamos los cuartos». Saber cuál es su elemento diferenciador o ganador para poder contrarrestarlo.

Segundo, lograremos detectar oportunidades de negocio o nichos de mercado que podamos explotar allí dónde nuestros competidores no llegan para poder distinguir todos aquellos elementos en los que nos podamos diferenciar. esto último como tercer logro de nuestra investigación.

Por último, el cuarto logro sería poder prever la posible reacción de la competencia, a la que nunca debemos subestimar, porque por eso han llegado hasta donde están. Sin desestimar que hay otro tipo de competidores indirectos que tratarán de ocupar el mismo espacio de mercado con productos o servicios diferentes o sustitutivos. Lo que denominamos la competencia indirecta.

¿Qué debemos evitar?

Si en la mayoría de los casos nos sirve para avanzar en nuestra estrategia, en este caso, fiarse de la intuición o de la primera impresión, puede ser un gran error. Debemos ser exquisitamente rigurosos con el análisis de los datos y de los hechos.

Gracias a todo esto habremos realizado un estudio detallado y fiable del mercado y la competencia.

¿Qué recomendamos?

1. Saber diferenciarnos a través de técnicas de benchmarking, es decir, «hacer que todas las ventajas comparativas de nuestra competencia pasen a formar parte del producto o servicio que ofrecemos.»

2. Tener clara la estrategia y puesta en marcha de las políticas adecuadas en la utilización de las 9 pes del marketing.

3. Apostar por una excelente atención al cliente que convierta nuestro producto o servicio en una experiencia para el usuario o consumidor.

Competitor Analysis

Luke tuvo aceptar la verdad  y utilizarla para poder conocer en todo lo posible a su peor enemigo: su padre. Para poder vencerlo siguió buscando la verdad, analizándolo a él y todo el Imperio. Gracias a ello y al apoyo de sus aliados, su hermana y sus amigos, pudo derrotarle finalmente y restablecer la paz.

La falta de información rigurosa sobre el mercado en el que actuamos y sobre la competencia a la que nos enfrentamos en el día a día produce muchos costes materiales y emocionales. Si intentamos tener éxito en nuestras acciones en un nuevo mercado o en un sector en continua evolución, es preciso realizar un estudio pormenorizado de nuestra competencia, buscar la manera de poder diferenciarnos y saber explotar nuestras ventajas comparativas.

Seguiremos apostando por la investigación comercial, la correcta planificación estratégica y el análisis de los resultados obtenidos.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Páginas:123»