Browsing articles tagged with "entusiasmo Archives - hgm Marketing - Publicidad"
May 28, 2014

Estrategia, trabajo en equipo.

Tom se había citado con Lewin, su jefe de equipo, a cenar acompañados de sus esposas.

Nada más saludarse trató de hablar sobre lo que había sucedido, pero:

– “Tom me lo ha contado todo y le apoyo al cien por cien” – Mintió Susan.

– “De acuerdo, esta bien” – dijo Lewin.

Y se sentaron todos a la mesa a disfrutar de la cena.

La posición de Tom estaba siendo cuestionada, la denuncia por acoso ocultaba otro tipo de intenciones dentro de la organización, era una trampa, era un señuelo. El director general de la empresa, acababa de contratar a Meredith Johnson, antigua novia de Tom para ser su nueva jefa, para tenderle una trampa y ocultar un desastre en un nuevo proyecto de la empresa intentando que Tom aparezca como el único culpable.

Organización y apoyo

¿Cuál era la intención de la dirección de la empresa al hacer todo esto?

¿Podían haber perdido el sentido y autodestruirse?

Por raro que parezca, en las grandes organizaciones se suelen producir una serie de movimientos que ponen en duda el estado emocional y la coherencia corporativa. No vamos a negar que dentro de este tipo de empresas hay muchos intereses y objetivos que van trazados en un plan estratégico, pero realmente, en la mayoría de las ocasiones sus empleados, sus equipos, sus componentes, no entienden lo que pasa y se ven sobrepasados por los acontecimientos.

Para que esto no ocurra se deben trazar estrategias correctas.

Normalmente, se suelen aplican tres tipos de estrategias:

Estrategia corporativa

Siendo esta en la que se generan ventajas comparativas en el mercado, es decir, aquellas que aseguran que el centro de mando añada valor al conjunto de negocios de la corporación. Y este valor añadido o ventaja adicional se deberá gracias a que forman parte de un grupo de empresas en lugar de competir cada negocio de manera independiente en sus respectivas industrias.

También definirá en qué mercados se quiere operar, es decir, si se apuesta por la internacionalización, la diversificación de negocios o la integración vertical a lo largo de la cadena de valor. También, abre las posibilidades de elegir las diferentes formas de crecer a través de adquisiciones, fusiones, alianzas estratégicas o a través de desarrollo interno o crecimiento orgánico.

Estrategia competitiva

Que es la propia del mercado en el que se opera. Es decir, donde se definen los objetivos y las políticas necesarias para lograrlos. Por supuesto, sin olvidarnos del profundo conocimiento de la competencia. Habitualmente la conocemos como estrategia empresarial y podemos distinguir las tres más habituales: liderazgo en costes, diferenciación y especialización.

Estrategia funcional

Que es aquella que está más ligada a los equipos de gestión: cómo se aplican los recursos, cómo se gestionan el personal, cómo se ajustan los costes, como de acotan los plazos, etc…

Todas estas estrategias deberían tener un objetivo y un sentido claro, salvaguardar los valores corporativos, conocer la misión de la empresa, tener visión de futuro y hacer una propuesta de valor duradera.

Una estrategia acertada debe diseñarse a medida del equipo que se tiene para aprovechar sus puntos fuertes, así como elegir el momento idóneo de aplicación. Y por supuesto, debe mantener el empuje, la ilusión, el entusiasmo y la motivación de todos y cada uno de sus miembros.

Estrategia empresarial

Susan y Tom, después de la cena, hablaron de ello, viendo la gravedad del incidente y el caríz que estaba tomando el asunto y a pesar de sus diferencias, decidieron contratar una buena abogada, luchar juntos por su honor, por su dignidad, por su familia y recuperar su estatus. Además, contaron con la inestimable ayuda de un @migo que les dio las pautas correctas para lograr su objetivo con éxito.

Podemos estar de acuerdo o no, en dar libertad de actuación a los directivos de una organización, pero con responsabilidad. Todo debe formar parte de una clara estrategia. Antes de tomar decisiones poco acertadas, se debe atender a las necesidades de cada uno de los componentes del equipo, ya que es una de las mejores estrategias que una empresa puede llevar a cabo. Si no se sabe o no se puede elaborar una estrategia clara, es mejor dejarse asesorar o buscar nuevos equipos profesionales que puedan garantizar el futuro de la corporación.

¿Necesitas un @migo?

Haremos buen equipo.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Nov 20, 2013

Transmite entusiasmo, quiere a tus clientes.

-“No es por vicio ni por fornicio, sino por dar un hijo a tu servicio“-

Rezaba Pedro, antes de “sacrificarse” y hacer posible traer un niño nuevo al mundo.

Pedro estaba casado con Rosaura, la mayor de las tres hermanas. Tita era la menor y como mandaba la tradición, no podía casarse y debía quedar al cuidado de su madre en su vejez. Ella estaba enamorada de Pedro y él de ella, pero su madre se interpuso y casó a su hija mayor con Pedro.

Tita tenía un don, era una excelente cocinera y a través de sus guisos, era capaz de transmitir todo tipo de sensaciones: tristeza, desasosiego, alegría, deseo o pasión. Su “otro secreto” era, que el tiempo que dedicaba a sus recetas lo hacía siempre con cariño y con amor. Las comidas así cocinadas entran mejor, saben mejor, sientan mejor.

Stanley Bendelac, en su famoso libro: “Nunca tires la toalla“, en uno de sus capítulos, “Madrid, mi querido cliente”, narra la experiencia que fue para ellos poder tener la oportunidad de trabajar para Kodak. Un gigante que tenía un contrato con una agencia de publicidad multinacional y a la que poco a poco, a base de trabajo, esfuerzo y dedicación fueron comiéndole terreno hasta lograr el 50% de la cuenta. Comenzaron con poco, pequeños trabajos, pequeños espacios, hasta que poco a poco, fueron ganándose el respeto y la confianza de la firma. Y cuando tuvieron la oportunidad de hacer algo mas grande no lo desaprovecharon, dejaron el nivel muy alto.

Una de aquellas campañas, que contó con gran éxito, fue la del spot del papel Kodak en la que el cliente que iba a recoger el revelado de las fotos, se maravillaba viéndolas del revés a la vez que exclamaba: ¡Maravilloso! ¡Genial! ¡Excelente! Sólo le importaba que el papel de las fotografías fuese de Kodak.

Como podemos ver, el cariño y el cuidado especial que imprimimos a nuestro trabajo, en cada campaña, en cada acción, con cada cliente, acaba reportando siempre beneficios futuros. Debemos saber controlar cada concepto, en su momento justo, en su espacio determinado, con todo lo necesario, ya que, cada día, los detalles son más importantes.

Ahora, las emociones, la complicidad y la cercanía son lo que nos garantizan el poder llegar a nuestros clientes. La dedicación de las agencias ha cambiado. Más que nunca hay que cultivar la atención constante al cliente y sobre todo escucharles. Y para ello hay que ser accesible y muy ágil en la respuesta.

¿Cómo?

A través de las nuevas tecnologías.

Tenemos multitud de medios y soportes de comunicación como internet, telefonía fija, telefonía móvil, mensajería instantánea, email, videoconferencia, páginas web, formularios, con las que estar en un momento a disposición del cliente. Sólo hay que atenderlo, sólo hay que escucharlo, sólo hay que dedicarle tiempo, sólo hay que estar “cerca” de él.

Además, nuestros clientes y usuarios están en constante comunicación y comparten sus necesidades, sus preocupaciones, sus sensaciones, su alegría, su tristeza, sus logros, todo, en las redes sociales. Podemos compartir el espacio con ellos y aprender de ellos. Descubriremos cuáles son sus necesidades reales y no quedarnos fuera de sus expectativas.

Kodak, al final, tuvo que volver a trabajar al 100% con su agencia internacional. Y con los años desapareció de la primera línea por no haberse adaptado al entorno, por no escuchar y comprender la evolución del mercado, a las nuevas tendencias.

La dedicación, el cariño y el amor de Tita por Pedro materializado a través de las comidas, hizo que viera recompensado su sacrificio, aunque fuera en el más allá.

El entusiasmo y la calidad de trabajo de Stanley y su equipo hizo que lograran muchos éxitos personales y profesionales.

Y en definitiva, para nuestro equipo: “no hay cliente pequeño ni trabajo menor”, sólo tenemos pasión por hacer lo que nos gusta.

¿Entusiasmado?

Nosotros, sí.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 15, 2013

Sé constante y muestra tus cualidades.

¡Maldita sea cocinero! ¡Mueve el culo! ¡Quiero mis doce!

¡Nueve! Un buzo de la marina no es un hombre de combate es un experto en salvamento.

¡Diez! Si se pierde algo lo encuentra y si se hunde vuelve a reflotarlo… y si estorba lo mueve.

¡Once! Con suerte, morirá joven a 60 metros de la superficie y eso será lo mas cerca que estará de convertirse en un héroe.

¡Coño! ¡No sé por qué alguien quisiera ser un buzo de la Marina!

Y ahora, ¡preséntese en esta línea, cocinero!

Billy Sunday era el instructor jefe de los buzos de la Marina norteamericana, a pesar de haberle hecho la vida imposible a Carl Brashear, analizó su comportamiento del pasado y subsanó su error apoyándolo y jaleándolo en el momento más crítico de su vida. Este fue el final de los doce agónicos pasos necesarios para que Carl fuera restituido en su puesto de buzo de la Marina.

Son contadas la ocasiones en las que nos paramos a pensar por qué un cliente ha dejado de trabajar con nosotros o por qué después de una reunión con un posible cliente no nos han elegido para desempeñarlo. Seguramente se nos ocurrirían muchas cosas a cerca del entorno, la competencia, el tipo de trabajo, el presupuesto y las personas con las que negociamos. Pero debemos tener en cuenta que cuando alguien analiza nuestro oferta de trabajo o nuestra oferta de colaboración profesional, lo primero en lo que se fija es en la persona o personas que van realizarlo.

¿Qué esperan de nosotros? ¿Qué cualidades debemos cumplir para llevar a cabo lo que necesitan? ¿Qué debemos ofrecerles?

1. Atención. No dejar de prestársela, fijarnos en todo, cada detalle cuenta. Conocerles, cuanto más mejor. No dejarle sólo, que no se sienta abandonado ni desamparado. Ofrecerle comprensión.

2. Confianza. Al estrechar nuestra relación, al estar muy pendiente de él, conoceremos sus puntos de vista y sabrá que estamos en sintonía con sus pensamientos y necesidades. No fallar genera confianza, cumplir con lo que se nos pide también lo hace.

3. Sinceridad. Decir y expresar lo que realmente pensamos que está bien o está mal, aunque sea incómodo. Si no somos capaces de decir la verdad, no seremos capaces de realizar un buen trabajo. Lo políticamente correcto y el “buenismo” es perjudicial a largo plazo. Ser auténtico vende, no lo olvidemos.

4. Honestidad, siempre con la verdad por delante, no dejar de contar lo que le beneficia y lo que le perjudica al cliente. Hacer lo posible por lograr los objetivos propuestos pero sin “saltarnos las reglas” y evitar pensar en ello como una opción. Nunca jugar sucio.

5. Experiencia. Demostrar con hechos palpables que nos hemos “curtido en mil batallas” y hemos sabido saborear los triunfos, aprender de las derrotas y lamernos las heridas. Sabemos cuando hay que avanzar y cuando hay que dosificar los esfuerzos. Nunca parar.

6. Consejo. Somos capaces de analizar la situación, empatizar con el cliente y saber hacerle las recomendaciones oportunas y necesarias.

7. Apoyo, estamos con él, sabemos lo que le pasa y lo que necesita, ¿en quién se va a apoyar mejor que en nosotros? Le acompañamos y le sustentamos. Le comprendemos. Aligeramos su carga.

8. Ilusión, con todo lo que sabemos somos capaces de crear, planificar y ejecutar estrategias que le ilusionen o que se la devuelvan.

9. Entusiasmo, cuando se tiene ilusión y se crean buenas bases de proyecto, con pocos resultados positivos, se genera el entusiasmo necesario. “Es el placer de hacer las cosas bien hechas”.

10. Eficiencia, por supuesto, debemos ser eficientes, debemos realizar nuestro trabajo eficazmente en el menor tiempo posible. Debemos buscar la excelencia.

11. Capacidad de improvisación, una cualidad que muy pocos tienen cuando no todo sale “redondo” y hay que hacer lo posible por cumplir. Nada mejor que convertir un problema en una oportunidad.

12. Pasión, transmitir a un cliente nuestro esfuerzo, nuestro empuje, nuestra constancia, nuestra pasión, son garantía de éxito. No nos rendimos ni tiramos la toalla. Vamos hasta el final.

Carl Brashear demostró que era capaz de seguir desempeñando su profesión y podía seguir enfrentándose a la vida que había elegido. Demostraba que todo su esfuerzo y sufrimiento había merecido la pena. Consiguió que todos los obstáculos de su camino no le impidieran dejarle continuar con sus aspiraciones y que todos ellos formaran parte de su prestigio.

Con estos doce pasos se ganó el respeto y la admiración de la sala, de sus compañeros y de su familia.

Con nuestras doce cualidades seremos capaces de ganarnos la confianza de nuestros clientes.

¿Crees?

Se constante.

Jorge Jiménez Suárez

Jun 8, 2013

Descubre, aprende y comparte tu conocimiento.

-“¡Reencarnación, reencarnación!”-

Cada uno de ellos alzaba su mano izquierda mostrando la luz intermitente en la palma de su mano, se despojaban de sus túnicas y comenzaban a ascender.

-“¡Sube, sube!”-

-“¡Reencarnación!”-

Era el espectáculo más esperado, todos vibraban con él. Disfrutaban viendo, enfervorizados, como cada uno de ellos flotaban hacia la luz y desaparecían, se desintegraban, se desvanecían, a su contacto.

Como cada noche, asistían al “carrusel” para presenciar como todos aquellos habitantes a los que les había llegado “su momento”, se sacrificaban por el resto de los mortales. En este  futuro “idílico”, no les estaba permitido vivir mas allá de los 30 años de edad si no querían romper el equilibrio en un mundo creado e ideado por “El Pensador“, un ordenador central o “supercomputadora” que dirige al mundo tras una supuesta guerra nuclear.

Pero, por caprichos del destino, uno de sus guardianes, Logan 5, se enamora de Jessica 6, hermana de un integrante de los que se niegan a morir a los 30 años, la resistencia. Son un pequeño grupo, que piensa, que va más allá, que quiere algo más. No quieren quedarse en esta parte del camino, quieren llegar a ser viejos, mayores, traspasar los límites impuestos y salir de la burbuja en la que viven. A partir de ahora, deben comenzar una huida si quieren sobrevivir, deben escapar si quieren aprender, deben buscar el “Santuario” si quieren envejecer.

En todos los momentos de la vida aprendemos a través de múltiples experiencias vividas y de las personas a las que tenemos la suerte de conocer. A medida que avanzamos vamos aprendiendo más, se suele decir, que se aprende andando o que “se hace camino al andar“.

¿Cuál es ahora nuestro camino?

Sin duda alguna, la búsqueda diaria de “algo más“, donde nuestra motivación gira en torno a la búsqueda de una mejora continua en todas las facetas de nuestra vida personal y profesional. La curiosidad, no exenta de entusiasmo, deben ser nuestro motor de búsqueda para satisfacer nuestras necesidades, cubrir nuestras carencias y encontrar soluciones a nuestros problemas diarios. Todo esto, consolida una gran experiencia, un cierto nivel de conocimiento, un alto grado de saber que estamos obligados a transmitir a nuestros hijos y generaciones venideras. Un legado que debemos buscar en nuestro interior, ya que es ahí donde se van a acumular todas esa experiencias y sensaciones vividas, todas las habilidades adquiridas y todos esos conocimiento aprendidos.

Apostando por el acceso a múltiples herramientas que nos brindan las nuevas tecnologías, todos y cada uno de nosotros dejaremos nuestro legado, dejaremos huella y transmitiremos los conocimientos asimilados utilizando la plataforma de información más adecuada a nuestra forma de ser, a nuestros intereses o nuestros objetivos empresariales.

Para muchas de las personas, empresas y agencias de comunicación, internet y las redes sociales pueden ser el espacio donde dejar su legado, su esencia, su mensaje, sin entender este paso como una huida hacia adelante, si no como una evolución, una mejora y una aplicación de los conocimientos adquiridos en años de experiencia profesional a un nuevo e inmenso “terreno de juego” donde poder dar u ofrecer “algo más“.

Logan 5 y Jessica 6 salieron de su mundo para crear uno nuevo pero descubrieron que lo tenían más cerca de lo que podían imaginar. Sólo debían cambiar su mentalidad, tomar las riendas y aventurarse a ser ellos mismos hasta el fin de sus días.

Estamos siguiendo un nuevo camino.

¿Serán las redes sociales el nuevo “santuario”?

Mira en tu interior.

Jorge Jiménez Suárez