Browsing articles tagged with "experiencia Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Jun 9, 2016

Corporación y transformación digital

Estaba encantado, tenía un asiento en una fila para mí solo, es decir, de ventana y pasillo a la vez. Con la posibilidad de reclinarme sin molestar a la persona que ocupaba el asiento posterior. Con mi pantalla para ver películas, escuchar cualquier tipo de música y conectarme a internet. Una nevera con botellas de agua fría, caramelos y hasta un baño junto a la puerta trasera del autobús por si tenía la necesidad.

….

Seguramente, hacía casi 20 años que no viajaba en autobús. Desde entonces, había decidido que, ir en coche, era mi mejor opción si quería ir a algún destino dentro de la península. Quizá compartir viaje con muchas personas nunca ha sido una de mis preferencias. Quizá me apetece ir mas tranquilo, sin gritos, sin distracciones, pensando en mis cosas, con mi música y, si es necesario, cambiar de ruta o parar cuantas veces quiera.

Por una vez en muchos años no eché de menos conducir mi coche o ir en el coche de un familiar o un amigo. La tranquilidad y la comodidad que me brindó esta alternativa será difícil de olvidar. Probablemente, si tengo que repetir ese viaje lo haga de esta manera.

Viajar así fue un gran acierto, fue una gran experiencia.

corporacion

Ya desde la búsqueda de billetes en internet fue una experiencia agradable por la facilidad de poder encontrar el destino, el día, la hora y el precio mas adecuado. Para mi sorpresa, este último concepto, en algunos horarios, es realmente competitivo. Si a esto le sumamos que, con sólo decir tu nombre e identificarte ante el conductor, ya puedes subir y tomar tu asiento en el autobús, sin billetes, sin papeles.

Eliminamos trámites, eliminamos problemas.

Viajar en autobús puede ser un claro ejemplo de la transformación digital que estamos viviendo. Quizá sea un proceso más ligado a la evolución y a la adaptación de los tiempos, pero si se quiere ser competitivo hay que ponerse al día y digitalizarse. Los nuevos usuarios de autobús, la nueva demanda, así lo exige.

Los cambios más significativos que pude apreciar mejoraron mucho mi percepción de la calidad del servicio. Además de la confianza y la tranquilidad que me transmitieron. Detalles como: la usabilidad de su página web, la sencillez de sus explicaciones on line, la uniformidad de los empleados y conductores, la comodidad del servicio y, por supuesto, el trato, mucho más cercano y afable.

Elementos que distinguen a un gran servicio.

No somos los únicos que apostamos y estamos inmersos en un continuo proceso de transformación digital. Desde hace tiempo, profesionales tan reconocidos como Juan Merodio, nos ponen al día de las novedades dentro de este campo de actuación de las empresas.

Para él, como para nosotros, la transformación digital no sólo es lo que concierne a internet y lo que está relacionado con él. Es la integración de todas las partes y procesos de un negocio en formato digital, es decir, cada departamento o actividad de una empresa deben adquirir elementos digitales para su funcionamiento.

La transformación digital se basará, así, en seis pilares fundamentales:

  • Marketing
  • Publicidad
  • Estrategia
  • Análisis
  • Cartera de negocio o clientes
  • Liderazgo

Tal como podemos ver en el siguiente…

…cuadro de transformación digital:

transformacion-digital

(Imagen del blog de Juan Merodio)

La historia de ALSA, ha sido el ejemplo de evolución, de adaptación y de transformación durante sus más de 100 años de historia. En muchos momentos tuvieron que renunciar y asumir grandes costes con el objetivo de alcanzar un futuro mejor. ALSA, una historia de mejora continua para llegar a ser una gran compañía, una gran corporación del transporte de personas. ¡Enhorabuena!

Para nosotros, a partir de hoy, ALSA será un ejemplo de lo que se debe hacer a la hora de realizar una transformación digital en una empresa. Los pasos dados por esta corporación son para nosotros un ejemplo a mostrar a nuestros clientes. Al igual que ellos, ahondaremos en que el esfuerzo y el sacrificio por cambiar y mejorar, a pesar del coste que nos suponga hacerlo, siempre merecerá la pena. La mayoría de las veces, dejar atrás procesos o equipos que en su día fueron muy válidos y que hoy son obsoletos pueden marcar la diferencia en un mundo lleno de competidores.

Tampoco olvidamos que hay muchas grandes empresas que también han realizado con éxito su transformación digital, pero en este caso, en el ejemplo de hoy, han sabido transmitirlo y compartirlo con sus clientes y usuarios correctamente. En esta pequeña agencia pensamos que…

…debemos llevar la transformación digital a mas personas.

Como dice Alex Rovira: «En la vida, es así en cada momento clave, tenemos que renunciar a una parte de lo que somos para llegar a ser lo que de verdad podemos ser. El cambio no resulta gratuito, desde luego, y únicamente nos alimenta si nos dirige a la transformación.»

¿Estás preparado?

¡Transfórmate!

Jorge Jiménez Suárez

Oct 1, 2015

Se persuasivo, pon a prueba tu capacidad.

Pasé prácticamente un mes en aquella cama del Hospital de la Paz de Madrid.

Tenía las dos piernas colgadas, al igual que el brazo izquierdo. Decían que era la mejor forma de que la ingle izquierda, que tenía rota, soldara bien y no tuviera un lado de la cadera mas alta que otra cuando saliera de allí. Menos mal que no se les ocurrió hacer lo mismo con los brazos…

No podía moverme ni hacer nada por mi mismo. Pero con la única mano que tenía libre podía jugar con los juguetes que me trajeron mis padres y comer algunas veces. Pero, como la mayoría de las veces necesitaba ayuda, tenía que solicitarla a las enfermeras, camilleros y demás niños que venían a jugar conmigo.

Al principio me costó mucho pedirla. Estaba asustado, angustiado y me sentía muy solo. Pero no me quedaba mas remedio, tenía que relacionarme, necesitaba pedir las cosas. Recuerdo que el dolor y la incomodidad me hacían llorar con frecuencia, por lo que casi siempre pedía las cosas con desesperación. Y a pesar de mi situación, al final, la gente se cansa de verte así. Incoscientemente debí entender que tenía que cambiar para que me ayudaran, para que me facilitaran lo que pedía, para que atendieran mis necesidades.

Con el tiempo aprendí a ser más persuasivo.

capacidad

La verdad es que con sólo verme en aquella cama, las personas eran bastante más receptivas y estaban dispuestas a echarme una mano. Yo les contaba quien era y lo que me había pasado. No podía jugar con los demás niños y añoraba la compañía de cualquiera que pasara por mi zona.

Aún me despierto en mi cama muchas veces con la sensación de estar atado de pies y manos. Pero es sólo una jugada de mi imaginación, de mi inconsciente, un mal recuerdo. Aquel accidente y el proceso de recuperación marcaron una huella imborrable en mi vida.

La vida, en sus diversas etapas, nos va poniendo a prueba. Todo lo aprendido y superado se añade a nuestra experiencia. Como en este caso, las personas con el tiempo, adquieren el suficiente «tacto» para saber como pedir las cosas o como pedir ayuda a los demás.

A nivel profesional, cuando han llegado los malos momentos hemos tenido que pedir ayuda, apoyarnos más en otras personas, en otros profesionales o en otras empresas. Hemos tenido que buscar la manera de volver a enganchar con nuestros clientes, con nuestro público a través de otras vías. Hemos tenido que buscar la manera de volver a ser atractivos, resolutivos y de confianza.

Si en algo hemos podido ofrecer ha sido nuestra capacidad de adaptación a los tiempos y a las nuevas tecnologías. Aplicarlas a nuestro trabajo diario como un valor necesario, como algo imprescindible, como un nuevo valor añadido. Algo que ha incrementado nuestra capacidad de persuasión.

Esta oportunidad, en mayor parte, es debido a la evolución y a la necesaria incorporación del marketing digital a nuestra actividad profesional. Gracias a ello, nuestros clientes, encontrarán en nosotros el equipo idóneo para llevar a cabo sus acciones, el conjunto de personas que cumplirán con sus objetivos, el grupo de confianza que tendrá la…

capacidad para saber encajar las piezas y que todo funcione correctamente.

experiencia y capacidad

A pesar de lo mal que lo pasé con aquella experiencia, siempre la recuerdo con mucho cariño. En mi caso, el ejercitar mi capacidad de persuasión fue algo que hasta ese momento no había necesitado aprender, ni utilizar. Me ayudó mucho a superar mis carencias de movilidad. Y aunque fuera a muy pequeña escala…

…de todo se aprende y de todo se debe extraer algo positivo.

La capacidad que desarrollamos las personas cuando carecemos de algunos medios es asombrosa. Desde aquel momento aprendí a valorar todo aquello que había perdido en un momento y lo importante que era cuidar todo lo que había obtenido con tanto esfuerzo en el pasado o lo que otros habían logrado por mí.

En nuestra agencia como en muchas empresas durante estos últimos años hemos sufrido muchos altibajos. Como hemos comentado en muchas ocasiones, quizá el secreto de poder mantener el rumbo ha sido el poder transmitir y aplicar nuestra experiencia, el saber persuadir como sabemos, con lo que somos y con lo que realmente hacemos. No importa lo dura que sea la situación, si somos auténticos seremos persuasivos.

Como decía Ana Diosdado:

«La única manera de persuadir, es decir la verdad«.

¿Hablamos?

Jorge Jiménez Suárez

Jul 23, 2015

Al final todo sale bien, es un misterio.

William miraba el panorama aterrado…

– «Será un desastre» – afirmó.

– «No. Todo saldrá bien» – le contestó Mr. Henslowe.

– «¿Cómo?» – le preguntó de nuevo con ansiedad.

– «No lo sé, es un misterio» – trató de calmarle…

Había sido contratado para escribir una obra en el teatro de Philip Henslowe, pero, después de enterarse de que su amada lo estaba engañando, William, quema su nueva comedia y la comienza de nuevo titulándola: «La tragedia de Romeo y Julieta«.

Pero, sufre el clásico bloqueo de escritor y es incapaz de completar la obra.

Se realizan las primeras pruebas para la selección de los papeles principales y un joven llamado Thomas Kent será el elegido para el papel de Julieta. Kent, es en realidad Viola de Lesseps, la hija de un rico comerciante que anhela actuar. Pero las mujeres tienen prohibido subirse a un escenario, por lo que decide disfrazarse de chico y quedarse con el papel.

William descubre la verdadera identidad de su protagonista. Viola y él, comenzarán un romance secreto apasionado. Inspirado por ella, Shakespeare vuelve a escribir. Ambos saben que su aventura no les llevará muy lejos, los padres de Viola han arreglado su compromiso con Lord Wessex, un aristócrata necesitado de dinero.

La obra, su amor, su gente, todo se iba complicando poco a poco. Una apuesta, otros intereses, una denuncia, un tartamudo, mas sorpresas, muchas peleas, enredos, lucha, dinero, amor… Todo se mezclará dentro y fuera de la obra de William.

¿Logrará tener éxito?

misterio

William se enfrentaba a tantos retos: escribir su obra, tener un teatro donde representar su obra, tener los actores idóneos, hacer que todo funcionara, ganar las 50 libras de su apuesta con Lord Wessex, agradar a la Reina…

Pero, ¿conseguirá William, con su obra, reflejar el verdadero amor?

Se esforzaría por conseguirlo.

¿Cuántas veces la ejecución de una acción trae consigo múltiples objetivos?

No será ni la primera vez en nuestra trayectoria profesional o personal en la que tengamos que depender de circunstancias ajenas a nuestro trabajo. Por mucho que nos esforcemos, trabajemos, planifiquemos y organicemos todo en torno a una clara estrategia, siempre surgirán problemas o incidencias que nos hagan salirnos del guión y nos haga recurrir a la improvisación o a planes alternativos.

¿Cuántas veces nos enfrentamos a momentos similares?

Lo ideal es que las cosas salgan según lo previsto y se haga un trabajo «redondo». Pero para ello, lo importante es cuidar los detalles de principio a fin. Sobre todo en todo lo que concierne al equipo que nos acompaña. Muchas veces, nuestro trabajo dependerá de sus acciones o de sus resultados, y, a pesar de las posibles tensiones de trabajo, debemos apoyarles, darles seguridad y confiar en ellos.

Debemos saber delegar.

Ya tendremos tiempo de retomar el centro de la acción si es necesario, como nuestro protagonista de hoy, que protagonizó su propia obra. Pero debemos asignar y delimitar las funciones y responsabilidades de todos y cada uno de ellos para que todo salga bien.

Y ante todo, si llegan las dificultades, no parar, continuar, mantener la calma, y, sobre todo, no darse nunca por vencido. Debemos comportarnos como si todo fuera realmente bien.

Porque en el fondo lo estamos haciendo bien.

Ahora bien, ¿cuántas veces ante la felicitación de un cliente hemos tenido este pensamiento?

– «Si tú supieras lo que realmente nos ha costado hacerlo realidad…» –

Esta frase quedará y deberá quedar siempre dentro de nosotros, oculta entre una parte más del trabajo, formando parte de nuestra labor, de nuestro conocimiento, de nuestra profesionalidad. Como si fuera un misterio.

todo sale bien

Finalmente, aquel estreno de Romeo y Julieta salió a la perfección. Además de ganarse el apoyo Real, William adquirió más experiencia y más conocimientos. A partir de entonces tuvo una nueva motivación, una nueva razón de ser, una nueva musa, una nueva inspiración.

– «Porque ella será mi heroína de todos los tiempos y su nombre será … Viola». –

Por nuestra parte, sólo nos queda apuntar que, a pesar de las dificultades que se nos presentan a diario debemos seguir luchando, peleando y sufriendo. El esfuerzo merecerá la pena. Nuestros clientes nos lo exigen y apuestan por nuestro trabajo. Somos su esperanza, somos su solución. No lo olvidemos.

Como decía Albert Schweitzer: «Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas».

Al final, sabremos aplicar nuestros conocimientos en su justa medida.

Al final, usaremos nuestra experiencia para controlar la situación.

Al final, todo saldrá bien.

¿Te gusta el misterio?

¡A nosotros sí!

Jorge Jiménez Suárez

Mar 18, 2015

La diferencia, saber analizar.

«Verás Jorge, si tú metes una mosca en una botella vacía, la verás darse golpes contra las paredes y dar vueltas y más vueltas sin parar y sin poder salir…» – me dijo Fernando.

«Hombre, en algún momento acabará saliendo, aunque sea por casualidad, ¿no?» – dije yo.

«Ni por casualidad, acabará rendida en el fondo de la botella» – afirmó con rotundidad.

«Pero si metes a un mosquito, es posible que al principio dé alguna vuelta y se dé algún golpe. Al rato, verás como se posa en la pared del cristal y pasado un rato saldrá volando por la boca de la botella, tan campante.»– continuó con su explicación.

«¿Lo ves Jorge? ¿Ves la diferencia?» – me preguntó con una amplia sonrisa dibujada en su cara.

Habíamos terminado de cenar y estábamos de sobremesa. Charlábamos amigablemente sobre la falta de profesionalidad que hay en muchas empresas y sectores profesionales con los que nos hemos encontrado profesionalmente. Estábamos de acuerdo en que la mayor diferencia entre los buenos y los malos profesionales era su capacidad de poder analizar las situaciones en los momentos precisos.

Fernando tenía razón.

Botella vacía

Es verdad, si queremos saber a lo que nos enfrentamos y lo que debemos hacer, debemos hacerlo, debemos observar, debemos detectar, debemos analizar. Y debemos hacerlo desde varias perspectivas. Desde la más pesimista hasta la más optimista. Y no dejar el análisis sólo para el final, sino en varios momentos del proceso.

Debemos analizar antes, durante y después de actuar.

El primer análisis debemos hacerlo previo a todo, es decir, si vamos a emprender con un nuevo producto o servicio, si vamos a lanzar una nueva campaña sobre un producto ya existente en el mercado, en todos los casos debemos realizar una investigación comercial previa.

Para poder actuar con acierto hay que observar previamente, identificar la tendencia y apostar por la oportunidad que se nos brinda. Al elaborar nuestra estrategia y conformar la hoja de ruta debemos detallar todos los conceptos que debemos abordar para saber cómo actuar en cada momento.

Un segundo análisis se debe realizar a medida que vamos avanzando, para ver si mantenemos el rumbo marcado o si hay desviaciones, estudiarlas para saber cómo reconducirlas o sacar partido de ellas.

Lamentablemente, muchos profesionales están inmersos en la vorágine diaria y trabajan sin parar un momento a analizar su situación actual ni a dónde le dirigen sus acciones. Y lo que es peor, sus superiores o sus colaboradores sólo «se dejan llevar» por la actividad y acaban rendidos sin obtener los resultados propuestos.

Finalmente nos debemos enfrentar al análisis final en base a los resultados obtenidos. Con ello, podremos corregir los errores cometidos y reconducir la situación en el caso de que los resultados sean malos. Y potenciar nuestra actividad e introducir alternativas de mejoras en al caso de obtener buenos resultados.

Saber analizar, pasa por realizar una investigación previa exhaustiva, aplicando todas las herramientas de investigación y análisis que nos brinda internet integrándolas a nuestra experiencia y nuestros conocimientos.

Saber analizar, pasa por tener la capacidad de optimizar y realizar mejoras constantes en nuestras acciones que no nos desvíen de nuestros objetivos.

Saber analizar, pasa por saber estudiar los resultados obtenidos para valorar realmente lo que nos sirve de lo que no nos valdrá en el futuro para afrontar nuevos retos, adaptarnos al entorno y a los continuos cambios.

La capacidad de analizar nos hará mejores profesionales.

Analítica-Web

Fernando, con su dilatada experiencia de más de cincuenta años en una empresa puntera, una vez más, demostraba tener la capacidad de análisis de la situación a la que nos enfrentamos los profesionales en la actualidad. Sólo había dedicado el tiempo suficiente a hacerlo.

En el mundo digital, antes de emprender una campaña, una acción o una empresa, es necesario realizar un buen análisis. Muchas empresas van a la deriva porque ni siquiera han realizado un estudio previo de lo que quieren, de lo que necesitan y cómo conseguirlo. Hacerlo al principio, a mitad del camino y al final, será clave para el éxito de nuestras acciones.

Como dice Rodrigo Fresán: «Un auténtico guerrero siempre debe pensar que va a perder. Analizar las causas de su hipotética derrota y, después, ir neutralizándolas una por una, como quien apaga las velas con las puntas de las manos.»

¿Buscamos la diferencia?

Jorge Jiménez Suárez

Jul 3, 2014

Técnico de marketing, juego controlado.

A medida que avanzaba, más manipulado se sentía.

Era como si algo o alguien dirigiera sus pasos.

Era como si supieran lo que iba a hacer en cada momento.

Nicholas, hombre de negocios y multimillonario, lo tenía todo en su vida o al menos, eso pensaba.

Todo empezó el día de su cumpleaños. Su hermano Conrad le regaló una tarjeta de invitación de CRS, una compañía que «te hace la vida divertida». Lo que le ofrecían era participar voluntariamente en un juego.

Él accedió.

Poco después de abandonar su lugar de trabajo, desde aquel día, empezó a verse envuelto en un incidente tras otro, con la permanente sospecha de que trataban de capturarlo y de que todo parecía estar preparado para que no pudiera escapar.

Cada vez era más difícil salir airoso, y lo peor, cada vez era más peligroso. En su afán por salir adelante, se agarraba a todo lo que tenia lógica para él, aunque, paradójicamente, cada vez se sentía más a la deriva, mas perdido, más acorralado. No entendía como a una persona tan organizada como él le podía estar sobrepasando la situación.

Simplemente, todo formaba parte de un juego. Un juego especialmente diseñado para él.

Técnico de marketing juego controlado

(Imagen de The Game: Polygram Films)

A medida que nuestro protagonista avanza, podemos llegar a anticipar lo que nos espera en la siguiente escena. Al igual que él, tenemos la sensación de que todo está dirigido, controlado y ejecutado con precisión. Han conseguido conocer tanto a Nicholas que no dejan ningún detalle a la casualidad o a la improvisación. Si hay una pequeña desviación, siempre hay un plan B.

¿Qué quieren conseguir con su plan?

Que el futuro sea predictivo.

¿Cuál es su objetivo?

Un cambio, una mejora, un logro, una satisfacción.

Nada muy alejado de lo que nos enfrentamos a diario, ya que a la hora de planificar una acción de marketing digital, gracias a la monitorización y a la analítica, podemos obtener datos y cifras que nos ayuden a controlar las acciones emprendidas. Además de saber identificar las tendencias, conocer el target y realizar un plan estratégico, los datos de análisis y control, harán que podamos reconducir y optimizar la campaña si nos alejamos de los parámetros marcados.

El pasado mes de Mayo, tuvimos la oportunidad de asistir al evento de Iniciativa Pymes en el Palacio del Hielo de Madrid. En el tuvimos el placer de asistir a la ponencia de Rafael Muñiz de RMG Asociados. En el afirmaba, al igual que creemos nosotros, que hay que conocer las tendencias y tener una buena estrategia de marketing si queremos que nuestros negocios prosperen.

Y afirmó:

«El plan de marketing ha muerto.»

Y argumentó: «nadie puede dedicarse a hacer grandes planes de marketing con el entorno cambiante y la inmediatez que requiere el mercado, debemos actuar y planificarnos mediante hojas de ruta. Debemos ser rápidos, ágiles y flexibles. Analizar y extraer los datos para poder identificar rápidamente los cambios y actuar en consecuencia».

La hoja de ruta debe marcar los pasos a seguir en nuestra estrategia de marketing, sabiendo donde está nuestra empresa o la de nuestro cliente y qué debemos hacer para llegar a donde se quiere llegar.

Nos convenció.

Es ahora donde el técnico de marketing entra en escena. Somos nosotros los que conocemos y trabajamos con todas las herramientas del marketing, los que identificamos las tendencias para dirigirnos al cliente, al target, al público objetivo. Para atraerles y hacerles que prueben nuestro juego, se diviertan, disfruten y repitan. Hacer que se convierta en una experiencia inolvidable.

El técnico de marketing es el profesional que controla el juego al que su cliente o su empresa le interesa jugar. Así logrará que el futuro pueda ser predecible y consiga la satisfacción de sus necesidades. Eso sí, con una buena hoja de ruta.

Hoja de ruta

Nicholas estuvo corriendo sin saber por qué, ni cómo, en una trepidante aventura de «supervivencia» personal. A pesar de todos sus esfuerzos no podía prever por dónde vendría el siguiente «mazazo» a su vida, a su estatus. Todo esto estaba muy lejos de su control. Sin saberlo, estaba en manos de unos especialistas muy particulares. Lo que parecía un simple juego se convirtió en una experiencia difícil de olvidar.

Si supiéramos realmente dónde estamos y lo que queremos conseguir, nos sería mucho más fácil planificar una estrategia. Desgraciadamente, en muchas empresas o clientes, esto a veces es muy difícil de saber. El ajustarse a un detallado plan de marketing se hace muy complicado y es mejor ir adaptándose a los cambios y a la evolución. Es mejor configurar una hoja de ruta clara y sencilla, una línea de trabajo que nos permita optimizar nuestras acciones, controlar el juego y saber por dónde continuar nuestro camino cuando todo parezca complicado y sea complicado mantener el rumbo.

Como decía Rafael Muñiz: «Podemos perder o ganar la batalla, pero que no nos cojan desprevenidos«.

¿Jugamos?

Toma el control.

Jorge Jiménez Suárez

May 21, 2014

Analiza la competencia, diferénciate.

– «Obi-Wan no te dijo lo que le pasó a tu padre» – dijo Darth Vader.

– «¡Me dijo lo suficiente! ¡Dijo que tú le mataste!» – gritó Luke.

– «No. Yo soy tu padre«. – Le dijo de nuevo conciliador.

– «¡No, no  es verdad! ¡Es imposible!» – Luke estaba desconcertado.

– «Analiza tu interior, sabes que es cierto…» – Sentenció Vader.

Después de utilizar todo tipo de trucos y artimañas para intentar atrapar a Luke, el caballero negro logró enfrentarse a él atrayéndole a la Ciudad de las Nubes. En el duelo de espadas láser, Luke pierde su mano derecha y Vader le revela la dura realidad y le ofrece unirse a él para derrotar al Emperador, y juntos, gobernar la galaxia.

La sorpresa y la impotencia eran palpables en él.

¿Cómo era posible? ¿Nadie le pudo contar la verdad completa?

Finalmente, Luke Skywalker, no lo puede admitir y escapa saltando al vacío para buscar una nueva oportunidad.

Analiza la competencia 2

El imperio contraataca – 20th Century Fox

Como nos gustaría poder escapar y que alguien nos rescatara después de meter la pata en el trabajo. Son tantas veces las que cometemos errores por falta de información y de conocimiento. Esta escena, una de las más famosas de la historia del cine, se viene repitiendo a menudo en muchos decorados profesionales. Un ejemplo de que los acontecimientos superan al protagonista de la historia por no tener toda la información necesaria para lograr sus objetivos.

¿Qué debemos hacer para evitar esta situación?

Un análisis pormenorizado de la competencia y del mercado en el que trabajamos o trabaja nuestro cliente. Debemos conocer la situación, el mercado al que nos vamos enfrentar, y sobre todo, a la competencia.

¿Cómo debemos hacerlo?

Para realizar un buen estudio de la competencia, lo primero que se debe intentar es estar bien informado, con fuentes fiables y con la utilización de las herramientas correctas de investigación comercial.

¿Qué pretendemos lograr?

Primero y muy importante, saber dónde y con quién competimos o compiten las empresas que depositan su confianza en nosotros. Debemos conocer con quien «nos jugamos los cuartos». Saber cuál es su elemento diferenciador o ganador para poder contrarrestarlo.

Segundo, lograremos detectar oportunidades de negocio o nichos de mercado que podamos explotar allí dónde nuestros competidores no llegan para poder distinguir todos aquellos elementos en los que nos podamos diferenciar. esto último como tercer logro de nuestra investigación.

Por último, el cuarto logro sería poder prever la posible reacción de la competencia, a la que nunca debemos subestimar, porque por eso han llegado hasta donde están. Sin desestimar que hay otro tipo de competidores indirectos que tratarán de ocupar el mismo espacio de mercado con productos o servicios diferentes o sustitutivos. Lo que denominamos la competencia indirecta.

¿Qué debemos evitar?

Si en la mayoría de los casos nos sirve para avanzar en nuestra estrategia, en este caso, fiarse de la intuición o de la primera impresión, puede ser un gran error. Debemos ser exquisitamente rigurosos con el análisis de los datos y de los hechos.

Gracias a todo esto habremos realizado un estudio detallado y fiable del mercado y la competencia.

¿Qué recomendamos?

1. Saber diferenciarnos a través de técnicas de benchmarking, es decir, «hacer que todas las ventajas comparativas de nuestra competencia pasen a formar parte del producto o servicio que ofrecemos.»

2. Tener clara la estrategia y puesta en marcha de las políticas adecuadas en la utilización de las 9 pes del marketing.

3. Apostar por una excelente atención al cliente que convierta nuestro producto o servicio en una experiencia para el usuario o consumidor.

Competitor Analysis

Luke tuvo aceptar la verdad  y utilizarla para poder conocer en todo lo posible a su peor enemigo: su padre. Para poder vencerlo siguió buscando la verdad, analizándolo a él y todo el Imperio. Gracias a ello y al apoyo de sus aliados, su hermana y sus amigos, pudo derrotarle finalmente y restablecer la paz.

La falta de información rigurosa sobre el mercado en el que actuamos y sobre la competencia a la que nos enfrentamos en el día a día produce muchos costes materiales y emocionales. Si intentamos tener éxito en nuestras acciones en un nuevo mercado o en un sector en continua evolución, es preciso realizar un estudio pormenorizado de nuestra competencia, buscar la manera de poder diferenciarnos y saber explotar nuestras ventajas comparativas.

Seguiremos apostando por la investigación comercial, la correcta planificación estratégica y el análisis de los resultados obtenidos.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Abr 2, 2014

Tu formación, tu vocación.

Se había rendido.

Estaba haciendo autostop en aquella carretera de Segovia, para volver a su casa, cuando un coche paró junto a él. El conductor sacando la cabeza por la ventanilla le preguntó:

– «¿Es usted el de la radio?» –

-«No sé, puede ser…» – dijo él.

-«Suba, suba. Está hablando su mujer»-

Entrevistador:

«Si pudiera decirle algo a su marido pensando en que le está escuchando: ¿qué le diría?»

Lina:

«Fidel, si me estás oyendo, que sepas que está toda la gente del pueblo a mi lado, tu familia y tus amigos. Estamos muy orgullosos de ti, por favor, no te rindas, te queremos mucho.»

Sin más, salió del coche dispuesto a terminar de rematar su propósito: pedirle cuentas al Rey.

33_02

Luis Castro, Fidel en el film, era un minero de profesión. Debido a la inactividad de la mina, se quedó en paro y después de meditarlo, decide ir con su familia en busca de un nuevo futuro. Para ello piensa, que la mejor manera de hacerlo, es ir a ver al Rey a Madrid, para solicitarle que se cumpla la Constitución y así poder acceder a un trabajo digno. La minería era la profesión a la que siempre quiso dedicarse, era su vocación, en a la que había volcado todas sus ilusiones, todos sus sueños y el futuro de su familia.

La evolución de un sector de actividad profesional, como es la minería, nos sirve de ejemplo para ver como todas las cosas, con el paso del tiempo, van evolucionando, van cambiando. En tiempos de rápida innovación tecnológica como los que vivimos, los procesos productivos se simplifican, se agilizan, se mejoran. Debemos estar preparados para una continua adaptación para no quedarnos atrás. Si es necesario, debemos reinventarnos.

Hay sectores, empresas y profesiones que mueren cada día por efecto de la evolución. Pero hay otras que mueren por falta de actividad o por la falta de conocimientos o formación de quienes se responsabilizan de ellas. Es importante que para que una empresa prospere todas las personas y equipos que la componen deben estar al día, deben estar actualizados, deben estar formados. Pensemos que, además de motivar a las personas por llevar implícito una mejora profesional, la formación aporta un valor añadido a los trabajadores y a la organización.

Steve Jobs dijo una vez:

«No tiene sentido contratar a gente inteligente para decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan que tenemos que hacer».

Por lo que es importante tener en cuenta que los criterios de rentabilidad de una empresa u organización no deben estar reñidos con la formación. Junto a nosotros debemos tener equipos y personas formadas para que nos indiquen el camino, no para marcharnos a pedirle cuentas a nadie, sino para poder mirar al futuro con profesionalidad y con dignidad.

Y lo más importante, crearlo.

human-dignity

Fidel, aunque equivocado en su planteamiento, siempre mantuvo la esperanza de que su hazaña no cayera en saco roto y sirviera realmente para mejorar las cosas. Por lo que se sabe, encontró otra profesión lejos de su tierra y pudo seguir manteniendo su dignidad y la de su familia. Gracias a su ejemplo muchos otros se atrevieron a emprender otros caminos.

Gente emprendedora y valiente es lo que necesita una sociedad en tiempos duros, en tiempos de cambio, en tiempos de crisis. Nunca sabemos si la idea estaba ya dentro del emprendedor o si fue forzada por las circunstancias. Lo que si sabemos es que todos ellos siempre podrán apoyarse en equipos de trabajo optimistas, serios y colaborativos. Siempre podrán tener a su alcance ese «algo más» necesario para consolidarse y prosperar. Siempre podrán valerse de la formación y los conocimientos adquiridos por su experiencia.

Y así, siempre, podrán trabajar dignamente.

¿Tienes vocación?

#nuncatireslatoalla

 Jorge Jiménez Suárez

Ene 22, 2014

Renuévate, actúa y fascina a tus clientes.

Louis lo había perdido todo, lo que más quería, su mujer, su hijo…

En su desesperación desea ser «liberado» de la vida y se pone a disposición de la muerte. Es atacado por un vampiro, Lestat, que le promete todo, una vida diferente, una vida eterna, una vida sin sufrimiento.

Una nueva vida.

Después de ver el sol por última vez se convierte en vampiro, pero, para sobrevivir tiene que matar, es el precio que debe pagar.

Es el precio de la vida eterna.

Entrevista_con_el_vampiro

(Imagen de «Entrevista con el vampiro», Warner Bros.)

Frecuentemente, cometemos el «error» de aceptar clientes que nos pueden asegurar un volumen de trabajo para poder «estar tranquilos» durante bastante tiempo, clientes que efectivamente nos dan mucho trabajo y que prácticamente requieren una dedicación exclusiva y una disponibilidad a tiempo completo. Este tipo de clientes absorben nuestra actividad y nuestra atención, no dejando tiempo, prácticamente, para atender a otros clientes. Pero lo asumimos, sobre todo en los tiempos que vivimos.

¿Es el precio de la seguridad? No, a la larga, es el precio de la «comodidad«.

Debemos tener claro que mas tarde o más temprano las empresas cierran, se reinventan o se renuevan, los clientes no son para siempre y pueden cambiar de empresas en las que confían. Por lo que no debemos quedarnos atrás, «renovarse o morir», porque llegará el momento en el que tendremos que dejar que la creatividad fluya por nuestra actividad de nuevo. Es muy posible que nos hayamos quedado estancados al hacer siempre el mismo tipo de trabajo, con los mismos clientes, en el mismo sector de actividad.

Es muy posible que hayamos perdido empuje, ideas y creatividad.

Aprovechemos lo que ya hemos hecho para volver a actividades creativas. Recordemos que la formación, el tiempo y la experiencia generan la chispa, generan creatividad, producen ideas. El conocimiento es una fuente de creatividad muy valiosa y muy necesaria para mostrar lo mejor de nosotros mismos. Algo que debemos sacar fuera, para que nos reconozcan, para que nos identifiquen. Hay que volver a «venderse» y hacerlo mejor que antes, ya que la competencia, cada vez es más dura.

Debemos actuar.

plan-de-negocios-2-2

Comienza el año y con él hay que realizar una planificación comercial que abarque gran parte del año y luego mantener las relaciones con los clientes a través de los canales de comunicación. Recordemos que para algunos sectores de actividad la estacionalidad está muy definida y habrá numerosos candidatos a llevarse el trabajo, por lo que, de nuevo, la creatividad será lo que nos diferencie de la competencia, deberá ser la punta de lanza de nuestro plan comercial.

No podemos huir del problema y la ansiedad, que en muchas empresas, produce la ejecución de un plan comercial. Tenemos multitud de herramientas nuevas, gracias a las nuevas tecnologías, para poder tener una toma de contacto con clientes potenciales y lograr que nos conozcan mejor y más rápidamente. Al igual que podemos identificar qué sectores y nichos de mercado son más idóneos de afrontar. Tampoco debemos perder la oportunidad de saber usarlas para estar al día, nuestros clientes así lo exigen y serán muy necesarias para complementar sus acciones de marketing.

Usemos las nuevas tecnologías.

Pero, no debemos cometer el error de pensar que con las simple aplicación de las nueva tecnologías nuestro problema y nuestra labor comercial ya están solucionadas. Tenemos tener claro que las necesidades de comunicación no deben ser un objeto en si mismo. No podemos únicamente interactuar en las redes y potenciar nuestro posicionamiento en internet. Al final, nos «vampiriza» todo el tiempo. Utilizar las redes sociales como única salida es un planteamiento erróneo.

También hay que salir a contarlo.

marketingcloud1

 

Louis siguió huyendo y vagando solo por el resto de la eternidad y Lestat siguió disfrutando de todo aquello a lo que él no se enfrentaba o no era capaz de abarcar.

Hemos comenzado una nuevo año, hemos puesto en orden nuestras cosas, hemos puesto al día nuestra organización, y ahora, debemos enfrentarnos a uno de nuestros grandes retos, generar ventas, generar trabajo, generar actividad. Es el momento de buscar nuevos clientes, nuevos retos profesionales. No podemos estancarnos en hacer lo mismo para los mismos clientes. No podemos ponernos «en fuga» cada vez que oímos algo sobre la realización de labores comerciales. No podemos dejar que la competencia, como Lestat, se quede con todo.

Es la hora de salir, de atender, de compartir y buscar nuevos retos a través del marketing.

Como decía Jay Conrad Levinson: «el marketing es la verdad convertida en algo fascinante«.

¿Lo hacemos contigo?

Jorge Jiménez Suárez

 

Dic 17, 2013

Pon tu estrategia en marcha, busca el compromiso.

Robé el balón en el centro del campo, vi el hueco, no me lo pensé dos veces, le pegué con fuerza.

A pesar de la estirada del portero, la pelota entró abajo, junto al palo izquierdo.

Gol.

¡Toma, toma y toma! – Grité en mi interior.

No sé si por las especiales circunstancias de aquel partido o por seguir el estilo de mi héroe futbolístico del momento, no exterioricé nada. Además nadie gritó, nadie dijo nada, nadie lo celebró. Un silencio gélido reinaba el «patio de arriba» del colegio. Llevábamos 5 minutos de partido y ya ganábamos 2 – 0 al equipo formado por los profesores.

No era la primera vez que jugábamos juntos, llevábamos al menos 7 años jugando en la misma clase, muchísimos partidos de recreo y otros tantos de competición escolar a nuestras espaldas. Nos miramos a la cara en el vestuario. No teníamos nada que comentar, no teníamos nada que decir. Sabíamos lo que teníamos que hacer. Sólo teníamos que hacer «lo de siempre«, salir a jugar y disfrutar.

1725331_w2

Recuerdo que por aquella época, estábamos enganchadísimos al equipo de moda, sus grandes partidos y sus grandes remontadas. Sin saberlo les emulábamos en muchas cosas: su toque, su temple, su elegancia, su estilo. Hablábamos de ellos en todas partes, teníamos sus cromos, las carpetas forradas con fotos de todos, de sus partidos, de sus jugadas, de sus goles. Eran especiales y así lo sentíamos.

Eran una referencia. Estaban en todas las tertulias de radio, en todos los programas de la televisión, en los anuncios. Estaban de moda. Hasta las chicas se aficionaron al fútbol y les perseguían como «las chicas cocodrilo«, de los Hombres G, muy de moda también en aquella época.

En definitiva, generaban admiración, generaban ilusión, generaban pasión, generaban compromiso.

¿Cómo lo hacían? ¿Cuál era su secreto?

Su secreto era «jugar de memoria», se conocían desde hacía muchos años. Y convivían prácticamente a diario, hablaban todos los días. Compartían su conocimiento, compartían su experiencia, vivían su profesión, la mascaban, se apasionaban con ella. Así todos sabían lo que el otro iba a hacer, sabían donde estaban posicionados, cuáles eran sus gustos, cuáles eran sus preferencias. Otra parte muy importante era la calidad de todos ellos y de los que les complementaban en el campo.

Esta debería ser la relación ideal de un equipo de trabajo en una empresa, de una agencia con un cliente, de un proveedor y su fábrica. Si esto es así, con el tiempo se genera confianza, empatía y comprensión, se genera una estrecha relación, un vínculo de complicidad, un compromiso. Y en nuestro mundo, el mundo digital, es muy apreciado, muy valorado.

Podemos afirmar que es esencial.

En redes sociales esto es conocido como «engagement«. Es el objetivo máximo que persigue la estrategia de cualquier empresa que tenga presencia en internet, es decir, generar un nivel de compromiso tan firme con los clientes y usuarios que además de obtener su fidelidad les recomienden y sean los «abanderados» de sus productos. Que cada comunicación entre la marca y sus fans, llegue a la mayor cantidad de personas posible, que sus mensajes incluso se viralicen y convenzan a otros.

No podemos olvidarnos dejar de lado el contenido, este debe ser de calidad. Saber transmitir es necesario y compartir contenidos que generen utilidad y que aporten valor, también lo es. Lo mismo que la gente que nos rodea y complementa, debe estar en sintonía con nuestro mensaje. Deben proyectar esa calidad del mensaje para producir los efectos y objetivos deseados: ROI, mayores ventas, más contactos, etc.

engagement3-4-131Por otro lado, el respeto de unos chavales de 14 años hacia sus profesores del colegio quedaron palpables en el fondo y en la forma. Pero en el terreno de juego no tuvimos piedad. Resultado final, un 23 – 8, que nunca nadie olvidaría. A la mañana siguiente nos sacaron a todos a la pizarra a dar la lección. Tampoco tuvieron clemencia.

Hace 30 años, una generación de futbolistas revolucionó el mundo del fútbol y consiguió generar un compromiso de masas del que muy pocos nos hemos olvidado. Sentaron una base por la que se han logrado una serie de triunfos deportivos antes inalcanzables.

Consiguieron que muchos de nosotros aprendiéramos a luchar por nuestros sueños.

Aún nos quedan muchos sueños por cumplir.

¿Nos comprometemos?

Jorge Jiménez Suárez

Dic 11, 2013

Tu experiencia, tu reputación.

Bar Europa, Velilla de San Antonio.

Diciembre de 1.997.

7:30 h.

3º centígrados bajo cero.

Me disponía a desayunar antes de entrar a trabajar en la sucursal.

La música se oía desde la calle. Empujé la puerta.

– «¡Un cuerno de chocolate y un café con leche para el banquero!» –

Gritaron al verme entrar.

Mientras, seguían cantando:

– «Ven, ven, desátame» –

– «Ven, ven, desátame» –

– «O, bien apriétame más…» –

hqdefault

(Imagen video original de Mónica Naranjo)

Como cada mañana, con el bocadillo, los carajillos, las copas o los botellines en la mano, todos los operarios de aquella constructora solían ponerse a tono antes de que amaneciera y tener que iniciar una dura jornada de trabajo en la construcción. Todos «calentitos» en el bar y cantando al son del video musical de moda.

Me conocían, sabían a qué hora llegaba, dónde trabajaba y lo que me gustaba desayunar, aunque rara vez solía coincidir en el desayuno con ellos. ¿Cómo podían saber tanto de mi, si simplemente les daba el dinero de sus nóminas detrás de la ventanilla del banco todos los días 28 de cada mes?

Recuerdo que la primera vez que vinieron a cobrar, el director me dio las órdenes precisas para poder atenderlos con rapidez y eficacia. Pero no fue como esperábamos, se tardó demasiado tiempo, se pusieron todos nerviosos y alguno se marchó con cara de pocos amigos. Para veces posteriores, el director me ordenó llamar por teléfono a la empresa, con dos días de antelación, para que nos remitieran un listado de los empleados y sus nóminas correspondientes. Así, según llegaban con su cartilla y su carnet de identidad, les iba dando su sobre correspondiente. Gracias a ello, llegué a memorizar todos y cada uno de los empleados de aquella constructora, sus nombres, lo que cobraban y hasta su número de cuenta corriente.

¿Cómo habíamos resuelto aquel problema?

1. Aplicando la experiencia a nuestra estrategia o plan de actuación. En este caso, acatando las órdenes del director de la sucursal. Sus años al frente del banco le capacitaban para poder localizar el problema, analizarlo y resolverlo aplicando experiencias anteriores.

2. Mejorando la experiencia de los usuarios y consumidores. Es decir, calidad de trabajo y búsqueda de la excelencia. Simplemente, haciendo un sobre nominal, el servicio era más cuidado, más amable, más personalizado.

¿Qué consecuencias trajo aquella gestión del problema?

A partir de entonces, la relación empresa – cliente o usuario fue inmejorable, la complicidad era mutua y el boca a boca trajo a nuevos clientes.

Sucursal_de_Caixa_Catalunya_en_Valladolid

(Imagen Caixa Catalunya Valladolid)

A lo largo de los años vamos acumulando vivencias, sensaciones, experiencias. Los diferentes puestos de trabajo u ocupaciones dentro de una empresa o de varias nos amplían el campo de visión en muchas facetas de la vida, así como las obligaciones diarias o familiares. De todo ello aprendemos, de todo ello nos empapamos y con todo ello adquirimos madurez. El saber estar a la altura de las circunstancias, tomar tus propias decisiones, controlar tu vida y ser capaz de salir adelante, nos hace ganarnos un hueco, una mención, un respeto por parte de los demás.

En el mundo profesional no es muy diferente. Cada persona, con su estilo, va dejando huella allí donde trabaja. A medida que pase el tiempo se ganará el respeto de sus compañeros, clientes o proveedores. Unas veces será por el trato, otras veces por una sonrisa, otras su eficacia, otras por su sinceridad o por la confianza que genera. Lo importante es realizar correctamente nuestras funciones y no dejar indiferente a nadie con nuestra labor. Apostar por la calidad de trabajo y no dejar de buscar y proponer soluciones.

La evolución de nuestro trabajo al mundo digital es un camino que comenzó hace más de un año. Nuestra experiencia en internet y en redes sociales se va forjando día a día. Seguimos aprendiendo de los veteranos, de aquellos que crean genialidades, de aquellos que crean marca, de aquellos que generan relaciones o de aquellos que nos mantienen perfectamente informados.

Lo que hemos aprendido de todos ellos y de nuestra experiencia es que, en el mundo digital, valen muchas de las consignas del mundo real. El trato cercano y diario crea el ambiente idóneo para generar beneficios entre personas y empresas. Acciones como conocerse, relacionarse, transmitir, compartir y recomendar, que tradicionalmente forman parte de nuestra educación, en el entorno digital también son necesarios.

experience_id490147_size4001

Todos aquellos obreros, peones, albañiles, buscaron la manera de saber cómo conocerme para poder agradarme y saber lo que me gustaba desayunar. Para mí, la sonrisa de todos ellos fue la mejor recompensa a aquella entrañable etapa de mi experiencia profesional.

En definitiva, todos aquellas personas, usuarios y clientes que nos vamos encontrando a medida que avanzamos nuestro camino, van tomando conciencia de nosotros, de nuestro trabajo, de nuestra identidad, de nuestra reputación. Por lo que seguiremos apostando por la confianza, la sinceridad y la pasión por hacer lo que nos gusta. La experiencia así nos lo impone.

¿Quieres experimentar?

Ven con nosotros.

Jorge Jiménez Suárez

Páginas:12»