Browsing articles tagged with "ilusión Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Mar 3, 2016

Tu empresa, tu proyecto, tu ilusión.

– «Creo que voy a seguir con mi proyecto de empresa yo solo» – le dije.

– «Me alegro mucho hijo» – me contestó sin dejar de mirar el periódico.

-«¿Habías pensado alguna vez que alguno de tus hijos fuera empresario?» – le volví a preguntar.

– «La verdad es que no» – afirmó con ilusión bajando el periódico.

– «Pues ya lo sabes. Voy a continuar con la empresa»- asentí.

Y él, sonrió.

Prácticamente fue de las últimas conversaciones que tuve con mi padre. No es que fueran conversaciones muy largas las que tuvimos, pero todas tenían mucho sentido. No te dejaban indiferente. En aquellos momentos que pasaba con él, no hablábamos mucho, pero cada palabra tenía su peso, tenía su razón. No le gustaba perder el tiempo hablando innecesariamente. Y simplemente, si no tenía ganas de hablar solía responder con expresiones como: quizá, tal vez, mañana, muy bien, bueno, ya veremos o hasta luego si insistía mucho.

Él era así, sabía lo que quería.

Hacía casi un mes que mi socio había decidido abandonar nuestro proyecto, nuestra aventura, nuestra empresa. Yo en aquellos días era «un mar de dudas», no tenía claro que hacer. Aún no tenía la suficiente confianza en mi profesión como para lanzarme a emprender en solitario. Quizá hablar con mi padre en ese momento me dió el último empujón que necesitaba para continuar con la empresa.

Aquello me dio seguridad, me hizo creer.

ilusion

Ahora, ocho años después de aquella conversación con mi padre, miro atrás, y recuerdo con cariño todos estos años tan duros de trabajo en solitario. Y a pesar de lo difícil que es mantener este proyecto, mantengo la misma ilusión que tuve desde el primer día. Tengo confianza en que el esfuerzo sigue mereciendo la pena.

La ilusión puesta en un buen proyecto nunca muere.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de asistir, un año más, al Salón mi empresa de la mano de Creaventure. Como el año anterior, la ilusión puesta por los organizadores, los participantes, los ponentes y por supuesto, las empresas colaboradoras, se hizo notar. Una vez más fue un evento, muy bien organizado, muy bien pensado, muy bien estructurado, muy bien presentado.

El entusiasmo de todas las empresas participantes en los stands del recinto. La expectación en todas y cada una de las salas o espacios destinados a charlas y ponencias. El movimiento de los visitantes de un lugar a otro con interés. Todo el «salón» bullía en una armoniosa actividad.

Los emprendedores, las pymes y las empresas nuevas se mezclaban con las más veteranas. Todas ellas tenían algo que aprender, algo que compartir, algo que enseñar. Era un gran espacio de interactuación tan dinámico como puede ser un hastag en twitter, o un post de Facebook.

Algunos ponentes que hace algunos años eran espectadores en alguna butaca de una presentación, ahora tenían la oportunidad de contar, subidos a un escenario, la experiencia que les había llevado hasta donde ahora están y lo que aprendieron de las ponencias y las charlas de otros emprendedores o empresarios.

Viéndoles a ellos sigo creyendo en mi proyecto.

Aunque parezca difícil hay que mantener el nivel de compromiso, de empuje y de perseverancia todos los días. Nunca sabremos cual será el momento, la chispa o el día que lo cambie todo. Debemos creer en ello.

proyecto hgm Marketing

Aquella sonrisa de mi padre, no exenta de cierta sorpresa, sirvió para disipar las dudas que tenía en ese momento. Al menos, había encontrado el apoyo que en ese momento necesitaba. Nunca pensé que este proyecto, esta aventura, esta empresa, pudiera tener ya, tantos años de vida.

Después de tanto tiempo, las cosas han cambiado considerablemente. Pero lo que nunca debe cambiar son las ganas de hacer las cosas bien, de hacerlas con ilusión, de poner pasión al trabajo, de no perder la oportunidad, de seguir adelante y querer más. Sólo las empresas que mantienen estos principios tiene la confianza suficiente para continuar y tener éxito.

Como decía «el sabio de Hortaleza«: «… ganar, y ganar, y ganar, y volver a ganar, y ganar, y ganar. Eso es el fútbol señores.»

¿Tienes ilusión?

Nosotros también.

Jorge Jiménez Suárez

Nov 26, 2015

Presentarse, mostrarse, complementarse.

Ambos coincidieron en el tren.

Ambos sacaron sus almuerzos.

Sentados frente a frente, uno comía salchichas, el otro, queso.

Se miraron y decidieron compartir la mitad de lo que tenían.

La mezcla les gustó.

Se miraron, sonrieron y gritaron al unísono:

– «¡Harremos salchichas con queso!» – (*)

(*) Con acento alemán.

Es curioso como un sencillo anuncio de salchichas de una conocida marca podía transmitir tanto. La imagen de los tiroleses alemanes tomando su «aburrida» comida en aquel vagón de tren. Su manera de compartir y descubrir que, de su nueva relación, podían obtener tanto beneficio inmediato, nos entusiasmó.

Además nos transmitió varios conceptos con suma facilidad: producto típico alemán, garantía de confianza, algo nuevo, algo divertido, algo sabroso. En definitiva, una nueva relación creada para hacer algo bueno y sorprendente. Algo diferente.

Se presentaron, encajaron y rápidamente se complementaron.complementarse

¿Qué más nos querían comunicar con ese spot? ¿Qué imagen nos querían transmitir? La marca, en este caso, presentaba algo nuevo pero sin perder su esencia. Había buscado nuevas ideas, nuevas alternativas, nuevas tendencias que se adaptaran a su producto, que lo mejoraran, que lo innovaran.

¿Para qué?

Para complementarse con sus clientes

Muchas veces para alcanzar a un público al que no llegamos o para mostrar una cara diferente a nuestros clientes, buscamos novedades, que nos ayuden a crecer, a ser mejores. Para ello debemos recopilar la información que comparten con nosotros en los diferentes canales de interactuación, en puntos de venta y en las redes sociales.

Recordemos: “Ayúdame a ayudarte”

Pero, además,  para que esto ocurra debemos complementarnos nuevamente.

¿Con quién?

Con nuestros proveedores, colaboradores o compañeros de trabajo.

Gracias a la formación continua de todos ellos y nuestra búsqueda de innovaciones, de nuevas ideas, de tendencias, de novedades, podremos presentarnos, conocernos, compartir nuestros conocimientos y generar un proyecto conjunto, una nueva ilusión, un nuevo reto.

“Lo auténtico vende”

Desde nuestra vuelta del paréntesis estival, son muchos los eventos a los que hemos podido asistir. Tres de ellos, han sido de proveedores y colaboradores con los que trabajamos con mayor asiduidad.

El showroom de merchandising y regalo publicitario organizado por FYVAR el pasado mes de Septiembre. El evento de las artes gráficas de CPrint en Octubre y el reciente evento de Packaging en este mes de Noviembre han cubierto, en cierta medida, el trabajo que aún mantenemos con fuerza en el mundo off line.

A muchos de ellos ya les conocemos, les saludamos y les pedimos que nos muestren sus novedades. Con los nuevos nos presentamos y hacemos una primera toma de contacto por si tuviéramos la oportunidad de colaborar en un futuro.

Y es aquí donde se puede encontrar el motivo, el detalle, el resorte que provoque la aparición de la diferencia. Nunca se sabe cuando puede saltar la chispa del ingenio, empezar a hacer rodar una nueva idea y comenzar a poner en marcha una nueva aventura profesional.

Siempre debemos estar abiertos a realizar más actividades a tener más intereses. En definitiva, a dar mejor servicio a nuestros clientes. Por eso, en este tipo de encuentros:

Nos mostramos, nos presentamos y, si surge la chispa, nos complementamos.

presentarse

A pesar de los años que han pasado siempre guardo muy buen recuerdo de ese anuncio publicitario de Oscar Mayer. Y desde entonces, no dejo de decir esa frase con su correcta «entonación» cada vez que se me ocurre una idea. Es una forma divertida y diferente de presentar un nuevo camino que se ha abierto y que puede ser muy bueno en el futuro.

Aunque los que me oyen, rara vez me entienden…

Pase el tiempo que pase nuestras relaciones de confianza se mantienen en el tiempo. El buen trabajo es lo que tiene. Y formar parte de un gran equipo, también.  Al final, la generación de lealtades y de buenas relaciones profesionales serán perfectas para complementarse y llevar a cabo acciones de éxito.

Sirva también esta entrada de hoy como homenaje a todos aquellos colaboradores y proveedores que a diario nos acompañan y que gracias a su esfuerzo y dedicación podemos dar un gran servicio a nuestros clientes. Gracias por estar siempre a nuestro lado.

Sois un gran complemento.

Como dijo Halford Edward Luccock:  “Ninguna persona puede silbar una sinfonía. Hace falta una orquesta para poder interpretarla”.

¿Necesitas presentarte?

Seguro que nos complementamos.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 22, 2015

Renovación, una nueva ilusión.

– «¡Joe!» – llamó desde la puerta Ben.

– «¡Vamos!» – contestó él levantándose rápidamente.

Juntos, andando a paso ligero, se reunieron con Art por el camino con un enérgico:

– «¡Buenos días!» –

– «¡Buenos días!» –

– «¿Habrá alguna droga en esa piscina?» – se preguntan.

– «A lo mejor…» –

Art, Ben y Joe, son tres amigos y compañeros que viven en una residencia para mayores. Todos los días solían colarse en la piscina del vecino para darse un chapuzón. Pero desde el día anterior habían comenzado a experimentar una mejora considerable en todas sus facultades físicas, mentales y emocionales.

¿Qué tenía aquella piscina? No lo sabían, aunque sospechaban que era algo que estaba relacionado con lo que había dentro. El caso es que ya lo habían probado y no querían dejar de tenerlo, no querían perderlo. Esta nueva ilusión les había cambiado la vida. Gracias a ello se sentían mejor, más alegres, más fuertes. Volvían a estar llenos de vida.

Habían cambiado, habían comenzado a experimentar una renovación.

Ilusion renovacion

Quizá el hecho de que dentro de la piscina se albergaran aquellas rocas misteriosas les hiciera revitalizarse. Quizá la ilusión por verse mejor hiciera que contagiasen su entusiasmo a los demás. Quizá la piscina no era más que un pretexto y llevaban oculto dentro de ellos un fuerte deseo de cambiar y que les llevara directamente por el camino de la renovación.

Es cierto, muchas veces rememorar el pasado hace que nos hagamos muchas preguntas y que podamos recordar cómo hemos llegado hasta un punto determinado y por qué ha sido así. Es posible que hayamos olvidado cual era el propósito que teníamos en nuestros proyectos iniciales. Es posible que esta situación provoque un relanzamiento de nuestros proyectos.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir en un evento de reencuentro de antiguos compañeros del colegio. Además tuve la suerte de poder participar en la preparación del mismo. Dado lo peculiar del evento, veinticinco años de nuestra marcha del colegio, supuso un trabajo de organización de más de un mes. Principalmente, para poder localizar a nuestros antiguos compañeros.

A pesar de las dificultades iniciales para localizarlos a través de las amistades y los contactos, las redes sociales y los medios digitales ayudaron a localizar a muchos más de los que hubiésemos podido imaginar. Y por supuesto, las herramientas digitales también ayudaron para poder agilizar el proceso de preparación del evento.

Además de una muy buena planificación, dejaron pocos resquicios a la improvisación y a los errores. El trabajo en equipo y el empuje hicieron el resto para que el reencuentro fuera todo un éxito. Aunque, sin duda, lo que más hizo que funcionara fue el buen ambiente, las ganas de vernos de nuevo y el contagio continuo de ilusión.

Fue una gran empresa, un buen trabajo, que renovó nuestra antigua amistad. Fue un proyecto que dio valor a lo que hacemos, a lo que somos, a nuestras vidas. Es más, «el efecto emoción» ha provocado que casi ninguno quiera perder el contacto a partir de ahora.

Se ha convertido en nuestra piscina particular.

Este momento marcará en todos nosotros un antes y un después. No creo que se olvide nunca este día de reencuentro. Cada vez que hagamos algo en nuestra vida, cada vez que tengamos un proyecto en mente, contaremos con la frescura de haberlo visto como lo veíamos todo hace tantos años.

Quizá, como dice Ouka Leele: «El valor está en la renovación, en volver a mirar con los ojos limpios y puros.»

Es verdad, nada más puro y más limpio que los ojos de un niño para ver la realidad. Como lo fuimos aquellos fantásticos años. Y desde ese día…

…volvimos a ser niños.

renovacion

Cocoon fue una película que nos invitó a soñar, a ilusionarnos, a emocionarnos. También a no perder la esperanza. Da igual el momento de la vida que estemos pasando, en cualquier momento, se puede encender la chispa de la ilusión que nos haga ver las cosas de manera diferente, con otra perspectiva, con más claridad. Prendiéndo así, la llama de la renovación.

Por nuestra parte, sabemos que las oportunidades se pueden producir en cualquier momento, y si surge una, hay que aprovecharla. Cualquier encuentro, evento o celebración pueden ser motivo de revisión de lo aprendido, de nuestra experiencia, de nuestro pasado y que nos animará a afrontar el futuro. Con seguridad, muchos valores y sensaciones que creíamos olvidadas pueden renovarse y regenerar nuetra ilusión.

Como dijo Albert Einstein«La diferencia entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una ilusión persistente.»

¿Necesitas ilusión?

Jorge Jiménez Suárez

Sep 17, 2015

Vuelta al trabajo, nuestro mejor momento.

– «Son las 11:30…» –

– «Son las 11:30…» –

– «Son las 11:30…» –

– «Hora Coca – Cola Light…» –

– «Hora Coca – Cola Light…» –

– «Hora Coca – Cola Light…» –

Una tras otra, se levantaban rápidamente de su puesto de trabajo en dirección a la ventana. Fieles a su cita, se reunían todos los días, a la misma hora y en el mismo lugar, para deleitarse con el espectáculo.

Y al acabar, de nuevo, se citaban para la próxima ocasión:

– «Nos vemos mañana» –

– «A las 11:30» –

El hombre atractivo de la construcción, sin camiseta, disfrutando de su refresco favorito, era la chispa que necesitaban, su cita diaria, su fuente de motivación, su pequeña ilusión. Todas aguardaban con impaciencia el mejor momento del día, no querían perderse ni un solo detalle.

En ese momento, no había nada más importante que disfrutar de su preciada «afición».

Lo necesitaban.

Hora Coca - cola Light

Vuelta al trabajo.

Aunque realmente, no nos hemos ido por nuestros compromisos profesionales, el paréntesis de verano nos ha sentado muy bien. Y aunque nos ha costado coger el ritmo, retomamos nuestra actividad en redes y actualizaciones semanales de nuestro blog. Hemos vuelto.

Como el público femenino del spot de hoy, todos los días, debemos tener una nueva ilusión, o al menos, que se mantenga en el tiempo. En nuestro ámbito personal y profesional. Si en lo personal se está en condiciones, lo más normal es que lo profesional también acompañe, lo más normal es que vaya «sobre ruedas«.

En el aspecto profesional, aceptamos el reto de que nuestro trabajo sea motivo de interés para nuestros clientes, para nuestros compañeros, para nuestros proveedores. Nuestras acciones o nuestra interactuación con ellos debe ser el mejor momento del día, de su jornada de trabajo.

Y al igual que el año pasado, por estas fechas, aducíamos la frase de Cholo Simeone: «si se cree y se trabaja, se puede», este año volvemos a apostar por ello. Pero al igual que el año pasado, para que todo esto funcione y tenga sentido, tenemos que sentirnos acompañados, respaldados, apoyados y reforzados por todos vosotros que nos acompañáis desde hace casi tres años cada semana.

Es cierto…

Os necesitamos.

Y por ello seguiremos presentando las últimas novedades del mundo del marketing. Seguiremos inviertiendo nuestro tiempo en la formación continua. Seguiremos participando en todos los eventos que podamos. Seguiremos compartiendo nuestros sueños, nuestras ilusiones y nuestros proyectos.

Y os lo contaremos aquí, en el blog de los Técnicos de Marketing.

Ya sabéis cuál es nuestro día y nuestra hora.

No faltéis, os esperamos.

Por ser el primer día tampoco nos alargaremos mucho más. Deseamos que el retorno haya sido lo más sencillo y suave posible, y, que ya estéis metidos de lleno en la actividad que os gusta, vuestro buen hacer, vuestro esfuerzo y  vuestra capacidad de trabajo. Porque este es vuestro momento y nuestro momento para generar ilusión.

Es la hora de darlo todo, es la hora de trabajar.

trabajo

El spot de Coca – Cola Light demostró, como un mismo producto, bien trabajado y orientado, podía volver a generar ilusión. Sus resultados se produjeron gracias a la conjunción del talento, el trabajo y el esfuerzo de un equipo profesional por darle la vuelta a un producto que necesitaba relanzarse, que necesitaba acercarse a su target, que necesitaba volver a ilusionar. Y…

Lo consiguieron.

Ya nos gustaría ser como el hombre de la Coca – Cola Light: ser motivo para que otras personas sonrían, disfruten y se ilusionen con tu presencia, con tu opinión o con tu experiencia debe ser algo realmente gratificante. Pero no debemos quedamos ahí, nuestro objetivo debe ser que seamos fuente de inspiración, de seguridad, de confianza y de profesionalidad, para todos aquellos que quieran tener su mejor momento del día junto a nosotros.

Como dice Fernando Trujillo Sanz: «El talento es necesario, pero sin ilusión no se puede llegar realmente lejos».

¿Quieres llegar lejos?

Ven con nosotros, es nuestro trabajo.

Jorge Jiménez Suárez

Dic 24, 2013

Empatiza con tus clientes, hazles tilín.

– ¿Quién es George Bailey? – pregunto Clarence.

– Un hombre que abandona sus sueños para poder ayudar a otros. – respondió San José.

«Ahora mismo, está tan desesperado que está a punto de cometer una locura. Ha decidido suicidarse pensando que vale más muerto que vivo. Cree que su seguro de vida es la única solución a todos sus problemas.»

– Deberás ir a la tierra y ayudarle si quieres ganarte tus alas – le ordenó San José.

hqdefault

George, cuando ya tenia decidido arrojarse por un puente, se da cuenta de que una persona cae delante de él. Ve como se hunde, poco a poco, en las gélidas aguas del río. Olvidando su intención de suicidarse, se lanza al agua y lo salva. Clarence, que así se llama el rescatado, se presenta como su ángel de la guarda. George piensa, que, al ser una persona mayor, está algo senil y no le toma en serio. Mientras charlan y se secan las ropas mojadas, entablan una larga conversación en la que George le confiesa que desearía no haber nacido.

Clarence, su ángel de la guarda, después de meditarlo, se lo concede.

George, cuando regresa al pueblo, prácticamente no reconoce nada, todo ha cambiado.

Ya nada era como él lo conocía.

Entonces, ¿qué había pasado?

Su ángel de la guarda había atendido su petición. Le mostró lo que habría sucedido si no hubiera existido. A George le parecía una locura ver, que, todo por lo que había luchado, había desaparecido, todos los que le habían querido no le reconocían y todo lo que había creado o ayudado a crear, simplemente, nunca había existido.

¿Qué necesitó Clarence para ayudar a George?

Escuchar, entender y dedicarle tiempo. Conocerle bien.

¿Para qué necesitaba conocerlo bien?

Para saber lo que realmente sentía, para saber lo que necesitaba, para ponerse en su lugar, para empatizar con él.

¿Cuál era su objetivo?

Que todo cuenta, para mostrarle el camino, para hacerle ver que siempre hay opciones, que hay solución, que hay esperanza.

empathy-9550064_l

Es posible que conozcamos personas o clientes que, hoy, puedan estar pasando por una situación incierta. Ya sea por una situación excepcional de su vida, como por las malas perspectivas de su negocio o porque no haya sabido adaptarse a los rápidos y continuos cambios que se van produciendo a diario.

Es posible que no hayamos reparado en que para poder ayudarlos es necesario conocerles bien, su trayectoria, sus logros, sus aciertos, sus errores. Como también es necesario saber qué siente, qué pasa por su mente, cuáles son sus inquietudes, cuáles son sus preocupaciones.

Es muy posible que al sentirse apoyado, al sentirse comprendido, al sentirse respaldado, sabiendo que no está sólo, sabiendo que alguien más le acompaña, logre salir adelante.

Es posible que al recordarle las cosas que ha hecho en el pasado y lo que significan, puedan darse cuenta de que todo lo que ha formado parte de su camino hasta ahora, cuenta, es importante y lo seguirá siendo más adelante. Si lo ha hecho bien en el pasado, ¿por qué no habría de hacerlo bien en el futuro?

Es posible que le recordemos que las ganas, el sacrificio y la pasión empleadas en el pasado, siguen siendo garantía de éxito futuro.

Es posible que si le ayudamos a conocer las nuevas herramientas de trabajo y de comunicación se ilusione de nuevo.

Es posible que vea otra realidad y que nunca tire la toalla.

¡Hagamos que esto ocurra!

qbev05

Al final, George se da cuenta de que estaba equivocado, no había apreciado todo lo que había hecho por sus semejantes y por su ciudad. Descubrió que en realidad  era el «hombre más rico de la ciudad«. La vida le devolvía su generosidad.

Del árbol de navidad suena el tintineo de unas campanillas. Anuncian que Clarence ha ganado sus alas.

George, sonríe, guiña un ojo y da las gracias a Clarence.

Para nosotros, la empatía es el camino más corto al entendimiento, a la comprensión y al conocimiento.

El conocimiento es el camino de lo auténtico, de lo genuino, de la generosidad.

La generosidad es el sacrificio y la pasión por lograr hacer el trabajo bien hecho.

El trabajo bien hecho es el camino de la satisfacción, de la felicidad, del éxito.

Por eso queremos ser tu ángel de la guarda. ¿Nos ayudas a conseguir nuestras alas?

¡Tilín, Tilín!

¡Feliz Navidad!

Jorge Jiménez Suárez

 

Dic 17, 2013

Pon tu estrategia en marcha, busca el compromiso.

Robé el balón en el centro del campo, vi el hueco, no me lo pensé dos veces, le pegué con fuerza.

A pesar de la estirada del portero, la pelota entró abajo, junto al palo izquierdo.

Gol.

¡Toma, toma y toma! – Grité en mi interior.

No sé si por las especiales circunstancias de aquel partido o por seguir el estilo de mi héroe futbolístico del momento, no exterioricé nada. Además nadie gritó, nadie dijo nada, nadie lo celebró. Un silencio gélido reinaba el «patio de arriba» del colegio. Llevábamos 5 minutos de partido y ya ganábamos 2 – 0 al equipo formado por los profesores.

No era la primera vez que jugábamos juntos, llevábamos al menos 7 años jugando en la misma clase, muchísimos partidos de recreo y otros tantos de competición escolar a nuestras espaldas. Nos miramos a la cara en el vestuario. No teníamos nada que comentar, no teníamos nada que decir. Sabíamos lo que teníamos que hacer. Sólo teníamos que hacer «lo de siempre«, salir a jugar y disfrutar.

1725331_w2

Recuerdo que por aquella época, estábamos enganchadísimos al equipo de moda, sus grandes partidos y sus grandes remontadas. Sin saberlo les emulábamos en muchas cosas: su toque, su temple, su elegancia, su estilo. Hablábamos de ellos en todas partes, teníamos sus cromos, las carpetas forradas con fotos de todos, de sus partidos, de sus jugadas, de sus goles. Eran especiales y así lo sentíamos.

Eran una referencia. Estaban en todas las tertulias de radio, en todos los programas de la televisión, en los anuncios. Estaban de moda. Hasta las chicas se aficionaron al fútbol y les perseguían como «las chicas cocodrilo«, de los Hombres G, muy de moda también en aquella época.

En definitiva, generaban admiración, generaban ilusión, generaban pasión, generaban compromiso.

¿Cómo lo hacían? ¿Cuál era su secreto?

Su secreto era «jugar de memoria», se conocían desde hacía muchos años. Y convivían prácticamente a diario, hablaban todos los días. Compartían su conocimiento, compartían su experiencia, vivían su profesión, la mascaban, se apasionaban con ella. Así todos sabían lo que el otro iba a hacer, sabían donde estaban posicionados, cuáles eran sus gustos, cuáles eran sus preferencias. Otra parte muy importante era la calidad de todos ellos y de los que les complementaban en el campo.

Esta debería ser la relación ideal de un equipo de trabajo en una empresa, de una agencia con un cliente, de un proveedor y su fábrica. Si esto es así, con el tiempo se genera confianza, empatía y comprensión, se genera una estrecha relación, un vínculo de complicidad, un compromiso. Y en nuestro mundo, el mundo digital, es muy apreciado, muy valorado.

Podemos afirmar que es esencial.

En redes sociales esto es conocido como «engagement«. Es el objetivo máximo que persigue la estrategia de cualquier empresa que tenga presencia en internet, es decir, generar un nivel de compromiso tan firme con los clientes y usuarios que además de obtener su fidelidad les recomienden y sean los «abanderados» de sus productos. Que cada comunicación entre la marca y sus fans, llegue a la mayor cantidad de personas posible, que sus mensajes incluso se viralicen y convenzan a otros.

No podemos olvidarnos dejar de lado el contenido, este debe ser de calidad. Saber transmitir es necesario y compartir contenidos que generen utilidad y que aporten valor, también lo es. Lo mismo que la gente que nos rodea y complementa, debe estar en sintonía con nuestro mensaje. Deben proyectar esa calidad del mensaje para producir los efectos y objetivos deseados: ROI, mayores ventas, más contactos, etc.

engagement3-4-131Por otro lado, el respeto de unos chavales de 14 años hacia sus profesores del colegio quedaron palpables en el fondo y en la forma. Pero en el terreno de juego no tuvimos piedad. Resultado final, un 23 – 8, que nunca nadie olvidaría. A la mañana siguiente nos sacaron a todos a la pizarra a dar la lección. Tampoco tuvieron clemencia.

Hace 30 años, una generación de futbolistas revolucionó el mundo del fútbol y consiguió generar un compromiso de masas del que muy pocos nos hemos olvidado. Sentaron una base por la que se han logrado una serie de triunfos deportivos antes inalcanzables.

Consiguieron que muchos de nosotros aprendiéramos a luchar por nuestros sueños.

Aún nos quedan muchos sueños por cumplir.

¿Nos comprometemos?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 15, 2013

Sé constante y muestra tus cualidades.

¡Maldita sea cocinero! ¡Mueve el culo! ¡Quiero mis doce!

¡Nueve! Un buzo de la marina no es un hombre de combate es un experto en salvamento.

¡Diez! Si se pierde algo lo encuentra y si se hunde vuelve a reflotarlo… y si estorba lo mueve.

¡Once! Con suerte, morirá joven a 60 metros de la superficie y eso será lo mas cerca que estará de convertirse en un héroe.

¡Coño! ¡No sé por qué alguien quisiera ser un buzo de la Marina!

Y ahora, ¡preséntese en esta línea, cocinero!

Billy Sunday era el instructor jefe de los buzos de la Marina norteamericana, a pesar de haberle hecho la vida imposible a Carl Brashear, analizó su comportamiento del pasado y subsanó su error apoyándolo y jaleándolo en el momento más crítico de su vida. Este fue el final de los doce agónicos pasos necesarios para que Carl fuera restituido en su puesto de buzo de la Marina.

Son contadas la ocasiones en las que nos paramos a pensar por qué un cliente ha dejado de trabajar con nosotros o por qué después de una reunión con un posible cliente no nos han elegido para desempeñarlo. Seguramente se nos ocurrirían muchas cosas a cerca del entorno, la competencia, el tipo de trabajo, el presupuesto y las personas con las que negociamos. Pero debemos tener en cuenta que cuando alguien analiza nuestro oferta de trabajo o nuestra oferta de colaboración profesional, lo primero en lo que se fija es en la persona o personas que van realizarlo.

¿Qué esperan de nosotros? ¿Qué cualidades debemos cumplir para llevar a cabo lo que necesitan? ¿Qué debemos ofrecerles?

1. Atención. No dejar de prestársela, fijarnos en todo, cada detalle cuenta. Conocerles, cuanto más mejor. No dejarle sólo, que no se sienta abandonado ni desamparado. Ofrecerle comprensión.

2. Confianza. Al estrechar nuestra relación, al estar muy pendiente de él, conoceremos sus puntos de vista y sabrá que estamos en sintonía con sus pensamientos y necesidades. No fallar genera confianza, cumplir con lo que se nos pide también lo hace.

3. Sinceridad. Decir y expresar lo que realmente pensamos que está bien o está mal, aunque sea incómodo. Si no somos capaces de decir la verdad, no seremos capaces de realizar un buen trabajo. Lo políticamente correcto y el «buenismo» es perjudicial a largo plazo. Ser auténtico vende, no lo olvidemos.

4. Honestidad, siempre con la verdad por delante, no dejar de contar lo que le beneficia y lo que le perjudica al cliente. Hacer lo posible por lograr los objetivos propuestos pero sin «saltarnos las reglas» y evitar pensar en ello como una opción. Nunca jugar sucio.

5. Experiencia. Demostrar con hechos palpables que nos hemos «curtido en mil batallas» y hemos sabido saborear los triunfos, aprender de las derrotas y lamernos las heridas. Sabemos cuando hay que avanzar y cuando hay que dosificar los esfuerzos. Nunca parar.

6. Consejo. Somos capaces de analizar la situación, empatizar con el cliente y saber hacerle las recomendaciones oportunas y necesarias.

7. Apoyo, estamos con él, sabemos lo que le pasa y lo que necesita, ¿en quién se va a apoyar mejor que en nosotros? Le acompañamos y le sustentamos. Le comprendemos. Aligeramos su carga.

8. Ilusión, con todo lo que sabemos somos capaces de crear, planificar y ejecutar estrategias que le ilusionen o que se la devuelvan.

9. Entusiasmo, cuando se tiene ilusión y se crean buenas bases de proyecto, con pocos resultados positivos, se genera el entusiasmo necesario. «Es el placer de hacer las cosas bien hechas».

10. Eficiencia, por supuesto, debemos ser eficientes, debemos realizar nuestro trabajo eficazmente en el menor tiempo posible. Debemos buscar la excelencia.

11. Capacidad de improvisación, una cualidad que muy pocos tienen cuando no todo sale «redondo» y hay que hacer lo posible por cumplir. Nada mejor que convertir un problema en una oportunidad.

12. Pasión, transmitir a un cliente nuestro esfuerzo, nuestro empuje, nuestra constancia, nuestra pasión, son garantía de éxito. No nos rendimos ni tiramos la toalla. Vamos hasta el final.

Carl Brashear demostró que era capaz de seguir desempeñando su profesión y podía seguir enfrentándose a la vida que había elegido. Demostraba que todo su esfuerzo y sufrimiento había merecido la pena. Consiguió que todos los obstáculos de su camino no le impidieran dejarle continuar con sus aspiraciones y que todos ellos formaran parte de su prestigio.

Con estos doce pasos se ganó el respeto y la admiración de la sala, de sus compañeros y de su familia.

Con nuestras doce cualidades seremos capaces de ganarnos la confianza de nuestros clientes.

¿Crees?

Se constante.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 8, 2013

Involucra a tu gente, ilumina el camino.

Descolgaba el teléfono y rápidamente les tenía en el bote…

– «Agencia de detectives Luz de Luna

– … propiedades perdidas o robadas son nuestra especialidad, nosotros lo investigamos…

– …si le roban les seguimos, si extravían algo lo encontramos…

– …ningún trabajo es muy grande ni muy pequeño, trabajamos para complacerlos a todos…

– …tenemos licencia en regla y aceptamos su tarjeta de crédito, ¿en qué puedo ayudarle?»

Enganchaba, así, con un cliente fuera del tipo que fuera sin que se sintiera excluido.

Como cada día, Agnes Topisto, mientras atendía el teléfono, les veía entrar en sus respectivos despachos con el correspondiente portazo a sus espaladas. Maddie Hayes y David Addison, dirigían la agencia de detectives «Luz Azul«, y a pesar de sus diferencias y las continuas discusiones, ambos, hacían que Agnes, su secretaria, se sintiera orgullosa de su trabajo, disfrutara con él y estuviera involucrada en el destino de la agencia.

Ambos socios, habían convertido un problema en una oportunidad y con ello conseguían mantener un espíritu de trabajo en equipo de toda la agencia, haciendo manar de ellos una tremenda generosidad en su esfuerzo por hacer bien su trabajo, por buscar la excelencia, por dar algo más a la cadena de valor, calidad de trabajo y generar entusiasmo.

En esta época del año nos encontramos frente a un trimestre duro de trabajo y de fuertes dudas. La incertidumbre sobre el futuro la podemos disipar utilizando técnicas de investigación comercial y contrastar resultados anteriores con herramientas de analítica. Con ambas herramientas actuaremos sobre seguro para poder trazar una nueva estrategia, pero, en lo que no podemos bajar el pistón es en el empuje comercial, nunca debemos dejar de ofrecer.

La labor comercial, esa acción que se nos hace cuesta arriba, la que la mayoría de las personas de una organización procura rehuir y curiosamente la gestión comercial es uno de los perfiles más demandados en la actualidad. Somos conscientes de que necesitamos una cara visible que venda nuestros productos o servicios. Lo que no somos conscientes es que todas nuestras acciones en una empresa, todas las conversaciones de internet, el trato a los clientes, el cuidado de los proveedores y todas las actividades que forman parte de nuestra cadena de valor, son ventas futuras si se hacen bien.

Destaquemos que, toda acción, sonrisa, gesto o comentario, vende. Todo lo que refleja la imagen corporativa de una organización, vende. Toda cabeza visible de la empresa, vende. Con su presencia, con su trato, con su manera de hablar, con todo. Todo refleja una forma de ser, una forma de entender un negocio, una empresa, una firma, una identidad. Todos los componentes de una corporación, con su estilo, venden.

¿Por qué? Porque están involucrados.

¿Por quién? Por la política de actuación de la empresa y la transmisión de la misma de sus líderes.

¿Cómo? Generando entusiasmo e ilusión.

¿Cuál es su objetivo? La satisfacción del cliente, su felicidad.

En el pasado encuentro de Hemesic, Gonzalo Errejón Presidente del ABM Rexel, afirmó:

– «Todos somos fuerza de ventas» – Y tenía razón.

La agencia de detectives Luz azul, mas conocida por Luz de Luna, fue una de las mas famosas series de detectives de televisión.

Todo un éxito comercial.

Desde aquí, pensamos que una sonrisa, es el mejor feed back que podemos obtener de un cliente.

¿Vendemos?

Jorge Jiménez Suárez

 

Sep 24, 2013

Aprende, se intrépido y crea tu camino.

Había rebasado todos los límites a pesar de tenerlo todo al alcance de su mano. Acostumbrado a conseguirlo todo sin el mayor esfuerzo, ahora, se veía sin nada, sólo, víctima de las burlas de los marineros, en aquel barco, desamparado, sin saber cuando volvería a su casa, cuando encontraría un rostro amigable, cuando las cosas volverían a ser como antes.

Después de su última travesura, su padre, había optado por sacarlo de aquel espléndido colegio para que le acompañara de viaje en barco para atender sus negocios. La fortuna o el infortunio le hizo caer por la borda y ser recogido por un barco pesquero. Allí, Manuel, un recio pescador, le enseñaría a valorar lo dura que es la vida y el esfuerzo necesario para poder llevar a cabo las acciones necesarias para que todas aquellas esperanzas, todas aquellas ilusiones y todo aquello que nos proponemos en nuestro camino, se cumpla.

Todos los días conocemos casos de empresas que tenían un negocio próspero o, al menos, eso aparentaban. Empresas que parecían solventes. Pero que en los últimos tiempos, se están viendo forzadas a cerrar. Bien porque no han sabido adaptarse a las nuevas tendencias y las nuevas tecnologías. Bien porque no estaban tan bien organizadas y gestionadas como parecía. Para muchos, trabajar o ser cliente de estas empresas, en un principio, era fácil, y con el tiempo se ha convertido en una pesadilla. Son empresas que no han logrado encontrar su sitio ni enderezar el rumbo y lo que es peor, han arrastrado a muchos otros.

Recientemente, he tenido el inmenso placer de que un amigo me mostrara un video de la presentación de Ricardo Lop contando lo que ha sido su aventura profesional de Aceros Hispania. En él, de una manera clara, nos marca unas pautas muy sencillas a la hora de ponernos en el camino correcto para lograr salir adelante con una empresa que se apoya, opera y trabaja con las herramientas que nos brinda internet.

Destacan varias pautas a seguir:

1. Para comenzar una buena dosis de ganas, ilusión y constancia.

2. Después, dejar a un lado barreras invisibles como el miedo a vender en cualquier parte del mundo.

3. Orientar o apoyar la actividad del negocio a internet, resaltando la usabilidad de la web, además de traducirla en todos los idiomas posibles, simplificar al máximo los datos necesarios para realizar una venta, y, por supuesto, dar las mayores facilidades de pago.

4. Agilizar y atender rápidamente al cliente. Los clientes, sean de donde sean, tienen una necesidad y quieren comprar. Si se tarda en exceso se marchan a la competencia.

Aunque los anteriores aspectos son importantes, destacamos que en las labores de marketing digital, el posicionamiento natural o SEO, no han invertido dinero para que sean los primeros en estar localizados por los buscadores de internet.

¿Cómo lo han conseguido?

Aportando contenidos de calidad a su web, a su blog, a las redes sociales, e incluso, haciendo campañas de viralidad entre sus seguidores. Algo realmente para descubrirse.

¿Qué les hizo plantearse todo esto?

Ver que sus negocios iban de cabeza a la desaparición, por lo que decidieron reinventarse, adaptándose al mercado y las nuevas tecnologías.

Nosotros, aunque no lo digan expresamente apostamos a que hay, además, una gran dosis de cariño y afecto por su producto y por sus clientes.

Si no te gusta lo que vendes y a quién se lo vendes, es imposible que tu empresa funcione.

Harvey vivía en un mundo complejo y enmarañado, la experiencia vivida en el mar le hizo darse cuenta de que con pocas cosas podría ser mejor, ser más eficiente y hacer felices a los demás. Manuel muere, pero deja en él una huella imborrable. Su padre nunca podrá agradecer lo suficiente que alguien pusiera a su hijo en el camino correcto.

Ricardo Lop como diría un amigo mío, «nos pone los pies en la tierra» y nos demuestra que con muy poco, pero con las ideas muy claras, se puede hacer mucho.

Nosotros, seguimos apostando por la pasión de hacer lo que nos gusta.

¿Te unes al camino?

Se intrépido.

Jorge Jiménez Suárez

Sep 15, 2013

Retorno al trabajo, regreso al futuro.

Y el condensador de fluzo… ¡Fluzeando!

Acelerando al máximo, el DeLorean DMC-12 se desplazaba a la máxima velocidad con rumbo a su destino: regresar al futuro.

Marty McFly, al viajar accidentalmente en el tiempo, había alterado, sin querer, los acontecimientos del pasado y debía arreglar lo que había cambiado para que las consecuencias futuras fueran lo menos impactante posibles. Estaba en juego su propia existencia. Paso a paso, momento a momento, logra reconstruir todas las fases del pasado tal como ocurrieron para no errar y cumplir con éxito su objetivo. Gracias a la ayuda de su amigo Doc, conseguirá, incluso, retocar lo suficiente el pasado como para mejorar sustancialmente el futuro de su familia.

Retorno al trabajo, regreso al futuro 1

(Imagen: «Regreso al futuro» – Universal Pictures)

No mentiríamos, si afirmáramos, que pertenecemos al grupo de personas que siempre ha deseado poder realizar viajes a través del tiempo.

Dejándonos llevar un momento por la imaginación, si pudiéramos viajar al futuro, ¿qué nos gustaría ver? Por el contrario, si pudiésemos viajar al pasado, ¿qué cambiaríamos?

Nuestro paréntesis de mes y medio en este blog ahora parece un instante, pero podría ser el equivalente a un viaje al futuro.

¿Ha cambiado algo en este tiempo? ¿Lo llegamos a percibir? Lo único que sabemos es que todo aquello que realizamos en el pasado lo podemos analizar, corregir y mejorar. Nos referimos, lógicamente, al mundo digital y tenemos suficientes herramientas para poder hacerlo. Intenet y las nuevas tecnologías nos proveen.

Comienza un nuevo curso y desde nuestra perspectiva, esperamos una temporada de continua mejora, de muchos avances y de increíbles novedades que nos harán mucho más fácil nuestra labor, y, por lo tanto, un incremento de calidad de nuestro trabajo, que repercutirá en una mejor atención y servicio a nuestros clientes.

Este año, nuestro caballo de batalla, será la estrategia on line, fuertemente apoyada por las técnicas de SEO, fuertemente reforzada por campañas permanentes de marketing relacional y fuertemente respaldada por una constante y exhaustiva labor de analítica.

¿Por qué?

Porque el mundo cambia, los gustos cambian, los mercados evolucionan y se adaptan rápidamente a las nuevas tendencias. No podemos quedarnos al margen. La competencia es más dura cada día y lo que parece un negocio sólido, en poco tiempo puede quedar obsoleto. Por lo que debemos, planificar, actuar, analizar y mejorar en plazos cada vez más cortos.

Retorno al trabajo, regreso al futuro 2

Por supuesto, no dejamos de lado la ilusión renovada y las ganas por afrontar nuevos retos y aventuras profesionales. Al igual que no dejamos de lado la pasión por lo que nos gusta hacer, el trabajo bien hecho y la satisfacción de nuestros clientes. Tampoco nos olvidamos de ninguno de todos vosotros que nos seguís desde que comenzamos esta maravillosa aventura llamada hgm Marketing -Publicidad. No nos olvidamos de vosotros: familia, amigos, fans, compañeros, colaboradores, proveedores y, por supuesto, nuestros clientes, sin cuya confianza esto no sería posible.

Sed todos bienvenidos a nuestro blog, vuestro blog, si así lo preferís.

Y, como decía Peter Drucker:

– «La mejor manera de predecir el futuro, es crearlo» –

Tenemos ganas de regresar al futuro.

¡Ven con nosotros!

Jorge Jiménez Suárez

Páginas:12»