Browsing articles tagged with "información Archives - hgm Marketing - Publicidad"
May 21, 2014

Analiza la competencia, diferénciate.

– “Obi-Wan no te dijo lo que le pasó a tu padre” – dijo Darth Vader.

– “¡Me dijo lo suficiente! ¡Dijo que tú le mataste!” – gritó Luke.

– No. Yo soy tu padre“. – Le dijo de nuevo conciliador.

– “¡No, no  es verdad! ¡Es imposible!” – Luke estaba desconcertado.

– “Analiza tu interior, sabes que es cierto…” – Sentenció Vader.

Después de utilizar todo tipo de trucos y artimañas para intentar atrapar a Luke, el caballero negro logró enfrentarse a él atrayéndole a la Ciudad de las Nubes. En el duelo de espadas láser, Luke pierde su mano derecha y Vader le revela la dura realidad y le ofrece unirse a él para derrotar al Emperador, y juntos, gobernar la galaxia.

La sorpresa y la impotencia eran palpables en él.

¿Cómo era posible? ¿Nadie le pudo contar la verdad completa?

Finalmente, Luke Skywalker, no lo puede admitir y escapa saltando al vacío para buscar una nueva oportunidad.

Analiza la competencia 2

El imperio contraataca – 20th Century Fox

Como nos gustaría poder escapar y que alguien nos rescatara después de meter la pata en el trabajo. Son tantas veces las que cometemos errores por falta de información y de conocimiento. Esta escena, una de las más famosas de la historia del cine, se viene repitiendo a menudo en muchos decorados profesionales. Un ejemplo de que los acontecimientos superan al protagonista de la historia por no tener toda la información necesaria para lograr sus objetivos.

¿Qué debemos hacer para evitar esta situación?

Un análisis pormenorizado de la competencia y del mercado en el que trabajamos o trabaja nuestro cliente. Debemos conocer la situación, el mercado al que nos vamos enfrentar, y sobre todo, a la competencia.

¿Cómo debemos hacerlo?

Para realizar un buen estudio de la competencia, lo primero que se debe intentar es estar bien informado, con fuentes fiables y con la utilización de las herramientas correctas de investigación comercial.

¿Qué pretendemos lograr?

Primero y muy importante, saber dónde y con quién competimos o compiten las empresas que depositan su confianza en nosotros. Debemos conocer con quien “nos jugamos los cuartos”. Saber cuál es su elemento diferenciador o ganador para poder contrarrestarlo.

Segundo, lograremos detectar oportunidades de negocio o nichos de mercado que podamos explotar allí dónde nuestros competidores no llegan para poder distinguir todos aquellos elementos en los que nos podamos diferenciar. esto último como tercer logro de nuestra investigación.

Por último, el cuarto logro sería poder prever la posible reacción de la competencia, a la que nunca debemos subestimar, porque por eso han llegado hasta donde están. Sin desestimar que hay otro tipo de competidores indirectos que tratarán de ocupar el mismo espacio de mercado con productos o servicios diferentes o sustitutivos. Lo que denominamos la competencia indirecta.

¿Qué debemos evitar?

Si en la mayoría de los casos nos sirve para avanzar en nuestra estrategia, en este caso, fiarse de la intuición o de la primera impresión, puede ser un gran error. Debemos ser exquisitamente rigurosos con el análisis de los datos y de los hechos.

Gracias a todo esto habremos realizado un estudio detallado y fiable del mercado y la competencia.

¿Qué recomendamos?

1. Saber diferenciarnos a través de técnicas de benchmarking, es decir, “hacer que todas las ventajas comparativas de nuestra competencia pasen a formar parte del producto o servicio que ofrecemos.”

2. Tener clara la estrategia y puesta en marcha de las políticas adecuadas en la utilización de las 9 pes del marketing.

3. Apostar por una excelente atención al cliente que convierta nuestro producto o servicio en una experiencia para el usuario o consumidor.

Competitor Analysis

Luke tuvo aceptar la verdad  y utilizarla para poder conocer en todo lo posible a su peor enemigo: su padre. Para poder vencerlo siguió buscando la verdad, analizándolo a él y todo el Imperio. Gracias a ello y al apoyo de sus aliados, su hermana y sus amigos, pudo derrotarle finalmente y restablecer la paz.

La falta de información rigurosa sobre el mercado en el que actuamos y sobre la competencia a la que nos enfrentamos en el día a día produce muchos costes materiales y emocionales. Si intentamos tener éxito en nuestras acciones en un nuevo mercado o en un sector en continua evolución, es preciso realizar un estudio pormenorizado de nuestra competencia, buscar la manera de poder diferenciarnos y saber explotar nuestras ventajas comparativas.

Seguiremos apostando por la investigación comercial, la correcta planificación estratégica y el análisis de los resultados obtenidos.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 1, 2013

Conoce a tus clientes, predice el futuro.

Él, había visto cumplido su deseo, ser mayor.

MacMillan, el dueño de la juguetería, quería seguir siendo niño dentro de un cuerpo adulto.

Sin saberlo, el destino les había unido. Por fin un empleado suyo, aunque fuera de la sección de informática, le decía lo que realmente pensaba sobre todos y cada uno de los juguetes del centro comercial. Dando un paseo, fueron describiendo y hablando de todos ellos. El flujo de información y de opinión de primera mano dada por “su empleado” no dejaba de sorprenderle. Él también veía cumplido un sueño. Y además, estaba seguro de que esta información iba a ser muy valiosa para el futuro del negocio.

¿Qué haríamos por tener una información tan certera del gusto de nuestros clientes? ¿Cómo podríamos tener a nuestro alcance todo tipo de datos sobre nuestro público objetivo? ¿Qué daríamos a cambio de obtener los mejores datos a cerca sus preferencias de compra? ¿Cómo podríamos beneficiarnos de ellos y utilizarlos para mejorar nuestras ventas?

A través de técnicas de CRM.

Y, ¿qué es el CRM?

Ni más ni menos que Customer Relationship Management. Ese término o palabra que mucha gente dice con mucha soltura, pero que muy pocos saben a qué se refieren.

A nivel general, podemos definirlo como la implantación de una política o forma de actuar de una empresa u organización en base al conocimiento de los gustos del cliente y todos los datos relevantes que tenemos de ellos y que influyen en la venta de un producto o servicio, como por ejemplo: zona demográfica, nivel de renta, propiedades, unidad familiar, etc.

Pero, ¿cómo conocemos o tenemos acceso a esos datos?

Antiguamente, se invertían grandes cantidades de dinero para hacer encuestas de población o se compraban bases de datos elaboradas por organismos oficiales como el INI, el Censo, Cámara de Comercio o bases de datos privadas como las de Páginas Amarillas o QDQ. Ahora es el propio negocio el que interactúa con los clientes y a la mínima oportunidad que tiene, obtiene de ellos y con su consentimiento, la mayor cantidad de datos posibles.

¿Dónde los obtenemos?

En el propio establecimiento, en las relaciones de los empleados y los clientes o desde hace algún tiempo, a través de las redes sociales. Aunque también se pueden adquirir en empresas privadas y organismos oficiales, siempre que se cumpla con la LOPD.

Toda esta recopilación de datos las incluirá en unas tablas, cuadros o programas informáticos para poder segmentar con mayor acierto su mercado y facilitar la venta. Los clientes saben lo que quieren y lo transmiten a la empresa, que simplemente, debe ponérselo al alcance de su mano.

Esta es otra acepción también válida del concepto de CRM, algo muy importante para el Busines Intelligence (BI) que se encargará de analizarlos y utilizarlos en beneficio del cliente y de la empresa.  Su derivación en redes sociales se conoce como SBI: Social Business Intelligence, cada día más usado en el entorno de interactuación y donde todo es medible.

La semana pasada tuvimos la oportunidad de asistir al encuentro #MKPrecision de la mano de MarketingDirecto.com y el patrocinio de Axesor. En él tuvimos la suerte de conocer de primera mano todas las últimas tendencias del CRM, el geo-marketing y el geo-posicionamiento.

En dicho encuentro, Manuel del Pino nos dejó una idea bastante clara: “El business intelligence no sirve sólo para analizar, sino también para predecir”.

Mr. McMillan y Josh Baskin acaban bailando sobre un piano, han encontrado la melodía, han sintonizado, caminan juntos.

Todos ganan.

¿Bailamos?

Jorge Jiménez Suárez

Jul 23, 2013

Relaciónate y muestra cómo eres.

– “¡Hay que machacarlos!”-

– “¡Hay que destrozarlos!”-

– “¡No hay que dejar uno vivo…!”-

-“¡A por ellos!”-

Gritaban al unísono los tres mientras salían del vestuario.

Los hermanos Hanson, eran el apoyo perfecto para solucionar los males de aquel equipo que se arrastraba por la liga federal de hockey sobre hielo. Los Chiefs, el equipo que dirigía el veterano Reggie Dunlop, no conseguía remontar la mala situación que llevaban en el campeonato hasta que adoptó la estrategia de descentrar al contrario, provocarlo y pelear con ellos para ganarles los partidos.

Gracias a esta táctica y a las circunstancias que suceden en entorno exterior, cierre de negocios y fábricas de la ciudad, genera, sobre ellos, una atención inusual, fuera de lo normal. La ciudad se vuelca con su equipo, los apoya y los sigue allá donde van. Pero no todo el equipo está de acuerdo con esta forma de ganar, algunos componentes, como Ned Braden, muestran su rechazo a estas prácticas y abogan por el juego limpio, por seguir las reglas, por hacer bien las cosas.

Así con malas artes y juego duro, aún contando con detractores, el capitán del equipo logró que la relación con su público fuera especial.

Hasta hace relativamente poco, la relación entre las empresas y los clientes se basaba prácticamente en la solución de quejas y problemas a través del llamado servicio al cliente. Este departamento tenía, habitualmente, unas pautas muy claras de actuación y eran interpretadas por especialistas o jefes de departamento. Normalmente, cualquier tipo de problema se achacaba rápidamente al proveedor y en la mayoría de los casos se buscaba la sustitución del producto como salida rápida y eficiente.

Hoy en día, gracias al marketing relacional, las atención ha cambiado, ha evolucionado, ha mejorado. La comunicación con el cliente debe ser continua y ágil en cualquier espacio o soporte. Todas las partes de la cadena de valor de la empresa deben aportar su granito de arena a esa relación. Todos son responsables de la satisfacción del cliente y cualquiera de ellos puede tomar conciencia de sus necesidades.

Gracias a la tecnología, internet y las redes sociales este proceso es mucho más sencillo, cómodo e instantáneo.

Primero escuchar, luego escuchar y seguir escuchando, para poder transmitir la información más completa posible de lo que realmente necesita el cliente e incorporarlo al CRM para convencer y fidelizar a nuestros clientes, encontrar nuevos clientes y recuperar a los clientes descontentos. En definitiva, mejorar el servicio al cliente reduciendo procesos y, por tanto, coste.

Otra parte muy importante del la relación con clientes es saber encajar las críticas y los comentarios de los usuarios. Saber aceptar una crítica, asimilarla, cambiar y mejorar, pueden convertirnos de nuevo en una referencia para todos nuestros clientes y usuarios. Pero ante todo, siendo auténtico y sincero, las relaciones serán fluidas y de confianza.

Como dice Joost Van Nispen, escuchar al cliente o monitorizar, reconocer lo que nos demandan, agradecer las sugerencias de mejora y los elogios, retarles o animarles a que tomen parte activa y añadir valor con un trato especial, estimulan la implicación del cliente en nuestra empresa o marca. Y por supuesto, medir y optimizar: “si no vende, no sirve, si no se mide, no vale, si no es escalable, no existe“.

Ned Braden decidió saltar a la cancha e ir, poco a poco, despojándose de toda coraza para mostrar lo que realmente llevaba “dentro” y reconducir la situación.

¿Lo intentamos?

Se valiente, muéstrate.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Abr 20, 2013

Viralidad, el misterio de la calidad del contenido.

Berengario, el ayudante del bibliotecario, entre agudos dolores, se aproximó a la bañera y se introdujo en ella vaciando el bote con hojas de lima. Pretendía tomar un baño calmante para sus dolores, pero no lo logró y entre horribles espasmos murió ahogado en ella. Era la tercera víctima y otras más quedaban por llegar.

¿Qué estaba sucediendo? ¿Por qué morían los monjes? ¿Qué misterio encerraba aquella abadía?

El mayor misterio de aquella abadía era su biblioteca, un perfecto laberinto que albergaba una inmensa cantidad de conocimientos dentro de miles de libros de incalculable valor. Y entre todos ellos, uno en especial, la segunda parte del “Tratado de poética de Aristóteles“, en el que se hablaba de la comedia.

¿Y por qué la comedia?

Porque divierte, porque genera la risa.

¿Cuál era la consecuencia de la risa en aquellos momentos?

“La risa acaba con el miedo y el miedo es lo que hace que la gente se acerque a la Iglesia“, así lo afirmaba Jorge Burgos, el antiguo bibliotecario.

El miedo, el temor de Dios era lo que hacía que muchas personas dependieran de la Iglesia en aquella época de la historia y la risa podía acabar con esa situación en la que muchos se habían “acomodado”. Para muchos era el único camino para poder salir de sus limitadas vidas y acceder a la cultura, al conocimiento, al saber. Las abadías, los monasterios, los claustros de la Iglesia fueron en la Edad Media en especial y en varios siglos posteriores, los lugares donde se guardaba toda la documentación, los códices, los libros, la cultura. A ellos acudían todo tipo de personas para aprender, para compartir, para transmitir conocimiento. Tener la oportunidad de pertenecer a la Iglesia en aquellos tiempos podía considerarse como pertenecer a una clase selecta, ser la élite de la cultura y ser considerados como los garantes del saber.

A partir de aquí se planteaba esta disyuntiva, ¿qué interesaba más, fomentar la transmisión de conocimiento o la posesión del mismo? En el caso de la novela a la que hacemos referencia había que poner unas barreras al acceso del saber: un laberinto, un escondite, un veneno mortal. No interesaba que todos accediéramos al saber, no interesaba que todos fuéramos iguales, ya que estar en posesión del conocimiento y la cultura nos hace libres, independientes.

Unos cuantos siglos después, gracias a internet y a las redes sociales, podemos acceder al saber y a los contenidos instantáneamente, sin pedir permiso, sin miedo, sin temor. Los buscadores como Google son la lana de la ropa de Adso de Melk que nos conducen a la salida del laberinto o a la información que necesitamos. Las salas de cada planta de la biblioteca son el posicionamiento al que se puede acceder si nuestro producto o servicio es bueno o está bien valorado o sencillamente, bien estudiado. La biblioteca es una autopista de información llamada internet en la que se alberga y se proyecta la imagen de nuestra empresa, de nuestros clientes, de los usuarios, de las personas,.

Gracias a ello, podemos ser muy rápidos en informar y en transmitir conocimiento sobre las marcas, podemos incluso obtener un éxito mayor y más rápido en la viralización de una acción o de un contenido. Si la risa fue considerada una amenaza, hoy en día es lo que más produce contenidos virales. Todo lo que es agradable y divertido suele tener mayor acogida entre los usuarios y el público en general. Nos gusta todo aquello que nos produce buenas sensaciones y nos motiva. Lo que nos produce alegría.

La semana pasada tuve la oportunidad de presenciar una perfomance de Oscar Mayer en el Hipercor de Pozuelo de Madrid y me pregunté: ¿realmente esto tiene impacto en el punto de venta?¿Y fuera del punto de venta? Enseguida obtuve la respuesta, decenas de personas con su smartphone grababan la puesta en escena y lo compartían por la red a través de Twitter, Facebook o YouTube. Evidentemente los profesionales que habían planificado este tipo de campañas, habían tenido en cuenta la viralidad de sus acciones a través de las redes sociales y su apoyo a través de otros medios y soportes. Habían contado con la reacción de las personas.

Bravo por Oscar Mayer y su agencia de publicidad McCan-Erickson. Fantástica campaña.

“El nombre de la rosa” escrita por Umberto Eco, es una de las novelas más famosas que se han escrito a finales del siglo XX. Su repercusión fue tan grande que se adaptó al cine y el propio autor tuvo que escribir unas “apostillas” para poder explicar y comentar todo lo que había escrito. Es de los libros más leídos y premiados. Su  éxito fue un caso claro de viralidad por la calidad de su contenido. Se calcula que se han vendido mas de 50 millones de ejemplares y se ha traducido en más de 50 idiomas. Las cifras de su adaptación al cine también fueron apabullantes.

¿Cuál es la clave del misterio?

La calidad del contenido.

¿Viralizamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Abr 6, 2013

Carpe diem, crea, comunica y rompe esquemas.

-“¡Oh, capitán, mi capitán!”-

Y un alumno tras otro de la academia Welton para chicos, ante el estupor del director, se subía encima de su pupitre para despedirse de Mr. Keating, quien, desde la puerta de la clase, muy emocionado, sólo era capaz de articular un simple:

-“Gracias chicos, gracias”-

Ésta era la escena final de la película “El club de los poetas muertos“. Ésta era la manera de homenajear a la persona, al profesor, al motor de cambio de sus vidas. Era el homenaje a una persona que había entrado en sus vidas y había roto sus esquemas y sus valores de referencia. Por primera vez en su vida se sentían libres, animados, fuertes, seguros de sí mismos, capaces de afrontar cualquier reto. Involucrados, motivados, sacando lo mejor de sí mismos. Libres e independientes.

Carpe diem

Hasta ese momento estos estudiantes eran meros receptores pasivos. Recibían información y la asimilaban, no sabían si les iba a servir, pero la guardaban. Sus profesores, unos “desconocidos”, les marcaban las pautas, entre ellos y sus tutores les tenían la vida organizada, planificada de antemano, no eran dueños de su destino ni del camino que tomarían en sus vidas.

¿Qué milagro obró Mr. Keating en aquellos chicos?

Simplemente, habían descubierto a un líder. No un líder autoritario, sino un líder carismático que sin ejercer el mando por la fuerza, podía manejar una situación con pocas palabras, con pocos gestos, transmitiendo conocimiento, dando ejemplo.

En el mundo de internet y las nuevas tecnologías, la web 2.0 , lleva instalada entre nosotros desde hace relativamente poco tiempo. Su cualidad principal es la de transmitir conocimiento, es la de hacer que la información sea accesible a los internautas para cubrir una carencia, solucionar un problema, aprender, descubrir, cultivar actividades, desarrollar la creatividad, todo de manera independiente y libre.

Las empresas hasta ahora eran aquellos desconocidos que nos dirigían sus mensajes, nos gustaran o no. Esto generaba una falta de confianza en las marcas, que si no eran suficientemente prácticos y atractivos, quedaban relegadas a ser “una más”. Con la aparición de internet el cambio ha sido significativo. En poco tiempo nuestra manera de entender la comunicación, ha cambiado completamente. Ahora la necesitamos para ser libres, independientes, saber lo que realmente nos conviene y tomar nuestras propias decisiones.

Las personas, son los nuevos líderes de la comunicación. Las empresas, a través de los community managers y las agencias, deben también convertirse en líderes de comunicación. Deben conseguir que sus mensajes sean válidos, buenos, útiles, que generen confianza, que generen viralidad, que hagan que los clientes se involucren, que adquieran el compromiso de la marca, que les representen en la red.

La posición del líder y sus directrices serán necesarias para la generación de campañas de Marketing Viral. Sus clientes, sus nuevos seguidores, sus fans, se sentirán queridos, apreciados y respetados. Siendo capaces de representar mejor que la empresa los valores de la marca.

Carpe diem 2

Las empresas y las agencias debemos aprovechar la oportunidad, la ocasión, el momento…

¡Carpe diem!

No es sólo una frase.

Para hacer uso de ella, debemos usar la razón y tener la capacidad de anticiparnos a las consecuencias de nuestras acciones. Debemos aprovechar las oportunidades y el tiempo.

Recordemos que las palabras y las ideas pueden cambiar nuestro entorno.

Y, como decía Mr. Keating:

-“Sólo crea y piensa en algo, dale el énfasis que necesitas y rompe esquemas.”

Carpe diem.

Jorge Jiménez Suárez

Ene 25, 2013

Interactuar, el fin de la única proposición de venta.

-“¡El anuncio de mamá!  ¡Corred, corred! ¡Venid a verlo!”-

Y allí estábamos todos. Sentados en el sofá del salón viendo el anuncio de Sanyo, Sanyo. La cara que ponía mi madre al oír nuestras carcajadas cuando llegaba la toma en la que salía una señora planchando la ropa con todos los rulos puestos al ritmo de un radiocasete, era todo un poema. Y también se reía.

“Sanyo está a tu alrededor”, fue una simpática y pegadiza campaña de los años 80 cuyo jingle era la canción “Video killed the Radio Star” de la banda británica “The Buggles”. Su mensaje era claro, sencillo, único. Formamos parte de tu vida: en casa, en la oficina, en el gimnasio. Una única proposición de venta: “pon tecnología Sanyo en tu vida”.

Si en los 80 triunfaba el marketing attraction, a partir los 90 llegó el marketing retention. Ya no sólo los esfuerzos de las empresas pasaban por impresionar a nuevos clientes, engatusarlos, seducirlos para que consumieran un producto o fueran usuarios de un determinado servicio y demostrarles los beneficios que ello le reportaría. Las empresas se dieron cuenta de que la fidelización, la retención, el marketing relacional, les daría muchos mayores beneficios que la simple atracción.

Las técnicas  empleadas durante todos estos años, han sido de diversa índole, como las promociones, las tarjetas affinity, las garantías y el servicio post venta. En el siglo XXI, inmersos ya en el mundo 2.0, la manera más común de retención está en internet y las redes sociales.

– ¿Cómo lograrlo ahora?- Creando valor.

– ¿Cómo?- A través de la información.

Sí, las empresas deben crear valor a su producto o a su servicio a través de la información que comparten con los demás usuarios de la red, con sus clientes, de igual a igual. Al cliente 2.0 no le interesa la información en una dirección, no quiere un mensaje único. Quiere participar, quiere hablar, quiere que le escuchen, quiere que le traten personalmente. Por eso, las empresas deben mantener una actitud de escucha activa.

-¿Para qué?- Para interactuar.

De esta manera, las empresas se adaptan y entienden mejor a sus clientes, les cuidan, les miman, les atienden personalmente. Así, la relación es mucho más sincera y emocional, por lo que los clientes optarán por aquellas marcas o productos que les den mejores sensaciones, que les produzcan mejores vibraciones, en definitiva, que les aporten buenas experiencias.

Por eso, PlayStation, no es un juego, es una experiencia y Apple no es una empresa tecnológica, sino un estilo de vida.

Si en los años 80 Sanyo era el futuro y la tecnología, ahora lo son las innumerables conversaciones que conforman la web 2.0. Hoy la única proposición de venta (usp) ha llegado a su fin. Los internautas, los usuarios, los clientes, demandan información. Información de toda la cadena de valor que conforma una empresa: desde los proveedores hasta el consumidor final. Hagamos que sea posible.

Sanyo después de tantos éxitos fue finalmente vendida a Panasonic el 1 de Abril de 2.012.

Y, como decía Alan Key, un “el mejor modo de predecir el futuro es inventarlo”.

¿Interactuamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

Ene 11, 2013

De formación hacker, aprendiendo a compartir.

 

– “¡Profe, profe, que nos están copiando!”-

No sabíamos lo que teníamos entre manos, teníamos que acabar la práctica antes de que sonara la campana del final de clase de informatica. Nos habíamos enredado con la idea de que si estábamos en un aula de informática con 14 ordenadores conectados podríamos mandar un mensaje a alguno de nuestros compañeros. Y lo conseguimos. Y nos expulsaron de clase. No por enfadar al profesor por haber conseguido mandar mensajes entre ordenadores, sino por copiar el ejercicio al equipo de al lado y “pasarlo” al alguno de nuestros compañeros. Habíamos logrado, sin saberlo, enviar nuestro primer email y nuestro primer tweet, y, así,  convertirnos en “proscritosde los compañeros mas listos de la clase. ¿Fuimos hackers?

Al contrario de lo que piensa mucha gente, hoy en días, si algo debemos a los hackers del software libre es que todo lo que hay en internet, funcione. Gracias a ellos surgieron corrientes de opinión que defendían el libre acceso a la inmensa autopista que es internet contra todo aquel que quisiera apropiarse de ella y privatizarla. Conceptos como el “copyleft“, “open source” y el “software libre” no serían posible sin su aportación.

El resultado de su desarrollo es que podemos distribuir información, podemos aportar ideas, es decir, compartir. No es de extrañar que muchas veces nos sorprendamos a nosotros mismos “compartiendo” una noticia, un chiste, una foto de un “amigo” de alguna red social. O, “reenviando” una información o un video de un grupo de personas a las que “sigues“. O, “repineando” un tablero de imágenes de recetas culinarias.

En esta nueva forma de comunicación, se mantiene la primacía de la exclusiva, pero ahora se añaden conceptos importantes como la inmediatez y la reputacíón. Es importante la noticia, pero también lo es quien la comparte y en qué plazo. Para muchos usuarios, otros internautas serán prescriptores, personas con alto grado de reputación on line que hacen o dicen lo que les gusta y crean modas, crean nuevos hábitos, crean costumbres. Personas que hacen que surja una necesidad. No sólo por el hecho de hacerlo, sino por transmitirlo. No hace falta ser el creador de la información, con redistribuir contenido interesante, veraz y de calidad es suficiente.

Este nuevo comportamiento ha traido consigo nuevas plataformas de información como los blogs o los diarios digitales. Muy especializado y muy bien dirigido a un público más definido, más entendido, más formado. Muy apreciado por las agencias para las campañas de marketing de contenidos.

Como dicen muchos nativos digitales, muchas empresas “no comparten”, siguen anclados en el pasado (web 1.0), donde monopolizan la información que quieren dar. No acaban de apreciar que el paso a la web 2.0, en un futuro, les reportará mayores satisfaciones y beneficios. Muchos seguidores, fans o admiradores, pueden ser el mejor aliado de una marca, por el simple hecho de compartir su información.

No podemos seguir tapando la pantalla del ordenador para que no sepan “qué hacemos”, “cómo lo hacemos” y “por qué lo hacemos”. Fomentemos la accesibilidad y la descentralización de la información. Seamos hackers.

¿Lo compartes?

Jorge Jiménez Suárez