Browsing articles tagged with "internet Archives - Página 4 de 4 - hgm Marketing - Publicidad"
Abr 20, 2013

Viralidad, el misterio de la calidad del contenido.

Berengario, el ayudante del bibliotecario, entre agudos dolores, se aproximó a la bañera y se introdujo en ella vaciando el bote con hojas de lima. Pretendía tomar un baño calmante para sus dolores, pero no lo logró y entre horribles espasmos murió ahogado en ella. Era la tercera víctima y otras más quedaban por llegar.

¿Qué estaba sucediendo? ¿Por qué morían los monjes? ¿Qué misterio encerraba aquella abadía?

El mayor misterio de aquella abadía era su biblioteca, un perfecto laberinto que albergaba una inmensa cantidad de conocimientos dentro de miles de libros de incalculable valor. Y entre todos ellos, uno en especial, la segunda parte del “Tratado de poética de Aristóteles“, en el que se hablaba de la comedia.

¿Y por qué la comedia?

Porque divierte, porque genera la risa.

¿Cuál era la consecuencia de la risa en aquellos momentos?

“La risa acaba con el miedo y el miedo es lo que hace que la gente se acerque a la Iglesia“, así lo afirmaba Jorge Burgos, el antiguo bibliotecario.

El miedo, el temor de Dios era lo que hacía que muchas personas dependieran de la Iglesia en aquella época de la historia y la risa podía acabar con esa situación en la que muchos se habían “acomodado”. Para muchos era el único camino para poder salir de sus limitadas vidas y acceder a la cultura, al conocimiento, al saber. Las abadías, los monasterios, los claustros de la Iglesia fueron en la Edad Media en especial y en varios siglos posteriores, los lugares donde se guardaba toda la documentación, los códices, los libros, la cultura. A ellos acudían todo tipo de personas para aprender, para compartir, para transmitir conocimiento. Tener la oportunidad de pertenecer a la Iglesia en aquellos tiempos podía considerarse como pertenecer a una clase selecta, ser la élite de la cultura y ser considerados como los garantes del saber.

A partir de aquí se planteaba esta disyuntiva, ¿qué interesaba más, fomentar la transmisión de conocimiento o la posesión del mismo? En el caso de la novela a la que hacemos referencia había que poner unas barreras al acceso del saber: un laberinto, un escondite, un veneno mortal. No interesaba que todos accediéramos al saber, no interesaba que todos fuéramos iguales, ya que estar en posesión del conocimiento y la cultura nos hace libres, independientes.

Unos cuantos siglos después, gracias a internet y a las redes sociales, podemos acceder al saber y a los contenidos instantáneamente, sin pedir permiso, sin miedo, sin temor. Los buscadores como Google son la lana de la ropa de Adso de Melk que nos conducen a la salida del laberinto o a la información que necesitamos. Las salas de cada planta de la biblioteca son el posicionamiento al que se puede acceder si nuestro producto o servicio es bueno o está bien valorado o sencillamente, bien estudiado. La biblioteca es una autopista de información llamada internet en la que se alberga y se proyecta la imagen de nuestra empresa, de nuestros clientes, de los usuarios, de las personas,.

Gracias a ello, podemos ser muy rápidos en informar y en transmitir conocimiento sobre las marcas, podemos incluso obtener un éxito mayor y más rápido en la viralización de una acción o de un contenido. Si la risa fue considerada una amenaza, hoy en día es lo que más produce contenidos virales. Todo lo que es agradable y divertido suele tener mayor acogida entre los usuarios y el público en general. Nos gusta todo aquello que nos produce buenas sensaciones y nos motiva. Lo que nos produce alegría.

La semana pasada tuve la oportunidad de presenciar una perfomance de Oscar Mayer en el Hipercor de Pozuelo de Madrid y me pregunté: ¿realmente esto tiene impacto en el punto de venta?¿Y fuera del punto de venta? Enseguida obtuve la respuesta, decenas de personas con su smartphone grababan la puesta en escena y lo compartían por la red a través de Twitter, Facebook o YouTube. Evidentemente los profesionales que habían planificado este tipo de campañas, habían tenido en cuenta la viralidad de sus acciones a través de las redes sociales y su apoyo a través de otros medios y soportes. Habían contado con la reacción de las personas.

Bravo por Oscar Mayer y su agencia de publicidad McCan-Erickson. Fantástica campaña.

“El nombre de la rosa” escrita por Umberto Eco, es una de las novelas más famosas que se han escrito a finales del siglo XX. Su repercusión fue tan grande que se adaptó al cine y el propio autor tuvo que escribir unas “apostillas” para poder explicar y comentar todo lo que había escrito. Es de los libros más leídos y premiados. Su  éxito fue un caso claro de viralidad por la calidad de su contenido. Se calcula que se han vendido mas de 50 millones de ejemplares y se ha traducido en más de 50 idiomas. Las cifras de su adaptación al cine también fueron apabullantes.

¿Cuál es la clave del misterio?

La calidad del contenido.

¿Viralizamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Abr 6, 2013

Carpe diem, crea, comunica y rompe esquemas.

-“¡Oh, capitán, mi capitán!”-

Y un alumno tras otro de la academia Welton para chicos, ante el estupor del director, se subía encima de su pupitre para despedirse de Mr. Keating, quien, desde la puerta de la clase, muy emocionado, sólo era capaz de articular un simple:

-“Gracias chicos, gracias”-

Ésta era la escena final de la película “El club de los poetas muertos“. Ésta era la manera de homenajear a la persona, al profesor, al motor de cambio de sus vidas. Era el homenaje a una persona que había entrado en sus vidas y había roto sus esquemas y sus valores de referencia. Por primera vez en su vida se sentían libres, animados, fuertes, seguros de sí mismos, capaces de afrontar cualquier reto. Involucrados, motivados, sacando lo mejor de sí mismos. Libres e independientes.

Carpe diem

Hasta ese momento estos estudiantes eran meros receptores pasivos. Recibían información y la asimilaban, no sabían si les iba a servir, pero la guardaban. Sus profesores, unos “desconocidos”, les marcaban las pautas, entre ellos y sus tutores les tenían la vida organizada, planificada de antemano, no eran dueños de su destino ni del camino que tomarían en sus vidas.

¿Qué milagro obró Mr. Keating en aquellos chicos?

Simplemente, habían descubierto a un líder. No un líder autoritario, sino un líder carismático que sin ejercer el mando por la fuerza, podía manejar una situación con pocas palabras, con pocos gestos, transmitiendo conocimiento, dando ejemplo.

En el mundo de internet y las nuevas tecnologías, la web 2.0 , lleva instalada entre nosotros desde hace relativamente poco tiempo. Su cualidad principal es la de transmitir conocimiento, es la de hacer que la información sea accesible a los internautas para cubrir una carencia, solucionar un problema, aprender, descubrir, cultivar actividades, desarrollar la creatividad, todo de manera independiente y libre.

Las empresas hasta ahora eran aquellos desconocidos que nos dirigían sus mensajes, nos gustaran o no. Esto generaba una falta de confianza en las marcas, que si no eran suficientemente prácticos y atractivos, quedaban relegadas a ser “una más”. Con la aparición de internet el cambio ha sido significativo. En poco tiempo nuestra manera de entender la comunicación, ha cambiado completamente. Ahora la necesitamos para ser libres, independientes, saber lo que realmente nos conviene y tomar nuestras propias decisiones.

Las personas, son los nuevos líderes de la comunicación. Las empresas, a través de los community managers y las agencias, deben también convertirse en líderes de comunicación. Deben conseguir que sus mensajes sean válidos, buenos, útiles, que generen confianza, que generen viralidad, que hagan que los clientes se involucren, que adquieran el compromiso de la marca, que les representen en la red.

La posición del líder y sus directrices serán necesarias para la generación de campañas de Marketing Viral. Sus clientes, sus nuevos seguidores, sus fans, se sentirán queridos, apreciados y respetados. Siendo capaces de representar mejor que la empresa los valores de la marca.

Carpe diem 2

Las empresas y las agencias debemos aprovechar la oportunidad, la ocasión, el momento…

¡Carpe diem!

No es sólo una frase.

Para hacer uso de ella, debemos usar la razón y tener la capacidad de anticiparnos a las consecuencias de nuestras acciones. Debemos aprovechar las oportunidades y el tiempo.

Recordemos que las palabras y las ideas pueden cambiar nuestro entorno.

Y, como decía Mr. Keating:

-“Sólo crea y piensa en algo, dale el énfasis que necesitas y rompe esquemas.”

Carpe diem.

Jorge Jiménez Suárez

Mar 30, 2013

Branding, pasión por la marca.

– “Super disco fashion

Hasta pasado un tiempo, no supe si la última palabra con la que nos sorprendía Rocco en aquella habitación con ropas setenteras era fashion o pasión, aunque cariñosamente siempre digo “pasion”, con la entonación cambiada.

Este divertido spot realizado por la agencia Remo para Mitsubishi es uno de los anuncios más divertidos que recuerdo. Aún sonrío con la siguiente escena, en la que la niña ilusionada por ir a la playa en el coche nuevo con su flotador de patito se queda resignada en tierra:

– “¡Andiamo, andiamo!”

Y la contundente respuesta de Rocco:

– “Corellina… la mia macchina é troppo piccola. Piccola, piccola…”

Todo esto aderezado con un fantástico jingle de la Fundación Tony Manero: Super Sexy Girl, la hicieron una de las campañas más conocidas y simpáticas de finales de los años 90. Con algo tan sencillo, tan bien trabajado y tan bien ambientado, consiguieron que el gigante asiático fuera visto de otra manera, con otra imagen de marca. Hasta entonces, estábamos acostumbrados a la sobriedad y seriedad que transmitían las campañas sobre los productos orientales. Este fue un cambio de rumbo que acercó la marca al consumidor final, haciéndolo más afable, más humano, más accesible.

Muchas veces durante el proceso de creación de una marca se llegan a plantear muchas incógnitas a las que nuestro público objetivo o target querrá obtener respuesta. Tendremos que realizar un preciso estudio previo para poder realizar nuestras acciones de Branding.

Pero, ¿qué es el Branding?

Es el proceso de realizar, crear, construir una marca mediante la planificación, ejecución y control estratégico de todo aquello que conforma la empresa, producto o servicio y toda la cadena de valor a ella asociada bajo un mismo nombre o logotipo. Dando forma a la imagen de empresa o imagen de marca que más conviene o es más favorable.

Para la elaboración de la estrategia se debe partir siempre del conocimiento de varias respuestas a estas preguntas:

– ¿Quiénes somos?

– ¿Qué hacemos?

– ¿A quién queremos llegar?

– ¿Cuál es nuestro objetivo?

– ¿Cuántos medios vamos a utilizar para lograrlo?

Aunque, a veces, dependiendo del mercado, de la zona geográfica o la estación del año que se trate, nuestro concepto de marca puede cambiar. Los ejemplos de este tipo de comportamientos son innumerables aunque en el mercado global en el que vivimos su impacto es cada vez menor.

Nuestra campaña de marca o branding, debe estar apoyada por un buen estudio de posicionamiento previo, una correcta elección de la imagen corporativa, nombre y logotipo, y una fluida difusión a través de los canales de comunicación, internet y social media.

Mitsubishi Space Star fue un ejemplo claro de saber estudiar el mercado a donde iba a dirigirse y saber dar un cambio en la estrategia de branding en el momento oportuno, con la planificación adecuada, confiando en los profesionales adecuados. Consiguieron hacer que “algo suyo” fuera identificado como “algo nuestro”.

Ese algo nuestro es la pasión. Este concepto nos ha hecho ganarnos muchas simpatías allá por donde vamos y no sólo por nuestra selección de fútbol. Las emociones, los sentimientos, el pundonor son conceptos que forman parte de nuestra idiosincrasia. A lo largo de la historia, siempre hemos sabido trasladarlo a todas las facetas de nuestra vida y aplicarlo en los momentos justos para dar algo más, un valor añadido a nuestras acciones, a nuestros servicios, a nuestros productos, a nuestras empresas. Siempre que llevamos a cabo un acción con empeño, con constancia, con pasión, solemos obtener los mejores resultados y lograr el éxito propuesto.

Estudiemos, aprendamos, llevémoslo a cabo.

Aprendamos de Mitsubishi y la agencia Remo.

Eso sí, con mucha pasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Mar 15, 2013

Redes sociales, para gente encantadora.

 

“Suegra”

Este fue el primer spot de una larga serie de anuncios que conformaron la campaña de Citroën, “Gente encantadora” (Nice people) en los años 70. En esta campaña, por primera vez, para hablar de un coche, se habla de las personas, de sus historias, de su vida. La magia de cómo una conversación cotidiana, puede hacernos ver cosas que antes no apreciábamos, de entender algo que no comprendíamos y de predisponernos a actuar. Algo llamativo, rompedor, casi transgresor, como al menos, así lo calificó su creador, Stanley Bendelac.

Delvico, bajo el mando de Stanley, fue la agencia que realizó esta campaña. Una agencia que recibió, muchos halagos, reconocimientos y premios por esta larga serie de spots.

¿Por qué?

Porque su concepción era natural, sin malicia, amena, simpática, extrovertida, original. En definitiva, dirigida a gente encantadora.

Si antes el público podía o quería sentirse identificado con este tipo de personajes en los anuncios televisivos, hoy en día, tienen la oportunidad de hacerlo en las redes sociales. Todos quieren hablar, opinar, debatir, escuchar, aprender, ver, sentir, participar. Los usuarios por primera vez llevan la voz cantante, son receptores de contenidos y creadores de contenidos. Pueden compartir fotos, vídeos, mensajes y recibir consejo de los usuarios a los que otorgan su confianza.

Las empresas llevan tiempo intentando enfrentarse con esta nueva situación. Muchas están cerca de sus consumidores a través de las redes sociales más populares. Las grandes marcas han logrado que sus seguidores, usuarios y clientes interactúen en la red con ellos, logrando un retorno de información (feedback) muy valioso para seguir mejorando, para seguir reteniéndoles, para seguir fidelizándolos y lo que es mejor, un cliente satisfecho es el mejor vendedor de una marca. Comparte su experiencia y es escuchado por otros como él.

Otras empresas, sin embargo, aún no han dado el paso a poder interactuar con sus clientes, a escucharlos, a atenderlos como personas. Muchas incluso se preguntan el sentido de  las redes sociales y la conveniencia o no de su presencia en internet. No entienden los beneficios que su presencia les puede aportar, no comprenden lo necesaria que es tener una adecuada estrategia de comunicación en la red. Aún no han aplicado las nuevas herramientas de comunicación que las nuevas tecnologías nos brindan, aún a riesgo de quedarse obsoletos.

Si mejoramos nuestros procesos productivos, si mejoramos nuestros procesos de compras, si mejoramos nuestros procesos de venta, si mejoramos todos los procesos de la cadena de valor de nuestra empresa ¿por qué no mejoramos nuestros procesos de comunicación? Si sabemos que día a día los canales de comunicación están en continua mejora e innovación, ¿por qué no desarrollamos una estrategia de comunicación on line?

Para poder llevar a acabo una estrategia de comunicación on – line, hay que tener claro que internet es una gran conversación entre personas. Personas que demandan y comparten información, para aprender, para mejorar, para solucionar un problema. Personas que se acercan a las marcas para conversar y ser atendidos, para intercambiar vivencias, impresiones y contenidos. Personas que tienen una necesidad. Una necesidad que las marcas pueden satisfacer.

¿Cómo?

Teniendo presencia en internet.

¿Cómo?

Siendo encantadores.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Mar 8, 2013

Monitoriza: lo que hacemos, ¿lo hacemos bien?

A pesar de los años, aún se me ponen los pelos de punta cada vez que escucho el comienzo de la sintonía de Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues). Mike Post puso la música a una de las series de TV más famosas de los años 80. Serie en la que se proyectaba la vida cotidiana de una serie de personajes dentro de una comisaría típica norteamericana. En ella, se relataban situaciones vividas a diario por un grupo de policías al desempeñar su labor, mostrando su cara más humana, sus miedos, sus flaquezas y sus relaciones personales. En cada episodio acompañábamos a todos ellos desde primera hora de la mañana hasta la noche, en su vida íntima y profesional. Quizá, a partir de entonces, muchas personas aprendimos que los policías eran personas como nosotros.

Preguntas tan naturales como, qué es lo correcto o qué he hecho, fueron la base central de todos y cada uno de los episodios de tan fantástica serie. Preguntas que normalmente todos nos hacemos a diario en nuestro trabajo o en nuestra vida privada.

Normalmente, todas las acciones que se realizan dentro de una empresa, vienen precedidas de una planificación o de unos planes de acción en los que se marcan las pautas para llevar a cabo nuestra labor diaria y cumplir con nuestros objetivos a corto plazo. Son aquellas que podemos denominar de ejecutivo o agenda: reuniones, visitas, informes, compras, ventas, llamadas, mensajes, etc. Al final de tanta actividad debemos recoger los frutos de nuestro trabajo y analizar los resultados. Así responderemos a otra de las preguntas que nos solemos hacer:

– “Y… lo que hago, ¿lo hago bien?”.

Hoy en día disponemos de bastantes herramientas para observar y analizar los resultados de nuestro trabajo en la red, para monitorizar. Si nos centramos en el social media, herramientas como Radian 6, Twittersearch, Socialmention, Google Search o TrednsMap pueden servirnos para realizar esta labor. Con ellas debemos saber apreciar si se habla de nuestra marca o la de nuestros clientes, de los productos o los servicios que damos. Con ellas “escuchamos” las conversaciones de internet y sabemos cuál es la valoración que los usuarios hacen de todo ello. Habrá casos en los que analizando las gráficas tengamos picos de actividad en los que se hable mucho y tendremos que discernir si es bueno o malo lo que dicen de nosotros, ya que podemos ser muy nombrados, pero no por algo bueno.

Esta misma mañana he tenido el inmenso placer de asistir a un “desayuno 2.0” en la que he podido asistir a una exposición bastante interesante sobre monitorización impartido por Zinia en la sede de la CEOE. En ella nos aconsejan, cuidar, acertadamente, los picos de incidencia que nuestra empresa, nuestro producto o nuestra marca, o la de los clientes a los que llevamos sus cuentas, pueden sufrir en las redes sociales. Y así poder identificar y atajar una posible crisis de reputación o crisis de marca on line. Y para que no nos pillen por sorpresa, seguimiento, seguimiento y más seguimiento.

En definitiva, con el buen hacer de nuetro trabajo, debemos cuidar la imagen que proyectamos fuera y gestionar las posibles incidencias. En internet es muy importante el día a día, la cotidianeidad. Los usuarios nos acompañan desde primera hora de la mañana hasta la última de la noche, como los espectadores acompañaban a los policías de Canción triste de Hill Street. Por lo que, a partir de ahora, como diría el sargento Esterhaus:

-“Tengan cuidado ahí fuera”-

Y, teniendo las herramientas adecuadas, monitoricemos.

Hagamos bien nuestro trabajo.

Jorge Jiménez Suárez

Feb 22, 2013

e – Marketing, nunca vendas a un extraño.

Para variar llegaba tarde, recién salido de la ducha, corriendo por el pasillo en calzoncillos y la espuma de afeitar en la cara, me topé de frente con una de mis cuñadas, que me dijo desenfadadamente:

– Anda que podías ponerte algo…

– Estoy en mi casa y salgo de la ducha, ¡qué quieres!

– ¡Feliz cumpleaños!

– ¡Oh! ¡Muchas gracias!

Ahí lo tenía. En mis manos. Un ejemplar del primer libro de marketing directo en España: “Nunca vendas a un extraño” de Ramón Guardia y además con una cinta de video. ¡Genial! Acababa de empezar a estudiar marketing ese año y el tema me fascinaba.

Me senté en el sofá y procedí a hojearlo. Lo primero que leí me enganchó:

…(cita) David Ogilvy utiliza un símil perfecto: “Cuando hablaba Esquilo decían: ¡Qué bien habla! Sin embargo, cuando lo hacía Demóstenes, decían: “¡Marchemos contra Filipo!” No se trata sólo de seducir, sino de llevar al consumidor a actuar…

Esa fue mi primera “mini lección” de marketing directo.

Marketing directo, esa manera de dar a conocer, de atraer, de seducir y convencer a los clientes, tratándolos de tú a tú, como individuos, como personas. Previo paso por una cuidada y bien planificada investigación comercial, se convierte en una herramienta de gran calibre. que bien utilizada, da excelentes resultados. El objetivo no es sólo atraer, si no, llevar a la acción y fidelizar. A esto, le añadimos un componente de sensaciones con la marca, de experiencias, que hagan que el destinatario concentre sus sentidos en el mensaje que se le da y disfrute con ello. Como se suele decir, “que le toque la fibra sensible”. En definitiva, un mensaje claro, conciso y certero, mezclado con un componente de marketing experiencial.

En esta segunda década del siglo XXI, las campañas de mailing tradicionales y masivos con sus cartas, sus flyers y sus sorpresas han ido dejando paso a las campañas de e – mailing y a la suscripción de boletines o newsletters. Aquellas campañas de cupones, descuentos, concursos y sorteos directos con envío de datos han dado paso a los mensajes cortos de Twitter, a los banners, a los concursos de Facebook o a los SMS. Y la segmentación del mercado se obtiene mediante técnicas de posicionamiento en internet (SEO y SEM).

Aunque el proceso se mantiene más o menos igual: investigación comercial, creación de bases de datos del público objetivo o target, lanzamiento de e – mailing y recogida y análisis de datos. Es en este último punto, en la analítica, donde realmente han mejorado las herramientas y se han hecho más accesibles. Antes, sólo unas pocas empresas podían, a base de presupuesto, permitirse un análisis pormenorizado como el que hoy se nos brinda en internet. Gracias a herramientas gratuitas como Google Analytics, podemos conocer a todos los usuarios que atraídos por alguna técnica de marketing directo han llegado a nuestros dominios, a nuestro entorno, a nuestra web. Gracias a estas herramientas de análisis, sabemos qué les llama más la atención, por qué siguen un producto más que a otro, cuanto tiempo dedican a visitar una web y muchísimas más métricas que nos permiten descubrir los gustos, lo hábitos y las costumbres de nuestros clientes.

Gran parte del emarketing sin analítica no tiene sentido, debemos experimentar, probar y testar, para seguir mejorando, para ofrecer mejores productos, para dar una mejor atención, para recomendar, para compartir, para interactuar, para generar confianza y conocer a nuestros clientes.

Hace un año, participé en un encuentro ToWishper de Marketing Experiencial y el segundo ponente, José Cantero Gómez, sacó el libro, para apoyar su exposición: “Marketing experiencial al baño María”. ¡Vaya! Me dije. Pasan los años y este libro sigue siendo tan actual como antaño.

Sí, aquel día de mi cumpleaños, mis amigos tuvieron que esperarme más de la cuenta.

Pero en mí, no era extraño.

Conoce a tus clientes.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Feb 15, 2013

Posiciónate y atrévete a ofrecer.

Miraras por donde miraras había un montón de gitanas cargadas de collares de conchas en el cuello y caracolas gigantes en las manos, con el vestido de flores y el moño despeinado, preparadas y al acecho. Bajar del autobús en aquel parking de la Isla de la Toja no fue una empresa fácil. Los curas del colegio se veían desbordados y muchos de mis compañeros de viaje eran “asaltados” y casi obligados a comprar aquellas baratijas. Menos mal que yo era de familia numerosa y siempre fui muy “justito” con el dinero. Si no, habría comprado un collar o una caracola como los demás.

Siempre me ha llamado la atención ver como personas a las que les adjudicamos pocas probabilidades de éxito te sorprenden con una habilidad innata para conseguir lo que necesitan. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué tenían aquellas gitanas del parking? Iniciativa, valentía, perseverancia, y además, saber estar en el lugar adecuado en el momento justo, es decir, estar bien posicionadas.

Hoy en día, es muy necesario posicionarse. Unas veces como resultado de un buen trabajo, otras veces a través de una excelente atención al cliente y otras como resultado de una buena estrategia y planificación de marketing. Cada empresa es un ente diferente y tiene que desarrollar los métodos más adecuados de posicionamiento. Y dada su inmensidad, internet es uno de los espacios donde más necesitamos posicionarnos.

¿Cómo nos posicionamos en internet?

Los usuarios de internet, acuden a él a buscar información, para solucionar un problema o satisfacer una necesidad. Se suelen dirigir a un buscador como Google, Yahoo, Netscape, AOL, Task, etc, donde ponen las palabras necesarias para definir su búsqueda, y el buscador, rápidamente, le facilitará una serie de resultados acorde con lo solicitado.

¿Por qué unos resultados antes que otros? ¿Qué les hace estar más arriba o más abajo en la lista?

Detrás de este ordenamiento de búsquedas hay un trabajo, previo estudio pormenorizado, de un equipo de personas especialistas en SEO o posicionamiento web, que hace posible que una web tenga una mejor visibilidad que otras y que sea la escogida para consultar. El SEO se basa en saber utilizar los criterios de búsqueda, conocer sus algoritmos y sintonizar con ellos, para ser fácilmente detectados, y así, subir en los escalones de resultados de búsqueda.

Los especialistas en SEO sabrán utilizar las palabras clave, las etiquetas, los vínculos o la estructura de la web, entre otros, para optimizar su búsqueda. Si fuera necesario que el posicionamiento fuera más ágil y rápido, siempre se puede recurrir a campañas de pago o SEM (Search Engine Marketing) como Adwords de Google. Basado en PPC (pago por click).

No nos podemos olvidar que para complementar el posicionamiento en internet es necesario nutrir la web con contenidos de calidad o dinamizarla con contenidos externos a través de redes sociales o blogs. El intercambio de información, noticias y contenidos generan tráfico y notoriedad. Vincularlas a través de links externos, también. Generar contenidos es una forma de posicionarse, por la calidad y la garantía del que comparte la información.

Una vez posicionados no nos queda más que recordar la frase de la pasada edición de “Homenaje a Pyme” que tanto nos animó: “atrévete a ofrecer“. Para muchas empresas es hora de posicionarse y empezar a vender.

¿Te animas?

Busca tu espacio.

Posiciónate.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Feb 8, 2013

Genera confianza, haz atractivos tus contenidos.

Con sus caras totalmente descompuestas y abanicándose sin parar, miraban el marcador en el que cada segundo se les hacía interminable mientras el casillero de los concursantes aumentaba con cada respuesta correcta.

Hasta que el tiempo llegaba a su fin y…

¡Tilín, tilín, tilín! ¡Campaaaana y se acabó!

Las “supertacañonas”, al fin, respiraban aliviadas.

Como cada viernes por la noche, fieles a nuestra cita, allí estábamos, toda la familia reunida frente al televisor, viendo una nueva edición de nuestro programa favorito: Un, dos, tres… responda otra vez. El programa – concurso más famoso de la televisión en España, que se mantuvo en lo más alto de la audiencia durante décadas.

El secreto de su éxito era, que además de lo que se veía a simple vista, regalos, premios, azafatas, presentadores, grandes actuaciones y buenos humoristas, detrás, había un gran equipo de trabajo que tenía muy bien estructurado el desarrollo del programa, que tenía unos contenidos muy trabajados, muy elaborados, muy atractivos.

Durante mucho tiempo, el objetivo de muchas marcas era anunciarse durante el programa o en los intermedios del mismo. No hacerlo podía considerarse una pérdida de categoría. Por aquella época era muy común escuchar la frase: “producto anunciado en el Un, dos, tres…” con lo que las marcas se ganaban la confianza de los espectadores. Eso sí, a base de recurrir a grandes presupuestos publicitarios.

Hoy, debido a la evolución tecnológica, los grandes presupuestos pueden no ser suficientes para las marcas a la hora de atraer y fidelizar a los consumidores. Muchos nuevos caminos se han creado y muchos otros se irán creando. Las nuevas herramientas de comunicación hacen que internet y las redes sociales sean el nuevo vehículo de comunicación de las personas. Porque no hay que olvidar que internet es una gran autopista de información en la que se produce una gran conversación “peer to peer” de persona a persona.

Por ello las empresas en su labor de escucha activa, para interactuar, compartir y poder recomendar a sus clientes, emplean una nueva la técnica de fidelización de clientes basada en lo que cuentan, en lo que enseñan, en lo que muestran de sí mismas, es decir, marketing de contenidos. Con el nivel de información que hay circulando en la red, las personas entran en internet para buscar soluciones a una necesidad en particular, no se conforman con el mensaje unidireccional que las marcas han venido dando hasta ahora. Para mantener su atención tendrán que valerse de su reputación, es decir, de ser una referencia de garantía, tendrán que contar más cosas sobre ellos, cosas más interesantes, accesibles y comprensibles.

El esquema es sencillo: atraer, convencer, generar confianza y fidelizar.

¿Cómo?

Con herramientas como: newsletters, descargas (videos o documentación), blogs, etc.

¿Cuál es el objetivo?

Retener a los clientes potenciales, a los usuarios, a los consumidores, a las personas, cerca de nosotros, todo el tiempo que podamos, para que confíen en nosotros, en las empresas, en las marcas, en las personas que trabajamos detrás de lo que se ve a “simple vista”, para que nos dediquen su tiempo. Eso sí, sin ser excesivamente extensos ni repetitivos.

Si la repetición es un arma muy efectiva, que normalmente, genera notoriedad, en el caso del programa “Un, dos, tres… responda otra vez”, a lo largo de su prolongado y exitoso tiempo de emisión, acabó cansando a su audiencia y provocó la desaparición del mismo.

Estamos “escribiendo” un nuevo camino de comunicación, ¿te atrae?

Quédate con nosotros.

Procuraremos vestir los contenidos para la ocasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

 

Ene 25, 2013

Interactuar, el fin de la única proposición de venta.

-“¡El anuncio de mamá!  ¡Corred, corred! ¡Venid a verlo!”-

Y allí estábamos todos. Sentados en el sofá del salón viendo el anuncio de Sanyo, Sanyo. La cara que ponía mi madre al oír nuestras carcajadas cuando llegaba la toma en la que salía una señora planchando la ropa con todos los rulos puestos al ritmo de un radiocasete, era todo un poema. Y también se reía.

“Sanyo está a tu alrededor”, fue una simpática y pegadiza campaña de los años 80 cuyo jingle era la canción “Video killed the Radio Star” de la banda británica “The Buggles”. Su mensaje era claro, sencillo, único. Formamos parte de tu vida: en casa, en la oficina, en el gimnasio. Una única proposición de venta: “pon tecnología Sanyo en tu vida”.

Si en los 80 triunfaba el marketing attraction, a partir los 90 llegó el marketing retention. Ya no sólo los esfuerzos de las empresas pasaban por impresionar a nuevos clientes, engatusarlos, seducirlos para que consumieran un producto o fueran usuarios de un determinado servicio y demostrarles los beneficios que ello le reportaría. Las empresas se dieron cuenta de que la fidelización, la retención, el marketing relacional, les daría muchos mayores beneficios que la simple atracción.

Las técnicas  empleadas durante todos estos años, han sido de diversa índole, como las promociones, las tarjetas affinity, las garantías y el servicio post venta. En el siglo XXI, inmersos ya en el mundo 2.0, la manera más común de retención está en internet y las redes sociales.

– ¿Cómo lograrlo ahora?- Creando valor.

– ¿Cómo?- A través de la información.

Sí, las empresas deben crear valor a su producto o a su servicio a través de la información que comparten con los demás usuarios de la red, con sus clientes, de igual a igual. Al cliente 2.0 no le interesa la información en una dirección, no quiere un mensaje único. Quiere participar, quiere hablar, quiere que le escuchen, quiere que le traten personalmente. Por eso, las empresas deben mantener una actitud de escucha activa.

-¿Para qué?- Para interactuar.

De esta manera, las empresas se adaptan y entienden mejor a sus clientes, les cuidan, les miman, les atienden personalmente. Así, la relación es mucho más sincera y emocional, por lo que los clientes optarán por aquellas marcas o productos que les den mejores sensaciones, que les produzcan mejores vibraciones, en definitiva, que les aporten buenas experiencias.

Por eso, PlayStation, no es un juego, es una experiencia y Apple no es una empresa tecnológica, sino un estilo de vida.

Si en los años 80 Sanyo era el futuro y la tecnología, ahora lo son las innumerables conversaciones que conforman la web 2.0. Hoy la única proposición de venta (usp) ha llegado a su fin. Los internautas, los usuarios, los clientes, demandan información. Información de toda la cadena de valor que conforma una empresa: desde los proveedores hasta el consumidor final. Hagamos que sea posible.

Sanyo después de tantos éxitos fue finalmente vendida a Panasonic el 1 de Abril de 2.012.

Y, como decía Alan Key, un “el mejor modo de predecir el futuro es inventarlo”.

¿Interactuamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

Dic 25, 2012

El sabor de lo genuino, el sabor de la Navidad.

Was bruised and battered and I couldn’t tell
What I felt
I was unrecognizable to myself
I saw my reflection in a window I didn’t know
My own face
Oh brother are you gonna leave me
Wastin’ away
On the streets of Philadelphia

 “-¿Estáis listos chicos? En 10 minutos vamos a abrir nuestras puertas, ¿lo tenéis todo preparado?”

Con esta canción y esta frase, comenzábamos nuestra jornada laboral aquella Navidad de 1.994. Así amanecía el departamento de adornos de Navidad de El Corte Inglés en Preciados 1 (Madrid). Algo que cada Navidad recuerdo con cariño y emoción.

Cada año la Navidad es diferente, nuevas incorporaciones familiares, hijos, amigos, nuevas parejas, nuevos conocidos, nuevos compañeros de trabajo. Nuevos gustos, nuevos hábitos, nuevas situaciones. Este año, al menos en nuestro caso, será el año del social media, la Navidad del intercambio de ideas, de contactos, de proyectos y de puntos de vista altamente enriquecedores. Algo que no nos abandonará en bastantes años.

Gracias a las redes sociales, todos los días,  aprendemos multitud de cosas nuevas. Nuevos conceptos, nuevas herramientas, nuevos horizontes. Vivimos un momento idóneo para avanzar en un mundo que está en continua reinvención. Desde la creación de internet (ARPA 1962), hasta el manifiesto Cluetrain (1999), en 37 años de avances, todo lo que parecía absoluto se ha convertido en relativo. Todo lo que era cierto, ahora puede ser discutido. Todo lo que era susceptible de mejora, se ha superado con creces.

En este avance será, el nativo digital (la generación de menos de 30 años), el que multiplique la velocidad de los cambios y las innovaciones. El salto tecnológico será incesante y los medios de comunicación que ahora conocemos no se parecerán en nada en menos de 5 años. Valga como ejemplo la televisión, la radio o los periódicos, medios que están sufriendo una profunda reconversión.

A día de hoy, estos cambios están siendo dirigidos por los inmigrantes digitales, todos aquellos que hemos madurado a la vez que se ha creado la tecnología y no hemos nacido con ella. Aquellos a los que cariñosamente podemos denominar pioneros. Aquellos que soñaban con que en Navidad les trajeran un ordenador Spectrum, un Amstrand o un Commodore, o los cartuchos de juegos Atari o el Vectrex. Una generación que han acompañado y han hecho posible que los avances en tecnología fueran posibles los últimos 20 años.

Este año, los inmigrantes digitales, estamos deseando que nos traigan el juego de “Operación” a nuestros hijos, que está totalmente agotado hasta en El Corte Inglés. Lo que nos demuestra que aunque todo avance cada vez más rápido, siempre nos quedará la esencia, siempre nos quedará lo genuino, siempre nos quedará la Navidad.

¿Estáis listos, pioneros? ¿Lo tenéis todo preparado?

Feliz Navidad.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

 

Páginas:«1234