Browsing articles tagged with "marketing digital Archives - Página 3 de 3 - hgm Marketing - Publicidad"
Jun 11, 2014

Social media, la madurez del marketing.

Avanzó entre la admiración y los silbidos de los chicos.

– ¡Sandy! – exclamó.

Danny no podía creer lo que veían sus ojos.

Resplandeciente, con nuevo peinado, vestida toda de negro, chaqueta de cuero, top a la altura de los hombros, pantalones ajustados, zapatos de tacón alto y fumando un cigarrillo, ella, se mostró ante todos y él… cayó hechizado a sus pies.

Ambos se habían conocido durante el verano, y al despedirse, ninguno de los dos pensaba que se fueran a ver de nuevo. Se equivocaban. Cuando ella decide matricularse en el mismo instituto que su amiga Frenchy, lo último que podía esperar, era convertirse en compañera del rebelde Danny Zuko.

Pese a los infortunados intentos por acercarse el uno al otro y recuperar su relación, las amigas de Sandy le hacen ver la realidad en la que viven. Su chico tiene una reputación, pero le costaba entenderlo y debía acceder a él adaptándose a sus gustos.

Gracias a las correctas instrucciones de sus amigas pudo tenerle para ella, Danny mantuvo su status de «chico duro» y todos siguieron juntos.

Blog hgm social media la madurez del marketing

(Imagen de Grease – Paramount Pictures)

Danny y Sandy se sentían atraídos, se gustaban y anhelaban estar juntos.

¿Qué pasaba?

Los mundos de cada uno de ellos eran diferentes a pesar de convivir en un mismo espacio. Danny tenía una vida inmadura, una vida rebelde e inadaptada. A Sandy no le iban los chicos duros, era la típica chica buena. Ambos, o al menos uno de los dos debía madurar y dar un paso mas allá. Uno de los dos debía reinventarse, realizar una transición y adaptarse a los tiempos para logar su deseo.

Sandy maduró.

La madurez, es el momento en el cual una persona adquiere buen juicio y prudencia, lo que implica autonomía, conductas apropiadas a las circunstancias, ponderación y equilibrio, estabilidad, responsabilidad, cercanía afectiva, claridad en objetivos y dominio de sí mismo. (Definición recogida en Wikipedia)

Si extrapoláramos este concepto a nivel profesional, es el momento en el que se empieza a vislumbrar con claridad el camino a seguir, es el momento en el que se empiezan a tomar las decisiones acertadas, es el momento en el que de verdad se avanza con seguridad.

Son muchas empresas, agencias y profesionales que desde hace un tiempo decidieron dar un paso más allá. Son muchas las que han incorporado el marketing digital a su estrategia y planificación corporativa y empresarial. Son muchas las que empiezan a ver resultados.

El fin de la web 1.0, caracterizada por ser estática, de comunicación unidireccional y teniendo como único participante la empresa, ha dado paso a la web 2.0, identificada con un mundo interactivo, donde la comunicación es multidireccional y el poder reside en todos los usuarios.

Las redes sociales o el social media, han dado el empujón definitivo. Las empresas comienzan a dejar de verlas como una amenaza para la marca. Han descubierto que si se adaptan a los espacios donde interactúan sus clientes, participan en ellos y confieren cercanía, acabarán ganando su confianza y tener aliados para lograr sus objetivos.

La carrera vertiginosa por ocupar un espacio destacado en internet empieza a tener cada vez más alicientes y uno de los más importantes es saber manejar la información que se comparte en la red. Dónde, cómo y cuándo publicarla, marcarán el éxito de la estrategia elegida.

Saber quién gestionará el social media es una decisión que hay que tomar con seguridad.

Social Media hgm Marketing

Grease, fue una película que marco un antes y un después en una generación de personas. Aunque por su estilo alegre y participativo, esta bonita historia, muy bien acompasada por una música muy bien escogida, hará que siempre la tengamos presente en nuestra mente.

Fomentar las relaciones en la red será uno de las asignaturas más difíciles de conseguir para las empresas. Tener buenos consejeros y amigos en la red será garantía de buenos resultados futuros. El equipo elegido para llevar a cabo este trabajo deberá contar con la ilusión, el empuje y los conocimientos adecuados. Y sobre todo mucha pasión.

¿Maduramos juntos?

Te tenemos en mente.

Jorge Jiménez Suárez

Feb 28, 2014

Pasión analógica, pasión digital.

Según los médicos no había ninguna esperanza de que volviera a caminar.

Prácticamente había conseguido su sueño, había llegado a ser futbolista profesional, había conseguido ser el portero del Real Madrid. Sus compañeros eran los mejores futbolistas de la época. Estaba a punto de terminar la licenciatura de Derecho, pero un desgraciado accidente acabó con su pasión: el fútbol.

Durante los dos años de convalecencia tuvo la suerte de que la persona que le atendía en el hospital le regalara una guitarra para ejercitar los dedos. A partir de ahí, su creatividad a la hora de componer poemas, su constancia y el apoyo incondicional de su familia, hicieron el resto para que pudiera dedicarse a su nueva pasión: la música.

Lvsi

 (Imagen film: «La vida sigue igual» de Columbia Pictures)

Para ser un cambio demasiado traumático podría parecernos que fue una evolución rápida. Nada de eso. El estar postrado casi dos años en una cama y las secuelas posteriores no tuvieron que ser un trago fácil de llevar. Además de algunos años más de esfuerzo para consagrarse como estrella de la música.

En los últimos años, en el mundo de la comunicación, nos ha sucedido algo parecido. Si bien es cierto que bastante menos traumático, sí se ha producido una evolución, una transición, un cambio en nuestra forma de comunicarnos. Nos hemos ido incorporando poco a poco al mundo digital.

Internet ha abierto la puerta a las nuevas tecnología, a otras forma de entendernos y de comunicarnos. También ha provocado que se creara una brecha generacional con respecto al uso que hacemos de las nuevas tecnologías, entre nativos digitales e inmigrantes digitales. Aunque, desde nuestra modesta opinión, la mayoría, aún somos «pioneros digitales«.

La evolución de los mensajes comerciales, publicitarios y de marketing se han ido separando paulatinamente en el mundo off line, tradicional o analógico y el mundo on line, tecnológico o digital.  Todas las personas, empresas y agencias han sido testigos y participan de este cambio que afecta a nuestras vidas cada día más. En el mundo de la comunicación los canales on line le comienzan a ganar la partida al mundo off line.

shutterstock_101783026

(Imagen Shutterstock)

Ante la duda por cual de ellas apostar, sólo diremos que las dos grandes ventajas que catapultan al mundo digital sobre el analógico son:

1. Es asequible.

Lo que hasta ahora era accesible a uno pocos a base de presupuesto, se ha convertido en un mundo abierto a todas las personas. Se ha popularizado, es más humano.

2. Es completamente medible.

Gracias a todas las herramientas de analítica se pueden controlar todos los impactos de nuestra comunicación en todos los sentidos, lo cual produce cierta sensación de rentabilidad o de retorno de la inversión con facilidad.

La semana pasada tuvimos la maravillosa oportunidad de asistir a un curso impartido por Juan Merodio, una persona que apostó por el mundo on line desde hace más de 15 años. Lo que para él fue una elección importante en su día, ahora es una alternativa más para los demás compañeros de profesión. Gracias a su continua búsqueda de soluciones, personas como él, van allanándonos el camino para integrarnos en el mundo digital. Como él dice: «hay que buscar un continuo ensayo y error, es más, de cada diez cosas que pruebo, ocho no me valen y dos las aplico y las incorporo a mi actividad habitual«.

Nosotros, seguimos aprendiendo y trasladando nuestra experiencia. Pero no debemos dejar de lado el mundo off line, aún tiene mucho que decir. Es más, a día de hoy, la combinación de ambas, off line y on line, siguen siendo la mejor garantía del éxito de una buena campaña de comunicación.

online-offline-marketing-strategy

Julio Iglesias, luchó, peleó, se esforzó y dejó el mundo del balón con una canción. Apostó por otro futuro y triunfó, aunque nunca olvidó, ni dejó de evocar, su otra pasión.

Gracias Julio nos encanta lo que haces.

Aunque los cambios suelen ser progresivos y no traumáticos, no debemos encogernos de hombros y quedarnos mirando, debemos continuar nuestro camino. Pero hay que probar, hay que experimentar, hay que avanzar, hay que prosperar. Eso sí, sin olvidarnos de nuestra verdadera pasión, hacer bien nuestro trabajo, ni de lo que supone el mundo que hasta ahora hemos conocido.

Sigamos adelante e incorporemos todo lo nuevo y lo que nos queda por conocer.

Y como dice Juan Merodio: «el marketing en internet es como ligar«…

¿Ligamos?

Jorge Jiménez Suárez

Ene 14, 2014

Potencia tu contenido, crea sinergias.

Lunes por la mañana.

En el colegio.

Ese día estábamos más revueltos de lo normal.

En todos y cada uno de los sucesivos recreos de la mañana se oían los gritos de los niños y entre todos ellos una palabra se oía con mayor claridad. Llevábamos un par de horas mirándonos, haciéndonos guiños, sonriendo y gesticulando todo lo que podíamos sin que nos pillaran. Estábamos ansiosos por salir a recreo y desahogarnos.

Al final sonó el timbre y salimos al patio a la carrera, al grito de:

– «¡Saporosky!» –

Los pasillos, las escaleras y el patio eran un clamor: «Saporosky, saporosky, saporosky…»

Rápidamente se hicieron dos grupos de cosacos y polacos «blandiendo» espadas imaginarias luchando en épica batalla…

taras-bulba-1962_68055

El día anterior habíamos visto todos la película. Nos dejamos llevar por la emoción de ver como Taras Bulba junto con su hijo, toma el mando de los cosacos y los conduce hacia Dubno, donde los polacos les esperan. Las chicas de nuestra clase tampoco se quedaban atrás, las que no luchaban curaban a los «heridos». Además, todas se enamoraban del mismo y también «morían» con él…

En aquella época sólo había dos canales de televisión y muy pocas posibilidades de que no se viera el otro canal a la hora de las películas de los sábados o los domingos por la tarde. Por lo que, cuando nos veíamos en el colegio siempre hablábamos de las mismas películas, de las mismas series, de los mismos programas. Los anunciantes lo único que tenían que hacer era tener presupuesto y una buena creatividad para estar al alcance de unas audiencias masivas.

Actualmente, está todo mucho más disperso. La dispersión de los medios audiovisuales se ha atomizado aún más por la explosión de internet y las redes sociales. Conseguir un gran impacto con una campaña es mucho más difícil, con y sin presupuesto. Hay que afinar más y buscar otro tipo de relaciones con los clientes.

La semana pasada tuve la oportunidad de reunirme con un colaborador al que le tengo un gran respeto por sus conocimientos, por su estilo y por su calidad de trabajo. Estuvimos analizando la posible estrategia y planificación de un cliente al que debíamos preparar una buena presentación con una ilusionante propuesta de trabajo.

Al hablar del plan de acción en social media, le hablé de mi idea acerca del contenido, de la calidad del mismo y la frecuencia de su publicación.  También atisbé en qué redes sería más adecuado hacerlo, aunque deberíamos ceñirnos al estudio de mercado on line previo para dejarlo todo más definido.

Al cabo de un rato, se giró y me dijo:

– «De acuerdo Jorge, el contenido es el rey

– «Pero, ¿de qué nos sirve tener un contenido de calidad si no generamos sinergia?» –

Tenía razón y no se refería a viralidad, eso vendría más adelante si las campañas de contenido calaban y llegaban a donde tenían que llegar.

¿Qué es sinergia?

Ni más ni menos que el resultado que se obtiene con el trabajo, la aportación o la transmisión de contenidos de dos o más usuarios actuando en conjunto. Normalmente, el logro es mayor de lo que se podría esperar si simplemente sumáramos las acciones de los usuarios, seguidores o fans por separado o de forma individual.

Mi colaborador y amigo tenía razón, debíamos contar, además del contenido, con el trabajo de un buen Community Manager para generar el compromiso, el engagement necesario, para  garantizar el éxito de la planificación y la estrategia. Alguien que supiera transmitir la imagen de marca, que creara buen ambiente en las redes y unificara las interrelaciones. Alguien que, en definitiva, aunara los esfuerzos, canalizara la comunicación y lograra que el espíritu del cliente, la marca o la firma fuera adoptado como propio.

synergy

Aquel recreo y muchos otros, «los polacos» fueron cayendo ante el espíritu transmitido, el trabajo en equipo y por supuesto, del empuje de los «cosacos«.

Sin desmerecer el contenido, no recomendamos planificar una estrategia, ni ejecutar un plan de acción en redes sociales sin la necesaria creación de sinergias entre los usuarios, entre las personas.

Sin relaciones de sinergia, estaríamos divididos y seríamos débiles, seríamos vulnerables. Nos faltaría algo, como al comandante polaco.

Y recordemos que «la unión hace la fuerza«.

¿Te unes?

Jorge Jiménez Suárez

Ene 8, 2014

El contenido, tu mejor presentación.

El arañazo había sido muy profundo. Del rostro de Danny comenzaba a manar sangre.

– ¡Oh! ¡Mirad, mirad! –

Los comentarios de sorpresa y los gritos de asombro del gentío iban en aumento.

– ¡No es un dios! –

– ¡No emanaban rayos de luz de su interior! –

Sólo era una persona que sangraba como cualquier mortal.

La suerte estaba echada. Les habían descubierto.

Estaban condenados

Daniel Dravot  y Peachy Carnehan, eran muy aventureros, ex miembros del ejército de Su Majestad y muy unidos por una fuerte amistad. Gracias a un colgante que lleva Dravot con el emblema del compás, la plomada y el ojo, los monjes de la región de Kafiristán le otorgan el título de sucesor de Alejandro Magno, que había legado un sello secreto idéntico a sus antepasados. Y con ello habían urdido un engaño para conquistar el pequeño reino y convertir a Daniel en su rey.

Pero les habían «pillado» y a pesar de un inicio prometedor, al final, acabaron mostrando lo que había en su interior, lo que eran en realidad, lo que llevaban dentro. Y, como en la mayoría de los casos de éxito fulgurante, la vanidad y los delirios de grandeza fueron los causantes de su fracaso.

homme-voulut-etre-roi

(Imagen: El hombre que pudo reinar – Columbia Pictures)

En nuestra vida, en nuestra profesión, en nuestro camino, desgraciadamente, nos encontramos con casos, personas o empresas parecidas o en similares circunstancias. Detrás de lo que creíamos algo serio, con una buena imagen, con una buena fachada, descubrimos que nada es como realmente pensamos, no hay nada en ellos, están vacíos. Clientes, proveedores o personas que en un principio transmiten una posición, un rol que no se corresponde con lo que finalmente son. Y lo peor de todo es que hemos contribuido, sin saberlo, a agrandarlo.

Hemos vendido humo, hemos perdido el tiempo y en algunos casos, hemos podido perder dinero.

¿Cuántas veces hemos compartido un dato, un conocimiento, una noticia o un comentario de alguien del que confiamos dándolo por bueno por el simple hecho de venir de quien viene?

Trasladándolo a internet y a las redes sociales, si algo aprenderíamos de todo esto, es que seríamos muy cuidadosos a la hora de otorgar nuestra confianza en el futuro. Y, por supuesto, no daríamos por buena la recomendación, el conocimiento, o el contenido compartido sin mirarlo, sin corroborarlo, sin contrastarlo.

Si algo es clave en una estrategia de marketing digital, ya no sólo es estar presente en internet a través de una web y utilizar algunas técnicas de SEO para que nos localicen o las campañas de pago o SEM. Se estima que actualmente el 70% del posicionamiento de una marca o de una empresa se debe a la generación de buenos e interesantes contenidos a través de blogs corporativos o a través de la dinamización de los mismos en redes sociales.

Cada marca, cada empresa, cada perfil o cada persona tendrá su estilo y su manera de comunicar. Serán noticias, serán fotos, serán recomendaciones, serán canciones, serán vídeos, serán promociones, pero siempre deberán ser reales y con un cierto toque de autenticidad, con una imagen definida, con estilo.

Ante todo se debe evitar la mala copia, el plagio, y por ello, hacemos referencia de la cita de Herman Melville, recordada la semana pasada en un diario digital de social media: «es mejor fracasar en la originalidad que tener éxito en la imitación».

curacion-de-contenido

Nuestros protagonistas finalmente, tenían algo más para mostrar, pero cuando lo hacen es tarde. Al menos, logran convertir su final en un canto a la camaradería, al afecto y a la comprensión. Nos muestran una amistad y una fidelidad capaz de sobrevivir a la muerte.

A pesar de los baches del camino, nos seguiremos esforzando en generar día a día contenidos amenos, formativos e interesantes. Con nuestra imagen, con nuestra fuerza, con nuestro estilo. Sin olvidarnos que el contenido es el rey.

¿Comenzamos?

Jorge Jiménez Suárez

Abr 27, 2013

Tu equipo y tu agencia, tu mejor tripulación.

Y allí estaba, bajo la atenta mirada del público que llenaba la sala de fiestas del Pacific Princess. Ataviado con un bañador, un flotador de patito y unas gafas de buzo sobre su cabeza, descorrió las cortinas de la improvisada bañera, agarrando el micrófono y cantando a pleno pulmón.

Julie McCoy, la encantadora responsable de Relaciones Públicas del crucero, muy azorada, no podía parar de reir.

Así fue, como a falta de solista en la banda musical del crucero, el Sobrecargo Burl «Gopher» Smith, decide salvar la situación cantando en público en una ducha improvisada. Así era Gopher, le gustaba cantar bajo la ducha pero fuera de ella no lo sabía hacer.

Vacaciones en el mar (Love boat) fue una fantástica serie televisiva que tuvo mucho éxito y aceptación durante el final de los años 70 y mediados de los 80. Dentro del «barco del amor», bajo el mando del Capitán Merrill Stubing, se daban todo tipo de situaciones y aventuras románticas, que en su mayoría, solían tener buen fin.

Lo más llamativo de esta serie es que a pesar de su largo periodo de emisión, los muchos directores que dirigieron los diferentes capítulos y las innumerables aportaciones de estrellas invitadas, siempre tuvo casi la misma tripulación y la misma calidad de atención a sus viajeros.

En una agencia de comunicación y marketing suele haber una gran rotación de personal, colaboradores, proveedores y clientes, pero siempre queda la base, el núcleo, la esencia, que es lo que hace que mantenga la identidad y la política de actuación, pase el tiempo que pase. Si algo podemos destacar también de las agencias es la capacidad de adaptación a los tiempos, a las situaciones y a las diferentes necesidades de sus clientes.

Las actividades dentro de una agencia están en continua evolución, transformación y adaptación. Hoy, las principales razones para solicitar los servicios de una agencia son las vinculadas al marketing digital como:

– Consultoría, estrategia y planificación.

– Investigación o estudios de mercado on line.

– Creación y diseño web.

– Servicios de posicionamiento (SEO, SEM)

– Campañas de publicidad display (publicidad en medios digitales).

– Creación de contenidos y relaciones en redes sociales (Social Media Management).

– Analítica en internet.

– Campañas de emailing y mobile marketing.

– Creación de tiendas on line (ecomerce)

Por supuesto hay más, muchas más, tantas como acciones se desarrollen y las que a muy seguro vendrán de la mano de las nuevas tecnologías y la innovación. Todo esto sin olvidar las acciones de offline o marketing tradicional, como las acciones en el punto de venta, el marketing experiencial, las performance, el PLV, el merchandising y un largo etcétera.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir al 10º aniversario de «Hoy es Marketing» (#HEMESIC). Rodeado de grandes profesionales, disfruté del cambio y la evolución a la que hemos asistido en estos diez últimos años en el mundo de la comunicación. Ví, como grandes empresas, gracias a un excelente trabajo de sus equipos de marketing o a las agencias con las que trabajan se habían adaptado a los tiempos y seguían estando en primera línea. Como bien dijo José Manuel Velasco, «las agencias y los profesionales del marketing debemos estar más cerca de la visión que de la misión».

Vacaciones en el mar fue un claro ejemplo de cómo ante determinadas situaciones con un gran equipo, su tripulación, con gran intuición y anticipación, conseguía llevar a sus clientes a «buen puerto».

Las agencias con visión serán las que te lleven al éxito.

¿Te subes a nuestro barco?

Jorge Jiménez Suárez

 

Páginas:«123