Browsing articles tagged with "marketing Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Oct 21, 2016

Atiende a tu cliente, evalúa a tu equipo.

Pensaba que era mejor actor.

No era un cliente tan misterioso como yo pensaba.

Y al final siempre me acababan pillando.

Fueron varias las ocasiones que tuve que realizar este tipo de técnica de marketing. En todas ellas me tocaba ser un cliente diferente: unas veces era simpático, otras borde, unas muy pesado, algunas… simplón, muchas de preguntón, menos de dubitativo y siempre de ignorante. Sinceramente, pienso que en poco tiempo el dependiente se daba cuenta de que no iba a comprar y dejaba de prestarme atención. Por lo que rápidamente cambiaba mi rol y conseguía mantener su atención para lograr mi objetivo.

Era una buena técnica de investigación comercial.

No he vuelto a tener una experiencia como, «cliente misterioso», como trabajo de campo desde que abandoné aquella agencia en la que trabajé hace diez años. Supongo que este tipo de acciones seguirá empleándose en bastantes negocios cuya actividad principal esté centrada en la atención al público permanentemente en el punto de venta.

Para la elaboración de este tipo de campañas internas, había que tener mucho tacto y cuidar en exceso los detalles, los lugares o centros a estudiar, las hora de visita, los incentivos a los empleados, la ropa, el rol…

…sobre todo si se iba a analizar a la competencia…

cliente-misterioso

Actualmente, estas labores de investigación comercial se pueden realizar también a través de los canales de comunicación e interactuación de los que ponen las empresas a disposición de sus clientes. Las redes sociales son un claro ejemplo.

Es cierto que si se utilizan correctamente pueden ser muy beneficiosas para el cliente y la empresa. Pero tristemente, nuestra experiencia nos demuestra, que las redes sociales e internet se han convertido más en un canal de quejas que un medio de comunicación de doble vía. Que es lo que debía ser. Las redes sociales….

…nos deben ayudar a conocer a nuestros clientes.

A diario nos encontramos con todo tipo de reacciones como consecuencia de los sucesos que se publican en los medios de comunicación, en sus webs y en sus perfiles en redes sociales. Podemos encontrar a personas con signos evidentes de enfado, con malas contestaciones, con insultos e incluso nos encontramos con clientes que abusan de las redes sociales para intentar menospreciar o ningunear a las empresas o a los empleados de las mismas, siempre aduciendo a una mala atención recibida o a una mala experiencia se compra o servicio.

Valga de ejemplo el bochornoso incidente del ex-cantante de El último de la Fila el pasado verano con un camarero de Balearia. La reacción de la empresa fue correcta, pero ambigua. Esperemos que este tipo de situaciones no se vuelvan a repetir.

La investigación comercial a través de estas técnicas deben servir para unir al cliente y a la empresa firmemente. Cuando otras empresas ven ese lazo de unión entre cliente y empresa, sienten la necesidad de mantener ese tipo de relación con quien le atiende bien. Sin importar su tamaño o su envergadura. Pensemos que:

«No hay cliente pequeño, ni trabajo menor.»

cliente-y-empresa

El cliente es el principal activo de la empresa y los empleados de las mismas son los encargados de gestionar su atención. Al igual que son la imagen de la empresa, deben procurar que los clientes tengan a su alcance todo aquello que les pueda proporcionar una buena experiencia con la marca. Cuidar, formar y vigilar a tu equipo o tu personal, será garantía de buena atención al cliente.

Si por algo nos hemos distinguido siempre en esta pequeña agencia, ha sido por atender a todos los clientes por igual. Siempre hemos estado en contra de la mala atención o el mal trato al cliente. Jamás haremos un mal trabajo conscientemente a un cliente. Siempre que hemos cometido errores los hemos subsanado, costara lo que costara. Y por supuesto, lo que nunca haremos es engañar a un cliente, o mucho peor, mal aconsejarlo para que realice una mala acción. Eso sería muy poco profesional.

Como se suele decir: “La calidad de tu servicio, depende de la calidad de tu personal”.

¿Necesitas una buena atención?

¡Confía en nosotros!

Jorge Jiménez Suárez

Ene 21, 2016

Marketing digital, algo maravilloso.

Se habían despertado, y frente a ellos, delante de su refugio había algo que el día anterior no estaba. Era un monolito de color negro con una superfice lisa, limpia, pulida. Esto no era muy normal. Nunca habían visto nada parecido.

– «¿Qué hacía allí? ¿Qué era eso?» – se preguntaban los primates.

Y con curiosidad se acercaban a verlo, a tocarlo, a sentirlo.

Uno de ellos arengó a sus compañeros y se aproximaron a él.

– «¿Qué era aquel objeto de forma tan perfecta? –

A partir de ese momento comenzaron a ser conscientes de muchas cosas que había a su alrededor y a las que no habían prestado atención hasta entonces. Comenzaron a descubrir la utilidad de los objetos que la naturaleza les proveía. Comenzaron a utilizarlos como herramientas.

Comenzaron a pensar.

Su vida cobraba una nueva dimensión, se enfrentaban a nueva realidad.

– «¿Sería el monolito la causa de este cambio?» –

Sólo sabían que a partir de ese momento, ya nada sería como antes. La evolución y la mejora, sería continua, rápida, incesante, trepidante. Gracias a esa nueva y extraña presencia se sentían con mayor fortaleza, con mayor seguridad, con mayor capacidad para probar cosas nuevas, para experimentar, para avanzar.

Gracias a ello pudieron cambiar, ser mejores.

Gracias a lo que un día llegó y se quedó junto a ellos para siempre.

algo maravilloso va a ocurrir

El simple hecho de la aparición del monolito produjo una reacción en la mente, en los hábitos, en las costumbres de aquellos primeros habitantes del planeta. Para ellos fue un hecho diferenciador, algo que marcó el cambio, algo que modificó la tendencia, un punto de inflexión.

Fue algo maravilloso.

¿Podemos descubrir qué objeto, qué hecho o qué lugar ha producido en nosotros un cambio significativo en nuestra vida o en nuestra profesión? Seguramente, algo haya sucedido a nuestro alrededor o algo ha empezado a formar parte de nuestra rutina sin que nos hayamos dado cuenta y sin saberlo haya sido el arranque de una nueva forma de ver las cosas, de pensar, de actuar.

Todavía recuerdo el día, primavera de 2.010, en el que tuve una reunión en la cafetería del Museo Thyssen de Madrid con un representante de una agencia de Barcelona. Buscaban una agencia en Madrid que les pudiera dar soporte digital a los clientes que tuvieran que atender en la zona centro. No les interesaba nuestro trabajo de marketing habitual. Sólo querían trabajo on line.

En ese momento, fui consciente de estaba más perdido que los primates de nuestro ejemplo de hoy, que las cosas estaban cambiando y no «me había subido al carro«. Descubrí que ya había otra manera de atender a nuestros clientes. Que había nuevos caminos por explorar. Que había que hacer algo. Que teníamos que prepararnos.

Esta agencia, mi agencia, era, casi en exclusiva, off line, tradicional o lo que en ese momento se catalogó como 1.0. Y funcionaba suficientemente bien. Pero el tiempo fue dándole la razón a aquella agencia y las acciones de marketing empezaron a tomar mayo relevancia desde el punto de vista digital.

Se empezaba a consolidar el Marketing digital.

Y es cierto, vino para cambiarlo todo y para quedarse por mucho tiempo. Ahora mismo, no podemos realizar ningún trabajo para nuestros clientes si no tenemos en cuenta muchas herramientas, parámetros y espacios digitales. Eso sí, aún sin abandonar nuestras actividades tradicionales.

A medida que ha pasado el tiempo hemos dirigido más recursos al entorno digital. Ya estamos en la era del Marketing digital, aunque debemos mantener nuestra imagen y nuestra experiencia en el conocimiento de todo tipo de acciones. Por eso seguiremos comprendiendo todo y daremos imagen de lo que se denomina:

Agencia de marketing online 360º

marketing digital 360º hgm marketing

La historia de la humanidad es un claro ejemplo de la velocidad del cambio. La evolución de nuestra especie es un claro ejemplo. A medida que hemos ido evolucionando y compartiendo nuestros conocimientos, el progreso ha sido  mucho mayor, más veloz. La presencia de ciertos objetos nuevos o las nuevos hábitos transmitidos y asimilados, nos han hecho no sólo, mejorar y avanzar, nos han hecho prosperar.

En nuestra agencia, desde aquel momento fuimos conscientes de la rápida evolución de lo que nos rodea, del entorno, de las tendencias. Todo nos exige desde hace tiempo, un cambio, una mejora. Por eso, en poco tiempo, esperamos que antes de nuestro aniversario, la nueva web de marketing digital esté funcionando plenamente. No sabemos como será en el futuro, pero nos hemos subido a él y queremos formar parte de él. Queremos seguir construyendo algo mejor.

Recordemos a Peter Drucker cuando dijo:«La mejor manera de prever el futuro, es creándolo».

Llega la hora de la transformación digital.

¿Nos ponemos a ello?

Jorge Jiménez Suárez

Dic 3, 2015

Branding, haz que tu producto hable.

Ante la atenta mirada de Mikey, James le preguntó:

– «¿Te gusta el mundo exterior? Es raro, ¿verdad?» –

– «Te pasas nueve meses intentando salir y el resto de la vida queriendo volver ahí dentro.» –

Y qué iba a decir él, si sólo era un bebé…

Mollie había cometido…¿un error? Se había quedado embarazada de un cliente suyo, Albert, al que le llevaba la contabilidad. Al nacer Mikey, es reconocido por su padre biológico. Gracias a ello, Mollie tendrá una ayuda económica para criarlo, pero el niño no tendría a su lado la necesaria figura de un padre.

A partir de ahora, Mollie, tendría que multiplicar sus funciones o buscar una ayuda que se le resiste. Pero, durante el embarazo, había conocido a James que trabajaba como taxista para pagarse sus clases de vuelo para ser piloto. Además, James, necesitaba un domicilio fijo para que su abuelo no fuera expulsado de la residencia en la que vivía.

¿Serían capaces de entenderse?

Mikey necesitaba un papá. Debía hacerse entender.

Molly necesitaba una ayuda con Mickey. Debía buscar una pareja estable.

James, necesitaba un hogar. Debía madurar para ser lo que ellos necesitaban.

Todos tenían algo en común, tenían que hablar.

Algo tan habitual en nuestro día a día personal y profesional. Aunque a veces no es fácil conseguir.

La semana pasada tuve la oportunidad de repetir visita al evento Impulsando Pymes. El año pasado no pude asistir y me quedé con muchas ganas de hacerlo ya que el año anterior, en 2.013, sí lo hice y me llevé muy buena impresión. Y de nuevo, me aportó mucho más de lo que podía esperar.

Fueron dos trepidantes horas completas de presentaciones de las que me quedé con tres ponencias de tres empresas colaboradoras: JDecaux, Mercedes y ESIC, siempre ESIC.

En la exposición sobre nuestro conocimiento acerca del cliente por parte de JDecaux, apostaban por que los empresarios pusiéramos siempre los cinco sentidos en nuestros clientes y saber aprovechar las oportunidades que esta acción nos podía brindar, para transmitir la confianza necesaria a nuestros clientes. Nos mostraron como ejemplo, el cartel que pusieron de una empresa funeraria, «ultimoviaje.es«, junto al hospital de Murcia.

Entonces, Mercedes, hizo su aparición aceleró y puso «la directa» al hablar de la importancia que tiene la innovación, la movilidad y el servicio para la imagen de una empresa. Porque «una imagen vale más que mil palabras«. Y estos tres conceptos son básicos en la mayoría de los negocios.

Por último, Jean Marc Colanesi de ESIC, nos puso de nuevo los pies en la tierra. Nos habló primero de la importancia que tienen las marcas. Primero, porque hay que enseñar a los consumidores a comprar. Es decir, si tenemos un producto, por sí solo, no nos dice nada, pero si le ponemos una marca, el producto puede transmitir lo que es y para qué sirve. La marca no es simplemente una etiqueta que se pega al producto, la marca hace de intermediario entre el producto y el consumidor.

El producto es mudo y la marca, habla.

Y lo segundo que nos argumentó Jean Marc, fue, que hace algunos años, para las empresas y las marcas bastaba con tener notoriedad. Pero ahora es más importante la reputación de la marca, el branding o todas las acciones que hacen posible que la marca, por sí sola, explique qué es el producto, para qué sirve y a quién le conviene adquirirlo o usarlo.

La marca debe generar confianza.

Sí, los medios tradicionales ya no transmiten el mensaje que la marca quiere dar. Los consumidores utilizan otras vías para compartir su experiencia. Ya no se creen las «bondades» que desde las marcas se les da. Sólo atienden a lo que les dice su comunidad, su par, su referencia de confianza. Como dice Jean Marc las personas se informan a través de las opiniones y las experiencias que relatan las personas a través de las redes sociales, los blogs o los foros de opinión. Tengámoslo en cuenta.

Branding, el producto no posiciona, la marca sí.

Mikey, al final, consiguió el padre que anhelaba tener. Gracias a James había podido «hablar». Mollie la pareja estable que necesitaba a su lado. James maduró lo suficiente para ayudar y querer a ambos. Todos formarían parte de algo más grande e importante: una nueva familia. A partir de ahora sería una etiqueta que hablara por sí sola.

A través de las herramientas de branding debemos cultivar la marca. Debemos asignar el valor necesario a la marca como algo imprescindible en nuestra comunicación, deben ser los intermediarios entre cliente y consumidor. Pero las agencias deben ser también intermediarios para crear y generar cultura de marca. No olvidemos que el sentirse identificado con una marca, bien gestionada, generará beneficios a todos los que trabajen con ella y a todos los que se sientan identificados con ella como parte de su comunidad.

Como dice Andrés Pérez Ortega:  «Tu marca tiene sentido si aportas a los demás»

¿Quieres que tu marca hable?

Aportemos algo más.

Jorge Jiménez Suárez

May 7, 2015

Avala tu reputación, genera confianza.

Llegó hasta su puerta y se presentó:

– «Me llamo Dutch Van Den Broek» –

– «¿De qué se trata?» – preguntó la señora Chandler.

– «Mi esposa iba en el vuelo en el que se estrelló su marido»- se explicó.

– «¿Y ha venido a pedirme algo?» – preguntó ella dejándolo pasar.

– «Ellos viajaban juntos… 3 A, 3 B… su marido, mi mujer… ¿Lo sabía?» –

….

Dutch era policía de asuntos internos, felizmente casado. Kay Chandler era una congresista republicana, casada y madre de una adolescente. Caprichos del destino, debido al accidente de avión en el que murieron sus respectivas parejas, ambos descubrirán cuál era la verdadera situación de sus respectivos matrimonios.

Una pareja, un vuelo, un billete, un destino, una llave… ¿Por qué?

Aún descubrirían algo más.

Confianza

Dolor, rabia, impotencia… son sentimientos que se agolpan en la mente de Dutch. Se pregunta en que falló a su esposa para que quisiera a otro. Se pregunta cuándo empezó todo. Vive atormentado. Ella, Kay, adopta una postura más fría, debe continuar al lado de su hija y afianzar su carrera política. Mantiene una imagen serena, pero la procesión va por dentro.

Es duro, pasado el tiempo, ver con otros ojos a la persona, que hasta hace bien poco, era una de las más importantes de tu vida. Una persona que hasta entonces le precede una excelente reputación personal y profesional. Pero un día, caprichos del destino, se destapan evidencias que cambian por completo esa imagen, y por supuesto, la confianza depositada en ella.

Tristemente, lo mismo que nos puede suceder en el ámbito personal suele ser algo más habitual con algunas marcas, servicios o clientes con los que trabajamos o interactuamos. Un día nos damos cuenta que no son lo que realmente pensábamos que eran. Teníamos una buena imagen, gozaban de una buena reputación frente a nosotros, generaban confianza.

Les creíamos.

Pero un simple hecho, una acción, una omisión, una duda, dan un vuelco a nuestra forma de pensar acerca de ellos. Algo muy común en las muy extendidas redes sociales con las que trabajamos e interactuamos a diario. Las famosas crisis de reputación de muchas marcas, que en su mayoría obedecen a «faltas de atención», pero que bien gestionadas, pueden reforzar la imagen de marca de una empresa, producto o servicio.

reputación

Como ya comentamos la semana pasada, tuvimos la oportunidad de asistir, un año más a #HEMESIC 2015. En otra de sus grandes ponencias, Jordi Ballera, al introducirnos el los índices de estudio de la valoración de confianza en España, nos diferenció conceptos como reputación y confianza.

Para él, «la reputación es la idea que tienen otras personas de otra persona, de un producto o de una empresa.»

«La confianza es lo que esperan de ti.»

Nos ilustró con el caso del violinista, que avalado por su buena reputación, tuvo el contratiempo en un concierto que estaba dando, que, de las cuatro cuerdas del violín que estaba tocando, una se le rompiera. Él siguió tocando con tres cuerdas hasta el final del mismo. Y cuando acabó el concierto, le preguntaron que por qué no había cambiado el violín. Su respuesta fue clara: «tenía que tocar con lo que tenía, era lo que se esperaba de mi».

También nos expuso que si en este momento, algún sector de nuestra economía podía presumir de generar confianza, eran todos aquellos que son más tecnológicos. Y que todas las empresas debíamos incorporar las nuevas tecnologías a nuestra actividad, para generar confianza y reescribir el relato competitivo de la empresa.

Todo esto encaminado a descubrir dos cosas:

1. La innovación es un paso más allá, a pesar de los recursos que tengamos.

2. La suma de la colaboración y la transparencia, generan confianza, generan beneficio.

  confianza 2

Kay y Dutch, finalmente, descubrirán la verdad. Sabedores de la reputación de sus respectivas parejas, no llegaron a cuestionar la confianza que depositaban en ellos. La decepción, el dolor y la rabia generó una nueva relación de confianza entre ellos. Fueron capaces de adaptarse a su nueva situación, creando una nueva relación beneficiosa para los dos.

Es importante gozar de una buena reputación. Pero no sólo debemos quedarnos ahí, debemos fructificarla en la generación de la confianza necesaria para que las personas, empresas, clientes o profesionales con los que trabajamos, convivimos y atendemos puedan mantener con nosotros una relación sincera y duradera.

Si sólo nos preocupamos por «el que dirán de nosotros», por nuestra reputación, perderemos la oportunidad de hacer que crean en nosotros, que confíen en nosotros. Está en juego, no solo nuestra imagen sino también nuestro trabajo, nuestra continuidad, nuestro futuro.

Como dijo Napoleón:

«El que sólo practica la virtud para conquistar una gran reputación está muy cerca de caer en el vicio»

Avala tu reputación, genera confianza.

Jorge Jiménez Suárez

Abr 30, 2015

Marketing, un mundo de tendencias.

– «¿Qué he de hacer para que me conceda su mano? – preguntó Ed.

– «Es usted poco aventurero y poco valiente» – dijo Gladys.

– «Me embarcaré en una expedición peligrosa» – repuso él.

– «Entonces a su regreso volveremos a hablar de este asunto»- dijo ella.

Ed Malone, reportero del Daily Gazette, debía hablar con su jefe, el editor McArdle, para conseguir que le encomendara alguna misión complicada. Su objetivo era el de impresionar a su amada Gladys Hungerton para que le concediera su mano.

Finalmente es enviado a entrevistarse con el profesor Challenger, una tarea difícil, ya que el profesor ha agredido a varios periodistas enviados a hablar con él. El profesor defiende la existencia de animales prehistóricos en Sudamérica. Pero hasta el momento, lo único que ha conseguido es quedar en ridículo por la mayoría de sus colegas científicos.

Challenger convence a Malone de su veracidad y le pide que se una a la expedición que ha preparado para ir allí y probar su teoría. En dicha aventura se unirán otros importantes compañeros de viaje: el profesor Summerlee, Lord John Roxton, un avezado cazador y Agnes, la hija de Challenger.

La misión de Malone era contar todo lo que allí viera, la misión del profesor Challenger era la de demostrar que tenía razón, la misión de todos será la de descubrir el mundo perdido.

Tendencias

Gladys parecía que sabía lo que quería, necesitaba un hombre de éxito. Ed, la quería a ella. Necesitaba impresionarla y convertirse en el hombre que ella deseaba. El profesor necesitaba conocer, descubrir, explorar, para demostrar que su visión era la correcta, era la acertada. Su equipo necesitaba conocer, o al menos poder investigar, si sus teorías eran correctas, si serían importantes para el futuro.

Todos querían estar preparados para enfrentarse al futuro.

La pasada semana tuve la oportunidad, un año más, de participar en una gran jornada de marketing en HEMESIC 2015. Allí, como todos los años se habló mucho de marketing, como no, y de las tendencias. Es más, se habló de las «megatendencias».

Nada más comenzar, Antonio Urcelay de Toys r us, al hablar de competitividad, nos recomendó adaptarnos a la globalización, tanto en valores, como en la gestión del talento:

– «Vivimos en el mundo por lo que debemos ampliar nuestras miras

Pero fue Javier Rovira en su ponencia: «Back to basic» el que nos aclaró el camino al hablar del futuro, al hablar de tendencias, al nombrar las megatendencias.

– «Vivimos en una transición a una nueva época, ya nada es igual» – remarcó.

Y añadió:

– «Las nuevas tendencias vendrán marcadas por los avances en sectores o actividades relativos a la geoestrategia, a la toma del poder por parte del individuo, a las innovaciones y mejoras en el campo de la salud, al pago por uso, a la neurociencia, al cambio tecnológico, a la energía, a los recursos…» –

– «Vivimos en el más de todo. Y en cuanto a la tecnología, lo «smart» empezará a sonar fuerte en todo y…¿han pensado en ir a vivir o trabajar en África? Vayan haciéndose a la idea.» –

Y siguió argumentando:

– «Pero antes de explorar todas estos nuevos horizontes debemos «volver atrás» y debemos conocernos, debemos conocer al ser humano en su interior. Tenemos tres aspectos importantes a tener en cuenta y que difícilmente cambiarán. Primero, las personas siempre buscamos el bienestar. Segundo, el ser humano está limitado. Y tercero, nos proveemos de cosas, a través del  consumo, la producción o el intercambio.» –

Y con respecto a estos tres puntos, resaltó la importancia del mercado como integrador de clientes. Un mercado que evoluciona rápidamente y en el que suceden cosas: «está pasando y punto». Acciones y oportunidades que surgen y que pasan que son completamente diferentes y que tienen su target, como el caso de Samantha Hess.

Y una nueva tendencia: el capitalismo ubuntú, basado en el «soy porque somos». Un ejemplo de cómo llevar a buen puerto la confianza a través de un grupo o del equipo. Un concepto que hace entender de otra manera el sentido de la propiedad o alquiler de las cosas.

Las tendencias predicen otras maneras de ver el futuro.

Y el marketing debe seguir formando parte de él.

Marketing

– «Y… discúlpeme, ¿puedo hacerle una pregunta? – dijo Ed.

– «Por supuesto Mr. Malone» – le contestó el marido de Gladys.

– «¿Se considera usted una persona aventurera?» – le formuló Malone.

– «En absoluto, Mr. Malone, todo lo contrario» – le respondió el nuevo esposo.

Ed, después de mirar a su «amada», se marchó con una enorme sonrisa…

Gladys se había casado con otro hombre mientras él estaba ausente. Alguien todo lo contrario a lo que él se había convertido por intentar impresionarla y poder casarse con ella. Ahora no era lo que ella necesitaba, ella necesitaba otro tipo de persona a su lado. Pero gracias a ello, en su aventura, había descubierto otro mundo, un mundo lleno de sorpresas, un mundo lleno de oportunidades, un mundo en el que, sin duda, también le esperaba el amor.

Las tendencias marcan las oportunidades futuras a las que nos enfrentamos. Lo que hoy vale, mañana puede no tener sentido. Por ello, una vez más, debemos seguir formándonos, seguir probando, seguir experimentando, seguir adaptándonos y seguir aprendiendo. Seguir aprendiendo de nuestro entorno, de nuestros clientes y de nuestros competidores.

Porque como dice Javier Rovira: «El consumidor es tu máximo competidor».

¿Quieres ver  más mundo?

¡Más marketing!

Jorge Jiménez Suárez

Abr 16, 2015

Tu producto, tu mejor promoción.

– «¡Anda, si éstos eran los Airgam Boys!»- exclamé.

– «Exacto, señor» – me contestó el dueño del puesto.

– «Yo tuve alguno que regalaban con los yogures Yoplait» – volví a decir.

– «Buena memoria, caballero» – me respondió de nuevo.

– «Y con los botes de ColaCao, también» – dije.

– «Es también fue buena, sí señor» – dijo.

– «Si, fueron muy buenas promociones en su época» – recordé…

….

Había ido a Toy Market con la intención de ver, y quizá encontar, alguna pieza para un Playmobil que se me había extraviado, pero no hubo suerte. Y allí estaban, los Airgam Boys. Eran la competencia de los que a mí realmente me gustaban, los Click de Famobil, aquellos muñecos de juguete que surgieron en los años 70 del siglo pasado y que han seguido formando parte de la infancia de muchas generaciones.

Allí, los más pequeños se agolpaban en las figuras de Starwars de LEGO, mientras los más mayores rememorábamos aquellos días, con nuestros viejos, pero tan actuales juguetes. Y entre todos ellos, el barco pirata y sus piezas, era como aquel entonces, uno de los más buscados y codiciados.

Marketing Toy Market

(Imagen de Toy Market – CC. Paseo de la Ermita – 4 de Abril 2015)

A pesar de los años, estos juguetes sigen de moda entre los niños. Es notable el hecho de que cuando un producto es bueno, nunca deja de usarse, nunca pasa de moda, nunca lo olvidamos.

Lo bueno siempre perdura.

La mejor política para mantenerse en el tiempo es invertir en renovarse constantemente. Son muchas las marcas que se renuevan y reinventan para aguantar el nivel alcanzado. Son muchas las marcas que siguen innovando y pensando en el futuro inmediato. Son muchas las marcas que tienen una visión. Son muchas las marcas que se adaptan a la tendencia y hacen lo posible para cumplir su misión.

A la vez que todo esto sucede debemos aprovechar todas las técnicas que nos brinda el marketing para poder potenciar las cualidades de nuestro trabajo, de nuestro servicio o de nuestra empresa. Baste refrescar lo que fácilmente se olvida de aquellas primeras clases de marketing que tuve.

Aún recuerdo a mi primer profesor de marketing paseándose por clase explicándonos que las cosas eran siempre mucho más sencillas y fáciles de lo que pensábamos. Y al girarse, nos miraba, y siempre se hacía esta pregunta en alto:

¿Qué es el marketing?

«Todas aquellas acciones que ayudan a que un producto se venda» – nos decía.

«Y nada más señores, así de sencillo» – volvía a decir.

Lo mismo sucedía con las promociones.

¿Qué es una promoción?

«Una alteración temporal de la oferta» –

– «Y nada más señores, así de sencillo» –

Con el tiempo, como puede sucedernos en cualquier aspecto de nuestra vida sabemos que si el producto no es bueno, podemos enganchar al público objetivo una vez, pero posiblemente sea la última. Por eso, debemos renovar nuestro producto cada vez que el ciclo del mismo se encuentre al final del tramo ascendente y así compensar con lo «nuevo», la caída del «viejo».

Y como siempre nos decía nuestro profesor:

– «¿Una buena campaña deja un buen recuerdo?» –

– «Sí, aunque sólo si el producto es bueno.» –

Como lo siguen siendo los Playmobil y su barco pirata. No nos cansaremos de ponerlo como ejemplo de buen producto y de buenas y medidas campañas marketing a lo largo de décadas.

marketing

Si la promoción de los Airgam Boys con los yogures de Yoplait, me fue imposible olvidar, tampoco lo fue la que hicieron con ColaCao con motivo de las olimpiadas de Barcelona 92. Aunque, a pesar de llamarme mucho la atención, siempre fui fiel a los míos, a mis «clicks«. Y aunque el destino nunca quiso que tuviera mi deseado el barco pirata, nunca perderé la esperanza de tenerlo. Porque sé que es bueno.

Como vemos las buenas promociones, como los buenos productos, siempre dejarán huella en el consumidor. El éxito de una campaña de marketing se basa siempre en la calidad de trabajo aportada y en el buen uso que hagamos de los resultados obtenidos para reinvertir en el producto. El objetivo es que nuestros clientes siempre tengan, al menos, un buen recuerdo de él.

Como dice Philip Kotler: “La mejor publicidad, es la que hacen los clientes satisfechos”.

¿Lo promocionamos?

Jorge Jiménez Suárez

Mar 26, 2015

Tu trabajo, tu mejor decisión.

«Atención, sea quien sea, este es un canal reservado para llamadas de emergencia»

Dijo la agente de Policía.

«Oiga, no me joda, señorita. ¿Le parece que estoy encargando una pizza?»

Le respondió McClane.

Había subido a la azotea para poder avisar a la Policía de lo que sucedía y pedir refuerzos. La situación era desesperada. Doce terroristas habían tomado el Nakatomi Plaza y tenían secuestradas a todas las personas que estaban celebrando la fiesta de Navidad de la firma Nakatomi Corporations. Entre ellas, a su esposa.

Lo que parecía un secuestro terrorista era en realidad un asalto para intentar robar los 640 millones de dólares que se guardaban en la caja fuerte del edificio. Aunque su intento por contactar con la Policía había tenido éxito, no iba a tener mucho apoyo para salir con éxito de aquella empresa. Debía salvar a todas aquellas personas e impedir que los «malos» se salieran con la suya.

John MacClane lo tenia muy difícil, estaba en el lugar equivocado, en el momento menos oportuno.

Tu mejor decisión

(Imagen de «La Jungla de Cristal» – 20 th Century Fox)

John era un policía de New York que se había trasladado a Los Ángeles para intentar arreglar junto a su mujer su relación personal. La situación que allí encontró era muy diferente a lo que podía esperar. Rápidamente, tuvo que aplicar su experiencia para adaptarse a la nueva situación, y, a pesar de contar con poca ayuda, tuvo que aventurarse en solitario y sufrir hasta el límite.

La única salida que le quedaba era su cumplir con su obligación, con su deber, con su profesión. Debía pensar, meditar y elaborar un buen plan para que todo funcionase correctamente en muy poco tiempo.

Esa fue su decisión.

En un mundo de continuo y vertiginoso cambio como el que vivimos, las situaciones límite o trepidantes se agolpan ante nuestros ojos a diario. Lo que ayer era muy bueno, hoy ya no vale. Las circunstancias, las condiciones, las reglas del juego han cambiado la visión de lo que hasta este momento era válido. La forma de ejecutar un trabajo o una campaña son muy diferentes. Los plazos son más cortos y las exigencias son mas grandes.

Los equipos profesionales, y las personas que lo forman, deben tener una rápida capacidad de respuesta ante la evolución del entorno. Decidir con precisión los pasos y el plan a seguir para no perder comba con la competencia. Porque ya nada es lo que parece en un primer momento.

La importancia del cambio viene dada por la decisión elegida.

Así es, si decidimos dar un giro a nuestra imagen, a nuestra empresa o a nuestro producto por adaptarnos a un mercado que se nos escapa por que nos hemos quedado obsoletos, debemos trazar un plan o definir una hoja de ruta que esté controlado, en todo momento por personas solventes. Que sepan distinguir entre las diferentes alternativas y sepan rematar el proyecto hasta el final.

Una vez tomada la decisión, todo debe obedecer a un plan.

Es decir, al contrario que nuestro protagonista de hoy, debemos contar con el equipo, las personas y los apoyos suficientes en el lugar preciso y en el momento oprtuno. Para que se cumplan los objetivos y se acorten los plazos. Sólo así podremos tener garantía de éxito.

Decisión

John MacClane no sólo hizo lo que él sabía hacer muy bien: su trabajo. También había tomado las decisiones correctas, había calculado bien los tiempos y había podido contar con los apoyos suficientes. Tuvo el valor de llevarlo a cabo y tener éxito.

Muchos de nuestros clientes siguen buscando personas y empresas que les ayuden a solventar situaciones difíciles o complicadas. Cuando llegan a nosotros, la primera decisión ya la han tomado acertadamente: buscar ayuda. Y debemos hacer lo posible porque tomen correctamente la segunda: saber en quién depositar su confianza.

Las agencias o las personas, ante ocasiones límite, debemos mantener la serenidad suficiente para poder analizar la situación, tomar la decisión correcta y tener la capacidad de ejecutarla. Y por supuesto, saber transmitirlo. Porque ese es nuestro trabajo.

Como dijo Peter Drucker: «Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente

¿Tienes tomada tu decisión?

¡Yippy kay yay!

Jorge Jiménez Suárez

Mar 18, 2015

La diferencia, saber analizar.

«Verás Jorge, si tú metes una mosca en una botella vacía, la verás darse golpes contra las paredes y dar vueltas y más vueltas sin parar y sin poder salir…» – me dijo Fernando.

«Hombre, en algún momento acabará saliendo, aunque sea por casualidad, ¿no?» – dije yo.

«Ni por casualidad, acabará rendida en el fondo de la botella» – afirmó con rotundidad.

«Pero si metes a un mosquito, es posible que al principio dé alguna vuelta y se dé algún golpe. Al rato, verás como se posa en la pared del cristal y pasado un rato saldrá volando por la boca de la botella, tan campante.»– continuó con su explicación.

«¿Lo ves Jorge? ¿Ves la diferencia?» – me preguntó con una amplia sonrisa dibujada en su cara.

Habíamos terminado de cenar y estábamos de sobremesa. Charlábamos amigablemente sobre la falta de profesionalidad que hay en muchas empresas y sectores profesionales con los que nos hemos encontrado profesionalmente. Estábamos de acuerdo en que la mayor diferencia entre los buenos y los malos profesionales era su capacidad de poder analizar las situaciones en los momentos precisos.

Fernando tenía razón.

Botella vacía

Es verdad, si queremos saber a lo que nos enfrentamos y lo que debemos hacer, debemos hacerlo, debemos observar, debemos detectar, debemos analizar. Y debemos hacerlo desde varias perspectivas. Desde la más pesimista hasta la más optimista. Y no dejar el análisis sólo para el final, sino en varios momentos del proceso.

Debemos analizar antes, durante y después de actuar.

El primer análisis debemos hacerlo previo a todo, es decir, si vamos a emprender con un nuevo producto o servicio, si vamos a lanzar una nueva campaña sobre un producto ya existente en el mercado, en todos los casos debemos realizar una investigación comercial previa.

Para poder actuar con acierto hay que observar previamente, identificar la tendencia y apostar por la oportunidad que se nos brinda. Al elaborar nuestra estrategia y conformar la hoja de ruta debemos detallar todos los conceptos que debemos abordar para saber cómo actuar en cada momento.

Un segundo análisis se debe realizar a medida que vamos avanzando, para ver si mantenemos el rumbo marcado o si hay desviaciones, estudiarlas para saber cómo reconducirlas o sacar partido de ellas.

Lamentablemente, muchos profesionales están inmersos en la vorágine diaria y trabajan sin parar un momento a analizar su situación actual ni a dónde le dirigen sus acciones. Y lo que es peor, sus superiores o sus colaboradores sólo «se dejan llevar» por la actividad y acaban rendidos sin obtener los resultados propuestos.

Finalmente nos debemos enfrentar al análisis final en base a los resultados obtenidos. Con ello, podremos corregir los errores cometidos y reconducir la situación en el caso de que los resultados sean malos. Y potenciar nuestra actividad e introducir alternativas de mejoras en al caso de obtener buenos resultados.

Saber analizar, pasa por realizar una investigación previa exhaustiva, aplicando todas las herramientas de investigación y análisis que nos brinda internet integrándolas a nuestra experiencia y nuestros conocimientos.

Saber analizar, pasa por tener la capacidad de optimizar y realizar mejoras constantes en nuestras acciones que no nos desvíen de nuestros objetivos.

Saber analizar, pasa por saber estudiar los resultados obtenidos para valorar realmente lo que nos sirve de lo que no nos valdrá en el futuro para afrontar nuevos retos, adaptarnos al entorno y a los continuos cambios.

La capacidad de analizar nos hará mejores profesionales.

Analítica-Web

Fernando, con su dilatada experiencia de más de cincuenta años en una empresa puntera, una vez más, demostraba tener la capacidad de análisis de la situación a la que nos enfrentamos los profesionales en la actualidad. Sólo había dedicado el tiempo suficiente a hacerlo.

En el mundo digital, antes de emprender una campaña, una acción o una empresa, es necesario realizar un buen análisis. Muchas empresas van a la deriva porque ni siquiera han realizado un estudio previo de lo que quieren, de lo que necesitan y cómo conseguirlo. Hacerlo al principio, a mitad del camino y al final, será clave para el éxito de nuestras acciones.

Como dice Rodrigo Fresán: «Un auténtico guerrero siempre debe pensar que va a perder. Analizar las causas de su hipotética derrota y, después, ir neutralizándolas una por una, como quien apaga las velas con las puntas de las manos.»

¿Buscamos la diferencia?

Jorge Jiménez Suárez

Feb 19, 2015

Tu apoyo, garantia de confianza.

Will Stacks  era un empresario multimillonario, que había creado un imperio en el mundo de la telefonía móvil a base de mucho trabajo y esfuerzo. Caprichos del destino, un día cruza su camino con Annie, una niña huérfana que vive bajo la tutela de «la bruja«, en un hogar de acogida junto a otras niñas.

Sus asesores, Grace y Guy no desaprovecharán la oportunidad de hacer lo posible para tener a Annie junto a ellos y alcanzar su objetivo: que Will Stack llegue a ser el Alcalde de Nueva York. Gracias a la naturalidad de Annie, gracias a su simpatía, gracias a su desparpajo, las estimaciones en las encuestas son cada día más favorables para la candidatura de Will.

Pero uno de sus asesores no contaba con una variable que no se puede permitir. Ha visto como Will se ha dado cuenta de que le falta algo más, que debe abrir su corazón y que necesita ampliar su círculo de confianza. Ha descubierto que Annie ha calado hondo en él, que es parte de su vida y que no la quiere perder.

Apoyo y confianza

Will necesitaba bastante apoyo y creia contar con un equipo de confianza. Lo que no sabía, era que, los motivos que mueven a uno no eran los mismos que motivaban al otro. Sus asesores a pesar de estar en el mismo bando no llegaban a sintonizar.

Uno de ellos era cortoplazista y oportunista. Sus logros sólo alcanzaban resultados bluff, es decir, subir mucho en un momento, dada la novedad, pero en muy poco tiempo caer en picado y volver al nivel original o incluso por debajo.

Ella, su otra asesora, tenía una idea, sabía realmente trabajar duro, mantener el rumbo firmemente y ser de verdad un apoyo. Logrando afianzar los resultados, ganándose un merecido reconocimiento y matener la confianza depositada en ella.

¿Con cuál se quedaría Will? ¿Con cuál nos quedaríamos nosotros?

Sin duda alguna con Grace, su segundo asesor.

Apoyo 2

Esta semana hemos tenido la oportunidad de asistir al Salón Miempresa 2015, gracias a una nueva invitación de Páginas Amarillas. Allí tuvimos la oportunidad de ver muchas empresas que están acostumbradas a trabajar duro por sus objetivos, por sus clientes, por las personas que les conceden su confianza. La verdad es que nos pusieron muy difícil no poder atender a sus argumentos.

En uno de los escenarios de ponencias tuvimos la suerte de asistir a una presentación.  José Luis Briones y Liliana Rey nos introdujeron en el «Liderazgo transgresor«. Nos hablaron de dos tipos o dos maneras de dirigir un proyecto o una empresa. Por una parte aquellos que «si tienen que pisar a los demás, lo hacen» y otros que se pronuncian a favor de compartir, de crear, de convivir, del apoyo.

Al igual que nosotros, eran partidarios de la segunda opción. Y además, para tener éxito debíamos buscar la innovación. Esta innovación podía producirse a la hora de llevar a cabo o liderar un proyecto. Primero ser, luego hacer y por último tener. Porque, actualmente, «eres o desapareces».

Y para que todo esto tenga sentido, debemos tener claro si nuestro sueño, nuestro proyecto o nuestra empresa, queremos que sea la mejor empresa del mundo o la mejor empresa para el mundo. Por lo que las personas y los equipos que nos acompañen deben ser un verdadero apoyo.

Apoyo

Si en un principio Will se apoya en Guy por obtener resultados inmediatos, al final será Grace su persona de confianza. Demostrando así, que el camino firme con buena base, al final, da los resultados mas fiables y sólidos. Gracias al esfuerzo y al trabajo de Will, su producto, su empresa de telefonía móvil, servirá de gran apoyo para ellos mismos y para el resto del mundo. Gracias a ello podrán utilizar las redes sociales para localizar lo que más querían…

El cortoplacismo y la búsqueda de resultados inmediatos es, la mayor parte de las veces, más perjudicial que beneficioso para las empresas. Todo tiene su tiempo, su momento y su razón de ser. Si decidimos depositar nuestra confianza en un equipo profesional que nos brinda su apoyo y su experiencia, debemos tener la suficiente paciencia para apreciar el trabajo realizado y valorar los resultados obtenidos.

Por ejemplo, las redes sociales no son un fin en si mismo, sino un apoyo más a la ejecución de un proyecto. Con trabajo, con esfuerzo y con dedicación conducirá a unos resultados más que razonables.

Recordemos el esquema: primero ser y luego hacer. Y, por supuesto, tener. ¿Por qué no?

Como dice José Luis Briones: «Hagamos que las cosas tengan sentido«.

¿Necesitas apoyo?

Jorge Jiménez Suárez

Ene 22, 2015

100 razones más para continuar.

– Si cometí errores ya los he pagado y con intereses. Ese hotel, esa barca… no creo que esté pidiendo demasiado – dijo Andy.

– No deberías torturarte de esa forma Andy, no es más que un puñetero sueño, México está en el quinto coño y tú estás aquí y eso es lo que hay – respondió Red.

– Si, vale, eso es lo que hay, está allí y yo estoy aquí. Todo se reduce a una simple elección: empeñarse en vivir o empeñarse en morir. – apostilló Andy.

Andy Dufresne fue condenado a cadena perpetua por un crimen que no cometió. Su ingreso en una prisión de máxima seguridad le marcó para siempre. A pesar de su dolorosa situación, hizo grandes amigos y conoció otras facetas de la vida. Ayudó a todas las personas que pudo, y, a pesar de las dificultades y las complicaciones del entorno, nunca se rindió.

100 razones para continuar

«Cadena perpetua» es una historia de esperanza y dignidad. Es la demostración de que aún atravesando una mala racha, se pueden pasar buenos momentos y aprender de ellos. Es la demostración de que aún sufriendo grandes dificultades, se puede ser ejemplo, referencia y apoyo para muchas personas que lo necesitan.

Es una historia de superación personal.

Un buen amigo mío me invitó a verla cuando estrenaron esta película. Él había leído la novela y me insistió mucho en ir a verla. No puedo dejar de decirle lo mucho que me gustó, que siempre me acuerdo de él cuando la veo y que cada vez que la ponen en televisión procuro no perdérmela. Es ese tipo de cine que te marca, te anima y te revitaliza.

Pasados algunos años este amigo pasó un pequeño calvario personal. Pero al igual que Andy no se vino abajo, peleó con templanza y caballerosidad por lo que él creía justo y lo logró. Con mucha dificultad escapó de su dura situación, salió adelante y volvió a ser feliz. Sé que en algún momento también se planteó la misma disyuntiva que Andy.

Pero también se empeñó en vivir.

Hace mas de dos años que venimos escribiendo este blog. Hoy cumplimos con nuestra centésima entrada, algo que nunca pensamos que llegaría a ocurrir desde que comenzamos a publicar todas las semanas.

El esfuerzo que supone escribir este blog se ve claramente compensado por cada comentario que recibimos de él cada semana o por cada mención del mismo en las redes sociales. Por eso no dejaré de hacerlo, porque a pesar de las dificultades y las veces que nos hemos planteado cerrarlo, finalmente hemos decidido que debemos seguir luchando y en la medida de lo posible, ayudar a todas aquellas personas que lo necesiten.

Nos empeñamos en vivir.

Cadena perpetua

«Andy alcanzó la libertad arrastrándose por quinientas yardas de mierda que apestaba como no me puedo ni imaginar. O quizá no quiera imaginarmelo. Quinientas yardas. La longitud de cinco campos de fútbol, casi media milla…  Andy Dufresne se arrastró a través de un río de mierda y apareció limpio al otro lado.»

Andy, poco a poco había trazado un plan y lo llevó a cabo sin prisa, pero sin pausa, siendo constante. Con gran esfuerzo y sacrificio personal cumplió con su objetivo: obtener la libertad para enfrentarse a una posición mejor, a un nuevo estatus, a una nueva vida.

El plan, con paciencia, se cumple.

Hoy ya llevamos 100 entradas y espero que pronto sean muchas más. Como hemos comentado en varias ocasiones anteriores, el objetivo de este blog y de sus entradas, es acercar conocimientos, sensaciones, experiencias a todos los que asistís a esta cita semanal. Como bien sabéis, procuramos siempre enlazarlo con conceptos de marketing o actitudes que nos ayuden a prosperar en nuestra vida personal y profesional. Espero que en algunos casos lo hayamos conseguido y ahora estéis trabajando en ello.

Todo este tiempo y todas estas entradas han pasado como un suspiro. Son muchas las experiencias contadas, las películas, las canciones, los conceptos y los conocimientos de marketing compartidos. Pero lo más importante sois vosotros, todas aquellas personas que nos habéis acompañado y que nos animáis cada semana a seguir haciéndolo.

Seguiremos con ello, todavía hay mucho que hacer y mucho que contar. Mucho que probar, mucho que experimentar y mucho por compartir. Sólo espero seguir contando con vuestra compañía. Porque juntos, como un equipo, seremos capaces de hacer más y mejores cosas.

Como dijimos en su día:

«Sí se puede, sólo hay que creer en ello».

100 entradas hgm Marketing

«Recuerda Red, que la esperanza es algo bueno, quizá lo mejor de todo y las cosas buenas no mueren.» Fue la última espoleta para que Red se decidiera a dar el paso final y se lanzara en busca de su sueño: reunirse con su amigo Andy y estrecharle en un fuerte abrazo allá donde estuviera.

En cuanto a mi amigo. Le vuelvo a dar las gracias, una vez más. Su ejemplo vuelve a servirnos de gran ayuda. Quizá la vida le hizo dar un giro inesperado, pero indudablemente, el cambio ha sido para mejor. Se merece lo mejor. Se lo ha ganado.

Nosotros seguiremos presentándonos a nuestra cita semanal con vosotros e intentaremos mantener el interés e incluso superarlo con alguna que otra novedad. Quizá todo ésto que estamos haciendo sea parte de un plan o de una hoja de ruta muy bien pensada. El tiempo nos dirá si mereció la pena empeñarse en vivir.

Como decía Andrés Montes: «La vida puede ser maravillosa».

¿Vamos a por otras 100?

Jorge Jiménez Suárez

Páginas:123»