Browsing articles tagged with "marketing Archives - Página 2 de 3 - hgm Marketing - Publicidad"
Ene 15, 2015

Reconocimiento e identificación, un paso más.

Cogí una carta de la baraja y sin apenas verla, me levantó en el aire y llevándome en brazos hasta la orilla, me lanzó con fuerza al mar.

– «A partir de hoy eres Jimmy» –

Y así, zambulléndome en las gélidas aguas de la playa de Rodas, fue como el padre Belza me «bautizó» con aquel alias, con aquel mote, con aquel seudónimo por el que mucha gente aún me conoce.

Como novatada no estaba mal. Era mi primer año de viaje de fin de curso con el colegio y algo me tenían que hacer. Lo que no entendí es por qué nadie tuvo valor a hacerlo y tuvo que venir el cura que nos vigilaba el que lo tuviera que hacer.

Aún recuerdo con cariño ese día, como si hubiera sido mi segundo bautismo. En aquel momento yo me lo tomé como un cambio, como algo nuevo, como una nueva experiencia, como un signo de reconocimiento. Me sentía mejor, me sentía más seguro.

Era mi nueva identificación.

Desde aquel día muchos dejaron de llamarme por el apellido y «recortes» del mismo, ya que el nombre no se solía usar mucho por aquella época y adoptaron rápidamente mi nuevo apodo.

A partir de entonces, sin apenas darme cuenta, cambié.

Reconocimiento 2

(Imagen Playa de Rodas – Islas Cíes – Galicia)

Siempre pensé que era un chico más del colegio, pero años después hablando con algunos de mis antiguos compañeros me hicieron ver que en aquella época tenía un carácter fuerte, que siempre tenía mucha seguridad en mi mismo y era muy difícil llevarme la contraria.

No lo niego, hasta me han tildado de Quijote recientemente…

Yo creo que fue a partir de aquel momento, quizá fue un detalle, un momento. Pero fue un cambio, algo pequeño, pero especial. Aquello me dio otro aire y otra manera de ver las cosas.

Todos los pequeños cambios traen sus consecuencias inmediatas. Todas aquellas cosas que nos hagan mejorar, hacen que nos posicionemos de una forma más sólida. La formación y la experiencia es una de ellas. Los nuevos proyectos y aventuras profesionales nos hacen madurar. Los errores nos hacen aprender y nos hacen mucho más eficientes en las futuras acciones.

Debemos hacerlo valer.

Si nos dedicamos a una determinada actividad y lo sabemos hacer bien, si tenemos seguridad en nuestra capacidad, ¿por qué no vamos a darlo a conocer? ¿Cuántos clientes nos conocen por realizar únicamente una determinada actividad o por dedicarnos a un sólo sector? ¿Por qué tenemos clientes que sólo nos llaman para un trabajo o una campaña en particular si podemos ofrecerle otros servicios en los que nos desenvolvemos mejor?

Quizá esa sea la clave de un futuro mejor.

Si algo hemos aprendido durante estos años de crisis es a diversificar y ampliar nuestras fronteras. Nos hemos adaptado, hemos introducido muchos cambios, nuevas actividades, nuevas facetas. Nos hemos reinventado. Nos hemos vuelto a bautizar. Nos «tiramos al charco» y salimos de ella renovados.

Así que, a partir de ahora, no debemos dejar que nuestros clientes sólo nos vean como especialistas en una única materia. Aunque la tendencia sea clara hacia la especialización, debemos mostrar todo lo que ofrecemos. Cuando una persona se dedica únicamente a una determinada labor corre el riesgo de ser rápidamente superado por la competencia o quedarse obsoleto y desaparecer si no innova.

La imagen de un profesional global causa mayor impacto y genera mayor confianza.

Mostrarse como se es realmente, con la seguridad de conocer todo lo necesario para enfrentarnos a un nuevo reto, será motivo de reconocimiento por parte de nuestros clientes y una clara causa de identificación de nuestra profesión a una determinada actividad. Aunque no sea la única, pero si forme parte de un «todo».

Reconocimiento 1

A pesar de los años que han pasado aún recuerdo con cariño aquellos años del colegio y a todos mis compañeros. Gracias a las redes sociales hemos vuelto a retomar el contacto y poder mantener una relación de amistad. A pesar de todos el tiempo que ha pasado nos seguimos viendo igual que antes. Gracias a ello mantenemos cierta seguridad interior. Nuestra unión es fuente de reconocimiento e identificación con una causa común.

Nuestra labor diaria profesional tiene un cierto aire de quijotismo. Todos los días, motivados por lograr alcanzar nuestras metas, nos enfrentamos a gigantes y molinos, unos días más grandes y visibles que otros. Muchas veces la solución está en seguir adelante y abrirse a nuevas alternativas, a buscar nuevos caminos a diversificar.

A partir de ahora no sólo obtendremos reconocimiento por lo que hemos hecho anteriormente, si no por lo que haremos a partir de ahora. Queda mucho por ver, queda mucho por hacer, queda mucho por explorar.

¿Te identificas con nosotros?

Jorge Jiménez Suárez

 

Nov 12, 2014

Un fracaso, una nueva oportunidad.

– «¡Vamos chicos, ya he conseguido el disco de Barry White!» –

Y bajaba por las escaleras al son de la música hasta la sala de reuniones.

-«Ponedme un café, por favor» – volvía a decir.

Así era mi antigua jefa, una persona con mucha iniciativa y muy alegre. Era capaz de arrastrar a todo el mundo con sus buenas ideas. Muchas mañanas comenzábamos nuestras jornada con música en aquella oficina y, de verdad, lograba levantarnos el ánimo.

Un pensamiento venía de nuevo a mi cabeza:

«La música, ese ritual que nos pone en situación cada mañana.»

Me recordaba en cierta manera a cómo comenzábamos nuestra jornada en otras empresas en las que tuve la oportunidad de trabajar con anterioridad. Atrás quedaron, pero seguían presentes en mi memoria.

En aquella pequeña agencia, en general, reinaba el buen ambiente. A pesar de su pequeño tamaño y sus ajustados recursos, era capaz de sacar adelante grandes campañas para grandes empresas. Todo esto se debía al empuje de su dueña y a la ilusión que nos contagiaba a los que allí trabajábamos.

Agencia de marketing

El punto fuerte de aquella agencia era la capacidad de ponerse en marcha para llevar a cabo cualquier acción. Toda campaña, por pequeña o grande que fuera, se ponía inmediatamente en marcha y toda la empresa se involucraba a «pleno pulmón». También había campañas continuas en las que todos formábamos parte y nos mantenían continuamente en contacto.

Por aquella época la agencia tenía cierto éxito con las campañas periódicas de mailing postal de uno de nuestro clientes. Todos en la oficina, mientras hacíamos nuestras labores habituales, teníamos nuestras montañas de cartas y sobres para manipular y enviar. Cuando se juntaban con campañas de envío de materiales promocionales y campañas de PLV, aquello podía llegar a la saturación. Y en Navidades, era una auténtica locura.

Eso sí, nuestra jefa siempre conseguía sacarnos una sonrisa. Trabajar así, con tan buenos clientes, con tan buen ambiente, era un gran aliciente y una dosis de motivación extra.

Con la revolución de internet y la mensajería electrónica, las campañas de mailing masivos fueron reduciéndose paulatinamente hasta su desaparición. Las campañas de envío de material promocional, como las demo o las preview, dejaron de enviarse por los canales convencionales. Y las campañas de decoración en punto de venta dejaron de ser tan vistosas.

La realidad empezaba a presentarse a los consumidores con mayor rapidez, con inmediatez, a golpe de click. Atrás empezaba a quedar el esquema tradicional del marketing y comenzábamos a adentrarnos en la era digital y en los albores del mundo 2.0. En nuestra oficina empezó a parpadear la voz de alarma con el simple hecho de ver reducida la actividad que hasta ese momento llevábamos. También porque la dueña de la agencia no hacía nada por que nos fuéramos adaptando a las nuevas tecnologías y a las nuevas campañas.

Nadie hizo nada. Sólo ver como aquello se hundía lentamente cada día. Por mas que insistiéramos, no conseguimos cambiar la dirección que llevaba aquella situación. Me marché un año antes de que desaparecieran. La agencia, a pesar tener grandes años, al final, había perdido su oportunidad y había fracasado.

Me marché con el tiempo de planificar y disfrutar de esta nueva aventura.

Marketing mix

Aquella pequeña agencia tuvo sus años de éxito, pero no supo adaptarse a los cambios, a las nuevas necesidades, a las nuevas tendencias y acabó desapareciendo. Con el tiempo, la falta de empuje del líder de aquel proyecto y la escasa motivación final de sus miembros, forzaron su agónico fin. Sus grandes clientes siguieron con otras agencias que les entendieran y pudieran atender a sus nuevas necesidades. Todo cambió a gran velocidad, y no supieron hacerle frente.

Los líderes de un proyecto son necesarios y muy importantes. Su falta de empuje y visión producen la desmotivación y la pérdida de competitividad del equipo. Cuando se tiene un proyecto se debe cuidar al máximo y tener bajo control todas las variantes. Deben estar muy atentos a los cambios y a las mejoras. Y si algo falla, siempre hay tiempo de volver atrás y comenzar de nuevo. Debemos seguir intentándolo, no hay que tener miedo a cometer errores, a fallar, a equivocarnos. Al fracaso.

Como dijo Henry Ford: «el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia».

Busca tu oportunidad.

¿Un poco de música?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 15, 2014

Tu profesión, tu dignidad.

A Gaz se le escapó una sonrisa al verles.

Uno detrás de otro, esperando su turno para ser atendidos en la ventanilla del paro, iban repitiendo inconscientemente los pasos al son de la música. Concentrados, absortos en sus pensamientos, pero dejándose llevar.

Sentían que la sangre volvía a fluir por sus venas y las cosas volvían a tener sentido.

Estaban en el camino de hacer algo que les devolviera la ilusión. Quizá era una temeridad, una osadía, una locura. Y aunque no fueran a recuperar su trabajo, si que iban a conservar su autoestima, su amor propio, su dignidad.

Nunca habrían podido pensar que «el fuera de juego del Arsenal» les fuera a dar tanto juego…

Trabajo digno

Se habían convertido en strippers.

¿Cómo habían llegado a esta situación?

Habían perdido su trabajo y estaban desesperados por encontrar una salida. Gaz, debía hacer algo para poder estar con su hijo Nathan. Está separado y debe pasar la manutención a su madre. Dave, su intimo amigo está en paro desde hace seis meses y su esposa no lo sabe.

Un día descubren que multitud de mujeres acuden a un espectáculo donde los hombres se desnudan al son de la música.

¿Y por qué no?

Ese es el plan: van a convertirse en «boys».

Así que recluta amigos, ex – compañeros e incluso a uno de sus ex – jefes. Finalmente crea un equipo que surge con la fuerza de la necesidad.

¿No estamos viviendo en nuestro entorno situaciones similares?

Muchos profesionales, desde hace algunos años, hemos tenido que buscar una salida a nuestra situación. Algunos porque se quedaban sin trabajo y sin clientes, otros porque debían formarse en las nuevas tecnologías y adaptarse a las tendencias. En su mayoría, de una manera u otra, se han reinventado.

Por otro lado, muchos son los clientes que han visto mermado su negocio y han buscado en nosotros una salida, un apoyo, una solución. Lo primero que hicimos atenderlos, escucharlos y detectar sus necesidades reales. Después nos mostramos como somos, nos desnudarnos ante nuestros clientes, empatizamos con ellos e hicimos equipo, buscamos nuestra oportunidad y trazamos una estrategia. Y poco a poco, fuimos sorteando las dificultades del camino hasta lograr nuestros objetivos.

La innovación, la audacia y la imaginación, dieron paso a un sentimiento de satisfacción, de autoestima. Poco a poco, la calidad de servicio al cliente y la correcta preparación, hizo que volviéramos a ganarnos un hueco, a merecer un respetado. Habíamos comenzado a dar resultados, habíamos comenzado a recuperar nuestra dignidad y la de nuestros clientes.

Hay otras maneras de hacerlo, por ejemplo, tenemos la suerte de conocer a unos compañeros de profesión, que prácticamente han diversificado su actividad en otro sector profesional con bastante éxito. Simplemente, supieron realizar una buena investigación comercial, encontraron el hueco y lo aprovecharon al máximo.

Supieron convertir un problema en una oportunidad.

Nosotros, al igual que los protagonistas de nuestro ejemplo de hoy, tenemos algo en común:

Nos gusta nuestro trabajo y hacemos lo imposible por hacerlo bien.

Esa es la fuente de la dignidad profesional.

dignity

Full Monty fue uno de los grandes ejemplos de cómo la escasez agudiza el ingenio, de cómo convertir una dificultad en una oportunidad. De cómo una grupo de personas, con sus circunstancias personales, busca una salida profesional en común, haciendo equipo, reinventándose. De cómo, una apuesta arriesgada y muy atrevida, puede sacarles de una situación difícil y salir airosos sin perder la dignidad.

Para nosotros, en nuestra profesión, lo importante es saber cómo afrontar la situación, cómo volver a generar atención, cómo volver a despertar interés, cómo proyectar autenticidad y cómo tomar decisiones acertadas dando imagen de responsabilidad con nuestro propio ejemplo.

Como siempre hemos dicho: «lo importante es saber lo que hacemos, eso sí, con mucha pasión».

Nuestra profesión nos dignifica.

¿Y a ti?

Jorge Jiménez Suárez

Sep 26, 2014

Adaptarse, paso firme.

– «¡Quitaos las camisetas!»-

Y una nueva queja no se hizo esperar:

– «Pero Sargento, hoy sí que son iguales»- dijo un soldado.

– «¿Iguales que la mía?» – le contestó.

– «¿Cómo podíamos saber qué camiseta…?» –

– «¡Tienes que improvisar, que vencer, que adaptarte…!» –

Era uno de los primeros días con aquellos chicos. El sargento Tom Highway, veterano de guerra en Vietnam y Corea, había sido el designado para llevar a cabo la difícil misión de instruir a un grupo de novatos desmotivados e indisciplinados.

El objetivo: convertirlos en auténticos marines.

Aunque la tarea no iba a ser fácil…

Recurriendo a su firmeza, su experiencia y sus mensajes de aliento, no tenía duda que su esfuerzo, daría sus frutos. Con su fama de duro y bajo su mando, la sección de reconocimiento llegaría ser una de las mejores del ejército de los EE.UU.

Improvisar, vencer, adaptarse

La presencia y el estilo de Tom en un principio supuso para estos chicos de la marina norteamericana un rechazo frontal a sus obligaciones. Incluso se convirtió en una tortura para algunos. Realmente, hasta ese momento, nadie les había informado correctamente de lo que suponía estar allí, en un campo de instrucción, en un futuro campo de batalla, en un próximo escenario bélico.

Quizá los modos y los métodos del Sargento Highway no fueran los más adecuados.

Pero sí los más efectivos.

¿Sería mas efectivo si alguien nos mostrara la realidad de aquello a lo que nos enfrentamos?

¿Cuántas veces acometemos un trabajo desmotivados por desconocimiento de y no saber cómo hacerlo?

¿Podemos realmente se eficaces ante los nuevos retos, las nuevas herramientas y las nuevas ideas?

Es cierto, cada día descubrimos nuevos caminos, nuevas formas de actuar, nuevas ideas, nuevas herramientas. Acciones que deben ampliar nuestras miras, crean nuevas fronteras y fijar un nuevo horizonte.

Por ello, para seguir dando un buen servicio al cliente, no debemos olvidar identificar las tendencias, saber anticiparnos y dar una respuesta eficiente. Saber aplicar nuestra continua formación y apoyarnos en nuestro equipo será, una vez más, la apuesta acertada.

Debemos tener una gran capacidad de adaptación.

La adaptación es una cualidad necesaria, no sólo para nuestro ámbito profesional, sino para toda nuestra vida. Saber sacar y explotar lo mejor de cada situación a la que nos enfrentemos nos hará ser merecedores de un alto grado de confianza.

Desde otro punto de vista, tampoco debemos olvidar lo importante que son aquellas personas que nos muestran el camino o aquellas que lideran un proyecto. Quizá tendremos una diferente para cada ocasión y deberemos hacer un gran esfuerzo para sacarlo a delante.

Quizá la versatilidad de nuestro trabajo haga que cada uno de ellos sea enfocado y gestionado de manera completamente diferente a lo que hacemos con otro trabajo o con otro procedimiento. En nosotros estará el saber manejar la corriente y entrar en simbiosis con cada situación.

Adaptarse

Finalmente, gracias a la transmisión de su experiencia y sus valores básicos, el sargento de Hierro, se hizo con el pelotón, «hizo piña» y logró que fueran reconocidos por su trabajo y su valor en el campo de batalla. Logró que con sus ideas, su código y su tradición, los nuevos marines pudieran incorporarse al equipo y aunar esfuerzos manteniendo una línea «adaptada» a todos. A su nueva realidad.

Una de las cualidades que los profesionales de marketing deben tener, es sin duda alguna, la capacidad de adaptación al cliente, a la campaña y a las personas que lideran el proyecto. De la agilidad con que este proceso de adaptación se produzca, dependerá en gran medida la consecución de objetivos y el éxito de la campaña.

Y como dice Shalman Rushdie: «Todas las ideas, incluso las sagradas, deben adaptarse a las nuevas realidades».

Estamos inmersos en una nueva realidad.

¿Nos adaptamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

 

May 21, 2014

Analiza la competencia, diferénciate.

– «Obi-Wan no te dijo lo que le pasó a tu padre» – dijo Darth Vader.

– «¡Me dijo lo suficiente! ¡Dijo que tú le mataste!» – gritó Luke.

– «No. Yo soy tu padre«. – Le dijo de nuevo conciliador.

– «¡No, no  es verdad! ¡Es imposible!» – Luke estaba desconcertado.

– «Analiza tu interior, sabes que es cierto…» – Sentenció Vader.

Después de utilizar todo tipo de trucos y artimañas para intentar atrapar a Luke, el caballero negro logró enfrentarse a él atrayéndole a la Ciudad de las Nubes. En el duelo de espadas láser, Luke pierde su mano derecha y Vader le revela la dura realidad y le ofrece unirse a él para derrotar al Emperador, y juntos, gobernar la galaxia.

La sorpresa y la impotencia eran palpables en él.

¿Cómo era posible? ¿Nadie le pudo contar la verdad completa?

Finalmente, Luke Skywalker, no lo puede admitir y escapa saltando al vacío para buscar una nueva oportunidad.

Analiza la competencia 2

El imperio contraataca – 20th Century Fox

Como nos gustaría poder escapar y que alguien nos rescatara después de meter la pata en el trabajo. Son tantas veces las que cometemos errores por falta de información y de conocimiento. Esta escena, una de las más famosas de la historia del cine, se viene repitiendo a menudo en muchos decorados profesionales. Un ejemplo de que los acontecimientos superan al protagonista de la historia por no tener toda la información necesaria para lograr sus objetivos.

¿Qué debemos hacer para evitar esta situación?

Un análisis pormenorizado de la competencia y del mercado en el que trabajamos o trabaja nuestro cliente. Debemos conocer la situación, el mercado al que nos vamos enfrentar, y sobre todo, a la competencia.

¿Cómo debemos hacerlo?

Para realizar un buen estudio de la competencia, lo primero que se debe intentar es estar bien informado, con fuentes fiables y con la utilización de las herramientas correctas de investigación comercial.

¿Qué pretendemos lograr?

Primero y muy importante, saber dónde y con quién competimos o compiten las empresas que depositan su confianza en nosotros. Debemos conocer con quien «nos jugamos los cuartos». Saber cuál es su elemento diferenciador o ganador para poder contrarrestarlo.

Segundo, lograremos detectar oportunidades de negocio o nichos de mercado que podamos explotar allí dónde nuestros competidores no llegan para poder distinguir todos aquellos elementos en los que nos podamos diferenciar. esto último como tercer logro de nuestra investigación.

Por último, el cuarto logro sería poder prever la posible reacción de la competencia, a la que nunca debemos subestimar, porque por eso han llegado hasta donde están. Sin desestimar que hay otro tipo de competidores indirectos que tratarán de ocupar el mismo espacio de mercado con productos o servicios diferentes o sustitutivos. Lo que denominamos la competencia indirecta.

¿Qué debemos evitar?

Si en la mayoría de los casos nos sirve para avanzar en nuestra estrategia, en este caso, fiarse de la intuición o de la primera impresión, puede ser un gran error. Debemos ser exquisitamente rigurosos con el análisis de los datos y de los hechos.

Gracias a todo esto habremos realizado un estudio detallado y fiable del mercado y la competencia.

¿Qué recomendamos?

1. Saber diferenciarnos a través de técnicas de benchmarking, es decir, «hacer que todas las ventajas comparativas de nuestra competencia pasen a formar parte del producto o servicio que ofrecemos.»

2. Tener clara la estrategia y puesta en marcha de las políticas adecuadas en la utilización de las 9 pes del marketing.

3. Apostar por una excelente atención al cliente que convierta nuestro producto o servicio en una experiencia para el usuario o consumidor.

Competitor Analysis

Luke tuvo aceptar la verdad  y utilizarla para poder conocer en todo lo posible a su peor enemigo: su padre. Para poder vencerlo siguió buscando la verdad, analizándolo a él y todo el Imperio. Gracias a ello y al apoyo de sus aliados, su hermana y sus amigos, pudo derrotarle finalmente y restablecer la paz.

La falta de información rigurosa sobre el mercado en el que actuamos y sobre la competencia a la que nos enfrentamos en el día a día produce muchos costes materiales y emocionales. Si intentamos tener éxito en nuestras acciones en un nuevo mercado o en un sector en continua evolución, es preciso realizar un estudio pormenorizado de nuestra competencia, buscar la manera de poder diferenciarnos y saber explotar nuestras ventajas comparativas.

Seguiremos apostando por la investigación comercial, la correcta planificación estratégica y el análisis de los resultados obtenidos.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Abr 18, 2014

Pasión, mensaje cercano.

Dolor.

No había parte de su cuerpo que no le doliera. El calor, la sequedad de sus labios y la sed no hacían más que agudizarlo.

Castigo.

Todos los latigazos infligidos no le habían dejado ni un centímetro libre de su cuerpo para poder transpirar. Las largas horas de torturas y el traslado hasta su destino final habían sido un tormento, un suplicio, un calvario. Una humillación salvaje.

Extenuación.

Le costaba respirar. Tenía que hacer enormes esfuerzos para tomar una bocanada de aire. Los clavos de sus muñecas y de sus tobillos tampoco ayudaban para realizar tanto esfuerzo. Al incorporarse, la corona de espinas se le clavaba más en la cabeza. Las gotas de sangre que resbalaban por su pelo casi no le dejaban ver.

Soledad.

¿Dónde estaba toda aquella gente que le escuchaba, que le seguía, que le vitoreaba apenas unos días antes? Desde su posición y en su estado, no distinguía a unos pocos más a parte de su madre.

– «Dios mío, Dios mío. ¿Por qué me has abandonado?» –

Muerte.

 

Pasión, marca perdurable.

(Imagen de «La pasión de Cristo» – 2.004)

La marca «Jesús» evolucionada a «Iglesia» se ha mantenido durante todos estos años presente en la vida de los creyentes, de sus fieles, de sus seguidores. Ha habido momentos mejores y peores, pero lo importante es que permanece.

Curiosamente, a partir de la muerte, de «su muerte», comenzaba la vida, «otra vida».

¿Qué es lo que pudo hacer Jesús para que tanta gente lo siguiera?

¿Cómo logró que cambiaran sus vidas?

Jesús consiguió lo que muy pocos hicieron en su tiempo. Transmitió un mensaje que animó a muchas personas a luchar creyendo en un futuro labrado en el amor al prójimo. Un mensaje de esperanza, de una nueva vida, de una vida mejor, de una vida eterna.

¿Cómo ha sido posible que pasado tanto tiempo su mensaje y su legado se mantenga vivo?

La pasada semana tuvimos la maravillosa oportunidad de asistir, un año más, a #HEMESIC. En este magnífico encuentro, varios ponentes, hablando sobre la importancia de la marca, nos pudieron dar alguna pista al respecto.

César Vacchiano, afirmó que:  – «Todos somos accionistas de la marca» –

Por lo que muchos personas que siguen una marca tienen confianza en ella y son garantía de la misma.

Por otro lado, Gonzalo Antoñanzas dijo:

– «Al 80% de los consumidores o usuarios les da igual que nuestra marca desaparezca» –

Para que esto no ocurra, apostó por que «las marcas deben ser un conjunto de experiencias para los consumidores».

Y para lograrlo, las marcas «debían escuchar» y para hacerlo «debían estar en primera línea». Algo que Jesús logró hacer en su día.

¿Cómo se consigue esto?

Utilizando los canales mas usuales, acercando el mensaje a las personas.

¿Cuál es el resultado final?

Que la marca perdure en su mente identificándola como una experiencia positiva y satisfactoria.

Branding

El mensaje de Jesús era sencillo y comprensible para todos los que quisieran escucharlo. Pero no lo hizo desde un púlpito o un trono, si no en los campos, en las plazas, en las ciudades, a pie de calle, en contacto con sus semejantes. La Iglesia actual vuelve a sus orígenes y se acerca a la gente. El Papa Francisco, es un claro ejemplo.

Quizá la web 2.0 permita que muchas marcas sean más cercanas a las personas. O al menos, dejen en manos de profesionales de marca, del socialmedia o del marketing en general, sus contenidos, sus ideas, sus mensajes de esperanza. Personas y equipos profesionales, que a diario están en primera fila, en el cuerpo a cuerpo, en internet, en las redes sociales, entre las personas.

¿Tienes un mensaje?

Feliz Semana Santa.

Feliz pasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

Mar 4, 2014

Planificación, camino del éxito.

País: España.

Ciudad: Barcelona.

Lugar: Estadio Olímpico de Montjuic

Fecha: 25 de Julio de 1.992

Muy pocos sabían con anticipación lo qué iba a pasar a partir de las 20:00 h de aquella tarde. Los más «agoreros» predecían un desastre de inauguración, pero a los 20 min. el mundo se dio cuenta de lo grandioso del espectáculo, la puesta en escena, la sincronización, la interpretación, la organización. Se había logrado pasar del rin – tin – tín del «no nos va a dar tiempo» al reconocimiento mas absoluto de España como país organizador.

Curiosamente, España, siempre ha sido reconocida y admirada por su enorme capacidad de improvisación. Esta vez no fue así. Todo lo que se hizo fue acorde a un plan muy bien pensado, muy bien trazado y muy bien ejecutado.

Por supuesto, la labor de los miles de voluntarios, la ilusión y la pasión hicieron el resto.

1343216377_852059_1343222773_noticia_grande

Los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 fueron todo un éxito.

¿A qué fue debido?

A la conjunción de varios elementos:

  • 1. Proyecto bien medido, bien organizado y planificado.
  • 2. Los recursos fueron los adecuados, los idóneos, los óptimos.
  • 3. Los equipos estuvieron bien dirigidos, bien motivados e involucrados.

¿Qué se consiguió?

  • 1. Record de público y audiencia hasta la fecha.
  • 2. Prestigio internacional y reconocimiento mundial.
  • 3. Record de voluntarios e implicación nacional poco extendida hasta la fecha.
  • 4. Logros deportivos no alcanzados hasta la fecha.

Sí, en Barcelona 92 se obtuvieron logros deportivos que no se han vuelto a repetir, pero que sí crearon una escuela de estilo genuino para las generaciones futuras de deportistas. De la noche a la mañana pasamos del «no lo lograremos» a «sí se puede».

¿Cómo lo conseguimos?

Cambiando de mentalidad y dando ejemplo.

No dejándolo todo para el final y tenerlo todo lo más preparado posible. Todos los proyectos pueden tener mayor o menor éxito dependiendo del grado de planificación. En el aspecto deportivo se descubrieron las carencias, se corrigieron y se dio apoyo a través de vías de financiación (ADO) y así lograron que se destaparan las virtudes de un equipo de atletas y deportistas de una manera más profesional. De ahí los continuos éxitos de nuestros deportistas mas internacionales en estas últimas décadas.

cacho--644x362

En el mundo de la comunicación y el marketing sin un buen plan de marketing, es muy posible que nuestros proyectos o los de nuestros clientes nunca lleguen a hacerse realidad.

Un sencillo plan de marketing podría contar con tres fases diferenciadas:

A) Producto, análisis y diagnóstico.

Fase en la que conocemos nuestro producto o servicio y su valor. Lo analizamos internamente mediante análisis como DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) y, externamente, a través de la coyuntura socioeconómica, los aspectos legales y la situación del mercado (Estudio on line).

Con el diagnóstico obtenido nos aventuraríamos en la segunda fase.

B) Estrategia, objetivos y marketing mix.

Fase fundamental para elaborar nuestra estrategia o visión. Aquí nos posicionaremos en el mercado para identificar y llegar a nuestro target o público objetivo. Marcaremos los objetivos del plan: más ventas, branding, etc. Y, finalmente, determinaremos las acciones de marketing mix (Product, price, place, publicity = producto, precio, distribución, promoción).

Para pasar a la tercera y determinante tercera fase.

C) Plan de acción, presupuesto, ejecución, control y análisis.

Fase en la que, bajo una definida imagen corporativa, realizaremos las acciones planificadas, con las herramientas, recursos y apoyos necesarios y en los medios de comunicación elegidos. Con una valoración exhaustiva o presupuesto real del plan. Para finalizar con un control y análisis de resultados.

Y vuelta a empezar, potenciando aciertos y corrigiendo errores.

colourbox4616206

Barcelona 92 un caso de éxito de planificación. Ejemplo::

Mediterráneo, por La Fura dels Baus.

Impresionante.

Nadie en todas las ediciones anteriores de las olimpiadas había interpretado algo así, tan atrevido, tan original, en una ceremonia inaugural. Algo que posteriormente ha sido imitado con menos éxito por otros países organizadores. Quizá no tuvieran la mentalidad y la pasión que tenemos en España.

Cuando todo se estudia, se mide y se planifica con criterio, se pueden ejecutar acciones que logren sorprender.

Es la hora de hacer bien las cosas, es la hora de planificar.

¿Nos atrevemos?

Jorge Jiménez Suárez

 

Feb 12, 2014

No dudes, demuestra lo que vales.

Mientras en el patio de armas del castillo, Madmartigan y Sorsha  luchaban contra el General Kael, Fin Raziel yacía en el suelo inconsciente y fuera de combate.

Ella, la malvada bruja se giró hacia él.

– «Y tú, ¿quién eres?» – dijo Bavmorda.

– «Soy Willow, y soy un mago extraordinario» – contestó mientras la lanzaba una fruta hechizada.

Triturándola en su mano, le interpeló de nuevo Bavmorda:

– «Y esto… ¿es todo lo que puedes hacer, Willow? Ja, ja, ja…. Pon a la niña en el altar para poder terminar el ritual» –

– «¡No! ¡No lo haré! La mandaré a un lugar lejano, fuera de tu alcance…» – gritó Willow.

– «Eso es imposible, no me hagas perder más tiempo» –

Y usando un sencillo truco para hacer desaparecer y ocultar cerditos, Willow hace «desaparecer» a Elora. Bavmorda asombrada y engañada por la «magia» de Willlow queda atrapada en su propio hechizo. Llegó su fin.

WILLOW

 (Imágenes: Willow de la Metro-Goldwyn-Mayer)

Elora Danan, la niña bebé, había elegido a Willow como su guardián y protector, que, además de su varita mágica, cuenta con la ayuda y el apoyo de varios amigos que se unen a su camino para compartir con él esta increíble aventura.

¿Cómo un personaje tan «pequeño» pudo ser capaz de realizar con éxito su misión?

Simplemente asimiló su nueva situación, se adaptó a las circunstancias, las afrontó con valentía, utilizó las herramientas y conocimientos que tenía a su alcance, supo sacar partido de ellas y no se rindió. Confiaba en sí mismo, tenía un sueño e hizo todo lo posible por conseguirlo.

Y lo logró.

Esta agencia, hace un año y medio que decidió reinventarse, y supo ir aprendiendo para adaptarse al cambio de generación en el que estamos inmersos. El traspaso de acciones de marketing del mundo tradicional, u off line, al mundo digital, u on line, están siendo una de nuestras misiones mas importantes.

Como hemos dicho muchas veces en diferentes entradas de este blog, el mundo digital es un mundo por inventar, no es una ciencia exacta. Internet es una fuente inagotable de conocimientos, en el que a diario, surgen nuevas oportunidades de negocio. Gracias a la tecnología, se pueden llevar a cabo ideas, ejecutar proyectos y transmitirlos a través de las recomendaciones y relaciones de sinergia que se producen en las redes sociales. Donde la comunicación fluye, donde la publicidad y el marketing está al alcance de todos. Donde el trabajo de marca personal e institucional puede difundirse con fluidez. Un lugar donde es posible mejorar la calidad de trabajo buscando la excelencia, mejorar la atención al cliente generando confianza al agilizar los procesos, al mostrar cercanía con los usuarios y clientes, al darles una rápida solución. Con todo esto, lograrán generar valor, diferenciarse y ganarse una reconocida recomendación.

Pero ante todo, somos personas. No hay que olvidar que detrás de cada trabajo, de cada acción, de cada producto o atención, hay una persona. Las empresas, las organizaciones, las corporaciones están compuestas por la labor de las personas que las conforman. Son las personas las que marcan el estilo, los procedimientos y la identidad de las mismas, y no al revés.

Cuanto más auténticas sean las personas, más auténtico será todo lo que hace y más lo será su empresa o su negocio.

Escribir

Willow recibió, en agradecimiento por realizar con éxito la misión que le fue encomendada, un premio, un libro mágico, un libro elaborado con infinidad de conocimientos y sabiduría, un libro enriquecido con el trabajo y la experiencia de los años. Un libro que le seguiría abriendo las puertas del futuro.

Acabamos de cumplir 3 años en esta agencia como sociedad limitada, aunque, ya llevábamos tres años más funcionando como autónomos. Son muchas las misiones que hemos cumplido, son muchos los compañeros que han compartido nuestro camino y son muchos los clientes que han confiado en nuestro trabajo. Esperamos haber estado a la altura.

Como decía Teresa de Calcuta, «la mayor satisfacción es el deber cumplido«.

A todos vosotros os damos, de todo corazón, las gracias por compartir nuestro «camino«.

Aún nos queda mucho camino por recorrer.

¿Lo escribimos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Feb 6, 2014

Mantén el control, pensemos en el futuro.

-«¡Oh! Lo siento.» – Susurró Harry.

-«¡Has conseguido que me avergüence de mi vida!»- Dijo Karen.

Discutían en aquel escenario poblado de gente sin que se enteraran los niños.

Karen, había descubierto el pastel, y lo sabía todo: Harry  tenía una aventura con una secretaria de la oficina.

Karen era una mujer sacrificada, luchadora, abnegada, cargada de paciencia. Dedicada al cuidado y educación de sus hijos, al día a día doméstico, al trabajo mas desagradecido y menos reconocido. Había sacrificado su vida y su proyección profesional por su familia y apoyar la carrera de su marido, pero…no todo era como pensaba.

Pero…tenia un don: era fuerte.

Era capaz de aguantar, de soportar, de sobrellevar uno de los golpes más duros de la vida como es perder la confianza en su pareja, el padre de sus hijos, seguir conviviendo con ello, no demostrar el dolor y seguir sonriendo.

¿Cuál era su fuerza?¿Cuál era su motor?

La felicidad de sus hijos.

Sólo pensaba en ellos, sólo pensaba en el futuro.

love-actually-2003-23-g

(Imagen Love Actually – Universal Pictures)

…el futuro.

Muchas veces hemos citado aquí a Peter Drucker, aquel que dijo: «no hay mejor manera de predecir el futuro que construirlo uno mismo». Y volvemos a recordar a José Manuel Velasco, que en la pasada edición de #HEMESIC  decía que: “las agencias y los profesionales del marketing debemos estar más cerca de la visión que de la misión”.

Pero la vorágine de trabajo nos come, nos engulle, nos devora. Estamos tan metidos en nuestro día a día que tenemos pocas oportunidades de hacer una pausa, tomar aire y ver lo que hay a nuestro alrededor. Y mucho menos a poder planificar y prever el futuro con tranquilidad.

Metidos en nuestro versátil y laborioso trabajo, donde, hasta el más mínimo detalle cuenta, vivimos una vertiginosa aventura que muy pocos ven y muy pocos valoran. El buen trabajo, las buenas campañas, la buena atención al cliente, son el mejor ejemplo que podemos dar a todos aquellos que comparten nuestra profesión. El fallo o el error en el más mínimo detalle producen la desconfianza del cliente. Y como consecuencia, podemos provocar que se marche y deje de solicitar nuestros servicios.

Un día nos podemos encontrar con la desagradable «sorpresa» de que nada es lo que parece y el cliente al que tanto cuidábamos se marcha y busca otros equipos profesionales. No nos hemos dado cuenta y delante de nuestras narices ha estado buscando otras alternativas de servicio. No hemos tomado en cuenta sus necesidades y las ha buscado por otros medios. Quizá fue un error lo que desató la desconfianza, quizá fuese la forma de atenderle, quizá buscaba otros puntos de vista y no fuimos capaces de dárselos. Es posible que el cliente no supiera ver o no supiera valorar nuestro trabajo, nuestro esfuerzo, nuestra dedicación. Aunque es más probable que no supiéramos comunicarnos.

Pero a pesar de todo, en la mayoría de los casos nos tiene cariño y de alguna manera quiere tenernos cerca. No perder el contacto. El tiempo ha creado una estrecha relación al que se le han añadido «nuevos alicientes». Pero ese no es el camino. Es mejor eliminar cargas y buscar nuevos horizontes, nuevos retos, nuevas aventuras. Salir fuera, tomar el control de nuestras acciones y crear nuevas relaciones de confianza con otros que valoren nuestro trabajo.

Y sobre todo: aprendamos de los errores para no volver a cometerlos.

fotolia_11720107

(Imagen derechos Fotolia)

Harry le preguntó a Karen:

– «¿Te vas a marchar?» –

Karen le contestó con una pregunta:

– «¿Te quedarías sabiendo que la vida siempre será un poco peor

Se suele decir que casi todo lo que se hace mal, se puede hacer peor con poco esfuerzo, tratemos de evitarlo.

Como decía mi padre, «lo verdaderamente difícil, es hacer bien las cosas«.

Hagamos que las cosas sean mejores. Pensemos en el futuro.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

 

 

 

Ene 28, 2014

Si se muestra…¿no hay que contarlo?

Nestor Patou, era gendarme cuya ronda habitual consistía en vigilar un parque infantil.

Irma, era una prostituta del barrio de «Les Halles«, en el mercado de abastos de París.

Caprichos del destino, se conocen en una redada. Néstor dejará su trabajo, tumbará al «protector» de Irma, pasará a ser su nuevo chulo y se convertirá en el nuevo matón del barrio. En su nueva condición, comenzará a vivir de ella, pero gracias a la ayuda de Moustache  ideará un plan para que así lo parezca aunque realmente sea él, con su esfuerzo, el que realmente mantenga a la pareja en su nuevo estatus.

0240474_4865_MC_Tx360

 (Imagen: «Irma la dulce» de United Artis)

Moustache, como narrador, no tiene precio, nos conduce por donde le interesa, conoce el resultado de los acontecimientos, controla el ritmo de todo lo que sucede. Profesor de economia en la Sorbona, coronel en la Legión, crupier en Montecarlo o tocólogo, son algunas de las profesiones que dice haber ejercido. Realmente, ¿a alguien le importa que sea rumano o que su nombre verdadero sea Constantinescu? Lo importante es que hace y deshace a su antojo todo lo que sucede en esta la historia.

¿Por qué nos suele llamar la atención que una empresa, una organización o incluso una única persona pueda ser lo suficientemente versátiles para poder realizar todo tipo de actividades o trabajar una amplia gama de servicios y productos? ¿Cómo pueden tener esa capacidad? ¿Cómo pueden atender tal diversidad de cometidos diferentes a la vez?

Realmente hay personas y organizaciones dotadas y preparadas para poder hacerlo, es bastante habitual. En nuestro sector es muy importante la experiencia adquirida en los diversos campos que cubre el marketing como lo es en todos los sectores. Personas que no dicen que hacen, son proactivas y actúan. Sencillamente.

Debemos ponernos en manos de buenos y solventes profesionales.

Pero, ¿cómo unas personas pueden conocer a una empresa por una actividad y otras personas conocerla por otra muy diferente?

Es muy curioso ver, que, hasta que no te sientas con tus interlocutores y se lo presentas, la mayoría de las veces sólo piensan que tu agencia o tu empresa sólo se dedica a una actividad, que eres especialista de esa rama y nada más. Sin saberlo se están perdiendo el potencial de una empresa que les conoce perfectamente y que probablemente les atenderá igual de bien en su nueva necesidad. No por ello vamos a menospreciar a las empresas especialistas que las hay muchas y muy buenas que están surgiendo al amparo de las nuevas tecnologías.

Por otro lado, Moustache decía: “Si se muestra, no hay que contarlo”.

Para poder mostrarlo y que nos vean, y por lo tanto, para que demanden nuestros servicios, contamos con multitud de herramientas que permiten «multiplicarnos» para estar presentes y activos con poco esfuerzo. Internet y las nuevas tecnologías son nuestros grandes aliados. Como bien nos contaban nuestros compañeros de profesión «Los pequeños también lo pueden hacer bien«, es decir, está a nuestro alcance y se pueden obtener resultados de garantía.

Hay que contarlo.

3-hs-1-liderazgo

De ahora en adelante, no sólo debemos mostrar lo mejor de nosotros, sino que habrá que contarlo lo mejor posible. Debemos dar una imagen de confianza y credibilidad, saber sobre lo que hablamos y dar todas las explicaciones necesarias. La duda sólo genera incertidumbre y resultados imprevisibles. A veces con una simple pregunta logramos atraer la atención sobre algo que antes le podía resultar desconocido.

¿Sabías que tenemos clientes que nos eligen por otras actividades?

Aunque, como diría Moutache…»pero eso…es otra historia».

¿Tienes algo que contar?

¿Te ayudamos a mostrarlo?

Jorge Jiménez Suárez

 

Páginas:«123»