Browsing articles tagged with "marketing Archives - Página 3 de 3 - hgm Marketing - Publicidad"
Jul 16, 2013

Adáptate, vamos mucho más allá.

Y recuerde:

-«¡Piense en ruso!»-

Este último consejo tronó en su mente mientras se recuperaba del letargo en el que había caído.

En ese momento, Mitchell Gant, rememoró como asentía silenciosamente mientras asimilaba las claves de su misión. La constancia en su formación, la disciplina y el orden le habían devuelto la cordura necesaria para reponerse, «hacerse con el aparato» y abatir al enemigo antes de que acabara con él.

Ahora había que valorar lo logrado, curar las heridas y cubrir las bajas que habían quedado por el camino.

¿Cuántos habían depositado su confianza en él?

¿Cuántos se habían sacrificado por el bien de la misión?

Ni el mismo lo sabía.

Aún recuerdo estar tumbado en el suelo con la cabeza apoyada en el asiento de la fila 1 del Cine Rialto de la Gran Vía de Madrid viendo esta espectacular película de la época. La expectación mereció la pena. En esos años, era toda una novedad tanta tecnología y usabilidad para un avión de combate, algo impensable en aquel momento y que, ahora, es una realidad superada. De esto hace mas de 30 años.

Yendo más allá, hace 40 años, se produjo la primera comunicación telefónica móvil, exactamente el 3 de Abril de 1.973, algo en lo que se estaba trabajando desde la 2ª Guerra Mundial y que en ese momento aún era impensable. Martin Cooper, de Motorola, tuvo el honor de ser el pionero. Cooper se inspiró en el comunicador del capitán Kirk de la serie de TV Star Trek. Y lo mejor de todo, la llamada la hizo a su competidor para que supiera que lo había conseguido antes que él.

De entonces, hasta hoy mismo, ha sido una carrera vertiginosa de evolución y de mejora continua. La competencia en la telefonía móvil es brutal y se pueden dar casos de apropiación de ideas, como la conocida disputa legal entre Apple con el iPhone y Samsung con el Galaxy. Si nos fijamos, gran parte de las personas que nos rodean, cada día, destina más tiempo al uso del teléfono móvil, y, desde la revolución de los smartphone, aún más. Es muy cómodo tener todo a nuestro alcance y en la palma de nuestra mano.

¿Cuántas cosas se hacen hoy con un teléfono móvil?

Aunque, sería más acertado preguntarse:

¿Qué cosas no podemos hacer con él?

Ante tal disyuntiva, nos preguntamos:

¿Qué debemos hacer los profesionales del marketing con una herramienta tan poderosa?

Actualmente muy pocos son los que se han lanzado al barro y se han decidido a hacer cosas nuevas. La mayoría de las campañas se han limitado a adaptar los conocimientos adquiridos en los medios digitales y convencionales. Pero, puede no ser suficiente. Las empresas no sólo deben limitarse a tener una web para ser visibles en el mundo digital. Las necesidades han cambiado y hay que adaptarse rápidamente para no perder el control, ser superado y caer abatido por la competencia.

Un primer paso, mas importante de lo que parece, sería adaptar la web de la empresa u organización al formato móvil o smartphone y al formato tableta, incluso con las herramientas adecuadas para que la visibilidad sea total.

Un segundo paso sería trazar, al igual que en otros medios y soportes, una estrategia muy clara de lo que necesitamos, lo que queremos conseguir y cómo hacerlo.

¿Cómo hacerlo?

A través de campañas de marketing móvil, como por ejemplo:

Publicidad display en formatos adaptados al tamaño, tipo mensaje MMS, con imágenes banner o videos.

– Mensajes SMS con códigos, cupones o descuentos.

– Creación de APP´s (aplicaciones móviles) sencillas y fáciles de usar, que sean prácticas y de uso continuo, como Google Maps.

– Campañas de geolocalización, algo aún mínimamente explotado.

Estas son las más usuales, aunque en el futuro es deseable crear más alternativas y sacarle mayor rendimiento a este medio.

Mitchell Gant tuvo que dar salida en el momento oportuno lo más profundo de su experiencia, de su conocimiento, de su formación.

Los profesionales del marketing digital en el caso del marketing móvil, debemos sacar lo mejor que llevamos dentro e ir más allá, ganarnos la confianza que las empresas depositan en nuestra experiencia y sacrificarnos al máximo para logar los mejores resultados.

¿Te animas?

No pierdas la oportunidad.

Jorge Jiménez Suárez

May 17, 2013

Sí se puede, sólo hay que creer en ello.

Sólo había escrito una declaración de objetivos.

Sólo había descrito lo que creía que debía hacerse.

Sólo había trasladado a un papel lo que sentía.

Sólamente, se acababa de condenar…

En tan sólo unos días, tras recibir palmadas en la espalda, caras de aprobación, elogios de admiración y muchas felicitaciones, estaba despedido. La empresa en la que él se había volcado y a la que tantos años había dedicado su esfuerzo, ahora, le daba la espalda cuando pedía que su trabajo se centrara más en cuidar a sus clientes y centrarse menos en el dinero, es decir, que volviera a ser «más humano».

Muy pocas personas creyeron en él, todos sus amigos le dieron de lado, todos sus compañeros de trabajo le ignoraron, sus clientes le dejaron. Hasta la mujer de su vida, su prometida, le denominaba «perdedor». Sólo uno de sus antigüos clientes anteriores había decidido seguir trabajando con él, sólo una secretaria tenía la integridad de seguirle y compartir con él su nueva aventura.

Jerry, prácticamente, se había quedado sólo.

Hace veinticinco semanas ya. El 20 de Noviembre de 2.012, comencé a escribir este blog. Si algo fue mi pistoletazo de salida fue aquel maravilloso encuentro de profesionales de Homenaje a Pyme, del día anterior. A parte de mi familia, si alguien me empujó a seguir adelante en mi aventura profesional, fueron todos y cada uno de aquellos excelentes ponentes de aquel día y sus espléndidos consejos, aunque me sigo quedando con la frase demoledora de Bere Casillas:

– «Nada volverá a ser como antes» –

Y es cierto, casi nada es igual desde entonces.

Durante este tiempo y las veinticuatro entradas anteriores, he procurado ir describiendo situaciones de cambio entre lo que fue y lo que ahora es, entre lo que valía y ahora vale y entre lo que permanece a pesar de los cambios. Siempre buscando un ejemplo sencillo o gráfico, como una vivencia, una serie de televisión o una película con el que poder identificar la situación. Siempre he pensado que es la mejor manera de que las personas puedan entenderse, comprenderse y transmitir lo que saben.

Si de algo peca este blog, es que va en consonancia con quien lo escribe, es decir, va dirigido a una generación de inmigrantes digitales, aquellos que hemos ido creciendo y probando la tecnología, hemos sido pioneros y la hemos ido incorporando a nuestras vidas. Mi intención es que muchas personas que aún no se han decidido a dar el paso a seguir evolucionando, se animen y procuren continuar. No hay que tener miedo a las nuevas situaciones que se producen en nuestras vidas, hay que enfrentarse a ellas e incorporarlas a nuestro amplio bagaje.

Por supuesto no nos olvidamos que éste, es un blog de marketing y que cada una de nuestras entradas tienen un mensaje, un concepto, una enseñanza para todos aquellos que les gusta esta profesión, sea la suya o no. Hoy, al igual que ocurrió con el protagonista de nuestro ejemplo, tratamos de resaltar lo importante que es creer en uno mismo, tener fe, aplicar nuestros valores, y, poniendo mucho sentimiento, mucha pasión, luchar por conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

Eso sí, descubriendo lo importante que es ser persona y disfrutar con lo que se hace.

Y, como diría Jerry Maguire:

– «Ayúdame a ayudarte» –

Sí se puede, créeme.

Jorge Jiménez Suárez

May 10, 2013

Transmite, ilusiona y deja huella.

¿Quién no sintió dolor con su papel en «Los santos inocentes«?

¿Cuántos nos enamoramos de Ninette?

¿Quién no sonrió con «Atraco a las tres«?

¿Quién no se angustió en «El verdugo«?

¿Quién no ha sido duro y frío como el hielo como «El Crack«?

O, ¿tierno como un niño con «Cateto a babor«?

¿Cuántos quisimos estar al lado de nuestras familias y amigos en «Vente a Alemania, Pepe«?

Por más que me esfuerzo, no recuerdo una película suya que me dejara indiferente. Con su estilo y su manera de ser, nos tenía completamente encandilados. De expresividad magistral, con un simple movimiento de su cara o de su cuerpo,  lograba comunicar todo tipo de sentimientos, sensaciones y emociones. Tenía el don de transmitir rabia, dolor, felicidad… con poco esfuerzo, con pocas palabras, con sencillos gestos.

Hoy rendimos homenaje a D. Alfredo Landa.

Hoy rendimos homenaje a alguien que se ha ganado nuestra consideración, nuestro cariño y nuestro respeto. Rendimos homenaje a alguien que nos ha dejado marcados, a alguien que ha dejado huella en nosotros.

Hoy rendimos homenaje a un gran actor, un gran profesional, una gran persona, que sabía hacer algo que muy pocos saben hacer: llevar por dentro y mostrar por fuera, la vibración, la pasión, el sentimiento, la ilusión, la esperanza.

Y, hoy, precisamente, estamos en un momento, en el que más que nunca, necesitamos esperanza e ilusión.

Entonces, ¿cómo comunicarlo? ¿Cómo transmitirlo?

En este maravilloso mundo de la comunicación, los profesionales de marketing, descubrimos y exploramos cada día multitud de canales de información, multitud de herramientas para poder lanzar un mensaje, multitud de plataformas donde interactuar y compartir conocimientos necesarios y de interés para las personas. Realizamos gran cantidad de acciones, siempre enfocadas a satisfacer las necesidades de nuestros clientes y gracias a las nuevas tecnologías, internet, la web 2.0 y las redes sociales, el modo de llegar a ellos es más rápido y eficaz.

Pero para llegar a interesar a un cliente, llamar su atención y que demande lo que le ofrecemos, no sólo nos basta con tener un buen mensaje con contenidos de calidad, sino saber transmitirlo, ponerle sentimiento y llegarle a lo que llamamos: «tocar la fibra sensible«.  Y dejarle huella, que no nos olvide, que nos recuerde, que siga con nosotros, se fidelice, nos recomiende y sea nuestra mayor garantía.

Debemos trasladar emociones y situaciones en las que pueda vibrar y sentir lo que se cuenta, lo que se muestra. Que el contacto, el trato, la interactuación con una marca, con un servicio o con una empresa sea una experiencia difícil de olvidar en su lado más positivo.

¿Cuál es el mejor camino?

Siempre hemos creído que siendo auténticos, siendo nosotros mismos, no escondiendo los sentimientos que nos producen las cosas que vemos y hacemos, mostrándonos con transparencia, compartiendo nuestro tiempo con las personas que nos necesitan, llegaremos a profundizar y a conocer a todos aquellos que nos rodean y quieren interactuar con nosotros. Creando así, una relación de confianza y sinceridad. Creando así, una relación duradera.

Como la que tenía D. Alfredo Landa con su público.

Y nosotros, ¿dejaremos huella?

Da esperanza, transmite ilusión.

Jorge Jiménez Suárez

 

Abr 27, 2013

Tu equipo y tu agencia, tu mejor tripulación.

Y allí estaba, bajo la atenta mirada del público que llenaba la sala de fiestas del Pacific Princess. Ataviado con un bañador, un flotador de patito y unas gafas de buzo sobre su cabeza, descorrió las cortinas de la improvisada bañera, agarrando el micrófono y cantando a pleno pulmón.

Julie McCoy, la encantadora responsable de Relaciones Públicas del crucero, muy azorada, no podía parar de reir.

Así fue, como a falta de solista en la banda musical del crucero, el Sobrecargo Burl «Gopher» Smith, decide salvar la situación cantando en público en una ducha improvisada. Así era Gopher, le gustaba cantar bajo la ducha pero fuera de ella no lo sabía hacer.

Vacaciones en el mar (Love boat) fue una fantástica serie televisiva que tuvo mucho éxito y aceptación durante el final de los años 70 y mediados de los 80. Dentro del «barco del amor», bajo el mando del Capitán Merrill Stubing, se daban todo tipo de situaciones y aventuras románticas, que en su mayoría, solían tener buen fin.

Lo más llamativo de esta serie es que a pesar de su largo periodo de emisión, los muchos directores que dirigieron los diferentes capítulos y las innumerables aportaciones de estrellas invitadas, siempre tuvo casi la misma tripulación y la misma calidad de atención a sus viajeros.

En una agencia de comunicación y marketing suele haber una gran rotación de personal, colaboradores, proveedores y clientes, pero siempre queda la base, el núcleo, la esencia, que es lo que hace que mantenga la identidad y la política de actuación, pase el tiempo que pase. Si algo podemos destacar también de las agencias es la capacidad de adaptación a los tiempos, a las situaciones y a las diferentes necesidades de sus clientes.

Las actividades dentro de una agencia están en continua evolución, transformación y adaptación. Hoy, las principales razones para solicitar los servicios de una agencia son las vinculadas al marketing digital como:

– Consultoría, estrategia y planificación.

– Investigación o estudios de mercado on line.

– Creación y diseño web.

– Servicios de posicionamiento (SEO, SEM)

– Campañas de publicidad display (publicidad en medios digitales).

– Creación de contenidos y relaciones en redes sociales (Social Media Management).

– Analítica en internet.

– Campañas de emailing y mobile marketing.

– Creación de tiendas on line (ecomerce)

Por supuesto hay más, muchas más, tantas como acciones se desarrollen y las que a muy seguro vendrán de la mano de las nuevas tecnologías y la innovación. Todo esto sin olvidar las acciones de offline o marketing tradicional, como las acciones en el punto de venta, el marketing experiencial, las performance, el PLV, el merchandising y un largo etcétera.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir al 10º aniversario de «Hoy es Marketing» (#HEMESIC). Rodeado de grandes profesionales, disfruté del cambio y la evolución a la que hemos asistido en estos diez últimos años en el mundo de la comunicación. Ví, como grandes empresas, gracias a un excelente trabajo de sus equipos de marketing o a las agencias con las que trabajan se habían adaptado a los tiempos y seguían estando en primera línea. Como bien dijo José Manuel Velasco, «las agencias y los profesionales del marketing debemos estar más cerca de la visión que de la misión».

Vacaciones en el mar fue un claro ejemplo de cómo ante determinadas situaciones con un gran equipo, su tripulación, con gran intuición y anticipación, conseguía llevar a sus clientes a «buen puerto».

Las agencias con visión serán las que te lleven al éxito.

¿Te subes a nuestro barco?

Jorge Jiménez Suárez

 

Mar 22, 2013

Tus primeros pasos, social media.

“Tu primer viaje, 

tus primeros aplausos,

tu primer trabajo… qué duro es,

tu primera amiga,

tu primera canción,

tu primera colonia Chispas,

tu primera colonia, Chispas

¿Cuántas veces hemos cantado este jingle en tono cariñoso cuando hemos hecho algo por primera vez? ¿Cuántas veces se lo hemos cantado a alguien con ironía cuando hace algo que desconoce? ¿Cuántas veces suena en nuestra mente esta melodía? Siempre la asociaremos a cualquier cosa que hagamos y que sea nuestra primera vez. Chispas. Aunque nunca la hayamos comprado o usado, el sólo hecho de oír su marca nos evoca al inicio, al principio, al comienzo.

Cuando echamos la vista atrás, nos acordamos de nuestros inicios en la vida, en los estudios, en la pareja, en el trabajo. Al principio, todo es relativamente fácil, ya que partimos con mucha ilusión, con mucho empuje, con muchas ganas. Con un objetivo y unas metas muy claras. A medida que avanzamos en el camino podemos ser persistentes y mantener la línea marcada en un principio o desviarnos de la ruta marcada perdiendo parte de nuestra identidad.

En el inicio de una marca o de una empresa se debe delimitar, crear, conformar una estrategia de comunicación para lograr nuestros primeros avances, cómo y dónde conseguirlos. Una empresa, si quiere darse a conocer debe estar presente en las redes y espacios sociales. No sólo por el simple hecho de estar, si no porque es una buena herramienta para darse a conocer, para ser accesibles, para que nos puedan encontrar.

Una empresa, al elaborar una estrategia de comunicación, debe tener muy presente el social media si quiere tener éxito con la aplicación del marketing relacional y el marketing de contenidos. Utilizar las relaciones en las redes sociales, la interactuación, el poder compartir contenidos y realizar recomendaciones, podríamos denominarlo social media marketing. Un buen comienzo, dependiendo del tipo de marca o empresa, sería abrir su espacio en cualquier plataforma social, como Facebook, Twitter, YouTube, etcétera y poder relacionarse con los usuarios de la marca o potenciales clientes interesados en ella.

Antes de empezar, debemos tener muy claro, qué, cómo, dónde y cuándo queremos comunicar a «nuestra audiencia». Para continuar marcando unos objetivos que sean sencillos o relativamente fáciles de conseguir, es decir, realizables. Pequeñas metas que nos lleven a conseguir un objetivo completo. No olvidándonos nunca de interactuar, relacionarnos y conversar con todos ellos. A veces, simplemente con un poco de atención, lograremos mucho más que con un mensaje constante de las bondades de nuestra marca.

Grandes empresas ya utilizan las redes sociales como vía de comunicación y cuentan con profesionales cualificados, los llamados community manager, que son los encargados, entre otras muchas cosas, de conectar con el público, generar tráfico en la página de empresa, mantener relaciones estables en el día a día (fidelizar) y generar valor a la marca. Logrando, así, la implicación personal de todos y cada uno de ellos.

Chispas fue la primera colonia de la niñez de muchas personas en los años 80. Su primer rasgo de personalidad, sus primeros pasos, su identidad.

Tus primeros pasos en social media son determinantes para la identidad de tu marca.

¿Echamos a andar?

Jorge Jiménez Suárez

 

Mar 1, 2013

Define tu estrategia, planifica tu éxito.

«Buscáis la fama, pero la fama cuesta, y aquí es dónde vais a empezar a pagar, con sudor.»

Esta era la famosa frase, que la profesora de baile, de aquella maravillosa serie de telévisión de los años 80, dedicó a sus alumnos al comienzo del curso. En ella, daban vida a una serie de personajes de los que muchos jóvenes de la época se sentían muy identificados. Muchos de ellos, con el apoyo que le brindaban sus formadores y el apoyo de sus compañeros, con su propio esfuerzo y dedicación, conseguían hacerse un hueco en el «estrellato» y lograban acceder a la fama.

Además de esfuerzo, la planificación es clave para cualquier proyecto que se quiera realizar en la vida: una actividad lúdica, un plan de estudios, un proyecto empresarial, etc. Todo tiene sus pasos, sus plazos, sus procesos. Todo obedece a un objetivo final: lograr el éxito en lo que nos proponemos. Y todo ello, guiado, marcado y pautado por una idea, un camino, una estrategia.

Todo esto no es ajeno al mundo del marketing y la comunicación. A la hora de elaborar la planificación de marketing de una empresa debemos conocer muy bien al cliente, el mercado al que se dirige y el objetivo que se quiere lograr. Para saber todo esto, debemos realizar una detallada investigación comercial, una prospección de mercado, un pormenorizado estudio previo.

¿Para qué?

Para elaborar una estrategia.

Cada proyecto, cada trabajo, cada producto, cada servicio, tendrá su estrategia adecuada a la consecución de objetivos marcados y dirigidos hacia un mismo camino. Para cada objetivo debemos utilizar unas determinadas herramientas que nos permitan acceder a él, que nos permitan lograrlo, que nos permitan conseguir una meta, que nos garanticen el éxito.

Dependiendo del estudio previo, una empresa podrá determinar con claridad, cual es su público objetivo, dónde actuar, cómo actuar, qué tipo de campañas realizar, qué inversión acometer. Es posible que con una adecuada investigación inicial encuentre nuevos nichos de mercado que no hubiera tenido en cuenta en un principio y que sean más rentables de lo que una primera idea le podía hacer ver. Es posible que con un estudio previo las palabras o conceptos clave de su campaña en internet puedan cambiar por completo debido al escaso resultado de búsquedas que los usuarios hacen de ellos en los buscadores de internet. Es posible que las herramientas que en un principio podían parecer imprescindibles para la consecución de los objetivos marcados ya no lo sean.

Las nuevas formas de comunicación a través del mundo on line, la web 2.0, permiten llegar a muchos mas lugares que con los métodos de comunicación tradicionales y de off line. Sin abandonarlos, debemos hacer evolucionar a nuestros clientes a las nuevas formas de comunicación y estrategias de marketing en internet, al e-marketing. Acciones como el posicionamiento en buscadores de internet, el marketing de contenidos y las redes sociales, la gestión de publicidad en medios, plataformas y afiliación en internet, las campañas de e – mailing, la suscripción a newsletter o boletines informativos, ya son fundamentales en cualquier estrategia de comunicación de un producto, de un servicio, de una empresa. Debemos aconsejar su uso, debemos ofrecerlos.

Fama, fue una serie de televisión, una serie de cine. Logró hacer que una generación, fuera capaz de creer y luchar por hacer realidad sus sueños, a base de mucha costancia, no exenta de estrategia y de mucha pasión.

Una buena estrategia es garantía de éxito.

¿Lo planificamos?

Jorge Jiménez Suárez

Feb 15, 2013

Posiciónate y atrévete a ofrecer.

Miraras por donde miraras había un montón de gitanas cargadas de collares de conchas en el cuello y caracolas gigantes en las manos, con el vestido de flores y el moño despeinado, preparadas y al acecho. Bajar del autobús en aquel parking de la Isla de la Toja no fue una empresa fácil. Los curas del colegio se veían desbordados y muchos de mis compañeros de viaje eran «asaltados» y casi obligados a comprar aquellas baratijas. Menos mal que yo era de familia numerosa y siempre fui muy «justito» con el dinero. Si no, habría comprado un collar o una caracola como los demás.

Siempre me ha llamado la atención ver como personas a las que les adjudicamos pocas probabilidades de éxito te sorprenden con una habilidad innata para conseguir lo que necesitan. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué tenían aquellas gitanas del parking? Iniciativa, valentía, perseverancia, y además, saber estar en el lugar adecuado en el momento justo, es decir, estar bien posicionadas.

Hoy en día, es muy necesario posicionarse. Unas veces como resultado de un buen trabajo, otras veces a través de una excelente atención al cliente y otras como resultado de una buena estrategia y planificación de marketing. Cada empresa es un ente diferente y tiene que desarrollar los métodos más adecuados de posicionamiento. Y dada su inmensidad, internet es uno de los espacios donde más necesitamos posicionarnos.

¿Cómo nos posicionamos en internet?

Los usuarios de internet, acuden a él a buscar información, para solucionar un problema o satisfacer una necesidad. Se suelen dirigir a un buscador como Google, Yahoo, Netscape, AOL, Task, etc, donde ponen las palabras necesarias para definir su búsqueda, y el buscador, rápidamente, le facilitará una serie de resultados acorde con lo solicitado.

¿Por qué unos resultados antes que otros? ¿Qué les hace estar más arriba o más abajo en la lista?

Detrás de este ordenamiento de búsquedas hay un trabajo, previo estudio pormenorizado, de un equipo de personas especialistas en SEO o posicionamiento web, que hace posible que una web tenga una mejor visibilidad que otras y que sea la escogida para consultar. El SEO se basa en saber utilizar los criterios de búsqueda, conocer sus algoritmos y sintonizar con ellos, para ser fácilmente detectados, y así, subir en los escalones de resultados de búsqueda.

Los especialistas en SEO sabrán utilizar las palabras clave, las etiquetas, los vínculos o la estructura de la web, entre otros, para optimizar su búsqueda. Si fuera necesario que el posicionamiento fuera más ágil y rápido, siempre se puede recurrir a campañas de pago o SEM (Search Engine Marketing) como Adwords de Google. Basado en PPC (pago por click).

No nos podemos olvidar que para complementar el posicionamiento en internet es necesario nutrir la web con contenidos de calidad o dinamizarla con contenidos externos a través de redes sociales o blogs. El intercambio de información, noticias y contenidos generan tráfico y notoriedad. Vincularlas a través de links externos, también. Generar contenidos es una forma de posicionarse, por la calidad y la garantía del que comparte la información.

Una vez posicionados no nos queda más que recordar la frase de la pasada edición de «Homenaje a Pyme» que tanto nos animó: «atrévete a ofrecer«. Para muchas empresas es hora de posicionarse y empezar a vender.

¿Te animas?

Busca tu espacio.

Posiciónate.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Ene 25, 2013

Interactuar, el fin de la única proposición de venta.

-«¡El anuncio de mamá!  ¡Corred, corred! ¡Venid a verlo!»-

Y allí estábamos todos. Sentados en el sofá del salón viendo el anuncio de Sanyo, Sanyo. La cara que ponía mi madre al oír nuestras carcajadas cuando llegaba la toma en la que salía una señora planchando la ropa con todos los rulos puestos al ritmo de un radiocasete, era todo un poema. Y también se reía.

«Sanyo está a tu alrededor», fue una simpática y pegadiza campaña de los años 80 cuyo jingle era la canción «Video killed the Radio Star» de la banda británica «The Buggles». Su mensaje era claro, sencillo, único. Formamos parte de tu vida: en casa, en la oficina, en el gimnasio. Una única proposición de venta: «pon tecnología Sanyo en tu vida».

Si en los 80 triunfaba el marketing attraction, a partir los 90 llegó el marketing retention. Ya no sólo los esfuerzos de las empresas pasaban por impresionar a nuevos clientes, engatusarlos, seducirlos para que consumieran un producto o fueran usuarios de un determinado servicio y demostrarles los beneficios que ello le reportaría. Las empresas se dieron cuenta de que la fidelización, la retención, el marketing relacional, les daría muchos mayores beneficios que la simple atracción.

Las técnicas  empleadas durante todos estos años, han sido de diversa índole, como las promociones, las tarjetas affinity, las garantías y el servicio post venta. En el siglo XXI, inmersos ya en el mundo 2.0, la manera más común de retención está en internet y las redes sociales.

– ¿Cómo lograrlo ahora?- Creando valor.

– ¿Cómo?- A través de la información.

Sí, las empresas deben crear valor a su producto o a su servicio a través de la información que comparten con los demás usuarios de la red, con sus clientes, de igual a igual. Al cliente 2.0 no le interesa la información en una dirección, no quiere un mensaje único. Quiere participar, quiere hablar, quiere que le escuchen, quiere que le traten personalmente. Por eso, las empresas deben mantener una actitud de escucha activa.

-¿Para qué?- Para interactuar.

De esta manera, las empresas se adaptan y entienden mejor a sus clientes, les cuidan, les miman, les atienden personalmente. Así, la relación es mucho más sincera y emocional, por lo que los clientes optarán por aquellas marcas o productos que les den mejores sensaciones, que les produzcan mejores vibraciones, en definitiva, que les aporten buenas experiencias.

Por eso, PlayStation, no es un juego, es una experiencia y Apple no es una empresa tecnológica, sino un estilo de vida.

Si en los años 80 Sanyo era el futuro y la tecnología, ahora lo son las innumerables conversaciones que conforman la web 2.0. Hoy la única proposición de venta (usp) ha llegado a su fin. Los internautas, los usuarios, los clientes, demandan información. Información de toda la cadena de valor que conforma una empresa: desde los proveedores hasta el consumidor final. Hagamos que sea posible.

Sanyo después de tantos éxitos fue finalmente vendida a Panasonic el 1 de Abril de 2.012.

Y, como decía Alan Key, un «el mejor modo de predecir el futuro es inventarlo».

¿Interactuamos?

Jorge Jiménez Suárez

 

Páginas:«123