Browsing articles tagged with "objetivos Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Nov 7, 2014

Tu mente, tu herramienta.

– «Básicamente nos dedicamos a putear mentes ajenas«-

Quizá fue esa la frase que más le llamó la atención a Paul. Aún tenía muy reciente su encuentro con Elisabeth Campbell y la estimulante conversación mantenida en su despacho. Aún no podía creer como alguien la podía haber asesinado de esa manera. Aún no entendía como alguien se había atrevido a matar a la hija del general.

Paul Brenner junto a Sara Sunhill, son los encargados de llevar a cabo la investigación del suceso. Y a medida que profundizan más en el caso, más se enreda, más sospechosos aparecen, más motivos afloran, más se complica. Había muchas preguntas sin respuesta y muchas cuestiones por resolver.

¿Cómo había llegado hasta allí?

¿Quién pudo preparar algo así?

¿Qué motivos podía tener?

El general de la base algunos oficiales y el ambiente del lugar, Fort MacCullam, tampoco ayudan al esclarecimiento del homicidio.

Tu mente, tu herramienta

(Imagen Paramount Pictures)

Paul y Sara son grandes investigadores, usan sus técnicas, usan sus trucos, usan sus herramientas. Generalmente, «tiran de manual», pero hay casos en los que deben probar nuevos métodos para llegar a esclarecer la verdad. Y, éste, era uno de ellos.

El apoyo, la camaradería y la sincronización, en este caso, no eran suficientes. Era necesario lograr una suma de conocimientos, la aplicación de acciones en base a los análisis realizados y la aportación de nuevos instrumentos de investigación. Objetivo: desvelar cuanto antes la verdad.

El tiempo es importante, cada día más. Es cierto, tenemos menos tiempo para realizar nuestras acciones. Si algo prima, es la inmediatez. Nos regimos por «el aquí y ahora».

De nada nos sirve ser muy buenos si no somos eficientes. Nuestros clientes necesitan nuestra atención ya, ahora, inmediatamente. Para todo ello hay procesos que se han convertido en imprescindibles. Son necesarias nuevas herramientas de trabajo que nos ahorren los métodos tradicionales y se adapten a las nuevas necesidades.

La especialización es la tendencia y las nuevas herramientas de trabajo nos concederán valor añadido a nuestra labor.

La pasada semana tuve la oportidad de asistir a un excelente curso de «Herramientas 2.0 para gestionar empresas» de la mano de Ana Nieto. En él, repasábamos los diferentes escenarios más habituales de nuestro trabajo de marketing digital, como son: los contenidos, el posicionamiento, las redes sociales, la comunicación, la gestión de proyectos y la gestión de imágenes, videos y presentaciones.

Para todos estos campos, profundizamos en las herramientas que ya podíamos conocer y en todas aquellas mas novedosas y que realmente podían agilizar procesos y ser de mucha utilidad.

Anima bastante ver, como hay personas, que tienen las mismas o similares preocupaciones o necesidades que tenemos nosotros, que conciben altruistamente cierto tipo de programas y aplicaciones, y, los comparten para facilitarnos nuestra labor profesional.

Podríamos enumerar montones de ellas, cada una sirve para su pequeño espacio de trabajo. Aunque sin formar parte de un orden o estrategia establecida, no nos servirán de nada. Aunque si no utilizamos la coherencia y el sentido común, de nada servirán.

Herramientas como: Feedly, Pocket, SurveyMonkey, Google Analytics, Pingdom, Hootsuite, WooRank, Social Mention, Tweetbeep, Jing, MailChimp, Doodle, Trello, Canva o Slideshare, se han ido incorporando a nuestra experiencia y anuestro día a dia. Y aunque sólo sea por esas personas tan generosas, debemos probarlas: son bastante prácticas.

Se han convertido en una de las llaves clave para alcanzar nuestros objetivos.

Tu herramienta

A pesar de lo complicado de la investigación, Paul y Sara logran descubrir la verdad y dar con los asesinos. No sólo tuvieron que utilizar sus conocimientos, su pericia y su experiencia. Si no que los nuevos escenarios a los que se enfrentaron, les obligó a dejar de lado «el manual» y experimentar con nuevas técnicas, nuevos trucos y nuevas herramientas de trabajo. Gracias a la combinación de lo propio y lo nuevo, pudieron cumplir con éxito su misión, detener a los culpables y honrar el nombre de la hija del general.

La rápida evolución de los procesos de trabajo hacen que, ante nuevos retos, debamos experimentar nuevos caminos, nuevas maneras de hacer las cosas, nuevas herramientas. Debemos intentar adaptar esas nuevas tecnologías a nuestro proceso de trabajo cuando sea necesario, hay que adaptarse y no tener miedo. Debemos utilizarlas con seguridad, con valentía, con sentido común, con cabeza.

Como dice Juan Merodio: «al mes, pruebo diez herramientas nuevas y, normalmente, dos me sirven.»

¿Las probamos?

No olvides usar tu mente.

Jorge Jiménez Suárez

Feb 19, 2014

Plan de acción, camino de la eficiencia.

Habían sustraído el alma de su cuerpo antes de certificar su muerte.

Había llegado al cielo por error y al reenviarlo a la tierra su cuerpo estaba incinerado.

Ya no podía volver a ser el mismo, pero necesitaba volver.

Joe Pendleton era un famoso quaterback del equipo de Los Angeles Rams. Su máxima ilusión era ganar su partido de la Superbowl. Dias antes de la final, dando un paseo en bicicleta, sufre un accidente y es atropellado por un camión. Su ángel de la guarda acompaña su alma al cielo pensando que su muerte es segura. Se descubre el error, pero su cuerpo ha sido incinerado, por lo que su espíritu tendrá que ocupar, temporalmente, el cuerpo de un millonario recién asesinado hasta encontrar el cuerpo idóneo para que todo vuelva a tener sentido para Joe.

heaven03

(Imagen Paramount Pictures)

En cuestiones de atención al cliente durante una campaña determinada se pueden cometer varios tipos de errores: el fracaso de un proyecto, el desastre de una campaña, el «fiasco» de una determinada promoción. Suele ser el error más común, el que más ruido hace, del que todo el mundo habla y lo peor de todo, por el que seremos siempre recordados.

Aunque también hay otro tipo de fallos que provocan errores de cálculo en la consecución de nuestras acciones y que han supuesto un aumento de coste innecesario en la ejecución de una campaña. Este tipo de problemas suelen estar ligados a la calidad de las personas a las que se les confía el proyecto: su preparación, su formación, su actitud, su personalidad, etc. Mas discretos, pero igual de peligrosos.

Actualmente, la competitividad y el exceso de celo por atender a un cliente, generan un acortamiento de los plazos en la realización de los trabajos y una reducción de presupuesto considerable para la ejecución del mismo. Aún a sabiendas de este hecho, solemos aceptar la misión encomendada. Como consecuencia de ello, es muy probable, que las prisas puedan hacer que nos precipitemos y acabemos cometiendo errores si no estamos acostumbrados a trabajar bajo presión y no sabemos manejar los tiempos.

¿Cómo podemos evitar esta situación?

Guiándonos por nuestra experiencia y ejecutando un plan, de la manera más efectiva y lo más rápidamente posible. Es decir, con eficiencia.

¿Cómo se elabora un plan de acción eficiente?

1. Identificando el problema o la necesidad con claridad. Para ello es necesario tener una reunión pormenorizada con nuestros compañeros, colaboradores y clientes para conocer todo al más mínimo detalle para definir bien el proyecto.

2. Establecer una estrategia o línea de comunicación, es decir, por ejemplo, si se va a realizar a través de diferenciación, especialización o «súper especialización, en off line, en on line o en ambas…

3. Definir objetivos. ¿Qué queremos conseguir al elaborar un plan de acción? Por ejemplo los objetivos más comunes suelen ser: darse a conocer, lanzar un producto, vender más, dar a conocer un servicio, crear una línea corporativa o una marca atractiva…

4. Definir acciones concretas para que se conviertan en soluciones a problemas concretos. ¿Cómo lo vamos a hacer? Por ejemplo, estudios de mercado on line, crear contenidos en redes sociales, emailing, presentaciones, generar tráfico web, campañas de SEO, imprenta corporativa, eventos, merchandising

5. Marcar plazos. ¿Cuánto tiempo es necesario? Cada acción debe tener su plazo claramente definido. Por ejemplo, un presupuesto, dependiendo de la envergadura del mismo, puede ser de días o una semana, una planificación completa puede ser realizada en un par de semanas, un estudio de mercado entre dos y tres semanas, y así todas y cada una de las fases definidas.

6. Ejecución, control y obtención de datos para la verificación de los resultados de la acción durante su ejecución y una vez finalizada. Analítica web en su caso.

Para la realización con éxito, ante todo, hay que procurar no saltarse ningún paso. Y dar el margen suficiente para poder presentar una planificación efectiva, una planificación eficiente, que logre encajar todas las piezas del puzzle con armonía.3864547_orig

Joe tenía un plan: jugar y ganar como fuera aquella superbowl aunque fuera en otro cuerpo.

Lo consiguió.

Nosotros tenemos el nuestro: servir cada día eficientemente a nuestros clientes. Porque tenemos claro, que, quizá, el cielo pueda esperar, pero nuestros clientes no.

¿Hacemos un plan?

Jorge Jiménez Suárez

Dic 3, 2013

Estrategia on line, seguimos adelante.

Aquel día sin ningún motivo, decidí salir a correr un poco. Corrí hasta el final del camino. Cuando llegué hasta allí, pensé que podía correr hasta el final del pueblo.

Y, cuando llegué allí, pensé:

-«Podría atravesar todo el Condado de Greenbow«-

Y luego pensé:

-«Ya que he llegado hasta aquí, también podría cruzar el gran estado de Alabama«-

Y eso hice, cruzar todo el estado de Alabama. Y sin ningún motivo, seguí corriendo. Y llegué hasta el océano.

Y, cuando llegué allí, pensé:

-«Ya que he llegado hasta aquí, podría dar la vuelta y seguir corriendo.»-

Y, cuando llegué a otro océano, pensé:

-«Ya que he llegado hasta aquí, podría dar la vuelta y seguir corriendo.»-

Le explicaba Forrest Gump a aquella señora que amablemente le escuchaba en el banco en el que esperaban el autobús.

«Y, bueno, pero por algún motivo, para la gente sí que tenía sentido.»

«Así que tuve compañía, y después de eso, tuve más compañía. Y después me siguió todavía más gente. Alguien dijo que esto que yo hacía, daba esperanzas a la gente.»

Forrest Gump 4

(Imagen @ForrestGump)

Cualquier persona, proponiéndoselo, puede salir adelante y lograr muchos de los objetivos marcados en su vida. Teniendo fe, siendo persistente, tenaz y constante, se pueden superar las dificultades para alcanzar las metas fijadas al principio del camino. Por lo que creemos que, cualquier empresa, a la hora de plantearse una nueva actividad  deberá realizar una buena planificación y contar con buenos profesionales de apoyo.

Dada la actividad de la empresa y sabiendo lo que se queremos hacer, necesitamos crear una estrategia de marketing on line. Para elaborarla se deben marcar unos objetivos claros, como lograr más clientes, más ventas, mas reconocimiento de marca, y, para todo ello, aconsejamos dar una serie de pasos fundamentales:

1. Estudio de mercado on line.

Es fundamental saber qué oportunidades nos brinda el mercado, qué nuevos nichos podemos explotar, a dónde no llega nuestra competencia y cómo posicionar nuestra marca frente a otros.

2. Posicionamiento o SEM.

Posterior al estudio, ya sabemos dónde debemos situarnos para que nos encuentren con mayor facilidad, en qué buscadores, con qué palabras clave debemos identificarnos, con quién crear enlaces y qué contenidos busca nuestro target.

3. Marketing de contenidos.

Aquí es donde debemos darlo todo. Todos los demás, nuestra competencia, pueden llegar perfectamente hasta aquí, pero el contenido que se comparta será lo que nos diferencie de los demás, lo que nos haga especial, lo que nos conduzca al éxito. Aquí es donde damos rienda suelta a nuestra imaginación, a nuestra creatividad, a nuestra mejor versión. Y lo compartimos en las redes sociales, a través de entradas en el blog o en descripciones de estado o como noticias.

El marketing de contenidos se convierte así en la parte fundamental de nuestra estrategia on line y así tienden a valorarlo actualmente todos los buscadores de internet. Se estima que el 70 % del posicionamiento de una marca es debido a la generación y actualización de contenidos originales y de calidad.

4. Analítica.

Algo a lo que no debemos dejar atrás. Se estima que en un futuro no muy lejano, el 80% del trabajo y estrategia de comunicación se basará en los análisis previos y posteriores a cada acción, cada comunicación en cada soporte.

Ejecutando estos 4 pasos, tendremos un altísimo porcentaje de éxito y lograremos reducir el impacto de las posibles sorpresas o imprevistos que pudieran surgir. Para que luego no tengamos que decir como nuestro protagonista de la película:

– «La verdad, aunque yo siempre iba corriendo, nunca pensé que eso me llevara a ningún lado». –

SEO-marketing-contenidos

 (Imagen Solmedia.es)

El pasado 20 de Noviembre se cumplió un año desde que publicamos nuestra primera entrada en este blog. El día anterior había saltado la chispa, no porque no fuera algo que ya estaba preparado para hacerse sino que fue el revulsivo, la espoleta, el pistoletazo de salida. Ver a tanta gente animando a las pymes, contando su experiencia personal, conocer sus sensaciones, superar las dificultades, compartir sus alegrías, sus logros, sus triunfos, hizo que nos pusiéramos en camino.

Ha sido un camino muy duro, un año muy sufrido y «peleado«, pero satisfactorio.

Seguimos reinventándonos, seguimos adaptándonos a la situación actual, seguimos viviendo ese cambio de época, superando las primeras fases. Pero seguimos innovando, probando, experimentando, seguimos esforzándonos, seguimos luchando, seguimos peleando. Y además, seguimos siendo nosotros mismos.

Se mantiene la esencia, permanece lo auténtico, continúa la pasión.

Forrest Gump

(Imagen @ForrestGump)

«Mamá siempre me decía que tenías que dejar atrás el pasado antes de seguir adelante

Pase lo que pase: #Nuncatireslatoalla.

¿Seguimos adelante?

Por supuesto.

Jorge Jiménez Suárez

Jul 10, 2013

Punto de inflexión, mantén el rumbo.

– «Blanco pequeño, error pequeño. » –

Se repetía una y otra vez disparando el mosquete que su hermano pequeño le preparaba.

Uno a uno, sus objetivos iban cayendo.

La estrategia: oficiales ingleses de mayor a menor rango para que cundiera el desconcierto y así poder liberar a su hermano Gabriel. Estas eran las indicaciones de su padre y las tenía que cumplir por el bien de todos ellos. Además, sin saberlo, había contribuido a crear la leyenda del «fantasma«.

La dichosa mecedora que se rompía una y otra vez bajo su peso y la educación de sus hijos, habían sido la máxima preocupación por aquellas fechas de Benjamin Martin, viudo y antiguo héroe de guerra, que hasta ese momento vivía plácidamente en su plantación de Carolina del Sur junto a su familia. Pero la guerra llegó, y él, inicialmente, rehusó participar. Y, a pesar de no querer participar en una nueva guerra, se encontró con ella en sus propias tierras. A pesar de no buscarlo, la guerra, la muerte y las desgracias llegaron a él. A pesar de todos sus esfuerzos por evitarlo, tuvo que participar, tomar partido y luchar para proteger el futuro de su familia.

A pesar de no quererlo, ahora, en la segunda década del siglo XXI, estamos inmersos en un profundo cambio tecnológico, ideológico y generacional. La experiencia acumulada durante estos últimos años de dificultades nos ha llamado, a una gran parte de personas de distintas edades y sectores de ocupación, a replantearnos el futuro con otras miras, con otras ideas, con otras fuentes de inspiración.

Muchos son los que han tenido que reciclarse, muchos son los que han tenido cambiar de ocupación, muchos otros han tenido que marcharse, pero también somos muchos más los que hemos decidido reinventarnos. Hemos tenido que ir poco a poco, cubriendo etapas, superando fases, aprendiendo, viendo, escuchando, experimentando. Todo ello para enfrentarnos a una nueva perspectiva de nuestras carreras y reconducir nuestra vida profesional.

Pasado el tiempo apreciamos como adaptándonos y aplicando lo aprendido, el camino se empieza a enderezar y el esfuerzo comienza a dar sus primeros frutos. Poco a poco, los objetivos se van cumpliendo y confirmamos que la estrategia marcada ha sido acertada. Una vez más, gracias al entorno digital , internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías, el camino ha sido «más llevadero», aunque aún nos queda mucho por recorrer y mucho por aprender.

Precisamente, esta mañana, comentaba con un compañero de profesión como, en innumerables ocasiones de la vida, nos suceden multitud de cosas, que hasta que no nos vemos forzados, nos resistimos a hacerlas y luego, pasado un tiempo, al recordarlo, siempre pensamos: ¿por qué no lo hicimos antes?

Si no pasáramos por  situaciones que nos ponen al límite, seguramente, no haríamos ni la mitad de las cosas que hemos hecho hasta ahora. Por lo que hay que reconocer que el riesgo hace posible una evolución o una mejora. En nuestro caso, hemos dado una vuelta a nuestra forma de trabajar y de actuar frente a los nuevos retos profesionales que la era digital nos plantea. Creemos estar pasando un punto de inflexión por lo que ahora sólo nos queda continuar nuestro camino firmemente trazado desde el día que saltó la chispa del cambio.

Y como le dijo el coronel Harry Burwell a nuestro protagonista:

– «Mantenga el rumbo» –

Seguimos teniendo la ilusión de crear de un mundo nuevo.

¿Por qué no empezar aquí y ahora?

Arriésgate.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

 

May 24, 2013

Analiza, mejora tu comunicación y encandila a tus clientes.

¿Qué había pasado?

Si tenía todo bajo control: dinero, fama, posición, mujeres…

Todo lo que deseaba le era concedido, todo lo que quería lo obtenía, todo lo que se proponía lo conseguía. ¿Cómo le habían podido dar el puesto, «su puesto«, a otra persona? El director de la agencia se excusó diciendo que necesitaban, «otro enfoque, otro punto de vista«. A partir de ahora, haría lo imposible por lograr que despidieran a «la intrusa» y le dieran el puesto que le correspondía.

¿Qué haría a partir de ese momento? ¿Cuál era el plan? ¿Cuál sería la estrategia?

Trazaría puentes de relación con ella, trabajarían mano a mano, intercambiarían conocimientos e ideas, se introduciría en su vida y la conocería al máximo de sus posibilidades, para, llegado el momento oportuno, saber como actuar y volver a poner las cosas «en su sitio«.

Muchas veces, después de una o varias campañas de comunicación en internet, puede ocurrirnos que los resultados que se obtienen no son como nos gustaría que fueran o como habíamos planificado que fueran. Por ello, es necesario que las agencias en la fase de control de campaña, paren, marquen un «stand by» y analicen los resultados.

Nos haremos preguntas como: ¿por qué ha sucedido así y no de otra manera? ¿Qué ha hecho que nos desviemos de nuestros objetivos? O, sorprendentemente, ¿qué es lo que ha hecho que los superemos? O, ¿por qué nos ha costado tanto esfuerzo si al principio no lo parecía?

En internet y dentro de las redes sociales, asociadas a ellas, hay multitud de herramientas para poder analizar los resultados de una campaña de comunicación. La grandeza que tiene internet es que es un mundo en el que todo es medible y todo queda registrado.

Antiguamente, había que ir a una empresa que nos creara un programa a medida y conseguir analizar unas pocas variables a un precio al que muy pocos podían acceder. Las grandes compañías podían llegar a conocer alguna de las tendencias, las modas y los gustos de sus clientes gracias a una analítica «de talonario».

Ahora eso ha cambiado, ahora hay multitud de herramientas gratuitas o semi gratuitas para poder llevarlo a cabo dentro de las propias plataformas sociales o aplicaciones «adosadas a ellas» con las que podremos acceder a todo tipo de datos y variables. Y ante todo, poder probar, experimentar y saborear una campaña en todos sus detalles. Actualmente, es sin duda Google Analytics, la herramienta gratuita por excelencia de la analítica en internet. Con ella, con esta herramienta, muchas pequeñas empresas, al fin,  tienen la oportunidad de igualarse a las grandes empresas y poder luchar en igualdad de condiciones.

En definitiva, no hay que olvidar, que para empezar a realizar un análisis, primero, debemos marcarnos una serie de objetivos y saber qué es lo que queremos conseguir, para, segundo, poder analizarlas una a una y mejorar nuestra estrategia, nuestra planificación, nuestra comunicación.

Como hizo nuestro protagonista.

Aunque… Nick Marshall, tuvo la suerte de que se le concediera un don por el que pudo conocer, de primera mano, lo que piensan las mujeres. Y consiguió reconducir la situación, aunque… no tuvo en cuenta una variable: el amor.

A nosotros no nos queda «otra» que analizarlo.

¿Será la analítica nuestro «pequeño don«?

Analiza, corrige y vuelve a enamorar.

Jorge Jiménez Suárez

Mar 8, 2013

Monitoriza: lo que hacemos, ¿lo hacemos bien?

A pesar de los años, aún se me ponen los pelos de punta cada vez que escucho el comienzo de la sintonía de Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues). Mike Post puso la música a una de las series de TV más famosas de los años 80. Serie en la que se proyectaba la vida cotidiana de una serie de personajes dentro de una comisaría típica norteamericana. En ella, se relataban situaciones vividas a diario por un grupo de policías al desempeñar su labor, mostrando su cara más humana, sus miedos, sus flaquezas y sus relaciones personales. En cada episodio acompañábamos a todos ellos desde primera hora de la mañana hasta la noche, en su vida íntima y profesional. Quizá, a partir de entonces, muchas personas aprendimos que los policías eran personas como nosotros.

Preguntas tan naturales como, qué es lo correcto o qué he hecho, fueron la base central de todos y cada uno de los episodios de tan fantástica serie. Preguntas que normalmente todos nos hacemos a diario en nuestro trabajo o en nuestra vida privada.

Normalmente, todas las acciones que se realizan dentro de una empresa, vienen precedidas de una planificación o de unos planes de acción en los que se marcan las pautas para llevar a cabo nuestra labor diaria y cumplir con nuestros objetivos a corto plazo. Son aquellas que podemos denominar de ejecutivo o agenda: reuniones, visitas, informes, compras, ventas, llamadas, mensajes, etc. Al final de tanta actividad debemos recoger los frutos de nuestro trabajo y analizar los resultados. Así responderemos a otra de las preguntas que nos solemos hacer:

– «Y… lo que hago, ¿lo hago bien?».

Hoy en día disponemos de bastantes herramientas para observar y analizar los resultados de nuestro trabajo en la red, para monitorizar. Si nos centramos en el social media, herramientas como Radian 6, Twittersearch, Socialmention, Google Search o TrednsMap pueden servirnos para realizar esta labor. Con ellas debemos saber apreciar si se habla de nuestra marca o la de nuestros clientes, de los productos o los servicios que damos. Con ellas «escuchamos» las conversaciones de internet y sabemos cuál es la valoración que los usuarios hacen de todo ello. Habrá casos en los que analizando las gráficas tengamos picos de actividad en los que se hable mucho y tendremos que discernir si es bueno o malo lo que dicen de nosotros, ya que podemos ser muy nombrados, pero no por algo bueno.

Esta misma mañana he tenido el inmenso placer de asistir a un «desayuno 2.0» en la que he podido asistir a una exposición bastante interesante sobre monitorización impartido por Zinia en la sede de la CEOE. En ella nos aconsejan, cuidar, acertadamente, los picos de incidencia que nuestra empresa, nuestro producto o nuestra marca, o la de los clientes a los que llevamos sus cuentas, pueden sufrir en las redes sociales. Y así poder identificar y atajar una posible crisis de reputación o crisis de marca on line. Y para que no nos pillen por sorpresa, seguimiento, seguimiento y más seguimiento.

En definitiva, con el buen hacer de nuetro trabajo, debemos cuidar la imagen que proyectamos fuera y gestionar las posibles incidencias. En internet es muy importante el día a día, la cotidianeidad. Los usuarios nos acompañan desde primera hora de la mañana hasta la última de la noche, como los espectadores acompañaban a los policías de Canción triste de Hill Street. Por lo que, a partir de ahora, como diría el sargento Esterhaus:

-«Tengan cuidado ahí fuera»-

Y, teniendo las herramientas adecuadas, monitoricemos.

Hagamos bien nuestro trabajo.

Jorge Jiménez Suárez