Browsing articles tagged with "oportunidad Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Feb 4, 2016

Tu oportunidad de convencer, tu oportunidad de vender.

No era el momento de perder una nueva oportunidad…. 

– “Como las mejores cosas de este mundo, a veces la primera vez no gusta”-

Pasara lo que pasara allí estaba él. Con el vaso en la mano, mostrando los beneficios de la tónica. No perdía la oportunidad. Cualquier momento o lugar eran idóneos para intentarlo de nuevo. Ante el rechazo inicial a su invitación lo único que hacía era abrir una botella y dejar que su burbujeante sonido terminara por convencer al más reacio.

No se daba por vencido.

….

Aún recuerdo con una amplia sonrisa al hombre de la Tónica Schweppes. Ahí estaba, casi todos los días, acompañándonos en nuestros mejores momentos del día frente al televisor. Si no lograba seducirnos con las ventajas de tomar este agrio refresco de burbujas, al menos, nos dejaba en una muy buena predisposición para una prueba futura. No te dejaba indiferente.

Aquella fue una serie de originales, entretenidos y divertidos anuncios publicitarios, de los que llegaron a rodarse más de cincuenta spots durante doce años. Todo un ejemplo de empuje y persistencia.

Aquella era la época en que España competía con los mejores creativos del mundo.

Aquella era la época en la que había que decir mucho en poco tiempo. Con sólo veinte segundos se contaba una historia. Con en ese escaso tiempo, había que cumplir con el objetivo: convencer y vender.

Aquella era la época en la que se persuadía por la creatividad y por el saber hacer.

¿Pero, sigue siendo igual?

oportinidad venta

Sí, en cierta manera sigue siendo igual, aunque la exigencia y la captación de audiencia es cada día más complicada. Aquella campaña ideada por la Banda de Agustín Medina, tenía la misión de promocionar la tónica, en un principio, como un refresco digestivo. Por aquellos años se vendía muy poco y había bastante competencia. Por entonces casi nadie bebía gin-tonic como la moda de ahora. Antes, en España, se tomaba brandy, así que había que «educar» al público.

¿Lo lograron?

Sí, fue todo un éxito.

Desde la aparición del «hombre de la tónica», España es uno de los pocos países donde la tónica se toma sola. En otras partes del mundo no la asocian a un refresco, suele consumirse como un combinado. Dado el éxito de la campaña, Coca-Cola, como gran competidor intentó comercializar tónica a través de la marca Finley, pero no pudo con Schweppes que se consolidó, prácticamente, como la única marca de tónica en España.

España lidera el consumo per cápita de tónica a nivel mundial.

Todos tenemos un perfil comercial, no sólo en nuestra vida profesional como empresarios, emprendedores o empleados, si no también como personas. Si queremos hacernos valer, debemos sabernos vender. Si queremos demostrar los beneficios de aquello que nos gusta, debemos saberlo vender. Si tenemos que hacer ver a los demás que tenemos razón en algún tema, asunto o debate, debemos venderlo bien.

A principios del mes de Octubre, recibí con sorpresa en mi buzón de la correspondencia un valioso presente, un libro. Era un fantástico detalle remitido por mi amigo Joel Pinto, titulado: ¿Vendedor yo? Un ameno manual de ochenta y seis páginas que se leen en pocas horas pero que te dejan huella para toda la vida.

Joel Pinto Romero: ¿Vendedor yo?

En el libro, Joel nos explica y nos anima a conocer en el maravilloso mundo del vendedor, del comercial. De manera cercana, con un lenguaje sencillo y de forma clara, nos introduce en el proceso comercial, en las labores comerciales y en nuestra responsabilidad comercial si tenemos en marcha un negocio propio.

Vender y saber vender es necesario.

Vender no es malo, vender es ofrecer algo, un bien, un producto, dar un servicio, que satisfaga una necesidad. Que genere beneficios al vendedor y al comprador. Vender, como bien dice Joel en su libro: «vender es una de las actividades que inyecta energía a la economía mundial». Sin venta, no hay negocios, no hay trabajo, no hay empleo, no hay actividad.

Vender es un trabajo muy duro que necesita grandes dosis de perseverancia, muchas horas de trabajo, de búsqueda, de investigación, de preparación, de estudio. También es un proceso de adaptación a las necesidades, a los tiempos y las tendencias.

Y por supuesto, es una de las mejores maneras de acercarse a las personas, a los usuarios, a los consumidores. A nuestros clientes. Por eso, aunque pueda parecer una labor a la que no «estamos hechos», como bien dice Joel, todos tenemos algo que mostrar, algo que ofrecer, algo que vender. Sin importar el momento, ni el lugar.

¡Atrévete a ofrecer!

venta

El hombre de la tónica nos acompañó muchos años en la televisión y en todas aquellas vallas publicitarias. Pasados los años aún sigue siendo un referente en nuestras mentes. Como bien nos enseñó, no hay que desperdiciar la oportunidad ni el momento de poder convencer.

Hoy queríamos animaros a «salir» a vender, a anunciaros, a haceros oir, ver escuchar. Estamos inmersos en esa primera parte del año en la que hay que mostrarse con todas las «armas» y herramientas posibles, para enganchar a nuevos clientes y seguir encandilando a los que ya tenemos. Porque: «tu venta más grande está a la vuelta de la esquina». No lo dudes, es el momento de mirar hacia adelante y vender.

Como hacía referencia Joel Pinto en su libro a Wiston Churchill:

«El optimista ve oportunidad en cada peligro. El pesimista ve peligro en cada oportunidad».

Es tu momento comercial, es tu momento para vender.

¿Te atreves a ofrecer?

Jorge Jiménez Suárez

Nov 26, 2015

Presentarse, mostrarse, complementarse.

Ambos coincidieron en el tren.

Ambos sacaron sus almuerzos.

Sentados frente a frente, uno comía salchichas, el otro, queso.

Se miraron y decidieron compartir la mitad de lo que tenían.

La mezcla les gustó.

Se miraron, sonrieron y gritaron al unísono:

– «¡Harremos salchichas con queso!» – (*)

(*) Con acento alemán.

Es curioso como un sencillo anuncio de salchichas de una conocida marca podía transmitir tanto. La imagen de los tiroleses alemanes tomando su «aburrida» comida en aquel vagón de tren. Su manera de compartir y descubrir que, de su nueva relación, podían obtener tanto beneficio inmediato, nos entusiasmó.

Además nos transmitió varios conceptos con suma facilidad: producto típico alemán, garantía de confianza, algo nuevo, algo divertido, algo sabroso. En definitiva, una nueva relación creada para hacer algo bueno y sorprendente. Algo diferente.

Se presentaron, encajaron y rápidamente se complementaron.complementarse

¿Qué más nos querían comunicar con ese spot? ¿Qué imagen nos querían transmitir? La marca, en este caso, presentaba algo nuevo pero sin perder su esencia. Había buscado nuevas ideas, nuevas alternativas, nuevas tendencias que se adaptaran a su producto, que lo mejoraran, que lo innovaran.

¿Para qué?

Para complementarse con sus clientes

Muchas veces para alcanzar a un público al que no llegamos o para mostrar una cara diferente a nuestros clientes, buscamos novedades, que nos ayuden a crecer, a ser mejores. Para ello debemos recopilar la información que comparten con nosotros en los diferentes canales de interactuación, en puntos de venta y en las redes sociales.

Recordemos: “Ayúdame a ayudarte”

Pero, además,  para que esto ocurra debemos complementarnos nuevamente.

¿Con quién?

Con nuestros proveedores, colaboradores o compañeros de trabajo.

Gracias a la formación continua de todos ellos y nuestra búsqueda de innovaciones, de nuevas ideas, de tendencias, de novedades, podremos presentarnos, conocernos, compartir nuestros conocimientos y generar un proyecto conjunto, una nueva ilusión, un nuevo reto.

“Lo auténtico vende”

Desde nuestra vuelta del paréntesis estival, son muchos los eventos a los que hemos podido asistir. Tres de ellos, han sido de proveedores y colaboradores con los que trabajamos con mayor asiduidad.

El showroom de merchandising y regalo publicitario organizado por FYVAR el pasado mes de Septiembre. El evento de las artes gráficas de CPrint en Octubre y el reciente evento de Packaging en este mes de Noviembre han cubierto, en cierta medida, el trabajo que aún mantenemos con fuerza en el mundo off line.

A muchos de ellos ya les conocemos, les saludamos y les pedimos que nos muestren sus novedades. Con los nuevos nos presentamos y hacemos una primera toma de contacto por si tuviéramos la oportunidad de colaborar en un futuro.

Y es aquí donde se puede encontrar el motivo, el detalle, el resorte que provoque la aparición de la diferencia. Nunca se sabe cuando puede saltar la chispa del ingenio, empezar a hacer rodar una nueva idea y comenzar a poner en marcha una nueva aventura profesional.

Siempre debemos estar abiertos a realizar más actividades a tener más intereses. En definitiva, a dar mejor servicio a nuestros clientes. Por eso, en este tipo de encuentros:

Nos mostramos, nos presentamos y, si surge la chispa, nos complementamos.

presentarse

A pesar de los años que han pasado siempre guardo muy buen recuerdo de ese anuncio publicitario de Oscar Mayer. Y desde entonces, no dejo de decir esa frase con su correcta «entonación» cada vez que se me ocurre una idea. Es una forma divertida y diferente de presentar un nuevo camino que se ha abierto y que puede ser muy bueno en el futuro.

Aunque los que me oyen, rara vez me entienden…

Pase el tiempo que pase nuestras relaciones de confianza se mantienen en el tiempo. El buen trabajo es lo que tiene. Y formar parte de un gran equipo, también.  Al final, la generación de lealtades y de buenas relaciones profesionales serán perfectas para complementarse y llevar a cabo acciones de éxito.

Sirva también esta entrada de hoy como homenaje a todos aquellos colaboradores y proveedores que a diario nos acompañan y que gracias a su esfuerzo y dedicación podemos dar un gran servicio a nuestros clientes. Gracias por estar siempre a nuestro lado.

Sois un gran complemento.

Como dijo Halford Edward Luccock:  “Ninguna persona puede silbar una sinfonía. Hace falta una orquesta para poder interpretarla”.

¿Necesitas presentarte?

Seguro que nos complementamos.

Jorge Jiménez Suárez

Jun 25, 2015

Tu estilo, tu oportunidad.

¿Quién era aquella mujer tan bella como misteriosa?

¿Acaso era inaccesible?

Cuando menos se lo esperaba allí aparecía ella, pero nunca la alcanzaba

Mike Hammer era un duro detective privado. Fiel a su estilo, llevaba una pistola llamada «Betsy» en el costado izquierdo. Junto a ella y su explosiva secretaria Velda, resolverá los casos que se le presentan de la manera más expeditiva y dura posible. Además, cuenta con el apoyo de su mejor amigo, el capitán de homicidios de la policía de Nueva York, Pat Chambers.

A su «manera«, algo violento y algo incorrecto en sus formas, Hammer, lograba siempre esclarecer los casos por los que era contratado por sus clientes. A su fuerte carácter y empuje, había que sumarle, además, poseer un cierto atractivo para las mujeres. Esto le facilitaba el acceso a todo tipo de lugares donde estuviera interesado entrar.

Mike Hammer era un detective de New York, bebedor y mujeriego, algo que no impide que sea tremendamente eficaz en su trabajo y consiga tener éxito en todos los casos que le encargan. Si algo tiene este personaje es que a pesar de cultivar unos rasgos poco correctos, consiguió ser atractivo, consiguió convencer, consiguió enganchar.

Era genuino.

Muchas veces nos preguntamos cómo ciertos profesionales acceden a sitios a los que la mayoría de las personas nunca alcanzarán. Parecen, por su aspecto, por su manera de ser, por su manera de hablar o por su forma de trabajar, menos competentes de lo que realmente son. Pero suelen ser los mejores o los que precisamente se necesitan en ese momento.

No podemos ni debemos dejarnos guiar por aspectos externos, que aunque son importantes, a día de hoy, son menos relevantes y más accesibles que lo que eran antes. El estilo personal y desenfadado ayudará a relajar la posible tensión profesional del momento haciendo que el intercambio de conocimientos y experiencias sea lo que realmente importe.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a Open Expo day de la mano de Evenbrite. En una de sus ponencias estrella tuve el placer de presenciar la exposición de Chema Alonso de Eleven Paths. Quizá no era uno de mis temas estrella: «Tecnologías Big Data & OSINT y la seguridad». Aunque sí aproveché para apreciar la expectación que genera, el ambiente que le rodea y cómo son sus charlas.estilo

A pesar de ser «muy profano» en la materia, pude darme cuenta en seguida del por qué de la fama de Chema Alonso. Es una persona que domina su trabajo, es un gran experto, sabe lo que hay y lo cuenta tal como es. Lo hace entendible, sencillo, claro. No hay dobleces, no hay mas vueltas. Es lo que hay.

Es auténtico.

Actualmente, un profesional de ficción como Mike Hammer, lo más probable es que no tuviera ningún éxito. Igual que si nos pusiéramos en el papel de de Chema Alonso hace tan sólo una década. El tiempo, las necesidades, la moda y las tendencias, como en muchos casos, marcarán los perfiles idóneos para cada actividad personal o profesional en cada momento.

Quizá debamos apostar por el momento en el que se dan las condiciones mas favorables olvidándonos de otros factores. Se suele decir que la oportunidad se presenta tarde y se marcha pronto. Así que al igual que nuestros personajes de hoy…

debemos aprovercharla en cuanto aparezca.

Oportunidad

Mike Hammer, a pesar de ser un personaje de ficción no muy querido, sí fue un icono en su momento y tuvo su público. Aunque nunca logró hablar con aquella mujer misteriosa, nos dejó para el recuerdo su imagen, su marca personal, su estilo. Por otro lado, Chema Alonso es el exponente de lo que ahora las personas, sus clientes y su equipo necesitan o demandan en su sector. Son iconos profesionales y efectivos, con mucho estilo. Personas que generan y transmiten confianza.

Personas que a pesar de sus métodos o su aspecto, son resolutivas.

No podemos dejar de lado que, nuestra imagen, nuestra marca personal, nuestro estilo, es de las pocas cosas que las personas retienen en su mente para mucho tiempo. Es más, cuanto más clara y diferenciada sea, mas lo recordarán. Por lo que muchas personas que siempre buscan un lugar al que acceder para lograr sus metas, deben comprender, que desde la posición donde se encuentran, siendo accesibles a los demás, haciéndolo lo mejor posible y siendo fieles a su estilo, pueden ser mucho mejores de lo que creen.

Quizá no deban buscar el acceso a otros espacios, a otros lugares. Quizá, «simplemente» haciéndolo bien, esos escenarios vengan a ellos. Quizá siendo íntegros y profesionales tengan su oportunidad.

Como decía Napoleón Hill: «Tu gran oportunidad se puede encontrar justo donde estás ahora mismo.»

¿Eres accesible?

¡Tomaré nota!

Jorge Jiménez Suárez

Nov 12, 2014

Un fracaso, una nueva oportunidad.

– «¡Vamos chicos, ya he conseguido el disco de Barry White!» –

Y bajaba por las escaleras al son de la música hasta la sala de reuniones.

-«Ponedme un café, por favor» – volvía a decir.

Así era mi antigua jefa, una persona con mucha iniciativa y muy alegre. Era capaz de arrastrar a todo el mundo con sus buenas ideas. Muchas mañanas comenzábamos nuestras jornada con música en aquella oficina y, de verdad, lograba levantarnos el ánimo.

Un pensamiento venía de nuevo a mi cabeza:

«La música, ese ritual que nos pone en situación cada mañana.»

Me recordaba en cierta manera a cómo comenzábamos nuestra jornada en otras empresas en las que tuve la oportunidad de trabajar con anterioridad. Atrás quedaron, pero seguían presentes en mi memoria.

En aquella pequeña agencia, en general, reinaba el buen ambiente. A pesar de su pequeño tamaño y sus ajustados recursos, era capaz de sacar adelante grandes campañas para grandes empresas. Todo esto se debía al empuje de su dueña y a la ilusión que nos contagiaba a los que allí trabajábamos.

Agencia de marketing

El punto fuerte de aquella agencia era la capacidad de ponerse en marcha para llevar a cabo cualquier acción. Toda campaña, por pequeña o grande que fuera, se ponía inmediatamente en marcha y toda la empresa se involucraba a «pleno pulmón». También había campañas continuas en las que todos formábamos parte y nos mantenían continuamente en contacto.

Por aquella época la agencia tenía cierto éxito con las campañas periódicas de mailing postal de uno de nuestro clientes. Todos en la oficina, mientras hacíamos nuestras labores habituales, teníamos nuestras montañas de cartas y sobres para manipular y enviar. Cuando se juntaban con campañas de envío de materiales promocionales y campañas de PLV, aquello podía llegar a la saturación. Y en Navidades, era una auténtica locura.

Eso sí, nuestra jefa siempre conseguía sacarnos una sonrisa. Trabajar así, con tan buenos clientes, con tan buen ambiente, era un gran aliciente y una dosis de motivación extra.

Con la revolución de internet y la mensajería electrónica, las campañas de mailing masivos fueron reduciéndose paulatinamente hasta su desaparición. Las campañas de envío de material promocional, como las demo o las preview, dejaron de enviarse por los canales convencionales. Y las campañas de decoración en punto de venta dejaron de ser tan vistosas.

La realidad empezaba a presentarse a los consumidores con mayor rapidez, con inmediatez, a golpe de click. Atrás empezaba a quedar el esquema tradicional del marketing y comenzábamos a adentrarnos en la era digital y en los albores del mundo 2.0. En nuestra oficina empezó a parpadear la voz de alarma con el simple hecho de ver reducida la actividad que hasta ese momento llevábamos. También porque la dueña de la agencia no hacía nada por que nos fuéramos adaptando a las nuevas tecnologías y a las nuevas campañas.

Nadie hizo nada. Sólo ver como aquello se hundía lentamente cada día. Por mas que insistiéramos, no conseguimos cambiar la dirección que llevaba aquella situación. Me marché un año antes de que desaparecieran. La agencia, a pesar tener grandes años, al final, había perdido su oportunidad y había fracasado.

Me marché con el tiempo de planificar y disfrutar de esta nueva aventura.

Marketing mix

Aquella pequeña agencia tuvo sus años de éxito, pero no supo adaptarse a los cambios, a las nuevas necesidades, a las nuevas tendencias y acabó desapareciendo. Con el tiempo, la falta de empuje del líder de aquel proyecto y la escasa motivación final de sus miembros, forzaron su agónico fin. Sus grandes clientes siguieron con otras agencias que les entendieran y pudieran atender a sus nuevas necesidades. Todo cambió a gran velocidad, y no supieron hacerle frente.

Los líderes de un proyecto son necesarios y muy importantes. Su falta de empuje y visión producen la desmotivación y la pérdida de competitividad del equipo. Cuando se tiene un proyecto se debe cuidar al máximo y tener bajo control todas las variantes. Deben estar muy atentos a los cambios y a las mejoras. Y si algo falla, siempre hay tiempo de volver atrás y comenzar de nuevo. Debemos seguir intentándolo, no hay que tener miedo a cometer errores, a fallar, a equivocarnos. Al fracaso.

Como dijo Henry Ford: «el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia».

Busca tu oportunidad.

¿Un poco de música?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 31, 2014

Escucha activa, segunda oportunidad.

Le acababa de confesar «su secreto«.

– «No se ven los unos a los otros, sólo ven lo que ellos quieren ver.»- le confesó.

Aún así, Malcom, no lo llegaba a entender. Seguía reticente a creer las palabras del pequeño Cole.

Aún tenía muy reciente su fracaso con Vincent, el paciente al que no pudo ayudar cuando era niño. No quería volver a equivocarse con su nuevo paciente, no quería perderle, no quería defraudarle, no quería fallarle. Tenía muchas dudas, desconfiaba de si mismo, de su habilidad.

Además, su situación personal no le ayudaba mucho. El alejamiento de Anna, su mujer, debido a su dedicación al trabajo, no le dejaba evaluar la situación con claridad. Para ella, todas las demás cosas en la vida de Malcom, estaban en un segundo plano.

V0025006-4C

Cole tenía una curiosa manera de detectar a aquellas personas atormentadas que se presentaban ante él. Sentía frío cuando estaban enfadados o se le erizaban los pelos de la nuca cuando notaba su presencia.

En nuestra profesión, debemos prestar mucha atención a todos aquellos clientes que nos buscan para que les ayudemos. Muchas veces no les atendemos convenientemente, hacemos como que les escuchamos para rápidamente sacar a relucir nuestra experiencia y catalogar a nuestro cliente dentro de una determinada categoría, para actuar en base a esa etiqueta que le hemos creado.

Error.

Debemos exprimir mas el tiempo. Tenemos que atender, escuchar y comprender a nuestros interlocutores.

¿Para qué? Para saber identificar el problema y darle la solución más acertada.

O para poder detectar la necesidad y saber satisfacerla.

Para ello debemos aprender a utilizar la escucha activa. Es decir, no sólo nos bastará con oír lo que nos dicen, sino sintonizar los sentimientos, las sensaciones o los pensamientos que afloran en las personas que vienen a nosotros. Por supuesto, también es necesario tener empatía para poder estar de acuerdo con ellos.

Observar los gestos e interpretar los silencios, las miradas o el tono, será de especial relevancia a la hora de realizar un esquema, un resumen, una síntesis, que nos ayudará a evaluar la situación con claridad y exponer una correcta argumentación cuando nos la pidan.

Actualmente, entre otros canales de comunicación, tenemos las redes sociales en internet (la gran conversación) para poder escuchar a nuestros clientes o a nuestro público objetivo. Saber posicionarnos en la mente de los usuarios como una referencia de confianza podrá abrirnos muchos caminos hasta ahora desconocidos.

En este entorno tienen mucho que decir los especialistas de la comunicación y la escucha activa: los community manager. El community manager es aún una figura poco valorada y poco reconocida por las empresas. Aunque, también es cierto que no todas las personas están preparadas o son las idóneas para realizar esta difícil tarea, cada día su función será mas necesaria no sólo para atender al cliente, sino para abrir nuevas vías de entendimiento, obtener beneficio de la relación para todas las partes y buscar nuevos escenarios y nuevas oportunidades para las marcas.

Como decía Jeremiah Owyang : «Un buen community manager debe tener unas grandes orejas y ojos, y una boca pequeña.»

La escucha activa, te permitirá responder con solvencia, informar con conocimiento y conectar con el público adecuado.

Escucha activa

Malcom, finalmente, pudo ayudar a Cole. Supo superar sus dudas para poder explicarle cómo debía afrontar su miedo. Estuvo en todo momento junto a él. Ganándose su confianza intentando entenderle, intentando conocerle. Había aprendido, en experiencias anteriores, que ese era el camino correcto. Para poder ayudarle tenía que escucharle y evaluar su situación. Malcom tuvo una segunda oportunidad y la aprovechó.

Nuestro clientes ya no quieren tener miedo, necesitan nuestra ayuda. Necesitan que alguien entienda su situación, empatice con ellos y les dé soluciones reales. Necesitan caminos nuevos para afrontar retos nuevos. Necesitan sentirse protegidos, amparados, acompañados.

Necesitan sentirse bien atendidos, necesitan que les escuchemos.

¿Hablamos?

Pierde el miedo.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 15, 2014

Tu profesión, tu dignidad.

A Gaz se le escapó una sonrisa al verles.

Uno detrás de otro, esperando su turno para ser atendidos en la ventanilla del paro, iban repitiendo inconscientemente los pasos al son de la música. Concentrados, absortos en sus pensamientos, pero dejándose llevar.

Sentían que la sangre volvía a fluir por sus venas y las cosas volvían a tener sentido.

Estaban en el camino de hacer algo que les devolviera la ilusión. Quizá era una temeridad, una osadía, una locura. Y aunque no fueran a recuperar su trabajo, si que iban a conservar su autoestima, su amor propio, su dignidad.

Nunca habrían podido pensar que «el fuera de juego del Arsenal» les fuera a dar tanto juego…

Trabajo digno

Se habían convertido en strippers.

¿Cómo habían llegado a esta situación?

Habían perdido su trabajo y estaban desesperados por encontrar una salida. Gaz, debía hacer algo para poder estar con su hijo Nathan. Está separado y debe pasar la manutención a su madre. Dave, su intimo amigo está en paro desde hace seis meses y su esposa no lo sabe.

Un día descubren que multitud de mujeres acuden a un espectáculo donde los hombres se desnudan al son de la música.

¿Y por qué no?

Ese es el plan: van a convertirse en «boys».

Así que recluta amigos, ex – compañeros e incluso a uno de sus ex – jefes. Finalmente crea un equipo que surge con la fuerza de la necesidad.

¿No estamos viviendo en nuestro entorno situaciones similares?

Muchos profesionales, desde hace algunos años, hemos tenido que buscar una salida a nuestra situación. Algunos porque se quedaban sin trabajo y sin clientes, otros porque debían formarse en las nuevas tecnologías y adaptarse a las tendencias. En su mayoría, de una manera u otra, se han reinventado.

Por otro lado, muchos son los clientes que han visto mermado su negocio y han buscado en nosotros una salida, un apoyo, una solución. Lo primero que hicimos atenderlos, escucharlos y detectar sus necesidades reales. Después nos mostramos como somos, nos desnudarnos ante nuestros clientes, empatizamos con ellos e hicimos equipo, buscamos nuestra oportunidad y trazamos una estrategia. Y poco a poco, fuimos sorteando las dificultades del camino hasta lograr nuestros objetivos.

La innovación, la audacia y la imaginación, dieron paso a un sentimiento de satisfacción, de autoestima. Poco a poco, la calidad de servicio al cliente y la correcta preparación, hizo que volviéramos a ganarnos un hueco, a merecer un respetado. Habíamos comenzado a dar resultados, habíamos comenzado a recuperar nuestra dignidad y la de nuestros clientes.

Hay otras maneras de hacerlo, por ejemplo, tenemos la suerte de conocer a unos compañeros de profesión, que prácticamente han diversificado su actividad en otro sector profesional con bastante éxito. Simplemente, supieron realizar una buena investigación comercial, encontraron el hueco y lo aprovecharon al máximo.

Supieron convertir un problema en una oportunidad.

Nosotros, al igual que los protagonistas de nuestro ejemplo de hoy, tenemos algo en común:

Nos gusta nuestro trabajo y hacemos lo imposible por hacerlo bien.

Esa es la fuente de la dignidad profesional.

dignity

Full Monty fue uno de los grandes ejemplos de cómo la escasez agudiza el ingenio, de cómo convertir una dificultad en una oportunidad. De cómo una grupo de personas, con sus circunstancias personales, busca una salida profesional en común, haciendo equipo, reinventándose. De cómo, una apuesta arriesgada y muy atrevida, puede sacarles de una situación difícil y salir airosos sin perder la dignidad.

Para nosotros, en nuestra profesión, lo importante es saber cómo afrontar la situación, cómo volver a generar atención, cómo volver a despertar interés, cómo proyectar autenticidad y cómo tomar decisiones acertadas dando imagen de responsabilidad con nuestro propio ejemplo.

Como siempre hemos dicho: «lo importante es saber lo que hacemos, eso sí, con mucha pasión».

Nuestra profesión nos dignifica.

¿Y a ti?

Jorge Jiménez Suárez

Abr 23, 2014

Tendencia, una oportunidad.

Frente a él, el líder de los Morlocks, le explicaba la consecuencia de sus actos y su implicación en el futuro.

Era difícil comprenderlo, pero más complicado era asimilarlo.

Alexander no podía cambiar el destino de Emma. Su muerte había sido el origen de la creación de la máquina del tiempo, por lo que no podía usarla sin que ella estuviera muerta.

Huyendo de su destino había viajado por error miles de años en el futuro. El panorama, aunque esperanzador a simple vista, era descorazonador. La población de este nuevo mundo estaba dividido en dos razas dominantes: Eloi y Morlocks, ambos resultado de la evolución de la vida y los desastres acaecidos en el pasado.

Para entender el pasado, conocer el presente y prever su futuro, tendrá que conocer a ambas civilizaciones, convivir con ellas y así poder elegir con quien compartirá su destino, ya que a partir de ahora, tendría el tiempo en sus manos.

La máquina del tiempo - 2002

La máquina del tiempo – 2002

A todas las personas nos encantaría tener una máquina del tiempo en la que poder subirnos al futuro, verlo y poder estar lo mejor preparados posible para enfrentarnos a él. A día de hoy, no se conoce tal tecnología pero a través de la observación o la investigación de mercado, si se pueden intuir, estudiar o prever cambios, nuevas actitudes o nuevos usos que nos muestren lo que «podría ser» el futuro.

Hace un par de semanas en #HEMESIC2014, tuvimos la oportunidad de escuchar una breve pero interesante exposición de Ainhoa Moreno de JWT sobre un estudio de diez tendencias de consumo para este año 2.014, a las que ya nos estamos enfrentando.

Tendencias:

1. La búsqueda de la experiencia, por lo que incidimos de nuevo en la cercanía del mensaje para que la marca sea percibida como una experiencia satisfactoria para clientes y usuarios.

2. La conversación visual, por lo que preferiremos ver y sentir. La imagen nos seduce más.

3. La era de la impaciencia. Lo que demandamos, lo queremos ahora, no nos gusta esperar. Es posible que una elección se pueda producir por su mayor rapidez en la gestión que por la calidad del mismo.

4. Tecnología móvil como acceso a oportunidades, intercambio de ideas y colaboración. En poco tiempo estos dispositivos se han convertido en nuestro inseparable amigo, una de nuestras herramientas de trabajo, gestor de ocio y de relaciones, para todas las edades y modos de vida.

5. Neurociencias y personalización, gracias a las nuevas tecnologías, las marcas, podrán estudiar las reacciones, los frenos y las motivaciones de consumo, por lo que podrán anticiparse a las necesidades de sus clientes.

6. El fin del anonimato, con el seguimiento de las marcas a sus usuarios en las redes sociales y a través de la geolocalización. Estarán presentes allá donde estén ofreciéndoles soluciones.

7. Rebelándonos contra la máquina. Es decir, se buscarán momentos para desconectar. De hecho, ya se empiezan a imponer medidas de desconexión en algunos países europeos.

8. Reinventando la tradición, renovándolas o manteniéndolas con una mentalidad mas abierta. Las marcas tenderán más a la «super-especialización», sobre todo en el mercado on line.

9. Orgullosamente imperfecto, que da a su vez aspecto de genuino, de auténtico.

10. Vida experiencial. Ante la saturación de la información multicanal, se pretende dar mensajes de vida saludable, consejos y recomendaciones para adquirir buenos hábitos.

En definitiva, concluyó con que: las personas tenderán a compensar en cierta manera la hipercomunicación. Ya que si no es ahora, más adelante, verán afectada su intimidad y su contacto con el presente a causa de la interacción constante con los gadgets. Justificando, así, que haya una demanda cada vez mayor de experiencias inmersivas e inmediatas.

Tendencias de marketing

Al final, David Philby, el íntimo amigo de Alexander, lanza su bombín al aire como homenaje a su amigo «libre pensador». No puede mas que envidiarle y estar fascinado por él.  Le admira, tenía razón. Siguió adelante con sus ideas, estudiando, entendiendo y previendo el futuro, anticipándose a su tiempo, vislumbrando las tendencias.

El tiempo pasa y son muchos los mínimos cambios que se producen a diario. Sumados en un espacio de tiempo más amplio describen una tendencia, un nuevo camino, una nueva manera de entender y de hacer las cosas. Algo que muy pocas personas y profesionales son capaces de apreciar.

Como decía Victor Hugo: «El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad».

Tienes otra oportunidad.

¿Eres valiente?

Jorge Jiménez Suárez

Nov 28, 2012

Convierte un problema en una oportunidad.

– ¡Toma, rico! – me dijo mi madre, mientras me tiraba de la oreja y me hacía un guiño. Me entregó un paquete, que sin saberlo, en ese momento, era el último regalo que recibía de mi madre. Era el día de mi cumpleaños.

Al retirar el envoltorio, descubrí un ejemplar del conocido libro de Stanley Bendelac: «Nunca tires la toalla», un libro que no ha abandonado la cabecera de mi cama desde entonces. En él, Stanley Bendelac, narra de manera sencilla y amena una serie de episodios profesionales de los que extrae una enseñanza, una moraleja. Su estilo, su legado, su experiencia.

Un libro que te engancha de principio a fin, porque nos muestra cómo ante una serie de problemas, dificultades y contratiempos, nuestro protagonista consigue remontar las situaciones adversas por complicadas que éstas sean. Consigue convertir un problema en una oportunidad.

Es sorprendente ver, en momentos duros y adversos en los que hoy vivimos, cómo podemos encontrar la inspiración para aventurarnos en nuevas ideas y llevarlas a cabo. El apoyo que nos brinda internet y las redes sociales deben ser aprovechadas por las empresas y los emprendedores para generar nuevas oportunidades de negocio, de gestión, de relaciones, de servicio al cliente. El mundo ha cambiado y la comunicación también. Los gustos, los hábitos, las tendencias, todo evoluciona. Como decía Stanley Bendelac, todos los cambios no deben abrumarnos, todo lo contrario, deben estimularnos. Si algo debemos tener claro es que debemos animarnos a utilizar y a estar muy al día de las nuevas tecnologías para complementar nuestro trabajo, para darle valor.

El pasado domingo, tuve la oportunidad de leer un artículo del suplemento XL Semanal, en el que, en una entrevista a Eduardo Punset, éste afirmaba: «…la tecnología es el futuro inmediato. Mis amigos científicos me aseguran que ya es demostrable los países que van a triunfar: los que basen su economía en la tecnología, la robótica y la ciencia».

Aún estamos a tiempo, ¿nos subimos al futuro?

Nunca hay que rendirse. Gracias, Stanley.

Un gran regalo. Gracias mamá.

Jorge Jiménez Suárez