Browsing articles tagged with "pasión Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Feb 11, 2016

Experimentar, sentir, vivir.

Se había quedado sola y había tomado una determinación.

Dejaría de ser profesora de inglés y empezaría a ser escritora de novelas de misterio.

Necesitaba volver a experimentar, volver a sentir, volver a vivir.

Jessica Fletcher era profesora de inglés que vivía en un pequeño pueblo norteamericano. Tras la muerte de su marido decide cambiar su vida y decide ponerse a escribir. Pero no cualquier cosa, ella se introduce en el campo del misterio, la intriga y el peligro. A partir de entonces,  vaya donde vaya, siempre encontrará algo para investigar, algo por descubrir, algo en lo que trabajar.

Lo más importante es que no queda ajena a lo que sucede a su alrededor, ella es la protagonista de sus propios libros, por lo que interroga, examina y se desplaza a donde haga falta. Tiene una sensibilidad especial y es muy observadora, no se le escapa un detalle, por lo que siempre acaba descubriendo a los culpables. Demostrando, en la mayoría de los casos, que las cosas nunca son lo que parecen en un principio.

Ese era su camino, esa era su elección, esa era su pasión.

experimentar

La señora Fletcher sabía que la mejor manera para llevar a cabo su cometido era meterse en situación, sentirlo, vivirlo y aprender con ello. Quizá podía pecar de exceso de seguridad en si misma en muchas ocasiones, pero su experiencia le garantizaba ganarse la confianza de las personas que reclamaban su ayuda.

Sabía adaptarse a su rol, sabía formar parte de ello.

Lo mismo que nos puede suceder a cualquiera de nosotros en nuestra rutina diaria o en nuestra vida profesional. Siempre estamos metidos de lleno en alguna actividad personal o laboral que requiere toda nuestra atención para poder realizarla con éxito. Muchas veces nos encontraremos con situaciones conocidas y con seguridad en muchas otras ocasiones nos tocará lidiar con algo nuevo.

Quizá nos toque algo de lo que no sepamos nada en absoluto, por lo que tendremos que esforzarnos por aprender y adaptarnos rápidamente al entorno. Y lo que es más complicado, poder solucionarlo y compartirlo con garantías. Entonces tendremos que meternos de lleno en el problema, estudiarlo, conocerlo y trabajarlo. Y si hay mas personas, compañeros o clientes, por supuesto, hacer equipo. Hacer partícipes a los demás. Para que también lo puedan experimentar, sentir y vivir como nosotros.

Porque a todos nos gusta formar parte de algo.

Hace hoy cinco años que decidí convertir esta aventura profesional en una sociedad. Si bien es cierto que las circunstancias del momento empujaron a tomar esta decisión, siempre había planificado que el proyecto hgm Marketing fuera algo largo, duradero y próspero. Además de los tres años anteriores como profesional independiente y más de uno, en un inicio fallido con un antiguo socio, hace casi diez años que esta agencia comenzó a funcionar.

Y al igual que nuestro ejemplo de hoy, todo comenzó un día en el que se produjo un cambio, un punto de inflexión, algo que me animó a abrir este nuevo camino profesional. Ahora, pasado el tiempo, muy pocas cosas son como entonces, el mundo online se abre paso a grandes zancadas y promete quedarse mucho tiempo. La cantidad de información que se produce a diario, la mejora de los procesos y las nuevas herramientas hacen que las cosas puedan ser más fáciles y accesibles. Aunque para conocerlas bien debamos introducirnos en ellas con mayor profundidad.

Es lo que tiene el marketing digital.

Pero aún así, seguiré prestando atención, escuchando, investigando, escribiendo y compartiendo más contenidos, más conocimientos, más experiencias que os puedan resultar interesantes y de utilidad. Intentaré que con lo que os transmita podáis experimentar, sentir y vivir todo aquello en lo que esté formando parte del trabajo de esta pequeña agencia en ese momento.

Gracias de nuevo por estar ahí.

sentir

Las novelas de misterio de Jessica Fletcher y «Se ha escrito un crimen«, nos acompañaron muchos años como un proyercto planificado para que durase mucho tiempo como así lo fue. Y como las buenas cosas, cuando se acaban, perduran en la mente de todos y cada uno de sus fieles seguidores. Aquellos que compartían su camino, aquellos que disfutaban cada nueva aventura, aquellos que se sentían identificados y formaban parte del misterio. Aquellos que supimos valorar cada uno de los detalles de aquella bonita serie. Aunque sólo fuera por su pegadiza melodía.

En el trabajo diario de una agencia, al abordar una nueva acción o un nuevo proyecto profesional debemos empaparnos de todo lo que es, lo que conlleva y todo lo que le rodea. Debemos introducirnos, involucrarnos. No podemos ser meros espectadores de un proceso que está sucediendo delante de nosotros. Si no participamos, no aprendemos. Y si no aprendemos no podremos adquirir experiencia para proyectos futuros y ser requeridos por otras empresas o clientes.

Seguimos avanzando.

¿Quieres vivirlo?

Jorge Jiménez Suárez

Abr 1, 2015

Sacrificio, pasión por el futuro.

Al llegar al sitio, Jesús les dijo:

– «Orad, para no caer en la tentación».-

Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra, y poniéndose de rodillas, oraba, diciendo:

«¡Abba, Padre! Si es tu voluntad, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.»

Entonces se le apareció un ángel del cielo para confortarle. En medio de su angustia, oraba con más insistencia. Le bajaba el sudor a goterones, como de sangre, hasta el suelo. Levantándose de la oración, fue hacia sus discípulos, los encontró dormidos por la pena y les dijo:

-«¿Por qué dormís? Levantaos y orad, para no caer en la tentación».-

San Lucas. 22, 39-46

Jesús, ya había llegado hasta allí, hasta Getsemaní. Desde que empezó, había recorrido un largo camino, pero ahora le quedaba el más corto, pero también el más duro.

Lo sabía.

Era consciente de ello, pero debía sacrificarse por el bien de todos. Creía en ello y quería cumplir con su misión. Gracias a su esfuerzo sobrehumano, se convertiría en nuestro salvador.

Pasión

Jesús, a lo largo de su vida pública tuvo que arriesgar muchas veces para salir adelante. Se enfrentó, a los romanos, a los sacerdotes, a la ley, al templo, a las mujeres, a los hombres, a la tentación. A todos. Había tanto que mejorar y cambiar que acabó ganándose la enemistad de todos. ¿Por qué? Porque sabía lo que hacía y cuál era su destino.

Jesús, sacrificó su vida por nuestro futuro.

Si supiéramos lo que tenemos que hacer para lograr unos objetivos, pero en el desempeño de nuestras acciones tuviéramos que desprendernos de muchas cosas por el camino, ¿qué estaríamos dispuestos a sacrificar?  ¿Hasta dónde seríamos capaces de arriesgar? ¿A quiénes y a cuántos nos enfrentaríamos?

Muchas veces nuestro trabajo supone un fuerte sacrificio personal, robándole tiempo de dedicación a nuestras familias. También supone realizar muchos sacrificios profesionales que a menudo producen desánimo y te plantean dudas sobre si debes continuar o no. Con sinceridad, muchas veces acabamos tentados de rechazar una propuesta de trabajo o simplemente rendirnos y buscar otra salida.

Pero, esta semana, en el muro de uno de nuestros amigos en una de las redes sociales con las que a menudo trabajamos, se leía en una imagen: «Cuando sientas que vas a rendirte, piensa en por qué empezaste».

Y es cierto, con sólo recordar cuál es nuestro sueño, cuál es nuestra meta, cuál es nuestra ilusión, rápidamente sabremos reponernos y continuar adelante. Al final, las dudas o los problemas, como dice nuestro amigo Loren Moreno, son cuestión de actitud.

Hay que pensar que los esfuerzos de hoy son el éxito del futuro. Dependerá de la pasión que le pongamos.

Hoy en casi 3 años de continua y vertiginosa evolución decidimos dar un paso más y trasladar nuestro centro de trabajo. No está muy lejos del actual, pero si supone un salto hacia el futuro. Un sacrificio que será necesario saber valorar en su momento, ya que a buen seguro, no dejará indiferente a nadie.

eficaz

Jesús, aun sabiendo lo que le esperaba a partir de aquella noche, oró al Señor para poder evitar el dolor y el sufrimiento inmediato. El apoyo del ángel que le envió el Señor, le sirvió de consuelo y le dio fortaleza. Pero el duro camino lo tuvo que recorrer él solo, y a pesar de conocer su destino, se enfrentó a él con dignidad. Había vencido su miedo y sabía qué tenía que hacer para lograr su objetivo. Su sacrificio perdura en el tiempo.

Llevar a cabo nuestra labor, en muchas ocasiones, se convierte en una tarea dura y pesada. Por nuestra experiencia, sabemos de antemano a que nos enfrentamos. Pero no estamos aquí para que nuestros clientes eviten realizar el esfuerzo necesario para mejorar su situación, pero sí para enseñarle el camino y superar todos los obstáculos juntos. Simplemente debemos hacerle ver que su esfuerzo garantizará los buenos resultados en el futuro, y, que lo único que debe hacer después de tomar una decisión, para tener éxito en su propósito, es creer en su proyecto y llevarlo a cabo hasta el final. Con mucha pasión.

Como dijo Jim Taylor: «Tu mayor competidor es lo que quieres llegar a ser«.

¿Qué quieres llegar a ser?

¡Feliz Semana Santa!

Jorge Jiménez Suárez

Jun 11, 2014

Social media, la madurez del marketing.

Avanzó entre la admiración y los silbidos de los chicos.

– ¡Sandy! – exclamó.

Danny no podía creer lo que veían sus ojos.

Resplandeciente, con nuevo peinado, vestida toda de negro, chaqueta de cuero, top a la altura de los hombros, pantalones ajustados, zapatos de tacón alto y fumando un cigarrillo, ella, se mostró ante todos y él… cayó hechizado a sus pies.

Ambos se habían conocido durante el verano, y al despedirse, ninguno de los dos pensaba que se fueran a ver de nuevo. Se equivocaban. Cuando ella decide matricularse en el mismo instituto que su amiga Frenchy, lo último que podía esperar, era convertirse en compañera del rebelde Danny Zuko.

Pese a los infortunados intentos por acercarse el uno al otro y recuperar su relación, las amigas de Sandy le hacen ver la realidad en la que viven. Su chico tiene una reputación, pero le costaba entenderlo y debía acceder a él adaptándose a sus gustos.

Gracias a las correctas instrucciones de sus amigas pudo tenerle para ella, Danny mantuvo su status de «chico duro» y todos siguieron juntos.

Blog hgm social media la madurez del marketing

(Imagen de Grease – Paramount Pictures)

Danny y Sandy se sentían atraídos, se gustaban y anhelaban estar juntos.

¿Qué pasaba?

Los mundos de cada uno de ellos eran diferentes a pesar de convivir en un mismo espacio. Danny tenía una vida inmadura, una vida rebelde e inadaptada. A Sandy no le iban los chicos duros, era la típica chica buena. Ambos, o al menos uno de los dos debía madurar y dar un paso mas allá. Uno de los dos debía reinventarse, realizar una transición y adaptarse a los tiempos para logar su deseo.

Sandy maduró.

La madurez, es el momento en el cual una persona adquiere buen juicio y prudencia, lo que implica autonomía, conductas apropiadas a las circunstancias, ponderación y equilibrio, estabilidad, responsabilidad, cercanía afectiva, claridad en objetivos y dominio de sí mismo. (Definición recogida en Wikipedia)

Si extrapoláramos este concepto a nivel profesional, es el momento en el que se empieza a vislumbrar con claridad el camino a seguir, es el momento en el que se empiezan a tomar las decisiones acertadas, es el momento en el que de verdad se avanza con seguridad.

Son muchas empresas, agencias y profesionales que desde hace un tiempo decidieron dar un paso más allá. Son muchas las que han incorporado el marketing digital a su estrategia y planificación corporativa y empresarial. Son muchas las que empiezan a ver resultados.

El fin de la web 1.0, caracterizada por ser estática, de comunicación unidireccional y teniendo como único participante la empresa, ha dado paso a la web 2.0, identificada con un mundo interactivo, donde la comunicación es multidireccional y el poder reside en todos los usuarios.

Las redes sociales o el social media, han dado el empujón definitivo. Las empresas comienzan a dejar de verlas como una amenaza para la marca. Han descubierto que si se adaptan a los espacios donde interactúan sus clientes, participan en ellos y confieren cercanía, acabarán ganando su confianza y tener aliados para lograr sus objetivos.

La carrera vertiginosa por ocupar un espacio destacado en internet empieza a tener cada vez más alicientes y uno de los más importantes es saber manejar la información que se comparte en la red. Dónde, cómo y cuándo publicarla, marcarán el éxito de la estrategia elegida.

Saber quién gestionará el social media es una decisión que hay que tomar con seguridad.

Social Media hgm Marketing

Grease, fue una película que marco un antes y un después en una generación de personas. Aunque por su estilo alegre y participativo, esta bonita historia, muy bien acompasada por una música muy bien escogida, hará que siempre la tengamos presente en nuestra mente.

Fomentar las relaciones en la red será uno de las asignaturas más difíciles de conseguir para las empresas. Tener buenos consejeros y amigos en la red será garantía de buenos resultados futuros. El equipo elegido para llevar a cabo este trabajo deberá contar con la ilusión, el empuje y los conocimientos adecuados. Y sobre todo mucha pasión.

¿Maduramos juntos?

Te tenemos en mente.

Jorge Jiménez Suárez

Abr 18, 2014

Pasión, mensaje cercano.

Dolor.

No había parte de su cuerpo que no le doliera. El calor, la sequedad de sus labios y la sed no hacían más que agudizarlo.

Castigo.

Todos los latigazos infligidos no le habían dejado ni un centímetro libre de su cuerpo para poder transpirar. Las largas horas de torturas y el traslado hasta su destino final habían sido un tormento, un suplicio, un calvario. Una humillación salvaje.

Extenuación.

Le costaba respirar. Tenía que hacer enormes esfuerzos para tomar una bocanada de aire. Los clavos de sus muñecas y de sus tobillos tampoco ayudaban para realizar tanto esfuerzo. Al incorporarse, la corona de espinas se le clavaba más en la cabeza. Las gotas de sangre que resbalaban por su pelo casi no le dejaban ver.

Soledad.

¿Dónde estaba toda aquella gente que le escuchaba, que le seguía, que le vitoreaba apenas unos días antes? Desde su posición y en su estado, no distinguía a unos pocos más a parte de su madre.

– «Dios mío, Dios mío. ¿Por qué me has abandonado?» –

Muerte.

 

Pasión, marca perdurable.

(Imagen de «La pasión de Cristo» – 2.004)

La marca «Jesús» evolucionada a «Iglesia» se ha mantenido durante todos estos años presente en la vida de los creyentes, de sus fieles, de sus seguidores. Ha habido momentos mejores y peores, pero lo importante es que permanece.

Curiosamente, a partir de la muerte, de «su muerte», comenzaba la vida, «otra vida».

¿Qué es lo que pudo hacer Jesús para que tanta gente lo siguiera?

¿Cómo logró que cambiaran sus vidas?

Jesús consiguió lo que muy pocos hicieron en su tiempo. Transmitió un mensaje que animó a muchas personas a luchar creyendo en un futuro labrado en el amor al prójimo. Un mensaje de esperanza, de una nueva vida, de una vida mejor, de una vida eterna.

¿Cómo ha sido posible que pasado tanto tiempo su mensaje y su legado se mantenga vivo?

La pasada semana tuvimos la maravillosa oportunidad de asistir, un año más, a #HEMESIC. En este magnífico encuentro, varios ponentes, hablando sobre la importancia de la marca, nos pudieron dar alguna pista al respecto.

César Vacchiano, afirmó que:  – «Todos somos accionistas de la marca» –

Por lo que muchos personas que siguen una marca tienen confianza en ella y son garantía de la misma.

Por otro lado, Gonzalo Antoñanzas dijo:

– «Al 80% de los consumidores o usuarios les da igual que nuestra marca desaparezca» –

Para que esto no ocurra, apostó por que «las marcas deben ser un conjunto de experiencias para los consumidores».

Y para lograrlo, las marcas «debían escuchar» y para hacerlo «debían estar en primera línea». Algo que Jesús logró hacer en su día.

¿Cómo se consigue esto?

Utilizando los canales mas usuales, acercando el mensaje a las personas.

¿Cuál es el resultado final?

Que la marca perdure en su mente identificándola como una experiencia positiva y satisfactoria.

Branding

El mensaje de Jesús era sencillo y comprensible para todos los que quisieran escucharlo. Pero no lo hizo desde un púlpito o un trono, si no en los campos, en las plazas, en las ciudades, a pie de calle, en contacto con sus semejantes. La Iglesia actual vuelve a sus orígenes y se acerca a la gente. El Papa Francisco, es un claro ejemplo.

Quizá la web 2.0 permita que muchas marcas sean más cercanas a las personas. O al menos, dejen en manos de profesionales de marca, del socialmedia o del marketing en general, sus contenidos, sus ideas, sus mensajes de esperanza. Personas y equipos profesionales, que a diario están en primera fila, en el cuerpo a cuerpo, en internet, en las redes sociales, entre las personas.

¿Tienes un mensaje?

Feliz Semana Santa.

Feliz pasión.

Jorge Jiménez Suárez

 

Dic 17, 2013

Pon tu estrategia en marcha, busca el compromiso.

Robé el balón en el centro del campo, vi el hueco, no me lo pensé dos veces, le pegué con fuerza.

A pesar de la estirada del portero, la pelota entró abajo, junto al palo izquierdo.

Gol.

¡Toma, toma y toma! – Grité en mi interior.

No sé si por las especiales circunstancias de aquel partido o por seguir el estilo de mi héroe futbolístico del momento, no exterioricé nada. Además nadie gritó, nadie dijo nada, nadie lo celebró. Un silencio gélido reinaba el «patio de arriba» del colegio. Llevábamos 5 minutos de partido y ya ganábamos 2 – 0 al equipo formado por los profesores.

No era la primera vez que jugábamos juntos, llevábamos al menos 7 años jugando en la misma clase, muchísimos partidos de recreo y otros tantos de competición escolar a nuestras espaldas. Nos miramos a la cara en el vestuario. No teníamos nada que comentar, no teníamos nada que decir. Sabíamos lo que teníamos que hacer. Sólo teníamos que hacer «lo de siempre«, salir a jugar y disfrutar.

1725331_w2

Recuerdo que por aquella época, estábamos enganchadísimos al equipo de moda, sus grandes partidos y sus grandes remontadas. Sin saberlo les emulábamos en muchas cosas: su toque, su temple, su elegancia, su estilo. Hablábamos de ellos en todas partes, teníamos sus cromos, las carpetas forradas con fotos de todos, de sus partidos, de sus jugadas, de sus goles. Eran especiales y así lo sentíamos.

Eran una referencia. Estaban en todas las tertulias de radio, en todos los programas de la televisión, en los anuncios. Estaban de moda. Hasta las chicas se aficionaron al fútbol y les perseguían como «las chicas cocodrilo«, de los Hombres G, muy de moda también en aquella época.

En definitiva, generaban admiración, generaban ilusión, generaban pasión, generaban compromiso.

¿Cómo lo hacían? ¿Cuál era su secreto?

Su secreto era «jugar de memoria», se conocían desde hacía muchos años. Y convivían prácticamente a diario, hablaban todos los días. Compartían su conocimiento, compartían su experiencia, vivían su profesión, la mascaban, se apasionaban con ella. Así todos sabían lo que el otro iba a hacer, sabían donde estaban posicionados, cuáles eran sus gustos, cuáles eran sus preferencias. Otra parte muy importante era la calidad de todos ellos y de los que les complementaban en el campo.

Esta debería ser la relación ideal de un equipo de trabajo en una empresa, de una agencia con un cliente, de un proveedor y su fábrica. Si esto es así, con el tiempo se genera confianza, empatía y comprensión, se genera una estrecha relación, un vínculo de complicidad, un compromiso. Y en nuestro mundo, el mundo digital, es muy apreciado, muy valorado.

Podemos afirmar que es esencial.

En redes sociales esto es conocido como «engagement«. Es el objetivo máximo que persigue la estrategia de cualquier empresa que tenga presencia en internet, es decir, generar un nivel de compromiso tan firme con los clientes y usuarios que además de obtener su fidelidad les recomienden y sean los «abanderados» de sus productos. Que cada comunicación entre la marca y sus fans, llegue a la mayor cantidad de personas posible, que sus mensajes incluso se viralicen y convenzan a otros.

No podemos olvidarnos dejar de lado el contenido, este debe ser de calidad. Saber transmitir es necesario y compartir contenidos que generen utilidad y que aporten valor, también lo es. Lo mismo que la gente que nos rodea y complementa, debe estar en sintonía con nuestro mensaje. Deben proyectar esa calidad del mensaje para producir los efectos y objetivos deseados: ROI, mayores ventas, más contactos, etc.

engagement3-4-131Por otro lado, el respeto de unos chavales de 14 años hacia sus profesores del colegio quedaron palpables en el fondo y en la forma. Pero en el terreno de juego no tuvimos piedad. Resultado final, un 23 – 8, que nunca nadie olvidaría. A la mañana siguiente nos sacaron a todos a la pizarra a dar la lección. Tampoco tuvieron clemencia.

Hace 30 años, una generación de futbolistas revolucionó el mundo del fútbol y consiguió generar un compromiso de masas del que muy pocos nos hemos olvidado. Sentaron una base por la que se han logrado una serie de triunfos deportivos antes inalcanzables.

Consiguieron que muchos de nosotros aprendiéramos a luchar por nuestros sueños.

Aún nos quedan muchos sueños por cumplir.

¿Nos comprometemos?

Jorge Jiménez Suárez

Nov 20, 2013

Transmite entusiasmo, quiere a tus clientes.

No es por vicio ni por fornicio, sino por dar un hijo a tu servicio«-

Rezaba Pedro, antes de «sacrificarse» y hacer posible traer un niño nuevo al mundo.

Pedro estaba casado con Rosaura, la mayor de las tres hermanas. Tita era la menor y como mandaba la tradición, no podía casarse y debía quedar al cuidado de su madre en su vejez. Ella estaba enamorada de Pedro y él de ella, pero su madre se interpuso y casó a su hija mayor con Pedro.

Tita tenía un don, era una excelente cocinera y a través de sus guisos, era capaz de transmitir todo tipo de sensaciones: tristeza, desasosiego, alegría, deseo o pasión. Su «otro secreto» era, que el tiempo que dedicaba a sus recetas lo hacía siempre con cariño y con amor. Las comidas así cocinadas entran mejor, saben mejor, sientan mejor.

Stanley Bendelac, en su famoso libro: «Nunca tires la toalla«, en uno de sus capítulos, «Madrid, mi querido cliente», narra la experiencia que fue para ellos poder tener la oportunidad de trabajar para Kodak. Un gigante que tenía un contrato con una agencia de publicidad multinacional y a la que poco a poco, a base de trabajo, esfuerzo y dedicación fueron comiéndole terreno hasta lograr el 50% de la cuenta. Comenzaron con poco, pequeños trabajos, pequeños espacios, hasta que poco a poco, fueron ganándose el respeto y la confianza de la firma. Y cuando tuvieron la oportunidad de hacer algo mas grande no lo desaprovecharon, dejaron el nivel muy alto.

Una de aquellas campañas, que contó con gran éxito, fue la del spot del papel Kodak en la que el cliente que iba a recoger el revelado de las fotos, se maravillaba viéndolas del revés a la vez que exclamaba: ¡Maravilloso! ¡Genial! ¡Excelente! Sólo le importaba que el papel de las fotografías fuese de Kodak.

Como podemos ver, el cariño y el cuidado especial que imprimimos a nuestro trabajo, en cada campaña, en cada acción, con cada cliente, acaba reportando siempre beneficios futuros. Debemos saber controlar cada concepto, en su momento justo, en su espacio determinado, con todo lo necesario, ya que, cada día, los detalles son más importantes.

Ahora, las emociones, la complicidad y la cercanía son lo que nos garantizan el poder llegar a nuestros clientes. La dedicación de las agencias ha cambiado. Más que nunca hay que cultivar la atención constante al cliente y sobre todo escucharles. Y para ello hay que ser accesible y muy ágil en la respuesta.

¿Cómo?

A través de las nuevas tecnologías.

Tenemos multitud de medios y soportes de comunicación como internet, telefonía fija, telefonía móvil, mensajería instantánea, email, videoconferencia, páginas web, formularios, con las que estar en un momento a disposición del cliente. Sólo hay que atenderlo, sólo hay que escucharlo, sólo hay que dedicarle tiempo, sólo hay que estar «cerca» de él.

Además, nuestros clientes y usuarios están en constante comunicación y comparten sus necesidades, sus preocupaciones, sus sensaciones, su alegría, su tristeza, sus logros, todo, en las redes sociales. Podemos compartir el espacio con ellos y aprender de ellos. Descubriremos cuáles son sus necesidades reales y no quedarnos fuera de sus expectativas.

Kodak, al final, tuvo que volver a trabajar al 100% con su agencia internacional. Y con los años desapareció de la primera línea por no haberse adaptado al entorno, por no escuchar y comprender la evolución del mercado, a las nuevas tendencias.

La dedicación, el cariño y el amor de Tita por Pedro materializado a través de las comidas, hizo que viera recompensado su sacrificio, aunque fuera en el más allá.

El entusiasmo y la calidad de trabajo de Stanley y su equipo hizo que lograran muchos éxitos personales y profesionales.

Y en definitiva, para nuestro equipo: «no hay cliente pequeño ni trabajo menor», sólo tenemos pasión por hacer lo que nos gusta.

¿Entusiasmado?

Nosotros, sí.

Jorge Jiménez Suárez

Oct 15, 2013

Sé constante y muestra tus cualidades.

¡Maldita sea cocinero! ¡Mueve el culo! ¡Quiero mis doce!

¡Nueve! Un buzo de la marina no es un hombre de combate es un experto en salvamento.

¡Diez! Si se pierde algo lo encuentra y si se hunde vuelve a reflotarlo… y si estorba lo mueve.

¡Once! Con suerte, morirá joven a 60 metros de la superficie y eso será lo mas cerca que estará de convertirse en un héroe.

¡Coño! ¡No sé por qué alguien quisiera ser un buzo de la Marina!

Y ahora, ¡preséntese en esta línea, cocinero!

Billy Sunday era el instructor jefe de los buzos de la Marina norteamericana, a pesar de haberle hecho la vida imposible a Carl Brashear, analizó su comportamiento del pasado y subsanó su error apoyándolo y jaleándolo en el momento más crítico de su vida. Este fue el final de los doce agónicos pasos necesarios para que Carl fuera restituido en su puesto de buzo de la Marina.

Son contadas la ocasiones en las que nos paramos a pensar por qué un cliente ha dejado de trabajar con nosotros o por qué después de una reunión con un posible cliente no nos han elegido para desempeñarlo. Seguramente se nos ocurrirían muchas cosas a cerca del entorno, la competencia, el tipo de trabajo, el presupuesto y las personas con las que negociamos. Pero debemos tener en cuenta que cuando alguien analiza nuestro oferta de trabajo o nuestra oferta de colaboración profesional, lo primero en lo que se fija es en la persona o personas que van realizarlo.

¿Qué esperan de nosotros? ¿Qué cualidades debemos cumplir para llevar a cabo lo que necesitan? ¿Qué debemos ofrecerles?

1. Atención. No dejar de prestársela, fijarnos en todo, cada detalle cuenta. Conocerles, cuanto más mejor. No dejarle sólo, que no se sienta abandonado ni desamparado. Ofrecerle comprensión.

2. Confianza. Al estrechar nuestra relación, al estar muy pendiente de él, conoceremos sus puntos de vista y sabrá que estamos en sintonía con sus pensamientos y necesidades. No fallar genera confianza, cumplir con lo que se nos pide también lo hace.

3. Sinceridad. Decir y expresar lo que realmente pensamos que está bien o está mal, aunque sea incómodo. Si no somos capaces de decir la verdad, no seremos capaces de realizar un buen trabajo. Lo políticamente correcto y el «buenismo» es perjudicial a largo plazo. Ser auténtico vende, no lo olvidemos.

4. Honestidad, siempre con la verdad por delante, no dejar de contar lo que le beneficia y lo que le perjudica al cliente. Hacer lo posible por lograr los objetivos propuestos pero sin «saltarnos las reglas» y evitar pensar en ello como una opción. Nunca jugar sucio.

5. Experiencia. Demostrar con hechos palpables que nos hemos «curtido en mil batallas» y hemos sabido saborear los triunfos, aprender de las derrotas y lamernos las heridas. Sabemos cuando hay que avanzar y cuando hay que dosificar los esfuerzos. Nunca parar.

6. Consejo. Somos capaces de analizar la situación, empatizar con el cliente y saber hacerle las recomendaciones oportunas y necesarias.

7. Apoyo, estamos con él, sabemos lo que le pasa y lo que necesita, ¿en quién se va a apoyar mejor que en nosotros? Le acompañamos y le sustentamos. Le comprendemos. Aligeramos su carga.

8. Ilusión, con todo lo que sabemos somos capaces de crear, planificar y ejecutar estrategias que le ilusionen o que se la devuelvan.

9. Entusiasmo, cuando se tiene ilusión y se crean buenas bases de proyecto, con pocos resultados positivos, se genera el entusiasmo necesario. «Es el placer de hacer las cosas bien hechas».

10. Eficiencia, por supuesto, debemos ser eficientes, debemos realizar nuestro trabajo eficazmente en el menor tiempo posible. Debemos buscar la excelencia.

11. Capacidad de improvisación, una cualidad que muy pocos tienen cuando no todo sale «redondo» y hay que hacer lo posible por cumplir. Nada mejor que convertir un problema en una oportunidad.

12. Pasión, transmitir a un cliente nuestro esfuerzo, nuestro empuje, nuestra constancia, nuestra pasión, son garantía de éxito. No nos rendimos ni tiramos la toalla. Vamos hasta el final.

Carl Brashear demostró que era capaz de seguir desempeñando su profesión y podía seguir enfrentándose a la vida que había elegido. Demostraba que todo su esfuerzo y sufrimiento había merecido la pena. Consiguió que todos los obstáculos de su camino no le impidieran dejarle continuar con sus aspiraciones y que todos ellos formaran parte de su prestigio.

Con estos doce pasos se ganó el respeto y la admiración de la sala, de sus compañeros y de su familia.

Con nuestras doce cualidades seremos capaces de ganarnos la confianza de nuestros clientes.

¿Crees?

Se constante.

Jorge Jiménez Suárez

Sep 24, 2013

Aprende, se intrépido y crea tu camino.

Había rebasado todos los límites a pesar de tenerlo todo al alcance de su mano. Acostumbrado a conseguirlo todo sin el mayor esfuerzo, ahora, se veía sin nada, sólo, víctima de las burlas de los marineros, en aquel barco, desamparado, sin saber cuando volvería a su casa, cuando encontraría un rostro amigable, cuando las cosas volverían a ser como antes.

Después de su última travesura, su padre, había optado por sacarlo de aquel espléndido colegio para que le acompañara de viaje en barco para atender sus negocios. La fortuna o el infortunio le hizo caer por la borda y ser recogido por un barco pesquero. Allí, Manuel, un recio pescador, le enseñaría a valorar lo dura que es la vida y el esfuerzo necesario para poder llevar a cabo las acciones necesarias para que todas aquellas esperanzas, todas aquellas ilusiones y todo aquello que nos proponemos en nuestro camino, se cumpla.

Todos los días conocemos casos de empresas que tenían un negocio próspero o, al menos, eso aparentaban. Empresas que parecían solventes. Pero que en los últimos tiempos, se están viendo forzadas a cerrar. Bien porque no han sabido adaptarse a las nuevas tendencias y las nuevas tecnologías. Bien porque no estaban tan bien organizadas y gestionadas como parecía. Para muchos, trabajar o ser cliente de estas empresas, en un principio, era fácil, y con el tiempo se ha convertido en una pesadilla. Son empresas que no han logrado encontrar su sitio ni enderezar el rumbo y lo que es peor, han arrastrado a muchos otros.

Recientemente, he tenido el inmenso placer de que un amigo me mostrara un video de la presentación de Ricardo Lop contando lo que ha sido su aventura profesional de Aceros Hispania. En él, de una manera clara, nos marca unas pautas muy sencillas a la hora de ponernos en el camino correcto para lograr salir adelante con una empresa que se apoya, opera y trabaja con las herramientas que nos brinda internet.

Destacan varias pautas a seguir:

1. Para comenzar una buena dosis de ganas, ilusión y constancia.

2. Después, dejar a un lado barreras invisibles como el miedo a vender en cualquier parte del mundo.

3. Orientar o apoyar la actividad del negocio a internet, resaltando la usabilidad de la web, además de traducirla en todos los idiomas posibles, simplificar al máximo los datos necesarios para realizar una venta, y, por supuesto, dar las mayores facilidades de pago.

4. Agilizar y atender rápidamente al cliente. Los clientes, sean de donde sean, tienen una necesidad y quieren comprar. Si se tarda en exceso se marchan a la competencia.

Aunque los anteriores aspectos son importantes, destacamos que en las labores de marketing digital, el posicionamiento natural o SEO, no han invertido dinero para que sean los primeros en estar localizados por los buscadores de internet.

¿Cómo lo han conseguido?

Aportando contenidos de calidad a su web, a su blog, a las redes sociales, e incluso, haciendo campañas de viralidad entre sus seguidores. Algo realmente para descubrirse.

¿Qué les hizo plantearse todo esto?

Ver que sus negocios iban de cabeza a la desaparición, por lo que decidieron reinventarse, adaptándose al mercado y las nuevas tecnologías.

Nosotros, aunque no lo digan expresamente apostamos a que hay, además, una gran dosis de cariño y afecto por su producto y por sus clientes.

Si no te gusta lo que vendes y a quién se lo vendes, es imposible que tu empresa funcione.

Harvey vivía en un mundo complejo y enmarañado, la experiencia vivida en el mar le hizo darse cuenta de que con pocas cosas podría ser mejor, ser más eficiente y hacer felices a los demás. Manuel muere, pero deja en él una huella imborrable. Su padre nunca podrá agradecer lo suficiente que alguien pusiera a su hijo en el camino correcto.

Ricardo Lop como diría un amigo mío, «nos pone los pies en la tierra» y nos demuestra que con muy poco, pero con las ideas muy claras, se puede hacer mucho.

Nosotros, seguimos apostando por la pasión de hacer lo que nos gusta.

¿Te unes al camino?

Se intrépido.

Jorge Jiménez Suárez

Sep 15, 2013

Retorno al trabajo, regreso al futuro.

Y el condensador de fluzo… ¡Fluzeando!

Acelerando al máximo, el DeLorean DMC-12 se desplazaba a la máxima velocidad con rumbo a su destino: regresar al futuro.

Marty McFly, al viajar accidentalmente en el tiempo, había alterado, sin querer, los acontecimientos del pasado y debía arreglar lo que había cambiado para que las consecuencias futuras fueran lo menos impactante posibles. Estaba en juego su propia existencia. Paso a paso, momento a momento, logra reconstruir todas las fases del pasado tal como ocurrieron para no errar y cumplir con éxito su objetivo. Gracias a la ayuda de su amigo Doc, conseguirá, incluso, retocar lo suficiente el pasado como para mejorar sustancialmente el futuro de su familia.

Retorno al trabajo, regreso al futuro 1

(Imagen: «Regreso al futuro» – Universal Pictures)

No mentiríamos, si afirmáramos, que pertenecemos al grupo de personas que siempre ha deseado poder realizar viajes a través del tiempo.

Dejándonos llevar un momento por la imaginación, si pudiéramos viajar al futuro, ¿qué nos gustaría ver? Por el contrario, si pudiésemos viajar al pasado, ¿qué cambiaríamos?

Nuestro paréntesis de mes y medio en este blog ahora parece un instante, pero podría ser el equivalente a un viaje al futuro.

¿Ha cambiado algo en este tiempo? ¿Lo llegamos a percibir? Lo único que sabemos es que todo aquello que realizamos en el pasado lo podemos analizar, corregir y mejorar. Nos referimos, lógicamente, al mundo digital y tenemos suficientes herramientas para poder hacerlo. Intenet y las nuevas tecnologías nos proveen.

Comienza un nuevo curso y desde nuestra perspectiva, esperamos una temporada de continua mejora, de muchos avances y de increíbles novedades que nos harán mucho más fácil nuestra labor, y, por lo tanto, un incremento de calidad de nuestro trabajo, que repercutirá en una mejor atención y servicio a nuestros clientes.

Este año, nuestro caballo de batalla, será la estrategia on line, fuertemente apoyada por las técnicas de SEO, fuertemente reforzada por campañas permanentes de marketing relacional y fuertemente respaldada por una constante y exhaustiva labor de analítica.

¿Por qué?

Porque el mundo cambia, los gustos cambian, los mercados evolucionan y se adaptan rápidamente a las nuevas tendencias. No podemos quedarnos al margen. La competencia es más dura cada día y lo que parece un negocio sólido, en poco tiempo puede quedar obsoleto. Por lo que debemos, planificar, actuar, analizar y mejorar en plazos cada vez más cortos.

Retorno al trabajo, regreso al futuro 2

Por supuesto, no dejamos de lado la ilusión renovada y las ganas por afrontar nuevos retos y aventuras profesionales. Al igual que no dejamos de lado la pasión por lo que nos gusta hacer, el trabajo bien hecho y la satisfacción de nuestros clientes. Tampoco nos olvidamos de ninguno de todos vosotros que nos seguís desde que comenzamos esta maravillosa aventura llamada hgm Marketing -Publicidad. No nos olvidamos de vosotros: familia, amigos, fans, compañeros, colaboradores, proveedores y, por supuesto, nuestros clientes, sin cuya confianza esto no sería posible.

Sed todos bienvenidos a nuestro blog, vuestro blog, si así lo preferís.

Y, como decía Peter Drucker:

– «La mejor manera de predecir el futuro, es crearlo» –

Tenemos ganas de regresar al futuro.

¡Ven con nosotros!

Jorge Jiménez Suárez

May 17, 2013

Sí se puede, sólo hay que creer en ello.

Sólo había escrito una declaración de objetivos.

Sólo había descrito lo que creía que debía hacerse.

Sólo había trasladado a un papel lo que sentía.

Sólamente, se acababa de condenar…

En tan sólo unos días, tras recibir palmadas en la espalda, caras de aprobación, elogios de admiración y muchas felicitaciones, estaba despedido. La empresa en la que él se había volcado y a la que tantos años había dedicado su esfuerzo, ahora, le daba la espalda cuando pedía que su trabajo se centrara más en cuidar a sus clientes y centrarse menos en el dinero, es decir, que volviera a ser «más humano».

Muy pocas personas creyeron en él, todos sus amigos le dieron de lado, todos sus compañeros de trabajo le ignoraron, sus clientes le dejaron. Hasta la mujer de su vida, su prometida, le denominaba «perdedor». Sólo uno de sus antigüos clientes anteriores había decidido seguir trabajando con él, sólo una secretaria tenía la integridad de seguirle y compartir con él su nueva aventura.

Jerry, prácticamente, se había quedado sólo.

Hace veinticinco semanas ya. El 20 de Noviembre de 2.012, comencé a escribir este blog. Si algo fue mi pistoletazo de salida fue aquel maravilloso encuentro de profesionales de Homenaje a Pyme, del día anterior. A parte de mi familia, si alguien me empujó a seguir adelante en mi aventura profesional, fueron todos y cada uno de aquellos excelentes ponentes de aquel día y sus espléndidos consejos, aunque me sigo quedando con la frase demoledora de Bere Casillas:

– «Nada volverá a ser como antes» –

Y es cierto, casi nada es igual desde entonces.

Durante este tiempo y las veinticuatro entradas anteriores, he procurado ir describiendo situaciones de cambio entre lo que fue y lo que ahora es, entre lo que valía y ahora vale y entre lo que permanece a pesar de los cambios. Siempre buscando un ejemplo sencillo o gráfico, como una vivencia, una serie de televisión o una película con el que poder identificar la situación. Siempre he pensado que es la mejor manera de que las personas puedan entenderse, comprenderse y transmitir lo que saben.

Si de algo peca este blog, es que va en consonancia con quien lo escribe, es decir, va dirigido a una generación de inmigrantes digitales, aquellos que hemos ido creciendo y probando la tecnología, hemos sido pioneros y la hemos ido incorporando a nuestras vidas. Mi intención es que muchas personas que aún no se han decidido a dar el paso a seguir evolucionando, se animen y procuren continuar. No hay que tener miedo a las nuevas situaciones que se producen en nuestras vidas, hay que enfrentarse a ellas e incorporarlas a nuestro amplio bagaje.

Por supuesto no nos olvidamos que éste, es un blog de marketing y que cada una de nuestras entradas tienen un mensaje, un concepto, una enseñanza para todos aquellos que les gusta esta profesión, sea la suya o no. Hoy, al igual que ocurrió con el protagonista de nuestro ejemplo, tratamos de resaltar lo importante que es creer en uno mismo, tener fe, aplicar nuestros valores, y, poniendo mucho sentimiento, mucha pasión, luchar por conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

Eso sí, descubriendo lo importante que es ser persona y disfrutar con lo que se hace.

Y, como diría Jerry Maguire:

– «Ayúdame a ayudarte» –

Sí se puede, créeme.

Jorge Jiménez Suárez

Páginas:12»