Browsing articles tagged with "planificación Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Mar 31, 2016

Cambia el guión, abre tu mente.

Ya tenían su futuro planeado y rigurosamente marcado:

  • Uno iba a ser diplomático.
  • Otro iba a ser procurador.
  • Y el último, notario.

Tan pequeños y ya estaban estresados con lo que se les venía encima…

Cansados y asustados de escuchar las conversaciones que tenían sus madres para presumir de su previsible futuro, sólo tenían una opción para poder luchar contra su impotencia, dar un grito de protesta en forma de lloro:

¡Mamá, cambia el guión!

…..

Todos las madres quieren y desean lo mejor para sus hijos. Y aunque este ejemplo parezca exagerado, todos nosotros conocemos casos parecidos o similares. Con seguridad, es difícil que aquellos niños se conviertan en los hombres con aquel futuro soñado por sus madres. Además de tan estricta base de educación, adquirirán también sus propios ideales.

Este tipo de vidas tan cerradas y esquemáticas acaban generando pequeñas rebeldías, y a cierta edad, una auténtica revolución. Por lo que, finalmente, ellos, los niños, serán los que marcarán su rumbo, su destino y su futuro. Y el tiempo será, el que les dará o no, la razón a sus queridas madres.

Son ellos los que deben cambiar el guión.

cambia el guión

Quizá en un primer momento, a estos tres niños, las ideas de sus madres les parecerían las peores. Quizá, años después podrían haber pensado que no eran tan malas, pero que simplemente habría que adaptarlas a los tiempos que les toca vivir. O, quizá, simplemente no les valdrían y tendrían que buscar nuevos caminos, nuevas alternativas. Tendrían que probar, tendrían que experimentar…

…tendrían que abrir su mente.

Con nuestras mejores intenciones procuramos hacer o planificar nuestra vida la de las personas que pudieran estar a nuestro cargo o los proyectos profesionales en los que nos vemos inmersos. Quizá cometemos el error de cuadricular y esquematizar demasiado las cosas, para sentirmos mejor o para sentirnos más seguros en la creencia de que haciéndolo así, lograremos tener éxito al cumplir con los objetivos que nosotros mismos nos imponemos.

Debemos dar un giro a nuestra percepción.

Ahora mismo, en el entorno profesional, al igual que el familiar o personal, ya hemos abierto nuestra mente a los nuevos cambios tecnológicos. Nos estamos adaptando a la transformación digital y estamos viviendo nuestra «pequeña revolución». De nuestra rápida adaptación, dependerán muchos de los aciertos o fracasos futuros. Debemos dejar fluir los sentidos para entender y captar las nuevas tendencias. Debemos cambiar nuestra forma de percibir los cambios y las nuevas necesidades. Tenemos que intentar vislumbrar el futuro, estar cerca de la visión. Aunque para ello…

…hay que romper los esquemas.

Como ya hablamos hace tiempo, la planificación poco a poco tiene que ser mucho más flexible. Es más, debemos ser menos estrictos al configurar nuestra hoja de ruta, sin miedo «a salirnos del guión«. Debemos abrir la mente a nuevas ideas, a ser más libres y dar más libertad a las personas que comparten nuestro camino. Sobre todo a las nuevas generaciones digitales, a las que debemos prestar especial atención y facilitarles el paso. No olvidemos que serán el futuro.

Apostemos por ellos. Apostemos por la transformación digital.

Hace veinte días pudimos leer en un medio de comunicación un caso muy similar a lo que hoy tratamos. El hijo de un conocido empresario de éxito tiene un hijo con el que podríamos pensar que tiene el guión muy marcado. Y a buen seguro que así será. Pero su tiempo libre le permite cultivar otras facetas y aficiones en las que destaca sobradamente. Bravo por él y por la libertad que le brindan para poder hacerlo.

Debemos apoyar la iniciativa personal.

abre tu mente

Cambia el guión fue un fantástico anuncio, como muchos otros, de la nueva generación Pepsi. Aunque, a pesar de no cambiar nuestro hábito en España de beber Coca – cola, si nos hizo pensar en que podíamos ver las cosas de manera diferente, ampliar nuestras miras y cambiar de estilo, aunque fuera sólo para tomar un refresco.

El papel de un buen técnico de marketing es estar más cerca de la visión que de la misión. En los momentos más duros de una campaña, de una propuesta, de una presentación, si surgen contratiempos, es cuando debemos abrir nuestra mente y si es necesario cambiar el guión establecido y buscar soluciones por otro camino.

Muchas veces la intuición es más certera que la razón.

Y debemos aprovecharlo. Como decía Albert Einstein: «la mente que se abre a una nueva idea jamás regresa a su tamaño original».

¿Crecemos juntos?

Abre tu mente.

Jorge Jiménez Suárez

Feb 19, 2014

Plan de acción, camino de la eficiencia.

Habían sustraído el alma de su cuerpo antes de certificar su muerte.

Había llegado al cielo por error y al reenviarlo a la tierra su cuerpo estaba incinerado.

Ya no podía volver a ser el mismo, pero necesitaba volver.

Joe Pendleton era un famoso quaterback del equipo de Los Angeles Rams. Su máxima ilusión era ganar su partido de la Superbowl. Dias antes de la final, dando un paseo en bicicleta, sufre un accidente y es atropellado por un camión. Su ángel de la guarda acompaña su alma al cielo pensando que su muerte es segura. Se descubre el error, pero su cuerpo ha sido incinerado, por lo que su espíritu tendrá que ocupar, temporalmente, el cuerpo de un millonario recién asesinado hasta encontrar el cuerpo idóneo para que todo vuelva a tener sentido para Joe.

heaven03

(Imagen Paramount Pictures)

En cuestiones de atención al cliente durante una campaña determinada se pueden cometer varios tipos de errores: el fracaso de un proyecto, el desastre de una campaña, el «fiasco» de una determinada promoción. Suele ser el error más común, el que más ruido hace, del que todo el mundo habla y lo peor de todo, por el que seremos siempre recordados.

Aunque también hay otro tipo de fallos que provocan errores de cálculo en la consecución de nuestras acciones y que han supuesto un aumento de coste innecesario en la ejecución de una campaña. Este tipo de problemas suelen estar ligados a la calidad de las personas a las que se les confía el proyecto: su preparación, su formación, su actitud, su personalidad, etc. Mas discretos, pero igual de peligrosos.

Actualmente, la competitividad y el exceso de celo por atender a un cliente, generan un acortamiento de los plazos en la realización de los trabajos y una reducción de presupuesto considerable para la ejecución del mismo. Aún a sabiendas de este hecho, solemos aceptar la misión encomendada. Como consecuencia de ello, es muy probable, que las prisas puedan hacer que nos precipitemos y acabemos cometiendo errores si no estamos acostumbrados a trabajar bajo presión y no sabemos manejar los tiempos.

¿Cómo podemos evitar esta situación?

Guiándonos por nuestra experiencia y ejecutando un plan, de la manera más efectiva y lo más rápidamente posible. Es decir, con eficiencia.

¿Cómo se elabora un plan de acción eficiente?

1. Identificando el problema o la necesidad con claridad. Para ello es necesario tener una reunión pormenorizada con nuestros compañeros, colaboradores y clientes para conocer todo al más mínimo detalle para definir bien el proyecto.

2. Establecer una estrategia o línea de comunicación, es decir, por ejemplo, si se va a realizar a través de diferenciación, especialización o «súper especialización, en off line, en on line o en ambas…

3. Definir objetivos. ¿Qué queremos conseguir al elaborar un plan de acción? Por ejemplo los objetivos más comunes suelen ser: darse a conocer, lanzar un producto, vender más, dar a conocer un servicio, crear una línea corporativa o una marca atractiva…

4. Definir acciones concretas para que se conviertan en soluciones a problemas concretos. ¿Cómo lo vamos a hacer? Por ejemplo, estudios de mercado on line, crear contenidos en redes sociales, emailing, presentaciones, generar tráfico web, campañas de SEO, imprenta corporativa, eventos, merchandising

5. Marcar plazos. ¿Cuánto tiempo es necesario? Cada acción debe tener su plazo claramente definido. Por ejemplo, un presupuesto, dependiendo de la envergadura del mismo, puede ser de días o una semana, una planificación completa puede ser realizada en un par de semanas, un estudio de mercado entre dos y tres semanas, y así todas y cada una de las fases definidas.

6. Ejecución, control y obtención de datos para la verificación de los resultados de la acción durante su ejecución y una vez finalizada. Analítica web en su caso.

Para la realización con éxito, ante todo, hay que procurar no saltarse ningún paso. Y dar el margen suficiente para poder presentar una planificación efectiva, una planificación eficiente, que logre encajar todas las piezas del puzzle con armonía.3864547_orig

Joe tenía un plan: jugar y ganar como fuera aquella superbowl aunque fuera en otro cuerpo.

Lo consiguió.

Nosotros tenemos el nuestro: servir cada día eficientemente a nuestros clientes. Porque tenemos claro, que, quizá, el cielo pueda esperar, pero nuestros clientes no.

¿Hacemos un plan?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 31, 2013

Tu empresa, un proyecto de miedo.

– Pero… ¡Remátalo! –

Se oyó en todo el cine la voz angustiosa del señor de la fila de atrás…

Burt había conseguido dejar inconsciente a Malachai pero seguía entero para seguir haciendo el mal.

Él y su novia Vicky iban de paso por Nebraska camino de Seattle hasta que el destino les llevó a Gatlin y se habían encontrado un panorama inimaginable: todos los adultos que habitaban allí o pasaban por la zona eran sacrificados de la forma más cruel. “El que camina detrás de los surcos” insta a todos los niños para que asesinen a todos los mayores y así asegurar el éxito de la cosecha de maíz, la principal fuente de trabajo y de ingresos de aquella pequeña población. A todos los niños.

Pero no todos son partícipes de ello…

halloween_hgmMarketing_empresa

Alguna vez, nuestro proyecto, nuestra empresa, «nuestro niño», se nos ha torcido, se ha desmadrado o se ha convertido en un «monstruo» incontrolable.

Y nos hemos preguntado:

¿Cómo ha podido pasar ésto?

¿Cómo hemos sido capaces de llegar hasta aquí?

¿Cómo hemos podido «alimentar» esta situación?

Y lo que es más grave, a pesar de convivir con ello a diario:

¿Cómo hemos podido permitir que ésto siguiera sucediendo?

Esta dura situación es aplicable a nuestro negocio, nuestro trabajo e incluso a nuestra familia. Se me ocurren muchas respuestas.

Es posible que la actividad vertiginosa del día a día nos obligue a llevar a cabo una «huida hacia adelante», sin mirar atrás, pensando que los problemas se arreglarán solos. Como también es posible que ante determinadas situaciones personales y profesionales exista el miedo a enfrentarse a ello, ya que es muy probable que puedan salir a relucir muchas carencias propias, ajenas o de la organización a las que nadie hace caso hasta que «estallan».

La mayoría de las veces la falta de comunicación entre compañeros de una misma organización, la carencia de motivaciones o incentivos empresariales llevan a los integrantes de un proyecto al hastío y la dejadez. Por otro lado, la falta de comunicación y de capacidad de escuchar a lo que realmente necesitan nuestros clientes han podido llevar también a esta situación.

Aunque en la mayoría de los casos, la falta de previsión y planificación, así como la ausencia de tesón en el control del trabajo y de los equipos por parte de las personas responsables de los proyectos, acaban desembocando en fracaso. Convirtiendo lo que era un sueño en una pesadilla.

¿Cuál podría ser la solución?

Trabajar todos los días al mismo ritmo, con las mismas ganas, sin dejarnos nada «de lado», colaborando al máximo con todas las personas, ya sean nuestros compañeros, clientes o proveedores. Además, pedir u ofrecer ayuda si se necesita, no esconder las carencias que podemos reforzar con una simple colaboración profesional o personal.

Y ante todo, si se tienen dudas, hay que saber decir no a ciertos proyectos, clientes o «compañeros de viaje». O hay que saber decir basta y saber retirarse a tiempo cuando la situación es insostenible antes de provocar daños mayores que alcancen a otras personas o empresas.

Finalmente, Malachai acabaría muriendo a manos de Isaac el creador e instigador del mal. Burt y Vicky, junto a los niños que salvan, prosiguen su camino hacia un proyecto de vida mucho mejor, un futuro esperanzador.

Siempre he tenido muy presente que, en la vida, se puede ser un buen profesional, un mal profesional e incluso un penoso profesional. Pero lo que nunca se debe ser es mala persona.

Junto con buenas personas y buenos profesionales sabremos enfrentarnos a la realidad, superar las dificultades, trazar correctamente nuestro camino y garantizar el éxito de nuestra empresa, de nuestro proyecto, de nuestra visión.

Por ello, no hay que tener miedo.

O, ¿sí?

¡Feliz Halloween!

Jorge Jiménez Suárez

 

May 24, 2013

Analiza, mejora tu comunicación y encandila a tus clientes.

¿Qué había pasado?

Si tenía todo bajo control: dinero, fama, posición, mujeres…

Todo lo que deseaba le era concedido, todo lo que quería lo obtenía, todo lo que se proponía lo conseguía. ¿Cómo le habían podido dar el puesto, «su puesto«, a otra persona? El director de la agencia se excusó diciendo que necesitaban, «otro enfoque, otro punto de vista«. A partir de ahora, haría lo imposible por lograr que despidieran a «la intrusa» y le dieran el puesto que le correspondía.

¿Qué haría a partir de ese momento? ¿Cuál era el plan? ¿Cuál sería la estrategia?

Trazaría puentes de relación con ella, trabajarían mano a mano, intercambiarían conocimientos e ideas, se introduciría en su vida y la conocería al máximo de sus posibilidades, para, llegado el momento oportuno, saber como actuar y volver a poner las cosas «en su sitio«.

Muchas veces, después de una o varias campañas de comunicación en internet, puede ocurrirnos que los resultados que se obtienen no son como nos gustaría que fueran o como habíamos planificado que fueran. Por ello, es necesario que las agencias en la fase de control de campaña, paren, marquen un «stand by» y analicen los resultados.

Nos haremos preguntas como: ¿por qué ha sucedido así y no de otra manera? ¿Qué ha hecho que nos desviemos de nuestros objetivos? O, sorprendentemente, ¿qué es lo que ha hecho que los superemos? O, ¿por qué nos ha costado tanto esfuerzo si al principio no lo parecía?

En internet y dentro de las redes sociales, asociadas a ellas, hay multitud de herramientas para poder analizar los resultados de una campaña de comunicación. La grandeza que tiene internet es que es un mundo en el que todo es medible y todo queda registrado.

Antiguamente, había que ir a una empresa que nos creara un programa a medida y conseguir analizar unas pocas variables a un precio al que muy pocos podían acceder. Las grandes compañías podían llegar a conocer alguna de las tendencias, las modas y los gustos de sus clientes gracias a una analítica «de talonario».

Ahora eso ha cambiado, ahora hay multitud de herramientas gratuitas o semi gratuitas para poder llevarlo a cabo dentro de las propias plataformas sociales o aplicaciones «adosadas a ellas» con las que podremos acceder a todo tipo de datos y variables. Y ante todo, poder probar, experimentar y saborear una campaña en todos sus detalles. Actualmente, es sin duda Google Analytics, la herramienta gratuita por excelencia de la analítica en internet. Con ella, con esta herramienta, muchas pequeñas empresas, al fin,  tienen la oportunidad de igualarse a las grandes empresas y poder luchar en igualdad de condiciones.

En definitiva, no hay que olvidar, que para empezar a realizar un análisis, primero, debemos marcarnos una serie de objetivos y saber qué es lo que queremos conseguir, para, segundo, poder analizarlas una a una y mejorar nuestra estrategia, nuestra planificación, nuestra comunicación.

Como hizo nuestro protagonista.

Aunque… Nick Marshall, tuvo la suerte de que se le concediera un don por el que pudo conocer, de primera mano, lo que piensan las mujeres. Y consiguió reconducir la situación, aunque… no tuvo en cuenta una variable: el amor.

A nosotros no nos queda «otra» que analizarlo.

¿Será la analítica nuestro «pequeño don«?

Analiza, corrige y vuelve a enamorar.

Jorge Jiménez Suárez

Abr 27, 2013

Tu equipo y tu agencia, tu mejor tripulación.

Y allí estaba, bajo la atenta mirada del público que llenaba la sala de fiestas del Pacific Princess. Ataviado con un bañador, un flotador de patito y unas gafas de buzo sobre su cabeza, descorrió las cortinas de la improvisada bañera, agarrando el micrófono y cantando a pleno pulmón.

Julie McCoy, la encantadora responsable de Relaciones Públicas del crucero, muy azorada, no podía parar de reir.

Así fue, como a falta de solista en la banda musical del crucero, el Sobrecargo Burl «Gopher» Smith, decide salvar la situación cantando en público en una ducha improvisada. Así era Gopher, le gustaba cantar bajo la ducha pero fuera de ella no lo sabía hacer.

Vacaciones en el mar (Love boat) fue una fantástica serie televisiva que tuvo mucho éxito y aceptación durante el final de los años 70 y mediados de los 80. Dentro del «barco del amor», bajo el mando del Capitán Merrill Stubing, se daban todo tipo de situaciones y aventuras románticas, que en su mayoría, solían tener buen fin.

Lo más llamativo de esta serie es que a pesar de su largo periodo de emisión, los muchos directores que dirigieron los diferentes capítulos y las innumerables aportaciones de estrellas invitadas, siempre tuvo casi la misma tripulación y la misma calidad de atención a sus viajeros.

En una agencia de comunicación y marketing suele haber una gran rotación de personal, colaboradores, proveedores y clientes, pero siempre queda la base, el núcleo, la esencia, que es lo que hace que mantenga la identidad y la política de actuación, pase el tiempo que pase. Si algo podemos destacar también de las agencias es la capacidad de adaptación a los tiempos, a las situaciones y a las diferentes necesidades de sus clientes.

Las actividades dentro de una agencia están en continua evolución, transformación y adaptación. Hoy, las principales razones para solicitar los servicios de una agencia son las vinculadas al marketing digital como:

– Consultoría, estrategia y planificación.

– Investigación o estudios de mercado on line.

– Creación y diseño web.

– Servicios de posicionamiento (SEO, SEM)

– Campañas de publicidad display (publicidad en medios digitales).

– Creación de contenidos y relaciones en redes sociales (Social Media Management).

– Analítica en internet.

– Campañas de emailing y mobile marketing.

– Creación de tiendas on line (ecomerce)

Por supuesto hay más, muchas más, tantas como acciones se desarrollen y las que a muy seguro vendrán de la mano de las nuevas tecnologías y la innovación. Todo esto sin olvidar las acciones de offline o marketing tradicional, como las acciones en el punto de venta, el marketing experiencial, las performance, el PLV, el merchandising y un largo etcétera.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir al 10º aniversario de «Hoy es Marketing» (#HEMESIC). Rodeado de grandes profesionales, disfruté del cambio y la evolución a la que hemos asistido en estos diez últimos años en el mundo de la comunicación. Ví, como grandes empresas, gracias a un excelente trabajo de sus equipos de marketing o a las agencias con las que trabajan se habían adaptado a los tiempos y seguían estando en primera línea. Como bien dijo José Manuel Velasco, «las agencias y los profesionales del marketing debemos estar más cerca de la visión que de la misión».

Vacaciones en el mar fue un claro ejemplo de cómo ante determinadas situaciones con un gran equipo, su tripulación, con gran intuición y anticipación, conseguía llevar a sus clientes a «buen puerto».

Las agencias con visión serán las que te lleven al éxito.

¿Te subes a nuestro barco?

Jorge Jiménez Suárez

 

Mar 8, 2013

Monitoriza: lo que hacemos, ¿lo hacemos bien?

A pesar de los años, aún se me ponen los pelos de punta cada vez que escucho el comienzo de la sintonía de Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues). Mike Post puso la música a una de las series de TV más famosas de los años 80. Serie en la que se proyectaba la vida cotidiana de una serie de personajes dentro de una comisaría típica norteamericana. En ella, se relataban situaciones vividas a diario por un grupo de policías al desempeñar su labor, mostrando su cara más humana, sus miedos, sus flaquezas y sus relaciones personales. En cada episodio acompañábamos a todos ellos desde primera hora de la mañana hasta la noche, en su vida íntima y profesional. Quizá, a partir de entonces, muchas personas aprendimos que los policías eran personas como nosotros.

Preguntas tan naturales como, qué es lo correcto o qué he hecho, fueron la base central de todos y cada uno de los episodios de tan fantástica serie. Preguntas que normalmente todos nos hacemos a diario en nuestro trabajo o en nuestra vida privada.

Normalmente, todas las acciones que se realizan dentro de una empresa, vienen precedidas de una planificación o de unos planes de acción en los que se marcan las pautas para llevar a cabo nuestra labor diaria y cumplir con nuestros objetivos a corto plazo. Son aquellas que podemos denominar de ejecutivo o agenda: reuniones, visitas, informes, compras, ventas, llamadas, mensajes, etc. Al final de tanta actividad debemos recoger los frutos de nuestro trabajo y analizar los resultados. Así responderemos a otra de las preguntas que nos solemos hacer:

– «Y… lo que hago, ¿lo hago bien?».

Hoy en día disponemos de bastantes herramientas para observar y analizar los resultados de nuestro trabajo en la red, para monitorizar. Si nos centramos en el social media, herramientas como Radian 6, Twittersearch, Socialmention, Google Search o TrednsMap pueden servirnos para realizar esta labor. Con ellas debemos saber apreciar si se habla de nuestra marca o la de nuestros clientes, de los productos o los servicios que damos. Con ellas «escuchamos» las conversaciones de internet y sabemos cuál es la valoración que los usuarios hacen de todo ello. Habrá casos en los que analizando las gráficas tengamos picos de actividad en los que se hable mucho y tendremos que discernir si es bueno o malo lo que dicen de nosotros, ya que podemos ser muy nombrados, pero no por algo bueno.

Esta misma mañana he tenido el inmenso placer de asistir a un «desayuno 2.0» en la que he podido asistir a una exposición bastante interesante sobre monitorización impartido por Zinia en la sede de la CEOE. En ella nos aconsejan, cuidar, acertadamente, los picos de incidencia que nuestra empresa, nuestro producto o nuestra marca, o la de los clientes a los que llevamos sus cuentas, pueden sufrir en las redes sociales. Y así poder identificar y atajar una posible crisis de reputación o crisis de marca on line. Y para que no nos pillen por sorpresa, seguimiento, seguimiento y más seguimiento.

En definitiva, con el buen hacer de nuetro trabajo, debemos cuidar la imagen que proyectamos fuera y gestionar las posibles incidencias. En internet es muy importante el día a día, la cotidianeidad. Los usuarios nos acompañan desde primera hora de la mañana hasta la última de la noche, como los espectadores acompañaban a los policías de Canción triste de Hill Street. Por lo que, a partir de ahora, como diría el sargento Esterhaus:

-«Tengan cuidado ahí fuera»-

Y, teniendo las herramientas adecuadas, monitoricemos.

Hagamos bien nuestro trabajo.

Jorge Jiménez Suárez

Mar 1, 2013

Define tu estrategia, planifica tu éxito.

«Buscáis la fama, pero la fama cuesta, y aquí es dónde vais a empezar a pagar, con sudor.»

Esta era la famosa frase, que la profesora de baile, de aquella maravillosa serie de telévisión de los años 80, dedicó a sus alumnos al comienzo del curso. En ella, daban vida a una serie de personajes de los que muchos jóvenes de la época se sentían muy identificados. Muchos de ellos, con el apoyo que le brindaban sus formadores y el apoyo de sus compañeros, con su propio esfuerzo y dedicación, conseguían hacerse un hueco en el «estrellato» y lograban acceder a la fama.

Además de esfuerzo, la planificación es clave para cualquier proyecto que se quiera realizar en la vida: una actividad lúdica, un plan de estudios, un proyecto empresarial, etc. Todo tiene sus pasos, sus plazos, sus procesos. Todo obedece a un objetivo final: lograr el éxito en lo que nos proponemos. Y todo ello, guiado, marcado y pautado por una idea, un camino, una estrategia.

Todo esto no es ajeno al mundo del marketing y la comunicación. A la hora de elaborar la planificación de marketing de una empresa debemos conocer muy bien al cliente, el mercado al que se dirige y el objetivo que se quiere lograr. Para saber todo esto, debemos realizar una detallada investigación comercial, una prospección de mercado, un pormenorizado estudio previo.

¿Para qué?

Para elaborar una estrategia.

Cada proyecto, cada trabajo, cada producto, cada servicio, tendrá su estrategia adecuada a la consecución de objetivos marcados y dirigidos hacia un mismo camino. Para cada objetivo debemos utilizar unas determinadas herramientas que nos permitan acceder a él, que nos permitan lograrlo, que nos permitan conseguir una meta, que nos garanticen el éxito.

Dependiendo del estudio previo, una empresa podrá determinar con claridad, cual es su público objetivo, dónde actuar, cómo actuar, qué tipo de campañas realizar, qué inversión acometer. Es posible que con una adecuada investigación inicial encuentre nuevos nichos de mercado que no hubiera tenido en cuenta en un principio y que sean más rentables de lo que una primera idea le podía hacer ver. Es posible que con un estudio previo las palabras o conceptos clave de su campaña en internet puedan cambiar por completo debido al escaso resultado de búsquedas que los usuarios hacen de ellos en los buscadores de internet. Es posible que las herramientas que en un principio podían parecer imprescindibles para la consecución de los objetivos marcados ya no lo sean.

Las nuevas formas de comunicación a través del mundo on line, la web 2.0, permiten llegar a muchos mas lugares que con los métodos de comunicación tradicionales y de off line. Sin abandonarlos, debemos hacer evolucionar a nuestros clientes a las nuevas formas de comunicación y estrategias de marketing en internet, al e-marketing. Acciones como el posicionamiento en buscadores de internet, el marketing de contenidos y las redes sociales, la gestión de publicidad en medios, plataformas y afiliación en internet, las campañas de e – mailing, la suscripción a newsletter o boletines informativos, ya son fundamentales en cualquier estrategia de comunicación de un producto, de un servicio, de una empresa. Debemos aconsejar su uso, debemos ofrecerlos.

Fama, fue una serie de televisión, una serie de cine. Logró hacer que una generación, fuera capaz de creer y luchar por hacer realidad sus sueños, a base de mucha costancia, no exenta de estrategia y de mucha pasión.

Una buena estrategia es garantía de éxito.

¿Lo planificamos?

Jorge Jiménez Suárez