Browsing articles tagged with "tecnología Archives - hgm Marketing - Publicidad"
Oct 9, 2014

Internet, paraíso escondido.

– «Esto es un recinto de paz, donde gobiernan los mejores, no los más fuertes.» –

Dijo el padre Perrault.

– «Nuestra existencia se justifica por ser los depositarios del saber humano ante una futura catástrofe.» –

Hugh Conway, casi no podía creer lo que estaba escuchando.

¿Estaban atrapados?

Shangri-La, aislado e ignorado por el resto del mundo, sobrevivirá conservando las delicadas fragancias de una edad que muere y persiguiendo la sabiduría que necesitarán los hombres cuando agoten sus pasiones. Cuando llegue el momento, sus moradores facilitarán a las personas los conocimientos necesarios para el renacimiento. Aquella tierra era un lugar de felicidad permanente, aislada del mundo exterior. Las personas que viven en Shangri-La son casi inmortales, por lo que fueron muchos los aventureros y exploradores que intentaron hallar ese paraíso perdido.

La atracción de Hugh por este mundo y el amor por Sondra, hizo que no deseara marcharse de allí, al igual que sus compañeros de viaje.

Shangri-La

Su estancia en Shangri-La producirá una serie de cambios en todos ellos. Allí encuentran la solución a sus problemas y sucede algo extraordinario, la transformación de sus egos personales en un deseo de compartir y ser útiles a los demás.

¿Podemos conocer un lugar así?

Quizá no sea un espacio físico, quizá sólo sea un espacio virtual, una burbuja, un mundo paralelo. Para muchas personas es su razón de ser. Parte de su vida personal y profesional está intimamente ligada a él.

Es internet.

¿Estamos ante una nueva forma de vida real?

¿Estamos frente a un nuevo espacio laboral?

Sí, reforzada por la rápida evolución de las redes sociales, internet ha hecho que todo cambie vertiginosamente. La relaciones personales, las relaciones profesionales, la comunicación, la publicidad…

Ya nada es igual.

Habiendo superado periodos de aprendizaje, formación contínua y adaptación, vemos que el mundo laboral se rige por otras normas, está formado con nuevos estilos, se identifica con nuevas tendencias. Cada día más.

Toda la actividad, la información y las herramientas que nos brinda internet y sus usuarios, debemos aprovecharlas para mantener nuestro rumbo y avanzar en nuestro camino.

Objetivo: ser lo mas productivos posible, hacer sostenible y rentable nuestro negocio.

Internet

Recientemente tuve la oportunidad de leer una interesante estrevista a Sixto Arias (CEO de Made In Mobile), como anticipo a lo que podrá ser su intervención en el próximo encuentro de Homenaje a Pyme. En esta entrevista habla de su libro: «La sabiduría de masas» y de algunas consideraciones acerca de internet y la nueva comunicación.

Entre las mas destacadas, afirma que:

– “Internet aniquila la improductividad

– «El colectivo de consumidores es más inteligente que cualquier empresario y su equipo

Arias, centrándose en los emprendedores y las pymes, afirma que:

– «Para que un negocio funcione en internet se debe identificar el negocio principal y orientarse hacía el

Y para que una empresa, pueda tener éxito:

 «Debe escuchar activamente a sus clientes.»

«Debe aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías

«Debe ser sea muy ágil y muy flexible en su adaptación a nuevos mercados.»

«Tiene que superar las expectativas de sus consumidores.»

«Debe facilitar la creación de comunidades que ya existen.»

Y para finalizar, en el caso de haber cometido un error muy grande y sonado, lo mejor es que:

«se ahorre el dinero en publicidad y lo invierta en rectificar los motivos de las quejas de tus ex-clientes

 Internet paraiso escondido

Hugh Conway mostró el camino de salida a aquellos que no querían quedarse en Shangri – La, pero él decidió quedarse. Había descubierto otro mundo, otra razón de existir, un nuevo camino por recorrer, nuevas metas por conseguir. Había descubierto algo que tenía escondido dentro de él y quería dejarlo salir, compartirlo y mostrarlo para que los demás pudieran beneficiarse de ello en el futuro.

No podemos poner ninguna objeción a lo que debemos hacer para aplicar a nuestra vida profesional y a nuestra relación con los clientes de todo lo enumerado por Sixto Arias. No queremos que el mundo se acabe encerrando en un nuevo mundo virtual, sino que sepa aplicar las ventajas que éste le ofrece para lanzarse y alcanzar metas mucho más lejanas de lo que se pudiera planificar.

Seguimos creando un mundo nuevo en el que habrá que conservar lo aprendido, seguir aprendiendo y saber compartirlo.

Como dice Sixto Arias: «La mejor forma de conocer es experimentar, empezad a utilizar las redes sociales, aplicaciones y nuevos dispositivos como las gafas de Google o el reloj de Apple en cuanto estén disponibles.»

Hagamos que internet deje de ser un mundo escondido.

¿Os lo mostramos?

Jorge Jiménez Suárez

Oct 3, 2014

Tecnología, lo bueno por conocer.

Rick, luchaba desesperadamente por aferrarse a aquella viga, por aferrarse a la vida.

«¿Es toda una experiencia vivir con miedo, verdad? Eso es lo que significa ser esclavo.»

Roy, cogiéndole de la mano para evitar su caída al vacío le dejó en el suelo de la mojada azotea.

Sentándose frente a él, sin guarecerse de la incesante lluvia, le miró y le dijo:

«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión…»

«He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.»

Y tras una breve pausa:

– «Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.» –

«Es hora de morir.»

La paloma elevó el vuelo de entre sus manos, al igual que un alma abandona su cuerpo.

Tecnología humana

En un supuesto mundo futuro, los humanos artificiales o «replicantes» son creados genéticamente. Empleados en los trabajos mas peligrosos en las colonias exteriores de la Tierra, son considerados más humanos que los humanos. Roy, modelo Nexus-6  es uno de ellos. Es físicamente igual a los humanos, aunque tiene una mayor agilidad y fuerza física. En su defecto, se supone, que carece de la misma respuesta emocional y de empatía. ¿O no?

Su misión era hacer la vida más fácil a los hombres.

Los replicantes fueron declarados ilegales en la Tierra tras una rebelión en el planeta Marte, donde trabajaban como esclavos y Rick Deckard, es uno de los integrantes de las brigadas especiales de policía, los Blade Runners, que se encargan de identificar, rastrear y matar a los replicantes fugitivos que se encuentran en la Tierra.

 Su misión era «retirarlos» de la circulación.

Blade Runner

Comparando la situación actual, con los avances tecnológicos, podemos pensar que esta ficción puede estar mas próxima de lo que pensamos. Si bien es cierto, la tecnología nos hace la vida más fácil, agilizando y mejorando los procesos, aunque también conlleva algunos peligros. Gracias a la tecnología somos mucho más productivos, somos mucho más eficientes. Es decir, somos más eficaces en el menor tiempo posible.

Pero, manteniendo el paralelismo de nuestro ejemplo de hoy, nos preguntamos:

¿Estamos creando un mundo deshumanizado donde resaltan los elementos humanos?

Estamos inmersos en una rápida evolución de nuevos procesos, adaptándonos a las nuevas realidades y a las nuevas herramientas. La tecnología avanza  tan deprisa que debemos deshacernos de muchos equipos y aplicaciones que hasta hace muy poco eran «imprescindibles» para el desarrollo de nuestra actividad.

Todas ellas fueron creadas o descubiertas para el buen uso, para complementarnos como personas o como profesionales, pero muchas quedan en el camino presas de la obsolescencia, presas del cambio de tendencia, presas del capricho humano.

Ante esto, nos podemos hacer preguntas de todo tipo:

¿Debemos destruir sin piedad nuestras mejores herramientas?

¿Es beneficiosa la obsolescencia planificada?

¿Nos estamos enfrentando a auténticos cazadores de oportunidades?

Tecnología

Acercándonos un poco más al mundo del marketing digital, recientemente, venimos apreciando la evolución de algunas de las redes sociales mas conocidas y usadas. Lo que en un principio se creó como un mundo de personas y para las personas, un mundo de conversaciones, de aportaciones e interactuaciones beneficiosas para los usuarios se está convirtiendo en un gran conflicto de intereses comerciales y personales.

No nos damos cuenta pero proyectamos todo lo bueno y todo lo malo en todas y cada una de estas plataformas de comunicación.

Por ejemplo, Facebook, cada día tiene menos alcance, impactos o seguimiento de las personas o fans que quieren mantener contacto con las personas o las marcas. Twitter se ha convertido el la reina de la transmisión de noticias, pero también el foco de escarmiento público de personas y empresas ante cualquier situación.

Parece que otras redes menos masificadas aún mantienen la esencia del sentido para el que se crearon, pero parece que siempre hay intereses «ocultos».

¿Quién no tiene un perfil en Google + aunque sea sólo por el posicionamiento que nos brinda Google?

¿Tendremos que empezar a pensar en retirarlas de nuestros usos habituales?

Conexión tecnológica

A pesar de no ser muy entendida en su momento, Blade Runner, en poco tiempo se convirtió en una película admirada, en una ficción de culto. Quizá el ver tan crudamente el afán de supervivencia y el amor a la vida por parte de unos robots, de unos humanoides de inteligencia artificial, nos dio muchos argumentos para pensar y muchas facetas en las que mejorar. Nos hizo comprender que todavía nos queda mucho por ver, mucho por conocer, mucho por descubrir.

La existencia de redes, aplicaciones y herramientas tecnológicas que se crearon con buen fin, con el tiempo, acaban siendo retiradas. Dado el vertiginoso avance de la investigación, se quedan rápidamente anticuadas y son sustituidas rápidamente por otras. Algunas, con la defensa de muchos usuarios, posiblemente sobrevivan y logren permanecer. Pero el tiempo dictará su ley, por lo que debemos avanzar, debemos progresar, debemos prosperar.

Y cada tecnología tiene su momento. Hagamos que no se pierda en el tiempo.

Como decía Henry Ford: «El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.»

Nos queda mucho por conocer, nos queda mucho por descubrir, nos queda mucho por saber.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

Abr 2, 2014

Tu formación, tu vocación.

Se había rendido.

Estaba haciendo autostop en aquella carretera de Segovia, para volver a su casa, cuando un coche paró junto a él. El conductor sacando la cabeza por la ventanilla le preguntó:

– «¿Es usted el de la radio?» –

-«No sé, puede ser…» – dijo él.

-«Suba, suba. Está hablando su mujer»-

Entrevistador:

«Si pudiera decirle algo a su marido pensando en que le está escuchando: ¿qué le diría?»

Lina:

«Fidel, si me estás oyendo, que sepas que está toda la gente del pueblo a mi lado, tu familia y tus amigos. Estamos muy orgullosos de ti, por favor, no te rindas, te queremos mucho.»

Sin más, salió del coche dispuesto a terminar de rematar su propósito: pedirle cuentas al Rey.

33_02

Luis Castro, Fidel en el film, era un minero de profesión. Debido a la inactividad de la mina, se quedó en paro y después de meditarlo, decide ir con su familia en busca de un nuevo futuro. Para ello piensa, que la mejor manera de hacerlo, es ir a ver al Rey a Madrid, para solicitarle que se cumpla la Constitución y así poder acceder a un trabajo digno. La minería era la profesión a la que siempre quiso dedicarse, era su vocación, en a la que había volcado todas sus ilusiones, todos sus sueños y el futuro de su familia.

La evolución de un sector de actividad profesional, como es la minería, nos sirve de ejemplo para ver como todas las cosas, con el paso del tiempo, van evolucionando, van cambiando. En tiempos de rápida innovación tecnológica como los que vivimos, los procesos productivos se simplifican, se agilizan, se mejoran. Debemos estar preparados para una continua adaptación para no quedarnos atrás. Si es necesario, debemos reinventarnos.

Hay sectores, empresas y profesiones que mueren cada día por efecto de la evolución. Pero hay otras que mueren por falta de actividad o por la falta de conocimientos o formación de quienes se responsabilizan de ellas. Es importante que para que una empresa prospere todas las personas y equipos que la componen deben estar al día, deben estar actualizados, deben estar formados. Pensemos que, además de motivar a las personas por llevar implícito una mejora profesional, la formación aporta un valor añadido a los trabajadores y a la organización.

Steve Jobs dijo una vez:

«No tiene sentido contratar a gente inteligente para decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan que tenemos que hacer».

Por lo que es importante tener en cuenta que los criterios de rentabilidad de una empresa u organización no deben estar reñidos con la formación. Junto a nosotros debemos tener equipos y personas formadas para que nos indiquen el camino, no para marcharnos a pedirle cuentas a nadie, sino para poder mirar al futuro con profesionalidad y con dignidad.

Y lo más importante, crearlo.

human-dignity

Fidel, aunque equivocado en su planteamiento, siempre mantuvo la esperanza de que su hazaña no cayera en saco roto y sirviera realmente para mejorar las cosas. Por lo que se sabe, encontró otra profesión lejos de su tierra y pudo seguir manteniendo su dignidad y la de su familia. Gracias a su ejemplo muchos otros se atrevieron a emprender otros caminos.

Gente emprendedora y valiente es lo que necesita una sociedad en tiempos duros, en tiempos de cambio, en tiempos de crisis. Nunca sabemos si la idea estaba ya dentro del emprendedor o si fue forzada por las circunstancias. Lo que si sabemos es que todos ellos siempre podrán apoyarse en equipos de trabajo optimistas, serios y colaborativos. Siempre podrán tener a su alcance ese «algo más» necesario para consolidarse y prosperar. Siempre podrán valerse de la formación y los conocimientos adquiridos por su experiencia.

Y así, siempre, podrán trabajar dignamente.

¿Tienes vocación?

#nuncatireslatoalla

 Jorge Jiménez Suárez

Jul 23, 2013

Relaciónate y muestra cómo eres.

– «¡Hay que machacarlos!»-

– «¡Hay que destrozarlos!»-

– «¡No hay que dejar uno vivo…!»-

-«¡A por ellos!»-

Gritaban al unísono los tres mientras salían del vestuario.

Los hermanos Hanson, eran el apoyo perfecto para solucionar los males de aquel equipo que se arrastraba por la liga federal de hockey sobre hielo. Los Chiefs, el equipo que dirigía el veterano Reggie Dunlop, no conseguía remontar la mala situación que llevaban en el campeonato hasta que adoptó la estrategia de descentrar al contrario, provocarlo y pelear con ellos para ganarles los partidos.

Gracias a esta táctica y a las circunstancias que suceden en entorno exterior, cierre de negocios y fábricas de la ciudad, genera, sobre ellos, una atención inusual, fuera de lo normal. La ciudad se vuelca con su equipo, los apoya y los sigue allá donde van. Pero no todo el equipo está de acuerdo con esta forma de ganar, algunos componentes, como Ned Braden, muestran su rechazo a estas prácticas y abogan por el juego limpio, por seguir las reglas, por hacer bien las cosas.

Así con malas artes y juego duro, aún contando con detractores, el capitán del equipo logró que la relación con su público fuera especial.

Hasta hace relativamente poco, la relación entre las empresas y los clientes se basaba prácticamente en la solución de quejas y problemas a través del llamado servicio al cliente. Este departamento tenía, habitualmente, unas pautas muy claras de actuación y eran interpretadas por especialistas o jefes de departamento. Normalmente, cualquier tipo de problema se achacaba rápidamente al proveedor y en la mayoría de los casos se buscaba la sustitución del producto como salida rápida y eficiente.

Hoy en día, gracias al marketing relacional, las atención ha cambiado, ha evolucionado, ha mejorado. La comunicación con el cliente debe ser continua y ágil en cualquier espacio o soporte. Todas las partes de la cadena de valor de la empresa deben aportar su granito de arena a esa relación. Todos son responsables de la satisfacción del cliente y cualquiera de ellos puede tomar conciencia de sus necesidades.

Gracias a la tecnología, internet y las redes sociales este proceso es mucho más sencillo, cómodo e instantáneo.

Primero escuchar, luego escuchar y seguir escuchando, para poder transmitir la información más completa posible de lo que realmente necesita el cliente e incorporarlo al CRM para convencer y fidelizar a nuestros clientes, encontrar nuevos clientes y recuperar a los clientes descontentos. En definitiva, mejorar el servicio al cliente reduciendo procesos y, por tanto, coste.

Otra parte muy importante del la relación con clientes es saber encajar las críticas y los comentarios de los usuarios. Saber aceptar una crítica, asimilarla, cambiar y mejorar, pueden convertirnos de nuevo en una referencia para todos nuestros clientes y usuarios. Pero ante todo, siendo auténtico y sincero, las relaciones serán fluidas y de confianza.

Como dice Joost Van Nispen, escuchar al cliente o monitorizar, reconocer lo que nos demandan, agradecer las sugerencias de mejora y los elogios, retarles o animarles a que tomen parte activa y añadir valor con un trato especial, estimulan la implicación del cliente en nuestra empresa o marca. Y por supuesto, medir y optimizar: «si no vende, no sirve, si no se mide, no vale, si no es escalable, no existe«.

Ned Braden decidió saltar a la cancha e ir, poco a poco, despojándose de toda coraza para mostrar lo que realmente llevaba «dentro» y reconducir la situación.

¿Lo intentamos?

Se valiente, muéstrate.

Jorge Jiménez Suárez

 

 

Jul 16, 2013

Adáptate, vamos mucho más allá.

Y recuerde:

-«¡Piense en ruso!»-

Este último consejo tronó en su mente mientras se recuperaba del letargo en el que había caído.

En ese momento, Mitchell Gant, rememoró como asentía silenciosamente mientras asimilaba las claves de su misión. La constancia en su formación, la disciplina y el orden le habían devuelto la cordura necesaria para reponerse, «hacerse con el aparato» y abatir al enemigo antes de que acabara con él.

Ahora había que valorar lo logrado, curar las heridas y cubrir las bajas que habían quedado por el camino.

¿Cuántos habían depositado su confianza en él?

¿Cuántos se habían sacrificado por el bien de la misión?

Ni el mismo lo sabía.

Aún recuerdo estar tumbado en el suelo con la cabeza apoyada en el asiento de la fila 1 del Cine Rialto de la Gran Vía de Madrid viendo esta espectacular película de la época. La expectación mereció la pena. En esos años, era toda una novedad tanta tecnología y usabilidad para un avión de combate, algo impensable en aquel momento y que, ahora, es una realidad superada. De esto hace mas de 30 años.

Yendo más allá, hace 40 años, se produjo la primera comunicación telefónica móvil, exactamente el 3 de Abril de 1.973, algo en lo que se estaba trabajando desde la 2ª Guerra Mundial y que en ese momento aún era impensable. Martin Cooper, de Motorola, tuvo el honor de ser el pionero. Cooper se inspiró en el comunicador del capitán Kirk de la serie de TV Star Trek. Y lo mejor de todo, la llamada la hizo a su competidor para que supiera que lo había conseguido antes que él.

De entonces, hasta hoy mismo, ha sido una carrera vertiginosa de evolución y de mejora continua. La competencia en la telefonía móvil es brutal y se pueden dar casos de apropiación de ideas, como la conocida disputa legal entre Apple con el iPhone y Samsung con el Galaxy. Si nos fijamos, gran parte de las personas que nos rodean, cada día, destina más tiempo al uso del teléfono móvil, y, desde la revolución de los smartphone, aún más. Es muy cómodo tener todo a nuestro alcance y en la palma de nuestra mano.

¿Cuántas cosas se hacen hoy con un teléfono móvil?

Aunque, sería más acertado preguntarse:

¿Qué cosas no podemos hacer con él?

Ante tal disyuntiva, nos preguntamos:

¿Qué debemos hacer los profesionales del marketing con una herramienta tan poderosa?

Actualmente muy pocos son los que se han lanzado al barro y se han decidido a hacer cosas nuevas. La mayoría de las campañas se han limitado a adaptar los conocimientos adquiridos en los medios digitales y convencionales. Pero, puede no ser suficiente. Las empresas no sólo deben limitarse a tener una web para ser visibles en el mundo digital. Las necesidades han cambiado y hay que adaptarse rápidamente para no perder el control, ser superado y caer abatido por la competencia.

Un primer paso, mas importante de lo que parece, sería adaptar la web de la empresa u organización al formato móvil o smartphone y al formato tableta, incluso con las herramientas adecuadas para que la visibilidad sea total.

Un segundo paso sería trazar, al igual que en otros medios y soportes, una estrategia muy clara de lo que necesitamos, lo que queremos conseguir y cómo hacerlo.

¿Cómo hacerlo?

A través de campañas de marketing móvil, como por ejemplo:

Publicidad display en formatos adaptados al tamaño, tipo mensaje MMS, con imágenes banner o videos.

– Mensajes SMS con códigos, cupones o descuentos.

– Creación de APP´s (aplicaciones móviles) sencillas y fáciles de usar, que sean prácticas y de uso continuo, como Google Maps.

– Campañas de geolocalización, algo aún mínimamente explotado.

Estas son las más usuales, aunque en el futuro es deseable crear más alternativas y sacarle mayor rendimiento a este medio.

Mitchell Gant tuvo que dar salida en el momento oportuno lo más profundo de su experiencia, de su conocimiento, de su formación.

Los profesionales del marketing digital en el caso del marketing móvil, debemos sacar lo mejor que llevamos dentro e ir más allá, ganarnos la confianza que las empresas depositan en nuestra experiencia y sacrificarnos al máximo para logar los mejores resultados.

¿Te animas?

No pierdas la oportunidad.

Jorge Jiménez Suárez

May 17, 2013

Sí se puede, sólo hay que creer en ello.

Sólo había escrito una declaración de objetivos.

Sólo había descrito lo que creía que debía hacerse.

Sólo había trasladado a un papel lo que sentía.

Sólamente, se acababa de condenar…

En tan sólo unos días, tras recibir palmadas en la espalda, caras de aprobación, elogios de admiración y muchas felicitaciones, estaba despedido. La empresa en la que él se había volcado y a la que tantos años había dedicado su esfuerzo, ahora, le daba la espalda cuando pedía que su trabajo se centrara más en cuidar a sus clientes y centrarse menos en el dinero, es decir, que volviera a ser «más humano».

Muy pocas personas creyeron en él, todos sus amigos le dieron de lado, todos sus compañeros de trabajo le ignoraron, sus clientes le dejaron. Hasta la mujer de su vida, su prometida, le denominaba «perdedor». Sólo uno de sus antigüos clientes anteriores había decidido seguir trabajando con él, sólo una secretaria tenía la integridad de seguirle y compartir con él su nueva aventura.

Jerry, prácticamente, se había quedado sólo.

Hace veinticinco semanas ya. El 20 de Noviembre de 2.012, comencé a escribir este blog. Si algo fue mi pistoletazo de salida fue aquel maravilloso encuentro de profesionales de Homenaje a Pyme, del día anterior. A parte de mi familia, si alguien me empujó a seguir adelante en mi aventura profesional, fueron todos y cada uno de aquellos excelentes ponentes de aquel día y sus espléndidos consejos, aunque me sigo quedando con la frase demoledora de Bere Casillas:

– «Nada volverá a ser como antes» –

Y es cierto, casi nada es igual desde entonces.

Durante este tiempo y las veinticuatro entradas anteriores, he procurado ir describiendo situaciones de cambio entre lo que fue y lo que ahora es, entre lo que valía y ahora vale y entre lo que permanece a pesar de los cambios. Siempre buscando un ejemplo sencillo o gráfico, como una vivencia, una serie de televisión o una película con el que poder identificar la situación. Siempre he pensado que es la mejor manera de que las personas puedan entenderse, comprenderse y transmitir lo que saben.

Si de algo peca este blog, es que va en consonancia con quien lo escribe, es decir, va dirigido a una generación de inmigrantes digitales, aquellos que hemos ido creciendo y probando la tecnología, hemos sido pioneros y la hemos ido incorporando a nuestras vidas. Mi intención es que muchas personas que aún no se han decidido a dar el paso a seguir evolucionando, se animen y procuren continuar. No hay que tener miedo a las nuevas situaciones que se producen en nuestras vidas, hay que enfrentarse a ellas e incorporarlas a nuestro amplio bagaje.

Por supuesto no nos olvidamos que éste, es un blog de marketing y que cada una de nuestras entradas tienen un mensaje, un concepto, una enseñanza para todos aquellos que les gusta esta profesión, sea la suya o no. Hoy, al igual que ocurrió con el protagonista de nuestro ejemplo, tratamos de resaltar lo importante que es creer en uno mismo, tener fe, aplicar nuestros valores, y, poniendo mucho sentimiento, mucha pasión, luchar por conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

Eso sí, descubriendo lo importante que es ser persona y disfrutar con lo que se hace.

Y, como diría Jerry Maguire:

– «Ayúdame a ayudarte» –

Sí se puede, créeme.

Jorge Jiménez Suárez

May 10, 2013

Transmite, ilusiona y deja huella.

¿Quién no sintió dolor con su papel en «Los santos inocentes«?

¿Cuántos nos enamoramos de Ninette?

¿Quién no sonrió con «Atraco a las tres«?

¿Quién no se angustió en «El verdugo«?

¿Quién no ha sido duro y frío como el hielo como «El Crack«?

O, ¿tierno como un niño con «Cateto a babor«?

¿Cuántos quisimos estar al lado de nuestras familias y amigos en «Vente a Alemania, Pepe«?

Por más que me esfuerzo, no recuerdo una película suya que me dejara indiferente. Con su estilo y su manera de ser, nos tenía completamente encandilados. De expresividad magistral, con un simple movimiento de su cara o de su cuerpo,  lograba comunicar todo tipo de sentimientos, sensaciones y emociones. Tenía el don de transmitir rabia, dolor, felicidad… con poco esfuerzo, con pocas palabras, con sencillos gestos.

Hoy rendimos homenaje a D. Alfredo Landa.

Hoy rendimos homenaje a alguien que se ha ganado nuestra consideración, nuestro cariño y nuestro respeto. Rendimos homenaje a alguien que nos ha dejado marcados, a alguien que ha dejado huella en nosotros.

Hoy rendimos homenaje a un gran actor, un gran profesional, una gran persona, que sabía hacer algo que muy pocos saben hacer: llevar por dentro y mostrar por fuera, la vibración, la pasión, el sentimiento, la ilusión, la esperanza.

Y, hoy, precisamente, estamos en un momento, en el que más que nunca, necesitamos esperanza e ilusión.

Entonces, ¿cómo comunicarlo? ¿Cómo transmitirlo?

En este maravilloso mundo de la comunicación, los profesionales de marketing, descubrimos y exploramos cada día multitud de canales de información, multitud de herramientas para poder lanzar un mensaje, multitud de plataformas donde interactuar y compartir conocimientos necesarios y de interés para las personas. Realizamos gran cantidad de acciones, siempre enfocadas a satisfacer las necesidades de nuestros clientes y gracias a las nuevas tecnologías, internet, la web 2.0 y las redes sociales, el modo de llegar a ellos es más rápido y eficaz.

Pero para llegar a interesar a un cliente, llamar su atención y que demande lo que le ofrecemos, no sólo nos basta con tener un buen mensaje con contenidos de calidad, sino saber transmitirlo, ponerle sentimiento y llegarle a lo que llamamos: «tocar la fibra sensible«.  Y dejarle huella, que no nos olvide, que nos recuerde, que siga con nosotros, se fidelice, nos recomiende y sea nuestra mayor garantía.

Debemos trasladar emociones y situaciones en las que pueda vibrar y sentir lo que se cuenta, lo que se muestra. Que el contacto, el trato, la interactuación con una marca, con un servicio o con una empresa sea una experiencia difícil de olvidar en su lado más positivo.

¿Cuál es el mejor camino?

Siempre hemos creído que siendo auténticos, siendo nosotros mismos, no escondiendo los sentimientos que nos producen las cosas que vemos y hacemos, mostrándonos con transparencia, compartiendo nuestro tiempo con las personas que nos necesitan, llegaremos a profundizar y a conocer a todos aquellos que nos rodean y quieren interactuar con nosotros. Creando así, una relación de confianza y sinceridad. Creando así, una relación duradera.

Como la que tenía D. Alfredo Landa con su público.

Y nosotros, ¿dejaremos huella?

Da esperanza, transmite ilusión.

Jorge Jiménez Suárez

 

Feb 8, 2013

Genera confianza, haz atractivos tus contenidos.

Con sus caras totalmente descompuestas y abanicándose sin parar, miraban el marcador en el que cada segundo se les hacía interminable mientras el casillero de los concursantes aumentaba con cada respuesta correcta.

Hasta que el tiempo llegaba a su fin y…

¡Tilín, tilín, tilín! ¡Campaaaana y se acabó!

Las «supertacañonas», al fin, respiraban aliviadas.

Como cada viernes por la noche, fieles a nuestra cita, allí estábamos, toda la familia reunida frente al televisor, viendo una nueva edición de nuestro programa favorito: Un, dos, tres… responda otra vez. El programa – concurso más famoso de la televisión en España, que se mantuvo en lo más alto de la audiencia durante décadas.

El secreto de su éxito era, que además de lo que se veía a simple vista, regalos, premios, azafatas, presentadores, grandes actuaciones y buenos humoristas, detrás, había un gran equipo de trabajo que tenía muy bien estructurado el desarrollo del programa, que tenía unos contenidos muy trabajados, muy elaborados, muy atractivos.

Durante mucho tiempo, el objetivo de muchas marcas era anunciarse durante el programa o en los intermedios del mismo. No hacerlo podía considerarse una pérdida de categoría. Por aquella época era muy común escuchar la frase: «producto anunciado en el Un, dos, tres…» con lo que las marcas se ganaban la confianza de los espectadores. Eso sí, a base de recurrir a grandes presupuestos publicitarios.

Hoy, debido a la evolución tecnológica, los grandes presupuestos pueden no ser suficientes para las marcas a la hora de atraer y fidelizar a los consumidores. Muchos nuevos caminos se han creado y muchos otros se irán creando. Las nuevas herramientas de comunicación hacen que internet y las redes sociales sean el nuevo vehículo de comunicación de las personas. Porque no hay que olvidar que internet es una gran autopista de información en la que se produce una gran conversación «peer to peer» de persona a persona.

Por ello las empresas en su labor de escucha activa, para interactuar, compartir y poder recomendar a sus clientes, emplean una nueva la técnica de fidelización de clientes basada en lo que cuentan, en lo que enseñan, en lo que muestran de sí mismas, es decir, marketing de contenidos. Con el nivel de información que hay circulando en la red, las personas entran en internet para buscar soluciones a una necesidad en particular, no se conforman con el mensaje unidireccional que las marcas han venido dando hasta ahora. Para mantener su atención tendrán que valerse de su reputación, es decir, de ser una referencia de garantía, tendrán que contar más cosas sobre ellos, cosas más interesantes, accesibles y comprensibles.

El esquema es sencillo: atraer, convencer, generar confianza y fidelizar.

¿Cómo?

Con herramientas como: newsletters, descargas (videos o documentación), blogs, etc.

¿Cuál es el objetivo?

Retener a los clientes potenciales, a los usuarios, a los consumidores, a las personas, cerca de nosotros, todo el tiempo que podamos, para que confíen en nosotros, en las empresas, en las marcas, en las personas que trabajamos detrás de lo que se ve a «simple vista», para que nos dediquen su tiempo. Eso sí, sin ser excesivamente extensos ni repetitivos.

Si la repetición es un arma muy efectiva, que normalmente, genera notoriedad, en el caso del programa «Un, dos, tres… responda otra vez», a lo largo de su prolongado y exitoso tiempo de emisión, acabó cansando a su audiencia y provocó la desaparición del mismo.

Estamos «escribiendo» un nuevo camino de comunicación, ¿te atrae?

Quédate con nosotros.

Procuraremos vestir los contenidos para la ocasión.

Jorge Jiménez Suárez