Browsing articles tagged with "trayectoria Archives - hgm Marketing - Publicidad"
May 9, 2014

Tradición, innovación, nuevas referencias.

Tradición, código, disciplina y honor.

Harry había sido educado en la academia continuando la trayectoria militar de su familia. Desde hacía siglos, un Feversham había participado, para mayor gloria, en cualquiera de las guerras en las que había tomado parte el ejército británico. Admirado por sus compañeros y amigos, se le considera uno de los mejores soldados británicos de su regimiento.

Su vida podría haber sido de lo más sencilla junto a su hermosa prometida, Ethne, y una prometedora carrera en el ejército de su majestad. A pesar de ello, descubre que esa vida y sus costumbres no son para él.

Llega la guerra.

Sudaneses rebeldes atacan la fortaleza colonial británica en Khartoum. Su regimiento es llamado a filas y enviado al Norte de África. Harry renuncia a su misión mientras sus compañeros y amigos zarpan hacia la guerra.

Conmocionado por la decisión de su hijo, su padre lo repudia. Sus tres mejores amigos Jack Durrance, Tom Willoughby y Edward Castleton, junto con Ethne, le envían cada uno, una pluma blanca, símbolo de cobardía.

Durante un tiempo vive en Londres, hasta que recibe la noticia de que su regimiento y sus mejores amigos han caído y se hallan prisioneros. Es hora de recuperar su honor.

Las ocho p del marketing

A diario nos enfrentamos con nuevos retos a los que hacer frente, al igual que Harry, los profesionales de la comunicación y el marketing podemos estar muy bien preparados e instruidos, pero debemos saber aplicarlo y poner en práctica lo aprendido. Teniendo una buena base, lo que podríamos llamar lo tradicional u offset, podemos lanzarnos a experimentar con otras herramientas y explorar nuevos campos, aunque siempre tendremos que saber adaptarlas al momento, a la acción o a la campaña.

Indudablemente, las necesidades y los clientes marcarán la pauta, por lo que las tradiciones en marketing deben tener la evolución necesaria. Y aunque haya momentos en los que podemos dudar, debemos adaptarnos a las nuevas tendencias y evolucionar con ellas. Incluso, si es necesario, creando nuevos componentes y herramientas de marketing que nos ayuden a lograr nuestros objetivos.

En nuestro sector, si algo que podríamos catalogar como tradición es el marketing mix y sus cuatro componentes, las «pes» del marketing: Product, Place, Price, Promotion (Producto, distribución, precio y promoción). Un esquema que sigue siendo válido, pero que puede quedarse obsoleto y aunque pueda estar bien trabajado, puede no ser eficaz. No saber aplicarlas podrían ser consideradas como las «cuatro plumas».

Puede que la evolución de la comunicación, la explosión de internet y la evolución de las nuevas tecnologías hagan que este clásico esquema quede incompleto a la hora de planificar una campaña de marketing, por lo que habrá que dirigirse por nuevos caminos que nos lleven a la consecución de los objetivos propuestos y acercarnos a nuestro público objetivo.

Marketing target referencias

Hoy día, dada la demanda de los clientes y usuarios, los productos pueden se definidos o diseñados por ellos. Muchas empresas practican la cocreación y utilizan mas herramientas para escuchar a sus clientes para que puedan elegir, puedan participar, puedan decidir. Es decir, se personaliza el producto.

Así se crea un clima idóneo de participación. Favoreciendo el entrono adecuado, por ejemplo, en las redes sociales, se dará la posibilidad de que de los usuarios se involucren en las campañas y adquieran protagonismo. Se crea el engagement, que bien gestionado por las empresas, podrán utilizarlo a su favor en sus campañas de comunicación. Utilizando correctamente la interactuación en las comunidades, podría llegarse a producir mensajes con viralidad.

En esta nueva comunicación, la antigua tradición del boca – oreja, cambia a la comunicación colaborativa que potencia la recomendación entre los usuarios. Es la denominada comunicación inter pares, «peer to peer» o la prescripción por personas que obtienen la confianza de los usuarios. Lo que producirá una rápida transmisión de los conceptos de manera más efectiva.

Gracias a toda la información de la que ahora nos nutrimos, teniendo en cuenta que en internet todo es medible y analizable, podemos obtener un feed – back en tiempo real. Con lo que será posible crear una serie de modelos predictivos. Y optimizar nuestra comunicación y nuestra atención al cliente.

La personalización, participación, prescripción y las predicciones modelizadas han llegado para reforzar, mejorar y evolucionar las herramientas del marketing tradicional. Son las ya bautizadas como nuevas «pes» del marketing digital.

Tradición y evolución

Harry utilizó el código, los procedimientos y las tradiciones tan bien aprendidas en su carrera militar, pero dada su condición, tendrá que incorporar nuevos compañeros y nuevas técnicas para llevar a cabo con éxito su misión, introducirse en un terreno desconocido, conocer sus puntos débiles, salvar a sus amigos, recuperar su prestigio, tener el amor de Ethne. y devolver las cuatro plumas personalmente.

Si añadimos nuestra experiencia a focalizar la búsqueda de nuevos caminos que se adapten a las necesidades de nuestro público objetivo y a la tendencia, lo más probable es que la estrategia definida sea mucho más completa y fiable. No podemos olvidar lo que ha funcionado y nos ha dado éxito hasta ahora, al igual que no podemos despreciar las nuevas oportunidades que nos concede la evolución de la tecnología.

En definitiva, las cuatro «pes» del marketing tradicional deben complementarse con las nuevas «pes» del marketing digital.

Aunque nosotros nunca dejaremos de apostar por una más, porque ante todo, somos personas.

¿Sumamos?

Jorge Jiménez Suárez

Mar 26, 2014

Tu producto, tu trayectoria.

Lo habían hecho todo bien.

Habían investigado y analizado el entorno, habían encontrado su nicho de mercado, habían enganchado a su público objetivo, les tenían cautivados: calidades inmejorables, financiación ideal, atención correcta.

Las expectativas eran muy altas y las solicitudes les desbordaban.

Las ventas eran fluidas, nadie quería quedarse sin una…

En comunicación se había cuidado todo al detalle: la campaña, los anuncios, la documentación, los planos, los folletos, el merchandising. Todo estaba muy bien meditado y encajaba a la perfección. Llegaron a tener una oficina multicasa de amplia exposición y venta e innumerables casetas de cada nueva promoción de viviendas.

Todo fue a pedir de boca, hasta que algo falló: el producto. Y no es que el producto, tal como se vendía bajo plano fuera malo. Lo que fue mala de verdad fue su ejecución y el personal que lo llevó a cabo.

Pero en aquellos años todo valía.

Ferrovial

¿Se imaginan que le vendieran un coche con los cristales rotos, sin volante o sin una rueda?

Más o menos esto debió ser la tónica general del momento. Es más, aquella empresa, que a buen seguro no fue la única, daba por hecho que entregaban un producto en mal estado y eran capaces de facilitar unas plantillas para gestionar «los desperfectos». Además, tenían un equipo de personas en cada promoción de nueva vivienda para hacer frente a los «enfurecidos y desesperados compradores». Que, en general, solían estropear más las cosas.

¿Si sus clientes hubieran sabido esto, habrían comprado?

En un alto porcentaje, lo más probable es que no.

Cuando creas un producto estrella debes cuidarlo, mimarlo y hacerlo fructificar en óptimas condiciones hasta el final. No puedes quedarte a la mitad, debes rematar el trabajo. Y por supuesto, no debes dejar a tus clientes a su suerte. Lo que no se puede hacer es que la mayoría del equipo que conforma la empresa trabaje bien, y en el tramo final, quede todo en manos de personas poco formadas o poco motivadas o poco profesionales.

La trayectoria de una firma se mide por sus logros, se mide por su eficacia, se mide por las personas que lo componen. Valores como, la honradez, la calidad de trabajo o el esfuerzo inciden a diario en la imagen de una empresa.

Por todo esto, las empresas deben mantener y educar a las personas que la componen en la aplicación de la calidad en todos los procesos de su trabajo, en todas las fases productivas y por supuesto en la atención a su bien más preciado, el cliente. Todos unidos, remando juntos y en la misma dirección.

Si vendes calidad, debes dar calidad.

quality1

El tiempo le pone a cada uno en su sitio y Ferrovial Inmobiliaria desapareció, eso sí, dejando de atender innumerables reclamaciones de sus clientes. Tuvieron suerte de que las redes sociales no hubieran explotado hace 10 años.

¿Se imaginas si hubieran existido en ese momento?

Posiblemente no habrían tenido salida y habrían tenido que disculparse y compensar los daños.

Parece ser que salieron adelante como grupo, y debieron reconducir la situación por otros sectores. Aunque lo que nunca podrán tener es el aprecio, ni la recomendación de sus viejos clientes, que no sonríen, que no están satisfechos.

No estamos de acuerdo con estas malas prácticas empresariales.

Nuestra recomendación es, que si no puedes arreglar algo materialmente, al menos, hay que ser humanos, ser persona, reconocer los errores, remangarse y buscar una solución lo más completamente satisfactoria. Al final, es posible que se pueda obtener una sonrisa a cambio, que, en definitiva, es con lo que se mide a los clientes satisfechos.

Siempre hemos defendido:

«En la vida, se puede ser buen profesional, mal profesional e incluso un penoso profesional. ¡Qué se la va hacer! Pero lo que no se puede ser nunca, nunca, es mala persona.»

¿Cuidamos tu producto?

Jorge Jiménez Suárez