3 Oct, 2014

Tecnología, lo bueno por conocer.

Rick, luchaba desesperadamente por aferrarse a aquella viga, por aferrarse a la vida.

«¿Es toda una experiencia vivir con miedo, verdad? Eso es lo que significa ser esclavo.»

Roy, cogiéndole de la mano para evitar su caída al vacío le dejó en el suelo de la mojada azotea.

Sentándose frente a él, sin guarecerse de la incesante lluvia, le miró y le dijo:

«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión…»

«He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser.»

Y tras una breve pausa:

– «Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.» –

«Es hora de morir.»

La paloma elevó el vuelo de entre sus manos, al igual que un alma abandona su cuerpo.

Tecnología humana

En un supuesto mundo futuro, los humanos artificiales o «replicantes» son creados genéticamente. Empleados en los trabajos mas peligrosos en las colonias exteriores de la Tierra, son considerados más humanos que los humanos. Roy, modelo Nexus-6  es uno de ellos. Es físicamente igual a los humanos, aunque tiene una mayor agilidad y fuerza física. En su defecto, se supone, que carece de la misma respuesta emocional y de empatía. ¿O no?

Su misión era hacer la vida más fácil a los hombres.

Los replicantes fueron declarados ilegales en la Tierra tras una rebelión en el planeta Marte, donde trabajaban como esclavos y Rick Deckard, es uno de los integrantes de las brigadas especiales de policía, los Blade Runners, que se encargan de identificar, rastrear y matar a los replicantes fugitivos que se encuentran en la Tierra.

 Su misión era «retirarlos» de la circulación.

Blade Runner

Comparando la situación actual, con los avances tecnológicos, podemos pensar que esta ficción puede estar mas próxima de lo que pensamos. Si bien es cierto, la tecnología nos hace la vida más fácil, agilizando y mejorando los procesos, aunque también conlleva algunos peligros. Gracias a la tecnología somos mucho más productivos, somos mucho más eficientes. Es decir, somos más eficaces en el menor tiempo posible.

Pero, manteniendo el paralelismo de nuestro ejemplo de hoy, nos preguntamos:

¿Estamos creando un mundo deshumanizado donde resaltan los elementos humanos?

Estamos inmersos en una rápida evolución de nuevos procesos, adaptándonos a las nuevas realidades y a las nuevas herramientas. La tecnología avanza  tan deprisa que debemos deshacernos de muchos equipos y aplicaciones que hasta hace muy poco eran «imprescindibles» para el desarrollo de nuestra actividad.

Todas ellas fueron creadas o descubiertas para el buen uso, para complementarnos como personas o como profesionales, pero muchas quedan en el camino presas de la obsolescencia, presas del cambio de tendencia, presas del capricho humano.

Ante esto, nos podemos hacer preguntas de todo tipo:

¿Debemos destruir sin piedad nuestras mejores herramientas?

¿Es beneficiosa la obsolescencia planificada?

¿Nos estamos enfrentando a auténticos cazadores de oportunidades?

Tecnología

Acercándonos un poco más al mundo del marketing digital, recientemente, venimos apreciando la evolución de algunas de las redes sociales mas conocidas y usadas. Lo que en un principio se creó como un mundo de personas y para las personas, un mundo de conversaciones, de aportaciones e interactuaciones beneficiosas para los usuarios se está convirtiendo en un gran conflicto de intereses comerciales y personales.

No nos damos cuenta pero proyectamos todo lo bueno y todo lo malo en todas y cada una de estas plataformas de comunicación.

Por ejemplo, Facebook, cada día tiene menos alcance, impactos o seguimiento de las personas o fans que quieren mantener contacto con las personas o las marcas. Twitter se ha convertido el la reina de la transmisión de noticias, pero también el foco de escarmiento público de personas y empresas ante cualquier situación.

Parece que otras redes menos masificadas aún mantienen la esencia del sentido para el que se crearon, pero parece que siempre hay intereses «ocultos».

¿Quién no tiene un perfil en Google + aunque sea sólo por el posicionamiento que nos brinda Google?

¿Tendremos que empezar a pensar en retirarlas de nuestros usos habituales?

Conexión tecnológica

A pesar de no ser muy entendida en su momento, Blade Runner, en poco tiempo se convirtió en una película admirada, en una ficción de culto. Quizá el ver tan crudamente el afán de supervivencia y el amor a la vida por parte de unos robots, de unos humanoides de inteligencia artificial, nos dio muchos argumentos para pensar y muchas facetas en las que mejorar. Nos hizo comprender que todavía nos queda mucho por ver, mucho por conocer, mucho por descubrir.

La existencia de redes, aplicaciones y herramientas tecnológicas que se crearon con buen fin, con el tiempo, acaban siendo retiradas. Dado el vertiginoso avance de la investigación, se quedan rápidamente anticuadas y son sustituidas rápidamente por otras. Algunas, con la defensa de muchos usuarios, posiblemente sobrevivan y logren permanecer. Pero el tiempo dictará su ley, por lo que debemos avanzar, debemos progresar, debemos prosperar.

Y cada tecnología tiene su momento. Hagamos que no se pierda en el tiempo.

Como decía Henry Ford: «El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.»

Nos queda mucho por conocer, nos queda mucho por descubrir, nos queda mucho por saber.

¿Lo hacemos juntos?

Jorge Jiménez Suárez

4 Comentarios

  • Blade Runner .:. Tu lo has dicho película de culto !!
    Una BSO de Vangelis alucinante …
    Un clásico q no puede faltar en tu videoteca

    • Muchas gracias Fernando, la idea era compararla con la situación actual. Si estamos creando un mundo deshumanizado para ensalzar lo humano y son las herramientas y las aplicaciones tecnológicas que utilizamos a diario objeto mas humanas y objeto de nuestras buenas o malas prácticas personales o profesionales. Gracias por estar ahí. Un abrazo.

  • Aún recuerdo cuando al final de la película Harrison Ford visualiza en la pantalla de un TV unas fotos ampliando la imagen hasta el máximo detalle.

    Algo inimaginable a finales de los 70 principios de los 80. En cambio es algo que a nuestros hijos les sería extraño no poder hacer hoy en día

    La Tecnología avanza que es una barbaridad … la clave es hacer buen uso de ella

    Un saludo

    Fernando

    • Efectivamente Fernando. Gracias.

Deja un comentario