19 Feb, 2015

Tu apoyo, garantia de confianza.

Will Stacks  era un empresario multimillonario, que había creado un imperio en el mundo de la telefonía móvil a base de mucho trabajo y esfuerzo. Caprichos del destino, un día cruza su camino con Annie, una niña huérfana que vive bajo la tutela de “la bruja“, en un hogar de acogida junto a otras niñas.

Sus asesores, Grace y Guy no desaprovecharán la oportunidad de hacer lo posible para tener a Annie junto a ellos y alcanzar su objetivo: que Will Stack llegue a ser el Alcalde de Nueva York. Gracias a la naturalidad de Annie, gracias a su simpatía, gracias a su desparpajo, las estimaciones en las encuestas son cada día más favorables para la candidatura de Will.

Pero uno de sus asesores no contaba con una variable que no se puede permitir. Ha visto como Will se ha dado cuenta de que le falta algo más, que debe abrir su corazón y que necesita ampliar su círculo de confianza. Ha descubierto que Annie ha calado hondo en él, que es parte de su vida y que no la quiere perder.

Apoyo y confianza

Will necesitaba bastante apoyo y creia contar con un equipo de confianza. Lo que no sabía, era que, los motivos que mueven a uno no eran los mismos que motivaban al otro. Sus asesores a pesar de estar en el mismo bando no llegaban a sintonizar.

Uno de ellos era cortoplazista y oportunista. Sus logros sólo alcanzaban resultados bluff, es decir, subir mucho en un momento, dada la novedad, pero en muy poco tiempo caer en picado y volver al nivel original o incluso por debajo.

Ella, su otra asesora, tenía una idea, sabía realmente trabajar duro, mantener el rumbo firmemente y ser de verdad un apoyo. Logrando afianzar los resultados, ganándose un merecido reconocimiento y matener la confianza depositada en ella.

¿Con cuál se quedaría Will? ¿Con cuál nos quedaríamos nosotros?

Sin duda alguna con Grace, su segundo asesor.

Apoyo 2

Esta semana hemos tenido la oportunidad de asistir al Salón Miempresa 2015, gracias a una nueva invitación de Páginas Amarillas. Allí tuvimos la oportunidad de ver muchas empresas que están acostumbradas a trabajar duro por sus objetivos, por sus clientes, por las personas que les conceden su confianza. La verdad es que nos pusieron muy difícil no poder atender a sus argumentos.

En uno de los escenarios de ponencias tuvimos la suerte de asistir a una presentación.  José Luis Briones y Liliana Rey nos introdujeron en el “Liderazgo transgresor“. Nos hablaron de dos tipos o dos maneras de dirigir un proyecto o una empresa. Por una parte aquellos que “si tienen que pisar a los demás, lo hacen” y otros que se pronuncian a favor de compartir, de crear, de convivir, del apoyo.

Al igual que nosotros, eran partidarios de la segunda opción. Y además, para tener éxito debíamos buscar la innovación. Esta innovación podía producirse a la hora de llevar a cabo o liderar un proyecto. Primero ser, luego hacer y por último tener. Porque, actualmente, “eres o desapareces”.

Y para que todo esto tenga sentido, debemos tener claro si nuestro sueño, nuestro proyecto o nuestra empresa, queremos que sea la mejor empresa del mundo o la mejor empresa para el mundo. Por lo que las personas y los equipos que nos acompañen deben ser un verdadero apoyo.

Apoyo

Si en un principio Will se apoya en Guy por obtener resultados inmediatos, al final será Grace su persona de confianza. Demostrando así, que el camino firme con buena base, al final, da los resultados mas fiables y sólidos. Gracias al esfuerzo y al trabajo de Will, su producto, su empresa de telefonía móvil, servirá de gran apoyo para ellos mismos y para el resto del mundo. Gracias a ello podrán utilizar las redes sociales para localizar lo que más querían…

El cortoplacismo y la búsqueda de resultados inmediatos es, la mayor parte de las veces, más perjudicial que beneficioso para las empresas. Todo tiene su tiempo, su momento y su razón de ser. Si decidimos depositar nuestra confianza en un equipo profesional que nos brinda su apoyo y su experiencia, debemos tener la suficiente paciencia para apreciar el trabajo realizado y valorar los resultados obtenidos.

Por ejemplo, las redes sociales no son un fin en si mismo, sino un apoyo más a la ejecución de un proyecto. Con trabajo, con esfuerzo y con dedicación conducirá a unos resultados más que razonables.

Recordemos el esquema: primero ser y luego hacer. Y, por supuesto, tener. ¿Por qué no?

Como dice José Luis Briones: “Hagamos que las cosas tengan sentido“.

¿Necesitas apoyo?

Jorge Jiménez Suárez

2 Comentarios

Deja un comentario