18 Feb, 2016

Ya somos europeos, ya somos digitales.

Era muy emocionante oír aquella sintonía

Auguraba que algo importante iba a suceder.

Podía ser un partido de fútbol de la selección española o el famoso festival de Eurovisión o los espectaculares saltos de esquí de Navidad o la retransmisión del concierto de año nuevo….

Todos aquellos eventos siempre venían precedidos de aquella melodía que nos recordaban que…

…éramos europeos.

Aunque si nos remitimos a la historia, realmente fue: «el 12 de Junio de 1985 se firmó el Tratado de Adhesión a la Comunidad Económica Europea, por el cual, desde el 1 de Enero de 1986, España pasaba a ser miembro de pleno derecho de la Comunidad Europea«.

¿O fuimos Europeos a partir del Tratado de Maastrich? ¿O realmente nos sentimos europeos cuando empezamos a utilizar el euro como moneda en nuestro país y en los demás países que visitábamos?

Sea como fuere, yo siempre me he sentido europeo. Pero…

¿Había mucha diferencia entre lo que sentía y lo que realmente era?

europeos

Han pasado 30 años de aquella España de los 80 en los que sólo había dos canales de televisión y la mayoría de nuestros deportistas sólo podían soñar con el éxito. Vivíamos en un mundo analógico. Los avances técnicos y de comunicación supusieron una parte importante para que España se abriera al mundo y, por supuesto, comenzara a adoptar con gran soltura las nuevas tecnologías.

En esos años, en España, había muchos niños que comenzaron jugando con un palo o una pelota en la calle y fueron adaptándose, jugando, probando todo lo que tenían y todo lo que fue llegando. Por un lado, valoraban todo lo que tenían y lo que les había costado conseguirlo. Sabían arreglarse sus propios juguetes y muchos de ellos, estoy seguro, que aún los conservan y hasta los llevan a exposiciones y ferias.

¿Qué ha cambiado en este tiempo?

Ahora la mayoría de los hogares españoles tiene conexión a internet, teléfono móvil, además de la omnipresente televisión. Por lo que fluye la comunicación, la información se comparte a mayor velocidad y con mayor calidad con imágenes o videos. También se hacen transacciones, compras y operaciones de banca con regularidad a través de los diferentes soportes. Y en los últimos años, las redes sociales y la mensajería instantánea se han convertido en una de nuestras aficiones favoritas.

Ya somos digitales.

Aunque si miramos atrás, como he comentado en otras ocasiones, nada de esto sería posible sin aquellos niños que un día soñaron con cosas imposibles. Nada de esto sería posible si no hubiera habido personas que les gustara probarlo todo hasta encontrar lo que realmente les gustaba. Nada de esto sería posible sin los pioneros.

Si separamos las generaciones digitalmente, los nativos digitales o aquella generación de menos de 25 años, también denominados «millenians», son nuestro futuro. Y aunque muchos de nosotros, la generación anterior, los inmigrantes digitales, hayamos sido pioneros, debemos seguir aprendiendo, como siempre lo hemos hecho, de todo lo que surge y se pone al alcance de nuestra mano. Y si de algo debemos aprender, es de cómo salen adelante los nativos digitales sin nuestra ayuda, sin nuestro consejo, sin nuestra experiencia.

Nos sorprenderán cada día más.

No debemos tener miedo al cambio. La evolución vertiginosa que se originó hace más de treinta años aún va a ser más rápida. Ha llegado la transformación digital a todos los sectores y no podemos quedarnos atrás. Debemos seguir. Tenemos que avanzar. Intentar mejorar. Y si no se puede mantener el rumbo, tener la capacidad de poder reinventarnos. transformacion digital hgm Marketing

Hace más de treinta años, claro que éramos europeos, el problema era que no estábamos integrados. Necesitábamos un tiempo de mejora, de adaptación, de transformación. Necesitábamos creer en nosotros formando parte de algo. Algo que con esfuerzo se ha superado con creces.

Cada cliente es especial, por lo que cada uno de ellos requiere una visión diferente y un proceso de integración. Aunque a muchos les parezca igual o similar a lo que hacen otros, somos muy diferentes. Para nuestra agencia de marketing, la transformación digital se ha convertido en una actividad muy necesaria en la que estamos volcados de lleno en el último año. También  se ha convertido en un requisito imprescindible para todos nuestros clientes, no solo para mejorar o incrementar sus ventas o su cifra de negocio, sino para mejorar internamente, agilizar los procesos y ser más eficientes, más competitivos.

Como dijo Edgar Degas: «Es bueno copiar lo que se ve, pero es mucho mejor pintar lo que queda en nuestra memoria después de ver algo».

¿Quieres verlo?

¡Transfórmate!

Jorge Jiménez Suárez

1 Comentario

Deja un comentario